Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6

Tema: Atentan contra Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (Sevilla)

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Atentan contra Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (Sevilla)

    ¿Primer aviso?

    Deja un comentario »

    Los cimientos de la Iglesia sevillana y los más íntimos sentimientos de la religiosidad popular de nuestra ciudad sufrieron la noche del pasado domingo un brutal ataque perpetrado en la imagen de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder por parte de lo que ha dado en llamar un “perturbado” (llamémosle nosotros, “loco”) que, tras zarandear y patear la Sagrada Imagen en su camarín, logró arrancarle un brazo y destrozar la túnica del Señor de Sevilla. Nunca se ha visto que un loco se parta los dientes con un canto rodado. Siempre se ha dicho que “a todos los locos les da por lo mismo”. Cuando no matan a su padre con una catana, violan a diestro y siniestro. Cuando no matan a un inocente en la calle en un juego de rol, secuestran a sus hijas en el sótano de su casa durante años. Cuando no se abalanzan contra el Papa, atentan contra nuestras imágenes religiosas. Por cierto, ¿no es también una locura “oficial” el destrozo infringido a la imagen de la Piedad del Valle de los Caídos?.
    El loco, que vaya al manicomio. El canalla, de igual forma, que vaya a la cárcel. El problema es que tras la imagen del loco se oculta la figura del canalla. Siempre es socorrido tildar de “perturbado” a aquél que comete canalladas. En todos los juicios se alega “enajenación mental transitoria” para defender la persona del agresor. Es un problema legislativo y judicial, pero no vamos a entrar ahora en eso.
    La cuestión es que un canalla, (de apellido, loco o “perturbado”), ha atentado contra la imagen que mayor devoción religiosa tiene en Sevilla y en otras muchas partes, no sólo de España, sino del Mundo entero. Nosotros, los carlistas, también tenemos memoria histórica, (no “histérica”) y estos actos nos traen a la cabeza muchos sucesos de la misma índole acaecidos en Sevilla y en España hace años. Y la “pregunta del millón” es la siguiente: ¿Quién está detrás del “loco”?. ¿Será éste el primer aviso en Sevilla?. ¿Serán los mismos que están detrás de la Piedad del Valle?. El tiempo lo dirá. Lo cierto es que al final, el loco seguirá siendo “un loco”. Se irá a su casa, esperará nuevas instrucciones de “su mente” para hacer nuevas locuras y aquí no habrá pasado nada. Al fin y al cabo, según dicen los medios informativos, no es más que un loco… (de apellido, canalla), que si hubiese podido, habría destrozado al Gran Poder de Sevilla. ¿Habría hecho lo mismo en un templo no católico?. Contesten Vds. mismos…
    Tags: ataque, Gran Poder, odio a la religion, Sevilla
    Esta entrada carlista fue publicada el 21/06/2010 a las 11:50 am. Puede seguir las respuestas a este artículo a través del RSS 2.0. Puede dejar una respuesta, o un trackback desde su propio sitio web.

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,745
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Atentan contra Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (Sevilla)

    Tiempo de odiar



    La profanación del Gran Poder ha caído en Sevilla como una bomba. La noticia se ha publicado en todos los medios, prensa, radio y televisión. Hablar de conmoción no es exagerado, porque en Sevilla estas cosas afectan hasta ese grado.

    En la acelerada descomposición social de una ciudad de estructura moderna, la sensibilidad religiosa se evapora ambientalmente, sin que la ideología laicista tenga que emplear muchos recursos para ello, porque la espiritualidad se aviene mal con los cánones de esta modernidad de diseño deliberadamente desestructurado. En una ciudad del XXI, el desarraigo de las instituciones naturales va acompañado de la erradicación de lo sobrenatural. El sky line de una metrópolis lo marcan los rascacielos, no el Cielo, y las antenas no dejan ver la cruz.

    Pero en Sevilla, a pesar del tenaz propósito de la piara del enemigo, la Giralda sigue siendo una referencia válida, y marca el canon de altura con toda su carga simbólica: La fe cristiana triunfante sobre una maciza torre de los moros; fundido con el mismo bronce de las campanas, el Giraldillo es una airosa proclama de la historia, como toda Sevilla, tan profundamente marcada, córpore et ánima, por la fe. Todo lo que afecta a la fe, afecta a Sevilla; la fe tal y como se entiende en Sevilla.

    Por eso ha impactado como un proyectil de muerte la profanación del Gran Poder. Las noticias, la prensa, dicen "agresión" porque la prensa y sus gacetilleros han perdido calidad, sensibilidad y profesionalidad. Si tuvieran la altura que debieran, hubieran dicho y escrito "profanación" o "sacrilegio", como corresponde cuando se trata de algo santo objeto de violencia por ser santo. Esta es la clave, y conviene que se distinga.

    Una profanación es un ultraje real, material, cometido contra algo sagrado en razón de su esencia sacra. Puede darse la paradoja de que sea producto de una fe alterada, que estalla en violencia impropia contra lo que cree, una expansión anómala de una fe defectuosa o pervertida. Pero lo común es que sea consecuencia de la falta de fe, o de una intencionalidad expresamente anti-religiosa. Y, por supuesto, deliberada.

    El Domingo por la noche, al rato de haberse consumado el sacrilegio, ya corría por internet cierta versión "oficial" que daba por loco al culpable. Es la primera reacción del perplejo honrado, incapaz de atribuir el crimen a una persona en sus cabales, y por eso escoge la explicación de lo irracional, como una paradoja remotamente exculpatoria, dolida y escandalizada, pero compasiva: ¡Es un loco, ha sido una locura!

    Justamente es lo que nos preguntamos los más conscientes (y quizá más doloridos): ¿Ha sido locura, un simple arrebato demente? No es lo mismo matar a uno en un momento de enajenación, que enajenarse para matar a uno. Una cosa es perder la cabeza y otra dejársela perder queriéndolo. Estar loco es una cosa y actuar como un loco voluntariamente, otra. No es igual, es distinto.

    España lleva seis años sufriendo una contínua e implacable presión laicista, muy agresiva, que ha inyectado un odio anti-católico por todos sitios, aplicándose en ciertos sectores que modelan efectivamente la opinión social, especialmente la televisión, la prensa (la prensa gratuíta) y el cine. En los últimos años, no hay serie de TV ni película de cine que no cargue las más negras tintas contra la Iglesia, el clero y/o la religión en general; y el catolicismo en particular. Es una de las más acusadas líneas del gobierno de Zp, uno de sus perfiles más apreciables y distintivos. Y es así por expresa elección del presidente de gobierno y de su equipo (y sospecho que, también, de su partido, en cuyo nombre "gobierna").



    Hace un par de años, ocurrió una arremetida estudiadamente elegida: Se escogió, nada más y nada menos, que a la Macarena, acusando a la Hermandad de mantener símbolos franquistas en la Basílica, en la capilla donde está la sepultura del General Gonzalo Queipo de Llano, el que se alzó en Sevilla el 18 de Julio contra la debacle de la ominosa 2ª República, gran benefactor de la Hermandad de la Macarena; dos símbolos bien seleccionados. Se reclamó que se despojara a la imagen de la Virgen del fajín de capitan general que suele llevar puesto en la cintura. Al poco, una mañana, el azulejo del retablillo cerámico de la Virgen venerado en la esquina de la Basílica con la calle San Luís, una obra maestra de la artesanía sevillana, amaneció con una pintada blasfema. Nunca se supo quién, pero Sevilla entera sabía quiénes había excitado el mal ánimo que perpetró, finalmente, el atentado contra la imagen de la Virgen. Uno fué el que desgració el azulejo, pero eran ellos, los de la "izquierda progresista", quienes removían el gallinero y afilaban los espolones de los gallos. Eran ellos.

    En Sevilla, de pronto, se despertó cierta sensación de que estábamos como en las provincias vascas, con la mala gente bien sentada en los sillones de las alcaldías, haciendo la vista gorda a la kaleborroka de las bestias que ellos mismos y sus partidos criaban en sus siniestras madrigueras. Pues algo parecido, pero a la sevillana.

    En la mala conciencia de marxistas y republicanos atormentan con su eco horrísono los hechos del pasado que fue, ese que Zp se empeña en falsear y tapar a golpe de decreto. En Sevilla y en España todos saben quienes quemaron las iglesias, asaltaron los conventos, profanaron y destruyeron las imágenes y los objetos sagrados, y se ensañaron en una persecución martirial contra el clero y los buenos católicos. Eso ni las películas ni los seriales de la tele lo podrán mudar, por mucha subvención que pague la filmación aberrante de la contra-historia. Cuando estos malos años pasen, cuando esta mala gente caiga, alguien volverá a contar la verdad y cantar las verdades.

    Pero mientras estaremos expuestos. Con exposiciones blasfemas, cine propagadístico, malos seriales, periódicos corrompidos, revistas prostituídas, y toda esa falsa "cultura" subvencionada y pagada, muy bien pagada. La última "paga" ha sido la que ha cubierto la producción y rodaje de ese miserable anuncio con la galería de rostros de los cómplices actuales dando voz a fantasmas del pasado (sus fantasmas). La mala intención se intuye, los malos efectos se temen. Porque están alentando el odio con palabras, con imágenes, como se aviva el fuego con un aventador. Luego, si hay incendio, mirarán para otro lado y hasta habrá algunos que lo celebrarán. Como ya pasó, entonces.



    La profanación del Domingo en la Basílica del Gran Poder, el sacrilegio cometido contra la Imagen del Señor, es uno de esas consecuencias, si no queridas sí suscitadas. Han preparado la bomba, la han colocado en la esquina, y han repartido mechas encendidas por todos sitios, a todo el mundo. Y cuando explota, dicen que ha sido un loco.

    La España en declive de Zp es un campo de minas, plantadas durante seis años de siembra explosivamente ideologizada, por todos sitios. No indiscriminadamente, sino de forma bastante selectiva. Los objetivos no son casuales, la estrategia no es caprichosa. Hay quien sabe, quien escoge, quien dispone. Y quien luego explica según su tesis: Es el fanatismo de la religión, es la intolerancia de los intransigentes, se trata de la España católica e inquisitorial, que tiene que desaparecer.

    ¿Cuánto y cuántas veces nos acosarán para que desaparezcamos? La Historia moderna de España es un siglo de persecución anticatólica, desde los desmanes liberales y la Desamortización de 1836 a la Guerra Civil del 1936-39, la Iglesia de España sufrió cien años de crímenes, expolios, victimaciones, destrucciones. Ningún patrimonio religioso de una nación occidental ha sufrido tamaña barbarie en el siglo XX. Una agresión que se ensañó con lo santo por ser santo. Por eso, hablar de "sacrilegio nacional" no es una exageración, porque fue eso.

    Lo grave, muy grave, es que todo aquello se resucite por la perversa intención descabellada de quien entiende el presente como una revancha odiosa contra el pasado, que pide más de lo mismo, como un demente insatisfecho por el crímen que hizo, con sed de más víctimas, intentado aplacar su abyección recurriendo a los espectros que se fueron, transportándolos al presente como el brujo que invoca los demonios en un aquelarre de tiniebla diabólica.

    La España de Zp es un políptico que unas veces enseña una pintura negra, otras un capricho, un día un disparate y al siguiente una tauromaquia, como una versión en power-point de los grabados de Goya, tan terrible en su amarga ironía como veráz en su descarnada visión.

    La escena de la profanacion del Gran Poder merecería un grabado de Don Francisco, que no sé qué título le pondría. Por ejemplo: "¿Un loco?"; o quizá "Dicen que estaba loco"; o también "Lo que mueve la locura".



    Me dan ganas de meterme con alegorías y explicar en antitético los versos sagrados que hablan, en los Salmos y los Profetas, del "brazo de Dios" y de "su gran poder". Después me viene cierto desengaño de intención y me digo ¿para qué? si los que tenían que oir no escuchan, si no creen, si no les queda fe, si a lo peor nunca la tuvieron.

    Pero sí tienen odio. Un odio del que serán más o menos conscientes, pero del que son militantes. Viven odiando la fe, las cosas santas y - ¡miedo da decirlo! - a Dios. Odian lo más alto y los más bajo, la vida en la tierra y a Dios en el cielo. Todo lo odian, todo.

    Ignoran, sin embargo, que también eso está escrito, que dice la Biblia, clama el Predicador, que hay un "...tiempo de odiar" Ecl 3,8. Es un misterio, pero una verdad: En los planes de Dios, en esas perspectivas inescrutables de su Providencia, también hay un tiempo, un espacio profetizado para el odio. Y ahora, ellos, el loco sacrílego y quienes le inyectan la locura, están, sin saberlo, cumpliendo la profecía del "tiempo de odiar".


    Que Jesús del Gran Poder nos conceda a nosotros, los odiados con Él, por Él y en Él, la fuerza de su brazo, de su divino y omnipotente brazo, el que le han profanado odiando, dicen que un loco.

    ¡Y bendito sea siempre el Gran Poder de Dios!


    +T.

    EX ORBE

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,745
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Atentan contra Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (Sevilla)

    El Gran Poder no es una Venus





    Antonio burgos







    ¿Qué pasaría si un funcionario de Prisiones entre tarambana y majareta, al término de un solemne acto ante la Casa de Juntas, cogiera la motosierra que llevaba en una mochila y talara el árbol de Guernica? Una vez que lo hubieran reducido en su locura y detenido, ¿qué le imputarían? ¿Un atentado ecológico acaso? No, por lo menos lo hacían reo de ofensa a los sentimientos del pueblo vascongado, de agravio a su historia, de afrenta a su símbolo. Argumentarían que con ese árbol de Guernica, sagrado para tantos ciudadanos, habían querido cortar muchas más cosas que un tronco y unas ramas. Bueno, pues a los sevillanos nos han talado el árbol de nuestra fe, el símbolo de nuestra religiosidad popular, como cantaba el remate de la saeta de Centeno: «Tronco de la Madre Iglesia/ y árbol del paraíso». ¿Y de qué van a acusar al loco o algo peor que loco que le ha arrancado un brazo a Nuestro Padre Jesús del Gran Poder? ¿De atentado sacrílego? No, padre. ¿De ofensa al sentimiento religioso de todo un pueblo? Frío, frío. ¿De agravio a los símbolos sagrados? Tampoco. ¿De acto vandálico contra la libertad religiosa? Menos. Al agresor le imputan, aguanten la indignación y el asombro, ¡un delito contra el patrimonio histórico-artístico!
    Lo aclaro, por si no lo han entendido bien: arrancarle un brazo al Gran Poder y, con él, los sentimientos de fe y devoción al pueblo que sabe que es el Hijo de Dios, es lo mismo que cuando el Real Madrid ha ganado la Copa, la hinchada lo celebra en Cibeles, un exaltado se sube a la fuente y en su alegría por colocarle una bufanda blanca y morada le rompe un brazo al mármol de la diosa romana. Lo aclaro, por si no lo han entendido bien y no van comprendiendo con quién nos jugamos los cuartos y hasta dónde ha llegado el agua en esta horrible riada del laicismo y del agnosticismo, cuando no la persecución a la Iglesia y a todo lo que huela a sentimiento cristiano. Arrancarle un brazo al Gran Poder es lo mismo que pegarle dos patadas a un mosaico de Itálica y cargarse media docena de teselas. Como entrar en el Museo de Mérida y escoñar una Venus. Arrancarle un brazo al Gran Poder, al que tantas madres rezan, ante El que tantos padres lloran la pérdida de un hijo, es como el que entró en la Biblioteca Nacional con una cuchilla de afeitar, cortó los mapas de un incunable y se los llevó a su casa.
    Así que ya lo saben, para que queden perfectamente integrados en la-modernidad-y-el-progreso del respeto que merecen aquí los sentimientos religiosos, siempre que, claro, estén relacionados con un burka, un Corán, una chilaba y una babucha; porque, caso contrario, todo es facherío, carcundia, rancidez, aunque sea la fe de siglos de todo un pueblo. Querer destruir la imagen de Cristo Salvador en su Gran Poder no va en absoluto contra la religiosidad, ni contra la fe. Es un atentado contra el patrimonio. ¿Es cosa de Mahoma acaso esto del Gran Poder? ¡Pues entonces! Son ganas de enredar y de negar los tiempos de cuatro meapilas, que dicen que cortarle un brazo al Gran Poder es agraviar la fe de un pueblo, ofender sus más hondas convicciones religiosas, atacar el legado de creencias de muchas generaciones. El Gran Poder, para que se enteren, sólo es una escultura de muchísimo mérito artístico. Como la Venus de Milo, que también es manca, una cosa así. Esto es lo que hay. Que sepan que aquí han hecho ya obligatoriamente agnóstico hasta al Código Penal. (Como no sea un atentado contra el patrimonio inmaterial de la fe de todo un pueblo...)

    El Gran Poder no es una Venus - abcdesevilla.es

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,745
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Atentan contra Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (Sevilla)

    ¿Contra la libertad de sentimientos religiosos?

    Juristas coinciden en señalar que el agresor podría también ser imputado por este delito, compatible con el del patrimonio histórico


    f. carrasco / sevilla









    La juez que tomó declaración a Luis C. O., el presunto agresor de la imagen del Gran Poder el pasado domingo, le imputó un delito de atentado contra el patrimonio histórico. Concretamente, en el artículo 323 del Código de Derecho Penal, establece que el autor «será castigado con la pena de prisión de uno a tres años y multa de doce a veinticuatro meses el que cause daños en un archivo, registro, museo, biblioteca, centro docente, gabinete científico, institución análoga o en bienes de valor histórico, artístico, científico, cultural o monumental, así como en yacimientos arqueológicos».
    Sin embargo, parece, a tenor de las imputaciones de la juez, que no se han tenido en cuenta otros artículos del citado código y que, en un momento dado, podrían estar más relacionados con el acto llevado a cabo por el funcionario de prisiones contra la imagen del Señor del Gran Poder y que se recogen en los artículos 523 y 524, y que se enmarcan en el capítulo IV, sección 2º: «De los delitos contra la libertad de convivencia, los sentimientos religiosos y el respeto a los difuntos».
    El propio hermano mayor del Gran Poder, Enrique Esquivias —abogado de profesión— precisaba ayer que era más lógico que se le imputase un delito contra los sentimientos religiosos. Fuentes jurídicas consultadas por este periódico precisaron que, en este caso concreto, podría darse un «concurso de delitos», esto es, que ambos delitos —contra el patrimonio histórico y contra los sentimientos religiosos— son compatibles.
    En este sentido, José Joaquín Gallardo, decano del Colegio de Abogados de Sevilla, precisó que pudiera darse el caso de que la imagen no tuviese ese valor artístico al que alude el artículo 323 pero que, «para los fieles sí tiene el sentido devocional, con lo cual se les está ofendiendo, ya que, por encima del valor artístico, está el devocional, porque para ellos es la representación de Jesucristo».
    Informes psiquiátricos
    Igualmente, Alfredo Flores, ex fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Sevilla, fue de la opinión de que hay que esperar a los informes psiquiátricos realizados al individuo y saber si conocía «que estaba realizando esta acción con la intención de ofender los sentimientos religiosos», si bien, objetivamente, los hechos parecen ser de «menosprecio a los sentimientos religiosos».
    De la misma opinión se mostraba el letrado sevillano Joaquín Moeckel, quien refirió que es más imputable el artículo 524 del Código de Derecho Penal, que hace referencia a «actos de profanación en ofensa de los sentimientos religiosos», señalando, asimismo, que en lo concerniente a la imputación de un delito contra el patrimonio histórico, es fundamental conocer si la talla del Señor del Gran Poder «está catalogada por la Junta de Andalucía como Bien de Interés Cultural».
    En todo caso, será el fiscal quien deba, llegado el momento, acusar al presunto agresor de haber cometido también un delito contra la libertad de sentimientos religiosos, además del relacionado con el patrimonio histórico.
    Lo que dice el Código Penal


    Artículo 523. «El que con violencia, amenaza, tumulto o vías de hecho, impidiere, interrumpiere o perturbare los actos, funciones, ceremonias o manifestaciones de las confesiones religiosas inscritas en el correspondiente registro público del Ministerio de Justicia e Interior, será castigado con la pena de prisión de seis meses a seis años, si el hecho se ha cometido en lugar destinado al culto, y con la de multa de cuatro a diez meses si se realiza en cualquier otro lugar.
    Artículo 524. «El que en templo, lugar destinado al culto o en ceremonias religiosas ejecutare actos de profanación en ofensa de los sentimientos religiosos legalmente tutelados será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses»

    ¿Contra la libertad de sentimientos religiosos? - abcdesevilla.es

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,745
    Post Thanks / Like

    Re: Atentan contra Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (Sevilla)

    Desagravio tras el sacrilegio

    Esos sevillanos de rodillas ante el Gran Poder se personaban en la acusación particular que otros no quisieron ejercer


    Antonio Burgos







    Antes de que ayer a las 8 de la mañana se abrieran las puertas del templo del Gran Poder, llegaba hasta más allá del monumento de Juan de Mesa la cola que se había formado en San Lorenzo para besar las manos de Dios hecho Hombre y hecho Sevilla. Esa cola no era precisamente para protestar contra un atentado al patrimonio artístico, contra los daños perpetrados a una escultura del siglo XVII de mucho mérito. Esa cola era algo más que la fría imputación laicista al funcionario de Prisiones loquito o algo peor. Los daños a una obra de arte no hacen que la Sevilla del No Passsa Nada se vuelque como protesta. Si es por atentados contra obras de arte, aquí, sin ir más lejos, han desnaturalizado el palacio de San Telmo y no por eso la gente se ha puesto a las 8 de la mañana a hacer cola en el Foso para expresar su indignación en algo tan sevillano como un desagravio. ¡Qué nos gusta un desagravio! Y qué nos gusta un silencio cobardón sobre las causas del desagravio.
    Quiero decir con todo esto, por si no se me entiende y no quieren acudir al Centro de Interpretación de Recuadros, que me extraña tanto silencio de los que deberían haber hablado ante la verdad tristísima del ataque al Gran Poder, sacrilegio contra un magno símbolo religioso del cristianismo según Sevilla, en el caldo de cultivo de laicismo y agnosticismo que tienen a gala en nombre de la libertad religiosa: le llaman «libertad» a la persecución y prohibición de lo cristiano y a la exaltación de lo mahometano, vamos a empezar a llamar a las cosas por su nombre.
    Muchos que tenían que haber hablado no lo han hecho. Me quedo, empero, con el silencio de los devotos del Gran Poder ayer en la cola para besar sus Divinas Manos, las que todo lo puede y todo lo consiguen, las que nos protegen. Para mí que esas colas, esos besos, esas lágrimas, esos sevillanos de rodillas ante el Gran Poder se personaban en la acusación particular que otros no quisieron ejercer con la coartada del perdón, los que aceptaron que consideren al Dios de la Ciudad sólo como una escultura. Alguien tenía que haberlo dicho y Sevilla, anónima y colectivamente, a su forma, lo dijo con esas colas, con esos besos, con esas lagrimas, con esos silencios. Hablo de unos artículos del Código Penal que nadie ha querido recordar, y que les hubiera faltado tiempo aplicar si un loco hubiese asaltado una mezquita. Me refiero al artículo 523 del Código Penal: «El que con violencia, amenaza, tumulto o vías de hecho, impidiere, interrumpiere o perturbare los actos, funciones, ceremonias o manifestaciones de las confesiones religiosas inscritas en el correspondiente registro público del Ministerio de Justicia e Interior, será castigado con la pena de prisión de seis meses a seis años, si el hecho se ha cometido en lugar destinado al culto, y con la de multa de cuatro a diez meses si se realiza en cualquier otro lugar.» Y hablo del artículo 524 del Código Penal:«El que en templo, lugar destinado al culto o en ceremonias religiosas ejecutare actos de profanación en ofensa de los sentimientos religiosos legalmente tutelados será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses.» Los sevillanos no estaban ayer en San Lorenzo porque se hubieran producido daños en una escultura. Desagraviaban al Señor de Sevilla tras una sacrílega profanación. Quede claro al menos por parte de un antiguo niño que el Gran Poder, no una escultura, salvó cuando se lo llevaba la epidemia de meningitis de 1950.

    Desagravio tras el sacrilegio - abcdesevilla.es

  6. #6
    Avatar de kurt hausser
    kurt hausser está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    23 jul, 08
    Ubicación
    pontevedra
    Edad
    52
    Mensajes
    139
    Post Thanks / Like

    Cool Re: Atentan contra Nuestro Padre Jesús del Gran Poder (Sevilla)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    bueno, sin sacar las cosas de quicio, el agresor se consideraba enviado de Dios, o cosa semejante... lo cual, si es funcionario de prisiones, te indica cómo anda el patio... pues eso, unas gotitas de Haloperidol y como nuevo. Lo del arbol de guernica que deciais de la motosierra... No!!! es una acción antiecológica, yo lo pintaría todo él de rosa!
    Saludos
    Kurt

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. II Republica asesina y criminal
    Por TerciodeSarmiento en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 49
    Último mensaje: 30/04/2021, 16:46
  2. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  3. Elogio del pudor
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 10/05/2018, 06:03
  4. De los males del islam
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 19/10/2008, 15:18
  5. Encíclica del Papa Benedicto XVI
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 09/02/2006, 19:46

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •