Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 12 de 12

Tema: ¿Qué pensáis de estos católicos? - León Bloy y Jacques Maritain -

  1. #1
    Degrelle está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    21 nov, 06
    Ubicación
    La muy fiel y reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo.
    Mensajes
    61
    Post Thanks / Like

    ¿Qué pensáis de estos católicos? - León Bloy y Jacques Maritain -

    Amigos, solo he estado hablando de estos personajes con ciertos amigos y me gustaría saber qué pensáis vosotros de estos católicos: Son León Bloy y Jacques Maritain (no debo aún decir mi opinión porque he "apostado" que un cristiano tiene determinadas opiniones de ellos -y entonces debemos escuchar antes de hablar, es una especie de "juego" entre amigos, espero lo entiendan-).

    Un saludo en Cristo.
    - "¿Qué hay hijo?"
    - "Que dicen que me van a fusilar si no rindes el Alcázar".
    - "Pues, encarga tu alma a Dios, da un grito de ¡VIVA ESPAÑA! y muere como un Patriota"
    - "Un beso muy fuerte, papá...."
    ----------------------------------------------------

    - "Jose Antonio, tu vida corre peligro, vete de España"
    - "No puedo, mi madre esta enferma"
    - "¿Pero tu madre no murió hace años?"
    - "Mi madre es España"

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos?

    http://www.minutodigital.com/opinion/rizo20.htm

    El humanismo de Maritain y Pablo VI


    Primera Parte

    De Jacques Maritain Favré hoy no se escribiría ni una línea de no ser por su amigo y admirador Pablo VI, ocupante de la sede de San Pedro durante quince años. ¿Se cita acaso a sus amigos Henri Bergson, Leon Bloy o Charles Peguy? Nunca y nadie. Si a Maritain todavía se le recuerda y se le estudia es por su influencia sobre un Papa de la Iglesia Católica y por la trascendencia práctica con que se premiaron sus postulados. Para entender el fracaso de la Iglesia pos-conciliar en su adaptación al mundo debemos antes mirar a Maritain, especialmente por su intento de casar con el agnosticismo kantiano el sencillo y luminoso pensamiento de Santo Tomás, de forma que se suavizara la introducción del nuevo liberalismo que late en su Humanismo Integral. Y menuda propuesta: “integral”, sin concesiones; el hombre es lo más de lo más. Y aquí surgen las preguntas: ¿Se fundó la Iglesia para enaltecernos a los hombres o para hablarnos de nuestra filiación con Dios? Aún sería más práctica esta otra: ¿Perdurará la Iglesia con un mensaje humanista? Lo que es igual a dudar si será necesaria su existencia. Hoy habría que hacer un test a nuestro clero para saber si profesan la fe de la Iglesia y de ese índice determinar la realidad católica en el mundo. Actualmente los progresistas y juramentados que nos condujeron a esta religión nueva, ecuménica falseada, sin deberes con Dios ni sentido sobrenatural se ilusionan con el crecimiento vegetativo, de censo, e indiferentes a si «el Hijo del hombre encontrará fe cuando vuelva a la tierra.» (Lc 18, 8); y es que, en última instancia, los orígenes del humanismo total se encuentran en aquellos sacerdotes, escribas y fariseos que entregaron a Cristo a Pilatos y siguen negándole su dignidad divina y, por tanto, sus derechos en la Historia.

    Conozcamos a Maritain. Se afilió al Partido Comunista Francés a los trece años de edad, detalle que se oscurece diciendo: “Se hizo socialista”. Juró que « (…) todo lo que pueda pensar y saber lo consagraré al proletariado». Por aquel tiempo fue conferenciante en la UIMP, en Santander, 1934, el año del levantamiento obrero de Asturias y, para muchos historiadores, inicio de la Guerra Civil española que llevó a la muerte a tantos engañados. No consta que renunciara a su filiación comunista aunque profesó como católico,”nuevo cristiano”, cuando el General De Gaulle y su ministro Georges Bidault convinieron representase a la Francia liberada como Embajador ante la Santa Sede. (1945-1948) Entonces, el Papa Pío XII dirigiéndose a aquel converso, «adornado de tan preciosas prendas y devoción al Doctor Angélico», le propuso que las empleara «al servicio de los grandes principios doctrinales y morales que la Iglesia enseña al mundo.» Esto es, el Papa —aquel Papa, pues “el Papa” es el que vive y no el que fue— le recordaba que las enseñanzas humanistas ya estaban en la Iglesia y que no se necesitaban novedades. Por ejemplo las escritas en Nueva York y contenidas en su libro “Democracia y cristianismo”, en el que probablemente colaboró Don Luigi Sturzo, padre de la Democracia Cristiana coincidente con Maritain en los USA.

    Al ocupar Pablo VI la Silla de Pedro Maritain irrumpió deslumbrante en la Historia con su exaltación de la dignidad de la persona humana.... La adhesión ferviente al humanismo integral de Maritain no era nueva en el Papa pues, aun declarándose discípulo de Bergson, pensador no cristiano; a pesar de que fue muy influido por Bloy, no creyente y artífice del modernismo intelectual, o por Peguy, judío comunista defensor de Dreyfuss, ya cuando Pablo VI era Monseñor Montini se declaró su seguidor y promovió la edición de sus libros. Para sacar consecuencias de la amistad de Pablo VI con Maritain habría que remontarse a cuando el filósofo y el citado Sturzo militaban en la Democracia Cristiana con el comprometido apoyo de toda la familia de Juan Bautista Montini: el padre, Giorgio, descendiente de un rabino, abogado y periodista muy activo en compromisos políticos nada cercanos a los intereses de la Iglesia de su tiempo; su madre, Giuditta (Judith) Alghisi, judía de origen, que se bautizó católica para casarse; extraordinaria mujer educadora y supervisora de su carrera sacerdotal desde que, por enfermedad, Juan Bautista dejó el seminario (al primer curso) y obtuvo permiso para estudiar en su casa. Vehementes activistas de izquierda fueron también sus hermanos Lodovico y Francesco, siempre en riesgo de cárcel: del mayor, Lodovico, se sabe escapó de la policía al refugiarse con nombre falso, “Martini”, en la casa de Mons. Rampolla, aquel cardenal masón vetado por el Emperador de Austria en el Cónclave que eligió a Pío X.

    El Papa Pablo VI, siendo sucesor de San Pedro, Vicario de Cristo y heredero de la sabiduría acumulada en la Iglesia por sabios y santos innumerables, cuando conoció la muerte de Maritain le elogió diciendo: «Ha muerto mi maestro». Así lo dijo, no incluyéndole entre otros posibles sino destacándole de modo singular. Nada extraño será, entonces, que apartase de sí la Silla Gestatoria que representó para todos los Papas “la Cathedra” —“silla de brazos”— de donde nos llega la Revelación y el Dogma. Fue tan honda la alienación progresista de la Iglesia de Pablo VI, “discípulo de Maritain”, que después de cuatro décadas, buena parte de nuestra jerarquía todavía se aferra a sus postulados sin examinar si, tal vez, la prosa íntima y amena del pensador nos presentaba con nueva cara el liberalismo democrático del sacerdote francés Lammenais, o el social-conservador de Marc Seigner en el movimiento “Le Sillon” (El Surco), ambos condenados en sendas encíclicas. (“MIRARI VOS”, de Gregorio XVI, “NOTRE CHARGE APOSTOLIQUE”, de Pío X, respectivamente). Buena parte de nuestra jerarquía no se interroga si, tal vez, Maritain nos indujo a la duda-trampa de cristianizar a los enemigos del catolicismo o domesticar su pensamiento, ambas ideas rematadamente tontas. O tal vez sea que el engaño de Maritain consista en manipular la teología de Santo Tomás del que escribió diversos opúsculos buscando apropiarlo a sus tesis. Es en su biografía donde más destaca el lanzamiento universal de su “cátedra” pues contó con la eficacísima ayuda de su esposa, Raissa Umansoff, y de su cuñada, Vera, rusas hebreas, que le relacionaron con el lobby judío y círculos intelectuales revolucionarios. Quien se interese en este periodo de la biografía de Jacques Maritain bucee en sus años de refugio en Nueva York. (1942-1944). Seguiremos tocando el tema, ustedes y yo, en próximos artículos.

    Pedro Rizo

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos?

    http://www.minutodigital.com/opinion/rizo22.htm

    El humanismo de Maritain y Pablo VI (II)


    «El conocimiento histórico es precisamente uno de los caminos más indicados para llegar al conocimiento de la realidad espiritual.» (Nicolás Berdiaeff)

    La afición personal de Pablo VI hacia el pensamiento de Maritain se destaca en la Constitución Pastoral GAUDIUM ET SPES (Concilio Vaticano II) de la que dicho Papa afirmó se inspiraba en las tesis maritenianas, entre ellas la necesaria renuncia a la confesionalidad de los Estados. El mismo Pablo VI invitó a Roma a Maritain para entregarle en mano, en acto público y solemne, una edición especial a él dedicada. Esta oficiosa elevación del filósofo francés a “Doctor” de la Iglesia marcaba un hito en nuestra historia con cambios revolucionarios de los que todavía no nos hemos repuesto. Subrayemos que revolucionario significa lo que ustedes ya saben: que lo que está arriba pasa a estar abajo, o viceversa. «Cambio en el estado y gobierno de las cosas», dice la Real Academia. Así, revolucionario fue que desde un árbol el hombre criatura se tragó el engaño de igualarse a Dios. Creo que ahí radica el origen de los desastres del Humanismo y no, como dicen, en que Maritain nos ofreciera un guión actualizador de los dogmas. La filosofía de la Iglesia no puede tener más “ismo” que el sufijo que marca el seguimiento de Cristo. Quizás este desliz explica los cambios pastorales, litúrgicos y, en la práctica, dogmáticos impulsados en su pontificado.

    Las tesis del Humanismo Integral nos llevan a la igualdad de toda clase de creencias e increencias, en cuyo caos plural la Iglesia ejercitará su influencia, aunque sin imponer su fe ni pedir ser reconocida como única religión verdadera. Lo ambicioso y confuso del proyecto, que se cae por sí solo, no debe escondernos que lo más arrogante de Maritain, y de Pablo VI, es pretenderse defensores de la dignidad de la persona humana con olvido de la defensa tradicional que de nuestra dignidad hizo siempre la Iglesia. Quién negará que la defensa de la dignidad de la persona humana sea el mérito supremo del cristianismo. Cualquiera puede seguir su trayectoria desde Pío XII, los doctores de Trento, los santos misioneros, los Padres y pontífices hasta los Varones Apostólicos, los Apóstoles y Pentecostés. El examen de los resultados no evidencia que Maritain pretendiera defender la dignidad de la persona humana sino, por el contrario, que por sus hábiles silogismos nos separaba de esa dignidad cuya única fuente es la adhesión al Creador por medio de Jesucristo. El nuevo apóstol revolucionario nos habló de una “Nueva Cristiandad” —o “Nueva Democracia”, o “Humanismo Integral”— que, partiendo de que los católicos abandonemos nuestro Credo —Cristo es Dios—, facilite una alianza de religiones igualadas hacia abajo, en la tosquedad. Y dado que tal proyecto deberá levantarse «sobre una única fe básica, o común, válida para materialistas, idealistas, agnósticos, cristianos, judíos, musulmanes y budistas» los que no admitan este programa «se excluirán de la nueva sociedad de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad universales». La nueva dignidad de la criatura humana se alzará sobre cualquier otro orden y todos los hombres, incluso, acompañados de los orangutanes en premio a soportar nuestra gloriosa evolución, ocuparán lugar principalísimo en la filosofía y la teología nuevas.

    Lo que anunciaba Pablo VI de sí mismo.- Recomiendo repasar las declaraciones, alocuciones, gestos y símbolos con que Monseñor Montini, o Pablo VI, nos ilustraba la dimensión casi apóstata de estos postulados. Su producción fue tan copiosa, ya desde su época de Arzobispo de Milán, que una muestra representativa se hace muy difícil por el necesario descarte de otras igualmente curiosas. En razón del espacio me limitaré a las más breves.

    Debemos empezar por aquellas acciones con las que Montini - Pablo VI se previene de la reacción a sus nuevos postulados. Así, ya Papa, nos exigía el 29 de junio de 1970: «Todos los hombres deben obedecer al Papa en todo lo que ordene si se quiere estar asociado a la nueva economía del Espíritu.»¿La nueva economía…? Parece que el programa de Pablo VI requiere un papismo extremo. Así, ese mismo año, el 4 septiembre, ofrecía a La Croix esta declaración: «Es necesario dar la bienvenida (…) a lo innovador; hay que romper con los esquemas habituales que utilizábamos para designar las invariables tradiciones de la Iglesia.» Otra muy señalada en aquellos días fue: «¿Por qué nuestros tiempos no han de tener una Epifanía que corresponda a su espíritu [el espíritu de los tiempos], a sus desarrollos? La maravillosa evolución científica de nuestros días, ¿puede acaso no ser la estrella, el signo que empuje a la “moderna humanidad” hacia una nueva búsqueda de Dios, hacia un nuevo descubrir de Cristo?» (“Il Papa della Epifania”, Milán, 1956). «El orden a que tiende la Cristiandad no es estático sino que está en continua evolución hacia una forma superior…» «Si el mundo cambia, ¿no debería igualmente cambiar la religión?» (“Reflexiones sobre Dios y el Hombre”) «El hombre moderno, ¿no podrá descubrir como resultado del progreso las leyes y realidades ocultas en el rostro mudo de la materia y oír la voz del espíritu que vibra en ella?» Puede que Mons. Montini estuviera ensayando una nueva catequesis sobre la Eucaristía, pero no lo parece puesto que siguió preguntándose: «¿No será ésta la religión de nuestro tiempo? El mismo Einstein [¿Una novedosa referencia teológica?] atisbó esta religión universal de generación espontánea.» [En este supuesto no se sabe dónde queda Cristo ni si existió realmente la Revelación] «¿No es tal vez ésta, hoy, mi propia religión?» (Conferencia dada en Turín, 27 de marzo 1960). El Arzobispo de Milán llegó a declarar esta perla de contradicción con sus imposiciones, ya Papa, de obediencia a ultranza: «…las exigencias de la Caridad con frecuencia nos obligan a salirnos de nuestras ataduras a lo ortodoxo.» «A veces hemos de luchar por la Iglesia en contra de ella.» Antes de estas manifestaciones ya dictaba su enseñanza con estas otras: «No debemos olvidar que la actitud fundamental de los Católicos que desean convertir al Mundo tiene que ser, ante todo, amarlo, amar nuestros tiempos, amar nuestra civilización [atea, agnóstica, no católica], nuestros logros técnicos [casualmente sólo posibles en el matraz del Occidente cristiano] y, sobre todo, amar al mundo.» (“La Biología y el Porvenir del Hombre”, 1960). Inaudito sobremanera fue su discurso ante la ONU: «Estamos persuadidos de que sois los intérpretes de todo aquello que tiene de supremo la sabiduría del hombre. Al menos, queremos decir, de su carácter sagrado.» (Las naciones Unidas representan) «lo que la Humanidad viene soñando en el vagar de su historia. Nos atreveríamos a llamarlo la mayor esperanza del mundo (…) algo que del Cielo bajó a la Tierra.» (Nueva York, 1965) Evidentemente, estas palabras entresacadas de un discurso de extrema adulación al mundialismo de la ONU dejan a la Iglesia en un nivel secundario; no obstante, fueron dichas por el Vicario de Aquél que sí es, de verdad, la esperanza de todos los hombres que pueblan la Tierra.

    Lo más extravagante, algo que jamás se le ocurriría ni a un vendedor de aspiradoras en relación con su marca de empresa, fue romper con las tradiciones más significativas de su representación. Así fue el desprenderse de la Silla Gestatoria que simbolizaba su adhesión a la enseñanza cerrada por los Apóstoles desde la cátedra de Pedro. Coincidiendo con la entrega de la economía vaticana a manos de una pandilla de mafiosos y masones que la llevaron a la bancarrota, gastó una fortuna en una de las más feas salas de audiencias que ha conocido la Roma de Miguel Ángel. Igualmente, vender su triple corona, la Tiara, que desde los tiempos más remotos simbolizó la supremacía del representante de Dios sobre Príncipes y Reyes. El dinero de la venta lo repartió a los pobres en acto público. A cambio se coronó con una especie de mitra diseñada por él mismo y no en San Pedro, probablemente por prurito ritual, sino fuera del recinto sagrado. Pero todo esto fue nada cuando decidió simbolizar el traspaso de su poder espiritual a la ONU dándole a. U Thant, entonces su Secretario General, el “Báculo Pastoral” y el Anillo del Pescador… que al poco aparecieron en El Líbano comprados por un hombre de negocios judío.

    Hay que preguntarse si existe un derecho para estas barbaridades. Porque por su propia indefectibilidad la Iglesia es irreformable y nadie puede despreciar símbolos que son parte de su identidad. Los obispos podrán decidir sobre aspectos aún no definidos de la Revelación de los tiempos apostólicos; podrán dictar normas sobre cosas secundarias, si favorecen el mejor conocimiento de la Buena Nueva, pero de la esencia misma del mensaje no pueden cambiar nada, simplemente porque la Iglesia no es "suya". No es patrimonio de una generación de católicos aislados en la corriente de la Historia ni mucho menos de aquellos que viven y hasta se enriquecen por el deber de servirla. Los obispos y el Papa no son dueños de la Iglesia sino sus más obligados servidores, los más responsables, los más comprometidos. Si ocupan la “Cathedra” de Pedro es para ser leales a sus enseñanzas, que eso es lo que les convierte en sucesores; no para servirse de su asiento en aventuras contrarias al punto central de lo enseñado: La redención del Pecado de nuestros primeros padres por la muerte de Cristo. Generaciones inmedibles defendieron este principio aun sin saberlo, de una manera intuitiva, pero cierta, porque se apoyaban en la Tradición, en lo que sus padres habían creído. Este depósito sagrado lo reciben los papas para defenderlo de corrupciones; en definitiva, para protegerlo del poder del demonio que «como león rugiente» siempre busca a quienes embaucar, hombres desgraciados, casi siempre vanidosos, que le obedezcan en sus afanes por destruir la Iglesia. ¡Qué ilusión ser el gozne que cierra una era y abre otra nueva! No importa el qué, que lo hecho quedará en la Historia y ya nada ni nadie borrará mi nombre. Pablo VI pasó por la Fe como elefante por una cacharrería y la dejó al nivel de la superstición y del animismo; y a los fieles sin catequesis o con otra diferente permitida en paralelo sobre sus documentos; a la Iglesia sin piedad ni culto, igual que las sectas donde nadie piensa… La antítesis del Evangelio que nos empuja a pensar: “El que tenga ojos que vea…” Es el Nuevo Orden por el que todo girará en derredor de nuestra sublime naturaleza, frontalmente apuesto a lo que la Iglesia enseñó a los “inmaduros” cristianos de antaño, esto es, que la persona humana obtiene su máxima dignidad al buscar, conocer, amar y servir a Dios y, mediante esto, salvar el alma y alcanzar la vida eterna. (San Ignacio). No nos habíamos dado cuenta de lo retrógrados que éramos hasta que nos abrieron los ojos Teilhard y Juan XXIII, Maritain y Pablo VI, su discípulo; y nos los abrieron con los mismas luces de Luzbel, el Ángel Caído, en su charla con Eva. Con todo, los católicos sabemos que somos únicos por la fe en el Dios Trino; una cualidad, esta de la Fe, que no es física ni intelectual sino sobrenatural, insuflada de su boca en el barro que fuimos. Un don del cielo. Es por esa energía sobrenatural que sentimos a Dios y, en su compañía, descubrimos las bellezas y grandezas del ser humano y de la Creación entera. Esto es la enseñanza de siempre. Por eso prefiero, antes que a Maritain y, en atrevida contestación, que a Pablo VI, volver hacia San Juan mis esperanzas de hombre: «En el principio era el Verbo (Jesucristo), y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios.» «[…] a todos los que le reciben, a los que creen en su nombre, les dio poder de hacerse hijos de Dios; los cuales no de la sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios nacieron…» (Jn 1, 1 ss)

    Este impresionante principio del Evangelio de San Juan se leía en todas las misas del antiguo rito, hasta que el Misal de Pablo VI lo suprimió. A propósito, en próximos trabajos hablaremos de cómo la doctrina humanista, mundialista, hizo inevitable cambiar el culto católico. Si no se aburren,

    Pedro Rizo

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos?



    http://www.minutodigital.com/opinion/rizo50.htm

    Maritain y Pablo VI siguen dando que hablar



    Buscaba yo en Google una antigua colaboración en otra web cuando encontré diversas referencias a mi nombre de lectores agradecidos y de críticos alarmados. Según este periplo por Google parece que la mayor difusión la mereció mi artículo: "El humanismo de Maritain y Pablo VI", publicado en dos partes. Quiero referirme a los comentarios adversos que me dedica una web argentina, llamada "LA ESPADA Y LA CRUZ", donde al destacar un dato confuso pretenden descalificar el meollo del trabajo...

    Pues, sí, es verdad que dije mal apuntando que Jacques Martain se afiliara al Partido Comunista Francés a los trece años de edad cuando, como me señalan, todavía no se había fundado. Pero, con todo, bien subrayé que la realidad de su comunismo se oscurecía si sus biógrafos sólo se quedaban en decir: "Se hizo socialista". Ese "se hizo" se registra de un chico de 13 años... de pensamiento comunista y de orígenes familiares judeo - protestantes. Debemos recordar que incluso los "sólo" socialistas, que algunos ilusos se empeñan en presentarnos como evolutivos y civilizados, no eran un conjunto de diletantes envueltos en humo y cubalibre en la mano, sino marxistas fuertemente radicalizados hasta el extremo de que en España fue el PSOE el organizador y principal responsable de la contienda civil. (Pío MOA "Los orígenes de la Guerra Civil", Encuentro, Madrid). Queda patente que en la mayoría de los primeros socialistas había un número, no pequeño y muy influyente de comunistas todavía, digamos, "indocumentados". Y ya que hablamos del francés Maritain, recordemos que la Sección Francesa de la Internacional Obrera (SFIO), fundada en 1905, se dividió en el Congreso de Tours, celebrado tras la Revolución Rusa de 1917, entre los comunistas —mayoría aplastante— que prefirieron pasarse a la Internacional Comunista, entonces constituida, y los que quisieron seguir sólo socialistas en la Segunda Internacional recién reconstituida. Por otro lado, ya en 1873, el comunismo era en Europa la fuerza más activa del socialismo, cosa que recoge Dostoyevski en su 'Diario de un escritor' distinguiendo a los comunistas aun dentro del marco general del socialismo. E igual cita Oscar Wilde, sólo que con signo romántico y menos inteligente que el ruso glorioso.

    No soy copiador de nada pero sí agradecido al buen pensador que me aporta ideas útiles para expresar las mías; en tal caso siempre me preocupo de dar el oportuno "confróntese (cfr)". Mi defecto es que cuando escojo algún tema me apoyo primero en el bagaje de mi experiencia y las propias intuiciones que de ella surgen, a partir de lo cual persigo la verdad hasta descubrir si soy confirmado en ella o estoy en un error. Un método que tiene mucho de "detectivesco" pues más detecto lo "adivinado" que investigo lo desconocido. De él surgieron mis pesquisas sobre Pablo VI y Maritain. Creo que es falso en extremo un retrato de Maritain que oculte quiénes fueron sus amigos y valedores en todo su recorrido por la intelectualidad marxista y sus impulsos "renovadores" del pensamiento católico. Pero, más en consecuencia deberíamos mirar a sus hechos y protagonismos. Así la confirmación de la UIMP, de Santander, —cuyos copiosos archivos está informatizando y no dispongo del texto— sobre el curso de verano de 1934 en el que, de pasada, se alineó con los comunistas de Asturias; así se explica su visceral oposición a que el Papa Pío XI definiera como Cruzada el levantamiento contrarrevolucionario de Franco; así su apoyo emocional a los brigadistas de Stalin; así también sus tesis obreristas y ecumenistas, de brillo para miopes y que el P. Meinvielle desmontó una tras otra; así, tenemos también que una Francia gobernada por masones le nombrara legado ante la Santa Sede, a cuya acreditación el Papa Pío XII le dedicó muy jugoso discurso; así los ámbitos judeo-marxistas en que se movía intrigando directa o indirectamente para el asalto final a una Iglesia Católica donde ya contaba con la quinta columna de Juan Bautista Montini, luego Papa Pablo VI.

    Maritain no fue un filósofo pues no creó escuela y su humanismo integral es un mal sucedáneo de lo que ya escribieran con su cabeza y su entrega al Evangelio los grandes, de verdad, doctores y santos de la Iglesia que descollaron en todo lo que hacían por sus intenciones en la sola Caridad. Tampoco fue Maritain un teólogo ni un converso sincero pues no abandonando el materialismo sólo puede sospecharse que pretendió facilitar, según él y sus camaradas, que la Iglesia aceptara una nueva orientación antropocéntrica, a lo cual con la maña de la izquierda para decir y no decir definió como: «Una nueva norma de actuación pública de los católicos si no quieren defraudar las esperanzas que en ellos ha puesto la Nueva Cristiandad...» Que mis críticos me aten esa mosca por el rabo: ¿Qué nueva cristiandad se supone en la que los católicos estén al margen?

    Los lanzadores de su figura se esmeraron, y muy bien, en destacar la miel de sus bondades personales para que el error de su plan socio-humanista se aceptara con la menor resistencia. Cuanto más se examinan su obra y sus fechas vemos que Maritain fue un agente de la contra-Iglesia, no ya por quienes estaban a su lado sino por los frutos obtenidos sesenta años después; más se confirma que fue un intelectual jaleado por los corros de izquierda y, sobre todo, un judío fiel a sus orígenes convencido de que la Iglesia sería el instrumento más eficaz para propagar "un marxismo de cara humana". Creó las bases "doctrinales" para que los jacobinos de Stendhal (LA CARTUJA DE PARMA) consiguieran que "sus" agentes hablaran desde nuestros púlpitos... como harto hemos visto quienes vivimos el antes y el después del Vaticano II. No fue un Antonio Gramsci pero introdujo en el catolicismo herejías acarameladas de caritativismo (permítanme el neologismo) para la disolución de nuestra fe. En esto fue un Lutero de guante blanco. Lo que engaña de este personaje es que supo moverse entre los eclesiásticos liberales de fajín rojo o, como ya dije, el hecho de que Monseñor Montini —más tarde Pablo VI— le sacara de las capillas marxistas al ágora más universal, a cuyo fin no dudó en sufragar la edición italiana de sus primeros libros. Francamente, todo el impulso intelectual, político y religioso que aupó a Maritain llegó al desideratum cuando el papa Montini le hizo poco menos que doctor de la Iglesia, en detrimento de la doctrina secular, tradicional, que de esta manera se hacía de segunda división, cosa que subrayaron de seguido los teólogos modernistas.

    Sobre Leon Bloy mantengo lo dicho. Fue una biografía desgraciada que algunos han pretendido ejemplo de catolicismo sufriente y comprometido, algo que no entiendo excepto si la fe ahora hemos de explicárnosla desde pautas terrenales y de revancha de clase, en lugar de como gracia implorada al cielo y de allí bajada.

    Me queda una mención a las personas que amparan la cabecera arriba nombrada. Me sorprendió que no se correspondieran en sus textos con la serenidad que se les supone por su dedicación cultural, especialmente por su tono desabrido, salpicado de cierto sarcasmo que por encima de la anécdota señala el miedo a enfrentar la triste realidad de una Iglesia gravemente dañada por pastores de equívoca biografía. Me parecen esas buenas gentes de línea conservadora que gustan de la Tradición, pero con el Norte perdido ante la escisión que el Concilio Vaticano II trajo a la vida de la Iglesia, obligadas a no contradecirse y retorcer su imaginación "en el sentido más católico posible" ante las evidencias. Piensan que denunciar los errores y descalabros de los eclesiásticos es atacar a la Iglesia, y mucho más si el fondo de esos errores esconde la gestión de los últimos pontífices. Esta pírrica defensa es muy común en católicos que adoran los dogmas y tiemblan ante las certezas, ignorando que ambas concepciones no se neutralizan sino que se potencian. Por fortuna, el Espíritu Santo sopla en la Iglesia de Jesucristo —que no es una propiedad de Pedro, su Apoderado— para levantarla de sus errores, y protegerla de sus enemigos de entre los cuales, Jesús nos lo avisó, "los peores son los de casa". Seguro estoy de que en este mandato de Jesús está la garantía que defienda a nuestra Santa Madre, la Iglesia, de las puertas del infierno cuyo humo posconciliar impregnó e intoxicó toda su organización milenaria. Lo afirmó quien mejor lo sabía pues fue precisamente el que le abrió las puertas.

    Pedro RIZO


  5. #5
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos?

    Ya sabía de las "luces" de estos personajes, pero lo que motiva mi mensaje es que hay que quitarse el sombrero contigo HYERONIMUS. Muchas gracias por el trabajo que te tomas, sigue así, es un gusto leerte.

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos? - León Bloy y Jacques Maritain -

    Gracias, Valmadian, pero no fue tanto trabajo. Solo tuve que cortar y pegar esos artículos, que había leído hacía poco. ¿O pensabas que los escribí yo?

  7. #7
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos? - León Bloy y Jacques Maritain -

    Pues sí que lo pensé, pero aunque no sean producto de tu pluma, si de tu trabajo de búsqueda y transcripción. De todos modos, ya has puesto muchos mensajes dignos de elogio, y cuando alguien se merece el reconocimiento hay que darlo.

  8. #8
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos? - León Bloy y Jacques Maritain -

    Pablo VI es sorprendente: cuando piensas que tu opinión sobre él no puede ser más baja, aparece algún nuevo dato que lo empeora.

    No conocías estos artículos, gracias por traerlos aquí Hyeronimus.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  9. #9
    Avatar de Daniel Liñares
    Daniel Liñares está desconectado Profesor Nacional de Historia
    Fecha de ingreso
    28 feb, 07
    Ubicación
    Rafael Calzada,Pcia Bs.As.
    Edad
    59
    Mensajes
    92
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos? - León Bloy y Jacques Maritain -

    Para saber de Leon Bloy vean la web de un amigo www.hjg.com.ar
    Sobre Peguy puedo decir que es uno de los poetas que hizo un viaje majestuoso desde el socialismo al catolicismo, aparte de ser uno de los mayores poetas de todos los tiempos.Ambos son de esos amigos que "ayudan" en las crisis de fe.
    Sobre Pablo VI quedo anonadado.Desde Sudamerica lo vi como el papa de mi juventud y el que se preocupo por nosotros concretamente.Ma pero che il papa? il papa e un povero huomo qualunque

  10. #10
    Degrelle está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    21 nov, 06
    Ubicación
    La muy fiel y reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo.
    Mensajes
    61
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos? - León Bloy y Jacques Maritain -

    Hyeronimus, gracias por toda esa cantidad de información!!! En este mismo momento estoy imprimiendo los artículos para mostrarselos a mis amigos... dicho sea de paso, creo que con todo eso tengo ganada la "apuesta".


    Daniel, gracias también a vos, estuve leyendo esa página que citás y entre lo que ví hay un artículo de Castellani sobre León Bloy, muy interesante. León Bloy parece que no era tan malo como yo pensaba, pero confirmé algunas cosas suyas que no me agradan demasiado.

    Saludos a todos y muchas gracias por compartir esa información.
    - "¿Qué hay hijo?"
    - "Que dicen que me van a fusilar si no rindes el Alcázar".
    - "Pues, encarga tu alma a Dios, da un grito de ¡VIVA ESPAÑA! y muere como un Patriota"
    - "Un beso muy fuerte, papá...."
    ----------------------------------------------------

    - "Jose Antonio, tu vida corre peligro, vete de España"
    - "No puedo, mi madre esta enferma"
    - "¿Pero tu madre no murió hace años?"
    - "Mi madre es España"

  11. #11
    Avatar de Daniel Liñares
    Daniel Liñares está desconectado Profesor Nacional de Historia
    Fecha de ingreso
    28 feb, 07
    Ubicación
    Rafael Calzada,Pcia Bs.As.
    Edad
    59
    Mensajes
    92
    Post Thanks / Like

    Post Re: ¿Qué pensáis de estos católicos? - León Bloy y Jacques Maritain -

    Estimado Degrelle:
    Como decia Ingnacio B. Anzoátegui (P) "cuando quiero leer algo tremebundo (o algo asi ,cito de memoria) leo a León Bloy".Creo que algo de eso hay para mechar con lo de Castellani...quizáss de los dos sacamos un retrato bastante aproximado.De todos modos León Bloy es uno de los pocos escritores "católicos" que no solo tienen fondo sinó una forma literaria que dejó huella.Tanto es así que el mismo Borges en su "Biblioteca personal" editada por La Nación (diario) eligió "La salvación por los judios" de Bloy,(quizás no la más exacta desde el punto de vista teológico) pero un amante de las formas más que del fondo como Borges creo que ya es algo.
    Tenemos pocos escritores católicos que no sean meros apologistas o glosadores.Creo que Bloy es un género único con sus aciertos y sus falencias.
    Un abrazo rioplatense ! A Xto por María!
    Daniel Liñares.

  12. #12
    Cristian está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    15 nov, 08
    Mensajes
    13
    Post Thanks / Like

    Re: ¿Qué pensáis de estos católicos?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    a pesar de que fue muy influido por Bloy, no creyente y artífice del modernismo intelectual
    Estimado Hyeronimus, no me parece justo acusar a una persona del crimen mas horrible de que pueda ser capaz una persona sin una minima prueba.
    Tenga en cuenta que el maximo teologo del siglo XX, el gran Cardenal Louis Billot, lo defendio en Roma.

    Con respecto a Maritain creo que lo importante es distinguir 2 etapas, la primera la de "los Grados del saber", "Arte y Escolastica", "Por qué Roma ha hablado" y tantos otros que ahora se me escapan, y la apostasia de sus años 40 (tal vez 50) en adelante. Es curioso que en el texto de Pio XII que ud. trae cuando recibe a Maritain como embajador de Francia no cite las palabras del gran Pontifice cuando defiende la ortodoxia de Maritain (año 43 si la memoria no me falla).

    Un abrazo

    Cristian

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  2. Marcelino Menéndez Pelayo
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 23/07/2013, 21:04
  3. Los Comuneros de la Nueva Granada y etc.
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/11/2006, 12:15
  4. La Hélade en la Piel de Toro
    Por Ordóñez en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/09/2005, 17:16

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •