Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 23

Tema: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

  1. #1
    Avellaneda está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    08 jun, 08
    Mensajes
    69
    Post Thanks / Like

    La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    INTRODUCCIóN:



    Lo sé. Se ha hablado mucho sobre esta película. Incluso ha llegado momentos en que se ha dicho demasiado. La película tiene cuatro años. Muchos se preguntaran ¿Que necesidad hay de reabrir el debate precisamente ahora?

    Bueno. Hace muy poco alguien me dijo que era la obra de un genio y yo tengo otra opinión. Considero que pasado el tiempo, las cosas se pueden hablarse y tratarse con mucha mas clama que la del día del estreno.

    Creo que resultara instructivo, incluso ameno,poder charlar sobre algunos errores históricos de la cinta, que yo considero un poco imperdonables para un cristiano.

    MEL GIBSON:

    ¿Alguien no lo conoce? Pues debería. Buen director, mejor actor todavía. Sus películas gustan tanto a grandes como a los jóvenes. Ideales para verlas con los amigos, la novia o toda su familia. No importa si ya sabes el final, es un actor que siempre gusta de repetir.

    Pese a ser un director y actor reconocido por el gremio de actores, sus películas históricas tiene el gran inconveniente de ser históricamente erróneas. No importa la que escojamos: Breatheart, El Patriota, La Pasión de Cristo,...

    Aunque siendo cine americano. ¿Deberíamos sorprendernos? (300 en 2007)

    LA PASIóN DE CRISTO


    Podríamos aceptar que la Pasión de Mel destaca en muchos aspectos, pero dista mucho de ser la obra definitiva sobre Cristo.Lo primero a destacar es el tema. Se trata de la archiconocida historia por excelencia para todo el mundo. Llevada a la gran pantalla de una forma algo convencional y no una vez, sino cientos, y con mejores resultados que esta. Le pese a quien le pese.

    La principal razón por ir a volver a ver esta historia, era la promesa de gozar de la autentica historia, a rajatabla, según los evangelios, pero fracasa en el intento:
    Da especial importancia a detalles que no están en los textos, juega con el orden de las escenas (ej. los dados), deja sin identidad a personajes de la mas alta importancia (ej. José de Arimatea),...

    Esto seria perdonable si terminase aquí, pero hay mas ¿Algunos de los errores mas grabes?
    Barrabás: lo pintan como a una especia de retrasado mental, cuando en realidad se trataba de un preso político de la mas alta importancia.

    Menos grave me parece la presencia de mujeres en el interior del templo o durante el Sanedrín. Aunque es un error que los judíos no se si perdonarían.

    Lo mas surrealista de todo es ver a un Jesús hablando latín. Es bien sabido que la voluntad de Dio era que su hijo naciera en la mas humilde cuna. Siendo hijo de una pobre mujer analfabeta (odio el termino), un honorable carpintero y siendo educado como un judío y asistiendo solo a la sinagoga. Resulta imposible de creer que Cristo se expresara en la lengua de los necios romanos.

    En todo caso seria mas certero hacer uso del arameo y no el latín perfecto de los italianos. ¡Si por lo menos hubiese sido el de los primeros patricios romanos!

    Pero lo que realmente la pierde es su grandilocuencia, que no grande, nada impresionante y poco emocionante al ser compararlo con el martirio de Braveheart. Una tortura de 6 o 5 minutos, sin gritos del heroe, sin sangre y unas escenas de un inmenso y alto valor emotivo que te hace sobrecogerte en tu sillón incluso segundos después de oírle gritar: "LIBERTAD"

    A pesar de: una interpretación genial de Maia Morgenstern (María), excelente banda sonora, fotografía aun casi mejor y una introducción realmente prometedora. La cinta pierde fuerza a partir de la muerte de Luca Lionello (Judas), la verdadera sorpresa del film. Dejando que el mensaje quede diluido en un mar de sangre que ni el mismo Caravaggio pintaría.

    Permitiendo que la polémica sobresalga sobre cualquier virtuosismo en la obra.

    Habrá quien diga que la cinta tiene muchos excesos y quienes dirán que no precisamente. De cualquier modo, es de agradecer que la película fuese trata sin la voluntad de ofender a nadie y, a pesar de sus errores históricos, su realización sorprende tanto que sigue siendo altamente recomendable. A pesar de no ser una peli del todo genial.
    Última edición por Avellaneda; 22/06/2008 a las 17:15 Razón: foto

  2. #2
    Avatar de DON COSME
    DON COSME está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    23 sep, 06
    Ubicación
    Canarias
    Mensajes
    2,657
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Cita Iniciado por Avellaneda Ver mensaje
    Podríamos aceptar que la Pasión de Mel destaca en muchos aspectos, pero dista mucho de ser la obra definitiva sobre Cristo.Lo primero a destacar es el tema. Se trata de la archiconocida historia por excelencia para todo el mundo. Llevada a la gran pantalla de una forma algo convencional y no una vez, sino cientos, y con mejores resultados que esta. Le pese a quien le pese.
    ¿Es que crees que habrá alguna definitiva?

    Cita Iniciado por Avellaneda Ver mensaje

    Esto seria perdonable si terminase aquí, pero hay mas ¿Algunos de los errores mas grabes?
    ¡Cierto, éste sí que es GRAVE!

    Cita Iniciado por Avellaneda Ver mensaje

    Habrá quien diga que la cinta tiene muchos excesos y quienes dirán que no precisamente. De cualquier modo, es de agradecer que la película fuese trata sin la voluntad de ofender a nadie y, a pesar de sus errores históricos, su realización sorprende tanto que sigue siendo altamente recomendable. A pesar de no ser una peli del todo genial.
    Pues de eso es precisamente de lo que se trata. Este señor, contra la tónica dominante, pone al servicio de sus creencias, del Catolicismo, todo su arte y toda la espectacularidad de las grandes producciones de Hollywood. Y con ello logra sorprender y emocionar a muchos. Y quizás, reconducir a algunos.

  3. #3
    Chanza está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 abr, 06
    Mensajes
    1,183
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasión de Cristo (según Mel Gibson)

    Me sobrecoge la suficiencia con que el adolescente Avellaneda exhibe su mala educación y su ignorancia. Ignorancia más próxima a la necedad del que no quiere aprender, pero pretende saber. Y que no tiene visos de remedio, puesto que se pasa la vida en Internet y ni siquiera en este medio tiene paciencia para leer y formarse (véanse sus respuestas en otros hilos). Si los administradores de este foro me disculpan esta intromisión en sus funciones: harían bien en expulsarlo, no sólo porque en nada contribuye, sino porque le harían el favor de dejarle algún tiempo para la lectura y el estudio. Falta le hace, a quien ha conseguido acabar la enseñanza media sin siquiera saber ortografía.

    Este último exabrupto de Avellanedita, contra La Pasión de Cristo de Mel Gibson, no merece sino desprecio. Para su ilustración, sin embargo, voy a copiarle un escrito del año 2004, de Antonio Caponnetto (quien no es santo de mi devoción, pero que aquí está bastante bien), en réplica a una serie de ataques contra la película.



    Dr. Ricardo D. Rabinovich-Berkman:

    A juzgar por una referencia que leo al pasar en el nº 29 de Persona, invita Usted a sus lectores a expresarse con libertad sobre su Editorial del nº 28 titulado El Evangelio según Mel Gibson. Recojo el guante por cuenta propia, no sin reservas, y columbrando con aflicción que las susodichas razones me obligarán a ocupar un tiempo mayor que el suyo, desacatando así el prudencial aforismo de Hipócrates: ars longa, vita brevis, que para evitarle los enredos fonológicos que le han traido los latinazgos fílmicos, deberá pronunciar ars longa,uita breuis, sorteando macarrónicos acentos.

    Intentaré pues, en la ocasión, la vía del modesto croquis.

    1.- Se “asombra” Usted “hasta la estupefacción” al enterarse “del beneplácito, al parecer en un primer momento ardoroso, del Santo Padre” dado a La Pasión de Gibson. “Salutación gloriosa” la llama, que “en buena hora” habría sido “desmentida, o revisada, o callada” después, aunque “no en razón de las debilidades históricas del filme, sino como reacción a las quejas de varias comunidades judías, que lo tildaron de antisemita”.

    No hay nada en la tal conducta pontificia que justifique su estupor, mas sí algo que debería mover su docilitas. El “beneplácito” del Santo Padre no fue nunca presentado como “ardoroso” ni como “salutación gloriosa”; antes bien como un lacónico y significativo dicho: “es como fue” (Agencia Zenit, 18-12-03) que avalaba precisamente el meollo del punto en discusión: la veracidad de los relatos gibsonianos. Al decir “es como fue”, Juan Pablo II no sólo salía al cruce de quienes acusaban a la película de antisemita, sino de quienes como Usted creen que está llena de “debilidades históricas”. Que tan sintética pero substancial declaración pontificia haya sido “desmentida, revisada o callada”, prueba el volumen de la campaña en contra que tuvo que soportar esta iniciativa, mas no la inautenticidad de las palabras del Papa, a las que las agencias oficiales vaticanas tuvieron siempre por genuinas. Bastaría cotejar al respecto el despacho entregado a los medios por Monseñor Stanislaw Dziwisz, secretario personal de Juan Pablo II (cfr.AICA,nº 2454, p.571).

    Me dirá Usted –y lo sigo- que las opiniones cinematográficas del Santo Padre no comprometen la doctrina de la infalibilidad, ni siquiera la filial cortesía de tenerlas en cuenta. Es lo que me pasa con su admirada La vida es bella, insostenible trivialización de un drama sostenida en los clichés de la propaganda aliadófila, y que si su coherencia fuera un poco más exigente debería Usted rechazar en vez de ponderar. Porque es Usted quien dice, y dice bien, que “cuando se pretende hacer historia en el cine, se debe andar con pie de plomo”. Como también son suyas las justificadas reprobaciones de aquellos que “crean un modelo al estilo Hollywood de los nazis estúpidos y obcecados, torpes y sin ideas ni principios”. Pero la diferencia a mi favor es que, en el caso que nos ocupa, el laconismo pontificio –esas menos palabras que puedan seer, como fatblaba el Infante Juan Manuel- no encierra un juicio cinematográfico sino más bien histórico y teológico. Vio la pasión del Señor llevada a la pantalla y sentenció: es como fue.

    2.- Le asisten a Usted los proverbiales derechos para declararse “lector y admirado, de las obras de Crossan, cuya "solidez histórica” le “parece notable”. Y tan apodíctica confesión me permite conocer fácilmente la raíz de los yerros que desgrana en su Editorial. No parece atinado en cambio que, ante lectores eventualmente no especializados en el tema, lo llame Usted al arbitrario Crossan “reconocido investigador” y “católico fervoroso”, no siendo ninguna de ambas cosas, sino mas bien un discutido personaje que se ha caracterizado por sus explícitas y reiteradas heterodoxias, lo que le ha valido entrar en colisión con el Magisterio Tradicional de la Iglesia. Su Jesus: A Revolutionary Biography, por citar uno de sus trabajos, agrega a la audacia de sus conjeturas un tono que linda calculadamente la irrespetuosidad. No es el suyo, por cierto, ni el único ni el principal caso de un biblista revulsivo, pero conviene saber de quién estamos hablando.

    En junio de 2003 el vocero de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mark E. Chopko, ofreció disculpas a la productora Icon de Mel Gibson, por una serie de infundios que circuló en torno a la película The Passion. Entre esos difamadores se contaba “el círculo de intelectuales del controvertido Jesus Seminar” –con Crossan a la cabeza- que “están trabajando fervientemente en reescribir el Nuevo Testamento”, dice News Max y recoge oportunamente ACI (Agencia Católica Internacional) en su edición del 16-6-03. “El Jesus Seminar” –prosigue advirtiendo el Informe- “es un auto nombrado equipo de ‘intelectuales biblistas’ que se han dedicado a releer los Evangelios a partir de un sistema subjetivo de especulaciones racionalistas y de votaciones entre sus miembros, con el cual dicen determinar la ‘veracidad’, separándola de lo que consideran ‘leyenda’. Según el Jesus Seminar, menos del 20 por ciento de lo que dicen los Evangelios es cierto”. Bien puede verse entonces, que no han faltado recientes voces de alerta sobre el “fervoroso católico” y “reconocido investigador”.

    Por su parte, los miembros del Seminario de Jesús le han dicho muy seriamente a Richard Hays, en una entrevista que publicara el nº 43 de First Things, que ellos son los titulares de “la erudición que prevalece en las grandes universidades del mundo”. Lo que no condice, ya no con la modestia y el tino exigibles a todo exégeta, si no con la confesa criteriología del Seminar, en virtud de la cual, como apuntábamos, se deciden por mayoría de votos afirmaciones tan temerarias como la cuasi apocrificidad del Pater. Es por eso que el mencionado Richard B. Hays, Profesor Asociado del Nuevo Testamento en la Escuela de Divinidad de la Universidad de Duke (Estados Unidos), les ha replicado con palabras que vale la pena conocer : “ni un solo miembro de las cátedras neotestamentarias de Yale, Harvard, Princeton, Duke, University of Chicago, Seminario Teológico de la Unión, Vanderbilt, SMU o de la Universidad Católica ha participado en este proyecto [el Seminario de Jesús]. Es innecesario decir que los facultativos de los seminarios evangélicos no han participado. Tampoco han participado estudiosos reconocidos de Inglaterra o de otras partes del Continente Europeo. De hecho –quiero expresar esto claramente– la mayoría de los estudiosos bíblicos reconocidos sienten un profundo escepticismo al contemplar los métodos y las conclusiones de este grupo académico seccionado de la comunidad de estudiosos. El punto es que éste [se refiere aquí a un trabajo en conjunto,dirigido por Crossan] es un libro de imaginación que ha sido producido por un grupo de autodeclarados ‘eruditos’ que declaran puntos de vista no convencionales sobre Jesús y los Evangelios. Ellos, por supuesto, son libres de publicar estos puntos de vista. Sin embargo su intento de presentar estas opiniones como si fueran ‘los resultados establecidos firmemente luego de un análisis crítico erudito’ es, uno debe decirlo, un engaño condenable”.

    Junto a estas sugestivas declaraciones de Hays, téngase además por dato interesante, que de los 74 miembros nucleados por Crossan en el Jesus Seminar, muchos de ellos, amén de no ser biblistas, eran intelectuales de extracción conocidamente anti-religiosa provenientes mayoritariamente de las universidades norteamericanas de Harvard, Claremont y Vanderbilt. Tal el caso del cineasta de origen holandés Paul Verhoeven –para quien la pasión de Jesús puede compararse a un “accidente de tránsito”- director de películas de violencia como Robocop y Total Recall, o decididamente pornos como Showgirls. Sobre ninguna de las cuales he leido comentarios críticos desde las digitales páginas de Persona.

    No, Dr. Rabinovich; para que el debate televisivo que lo defraudó hubierá sido parejo, no tendrían que haber enfrentado a Gibson con Crossan,sino a éste con Ratzinger, o con la Comisión Bíblica Pontificia, o tal vez con Rafael Aguirre, que supo salirle al cruce en una notable ponencia organizada por la Complutense en El Escorial, hacia agosto del 2001. Por aquello que decía Jauretche haciendo un símil con las cuadreras: "igualá y largamos”. Remitir a Crossan para evaluar La Pasión de Jesucristo, la real y la fílmica, es como recomendar el Facundo de Sarmiento para conocer la vida de Quiroga, o como preguntarle a Bush por las armas químicas de Saddam.

    3.- Tiene Usted también todo el derecho a preferir la interpretación de Renán y hasta a “compartir plenamente” sus “serias dudas”. Poco conforme con los textos evangélicos sobre la flagelación, que le resultan escuetos, y en todo disconforme con la descripción gibsoniana, acude al renombrado racionalista, al que encomia como “conocedor de la civilización latina”, subrayando que “su rigor científico en punto a las reconstrucciones, no merece mayores reparos en general”. Pero entonces, pongámonos de acuerdo en que no estamos de acuerdo, como dice Chesterton. Porque si su enojo contra Gibson es por su supuesto apartamiento de los sacros textos, no puede luego Usted, ya no apartarse de los mismos, sino contradecirlos de la mano de un apóstata, enemigo declarado de la Iglesia y miembro activo de la masonería. Que esto fue Renán y no el genio que no habría merecido “mayores reparos”. Juicio que si lo sobresalta podrá corroborar leyendo a José Manuel Groot –no el ciclista, antes de que el Google le juegue una mala pasada- sino al converso colombiano que refutó la impía Vida de Jesús del incrédulo franchute. Porque si algo recibió Renán desde que dio a conocer sus páginas sobre Jesucristo, fueron reparos a granel. Y hasta el postrer, paradójico y significativo reparo de un nieto heroicamente católico, el inolvidable Ernesto Psichari.

    Tras Crossan primero; tras Renán después. Ahora falta que nos recomiende entender la cuestión judía leyendo Nous autres racistes de Amaudruz, Die Juden de Gottfried Feder, o ¿por qué no? Das Wesensgefüge des Nationalsozialismus, del equitativo Rosenberg.

    Podrá Usted conforme al gusto de esta época, preferir una pasión ligth, con algunos coágulos estéticamente extendidos sobre el cuerpo de la víctima, casi desodorizada y sanitaria, con precauciones leguleyas para evitar los excesos y controles médicos de rutina. Podrá Usted con Renán, imaginar una soldadesca llena de equilibrio y señorío, verdugos mesurados, profiriendo chanzas e insultos a reglamento. Podrá Usted asimismo, huero de una seria perspectiva teológica, despojar al drama mayor de la historia del odium fidei que lo consumó hasta trasponer el umbral mismo del misterio de iniquidad. Podrá omitir la presencia desatada del Demonio entre aquellas furias rugientes de la sangre del Justo. Pero muy otra es la historia.

    Marcos usa el término griego mástix que equivale al latino flagellum. El flagellum, como suplicio y como instrumento, tenía dos nombres y dos formas. El loris uno –fuste con correas- y el flagrum, aún más cruel si cabe, con sus variantes scorpiones y plumbata, cargados de cadenas retorcidas, bolas de plomo, puntas de hueso (astragaloté) y otros instrumentos cortantes. Lo propio del flagellum era cedere (herir), secare (cortar), scindere (desgarrar). Y lo propio del flagrum era rumpere (romper), pinsere (machacar), forare (agujerear) y fodere (cavar, excavar). Sabemos éstos y tantos o más tristes datos por el concurso de las fuentes, como Ciceron, Tito Livio, Filón o Plutarco. Por los descubrimientos arqueológicos, como los de Perret en las Catacumbas de Roma. Por las Actas de los Mártires, por los grandes biógrafos de Jesucristo –Lebreton, Prat, Vilariño, Buil, Llanas de Niubo, etc.-, por los especialistas en sindonología, y porque hasta el mismo Flavio Josefo cuenta que hizo azotar a un enemigo suyo en la ciudad de Tariquea, hasta “que se le vieron los huesos”. Así como cita el caso de Bar Hanan, al que mandó flagelar el procurador Albino, hasta llegar “a la denudación de los huesos” (Bell.jud VI,5,3). De acuerdo, Dr. Rabinovich: “leer un poquito a Flavio Josefo no hace daño”.

    Nada ha inventado Gibson al respecto, ni “es cosecha del propio director” el conjunto de las desgarradoras escenas. No se trata de “una generosa donación gibsoniana a la capacidad de espanto del público”, ni de morbosas descripciones que pueden tener su correlato en las peripecias cinematográficas de Wallace. Más bien se ha quedado corto el cineasta como se lo ha objetado el Centro Español de Sindonología, con sede en Valencia y dedicado al estudio de la Santa Sábana. Ha sido su Vicepresidente, Jorge Manuel Rodríguez, el que recordando el texto de Isaías, según el cual –y como consecuencia de la flagelación- ya no tenía el Señor aspecto humano, señaló –pruebas en mano- mayores y más sugestivos detalles de los tormentos a los que fue sometido Jesucristo (cfr.ACI, Madrid,6-4-04).

    Que a la vista de estos irrecusables testimonios, Usted prefiera la versión renaniana, libre “de caracteres sádicos y atroces”, procurando atemperar por todos los medios el drama cruento e impar del deicidio. Que insista arbitrariamente, y contra las profecías veterotestamentarias, en que no pudieron darse “actos tan vergonzosos” ni llegarse a “tales indignidades”. Que sostenga, minimizándola, que se trató de “una mera flagelación de rigor”, cuando justamente por serlo resultaba una feroz carnicería. Que crea que el “dechado de violencia” y el “festín de crueldad” en que se convirtió aquel martirio, sólo pertenecen al magín de un cineasta monotemático y no a la ingrata realidad de los sucesos. Que rechace al fin –también Renán mediante- los escarnios y los vituperios mencionados en los Sinópticos, puede ser el fruto de una sensibilidad extrema que se defiende de dolores propios negando los ajenos. Ningún hijo quiere ver sufrir al Padre. Y esto pensando primero bien, como enseña San Ignacio. Pero que ridiculice y menosprecie la veraz pasión recreada por Gibson –veracidad que sufre por defecto no por exceso- y que la descalifique como si se tratara del recurso mórbido analogable al de las películas de terror, se aproxima mucho a la blasfemia y al pecado contra el segundo mandamiento.

    ¿Qué extraña pasión prefiere e imagina Usted, doctor Rabinovich, en la que la soldadesca no viola la temperancia, los látigos no penetran la piel, la sangre no salpica y los cuervos que acechan cadáveres inminentes se retiran respetuosos durante la agonía de sus víctimas? ¿Qué extraña pasión confecciona Usted, con un Barrabás convertido en un guevarista avant garde, y unos judíos que lo votan “sin malicia”, apenas equivocándose en elecciones democráticas, como los germanos de 1933? ¿Qué nueva versión nos ofrece Usted del drama cruento del Calvario, con un Cristo que más que mortal parece biodegradable? ¿Cómo es posible que piense Usted que una película y un director han podido “agregarle más violencia, más dolor, más golpes y gritos” a la realidad del que fuera el primer y mayor holocausto de la Historia Universal? ¿No cree y no teme que el “desdén por la memoria” de Jesucristo que le atribuye a Gibson sea su propio y personal renuncio con este artículo plagado de equívocos, de desinformaciones y de alusiones tendenciosas?

    4.- Su “querida amiga y madrina de bautismo” sabe menos que los chicos que –en concordancia con estos tiempos crepusculares y sombríos- le respondieron disparates en las aulas universitarias. Ella lo ha inducido a hallar en el libro de Paul Spülbeck “la fuente” y “las fuentes comunes” que,como en una oscura trama, existirían entre Gibson y la Internacional Antisemita enquistada aún en la Iglesia. Y con tanta fuerza que hasta un conocido pastor progresista como Novak habría caido en sus malévolas redes. De pronto, el Eje Alemania-Los Ángeles-Quilmes entra en acción, y retrotrae el curso de los hechos hasta el día anterior al de la Convocatoria al Concilio Vaticano II, con el cual como se sabe, empieza la Historia de la Iglesia.

    ¡Ay, Dr. Rabinovich! Spülbeck no es un entrenador personal . Su libro se llama Jeschua. Bilder und Gedanken zum bitteren Leiden unseres Herrn Jesus, y hasta lo encontrará en internet si lo busca en su idioma original (www.gebraucht-buecher.billigerkaufen.com/1092313-1347919107 201645844_-Spuelbeck-Paul-Jeschua-Bilder-und-Gedanken-zum-bitteren-Leiden-unseres Herrn-Jesus-Christus.html) Lo primero que ha dicho este libro de su sobresalto está en San Mateo. Lo segundo –sobre la caída de Jerusalén- en cualquier manual de historia antigua, incluyendo la por Usted mencionada Enciclopedia Encarta. Y lo tercero –el tardío y costoso aprendizaje de los judíos por causa de su perfidia- en infinidad de sermonarios y devocionarios de los que se ha nutrido tradicionalmente la Iglesia en veinte siglos; en infinidad de preciosos textos de los grandes maestros de la vida espiritual. Como está todo dicho en ese fecundo y maravilloso movimiento apologético que Usted parece ignorar redondamente, conocido como Patrística. Y que no hizo las delicias de Hitler ni la felicidad de los antisemitas, sino de los santos, de los estudiosos, de los creyentes y de los pontífices de todos los tiempos. Pero mucho me temo que Usted tendrá todo este riquísimo patrimonio eclesiástico por “tenebrosos y falaces párrafos”.

    No son “los círculos preconciliares” los que han inventado “una flagelación brutal y sádica de Jesucristo”. Fueron los pecados de los hombres -y todo ello según el Plan de Dios- los que coadyuvaron para que tan brutal holocausto se consumara. Lo que ha hecho la Iglesia, que es semper idem, una antes y después de Spülbeck o del Concilio, ha sido pedirle a sus bautizados fieles que contemplen penitencialmente este misterio. Misterio central de nuestra Fe, para cuya recreación el buen arte ha sido siempre un eficaz aliado. Desde la Hypótesis dramatiké de San Gregorio Nacianceno hasta La Pasión de Mel Gibson. Pero si de este último se trata, no están en Paul Spülbeck sus fuentes inspiradoras, sino en Anne Catherine Emmerick, enorme monja estigmatizada del siglo XVIII, y en Sor María de Jesús de Agreda, una religiosa franciscana del siglo XVII .“Ellas” –dijo Gibson- “me suministraron la materia en la que yo nunca habría pensado.” (Cfr. El Neoyorquino, el 15 de septiembre de 2003). Coménteselo a su madrina, que es “hermana franciscana seglar”,así en la próxima lo rumbea un poquito mejor. Y sépalo Usted mismo, ya que declara ignorar "en qué fuentes abrevó el cineasta".

    Esto de Ana Catalina de Emerick que le comento, no es un tema menor. Es todo un tema, y no debería Usted desconocerlo, aún para oponerse, si le cuadra. No debería ignorar que Gibson declaró en infinidad de ocasiones basarse en las revelaciones privadas de esta religiosa, cuyo proceso de beatificación se encuentra abierto desde 1899, a quien la Santa Sede reconoció un milagro el 7 de julio de 2003, y a quien el próximo 3 de octubre beatificará Juan Pablo II, según acaba de anunciar la Agencia Zenit, el viernes 28 de mayo. Precisamente la alborozada noticia que trae la mencionada agencia de la próxima beatificación, incluye una referencia expresa a que “en las páginas” de esta “religiosa se inspiró el director de cine Mel Gibson para rodar su película La Pasión de Cristo”. Sus escritos incluso, a propósito de la película en cuestión, han sido recientemente reeditados, en España por la Editorial Surgite y la revista Cristiandad (que planean reeditar también los inconseguibles escritos de la franciscana Agreda), y entre nosotros,en la Argentina, por la Editorial Guadalupe y Agape. Hasta una publicación católica popular y dominguera,como Cristo Hoy, los viene reproduciendo en entregas semanales, haciéndoles notar didácticamente a sus lectores los pasajes concurrentes con el filme.

    Si conociera Usted estos escritos se hubiera evitado varios gazapos. Como buscar las “coincidencias” entre Gibson y Spülbeck, mientras cree que fue el cineasta de “fértil imaginación” quien inventó el nombre de Abenader, o la escena del brazo dislocado del Señor, o la paliza tétrica cuando lo llevan a Jesús a la casa de Anás, o los delirios posesos de Judas, o la facha patibularia de Barrabás,o el ojo inutilizado de Cristo, o el protagonismo de la esposa de Pilatos, que no “se ligó el nombre de Claudia, ni más ni menos que el de las mujeres de la familia imperial de entonces” por un capricho, sino porque aparece en el Apócrifo de Nicodemus; y porque podía portarlo tranquilamente sin ser de la familia imperial, sino “un miembro pobre de la gens Claudia”, como lo ha estudiado Renato Llanas de Niubó (Cfr. su La pasión de Nuestro Señor Jesucristo, Barcelona, Luis de Caralt, 1953).

    No, Dr. Rabinovich; de nuevo no. Todo esto y tantísimos otros detalles están en la Beata Ana Catalina, a quien como le digo, Gibson declaró haber leido con fruición en decenas de ocasiones. Como está en Ana Catalina, y expresamente dicho, que la soldadesca que maltrato a Jesucristo, se componía de “hombres pequeños y robustos, que tenían cara de extranjeros y los cabellos erizados, parecían animales feroces, servían a los romanos y a los judíos por dinero” (Cfr.Ana Catalina Emmerick, Pasión y Resurrección de Jesús, Buenos Aires, Guadalupe-Agape,2004,p.138). Fíjese hasta qué punto es gratuita su afirmación de que Gibson “descartó de cuajo” la posibilidad de una extranjería ominosa encargada de torturar a Jesús.

    5.- Otro que sabe menos que sus alumnos de la Universidad, es su recomendado curita Mariani.Y se entiende; no sólo porque habrá estudiado “doce años en un colegio católico”, sino porque encima, en el Seminario, se habrá pegado una buena indigestión de Bultmann, Sitz im Leben, Formgeschichte o Monseñor Rivas. Pero mire, no es necesario que él y Usted vayan,verbigratia, a las Actas del Congreso de Eichsttät de 1991 o a las altísimas cumbres eruditas de la bibliografía especializada, sino apenas a Vittorio Messori y su ¿Padeció bajo Poncio Pilato?, que le publicara Rialp en castiza lengua, hacia 1998. Y un esfuercito más: a los escritos de O’Callaghan sobre El papiro de Marcos en Qumrám, para que no sigan repitiendo –más él que Usted, lo admito- que los Evangelios son históricamente poco seguros porque “ se trata de redacciones muy posteriores” a los hechos.

    A ambos les molesta la escena del cuervo que castiga a Gestas. En la Sagrada Escritura, aparecen cuervos enviados por Dios para alimentar al profeta Elías (I Reyes 17,2-4). Cuervos en Génesis 8:7 ,Job 38:41 , Isaías 34:11 o Sofonías 2:14. ¿Por qué ese mismo Dios no podría valerse de idéntico animal para aplicar un castigo? ¿O por qué, dado que perros, gatos, chacales, lechuzas, cuervos, cangrejos, escorpiones, serpientes venenosas, leones, panteras, cabros, reptiles y rapaces, aparecen personificando al demonio en los mismos sacros textos, no podría ser este animalejo un símbolo de la posesión demoníaca que atenazaba al mal ladrón? ¿Por qué no podrá ser un cuervo el signo de una falta que no consistió, como Usted subestima, en “no entrar en razón como su compinche” (es santo, Dimas, Rabinovich, no lo llame compinche; hizo algo más que “entrar en razones”, entró en la Fe) sino en pecar contra el Espíritu, que es el pecado que no se perdona? A ambos les molesta el demonio hermafrodita, cuando ha sido un hallazgo de Gibson asociarlo a la contranatura, cargando sobre sus brazos al Anticristo, parodiando la maternidad de María, ya que para eso es el mono de Dios, sin contar la cantidad de ocasiones en que el demonio aparece hermafroditizado en las tradiciones gnósticas, ocultistas, rosacruceanas y alquímicas. A ambos les molesta “el látigo encajado en la piel de la espalda”, cuando ése era el efecto que producía el flagrum plumbata que se usaba en las flagelaciones reglamentarias, como las que Usted supone. Y lo más patético, en tanto revela una nueva insipiencia, es que ambos atribuyen con idéntico disgusto las “asociaciones de los momentos más intensos de dolor y crueldad con recuerdos tiernos del pasado”, a un recurso típico de las películas de terror (flash back), cuando en realidad fue la vivencia constante que tuvo Ana Catalina, al modo de una confortación espiritual con que Dios aliviaba sus intensos sufrimientos. A ambos al fin, les molesta la efusión de sangre. Esperemos que sólo sea la falsa del celuloide, porque la real, la de Cristo crucificado –que fue mayor que toda la que pueda imaginar Gibson y el equipo entero de Icon- debe ser amada y venerada, como decía Santa Catalina de Siena. Y hasta tal extremo, agregaba, que debemos estar dispuestos a “dar nuestra sangre por amor a la Sangre”. Perdone que Catalina y yo no usemos cauterizantes químicos para escribir.

    6.- Celebro que se constituya Usted en un defensor de la latinitas y quiebre espadas por las honras y el decus de los legionarios romanos. No sabe hasta qué punto cuenta en esto con mi adhesión. Mas no tema. No es a los latinos a los que Gibson “les dio duro, mal y gratis”, sino a la humana natura degradada por el pecado, encarnada en este caso en la runfla de la soldadesca. La romanitas y aún el honor de sus soldados quedan bastante a salvo en las hermosas escenas del guerrero extático ante la reposición de su oreja, en la súbita mansedumbre del milicote ante la proximidad de María dispuesta a besar los pies clavados de su hijo, en la conversión del centurión a quien le cae el agua del costado de Cristo, en el señorío del oficial que llama al orden a la caterva de subordinados, y sobre todo en la entrega de los paños que hace Claudia a María y a la Magdalena para que recojan la preciosísima sangre derramada. Lea a Ana Catalina, Dr. Rabinovich. Cierre a Crossan y a Renan hasta nuevo aviso.

    No puedo celebrar en cambio su defensa de Barrabás, del que Mateo nos cuenta que era un preso famoso, Marcos un revoltoso y homicida, Lucas un sedicioso y Juan un ladrón. Para usted en cambio era un respetable “rebelde nacionalista israelí”, posiblemente “un buen judío, observante y respetuoso de la Ley”, incapaz de “los juegos lúbricos de lengua” con que el malévolo Gibson ha querido retratarlo, y al que si no hubiera sido por la ausencia del proverbial carcaj o del camperón verde oliva, cualquiera hubiera podido confundir con el arquero del bosque de Sherwood o el Dr. Guevara de la Serna. Vuelvo al tono interrogativo para mover su reflexión. ¿Por qué un ladrón y un homicida, encerrado en una lúgubre cárcel, con la angustia horripilante de saberse destinado a un suplicio atroz, y que de pronto, imprevistamente, se ve gozando de una impensada libertad, por qué,digo, no podría estar un poquitín desencajado y salírsele un mohín espantoso de la boca? ¿Esperaba Usted acaso que el desventurado recogiera aristocráticamente su túnica cual César ante Bruto,según lo pinta Suetonio, y se marchara sereno a disfrutar el favor de la primera encuesta de la historia?

    7.- No soy un gibsoniano de estricta observancia, ni siquiera un gibsoniano a secas. Mucho me han molestado los errores históricos de Corazón Valiente, en especial el mito grosero de la prima noctis y el desdibujamiento de la personalidad de Eduardo I. Tanto más, se imagina su mensaje penoso en la comedia Lo que ellas quieren. Se sorprendería Usted incluso si le dijera que puedo llegar a tener reparos sobre el mismísimo film La Pasión. Pero están lejos de ser los suyos.

    Dice Usted y termino, que este film está “desprovisto de ideas, de contenido trascendente, de mensaje, de divinidad”. Todos estos elementos tiene y en abundancia, pero Usted ha sido miope para verlos, preocupado por medir los “orinocos de sangre”,como decía León Bloy, o detectar la pronunciación de los latinazgos. Por ejemplo, la triple proclamación de Cristo como Dios, Rey y Hombre, la condición corredentora de María, la teología católica de la Misa-Sacrificio y de la Eucaristía Sacramento y no mero ágape. Precisamente por estos elementos que con fidelidad evangélica muestra la película, es que ha sido casi unánimemente ponderada por los obispos. Pero no diga “apoteóticamentre recibida” (apoteósicamente es lo correcto, de apoteósis, del griego por cuya ausencia en el filme tanto protesta) si no quiere quedar como los highlanders cuya fisonomía lingüística le reprocha a Gibson. Aunque para quejarse de la marginación del noble idioma gaélico no tiene Usted necesidad de cargar contra Mel sino contra Jacobo IV. Porque déjeme decirle ésto, ya que estamos enemistándonos: hay un proverbio en gaélico que reza "Am fear a chailleas a chànain, chaill e a shaoghal", algo así como que "el hombre que pierde su lengua, pierde su mundo"; y en tal sentido, bien estará que salga Usted por los fueros del viejo lenguaje. Pero tras la muerte de Malcolm Canmore, no creo que quedaran muchos gaélico parlantes, y reprochar su ausencia en Braveheart –cuando estamos hablando de La Pasión- forma parte de lo que ya colijo es en Usted el empedernido deporte de buscar el quinto pie al gato. Deporte con cuyo trofeo parece querer quedarse al sostener que “poco es lo que puedo observar del arameo, aunque algunas frases me hacen abrigar serias dudas sobre la pronunciación”. Si le molesta el rito tridentino por considerarlo injustísimamente como “preconciliar”, no creo que esté tan familiarizado con el rito maronita como para poder “abrigar serias dudas sobre la pronunciación del arameo” gibsoniano. Si brega Usted por el respeto cinematógrafico a los matices de algo tan incognoscible hoy como cada acento idiomático del mundo antiguo, debería saber que el arameo también tuvo sus dialectos, y que no debieron sonar del mismo modo el de Judea sudoriental, el de Samaría de Galilea, el de Transjordania, el de la zona de Damasco o el del Valle del Orontes. ¿En cuál hubiera hecho pronunciar Usted: ABUNA DI BISHEMAYA, ITQADDASH SHEMAK, TETE MALKUTAK, TIT'ABED RE'UTAK KEDI BI SHEMAYA KAN BA AR'A. LAJMANA HAB LANA SEKOM YOM BEYOMA, U SHEBOK LANA JOBEINA, KEDI AF ANAJNA SHEBAKNA LEJEIBINA, WEAL TA'ALNA LENISION, ELA PESHINA MIN BISHA?

    Sea como fuere, si vuelvo a ver el film y en atención a sus prevenciones, no llevaré a la sala mis crocantes pochoclos sino el Diccionario Hebreo-Arameo de Fohrer. Para los matices de la fonología latina en cambio, que Usted objeta aunque reconoce que “no sabemos cómo se pronunciaba el latín en esa época”, haría falta que Dios nos resucitara a Batistesa, siquiera para una velada. Lo que juzgo improbable.

    Y ya que hablando de integridades idiomáticas hemos terminado, olvídese de citar como un desdoro para Gibson su asistencia a la misa en latín. Dicha misa –rito tridentino para ser más exactos- no sólo no ha sido abolida por Roma, sino que por su custodia y preservación brega con especial énfasis,aún últimamente, y hasta tal punto que toda una Comisión Pontificia, la Ecclesia Dei, valora su celebración y resguardo como un tesoro inamovible de la Santa Madre Iglesia.

    Si a esta Iglesia semper idem se ha incorporado Usted con el bautismo al que alude enbuenahora, sepa que ella no es la mera “confraternidad entre los hombres y los credos”, que para eso está la ONU, sino la Esposa nacida de la Sangre del Cordero. De esa sanguis Christi, ante la cual rezaba San Ignacio: “inebria me”. Sangre generosísimamente derramada, no en un estudio fílmico, mezcla de jugos, esmaltes y pinturas, sino en la soledad del Gólgota, brotada de las venas y la carne del Rey de los Cielos. Sangre abundante y fructífera, que a otro israelita converso y habitante de esta patria, como lo es Usted, llamado Jacobo Fijman, le hizo exclamar estos hermosos versos,cuyo bien en ellos retratado le deseo de todo corazón: “Paz, paz, en el camino delante de mis ojos. Reza la sangre, la sangre de mi cuerpo en esperanza. Eternidad en los caminos. Espero en Cristo, regocijado de muerte y alegre de muerte. Paz, paz en tierra, donde corren los soles amorosos del Monte Santo”.

    Dr. Antonio Caponnetto
    Última edición por Chanza; 22/06/2008 a las 17:59

  4. #4
    Avellaneda está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    08 jun, 08
    Mensajes
    69
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    1. Si. La biblia.

    2. Que lujo es tenerte a mi lado para que me rectifiques.

    3. Apoyaría eso si creyese que los beneficios del film fueron a parar a las arcas de la Iglesia. Cosa que creo que no fue, que tampoco le recriminar a Mel y ni que sea el tema a tratar.


    EDITADO (A chanza): Sin ofender. Que yo ni le he insultado, ni le conozco.
    Última edición por Avellaneda; 22/06/2008 a las 18:11 Razón: A chanza

  5. #5
    Avatar de DON COSME
    DON COSME está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    23 sep, 06
    Ubicación
    Canarias
    Mensajes
    2,657
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Cita Iniciado por Avellaneda Ver mensaje
    1. Si. La biblia.

    Bien. Esa postura me podría parecer razonable, si bien, es contradictoria con aseveraciones del tipo "no es la obra definitiva". Lo que tenías que haber defendido desde un principio es que NO estás conforme con versión alguna de la vida de Cristo distinta de la contenida en la Biblia.

    Pero ten en cuenta una cosa. Una postura de este tipo hubiese imposibilitado cualquier representación de Arte Sacro vinculada a la vida de Jésus. Pues éstas, al fin y al cabo, no son más que versiones de "autor" de los relatos bíblicos. Por poner un ejemplo. En el Medievo no contaban con películas, pero sí con capiteles, con tímpanos de iglesias y catedrales, ...¿No es acaso el Pórtico de la Gloria, salvando todas las distancias, una "película medieval"?


    Cita Iniciado por Avellaneda Ver mensaje
    2. Que lujo es tenerte a mi lado para que me rectifiques.
    Disculpa. No suelo hacerlo. Entre otras cosas porque yo mismo cometo muchos errores. Soy propenso a escribir rápido, sin revisar lo que escribo.

    Pero sí me gustaría comentarte, que la cautela y el sentido de la oportunidad, el tacto, son cualidades muy importantes en las relaciones humanas. Máxime, cuando trates sobre aspectos importantes para otras personas.

    Se pueden decir muchas cosas sin ofender a nadie, y creo que tu paso por el Foro ha generado algunas heridas entre foreros a los que aprecio por su erudición.

    Creo que puedes aportar muchas cosas, pero te recomiendo un poco de sosiego y algo más de tacto. Por mi parte, bienvenido al foro.
    Última edición por DON COSME; 22/06/2008 a las 19:12

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,627
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Cita Iniciado por Avellaneda Ver mensaje
    Lo mas surrealista de todo es ver a un Jesús hablando latín. Es bien sabido que la voluntad de Dio era que su hijo naciera en la mas humilde cuna. Siendo hijo de una pobre mujer analfabeta (odio el termino), un honorable carpintero y siendo educado como un judío y asistiendo solo a la sinagoga. Resulta imposible de creer que Cristo se expresara en la lengua de los necios romanos.
    Aunque Jesús tuvo una cuna humilde por las circunstancias de la falta de alojamiento a raíz del censo y nació en un establo, lógicamente no se iban a quedar San José y la Virgen en un sitio así, y además ajeno. Pero eso no indica en sí que fueran pobres ni ricos. Y en cuanto a que la Virgen fuera una mujer y analfabeta, la tradición nos ha legado una abundante iconografía con cuadros en los que se la representa con su madre Santa Ana eneñándole a leer. Por ejemplo, esta versión de Murillo:



    Reproduzco a continuación un interesante artículo de Pedro Rizo que demuestra que al parecer la Sagrada Familia no era tan pobre e ignorante:

    La explotación de la pobreza (iv)
    Publicado el 26 Diciembre, 2007 Autor Pedro Rizo |

    Postales navideñas
    Empezamos aquí una serie de observaciones acerca de los fraudes interpretativos en significados pasajes evangélicos. Esa táctica se repitió en la historia muchas veces, en especial en tiempos judaizantes. Consiste siempre, en la antigüedad como ahora, en arrimar el ascua doctrinal a la sardina humanista o protestante que desmonte el sentido sobrenatural de la aparición de Jesús en la tierra. Hoy lo sufrimos por muchos motivos, pero uno entre los decisivos fue la supresión por el Papa − otra vez Pablo VI – del Índice y la obligatoriedad del Nihil Obstat y el Imprimatur para todas las publicaciones que los católicos leyéramos. Una regla eficaz con que la Iglesia antes nos protegía de los falsos profetas. Los progresistas, es decir, esa mezcla de seudo-protestantes y marxistas del materialismo histórico, hoy confesado en muchas parroquias, necesitaban adaptar los textos. Sus agentes “oficiosamente autorizados” reorientaban la formación de los fieles y reeditaban nuevos textos con imperceptibles sutilezas de lenguaje o descaradas mentiras en desdoro de la fe tradicional, que es de adoración y servicio a Dios, cambiada por utopías humanistas de falsas caridades. Así, de modo libertario, la nueva religión pudo difundirse apoyada sobre la base santa de los Evangelios. El pueblo creyó a los “elementos incontrolados”, entre comillas, y en modo alguno desconocidos. Tanto así que dispusieron de editoriales acreditadas para publicar más y más versiones del Nuevo Testamento, y conferenciar en prestigiosos foros eclesiales. Culpa, que llevarán consigo al otro mundo, de ciertos pastores que prefirieron la ideología cainita sobre la excelsa enseñanza de Jesús.

    De entre los asiduos a sus convocatorias algunos llegaban a obispos, otros muchos a profesores de seminarios y noviciados que se esmeraban en presentar como dogmático lo nuevo, y como errado lo antiguo. En España fue ejemplo de esta subversión el Súper-Cardenal Tarancón que cambiaba cátedras verdaderamente católicas con nuevos titulares enfermos de partidismo. La revolución docente no habría sido posible sin la anuencia tácita de toda la Jerarquía marcada desde entonces de complicidad activa y pasiva. Pero fue Tarancón y aquella Curia vaticana, de aquel Papa, quien cargó con la mayor, y tremenda, responsabilidad de la apostasía silenciosa que lamentan los papas posteriores. Lo evidente es que hoy es “creído como cierto” que Jesús, su familia y sus discípulos eran unos proletarios indigentes, incluso partisanos contra “el sistema”, con el consiguiente despojo de la identidad salvadora de la Encarnación.
    Revisemos, por tanto, algunos cuadros de los Evangelios y de sus personajes, como esas antiguas pinturas que se limpian de capas de suciedad acumulada hasta descubrir el lienzo original. Puede ser tan bueno el resultado que la audacia merece la pena.
    LA SAGRADA FAMILIA.-Que José y María viajaran en un burro, como la mayoría de la gente de su tiempo, y no en un Volkswagen de hoy, es para muchos la prueba de su pobreza. Pero ese animalito era entonces un medio de viaje normal, como demuestra Jesús con su entrada clamorosa en Jerusalén. El error empieza en comparar el esquema presente con el de aquella tierra y aquellos tiempos en que los caballos los controlaban los romanos o algún eslabón del poder. Pero si nos ceñimos a los Evangelios sabremos que la familia y parientes de Jesús pertenecían a lo que, visto desde nuestro tiempo, llamaríamos clase media, incluso de economía desahogada. SAN JOSÉ.- La deducción más honrada nos conduce a que San José sería un excelente artesano y no “un chapuzas”, además de hombre de relieve en su sociedad pues, si bien los Evangelios se limitan a decir que era carpintero, no por ello vamos a ignorar que con tal oficio se aseguraba un buen medio de vida. Porque, si ser un buen carpintero está muy bien pagado en estos días, cuánto más en aquel entonces en que se carecía de los modernos materiales y la madera era la reina en la estructura de las casas y para el confort de sus interiores. Yo creo, por tanto, que podemos dudar, y mucho, de que un buen profesional y bien relacionado, fuese el San José en precario que nos dibujan los amantes de los orígenes humildes.
    «José, más que carpintero, era una clase de constructor, lo cual le proporcionaba ingresos aceptables. Si era “un hombre justo”, o sadiq, tenía que ser muy buen observante de la ley […] conocería tanto el hebreo como el arameo, además de un poco el griego (el inglés de aquel tiempo) imprescindible en los negocios.» (Beretta y Brolli, Enigmas de la Biblia)
    LA VIRGEN MARÍA.- El proto-evangelio de Santiago, dedicado a María, es apócrifo por diversas razones pero no en todo lo que dice. Nos informa que el padre de la Virgen, San Joaquín, era «muy rico»(CI, 1), «dueño de rebaños», patrón de pastores (CIV, 2-3) y afirma que la Virgen tenía sus propios aposentos (CVI, 3) donde era servida «por doncellas hebreas». (CVI, 1)
    SANTA ISABEL.-Un dato que apoya lo arriba dicho es la posición social de los primos de la Virgen María, Zacarías e Isabel. Según la versión pobrista utilizada hasta el aburrimiento es que la madre de Jesús, tras la Anunciación, se fue presurosa a la montaña a ayudar a su prima que por su embarazo estaba necesitaba de ayuda en sus tareas… Esto es, que fue a barrer y a lavar pues que Santa Isabel no tenía ayuda. Bueno, por supuesto que también lo habría hecho por esa razón, pero resulta que el esposo de Isabel, Zacarías, pertenecía a una de las veinticuatro clases sacerdotales de Israel por lo que se le encargaba cada seis semanas quemar incienso en el Templo, dos veces al día.
    En la teocrática Jerusalén de entonces tal ocupación daba para vivir bastante bien.
    Lo que debe importarnos es que nada más ser visitada por el Ángel la madre de Dios fue a ver a su prima en razón de su gravidez virginal, lo cual, así, se apresuró a comunicar a su segura consejera también tocada de Dios con otro embarazo prodigioso. Inventar que lo hizo para ayudarla es diluir el real motivo que el texto canónico subraya.
    NAZARET.- Últimamente los exegetas de la pobreza nos dicen que los padres de Jesús “vivían en una cueva” de unas colinas cercanas a Nazaret (?). Bueno, realmente tal hipótesis no señala que la Sagrada familia fuera pobre. La vida troglodita es todavía hoy muy corriente en las riberas del Mediterráneo. Hay cientos de laderas de montaña con verdaderas mansiones excavadas y habitadas por familias pudientes que se protegen así de los extremos del clima: son templadas en invierno y frescas en verano. Precisamente, hoy, en España, una sociedad hotelera explota diversas cuevas de la provincia de Granada, concretamente en Guadix ¡como oferta turística de lujo! “—Bueno, es que no eran cuevas sino humildes casas de adobe…”, me dicen los eruditos sin cabeza. Olvidan que de adobe eran las casas en general, por tradición egipcia y asiria, y que hasta la misma muralla que aún hoy rodea la Alhambra, de Granada, tiene gran parte hecha de adobe.
    «AQUELLA TIERRA MÍSERA».- La hoy desarrollada y rica región palestino-israelita no hubiera sido tan pobre como dicen algunos pues, de ser así, no habría sido defendida por Roma a pesar de tantas dificultades político-religiosas. Leamos qué dice GEZA VERMES, intérprete de los manuscritos del Mar Muerto (1953), miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de París (1957) y profesor de Estudios Judíos en la Universidad de Oxford (1965):«La Galilea de Jesús era populosa y relativamente próspera. La razón de su bienestar económico era la extraordinaria fertilidad de la tierra y el pleno uso que hacían de ella sus habitantes. Tal como nos la describe Josefo, «es tan rica en terreno agrícola y en pastos y produce tal variedad de árboles, que hasta los más indolentes se sienten tentados por estas facilidades a dedicarse a la labranza». Aunque más pequeña que Perea, sus recursos son mayores, «pues se cultiva toda ella y produce cosechas de un extremo a otro». Uno de sus productos era el aceite de oliva, que se exportaba en grandes cantidades para los judíos de Siria, Babilonia, Media, Egipto y Capadocia […] Esta rica industria agrícola, junto con la pesca del Lago, y el trabajo en las artesanías…»(Jesús el Judío, Muchnik, Barcelona, 1994)Es un insulto proponer que la familia y los discípulos de Jesús desaprovechaban aquel escenario de boyante economía, donde «hasta los más indolentes»prosperaban. Más creemos que «la producción y exportación de aceite» se correspondería con la familia de San Marcos; que «la pesca en el lago», con San Pedro, su hermano Andrés y los Zebedeo; y que el «trabajo en la artesanía», obviamente con San José y su habilidad con la más demandada industria de la vivienda.
    BELÉN Y EL PESEBRE.- Miremos ese cuadro de José y María, pobrecitos a los que nadie quiso ayudar porque no tenían dinero para el hospedaje”, como si San José, el varón prudente, fuera un zote impresentable. Desde luego lo que dice el Evangelio es menos rebuscado: Acomodaron al niño en un pesebre «por no haber sitio en el mesón» (Lc 2, 7). El mesón, en singular, sugiere que era el único establecimiento; cosa muy probable pues, a pesar de ser Belén la cuna del rey David, entonces era una ciudad aún más pequeña que hoy. Y es que, aparte del cumplimiento de las Escrituras, la Virgen dio a luz en un establo por emergencia que puede llegarle a cualquier mujer cuando ha salido de cuentas… San Lucas es conciso: «se le cumplieron los días del alumbramiento» (Lc 2, 6) Y fijémonos en el detalle de que no se nos dice que se les hospedó en un establo, puesto que “hospedarse” no es pasar una noche circunstancial. Así lo confirma San Mateo más adelante cuando los magos, después que dejaron a Herodes, «entraron en la casa y vieron al niño». (Mt 2, 11). Entrar en una casa significa que lo del establo fue algo circunstancial. Y en cuanto a medios, San José demostró tenerlos suficientes − dinerarios, profesionales y de relaciones − para refugiarse en Egipto aproximadamente tres años.Continuaremos

    http://www.minutodigital.com/articul...-la-pobreza-iv

  7. #7
    Avellaneda está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    08 jun, 08
    Mensajes
    69
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Creo que empiezo a sentirme mal. ¿Es que ya no recuerdas los motivos de los judíos querían condenarlo?

    El siempre estaba al lado de los marginados, los pobres y los enfermos. Enemigo de los poderosos, los opresores y los ricos. Siempre mostró una postura MUY dura contra las comodidades, los placeres, la riqueza y los bienes materiales.

    La vida de Cristo, es la vida del ejemplo. ¿No se en que te apoyas para insinuar lo contrario?

  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,627
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    El mensaje de Cristo es para todo el mundo, ricos o pobres, es igual. ¿O no eran ricos José de Arimatea o Nicodemo? Por supuesto que estaba con los pobres y los marginados, y los enfermos (¿los ricos no se enferman?), pero en ningún momento he dicho que Él llevara una vida de lujos. Desde luego no tener donde reclinar la cabeza, yendo siempre de aquí para allá con los apóstoles, no parece una vida muy cómoda. Y tampoco creo que se haya dicho que Él predicara que estuviera bien la desigualdad social. Al joven rico le dijo que vendiera lo que tenía y se lo diera a los pobres. Lo uno no quita lo otro. Pero tampoco nos vayamos a extremos propios de la ateología de la liberación.

  9. #9
    Avellaneda está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    08 jun, 08
    Mensajes
    69
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    La imagen de una Maria con sirvientas y la de un Jose constructor no es precisamente la imagen difundida por la Iglesia.

    Hay textos evangélicos que afirman que Judas Tomas era arquitecto y uno de los hermanos de Jesús, pero no creo que la santa Iglesia acepte esa idea. Siempre se nos ha dicho que Jesús fue hijo único.

    No se si esto puede tener relación con lo que usted afirma.

    ¿No es éste el hijo del tekton? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas (Tomás)? (Mt 13,55)
    ¿No es éste el tekton, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas (Tomás) y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él. (Mc 6,3)

    En el Evangelio, Judas Tomás es llamado varias veces "el Mellizo", en griego, "Dídimo"- (Jn. 11, 16; 20, 24; 21, 2), pero no se aclara de quién era mellizo. Esto ha dado lugar a innumerables hipótesis, incluyendo una que lo hace hermano gemelo de Jesús; por eso en ocasiones se representa a Tomás con los rasgos de Jesús.

  10. #10
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,210
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Lo que sí es "lo más surrealista" es que alguien diga que es surrealista que Aquel que multiplicaba panes y peces, que curaba enfermos y resucitaba muertos, que caminaba sobre el agua y que resucitó al tercer día después de morir... ¡pudiera hablar en latin!

  11. #11
    Avellaneda está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    08 jun, 08
    Mensajes
    69
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Hoy tenia la intención de rescatar unos mas que interesantes artículos de la national history sobre las figuras de Wallace y Arturo, pero a la vista de los comentarios. Sera mejor que esperen en el tintero.

    Hoy aun me dura la resaca de felicidad del partido de ayer y no voy a dejar que nada, ni nadie, me estropeé esta magnifica sensación.

    Me parece ridículo que nos pongamos a discutir sobre si Cristo sabia o no hablar latín.

    En caso de duda, prevalece es lo que dice la Biblia. ¿y que dice la Biblia?
    Nos dice que la infancia del joven Jesús fueron de muy normales y acordes con la del resto de niños de su edad. ¿y como era la educación en esos tiempos?

    No habían las escuelas que hoy conocemos, pero si las sinagogas en donde se enseñaban todo tipo de cosas, sin duda. Pero no Latín.

    De cualquier modo, no se para que iba a querer usarlo. El nunca salió de su país y, aunque su mensaje era un llamamiento a todo el mundo, estaba dedicado especialmente al pueblo judío. Solo con decir que el milagro de las lenguas de fuego no seria hasta después de su muerte...

    Y aunque fuera posible que hablara latín. Que yo no se de donde saca el director esas hipótesis, y aunque mi latín no es muy bueno, puede notar una mala pronunciación de las silabas ce y ci. ¿Es que soy el único que noto eso?

  12. #12
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,773
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Pues me parece que ya está bien de tanta elucubración sobre cuestiones que no tienen respuesta documentada, ni son propias de la gente de este Foro. Para empezar el latín era la lengua koiné del cual formaba parte Judea en aquellos tiempos, es decir, era la lengua común entre multitud de pueblos, tal como lo continuó siendo hasta bien entrada la Baja Edad Media en Europa.

    En tal sentido ¿por qué no os preguntáis en qué idioma se produjo el interrogatorio de Pilatos? ¿o es que Jesús tuvo un intérprete al lado?. Tampoco está de más el plantearse en qué idioma se entendería la "analfabeta María" cuando la Sagrada Familia tuvo que exiliarse en Egipto. Como seguramente "no sabría leer" tendría que aprender a hablar otro idioma "de oídas", pero se convertiría en "políglota", aunque muy probablemente se vieran en la prudente necesidad de practicar también la citada "kioné" de aquella etapa histórica, considerando que tal exilio duró 7 años y que Egipto también era parte del Imperio.Y ya puestos a especular, ¿Adán tuvo ombligo? Así que ya está bien.

    Aquí no es cuestión de que no se espera que nadie te quite las ganas por la victoria del partidito de ayer. Estas cuestiones son muy serias para estar diciendo insulseces, muy ajustadas a las manidas y absurdas argumentaciones de aquellos que suelen ser enemigos de Cristo y de la Iglesia, y más aún mezclándolas con frivolidades mundanas. A mi me importa un rábano con chorreras lo que hiciese esa selección ayer, entre otras cosas, porque no muestran patriotismo alguno sino que son motivo para un simple cachondeo generalizado. La Patria es otra cosa y se celebran sus glorias de otro modo.

  13. #13
    Avellaneda está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    08 jun, 08
    Mensajes
    69
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Corregidme si me equivoco, pero ¿el Koiné no era una variante del griego?

    El latín provenía de Italia. Y, si no voy muy errado (que todo es posible), durante el 1aC y 1dC era una lengua reservada solo a los funcionarios y a los militares. Por tanto. Si. Supongo que hubo un traductor.


    No trato de ofender a nadie, Sr. Valmadian. Mi intención es la de ser lo mas academicamente correcto posible.

  14. #14
    Avatar de FACON
    FACON está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    28 oct, 07
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    339
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    A mi me gusta, señor Avellaneda, ser verazmente correcto y antes de analizar cuestiones como si la de Cristo hablaba o no latín, me preguntaría sobre cosas más esenciales como es la de: Mt. 16, 13:20. E intentaría por lo menos buscar la verdad. Se lo digo simplemente pues ya tenemos bastante con la arqueología anticristiana que buscan cuestiones accidentales sin atender a lo esencial del mensaje de Cristo, intentando ser y mostrándose académicamente correctos.
    El noble es aquel:
    que tiene alma para sí y para otros.
    Son los nacidos para mandar.
    Son los capaces de castigarse y castigar.
    Son los que en su conducta han puesto estilo.
    Son los que no piden libertad sino jerarquía.
    Son los que sienten el honor como la vida.
    Son los capaces de dar cosas que nadie obliga y abstenerse de cosas que nadie prohíbe. Son los...

    ("El nuevo gobierno de Sancho" Leonardo Castellani)

  15. #15
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,627
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    El koiné era una forma de griego que servía de lengua franca por encima de los dialectos, y estaba my extendido no solo por Grecia, sino por Asia Menor y Palestina. Galilea, por ejemplo, estaba bastante helenizada, y aunque normalmente el pueblo hablara arameo no tenía nada de raro que San Pedro y otros sencillos pescadores como él tuvieran conocimientos de griego, aunque fuera imperfecto porque lo hubieran aprendido hablándolo con otras personas en vez de estudiándolo. Esto explica la abundancia de aramaísmos en el texto griego de los Evangelios, porque se expresaban en griego pero pensando en arameo. Y del mismo modo que unos sencillos pescadores del Mar de Galilea o unos campesinos o mercaderes de los alrededores podían aprender aunque no fuera muy bien el griego, al menos para defenderse, no veo que pudieran chapurrear también algo de latín por el contacto con tantos soldados romanos como había por allí. No estaban tan aislados.

  16. #16
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,773
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    La koiné fue en su origen el dialecto ático, y con el que a finales del S. IV a. de C. acabaron por fundirse el resto de las formas dialectales habladas en la Hélade, para convertirse así en la lengua común. Por extensión se denomina "koiné" a ciertas lenguas o hablas muy extendidas y que las gentes de cualquier país puede fácilmente conocer y hablar sin necesidad de saber escribir como, por ejemplo, hoy en día el inglés.

    En tiempos de Jesucristo ese papel de lengua vehicular dentro del Imperio, de koiné, lo tenía el latín. Además, y por otro lado, ¿de qué funcionarios hablamos? para encontrar un primer funcionariado romano con tal nombre hay que esperar al reinado de Tiberio Claudio, el cual aunque muy próximo en fechas a la vida de Jesús, fue posterior a la Pasión y Ascensión a los Cielos del Hijo de Dios.

  17. #17
    Chanza está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 abr, 06
    Mensajes
    1,183
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasión de Cristo (según Mel Gibson)

    Cita Iniciado por Avellaneda Ver mensaje
    En caso de duda, prevalece es lo que dice la Biblia.
    Ahora ya entiendo lo que decía Avellanedita, en una de sus primeras entradas, de que había asistido a un "Colegio Episcopal". De la "Iglesia Evangélica Episcopal", se entiende. Y además con la LOGSE aplicada a conciencia.

  18. #18
    Avellaneda está desconectado Proscrito
    Fecha de ingreso
    08 jun, 08
    Mensajes
    69
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasión de Cristo (según Mel Gibson)

    Cita Iniciado por Chanza Ver mensaje
    Ahora ya entiendo lo que decía Avellanedita, en una de sus primeras entradas, de que había asistido a un "Colegio Episcopal". De la "Iglesia Evangélica Episcopal", se entiende. Y además con la LOGSE aplicada a conciencia.
    ¿Acaso se trata de un nuevo tipo de insulto?

  19. #19
    Avatar de Agustiniano I
    Agustiniano I está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    26 may, 07
    Ubicación
    Capital Federal, Argentina.
    Mensajes
    433
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Avellaneda, estimado, lo que dice la Biblia es lo que dice la Iglesia.

    Y si buscamos "errores" en las películas las encontrarás en todas... primero, porque es imposible "teatrar" o "actuar" a la perfección otros tiempos y en cima antiguos y bien "polemizados", pero creo que Mel si hizo una investigación al asunto y lo hizo realista realmente, como también la película Apocalypto. Pero decir que él hizo la película poco histórica es no prestarle atención a la escencia o simplemente a la teatración de la Pasión de Cristo (sufrimiento, muerte y resurrección del Señor.) que está muy bien echa y no contemplar riquísima película y que realmente no le haya llegado al corazón semejante peliculón.

    Que obvio que también se dice que Cristo no llevó la Cruz si no un pedazo de madera, osea el maderón horizontal hasta el Calvario y luego fue clavado en Cruz (osea, Via Crucis).. y sólo hacerlo por el común conocimiento de la gente y no por maldad o falta de estudio, sabiendo perfectamente que tampoco es primordial o es fuente de Fe y Verdad, si no un simple detalle (más comparado a la bastísima Hermosura de su Pasión y Amor).. que claro que no se sabrá con verasitud posible, creo yo, por ahí se sabe.. yo, no lo se.

    Saludo, forero.
    Última edición por Agustiniano I; 23/06/2008 a las 23:34
    -- " ¡Dios, Patria y Familia... o muerte! " --

  20. #20
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,773
    Post Thanks / Like

    Re: La Pasion de Cristo (según Mel Gibson)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Los primitivos habitantes del Lacio, pertenecían al tronco de los itálicos, asentados en los comienzos de la Edad del Hierro en la península italiana. Los latino-falisco, eran uno de los tres grandes grupos que penetraron desde el Norte en varias oleadas y se asentaron en el centro. Con posterioridad , al menos un siglo o más y las fuentes son poco precisas al respecto, aparecen los etruscos, que hablaban una lengua no indoeuropea. Los latinos mantuvieron unas relaciones llenas de conflictos e influencias con éstos, y de ese contacto y sus procesos de aculturación fue naciendo y madurando el latín. El cual, a lo largo de sus muchos siglos de existencia ha sufrido numerosas transformaciones, pero desde luego, jamás fue una especie de jerga de administradores y soldadesca. Era el idioma de Roma y con el poder de ella se extendió por todo el Mediterráneo, por buena parte de la Europa bárbara y por parte del Oriente Próximo.

    En cuanto a que Cristo necesitó de un traductor, tal como afirmas: ¡demuéstralo! Mientras que lo más probable es que hablase latín, además de hebreo y arameo.

    En cuanto a la película de Gibson, la versión de Gibson hay que decir. De todas las realizadas, es la más ajustada a la realidad de cuanto ocurrió, y así lo han manifestado muchas altas jerarquías de la Iglesia, así como investigadores incluídos algunos judíos que no se molestaron tanto al no dejarse llevar de falsas impresiones. Gibson, por otro lado, tuvo como elemento base para elaborar su guión, las visiones de Ana Catalina Emmerich, monja agustina que vivió en el siglo XIX y cuyas experiencias místicas recogió el poeta alemán Clemente Brentano. Dichas visiones fueron publicadas en 1833 bajo el título La amarga Pasión de Cristo, de ahí los elementos que afirmas no aparecen en "La Biblia", según tú expresión, El Nuevo Testamento, según la nuestra. Pero ello no quita ni un ápice de veracidad, ni de realismo a la película. Así, por ejemplo, la cruz que se empleó para la filmación pesó 40 kilos, mientras que la de Jesús, se sabe que fue de 80. Por ello, que sólo llevase una parte no debe sorprender pues el camino al Calvario lo hizo como alguien que ya estaba triturado, roto, por dentro y por fuera.

    La dureza de la película llegó a extremos en los que un rayo le cayó encima al actor que interpretaba a Jesús, que hubiera de pararse la filmación por que se les fue la mano con las escenas de la flagelación lo que provocó que la espalda de John Cazievel quedase en carne viva, o que éste mismo acabase con alguna costilla rota. Aunque quizás lo más importante del rodaje es que se produjeran conversiones. Como los efectos posteriores entre millones de personas que la vieron.

    ¿Acaso Almodovarcito ha logrado alguna vez algo semejante con sus chimichurris fílmicas y su oscarcito? Haz pues el favor de no volverlos a comparar y no insultes más nuestra inteligencia.

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 195
    Último mensaje: 19/02/2021, 16:27
  2. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 20:25
  3. Ante el 1º de Mayo, textos del Pensamiento Social Carlista
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 15/05/2008, 16:43
  4. Spe Salvi
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 04/12/2007, 10:40
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/11/2006, 12:15

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •