Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2
Honores3Víctor
  • 3 Mensaje de Pious

Tema: «Temible doctor Sánchez» por Juan Manuel de Prada

  1. #1
    Avatar de Pious
    Pious está en línea Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,627
    Post Thanks / Like

    «Temible doctor Sánchez» por Juan Manuel de Prada

    «Temible doctor Sánchez» por Juan Manuel de Prada para el periódico ABC, artículo publicado el 15/X/2018.
    ______________________

    Se han hecho muchas glosas jocosas de la metedura de pata del doctor Sánchez en un besamanos palaciego. En cambio, no se ha comentado apenas su reacción cuando un ujier se le acerca, para advertirle de su desliz. Cualquier persona hubiese reaccionado con bienhumorado atolondramiento, se habría ruborizado o reído de su torpeza, habría hecho un aspaviento zangolotino, se habría golpeado la frente o tapado la boca con una mano para quitar hierro a la cagada. Pero el doctor Sánchez formula primero una brevísima sonrisa forzada; y enseguida su rostro se crispa con una mueca de rabia mal contenida. Es la expresión viva del resentimiento, que Unamuno consideraba el más grave de los pecados capitales, aunque no figure entre los siete canónicos.

    Observaba Gregorio Marañón en su Tiberio que el resentimiento es achaque propio de hombres cobardes, pues el hombre vigoroso reacciona con directa energía ante la agresión y así expulsa sanamente el agravio de su conciencia. Pero si estos hombres cobardes -añade Marañón- «alguna vez alcanzan a ser fuertes, con la fortaleza advenediza que da el mando, estalla ardientemente la venganza, disfrazada hasta entonces de resignación. Por eso son tan temibles los hombres débiles y resentidos, cuando el azar les coloca en el Poder». ¡Temible doctor Sánchez!

    Marañón prueba también a explicar la etiología del resentimiento, en donde siempre suele encontrarse un desaire, un fracaso, un complejo nacido de algún defecto físico. En cambio, no repara en la forma más misteriosa y acongojante de resentimiento: el resentimiento de esas personas como el doctor Sánchez, sin virtudes ni méritos de excepción, que han recibido de la vida un trato benévolo que no encuentran personas infinitamente mejor dotadas y, pese a ello, en lugar de mostrarse agradecidas, a duras penas logran esconder su desabrimiento y acritud. ¿Cómo se explica que alguien tan aupado por la fortuna como el doctor Sánchez esté devorado por el resentimiento, que a veces se expresa como rabia supurante (como ha ocurrido en su metedura de pata palaciega) y otras de forma meliflua y sibilina, como envuelto en gasas y tules?

    En épocas corrompidas como la nuestra, en que todas las jerarquías han sido subvertidas, el impostor puede obtener prebendas que le son negadas al hombre de valía. Pero ni siquiera una época como la nuestra puede otorgar al impostor la felicidad y la paz íntimas. El impostor, allá en los adentros de su conciencia, está descontento de sí mismo, se siente siempre escrutado por ojos invisibles que señalan y se carcajean de su impostura. Aunque esté cegado por la soberbia, una voz interior lo reconcome, como a Macbeth (a quien las brujas le dijeron: «¡Tú serás rey!») y lo despierta en medio de la noche, para susurrarle: «¡Tú ocupas el trono, pero no eres rey!». De ahí su resentimiento, devorador como la fiebre; de ahí que se le avinagre la cara, cuando le señalan un venial desliz; de ahí su malhumor hacia los otros, que es descontento íntimo hacia sí mismo. El impostor sabe que se ha alzado sobre falsos andamios; y su triunfo mendaz lo arroja al foso del resentimiento, como un anticipo en vida del infierno. Pues en vida ya está pagando con réditos terribles las victorias logradas arteramente, los doctorados amañados, las presidencias alcanzadas mediante turbias colusiones. Quisiera gritar su rabia a los cuatro vientos, para tapar esa voz secreta que le susurra su impostura, pero tiene que conformarse con guardar el resentimiento en su corazón, como una reliquia agusanada, como una pata de pollo fiambre que se pudre y engarfia mientras le siguen creciendo las uñas.

    https://www.abc.es/opinion/abci-temi...6_noticia.html.
    Valmadian, DOBLE AGUILA y César Ignacio dieron el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    9,730
    Post Thanks / Like

    Re: «Temible doctor Sánchez» por Juan Manuel de Prada

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Uno de los principales problemas que tan gravemente afectan al "doctor Sanchinflas" es que se encuentra afectado de soberbia. La soberbia no sólo es uno de los pecados capitales, es también el alma del gilipollas, porque ¿acaso hay algo más estúpido, ridículo y patético que ser un soberbio? Y no confundamos, ser soberbio no es creerse en poder de la verdad, es creerse superior al mundo.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 11/09/2018, 22:55
  2. «Divorcio» por Juan Manuel de Prada
    Por Pious en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 14/07/2018, 16:47
  3. 155, por Juan Manuel de Prada
    Por Pious en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 23/10/2017, 21:13
  4. Juan Manuel de Prada
    Por Carolus V en el foro Literatura
    Respuestas: 37
    Último mensaje: 25/03/2017, 02:36
  5. Juan Manuel de Prada
    Por FilipinoHispanico en el foro English
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/12/2015, 01:23

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •