Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: En Birmania Dios miraba para otro lado

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    En Birmania Dios miraba para otro lado

    En Birmania Dios mirab
    a para otro lado

    Publicado el 10 Mayo, 2008 Autor Pedro Rizo |
    Más de 40.000 muertos, 100.000 desaparecidos, ciudades borradas del mapa, futuras epidemias, un millón de gentes sin techo. De nuevo el escalofrío ante el desastre telúrico, descomunal, por el que enseguida se nos bombardea con la estupidez: ¿Y dónde estaba Dios cuando bien podría haber evitado tanta desgracia? Si existe Dios, ha de ser según nuestro interés y diseñado como robot de japoneses. Dios existirá sólo en el caso de que se comporte ajustado a nuestros esquemas. Acreditados pastores católicos dicen que la Iglesia queda desconcertada a la queja unánime de que «la muerte de tantos inocentes sea un castigo impropio de un Dios Padre providente y bondadoso». A lo que sigue la forzosa conclusión de que Dios no existe. Por tanto, con esa intención tácita, o flagrante, se siembran reclamaciones de cara humanitaria pero de claro diseño en las logias masónicas. Muchos sacerdotes no saben qué decir, desconcertados ante la dimensión de estas catástrofes. Se limitan a insistir − especialmente desde que Maritain interpretó a Santo Tomás -, en que Dios permite el mal… (“Y Dios permite el mal”, J. Maritain.) ¡Vaya diosecillo que hacemos del Padre Eterno! Dios ni quiere ni es su origen ni permite ni tiene nada que ver con el mal y el sufrimiento. Eso es cosa nuestra, de sus criaturas celestes y terrestres.
    Iglesia desconcertada y sin saber qué decir… Pienso que no es verdad, al menos en nuestra jerarquía tan mediatizada en estos últimos años por la titulitis. Tal vez la magnitud del daño nos fascine e impida reflexionar. Pero san Pablo enseñaba que por el pecado entró en el mundo la enfermedad y la muerte, en el sentido de que fuimos creados con unas facultades que perdimos por nuestra rebeldía. Eran éstas:
    • La inmortalidad, don decisivo para el caso que comentamos.
    • La inmunidad, ante todo sufrimiento o enfermedad.
    • La impasibilidad, con que las pasiones se sujetaban a la influencia del alma.
    • La ciencia infusa, para el conocimiento de la Creación sin exigencia de estudio.
    No obstante, prescindamos de esta enseñanza y preguntémonos sin más formación que la media general. ¿Es culpable Dios de que se ahogue un muchacho de 16 años en una laguna? El muerto fue prudente, sabía nadar muy bien… pero se ahogó en el agua. Si Dios hizo el agua y en ella se ahogó… Ahí está el culpable, ¡Dios! Los terremotos y los volcanes, los ciclones y las inundaciones proceden de fuerzas naturales que dan vida al planeta Tierra. Cuando se manifiestan en toda su devastación no es que Dios quiera nuestra desgracia sino que nosotros vivimos con ese riesgo. Por ejemplo, la electricidad. Es una fuerza natural que nos rodea cada minuto del día. Pero alguna vez se incendia una estación distribuidora, se electrocuta un niño… ¿Le vamos a echar la culpa a Dios por crear esta energía? Los mafiosos, los terroristas, etc. son crueles con sus extorsionados; algunos peor que alimañas y, sin embargo, también hijos de Dios. Del dolor y el mal de que se nutren, ¿es culpable Dios?
    En esta moda de culpar a Dios debe haber gato encerrado. Y este gato es, primero, el error de considerar que la vida es lo más importante. La vida no es lo más importante para las gentes de fe cristiana, sino el porqué de que exista la vida. Es decir, lo que hay al otro lado de sus extremos, el nacer y el morir. La razón de que estemos vivos y la de la muerte que acecha como ladrón. En el misterio de por qué vinimos y el de adónde iremos radica nuestra explicación y la necesidad de religión. Por eso mismo, la religión es un misterio y no una ecuación sin resolver. Justamente, conocer y recordar la precariedad de la existencia es una bendición pues que los hombres volvemos a la inquietud sobre nuestro destino, glorioso por la Cruz cristiana. Y es justamente la muerte, segura y por sorpresa, la vacuna contra el grosero materialismo que se muestra en esas estrambóticas demandas a Dios. ¿Qué otra cosa sino materialismo es magnificar la vida como valor máximo? Si la vida es el máximo valor de la nueva Iglesia posconciliar qué sentido tiene entonces su aparato clerical. Por este espíritu materialista es por lo que no se entiende que personalidades relevantes, a las que se supone la fe, le pidan cuentas a Dios de por qué “permitió” esta o aquella desgracia. ¿O sí se entiende…?
    Veamos unos inquietantes ejemplos que citamos en el orden en que se produjeron. Primero, fue el muy liberal y socialista señor Bono, ex presidente de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, quien públicamente le pidió cuentas a Dios por haber permitido en España la guerra civil. Poco después, Benedicto XVI, el Papa, en su visita a Polonia y ante los hornos crematorios, exclamó: “¡Oh, Dios! ¿Por qué permitiste esto?” Y para completar tan curiosa trinca de coincidentes, también el rey Don Juan Carlos emitió por aquellos días igual reproche a Dios, en Valencia, por los muertos en un accidente de Metro. No sé si tales personajes cayeron en blasfemia, pero estoy bien cierto de que sus humanitarias quejas son una farisaica inducción al materialismo, de lo más basto y demagógico, cuya fase final es meter a Dios en el cuarto trastero.

    http://www.minutodigital.com/articul...ara-otro-lado/

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Re: En Birmania Dios miraba para otro lado

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    ¿Jesús abandonado por el Padre Eterno?
    Publicado el 20 Mayo, 2008 Autor Pedro Rizo |

    El artículo anterior ha suscitado un comentario en el que se pretende hay correspondencia entre el supuesto abandono de Jesús en la cruz y la interpelación a Dios hecha por algunas personas en queja a su impasibilidad ante las diversas calamidades que afligen a los hombres. Lo considero un buen tema para el artículo de hoy.
    Señales de la divinidad de Jesús las hay en abundancia en los Evangelios pero pocas tan dramáticas como sus palabras en la cruz. Podemos destacar aquellas en que trata al Padre con matices de familiaridad inconcebibles: “Abba”, papá; o esas otras con las que le pide perdone a los que no sabían lo que estaban haciendo. El tema de hoy es la frase que mayor perplejidad suele despertar entre el común de los bautizados: «Dios mío, Dios mío. ¿Por qué me has abandonado?» (Mt 27, 46) Así que vamos a analizarla según la enseñanza tradicional de la Iglesia.
    Tenía yo casi veinte años cuando presencié una proyección de diapositivas sobre la famosa Sábana Santa, conservada en Turín, y de la que se disponen pruebas históricas, arqueológicas, botánicas, médicas de que fue la misma que envolvió el cuerpo de Jesús en su sepultura. Treinta años después escuché a un médico describir desde su enfoque profesional la concordancia de las manchas del lienzo con la anatomía del cuerpo que las originó. Entre otras cosas destacó que a aquel ajusticiado, para nosotros Jesús, al permanecer colgado de unos clavos en estudiado tormento que le provocara la asfixia, se le hacía muy trabajoso completar frases. Por eso Jesús se dirigía a sus oyentes con palabras inaudibles, pasando del susurro a la voz en grito. Esto nos revela por qué no todos los testigos le entendían. Precisamente la frase que nos ocupa. Fue dicha en arameo: «Eloí, Eloí, lamá sabakhthani», y ya algunos de los presentes entendieron que llamaba a Elías. Si esto es así con los directos espectadores del drama del Gólgota, adónde llegaría la confusión de no existir la guarda de la Iglesia y sus biblias comentadas de antes del Concilio Vaticano II.
    También nosotros, como los que entendieron Eloí como Elías, hemos de ver el error garrafal de los que dicen que Cristo, al recitar esas palabras manifestó la queja amarga del despego de Dios. Error muy probablemente abrigado por quienes le niegan su naturaleza divina, de modo que hacen así un negocio redondo: convierten un elemento probatorio en argumento contrario.
    Sin embargo… La cosa cambia diametralmente cuando descubrimos que esas palabras son el comienzo del mesiánico Salmo 21, de David, que refiere el padecimiento que habría de pasar el Hijo del hombre, y que empieza con tales palabras. Salmo que concuerda con Isaías 53, 3 y su descripción del “siervo de Yahvé, cuya lectura recomiendo al lector. Francamente, a quién se le ocurriría lamentarse de un tal abandono recitando un salmo. Nadie hace una cosa así en la espontaneidad del dolor; es absurdo. Y más aún en Jesucristo, llamando Dios al que siempre llamó Padre.
    Pero volvámonos al crucificado y mirémosle otra vez ahogándose por el estiramiento de los brazos y el peso de su cuerpo que no le deja meter aire en los pulmones. Era bien sabido de los miles de crucificados de aquel tiempo, a los que se les ponía a los pies una especie de misericordia donde apoyarse, con el doble fin de aliviar la asfixia y dilatar la tortura. Un Jesús en estado casi comatoso, ya bien azotado y maltratado por especialistas hasta los límites legales. Contemplémosle colgado, como res en la cámara de un matadero, de unos enormes clavos que le traspasan muñecas y pies desgarrándole tendones con un dolor paralizante… Miremos su nariz rota de un porrazo, un labio partido, el ojo izquierdo que no puede abrir quizás por la bofetada de Caifás, o de cualquier soldado de la noche anterior. Un hombre al que la sangre riega su cara, por la corona de espinas que le perfora la frente.
    Y examinemos que es en esa situación de extrema tortura cuando Jesús intenta decir algo a los que pasan por delante de Él y le insultan, curiosean y se burlan. Tiene que ser muy importante lo que les está diciendo desde lo alto de la cruz y en esa tortura. Tanta que apenas si puede hacerlo en versos sueltos. Y lo que oyen los presentes es el inicio del Salmo 21, de David. Algo que sólo se explica por el deseo de auto-señalarse ante el pueblo judío, sabedor de las profecías sobre el “varón de dolores”: “Miradme, yo soy ése que describen vuestros libros sagrados…”
    «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
    […]
    Pero yo soy gusano, que no hombre;
    oprobio humano y mofa de la plebe.
    Todos los que me ven de mí se burlan,
    chasquean los labios, la cabeza agitan;
    -En Dios confía, que Él le haga libre,
    pues que tanto le ama venga Él a salvarlo.
    […]
    Entre malhechores me veo cercado,
    mis manos y mis pies me han traspasado,
    y puedo ya contar todos mis huesos.
    Míranme ellos, y viéndome se gozan;
    mis ropas se reparten
    y acerca de mi túnica echan suertes.»

    Cuando David escribía este salmo no podía referirse a un crucificado.
    La exclamación en la cruz es cosa muy diferente a que el Papa interpele a Dios delante de los hornos crematorios por el llamado holocausto judío. No es lo mismo.

    http://www.minutodigital.com/articul...-padre-eterno/

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 60
    Último mensaje: Hace 12 Horas, 18:08
  2. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Navarra
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 17/08/2014, 23:26
  3. Respuestas: 8
    Último mensaje: 22/12/2008, 00:24
  4. La Falange homenajea a los Legionarios Rumanos Mota y Marin
    Por Ordóñez en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 27/01/2006, 13:51
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/04/2005, 20:28

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •