El último príncipe árabe cristiano: “Mi misión es despertar la conciencia de Occidente”


Gharios de Ghassan es el último de una milenaria casa real árabe que ha tenido como principal seña de identidad sus raíces cristianas, lo que le ha costado a la dinastía mucha sangre.




El Príncipe Gharios es el heredero de la última Casa Real cristiana de Oriente Medio


La dinastía de los Gasánidas gobernó durante siglos un vasto territorio que abarcaba zonas de la actual Arabia Saudí, Siria y Jordania. Fue un reino cristiano aliado del Imperio Bizantino. Su importancia fue vital y contribuyó al progreso al proteger e impulsar el comercio. La dinastía fue derrocada por los musulmanes en el siglo VII aunque sus descendientes gobernaron otros reinos hasta el siglo XVIII. De una entrevista a Actuall, recogemos las siguientes perlas: ¿Quién es el Príncipe Gharios de Ghassan? … Me considero simplemente, un ser humano. Un pecador lleno de defectos como los demás. Sin embargo, sostengo un oficio con dieciocho siglos de historia. Por lo tanto, considero que soy un hombre ordinario que tiene una misión extraordinaria. Mi tarea es importante, mi persona no lo es. ¿Qué supone para Oriente Medio la existencia de una dinastía real como la suya, que además es la única cristiana?
Somos la única dinastía cristiana de Oriente Medio todavía viva. La dinastía árabe más antigua, la que gobernó más territorio y durante mayor periodo de tiempo. La Casa de España es la más antigua de Europa. Nuestros más de 1.800 años nos convierten en la Dinastía más antigua de la Cristiandad. Si consideramos el hecho que la dinastía vino de la Familia Real Sabea, sus orígenes se remontan a tiempos bíblicos, hace más de 2.000 años. Pero aún con toda esta antigua tradición documentada, sólo los altos académicos conocen con precisión el grado de nuestra importancia. Soy el descendiente directo de la última familia que gobernó como sucesores de los Gasánidas.


El príncipe, en Amman al ser nombrado caballero de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén

Ahora está volcado en la ayuda a los cristianos perseguidos, ¿cuál fue el momento en el que decidió que tenía que involucrarse de manera tan profunda y directa?
Creo que obedece a dos motivos distintos: el primero es racional y relacionado con mi misión histórica como Jefe de la Dinastía. Mis antepasados han conservado la religión cristiana desde el siglo III, incluso viviendo bajo regímenes opresores tras el advenimiento del Islam. Ellos fueron tratados como ciudadanos de segunda clase durante siglos, pagando gravosos impuestos (jizya) e incluso siendo martirizados solamente por ser cristianos. Honro su sacrificio. El segundo es puramente intuitivo, como la vocación de un sacerdote. Siento con gran fuerza lo que entraña estar realizando esto. El Papa Benedicto XV defendió lo que él llamó “el sacerdocio de la nobleza”, al lado del sacerdocio del clero. El Papa Pío IX afirma, en la encíclica Quanta Cura (1864), que “se recibió el poder real no sólo para la gobernanza del mundo, sino sobre todo para la protección de la Iglesia”. Actualmente, Europa está viviendo una crisis de refugiados sin precedentes. ¿Por qué no reacciona Occidente ante tal drama? Es algo que también me pregunto. Pero puedo asegurarle que, muy pronto, el problema en Europa se volverá tan serio y llegará ‘a las propias puertas de la gente’ que ellos mismos exigirán contundentes e inmediatas acciones a sus gobiernos europeos. Puede ser el lado positivo de toda esta tragedia, una revelación para Occidente. ¿Por qué los países europeos de tradición cristiana no hacen nada, no intervienen? Lamentablemente, los países europeos en general no tienen un eslabón emocional o una identificación con los cristianos de Oriente Medio. Bien, vamos a empezar diciendo que, en general, la gente aún no sabe que hay cristianos en Oriente Medio. En Occidente, árabe es sinónimo de musulmán. Esta es una de mis principales misiones, despertar la conciencia en Occidente.


El príncipe, junto al cardenal Raymond Burke / Casa Real de los Gásanidas



El último prÃ*ncipe árabe cristiano: “Mi misión es despertar la conciencia de Occidente” « SOMATEMPS