Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 13 de 13
Honores6Víctor
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Valmadian

Tema: Vacunación Covid-19

  1. #1
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Vacunación Covid-19

    Ante la avalancha moral que ya ha empezado, en particular desde cierta Prensa -no se entiende muy bien qué les puede importar si nos vacunamos o no a no ser que sean correas de transmisión de intereses espurios, en cuyo caso habrá que pensar que lo son para todo-, ya que hay aspectos que se están ocultando deliberadamente a la gente en general. Y no hablo del hecho constatado de que en la mayoría de los medios manipuladores pesebreros oculten lo que tienen que decir quienes usando aergumentos objetivos no recomiendan la vacunación, sino al hecho de que han metido el miedo a la gente, como hacía días atrás un patético Pedro J. Ramírez usando su tribuna privilegiada en el medio que dirige y que, como fue de esperar, recibio una somanta de palos en los comentarios.

    No, en este caso se trata de otra cuestión que me ha llegado a mi correo electrónico y supongo que no sólo con la intención de informarme, sino para que ayude a su difusión. Y dice así el texto:

    "Se hace saber:

    Sí tu empresa te exige ponerte la vacuna hay que pedir:

    1.- Que nos pongan por escrito y firmado con nombres y apellidos, el motivo por el cual nos dicen que nos la tenemos que poner. Así como si hay algún tipo de consecuencia, tal como amenazas de perder el trabajo, pues esto ya es un delito penal por coacción y amenazas ((artículo 172 del Código Penal)

    2.- Exigir ver el seguro de responsabilidad civil de la persona, o de la empresa, que obliga. Deberíamos firmar (suscribir) una póliza de seguros que nos garantice una indemnización millonaria si nos pasa algo. Seguro que recularían. Exijamos una póliza donde ponga clarísimo que ellos (los que obligan) se hacen responsables de cualquier cosa que nos pudiera pasar. Hay que recordarles que lo pedimos porque las compañías farmaceúticas ya han dicho que no se hacen responsables.

    3.- Que nos entreguen el nombre de la vacuna y la composición. Sí tienen tejidos de humanos siempre podemos invocar la objeción de conciencia. Hay leyes y tratados internacionales que nos protegen contra la vacunación obligatoria:

    Tratado de Helsinki.

    http://www.wma.net/.../declaracion-d...inki-de-la.../

    El consentimiento informado en el CCyCN y en la Ley 26529 de los derechos del paciente.

    https://leyderecho.org/historia-del-consentimiento.../


    Declaración Universal sobre Bioética de la UNESCO

    http://portal.unesco.org/.../ev.php-URL_ID=31058&URL_DO...


    Pacto de San José, Costa Rica.

    https://www.oas.org/.../tratados_B-32_Convencion...


    Carta Internacional de los Derechos Humanos.

    http://tratadoseuropeos.eu/.../Carta_Internacional_de...


    Código de Nüremberg

    http://www.facmed.unam.mx/_gaceta/nov2597/codigo.html


    Declaración de Ginebra

    https://www.bioeticawiki.com/Declaraci%C3B3n_de_Ginebra



    En cualquier caso, hay que recordar que no existe ninguna legislación en vigor que obligue a vacunarse. Las distintas administraciones se han marcado un calendario que cada vez es más complicado de llevar a cabo pero, en cualquier caso, la decisión de vacunarse y la responsabilidad última recae exclusivamente en cada uno de nosotros.
    Patriota Sevillano dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    ¿Qué es el Código de Nüremberg mencionado en el post anterior? Pues a continuación la respuesta, pero es preciso aclarar que está incorporado a la legislación internacional de las Naciones Unidas y que España, como Estado signatario, tiene incorporada a su derecho Positivo, o derecho en vigor, por tanto formando parte de la propia Constitución.


    Plaga de mentirosos: El Código de Nuremberg prohíbe los procedimientos médicos forzados, incluyendo las vacunas obligatorias

    Anna Von Reitz


    lun, 30 nov 2020


    El “Juicio a los Doctores” (EE.UU. vs Karl Brandt) durante los juicios de Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial, el cual estableció el Código de Nuremberg que regula la ética de la intervención médica.

    (DISIMULAR) Básicamente significa ocultar algo deliberadamente u ofuscarlo, para dirigir erróneamente o desviar la atención de lo que el Disimulador desea ocultar. Como la verdad. Y en este caso, es la verdad sobre el Código de Nuremberg y la protección que nos proporciona para no aceptar ningún procedimiento o terapia médica forzada.

    Al igual que sembrar dudas y calumniar, la disimulación es una de las principales herramientas de la caja de herramientas del propagandista.

    Hace unos días, escribí un artículo explicando que las vacunaciones forzadas son una violación del Código de Nuremberg. Note la palabra “forzada”. De hecho, cualquier procedimiento o terapia médica forzada va en contra del Código de Nuremberg.

    Todos los procedimientos y terapias médicas deben contar con el consentimiento plenamente informado y libremente otorgado, en la mayor medida posible; lo que significa que las personas que son conscientes y capaces de decidir las cosas por sí mismas siguen teniendo el control de su destino médico.

    Sólo cuando uno está en una situación desesperada e inconsciente se permite a los profesionales médicos intervenir y tomar decisiones “por uno”.

    Todo esto está bien definido desde la década de 1940, pero ahora tenemos gente tratando de disimularlo y rebajarlo y de reinterpretar el Código de Nuremberg como aplicable sólo a la experimentación médica.

    No es así.


    El propio Código explica exactamente a qué se aplica, y aunque los casos que dieron lugar al Código surgieron de experimentos médicos en campos de concentración e implicaron experimentos médicos forzados en sujetos no dispuestos, el núcleo del Código de Nuremberg estuvo a la altura de las circunstancias y prohibió todo tipo de procedimientos y terapias médicas forzadas. No sólo los procedimientos experimentales.

    Usted tiene el derecho pleno, libre y sin prejuicios a rechazar cualquier procedimiento médico o terapia que no quiera recibir. Punto.

    Lea el artículo 6, secciones 1 y 3, del Código de Nuremberg por sí mismo.

    No se fíe de la palabra de nadie más. Ni siquiera la mía. Asegúrese. Y haga buen uso de la información si alguien llega a su puerta con una aguja en la mano.

    También es bueno citar ante sus caras la decisión tan apreciada de Roe vs. Wade, la excusa para permitir el aborto a pedido. Mi cuerpo, mi elección. Eso se aplica a cada aspecto de su cuerpo, lo que saca y lo que pone en él, también.

    He aquí un ejemplo de un artículo de “noticias” de disimulación para que usted pueda ver exactamente cómo disimulan la información importante real y la tergiversan para que signifique otra cosa:


    “Publicaciones de Facebook e Instagram que han sido compartidas miles de veces aseguran que las vacunas violan directamente el Código de Nuremberg, un conjunto de principios de ética para la experimentación que fue establecido trás la Segunda Guerra Mundial. Esta afirmación es falsa. Expertos de la ética médica y judiciales han dicho que tales principios, nombrados a partir de los Juicios de Nuremberg, son compatibles con las vacunas”.

    El mismo artículo destaca el hecho de que el Código de Nuremberg no hace ilegal la vacunación. ¿Quién dijo que sí? Están creando deliberadamente un falso argumento con el fin de ofuscar.

    El Código de Nuremberg hace que la vacunación FORZADA sea ilegal, junto con todos los demás procedimientos y terapias médicas forzadas. El Código de Nuremberg no distingue entre las vacunas o cualquier otro procedimiento o terapia, sino que prohíbe todos los procedimientos y terapias forzados con el mismo criterio.

    Así pues, si usted quiere ser vacunado, después de haber sido plenamente informado de todos los posibles inconvenientes y consecuencias, después de haber comprendido exactamente lo que contiene la vacuna, después de haber entendido que tendrá muy pocos derechos como recurso si se la inyecta voluntariamente y algo sale mal, entonces es libre de arriesgarse y hacer lo que quiera. Es su elección.

    El Código de Nuremberg no lo protegerá de su propio consentimiento plenamente informado.

    Pero lo protegerá de las imposiciones de los políticos
    y de las “fuerzas de seguridad privadas” contratadas por los bancos que están conspirando en este esquema para defraudar a Estados Unidos usando la apariencia de la ley.

    El Código de Nuremberg le otorga pleno derecho, si intentan violarlo y le obligan a recibir cualquier tipo de vacuna involuntaria o encubierta por cualquier medio, ya sea forcejeando con usted o amenazándolo con privarlo de cualquier otro derecho o privilegio, incluido el derecho a viajar y a utilizar instalaciones públicas.

    Todo indica que estamos entrando en un capítulo muy oscuro de la historia estadounidense. No se les está dando información directa desde ninguno de los canales de medios comerciales o sus acólitos y troles pagados. Necesitan leer las cosas con un ojo crítico y ser capaces de discernir los trucos que los propagandistas emplean.

    Lea ahora las verdaderas disposiciones del Código de Nuremberg, artículo 6, secciones 1 y 3.

    Así pues, manténgase firme contra los procedimientos médicos forzados de cualquier tipo y también contra todos los disimuladores de patrañas especialistas que hay por ahí, porque se están multiplicando como conejos en primavera. Usted puede tomar una postura contra esta plaga de mentirosos, uniéndose a otros estadounidenses conscientes y de ideas afines que han reivindicado su posición política por derecho de nacimiento y que ahora están asumiendo la responsabilidad del autogobierno (con respecto a su salud y todos los demás asuntos) a través de su Asamblea Estatal.

    Comentario: Desde la publicación de este artículo, la autora ha reconocido que confundió el Código de Nuremberg con codificaciones posteriores del derecho internacional que daban primacía a los principios del consentimiento informado y la elección individual en los programas de salud pública.
    El “Artículo 6, Secciones 1 y 3” al que se refiere es el siguiente de la Declaración Universal de las Naciones Unidas sobre Bioética y Derechos Humanos de 2006:

    Artículo 6, sección 1:

    Toda intervención médica preventiva, diagnóstica y terapéutica sólo debe llevarse a cabo con el consentimiento previo, libre e informado de la persona interesada, sobre la base de una información adecuada. El consentimiento deberá ser, cuando proceda, expreso y podrá ser revocado por la persona interesada en todo momento y por cualquier motivo, sin que ello entrañe para ella desventaja o perjuicio alguno.

    Artículo 6, sección 3:

    En ningún caso un acuerdo colectivo de la comunidad o el consentimiento de un dirigente de la comunidad u otra autoridad debe sustituir el consentimiento informado de un individuo.

    El Código de Nuremberg consta, en efecto, de los siguientes diez puntos, establecidos en el derecho internacional durante uno de los Juicios de Nuremberg (fuente: The Holocaust Encyclopedia).

    El 9 de diciembre de 1946, un tribunal militar estadounidense abrió un proceso penal contra 23 destacados médicos y administradores alemanes por su participación voluntaria en crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Este caso se conoce como el “Juicio de los Médicos” (EE.UU. contra Karl Brandt y otros). El 19 de agosto de 1947, los jueces del tribunal emitieron su veredicto. Pero antes de anunciar la culpabilidad o inocencia de cada acusado, se enfrentaron a la difícil cuestión de la experimentación médica en seres humanos.

    Varios médicos alemanes habían argumentado en su propia defensa que sus experimentos diferían poco de los realizados antes de la guerra por científicos alemanes y estadounidenses. Además, demostraron que ninguna ley internacional o declaración informal diferenciaba entre la experimentación humana legal e ilegal. Este argumento fue una gran preocupación para dos médicos estadounidenses que habían trabajado con la fiscalía durante el juicio, el Dr. Andrew Ivy y el Dr. Leo Alexander.

    Como resultado, el 17 de abril de 1947, el Dr. Alexander presentó un memorándum al Consejo de Crímenes de Guerra de los Estados Unidos. El memorándum esbozaba seis puntos que definían la investigación médica legítima. El veredicto del juicio del 19 de agosto reiteró casi todos estos puntos en una sección titulada “Experimentos médicos permitidos”. También reformó los seis puntos originales en diez, y estos diez puntos se conocieron como el “Código de Nuremberg”.

    En el medio siglo que siguió al juicio, el código sirvió de base para numerosas declaraciones de ética internacional. Sin embargo, su fuerza legal no estaba bien establecida. No obstante, sigue siendo un documento de referencia sobre la ética médica y uno de los productos más duraderos del “Juicio a los Médicos”.

    Experimentos médicos permitidos

    De la transcripción del juicio

    El gran peso de la evidencia que tenemos ante nosotros es que ciertos tipos de experimentos médicos en seres humanos, cuando se mantienen dentro de límites razonablemente bien definidos, se ajustan a la ética de la profesión médica en general. Los protagonistas de la práctica de la experimentación humana justifican sus puntos de vista sobre la base de que tales experimentos producen resultados para el bien de la sociedad que no pueden ser provistos por otros métodos o medios de estudio. Sin embargo, todos están de acuerdo en que deben observarse ciertos principios básicos para satisfacer los conceptos morales, éticos y jurídicos:

    1. El consentimiento voluntario del sujeto humano es absolutamente esencial.

    Esto significa que la persona interesada debe tener capacidad jurídica para dar su consentimiento; debe estar situada de manera que pueda ejercer su libre elección, sin la intervención de ningún elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción, exceso de influencia u otra forma ulterior de coacción o coerción; y debe tener un conocimiento y una comprensión suficientes de los elementos de la materia en cuestión para poder tomar una decisión comprensiva e inteligente. Este último elemento requiere que antes de la aceptación de una decisión afirmativa por parte del sujeto del experimento se le haga saber la naturaleza, duración y propósito del experimento; el método y los medios por los que se llevará a cabo; todos los inconvenientes y peligros que razonablemente se puedan esperar; y los efectos sobre su salud o persona que posiblemente puedan derivarse de su participación en el experimento.

    El deber y la responsabilidad de determinar la calidad del consentimiento recaen en cada individuo que inicia, dirige o participa en el experimento. Es un deber y una responsabilidad personal que no puede ser delegada a otro con impunidad.

    2. El experimento debe ser tal que produzca resultados fructíferos para el bien de la sociedad, que no sean susceptibles de ser obtenidos por otros métodos o medios de estudio, y que no sean de naturaleza aleatoria e innecesarios.

    3. El experimento debe estar diseñado y basado en los resultados de la experimentación animal y en el conocimiento de la historia natural de la enfermedad u otro problema en estudio, de manera que los resultados previstos justifiquen la realización del experimento.

    4. El experimento debe realizarse de manera que se eviten todos los sufrimientos y lesiones físicas y mentales innecesarios.

    5. No se debe realizar ningún experimento en el que haya una razón a priori para creer que se producirá la muerte o una lesión discapacitante; excepto, tal vez, en aquellos experimentos en los que los médicos experimentales también sirven como sujetos.

    6. El grado de riesgo que se debe tomar nunca debe exceder el que se determina en función de la importancia humanitaria del problema a resolver por el experimento.


    7. Se deben hacer los preparativos adecuados y proporcionar las instalaciones apropiadas para proteger al sujeto experimental contra posibilidades incluso remotas de lesiones, discapacidad o muerte.

    8. El experimento debe ser realizado sólo por personas científicamente calificadas. Se debe exigir el más alto grado de habilidad y cuidado en todas las etapas del experimento a quienes lo realicen o participen en él.

    9. Durante el curso del experimento, el sujeto humano debe tener la libertad de poner fin al experimento si ha alcanzado un estado físico o mental en el que la continuación del experimento le parece imposible.

    10. Durante el curso del experimento, el científico encargado debe estar preparado para poner fin al experimento en cualquier etapa, si tiene motivos probables para creer, en el ejercicio de la buena fe, la habilidad superior y el cuidadoso juicio que se requiere de él, que la continuación del experimento puede dar lugar a lesiones, discapacidad o muerte del sujeto del experimento.



    Claramente, las vacunas obligatorias contra el Covid-19 incumplen el Código de Nuremberg, por varios motivos.

    Los covidianos, por supuesto, eludirán el Código de Nuremberg alegando que sólo se aplica a los experimentos médicos, mientras que las vacunas contra el Covid-19 tienen el sello distintivo de ser “programas de salud legítimos aprobados por el gobierno”.

    No lo son. Son completamente experimentales, y violan incluso las laxas regulaciones actuales sobre vacunas, que han sido “suspendidas” bajo la falsa afirmación de que el Covid-19 es una “pandemia mortal” que representa una “grave amenaza para la salud pública mundial”.

    Cualquiera que esté involucrado en impulsar o llevar a cabo programas de vacunación obligatoria “debido al Covid” estará en violación del Código de Nuremberg y la ley internacional. Como tal, se habrán “convertido en nazis” y serán personalmente responsables en cualquier juicio futuro por crímenes contra la humanidad.

    Recuerden, los juicios posteriores a la Segunda Guerra Mundial por crímenes contra la humanidad establecieron que decir que “sólo estaba ejecutando órdenes” NO es una defensa legal.


    https://laverdadofende.blog/2020/12/...nna-von-reitz/
    Hyeronimus dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    Pese a todas las campañas llevadas a cabo hasta el momento en el cual resulta que donde dije "Digo" dije "Diego" y así en el diario digital 20 Minutos se recogen unas declaraciones de Mike Ryan responsable de la OMS:

    La OMS habla de la siguiente pandemia: "La del coronavirus no es la que los científicos llevan años esperando"

    https://www.20minutos.es/noticia/452...nos-esperando/

    Incluso llegando a decir que:

    En el caso de la Covid-19, los factores que entran en juego a la hora de determinar el riesgo de morir son muchos y sitúan la letalidad de esta enfermedad entre el 0,5 y el 1%.

    O lo que es igual, afirma una letalidad de 1 de cada 100 o de cada 200 afectados. ¿Y cuáles son habitualmente las letalidades de las gripes estacionales A,B,C y D? Pues no parece ser menor resultando que afecta a un gran tanto por ciento de población cada año. En cambio, ni se obliga al uso de mascarillas, ni se imponen vacunaciones masivas cuasi-obligatorias.

    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/art...20b%C3%A1sicas


    Y todo este lío, en parte insisto que bien jaleado desde ciertos medios, especialmente desde las cadenas de televisión para que al final se diga lo siguiente en el medio digital Vozpópuli, otro que no se ha enterado que NO hay obligación de vacunarse:

    Madrid tardará cinco años en vacunar contra la covid a toda su población al ritmo actual

    https://www.vozpopuli.com/espana/mad...424857764.html

    Y ya se verá si en 5 años o mucho antes sí no se interrumpe la vacunación en cuanto aparezcan varios casos como el siguiente:

    "Estudian el caso de una doctora que sufre encefalitis tras recibir la vacuna Pfizer: se encuentra ingresada."

    Según Informativos TELECINCO

    https://www.telecinco.es/informativo...068895129.html
    ALACRAN dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    Monseñor Schneider explica por qué un cristiano no debe recibir jamás una vacuna procedente de tejidos abortados





    En una entrevista con John-Henry Westen, Schneider habla de la inmoralidad de las vacunas en cuya preparación han intervenido células de fetos abortados, ya sea en la propia vacuna o en las etapas previas de prueba.

    21 de diciembre de 2020

    JHW: Bienvenido a esta edición especial de nuestro programa. Tenemos el honor de presentar a monseñor Athanasius Schneider, y lo consideramos una bendición. La mayoría de nuestros espectadores conocen la claridad con que defiende la fe católica en los recios tiempos que vivimos. Es el obispo auxiliar de Astaná, en el Kazajistán. Monseñor, la damos la bienvenida al programa.

    Monseñor Schneider: Gracias. Dios lo bendiga.

    JHW: Vamos a hablar de un tema importantísimo en los tiempos que corren: de las vacunas anticovid creadas utilizando líneas celulares tomadas de fetos abortados, como se hace en algunas de dichas vacunas. Vamos a hablar de todo eso. No se lo van a querer perder. Si no le importa, Excelencia, una oración preliminar.

    Monseñor Schneider: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén.

    JHW: Amén, amén. Monseñor Schneider, el documento que hace poco dio a conocer sobre el tema de las vacunas no puede ser más oportuno, pero tengo que decir que, al mismo tiempo, es muy polémico. Nunca había visto semejante controversia entre personas de tan buen corazón. ¿Tendría la bondad de empezar por hablarnos un poco de ese documento? En qué consiste, cómo surgió la idea y tal vez el proceso de consultas que tuvo como consecuencia el mencionado documento.

    Monseñor Schneider: Ese documento se redactó porque en los últimos meses y semanas varios obispos de diversas partes del mundo han hecho declaraciones públicas en las que justifican el uso de vacunas producidas mediante líneas celulares cultivadas a partir de fetos abortados. Digo simplemente que lo justificaban al parecer, según dicen, no habría otra alternativa, y se han publicado varias explicaciones incluso de teólogos y órdenes religiosas basadas en la teoría de la cooperación moral distante o remota y dos documentos, uno de la Santa Sede de 2005 y otro de la Pontificia Academia por la Vida de 2008. De la Congregación para la Doctrina de la Fe, donde se debatió este tema. En sustancia, ambos documentos permiten de modo excepcional el empleo de tales vacunas. Es importante recalcarlo, ya que esos documentos dicen que se puede hacer en base a principios morales y materiales y de cooperación remota, aunque sólo permiten de manera excepcional el uso de las mencionadas vacunas. Al mismo tiempo, quien se vacune tendrá que pedir o exigir una vacuna alternativa en cuya fabricación no hayan intervenido las células en cuestión.

    Esto ha hecho que tanto yo como obispos y fieles de otros países sintamos preocupación, porque confunde y básicamente es moralmente destructivo. Se quiera o no, quita autoridad al Primer Mandamiento de Dios y a la absoluta e intransigente determinación de la Iglesia de oponerse a un mal como el aborto. Por consiguiente, consideramos una falta de responsabilidad quedarnos callados. Es una falta de responsabilidad ponerse del bando de los que dicen eso, incluso buenos teólogos y gente bien intencionada. No nos pareció responsable asentir a ello, por una cuestión de conciencia; tenemos que obedecer a nuestra conciencia, y la conciencia nos dice que no es posible. Es dañino, y lo explicamos después de exponer los motivos. Como ya dije, no es cuestión de cantidad sino de verdad, de la cual como sacerdotes estamos convencidos, y lo hablamos muy detenidamente con todos los firmantes del documento y todos estuvimos teníamos el convencimiento de que debíamos pronunciarnos.

    JHW: A ver, para que todo el mundo se dé cuenta de la gravedad… Yo sé que lo entiende, pero lo que está en juego es tremendo. La vacuna se ha aprobado. Ya lo han hecho en algunos países. doHan empezado a administrarla en el Reino Unido y en Estados Unidos. Un obispo de ese país ha sido de los primeros en ponérsela. La conferencia episcopal británica ha dicho que los católicos tienen la obligación de vacunarse aunque las vacunas se hagan a base de abortos. Y en efecto, se apoyan en los mencionados documentos de 2005 y 2008. Pero no se ve que den mucha importancia a lo que estipulan esos documentos de que los católicos tienen el deber de exigir vacunas que no procedan de abortos. Ahora bien, la postura de Vuestra Excelencia va más allá de los documentos de 2005 y 2008 al afirmar que, en conciencia, un católico no puede recibir en ningún caso una vacuna en cuya producción hayan intervenido tejidos abortados. Luego entraremos en más detalles, pero para empezar quería señalar la gravedad del asunto, ahora que se ha pedido a los católicos, como al resto del mundo, que se pongan la vacuna, probablemente con carácter obligatorio. Dicen que va a ser así, que será forzoso. Que si uno quiere viajar o quiere ir al cine, o incluso nada más para a ir al supermercado, habrá que estar vacunado. ¿Le importaría hablarnos un poco de la gravedad de lo que enfrentamos y decirnos cómo lo veía cuando redactó el documento?

    Monseñor Schneider: Sí, nos dábamos cuenta. Y lo vamos a ver con esa vacuna fabricada a partir de líneas celulares de niños abortados. Las potencias mundiales, las anticristianas, y los que promueven la cultura de la muerte impondrán a toda la población del mundo una colaboración implícita, aunque sea remota y pasiva, con el aborto. Esto es también un mal y una perversión de las grandes potencias, y tenemos que reconocerlo, hay que resistirlo. Esforzarse por resistir, por no colaborar en modo alguno con dichas vacunas. Ni más ni menos. Porque en este caso es recibir en nuestro cuerpo el fruto, el supuesto fruto en forma del mayor de los males, uno de los más grandes que afligen a la humanidad, el cruel genocidio de los nasciturus. Nos van a marcar. Nos pondrán una señal en el cuerpo que demostrará que estamos relacionados con ese que es uno de los más grandes males. No de forma directa, claro, vuelvo a decirlo, pero en todo caso lo estaríamos, porque se trata de niños que han sido cruelmente asesinados, niños inocentes. En caso contrario no tendríamos esas vacunas. Hay que darse cuenta de la lógica que entraña, y de las circunstancias de su promoción deliberada, porque desde luego… No somos tan ingenuos para no darnos cuenta de que la razón de ser de esas vacunas es algo más que proteger la salud; se trata también de promover cada vez más el aborto. ¡De ninguna manera! Hay quienes aducen, por ejemplo, que aunque no se reciban esas vacunas seguirá habiendo abortos. Lógicamente, si no nos ponemos la vacuna no disminuirá la cantidad de abortos. Pero la cuestión no es esa. Se trata de la debilidad moral, del respaldo moral. Y luego los abortistas dirán que toda la Iglesia Católica, que la jerarquía en cierto modo, lo acepta, aunque sea de mala gana. Y eso es peligrosísimo. Es muy importante que caigamos en la cuenta de los verdaderos peligros, que seamos conscientes de las consecuencias y las circunstancias.

    JHW: ¿No podrían haberlo dicho ya hace tiempo, desde 2005 y 2008? Porque hace ya décadas que existen vacunas, vacunas hechas a partir de tejidos abortados, y ahora se las ponen los católicos aconsejados por la Jerarquía, por el propio Vaticano. Y parece que hay muy poca oposición, por no decir ninguna. Sé que ha habido alguna, pero poquísima. O sea, que está situación ya venía desde hacía décadas. ¿Ha pasado algo que haya motivado a V.E. a formular la declaración?


    Monseñor Schneider: Hace quince años, o doce años, no estaba tan extendido, era quizás más limitado, pero actualmente, con la difusión de las vacunas anticovid, resulta muy oportuno; se está extendiendo por todo el mundo. Y como son cada vez más los obispos que están a favor de aceptar las vacunas, la situación ha cambiado como es natural. Por lo tanto, tenemos que hablar del tema más a fondo y no quedarnos en la superficie con alguna forma de positivismo jurídico o una teoría de cooperación. Para mí eso supone una actitud superficial. Hay que ahondar más, ir a la raíz del asunto, y repito, tener en cuenta la proporcionalidad. Es una cuestión francamente terrible, y no es de aplicación; es desproporcionado teniendo en cuenta que hablamos de un crimen como el aborto.

    JHW: Veamos, en 2005 la Pontificia Academia por la Vida estudió la cuestión, con una comisión integrada por buenos científicos, médicos, teólogos, moralistas y filósofos dirigida por monseñor Sgreccia, que era un obispo bastante bueno y fiel. Se aprobó. Sé que hubo algo de disenso, pero el caso es que se aprobó. Más tarde, en 2008, dio la impresión de que el documento que promulgó la Congregación para la Doctrina de la Fe respaldaba la aprobación original de 2005, que era una especie de imprimátur o, en esencia, una aprobación por parte del Vaticano. ¿Qué clase de consultas y otras labores ha hecho V.E.? ¿En qué puntos ha encontrado errados los documentos de marras? Y tal vez podría también comentar la cuestión de la cooperación remota en el que basaron sus determinaciones.

    Monseñor Schneider: En primer lugar, hay que decir que esos dos documentos no son decisiones infalibles del Magisterio. Que pueden errar, y ha habido afirmaciones del Magisterio reciente que más tarde se tuvieron que corregir. Así pues, es una declaración inicial. Y luego, como dije, el error fundamental no está en la teoría de la cooperación material pasiva o remota, que es un principio teológico válido en teología moral.

    El problema está en que ese principio no se puede aplicar excepcionalmente a unos crímenes tan horrendos como el aborto. Por eso, por la gravedad del aborto, al carácter excepcional del aborto, que es un mal inigualable, y a la situación actual, con una cada vez más pujante industria de asesinar a niños por nacer. No se puede comparar ese principio con, por ejemplo, con cosas como el pago de impuestos o la adquisición de productos manufacturados con mano de obra esclavizada. La esclavitud no se puede comparar con el asesinato de inocentes, con matar de forma cruel a un niño. También es un mal, pero no perdamos el sentido de la proporcionalidad. Ese es, por tanto, un error de entrada en ambos documentos aplicar el principio de cooperación material al caso concreto del aborto y la vacuna en cuya preparación se han utilizado células de niños abortados. Lo de la cooperación material se aplica cuando en contra de su propia voluntad uno se encuentra vinculado a un mal. Como cuando, por ejemplo, uno paga impuestos al Gobierno y luego el Gobierno, sin consultarle, va y emplea ese dinero en una mala acción. En ese caso puede darse una colaboración remota, pero es contra la voluntad del contribuyente. Es que, yo mismo ni siquiera aplicaría ese principio al pago de impuestos, porque en ese caso el dinero es del sistema, del Estado, que fue a quien dijo Nuestro Señor Jesucristo que pertenecía la moneda: al César. Hay que dar al César lo que le corresponde. Si el Gobierno me preguntara: «¿Podemos hacer esto o aquello con el dinero que usted ha pagado en impuestos?», yo diría que no. No daría mi consentimiento. Y si a pesar de todo lo hicieran, sería una especie de robo, como si me hubieran robado el dinero. Repito que la proporcionalidad es excesiva en extremo, es grave, en esto de las vacunas aborteras, y no se puede aplicar el principio de la cooperación moral. Ese es el error fundamental, y con ello ya se ha abierto una pequeña grieta en la represa con la que la Iglesia Católica contiene el aborto.
    ¿Cómo vamos a poder afirmar con plena determinación que nos oponemos al aborto y al mismo tiempo aceptar esas vacunas? De partida, hablamos del asesinato de niños. Repito que lo exigen la lógica y el sentido común. Esas vacunas no se habrían fabricado si no se hubieran asesinado esos niños, aunque fuera uno solo. Está claro, es de lógica y sentido común. Quien tiene dos dedos de frente, cualquiera que tenga sentido común, se da cuenta. Y muchas veces, en momentos difíciles en los que reina la confusión, Dios… Cuando todos van por ese camino, hoy en día incluso desgraciadamente los buenos, nadie dice: «¡Alto! Esto no es bueno. Es peligroso». Por eso cinco obispos hemos tenido la convicción para hacerlo, para decir que no lo hagan. De decir yo no, no soy culpable de sangre de este niño. No lo seré.

    Sea como sea, tenemos que obrar con una actitud muy correcta y amonestar al mundo entero para que no acepte esas vacunas, dar testimonio. Un testimonio firme. No lo aceptamos. Lógicamente, consultamos con científicos, con médicos de diversos países. Y su reacción casi instintiva ante los argumentos que les planteé fue rechazarlo. Está, además, el sentido común de la gente, el sensus fidelium, y resulta interesante que la mayoría de los consultados fueron mujeres, almas femeninas. Las almas femeninas sienten mucho más vivamente el horror que supone matar a un niño inocente. Es el instinto maternal. No es igual en una mujer que en un hombre. Encuentro también interesante que quienes redactaron esos documentos y defienden el uso de esas vacunas sean en su mayoría varones. No conocen a los niños. Yo les preguntaría seria y francamente si pasando por una máquina del tiempo estuviesen presentes cuando se asesina cruelmente a un niño por nacer desmembrando su cuerpo, y vieran cómo se les extraen las células; si vieran eso, si vieran cómo ponen esas células in vitro y todo lo demás hasta el fin del proceso. Aunque haya cientos o miles de procesos intermedios, que estuvieran presentes en un solo aborto y viesen las células que se sacaban de ese niño. No puedo imaginar que un caso así aceptaran que les pusieran la vacuna, si hubieran presenciado directamente tan terrible escena, el desmembramiento de un niño, en beneficio de la propia salud. Debemos ser francos.

    JHW: Hay que establecer una distinción entre las vacunas actualmente disponibles. Las que están hechas a partir de líneas celulares procedentes de fetos y contienen por tanto esas células. Y luego hay otras que no están hechas a partir de abortos. Ahora bien, a la hora de probarlas aprovechan las líneas de células abortadas. ¿Puede esa distinción hacerlas aceptables?

    Monseñor Schneider: Sí, claro, ahí ya se hace una distinción, y desde luego, objetivamente es menos grave que con las células que se emplean directamente. Es mucho más grave que si sólo es en la prueba, pero también aunque sea en las pruebas, no podemos cooperar en lo más mínimo, ni lo más remotamente, con crímenes tan terribles. Ni siquiera utilizar células de niños abortados en las pruebas, ya de por sí es inmoral. Es terrible. Así se acumulan unos crímenes terribles. Empezando por el crimen horroroso de matar a un niño, y cultivar luego esas células también es terrible es otro crimen. No podemos colaborar de ninguna manera con esa acumulación de crímenes.

    JHW: ¿A qué se refiere? (interferencia)

    Monseñor Schneider: Hay que atender a la voz de la conciencia. Se sabe que hay que hacerlo. Y Pablo VI… no quisiera hacer la comparación con el contenido, sino con el fenómeno. Pablo VI reunió un comité para debatir sobre la píldora con vistas a la Humanae vitae. Antes de esa encíclica, la inmensa mayoría de los integrantes de la comisión, que eran filósofos, científicos, médicos y especialistas en teología moral, eran favorables a la anticoncepción y se basaban en argumentos morales, y sólo una minoría se oponía. Luego se acusó a la minoría, no tenían de su parte a tantos filósofos y científicos célebres como tenemos hoy. Por eso, vuelvo a decir que no es cuestión de números. Aunque no seamos muchos obispos, la verdad se impondrá. Después de esto, la historia de la Iglesia dirá que hasta los buenos cedieron. No lo vieron claro. Se dejaron cegar hasta cierto punto por esas teorías de cooperación material. Es una teoría, repito, válida, pero aplicarla a las vacunas supone ceguera, porque su fabricación supone la acumulación de terribles crímenes. Por supuesto que no se es responsable directo de esos crímenes, no es eso lo que digo; pero aun la más mínima y remota colaboración es inaceptable para un católico, por el alcance tan tremendo de los crímenes, las consecuencias y el contexto histórico.

    JHW: ¿Qué les diría a los católicos, a tantos millones de católicos que no se dan cuenta, porque para empezar nunca habían oído hablar de esto ni se les había pasado por la cabeza, y ahora les han dado autorización el Vaticano, sus propios obispos y sacerdotes. A nadie se le había ocurrido hasta ahora. Durante mucho tiempo, eso de que pudieran existir vacunas contaminadas por abortos sonaba a teoría conspiratoria. Ahora sabemos que existen. Creo que no se ha sabido hasta los últimos diez años, porque durante mucho tiempo, aunque en el mundillo científico se sabía, la mayoría de la gente no se creía que fuera verdad. ¿Qué les diría a los innumerables católicos que sin culpa alguna de su parte han recibido vacunas o se las han puesto a sus hijos, y tienen entre sus amistades a gente que durante mucho tiempo se opuso a las vacunas, y luego alguno de sus hijos contrajo una enfermedad y fue muy doloroso. Algunos hasta murieron, y entonces los padres vacunaron a sus otros hijos. ¿Qué les diría?

    Monseñor Schneider: Que no tuvieron la culpa porque obedecieron las instrucciones del Vaticano. En últimas, la responsabilidad es de quienes les dieron esas instrucciones. En este caso, esos católicos lo creyeron; pero desde el momento en que se dé cuenta, a partir de ahí ya depende de la conciencia de cada uno, de la medida en que reconozca la inmoralidad de todo lo que guarde la más mínima y remota relación con el aborto. La persona que se da cuenta, en ese momento en que se da cuenta de que tiene que obrar en base a su conciencia, y la conciencia le dirá que no puede volverlo a hacer. Dará gracias a la Providencia por haberse dado cuenta. Tendrá la convicción personal de que no puede hacerlo, porque la salud no es un valor absoluto, no lo olvidemos. En la mentalidad del mundo en que vivimos, el materialismo se ha convertido en un dios, en un ídolo al que, como dijimos, hay que ofrecerle sacrificios. Es verdad. Tenemos que reconocerlo y confiar en la Divina Providencia. Además, es pastoralmente pésimo y muy contraproducente justificar esas vacunas hechas a partir de abortos. Es que de esa forma se colabora en cierta forma con otro mal. Se contribuye a propagar el mito de que no hay otra alternativa. Sí que la hay. Las autoridades del mundo dicen que no la hay y nos ruegan que recibamos esas vacunas aborteras. Nos lo dicen, pero es imposible. Pero hay, debe de haber y hay otras vías. Como siempre ha hecho, Dios iluminará al hombre para encontrarlas. Los hombres tienen que confiar en Dios, y Él iluminará a los científicos para descubrir otros remedios que no utilicen células procedentes de abortos.

    Imagino, teórica o hipotéticamente, que si viviésemos en una sociedad como la que había hasta hará unos cincuenta años, cuando el aborto era un crimen en casi todos los países fuera de la Unión Soviética. Estaba prohibido. Sería una época ideal, en la que a toda la humanidad le estuviera vedado abortar bajo ninguna circunstancia. En ese caso no habría posibilidad de cultivar esas células fetales para hacer vacunas. Sería necesario recurrir a otros medios, y Dios nos los daría si observamos su ley, el Quinto Mandamiento, con más fidelidad y coherencia. Dios nos ayudaría y no se harían esas vacunas. Estoy convencido de que no soy profeta. ¡Dios nos va a castigar! No lo podemos hacer en modo alguno. No me entra en la cabeza cómo un buen católico pueda justificar una cooperación material tan diluida y remota recibiendo esas vacunas. Qué irresponsabilidad. Es una imprudencia. No se dan cuenta de las consecuencias. Tenemos que tomar decisiones más consecuentes y basadas en criterios sobrenaturales. Vuelvo a decir que hay que rechazar el mito de que no hay alternativa.

    JHW: Me parece muy cierto, porque tanto en el terreno de las vacunas como en muchas de las especialidades médicas en que se prueban tratamientos a base de líneas celulares procedentes de abortos hay alternativas. Hay opciones válidas en lo que se refiere a vacunas. La entidad pro vida Children of God for Life lleva décadas indicando cuáles son las vacunas que no están contaminadas por abortos. Existen muchos medicamentos en cuya fabricación no se han empleado tejidos abortados, porque este problema no sólo se da con las vacunas, sino también en medicamentos y, aunque parezca mentira, en cosméticos y en toda clase de productos. El problema está en que en muchos casos no tenemos ni idea. ¿Cuántas personas, incluso hace ya una década o dos, sabían siquiera que existían vacunas en cuya fabricación se utilizaban tejidos abortados? Pues también se emplean en muchos otros productos, y no lo sabemos. Lo cual nos lleva a plantearnos lo importante que es que los católicos investiguen los productos que consumen, porque hay muchos. Pero desde luego existen otras opciones. Y por supuesto está en los documentos de la Santa Sede de 2005 y 2008, que recalcan que hay que exigir vacunas éticas que no procedan de abortos.

    Monseñor Schneider: Sí, es cierto y es evidente. Por eso, vuelvo a decir que desde el punto de vista pastoral es pésimo y que es contraproducente que precisamente en este momento concreto de la historia haya católicos que justifiquen el uso de vacunas procedentes de abortos con la teoría de la cooperación material remota. No tiene nada de lógico; tenemos que reconocerlo en este momento histórico en que vivimos.

    Mientras redactábamos el documento yo rezaba mucho por el alma de las criaturas asesinadas en el vientre de su madre. Están en Dios porque desde el primer momento de la concepción existe un alma humana. Y las almas de esos niños, como murieron siendo inocentes, están en el Reino de Dios. No voy a entrar en cuestiones teológicas sobre el limbo y todo eso, pero están en el Reino de Dios. Ciertamente no están en el reino del Diablo; están libres de su dominio porque en cierto modo son también mártires. Almas de mártires. Por eso, rogué en concreto a las almas de esos niños, no sabemos cuántas fueron tomadas de cuántos niños, porque seguramente fueron tomadas de muchos. Sabemos que en este momento en China siguen asesinando y sacando células de esos niños para otros fines. También en China. El caso es que estaba rezando por eso, porque Dios conoce a esas almas por su nombre. Claro. Y les pedí que nos iluminaran, que nos asistiesen. Les pedí asimismo oraciones de reparación, en expiación por tanto crimen de tecnología fetal y todos esos procesos científicos en que se utilizan líneas celulares. No se trata ya sólo del asesinato, del momento del aborto, sino también del proceso de emplear los tejidos incluso para pruebas y otros experimentos y elaboraciones; es un crimen horrendo. Es necesario hacer expiación, expiar por eso. No entiendo cómo puede haber gente buena y sacerdotes que justifiquen ahora el uso de esas vacunas procedentes de abortos con esa teoría de la cooperación material remota. No se entiende. Tienen que hacer reparación por cada uno de los crímenes de esa larga cadena. Aunque fuera durante el proceso de elaboración. Tenemos que reparar. Esto es lo que quería decir, es mi convencimiento personal.

    JHW: Exactamente. Tengo una pregunta a este respecto, porque en cuanto al argumento del pago de impuestos podría ser igual con las vacunas. Por ejemplo, en Canadá, el Reino Unido, EE.,UU. y muchos otros países, quizá la mayoría del mundo en este momento, el tema del aborto sigue siendo el mismo. La cuestión de la gravedad de matar a niños nasciturus, crimen que, como dijo V.E. en la carta, clama al Cielo, y por eso el más grave. Entonces pasa lo mismo con la cuestión de los impuestos: pagamos tributos, y parte de ese dinero se destina a costear abortos, y las vacunas. Nos piden que la recibamos. ¿Cuál es la diferencia? Porque ahora pasa lo mismo con el aborto. ¿Qué diferencia hay entre algo legítimo como pagar los impuestos y ponerse la vacuna?

    Monseñor Schneider: Sí, hay una diferencia; es cuestión de proporción. Porque no me piden mi consentimiento. Se limitan a imponer tributos en general, o bien un seguro general de salud sin preguntarnos. Se puede decir que no es lo mismo. Pero si me veo ante la vacuna, en ese momento estoy cara a cara con ese mal. Veo el frasco de la vacuna. Es una confrontación directa, y soy libre para decir que no. Si me obligan, iré a la cárcel. Pero el pago de impuestos es una recaudación de dinero, aun sabiendo que pueden ordenar que el dinero que pago se destine a costear abortos u otras fechorías, como en concreto el aborto. Digo que me están robando el dinero, porque en ese caso me opongo. Querré que me devuelvan el dinero. Que me den al menos la parte de mi dinero que destinan al aborto, pero no lo harán. Por eso puede decirse que me están robando.

    JHW: Exactamente, así es.

    Monseñor Schneider: Como digo, hay una diferencia. Y una diferencia lógica. Como dije, uno ve y tiene la vacuna por delante. A la hora de pagar los impuestos no la tiene por delante. En ese momento no te preguntan. No somos nosotros los que hacemos los presupuestos del Estado. Es el Estado el que se gasta nuestro dinero. No es lo mismo.

    JHW: Supongo que se podría entender si te dijeran: «Paga tus impuestos, que con ellos vamos a costear abortos, y cuidado que si no pagas te embargamos la casa». Aunque te lo quiten todo, puedes negarte porque sabes que tiene que ver directamente con el aborto. Sería pedirle a uno que participara de una forma muy directa en el aborto.

    Monseñor Schneider: Efectivamente. Me parece una comparación muy buena. Sería cooperación. En todo caso, si me dicen que el dinero se va a destinar a hacer abortos, tengo que negarme aunque me quiten la casa, de la misma manera. Pero no me lo dicen abiertamente. Como dije, los tributos se nos imponen de una manera en que los gobiernos nos quitan el dinero de nuestras manos. Lo hacen contra nuestra voluntad. Pero en el caso de la vacuna puedo expresar mi voluntad sin limitaciones.

    JHW: Excelente.

    Monseñor Schneider: Eso sí, vuelvo a decir que los católicos tenemos que buscar otros planes de salud. Buscarse un plan de salud que no costee abortos. Desgraciadamente, en algunos países no hay otra opción. Así es. Así es. Así era por ejemplo en la Unión Soviética, donde yo viví. Todo el mundo tenía que pagar el seguro de salud, que también hacía abortos. Lo hacíamos a la fuerza, nos robaban el dinero.

    Lo que dije, tenemos que dar testimonio de que no colaboramos en lo más mínimo con el aborto en lo relativo a las vacunas. Porque efectivamente se asesina a niños. Por eso, tenemos que dar testimonio con nuestros actos, nuestras acciones. No debemos colaborar con esas malas acciones concretas. Tenemos que dar testimonio ante esta terrible cultura enemiga de la vida, esta cultura de muerte. Tenemos que resistir si queremos que nuestro testimonio sea convincente.

    JHW: En el documento, V.E. dijo que esto tiene algo que ver con la Marca de la Bestia. Eso ya es algo muy serio que dice la Escritura; que, en esencia, quien acepta la Marca de la Bestia se condena. La alusión es muy seria. ¿Qué encuentra de parecido entre esto de la vacuna y la Marca de la Bestia? Supongo que no cree que sea la Marca de la Bestia definitiva, pero, ¿cuál es su opinión?

    Monseñor Schneider: Me parece que no se expresó exactamente de esa manera. Creo que lo que se dijo fue que podría ser una indicación. Se expresó como una posibilidad; podría ser. Porque es terrible aceptar en cierta medida el fruto del aborto, algo tan terrible como esas pruebas de laboratorio y la producción de líneas celulares es horroroso, y que luego la gente tenga esa señal en su cuerpo, una señal de muerte. Sin el primer acto mortal de asesinar a un niño no llevaría esa marca en el cuerpo con la vacuna. Hay, pues, una relación con la muerte. Y la Bestia es muerte. Podría ser; no lo afirmamos rotundamente, pero lo dijimos para que se pueda reflexionarse, para que lo piensen.

    ​JHW: ​Es una reflexión muy interesante, porque es necesario un acto de la voluntad, ya que las Escrituras describen la Marca de la Bestia como algo que por el solo acto de recibirlo ya se es culpable. Supongo que en circunstancias normales, cuando se sabe, según todas las circunstancias normales de lo que constituye pecado mortal, uno tiene que reconocer que es un grave mal moral; que no puede menos que serlo, y que exige libre consentimiento. En esas circunstancias, entiendo que lo sea. Pero en este caso también podría impedirnos comprar y vender. Dicen las Escrituras que nadie que rechace la Marca de la Bestia podrá comprar ni vender. Con esta vacuna, hasta ahora no había visto nada que pudiera tal vez exigir la presencia de un chip en la mano que fuera imprescindible para hacer transacciones comerciales. Ahora tenemos esa posibilidad, que ni siquiera se puede entrar a comprar en una tienda, o vender.

    Monseñor Schneider: Sí, podría ser; por eso el Apocalipsis de San Juan también se escribió para nosotros. Vendrá un tiempo en que se cumpla lo profetizado en el Apocalipsis. No sabemos cuándo vendrá el Señor. Es posible que ya esté cerca la Parusía. No lo sabemos. A lo mejor ya se están dando algunas señales apocalípticas, pero desde luego es difícil afirmarlo. Por tanto, expresamos la posibilidad de que sea una indicación, no decimos directamente que vivamos en un ambiente apocalíptico. Ya vemos con nuestros propios ojos esas señales apocalípticas que pueden durar por un tiempo hasta la venida del Señor. Ignoramos cuánto tiempo. Por otro lado, tenemos esperanza en que Dios es más poderoso que todas esas fuerzas apocalípticas, incluso hoy en día. Y Nuestra Señor prometió en Fátima que su Inmaculado Corazón triunfaría, ganaría. Podemos creer también que Dios concederá el triunfo al Inmaculado Corazón en nuestro tiempo antes de la venida de Cristo. Podemos creer que dará a su Iglesia un tiempo en que florezca de modo extraordinario la santidad. Toda la Iglesia puede tener esperanza y confianza en ello.

    JHW: Sin lugar a dudas, la nuestra ha sido la época de mayor confusión. Personas a las que quiero y respeto, que para mí son verdaderos santos de nuestro tiempo, están divididas en cuanto a esta cuestión, y me resulta desgarrador. Todo esto es muy confuso, y creo que tendremos que implorar al Cielo que nos ayude, porque son unos tiempos verdaderamente increíbles. Ni siquiera me refiero a que, bueno, es más que la Iglesia. Impera la confusión sobre muchas cosas, y en realidad no debería haber confusión. Me refiero a las verdades de Fe, el matrimonio y todo eso. Pero en realidad hablo de personas que son de lo mejorcito, gente que siempre se ha entregado de lleno a la causa de la vida y la familia, que ha participado en todas las guerras sobre la liturgia, la familia, la vida, todas esas cuestiones concretas. Incluso entre esas personas, esta cuestión está causando mucha división. No digo animosidad, pero sí división de pareceres. Es tremendo.

    Monseñor Schneider: Sí, lo entiendo, y a mí también me resulta muy doloroso ver la reacción de algunas personas que me son queridas. Como dijo, en mi opinión es que están ciegas a la realidad. Les falta profundidad de visión. Para mí es un misterio, es ilógico, no es de sentido común. Las personas sencillas lo rechazan de forma automática, instintivamente. Pregunte a las personas sencillas y verá cómo lo rechazan. Es el sensus fidelium. Eso es para mí una prueba, una demostración. Hay que guiarse por la Verdad; aunque pierda a todos mis mejores amigos, yo seguiré mi conciencia. Aunque me quede solo. Obedeceré a mi conciencia, como Santo Tomás Moro y San Juan Fisher. Ellos obedecieron a su conciencia. Gracias a Dios, no estoy solo. También hay otros obispos que no firmaron pero comparten la misma opinión, así como sacerdotes y, repito, gente más sencilla. Para mí es una prueba. Y como dijo usted, señor Westen, me parece que también es una señal de los últimos tiempos, en que los buenos estarán confundidos en algún punto, y ya dijo el Señor que algunos elegidos serían engañados. Algo tan grave y tan concreto, y no lo ven claro. Debemos a Dios el servicio de purificar nuestra alma, de tener más convicción, de guiarnos por la conciencia para averiguar la verdad, de obedecer a la conciencia. Y para un caso así, hay que haber formado la conciencia rezando, estudiando y consultando al Señor. Entiendo que ese cardenal y esos obispos tienen la conciencia formada. Y también gente sencilla. Yo creo que un día a esas personas que están defendiendo la licitud moral de las vacunas fabricadas a partir de abortos Dios les hará ver las consecuencias. No me cabe duda de que se les abrirán los ojos; es cuestión de tiempo, porque la verdad es muy poderosa. Y la verdad, cuando la buscamos, es puro corazón. Dios nos la revela y enseña. Tenemos que vivir por la verdad y por la eternidad.

    JHW: Lo dice porque entiende las consecuencias de lo que estamos comentando. Porque la postura que expresó el Vaticano en 2005 y 2008, y promovida por muchísimos prelados, conduce a una conclusión contraria. La plena consecuencia, que se acepte la vacuna como una cooperación material remota, combinada con la creencia de que el coronavirus es tan grave que hay que prevenirlo con una vacuna, tiene como resultado cosas como lo que han hecho los obispos del Reino Unido. Imponen a los católicos la obligación moral de aceptar la vacuna. Y la postura de V.E…. Creo que lo mismo que expresó Abby Johnson. Ella vino a decir más o menos lo mismo que V.E. Si los obispos se opusieran resueltamente, existiría otra solución ética desde hace mucho. Pero es interesante, porque la postura de V.E. y la del cardenal Pujats, el obispo Strickland y los demás obispos y arzobispos que también firmaron el documento arriban a una conclusión contraria. Por un lado está la postura expresada por la Pontificia Academia por la Vida y la Congregación para la Doctrina de la Fe en 2005 y 2008, entendida en sentido extremo, lleva a los católicos a sentirse obligados a ponerse la vacuna fabricada a partir de abortos. Por otra parte, la postura de V.E. llevaría, en el extremo opuesto, a los católicos a resistirse hasta el punto de que les impongan restricciones a su libertad y hasta les cueste la vida. ¿Podría hablar de esa última posibilidad, qué pasaría si se impusiera obligatoriamente de modo que resisti​rla ​costase la vida? ¿Qué les diría a quienes puedan verse en esa situación?

    Monseñor Schneider: Es una decisión que cada uno debe tomar ante su propia conciencia. Y si la conciencia me dice que no puedo aceptar una vacuna en cuya fabricación se han empleado tejidos abortados, ni siquiera en el modo más remoto… porque repito, participaría aunque de una forma remotísima, no es lo mismo que pagar los impuestos, claro; no se puede comparar. La conciencia me dice que no puedo aceptarlo. Tengo que decidir lo mismo que Santo Tomás Moro y el cardenal Juan Fisher, que fueron los únicos que se negaron a hacer el juramento de sucesión que les había exigido Enrique VIII. No les pidió que negaran a Cristo. Enrique VIII se limitó a exigirles que hicieran el juramento de la sucesión, en el que estaba implícito el reconocimiento del divorcio. Porque el rey les pidió que reconocieran a los descendientes de Ana Bolena como legítimos y soberanos, que reconocieran que sus descendientes eran hijos legítimos. Que dijeran que aquel era un matrimonio legítimo, reconociendo con ello implícitamente el divorcio. Y prefirieron morir antes que hacerlo. Por eso, creo que, como dijo hace unas semanas en un video que prefería ir a la cárcel que ponerse una vacuna procedente de abortos. Y yo pienso igual. Mi arzobispo también me dijo lo mismo: que prefería ir a la cárcel, y aunque nos quedáramos solos, no lo estaríamos. Estoy convencido de que habrá muchos, tal vez no sea una gran cantidad, pero habrá una cantidad considerable de personas sencillas que pensarán igual. No tantos sacerdotes e intelectuales, sino gente sencilla. Madres, abuelas y jóvenes buenos irán a la cárcel. Creo que no aceptarán la vacuna. Y si no los matan, no sé, decretarán pena de muerte. Dios nos iluminará para que confesemos su verdad y nos dará fuerzas. ¿Qué es esta breve vida comparada con la eternidad, con la verdad? ¡Con este testimonio de los profetas! Testimonio inflexible. Con el espíritu de los profetas del Antiguo Testamento, de San Juan Bautista, de los profetas, los santos, los mártires, todos ellos. Tenemos que imitarlos aunque perdamos nuestra breve vida temporal.

    JHW: Amén. Tremendo. La suya es una declaración muy contundente y llena de convicción. Me gustaría concluir aquí y, si tiene la bondad, Excelencia, pedirle su bendición para todos nosotros.

    Monseñor Schneider: Dominus vobiscum.

    JHW: Et cum spiritu tuo.

    Monseñor Schneider: Et benedictio Dei omnipotentis Patris et Filii et Spiritus Sancti descendat super vos et maneat semper.

    JHW: Amén. Muchísimas gracias, monseñor Schneider, por acompañarnos en esta edición del programa de John-Henry Westen. Dios lo bendiga.Monseñor Schneider: Y a usted también lo bendiga.

    JHW: Dios bendiga también a nuestros espectadores. Hasta la próxima.




    https://adelantelafe.com/monsenor-sc...dos-abortados/


    Valmadian dio el Víctor.

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    La vacuna y los fetos abortados: La traición del Vaticano




    • 29-12-2020

    Riccardo Cascioli




    Incluso en el Vaticano se distribuirá una vacuna para cuya fase de prueba se han usado líneas celulares de fetos abortados. Ayer mismo el presidente de la Academia Pontificia para la Vida, monseñor Vincenzo Paglia, brindó por el Día Europeo de la Vacuna hablando de “una luz que se enciende en un túnel hasta ahora muy oscuro”. Es una “campaña vacunal” en la que debemos enmarcar la decisión de no querer negar la interpretación que todos los medios de comunicación han dado al documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, es decir, que la Iglesia acepta las vacunas hechas a partir de las células de fetos abortados. Una elección muy grave que tendrá repercusiones dramáticas para la defensa de la vida.





    Resumen: El pasado 21 de diciembre, la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) publicó una “Nota sobre la moralidad del uso de ciertas vacunas anti-Covid-19”. Esta Nota es la respuesta a las preguntas recibidas sobre las vacunas “desarrolladas recurriendo, en el proceso de investigación y producción, a líneas celulares derivadas de tejidos obtenidos de dos abortos ocurridos en el siglo pasado”.

    La CDF resume lo que la propia CDF y la Academia Pontificiapara la Vida ya habían explicado en el pasado: el uso de estas vacunas es lícito en casos de necesidad y si no hay alternativas éticamente irreprochables, sin perjuicio de la condena del aborto y la oposición moral al “uso de líneas celulares derivadas de fetos abortados”. Y también sin perjuicio de la petición a las compañías farmacéuticas y a las agencias gubernamentales de salud para que encuentren vacunas éticamente aceptables. Punto. En los artículos anteriores hemos tratado de explicar la continuidad en principio de este documento con respecto a los anteriores a los que se refiere explícitamente.

    Obviamente podemos discutir sobre la forma en la que se ha escrito este documento, se pueden discutir las prioridades expresadas por esta nota en comparación con los documentos anteriores y el contexto diferente en el que surgen (lo hacemos en otro artículo). También hay que tener en cuenta que por primera vez un documento del Vaticano declara explícitamente que no es admisible la vacunación obligatoria.

    Pero dejemos todo esto a un lado por un momento. Veamos, en cambio, otro aspecto muy importante: cómo se ha recibido y comunicado el contenido del documento. En los medios de comunicación de todo el mundo el mensaje transmitido es que ha habido un cambio en la Iglesia, que ahora “juzga moralmente permisibles las vacunas desarrolladas a partir de células de fetos abortados”.

    Un mensaje muy grave, aunque sólo afectara a la cuestión de las vacunas anticovid: legitimaría el uso de las que son éticamente inaceptables incluso sin el estado de necesidad y mientras se espera la autorización otras vacunas que no presentan el mismo problema (aquí está la lista de las empresas que están desarrollando vacunas anticovid y el uso o no de células de fetos abortados).

    Pero la cosa es aún más grave si se tiene en cuenta que se están estudiando varios fármacos para la investigación con líneas celulares de otros fetos abortados, y que existe una fuerte presión para liberalizar la investigación sobre los embriones (algo que ya está ocurriendo en parte). El mensaje que ha se ha presentado –más allá de lo que realmente está escrito en la Nota- constituye así el cambio de tendencia de lo que la Iglesia siempre ha mantenido y un verdadero desastre en lo que respecta a la defensa de la vida.

    Si se tratara realmente de resumir lo que la Iglesia siempre ha dicho sobre este tema, sería evidente -frente a la enorme manipulación e instrumentalización de un documento- una negación inmediata, rápida y clara que no deje lugar a malentendidos. Pero no ha sido así. Por parte de la Santa Sede y de la CDF sólo silencio. Y a decir verdad, no es la primera vez que esto sucede.

    Pero las implicaciones de este silencio son muy graves: todos, incluidos los creyentes, acabarán pensando que la Santa Sede –y el propio Papa, que ha aprobado la publicación de la Nota- en realidad tenía la intención de despejar el camino para el uso de células de fetos abortados con fines médicos. Todo el mundo tiene derecho a pensar que ahora la ley del “fin justifica los medios” se aplica también en el Vaticano. Y esto ciertamente no puede haber escapado a la atención de quien se encarga de la comunicación del Vaticano, dado que estamos hablando de un periodista experto. El silencio en este caso -por parte de todos los organismos competentes- sólo puede ser complicidad con aquellos que conciben los fetos y embriones sólo como material biológico para ser usado a su antojo, complicidad con aquellos que atacan la vida.

    Pero esto no acaba aquí por desgracia: de hecho, todo el asunto es parte de una campaña de “martilleo vacunal” del Vaticano que empezó hace meses y que dirige el propio Papa Francisco en persona, una campaña que ha contribuido no poco a revestir de mesianismo la espera de la vacuna. Incluso ayer, el día de la Vacuna para toda la Unión Europea, un triunfador monseñor Vincenzo Paglia, presidente de la Academia Pontificia para la Vida, habló de “una luz que se enciende en un túnel hasta ahora muy oscuro” y de “un día histórico que subraya la responsabilidad de la ciencia, la política, la moral y la justicia”.

    Sin embargo, las repetidas intervenciones del Papa han desplazado el tema de debate al modo de distribución de la vacuna, en vez de hablar sobre el aspecto moral, el modo de aplicación, su seguridad o su eficacia. Es decir, lo importante es que se distribuya a todos, sobre todo a los pobres, a los vulnerables. Lo ha reiterado una vez más el día de Navidad, en el mensaje Urbi et Orbi, cuando ha dicho que las vacunas son “luces de esperanza” si están “a disposición de todos”, especialmente “para los más vulnerables y necesitados en todas las regiones del planeta”.

    Y por tanto, he aquí que en enero comenzará la campaña de vacunación en el Vaticano –tal y como ha explicado el Director de Salud de la Gobernación, Andrea Arcangeli, a Vatican News- con el producto de la farmacéutica Pfizer, que es precisamente una de las vacunas para las que se han utilizado las líneas celulares incriminadas en la fase de prueba. Sin esperar la llegada de otras vacunas “éticamente irreprochables” y sin siquiera plantear una duda sobre la necesidad real o la seguridad y eficacia reales.

    Y es que, frente a los hechos, las palabras se las lleva el viento.




    https://brujulacotidiana.com/es/la-v...n-del-vaticano



    Valmadian dio el Víctor.

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    La vacuna “sagrada”, un salto al vacío que no nos salvará

    30-12-2020

    Paolo Gulisano

    El 27 de diciembre pasará a la historia como el Día V, el “Vaccination Day”: el día en el que se desató la contraofensiva de vacunas contra la Covid en toda Europa. Anunciado en términos enfáticos y retóricos por una colosal operación de propaganda que ha convertido el antídoto en “luz y esperanza”. Pero ninguno de los estudios de la Fase III se han establecido para probar la eficacia de las vacunas contra los resultados graves, como los ingresos hospitalarios, el uso de los cuidados intensivos o las muertes. No contamos con elementos suficientes para evaluar los beneficios y los daños.



    El 27 de diciembre de 2020 pasará a la historia como el Día V, es decir el “Vaccination Day”: el día en el que se desató la contraofensiva de vacunas contra la Covid en toda Europa. Una especie de desembarco en Normandía. Fue anunciado en términos tan enfáticos y retóricos por la presidente de la Comisión Europea: “El Vaccination Day es un momento conmovedor de unidad. La vacunación es la salida duradera de la pandemia”, escribió la alemana Von Der Leyen en Twitter.

    Técnicamente, todas las dosis de la vacuna Pfizer/Biontech ya se han entregado a los países de la UE y pueden iniciar la campaña de vacunación, simultáneamente en todos los Estados miembros para dar un signo de cohesión y marcar el punto de inflexión, como señaló el titular del ejecutivo europeo, subrayando que a partir de este momento se empieza a pasar página. “La vacunación nos devolverá paulatinamente a la normalidad”, concluyó, recordando seguir respetando las normas de higiene de seguridad, hasta que el objetivo de la campaña de vacunación no sea alcanzado. El Día V es, por tanto, un evento de gran valor simbólico, sobre todo, funcional a una colosal operación propagandística. Sabemos bien que la propaganda, la estrategia de comunicación, es uno de los pilares del Great Reset.

    Con el Día V, no solo comienzan los procedimientos de vacunación sino, sobre todo, comienza una campaña mediática, cuyo objetivo es despejar todas las dudas sobre las vacunas Covid, convencer a la ciudadanía de su eficacia, seguridad, e incluso de su deber moral y civil. Con el Día V se concluye un largo y extenso trabajo realizado por los medios de comunicación y las redes sociales, en nombre de los gobiernos individuales y ahora de la propia UE, para dar una lectura precisa e inequívoca de la epidemia, que en síntesis se puede resumir así:

    Estamos ante un microorganismo de inusual letalidad. “No existe cura para la enfermedad causada por este microorganismo. Solo una vacuna puede salvarnos”

    Durante meses estas fueron las consignas inculcadas en la población, con tanta fuerza y determinación que desbordaron las voces de científicos libres y de trabajadores de la salud que podían demostrar que las cosas no eran así: que la letalidad del virus no era aquella con la que se intentaba aterrorizar a las personas y que la enfermedad era tratable con toda una serie de fármacos, todos invariablemente negados. Así que al final llegamos al tercer punto, la solución final.

    En breve, el organismo regulador europeo dará luz verde a las vacunas de otras compañías farmacéuticas. Todas aprobaron el examen. Un éxito increíble, único en la centenaria historia de las vacunas. Todas funcionan muy bien y son seguras.

    La historia de la medicina muestra muchos ejemplos de graves eventos adversos de las vacunas que se comercializaron en tiempos de enorme presión y grandes expectativas. Hubo vacunas contaminadas contra la poliomielitis en 1955, casos de síndrome de Guillain-Barré en los receptores de la vacuna contra la influenza en 1976 y narcolepsia relacionada con una marca de vacuna contra la influenza en 2009.

    La eficacia y seguridad de las vacunas puestas en el mercado serán las palabras que se repetirán para convencer a los ciudadanos europeos de que se vacunen. Sin embargo, persisten serias dudas sobre uno y otro de estos criterios fundamentales. En un reciente número de la reconocida revista British Medical Journal (BMJ 2020 371), titulada “Will covid-19 vaccines save lives? Current trials aren’t designed to tell us” (¿Las vacunas anti covid-19 salvarán vidas? Los ensayos actuales no están diseñados para informarnos), se revela que ninguno de los estudios de la Fase III se han establecido para demostrar la eficacia de las vacunas para reducir los resultados graves, tales como ingresos hospitalarios, uso de cuidados intensivos o muertes. Ni las vacunas son estudiadas para determinar si pueden detener la transmisión del virus.

    “La detección de graves eventos adversos raros requerirá el estudio de decenas de miles de pacientes, pero este requisito no se cumplirá con la adopción temprana de un producto que no haya completado su evaluación de prueba”, declararon los investigadores Jerry Avorn y Aaron Kesselheim, del Harvard Drug Policy.

    Los estudios actuales de la vacuna anti Covid-19, están diseñados para clasificar los resultados finales de eficacia, una vez que 150-160 participantes del estudio desarrollen la covid-19 sintomática, y la mayoría de los estudios han especificado al menos un análisis intermedio que permita la determinación de los resultados con menos datos acumulados. Por tanto, no disponemos de elementos suficientes para evaluar los beneficios y los daños de las vacunas. Se necesitaría mucho tiempo y muchos más estudios. Pero ahora la máquina de vacunación está en pleno funcionamiento, a toda velocidad. La vacuna anti Covid, por otro lado, ya no es un fármaco, es mucho más: es “luz y esperanza”, y con esta aura de incuestionable pseudo sacralidad se encamina hacia su realización.

    El Día V, en lugar de ser el Vaccination Day, corre el riesgo de ser el Vacuum Day, es decir el día del salto al vacío.


    https://brujulacotidiana.com/es/la-v...no-nos-salvara







  7. #7
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,122
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    Pues sobre la esta vacuna la FSSPX dice exactamente lo mismo que el Vaticano:

    Is it Morally Permissible to Use the Covid-19 Vaccine? - FSSPX.Actualités / FSSPX.News

    ¿Estará manejada también la FSSPX por Soros y Vil Gates? Apostaría a que no. Apostaría a que es mucho más probable que sea la banda de Viganò la que está manejada por algún señor oscuro.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

  8. #8
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    "La conferencia episcopal británica ha dicho que los católicos tienen la obligación de vacunarse aunque las vacunas se hagan a base de abortos."

    Del #4, entrevista a Mons. Schneider, correspondiente a una afirmación del entrevistador que hace constar semejante desbarre y disparate de dicha conferencia episcopal británica. ¿Quiénes son esos obispos para decir que los católicos tenemos LA OBLIGACIÓN de vacunarnos con vacunas del demonio? No les compete, no entra en su misión pastoral. La suya es predicar el Evangelio y señalar el camino a la salvación, en todo lo demás son unos particulares con sotana.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  9. #9
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    Cita Iniciado por Kontrapoder Ver mensaje
    Pues sobre la esta vacuna la FSSPX dice exactamente lo mismo que el Vaticano:

    Is it Morally Permissible to Use the Covid-19 Vaccine? - FSSPX.Actualités / FSSPX.News
    Vamos a ver sí no tergiversamos, pues el texto es de UNA persona, la cual intenta más o menos aclarar los aspectos morales de dichas vacunas procedentes de abortos, y que supuestamente estaría justificado su uso en casos muy concretos. El problema es que se llega un punto en el que también podríamos plantearnos si la antropofagia sería legítima en determinadas circunstancias. Personalmente creo que se pierde en disquisiciones a la hora del reparto del pastel moral de las responsabilidades. Ya en Nüremberg quedó suficientemente claro que la obediencia no excluye de responsabilidades propias pues la objeción de conciencia es perfectamente legítima. En un escenario en el que se colocan miles de fichas de dominó, la causa de su caída está en la presión que ejerce la primera sobre la segunda y de ésta sobre la tercera, y así hasta la última que no empujando a nadie queda excluida de toda causa, menos la de caerse también. Pero la diferencia entre las fichas de dominó, objetos inertes, y los miembros de una socidedad, de toda sociedad, es que los individuos que la componen no sólo no son objetos inertes sino que tienen responsabilidades morales y voluntad propia. Por tanto, están perfectamente capacitados para oponerse a formar parte de esa cadena, en lugar de echar el muerto al anterior o los anteriores. En este mundo actual, que ha prescindido de Dios, que ha enterrado a la muerte y de pronto se está encontrando con ella cara a cara después de haber estado haciendo caso a todos los tarados que han surgido en los últimos dos siglos, todos parecen olvidar que el Juidio de Dios tiene dos partes: el Juicio personal de todos y cada uno individualizados, y el Universal. Pues en ambos tenemos nuestras propias responsabilidades.

    Por ptra parte, sería interesante conocer los términos exactos en los que coincide dicho sacerdote y El Vaticano por voz autorizada, y no dejar la cosa así como por casualidad. En cualquier caso, cada uno de los católicos somos libres de elegir sobre nuestra salud espiritual y física, y nadie, repito NADIE, es quien para imponernos nada a la hora de decidir si nos vacunamos o no lo hacemos.

    ¿Estará manejada también la FSSPX por Soros y Vil Gates? Apostaría a que no.
    Yo también tengo la total convicción de que no está manejada por esos dos esclavos de Satanás, pero sí que sería muy conveniente conocer los títulos que avalan los conocimientos científicos del sacerdote autor de esas reflexiones, más que nada porque no vaya a ser que se limiten a un enfoque filosófico. E incluso en el hipotético caso de que sí estuviese en posesión de un cierrto grado de especialización, no dejaría de ser una opinión personal que, curiosamente, en todo momento gira alrededor del problema del mal menor.


    Apostaría a que es mucho más probable que sea la banda de Viganò la que está manejada por algún señor oscuro.
    A diferencia de la anterior coincidencia, yo no apostaría nada a perdedor. ¿Banda? ¿qué banda? y manejada por ¿qué señor oscuro? Cuidado con lo que se dice o vuelvo a sacar la artillería pesada, y hay munición para aburrir. Desde luego, yo no pongo el culo al cielo para adorar un cacho de madera pintarrajeada.
    Última edición por Valmadian; Hace 2 semanas a las 18:58
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  10. #10
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    El virus y los nuevos curanderos. La salud no es pública ni privada: es salud


    La defensa de la sanidad pública es otra estupidez de la neurosis colectiva provocada por el virus.

    Eulogio López 06/01/21


    Los ‘negacionistas’ no niegan el virus, lo que niegan es la sinceridad de los nuevos curanderos de la ‘salud pública’ y su negativa a investigar el origen del Covid


    Con el Covid han surgido como hongos sociedades de salud pública a las que los televisiones no dejan de entronizar como los nuevos sabios -perdón, científicos-, que nos salvarán del virus. Sí, esto sí que es un bulo, y el miedo es libre… y la histeria irracional.

    De repente, aparece Perico de los Palotes, hasta hoy conocido en su casa a la hora de comer, bajo un rótulo que le ennoblece: residente de la sociedad albaceteña de salud pública. Naturalmente el mensaje de tan científicas organizaciones es siempre el mismo: ¡todos vosotros vais a morir, viles portadores de gérmenes! Y un segundo más taxativo: “Sois culpables”. ¿Por qué? ¡Por existir!

    De entrada, nos indican que los contagios aumentan, pero si disminuyen nos explican que los ingresos en la UCI sí que aumentan, o los muertos o que, en cualquier caso, se han reducido pero, por culpa de la Navidad (al fondo, siempre la caverna clericaloide, fastidiando a los ilustrados) se van a disparar en breve y los sanitarios -de la sanidad pública, ‘of course’- tiemblan ante la décimo cuarta oleada que llega.

    Son los mismos progres que amenazan con el ‘todos vosotros vais a morir’

    Y la culpa la tienes tú y sólo tú. Por irresponsable y por insolidario. Por de pronto, estás respirando, miserable bípedo. Con ello, no haces otra cosa que trasmitir el virus. ¿Has dado negativo? Eso es porque no te has hecho el test adecuado. ¿Te has hecho el test adecuado? Bien, pero hace mucho tiempo. Y estas comiendo sin bozal: irresponsable. ¿Has salido de casa? Asesino.

    En cualquier caso, continuamos en riesgo extremo, que lo de la vacuna está muy bien, pero sólo es “la luz al final del túnel”. A pesar de los nobles esfuerzos del Gobierno Picapiedra -el de Pedro y Pablo, al que todos debemos estar agradecidos- esto no es, ni de lejos, el final. Debemos seguir con el bozal puesto, proscribir las fiestas de Navidad, suprimir todo gesto de afecto, o tan siquiera de buena educación. La afabilidad ha muerto y con ella ha muerto el respeto al prójimo, que son una misma cosa.

    Los de la SP -sanidad pública- nos advierten que, en conclusión, somos unos pérfidos irresponsables e insolidarios que echamos por tierra todo el buen hacer del Gobierno de la nación. Dicho sea.

    Y a todo esto, ¿qué puñetas es la salud pública? Toda la salud es privada, la de cada cual, que sumadas forjan la salud de todos, la pública.

    Pero según nuestros nuevos sabios, que de virus no saben nada y de estadística tampoco, porque la manipulan a su antojo, según estos curanderos agoreros, la salud pública es digna de loa y presupuesto, mientras que la salud privada, la única existente, tan sólo es una excrecencia capitalista que debe ser eliminada.

    Entre nosotros, el progresista es un miedica de tomo y lomo

    Antes, la cosa está muy clara: la salud pública era la salud púbica, por aquello de las enfermedades de trasmisión venérea. Pero si ahora mismo hablas de esto, y sobre todo de quién la provoca, incurres en delito de odio, así que me guardaré muy mucho de hacerlo.

    Lo cierto es que existe la salud, y lo de pública o privada tan sólo es un adjetivo que sólo indica quién lo paga: la salud pública la pagamos entre todos. Una parte de ese todos, además, paga un extra por la salud privada. O sea, que los repugnantes burgueses pagan dos veces por la salud, la propia y la ajena. El más solidario es ese que tiene un seguro privado y, al tiempo, le obligan a sostener la sanidad pública.

    Y a mí, personalmente, me importa un pimiento que me cure un médico de la sanidad (que no de la salud) privada o de la sanidad privada: lo que quiero es que me cure.

    Además, los partidarios de la sanidad pública son estos agoreros sabihondos. No me extraña que surjan “negacionistas”.

    Por cierto, los ‘negacionistas’ no niegan el virus, lo que niegan es la bondad de los nuevos curanderos de la ‘salud pública’ y su negativa a investigar el origen del Covid… que es distinto. Con todo el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al frente de esta campaña de terrorismo informativo y paralizante.

    Antes, por salud pública se entendía la salud púbica, por aquello de las enfermedades venéreas, de suyo bastante públicas. Pero si ahora mismo hablas de cómo se trasmiten dichas patologías, incurres en delito de odio: ‘fate vobis’

    ¿Qué hay que cuidarse de un virus ultracontagioso? Naturalmente que sí, pero lo que no hay que hacer es vivir como borregos, obedecer sin rechistar ante las nuevas ocurrencias de la ‘sanidad pública’.

    Y los negacionistas también son los partidarios de la frase ya apuntada en Hispanidad desde tiempo atrás: “Para vivir, así prefiero el virus”. Y aquella otra: Si de algo hay que morir, ¿por qué estoy haciendo el oso?

    Además, puede que el covid no sea un invento chino para controlar el mundo y fastidiar a Occidente. Por ahora, nadie ha conseguido demostrarlo… como tampoco nadie ha podido demostrar la ‘sinsorgada’ (1) de que la cosa empezó con un murciélago tarado. Tan indemostrable es lo uno como lo otro pero mucho más creíble y verosímil es lo de la guerra biológica -con intención o por negligencia- de una tiranía china, la de Xi Jinping, que aspira a convertirse en la mayor potencia del mundo, que lo del murciélago beodo, tesis favorita del ilustre sabio de la sanidad publica, don Fernando Simón.

    Pero lo que está claro es que, aunque no hay sido un invento humano sino una maldita evolución natural, lo cierto es que el Nuevo Orden Mundial (NOM) lo está utilizando a tope. Recuerden: las tiranías del siglo XXI se harán en nombre de nuestra salud y de nuestra seguridad.

    Para entendernos, la defensa de la sanidad pública es otra estupidez de la neurosis colectiva provocada por el miedo a la muerte por coronavirus. Son los mismos progres que amenazan con el ‘todos vosotros vais a morir’. Porque el progre, así, entre nosotros, es muy miedica.


    https://www.hispanidad.com/confidenc...23396_102.html

    (1) Traducción del euskera al castellano recio: gilipollez.


    Y todo este entramado progre-covidista, apoyado, sustentado y aclamado por ciertos sectores curiales.
    Hyeronimus dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  11. #11
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,750
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    Tomemos a título de muestra este debate de comadres en el patio de la corrala de TVE. Expertas, expertísimas en todo, en Derecho Positivo, en Derecho Internacional Público incorporado (se supone nada más) al Positivo de los Estados miembros de la ONU; expertísimas en moralidad pública y privada, en derechos fundamentales con los que se desayunan todos los días para luego exudarlos, aunque no voy a decir cómo; expertísimas en Medicina, Virología o Epidemiología; chupópteras de la teta de Hacienda, pues de televisión pública se trata, y no privada de Sanchito ni de su amiguete Pablecillo, el que antes disfrutaba viendo como trituraban policiás en las "manifas" y ahora se esconde detrás de ellos para disfrutar contemplando con sádica complacencia como detienen a personas normales que se están tomando un chocolate con roscón de Reyes en la vía pública, pública y hasta ahora libre de tiranos y sus mercenarios. Y esta gentuza es la que pretende ¿marcar qué? Obviamente, marcar nada, pues para nada valen o sirven.




    “No somos tontos”: El gran cabreo de Celia Villalobos con Mónica López en TVE al hablar de la vacuna

    ROBERTO JIMÉNEZ 4 enero, 2021

    Celia Villalobos se ha mostrado muy cabreada con la decisión de un centro de día al negarse a vacunar a los ancianos.

    Ha pasado una semana desde que se comenzara a vacunar contra el coronavirus en nuestro país y la polémica ya está servida. Y es que aún son muchos los que se niegan a ponerse las vacunas y otros rechazan ser los primeros en suministrárselas.

    Es lo que ha ocurrido en un centro de día en Oiartzun de Guipúzcoa. La dirección de la misma se niega a suministrar las vacunas a sus usuarios justificándose en que “la vacuna aún está en fase experimental y que no se ha demostrado que los beneficios que tiene el medicamento no tenga riesgos”.

    El tema llegaba este lunes al debate de ‘La hora de La 1‘ con Mónica López, una decisión que no ha gustado nada a Celia Villalobos que no dudaba en asegurar que “es claramente un delito contra la salud pública”. “Sobre todo porque no están dejando decidir a quien va a recibir la vacuna”, añadía por su parte Juan del Val. “Además, se está atentando a su salud de manera consciente. No se pueden hacer ese tipo de afirmaciones”, proseguía diciendo.

    Y es que coincidían en que “sea el paciente el que decida si si o si no se la pone”. “Yo este año he decidido ser la última. Me va a costar, pero lo voy a intentar. Hay que cambiar”, confesaba la ex-política antes de dar su visión de los hechos.

    “Es un centro de día, con lo cual, las familias siguen pudiendo hacer… Yo he defendido siempre que la vacuna tiene que ser obligatoria, pero una vez el Gobierno ha decidido que no..”, opinaba Villalobos antes de mostrar su furia con esta polémica decisión del centro de día vasco.

    “No la familia… Yo tengo 71 años y si vivo en una residencia y me quiero vacunar, yo me vacuno. No le pido permiso ni a mi hijo, ni a nadie. Lo decido yo“, sostenía de forma alterada. “Esto de que seamos mayores y tengamos que ser tontos, no lo comparto”, añadía cabreada.

    “Por lo tanto, esas personas que están en las residencias de día… Han sido las residencias quienes han decidido que no se pone la vacuna, por lo que esas personas tendrán que ir al centro de salud”, concluía con su reflexión.


    "No somos tontos": El gran cabreo de Celia Villalobos con Mónica López en TVE al hablar de la vacuna


    ¡Qué nivel, Maribel, qué nivel! ¿Y ésta fue una del PP con cargos y responsabilidades públicas? Siempre me pareció más simple que el mecanismo de un chupete, y supongo que entre las bambalinas de los gobiernos de Aznarín debieron ponerla en el palo de jaula del canario más de una vez a causa de sus habituales columpiadas. Lo mejor de ella es que ya estaba jubilada y nos librábamosv asi de sus pájaras mentales, pero está visto que mala hierba nunca muere.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  12. #12
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    EXCLUSIVA: RECOMENDACIONES DE UN QUÍMICO SOBRE LA VACUNA

    5 de enero de 2021






    (Ahorainformacion.es) –

    Hemos conocido la respuesta que un químico sevillano le ha dado a un sacerdote que le trasladaba una serie de dudas con respecto a la campaña de vacunación en marcha y que por su interés, y tras pedir el correspondiente permiso a ambos, les reproducimos a continuación.

    La consulta la hace el Pbro. D. Francisco Javier Domínguez Moreno, Párroco de Huévar del Aljarafe (Sevilla) y Capellán del Hospital San Juan de Dios de Bormujos (Sevilla).

    El escrito lo remite D. Manuel Jesús Cabello Garrido. Graduado en Química por la Universidad de Sevilla en la Promoción 2012-2016. Máster en Ciencia y Tecnología de Aceites y Bebidas Fermentadas por la Universidad Pablo de Olavide en el año 2016-2017. Becario de investigación en Facultad de Química de la Universidad de Sevilla desde noviembre de 2015 hasta julio de 2016 en el grupo de Investigación “Química de Biomoléculas y Análogos”. Estancia como Tesinando en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en el Instituto de la Grasa desde octubre de 2017 hasta julio de 2018 en el grupo de Investigación “Interacciones Bacterias Lácticas-Levaduras en Alimentos”. Técnico de Laboratorio en Laboratorios Pilas S.L. desde julio de 2016 hasta septiembre del mismo año y Técnico de Laboratorio en Laboratorios Microal S.L. desde septiembre de 2018 hasta marzo de 2019.


    En Sevilla, a 2 de enero de 2021.

    Querido y estimado Rvdo. D. Francisco Javier Domínguez Moreno:

    He leído sus inquietudes y sus dudas sobre las vacunas contra el coronavirusque ya se han empezando a utilizar en Europa de las siguientes compañías:Pfizer y Biontech, Astrazeneca y Oxford y Moderna, y todo a raíz de la citación que usted recibió hace unos días para la recepción de la vacuna de Pfizer en elHospital San Juan de Dios de Bormujos (Sevilla), donde usted trabaja como Capellán. Le agradezco su interés por este tema y, como químico y científico, voy a tratar de disipar todas sus inquietudes. No le recomiendo que reciba ninguna de estas vacunas y a continuación voy a exponerle varios puntos sobre el por qué de esta recomendación en la presente carta.

    En primer, he estado trabajando desarrollando fármacos contra el cáncer, la diabetes y enfermedades como la enfermedad de Gaucher y la enfermedad de Fabry y le comunico que es prácticamente imposible desarrollar una vacuna en unos pocos meses. Generalmente, para el desarrollo de una vacuna o un fármaco altamente eficaz se necesitan varios años, ya que la producción de una vacuna o un fármaco, según mi experiencia en el ámbito de la Química Farmacéutica, necesita primero una etapa de síntesis, purificación y aislamiento de las moléculas. Posteriormente, se necesita llevar a cabo un análisis estructural por distintas técnicas como resonancia magnética nuclear, espectroscopía infrarroja, espectrometría de masas, entre otras, de los fármacos obtenidos para determinar su estructura molecular. Normalmente, según mi experiencia, no se sintetiza un solo fármaco, sino que se sintetizan baterías de distintos fármacos por si algunos no funcionan de manera plenamente correcta.

    A continuación, llega quizás la etapa más prolongada que es la realización de los ensayos clínicos. La realización de los ensayos clínicos consta de una fase preclínica y cuatro fases clínicas: la fase preclínica, que es una fase de ensayosin vitro empleando enzimas o líneas celulares y a continuación una fase de ensayos preclínicos en animales, como roedores o primates; la primera fase clínica, una fase de seguridad, que consiste en la realización de ensayos en un número reducido de personas (de veinte a ochenta participantes); la segunda fase o fase de eficacia y seguridad de diferentes dosis, que consiste en la realización de ensayos a un número mayor de participantes (entre cien y trescientos participantes) ; la tercera fase o fase de comparación y eficacia riesgo-beneficio, de mil a tres mil participantes; y la cuarta y última fase, en un gran número de personas. Normalmente, esta etapa suele durar varios años. Así que es muy poco probable que salgan al mercado unas vacunas que se han producido como resultado de pocos meses de investigación.

    En segundo lugar, al haber trabajado como investigador estoy inscrito en una plataforma llamada ResearchGate y he estado indagando en revistas científicas de gran reputación como Nature, Science o The Lancet, la revista médica más importante del Reino Unido, además de buscar en diversas páginas en Internet y sólo he podido hallar una monografía sobre resultados preliminares de la vacuna de Pfizer en Canadá. Por tanto, es sorprendente la aprobación por las distintas agencias de medicamentos de unas vacunas sobre las cuáles no existe información científica ampliamente contrastada y revisada disponible para el público y sólo existen unos datos de eficacia proporcionados por parte de las compañías farmacéuticas productoras de estas vacunas.

    Por otro lado, dos de estas vacunas, la de Pfizer y la de Moderna, han sido fabricadas con ARNm sintético. El ARNm proviene de la transcripción del ADN, que es el material genético que se encarga de recoger la información genética de nuestras células, esto es, se copia un fragmento de ADN y se fabrica la cadena de ARNm empleando ese ADN molde dentro del núcleo, y luego es conducido al retículo endoplasmático rugoso, fuera del núcleo, que es donde se realiza la traducción, esto es, la síntesis de las proteínas a partir de la información genética del ARNm por los ribosomas. Dependiendo de la secuencia de nucleótidos del ARNm, se sintetizará una proteína u otra. A día de hoy, no se posee información sobre la secuencia de nucleótidos de este ARNm que han empleado para las vacunas, por lo que no sabemos con exactitud qué proteína se sintetizará en nuestras células. Esta desinformación me induce a exhortar y a recomendarle que sea especialmente prudente con la recepción de estas vacunas.

    En último lugar, yo como científico católico, y usted como Sacerdote, tenemos que tener en cuenta que el aborto es un crimen abominable y transgrede el quinto Mandamiento de la Ley de Dios “No matarás”. En la vacuna deAstraZeneca y Oxford se han empleado células de fetos abortados tanto en los ensayos in vitro como en la producción de las vacunas. En las vacunas dePfizer y Moderna se han empleando células de fetos abortados únicamente en los ensayos in vitro. Sea como sea, participar en la vacunación empleando estas sustancias sería en cierto modo colaborar con el aborto. Además, día de hoy, no hay ningún decreto ni ninguna ley en España que obligue o imponga a los ciudadanos la recepción de estas vacunas.

    Por tanto, concluyo que no existe ninguna razón para imponer la vacunación sin el consentimiento o rechazo previo del paciente, teniendo en cuenta la gran desinformación desde el punto de vista científico que rodea todo este asunto de las vacunas y las implicaciones morales y éticas que supone la recepción de este tipo de fármacos.

    Sin más que añadir, me despido cordialmente y espero haber resuelto sus dudas.

    Manuel Jesús Cabello Garrido




    https://www.ahorainformacion.es/2021...bre-la-vacuna/


  13. #13
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,411
    Post Thanks / Like

    Re: Vacunación Covid-19

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Novedades en la vacunación y en la evolución de la pandemia





    (Por Miguel ÁngelPavón Biedma) –

    ​Las informaciones oficiales suelen ser aburridas, tediosas, repetitivas y, cada vez más, hacen hincapié en aspectos secundarios. Quizás sea con la esperanza de que ocupándonos en detalles anecdóticos nos olvidemos de los principal. Es una de las características de la “sociedad de la desinformación”. El Reino Unido fue pionero en la campaña de vacunación. Por eso los sanitarios recibían un dossier con la información relevante (https://buscandorespuestas.lne.es/sa...vacuna-pfizer/). Allí se ofrecen unos datos redundantes con la información oficial transmitida por el Ministerio de Salud de ese país (https://www.gov.uk/government/public...vid-19-vaccine). Los datos más relevantes son que no se debe administrar a menores de dieciséis años ni a personas alérgicas (en la mente de todos está que eso del shock anafiláctico ocurre con una cierta frecuencia tras la administración). Es, por cierto, una patología grave que puede devenir en urgencia vital. Afortunadamente no parece que se hayan producidos casos mortales. Tampoco aconsejan administrarla a embarazadas y puérperas. No se sabe si podría producir abortos y malformaciones genéticas en los fetos. De hecho debería realizarse un test de embarazo, previo, en mujeres en edad de concebir.

    Otras noticias nos comunican que se han producido parálisis faciales, la llamada “parálisis de Bell”. Es una parálisis con desviación de la comisura bucal y “caída” de los músculos de la cara (intentamos no utilizar términos técnicos). Las que conocemos, previamente al coronavirus, suelen evolucionar bien en pocas semanas. No sabemos si estas presentan peculiaridades. El tiempo, y la clínica, lo dirá.

    Un tema especialmente grave es la capacidad para producir infertilidad.Parece que podría ocasionar, en el hombre, inflamación testicular (orquitis) y que es susceptible de ser transmitido por contacto sexual.
    (https://www.infobae.com/america/tend...es-infectados/ ). Este tema es especialmente sensible en África. Para una mujer africana es un drama no tener descendencia. Culturalmente es así. Los datos que tenemos, hasta el momento actual, refieren infertilidad masculina pero no existe información sobre la femenina. La infertilidad seria producida por el propio padecimiento de la enfermedad y, obviamente, podría ser un efecto secundario de la vacunación. No son datos seguros. Como todo en el coronavirus, y en su evolución, necesitaremos meses o años.

    En Noruega han sido documentados más de veinte fallecimientos entre personas,recientemente vacunadas, con salud muy deteriorada. (https://www.elespanol.com/invertia/o...1695199_0.html). Detrás de este hecho puede encontrarse la llamada “amplificación dependiente de anticuerpos” un concepto que hace referencia a que una vacunación podría ocasionar un gran deterioro clínico cuando un organismo, previamente deteriorado, se enfrenta al virus real (https://www.infobae.com/america/mund...r-el-gobierno/). Son datos técnicos más complejos que pueden seguirse en el enlace adjunto.

    Tampoco tenemos información, o conocimiento claro, sobre la interacción entre la vacuna del coronavirus y otras vacunas como la de la gripe. Son temas abiertos y es muy difícil conocerlo en el momento actual. Tampoco sabemos si los inmunoprotegidos pueden convertirse en reservorios para los inmisericordiosos virus.
    El tema de Israel es peculiar. Este país se caracteriza por un control sanitario muy estricto. Tomar una simple aspirina queda reflejado en el historial clínico de los pacientes. De ahí el acuerdo, tácito o no escrito, de vacunar masivamente a su población y obtener datos equivalentes a una gran Fase IV del proceso de vacunación. Actualmente han sido vacunados un 20%. Precisaremos de un 80% y de algunos meses para obtener conclusiones claras (https://www.infobae.com/america/mund...r-el-gobierno/).

    Desde hace años son utilizados modelos informáticos para estudiar la evolución de las pandemias. El más famoso es el SIR. (https://www.agenciasinc.es/Reportaje...el-coronavirus). Gracias a este programa es posible suponer dónde van a producirse los brotes de virus Ébola por poner un ejemplo. Considera la inmunogenética y la climatología como factores importantes. De hecho, y ya aparte de la vacunación, es previsible que para Mayo la pandemia esté notablemente suavizada en nuestro entorno. Es para entonces cuando habremos alcanzado un 80% de vacunaciones. El resultado es que será difícil saber qué es debido a la evolución natural del germen y cual es el efecto benefactor de la vacuna. En cualquier caso los gobernantes de turno podrán afirmar que “todo va mejor”.

    En resumen, el tema del coronavirus es de una gran complejidad. Es más lo que ignoramos que lo que sabemos. Si alguien hubiera diseñado un instrumento mortífero y con fines perversos el resultado sería semejante. Esperemos que lo que estamos sufriendo sea fruto de la pura casualidad y no de ningún tipo de intervención humana, fugas de laboratorios dedicados a armamento biológico y otras barbaridades. Destruir a los de edades avanzadas, aniquilar la economía, plantear dudas sobre la afectación de nuestra capacidad reproductiva, cambiar hábitos sociales, dejar a millones de personas con afectación neuropsiquiátrica y terminar con lo que quedaba de libertad no son temas superficiales. Nos encontramos ante un momento crucial en el devenir de la medicina y de la salud mental de los pueblos, quizás hasta de nuestra propia supervivencia como ser humano en busca de la libertad, alejado de tiranías varias. Durante el año 2021 tendremos resultados concluyentes.​



    https://www.ahorainformacion.es/blog...e-la-pandemia/


Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Vacunación contra la rubeola - dudas
    Por Erasmus en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/10/2006, 04:37

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •