Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 11 de 11

Tema: Agustín Agualongo

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Agustín Agualongo

    Agustín Agualongo


    De Wikipedia, la enciclopedia libre




    Agustín Agualongo (1780-1824), fue un líder indígena y un militar realista durante la guerra de independencia de la Nueva Granada (hoy Colombia) que hizo oposición armada a los ejércitos republicanos. Inició su carrera militar a los 31 años de edad en 1811.



    En 1822, tres después de la independencia definitiva de la Nueva Granada, Agualongo declaró la guerra contra la de La República de Colombia en el nombre de Fernando VII y de la religión católica y lideró una guerra de guerrillos contra la nueva república. Dirigió la toma de Pasto en junio de 1823 y avanzó hacia el Ecuador donde fue derrotado por Bolívar cerca de la población de Ibarra. Llevó a cabo una segunda toma de Pasto en agosto de 1823 y una tercera en febrero de 1824.



    En su última batalla, en Barbacoas, Nariño, se enfrentó al futuro cuatro veces presidente Tomás Cipriano de Mosquera. Finalmente, Agualongo fue capturado por José María Obando en junio de 1824 y fusilado en Popayán el 13 de julio.



    Agualongo fue considerado un traidor por los republicanos, quienes no entendieron que Agualongo y los indígenas de la época jamás consideraron a los criollos como sus libertadores, sino como perturbadores y enemigos de un orden que venía de lo alto. Además, Agualongo no consideraba a los patriotas como líderes confiables y por lo tanto capaces de garantizar a los indígenas el derecho antes garantizado por la Corona española.

  2. #2
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo

    (2)


    (1780-1824), Nacio en Pasto el 25 de agosto de 1780, líder Criollo y un militar realista durante la guerra de independencia de la Nueva Granada (hoy Colombia) que hizo oposición armada a los ejércitos republicanos. Inició su carrera militar a los 31 años de edad en 1811 el 7 de Marzo.

    En 1822, tres después de la independencia definitiva de la Nueva Granada, Agualongo declaró la guerra contra la de La República de Colombia en el nombre de Fernando VII y de la religión católica y lideró una guerra de guerrillos contra la nueva república. Dirigió la toma de Pasto en junio de 1823 y avanzó hacia el Ecuador donde fue derrotado por Bolívar cerca de la población de Ibarra. Llevó a cabo una segunda toma de Pasto en agosto de 1823 y una tercera en febrero de 1824.

    En su última batalla, en Barbacoas, Nariño, se enfrentó al futuro cuatro veces presidente Tomás Cipriano de Mosquera. Finalmente, Agualongo fue capturado por José María Obando en junio de 1824 Al entrar agualongo prisionero a Popayán, se congrego una inmensa muchedumbre para ver al indio que había sido el terror de la comarca durante varios años; y alguien al observar su menguada estatura y sus facciones duras y fea, exclamó: “es aquel hombre tan bajito y tan feo el que nos ha tenido en alarma durante tanto tiempo?”. Sí. Contesto Agualongo, taladrando con la mirada feroz de sus grandes ojos negros.”Dentro de este cuerpo tan pequeño se alberga el corazón de un gigante”

    Muere por fusilamiento en Popayán el 13 de julio. Al ser condenado a muerte, pidió y se le concedió la gracia de vestir el uniforme de coronel. Ante el pelotón de fusilamiento exclamo que, Si tuviese veinte vidas, estaba dispuesto a inmolarlas por su religión y por su Rey de España, suplico que no le vendaran, porque quería morir cara al sol, mirando la muerte de frente, sin pestañear, siempre recio, como su suelo y su estirpe.

    Los despojos mortales de Agustin Agualongo que reposaban en la cripta de la concatedral de San Juan de Pasto, la iglesia de San Juan Bautista, fueron sustraidos en 1987 por el grupo subersivo M-19 y solo devueltos en 1990 en un acto simbólico y simultaneo con la entrega en las montañas de las armas al gobierno de ese entonces, y estan depositados en el lado Izquierdo de la misma iglesia, junto con los despojos de Hernando de Cepeda y Ahumada hermano de Teresa de Cepeda y Ahumada la Santa de Avila, que fue regidor y encomendero en la ciudad de San Juan De Pasto.(Colombia)
    Última edición por Ordóñez; 03/02/2007 a las 23:27

  3. #3
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo

    San Juan de Pasto, 10-13 febrero 2005. S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón, acompañado -como durante toda su estancia en la Nueva Granada- por el padre José Ramón García Gallardo FSSPX y por el jefe de su S.P. se desplazó a San Juan de Pasto, en el sur de Colombia, cerca de la frontera ecuatoriana.
    Fueron recibidos en el aeropuerto por los directivos de la Fundación Manuel de Santa Cruz Loydi, en concreto por su presidente don Isidoro Medina y sus colaboradores el historiador Enrique Herrera Henríquez y la filóloga Liza Higuera Rubio. Igualmente estaban presentes Patricia España, Directora del Fondo Mixto de Promoción Turística de Nariño, y el procurador Jorge Enrique Benavides.

    Se trasladron inmediatamente a San Ignacio, el pueblecito fundado por el Cura Santa Cruz, en el término municipal de Buesaco, hasta hace poco bajo el control de la guerrilla. Don Manuel de Santa Cruz fue guerrillero en la Tercera Guerra Carlista y pasó sus últimos años dedicado al apostolado en Pasto, donde murió en 1926. La población estaba a la puerta de la iglesia para recibir a la comitiva. Tras rezar unos momentos delante de la tumba del legendario cura, el padre García Gallardo celebró la Santa Misa según el rito romano tradicional. En medio de un gran fervor de los asistentes, el padre García Gallardo, desde el púlpito en que predicaba el Cura Santa Cruz, dirigió un breve sermón a los presentes. Don Sixto Enrique saludó y departió con todos.

    De vuelta hacia Pasto se detuvieron en Rosal del Monte, a visitar a Amador Armero, de 95 años, que conoció de niño a don Manuel. Entre una vegetación abrupta y verde, que recuerda en cierto sentido, aun cuando sea más abierta, a la de los valles guipuzcoanos en que transcurrió la primera parte de su vida, llegaron a Pasto, presidido por la imagen del volcán Galeras, a cuyos pies se extiende la ciudad.

    San Juan de Pasto, ciudad llena de iglesias del barroco virreinal, se caracterizó por su fidelidad al Rey hasta el final. Si el grito de independencia se dio en 1810, todavía en 1824 resistía Agustín Agualongo, a quien le llegó de Madrid el despacho de brigadier cuando ya era demasiado tarde, pues había sido fusilado por los liberales independentistas. Luego, por ese realismo que todavía se respira, fue objeto de un tratamiento brutal por parte de Bolívar. Ya en la ciudad, el Abanderado de la Tradición y su comitiva también acudieron a la vieja catedral de Pasto, donde se encuentra enterrado Agualongo, a rezar una oración. Observaron que no había lápida alguna, quizá como precaución después de que años atrás los guerrilleros del M-19 sustrajeran y profanaran sus restos. Vieron en cambio una lápida que corresponde a los restos de un hermana de Santa Teresa de Jesús, de los varios que vivieron en San Juan de Pasto, y otra relativa al período en que San Ezequiel Moreno fue obispo de la diócesis, entre los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX. San Ezequiel Moreno, tan cercano al Carlismo y tan acérrimo enemigo por razones teológicas del liberalismo, falleció en su pueblo natal de Monteagudo, en la Rioja, tras haber regresado desde Pasto.

    Así pues día lleno de emociones monárquicas y carlistas con el Cura Santa Cruz, Agustín Agualongo y San Ezequiel Moreno.

    Por la noche fueron invitados por los amigos de la Fundación Santa Cruz a una cena amenizada con canciones tradicionales por el poeta y escritor Álvaro Martínez Betancourt, de extraordinaria simpatía y agudeza.

    Al día siguiente se trasladó la comitiva, integrada por los amigos mencionados, hasta el santuario de Nuestra Señora de las Lajas, lugar de peregrinación de Ecuador y el sur de Colombia, donde el padre García Gallardo volvió a celebrar la Santa Misa, siempre en el rito de San Pío V, y donde Don Sixto Enrique fue aclamado por los numerosísimos peregrinos presentes. Por la tarde, el Duque de Aranjuez visitó la sede de la Fundación Santa Cruz, donde fue objeto de diversos obsequios, que agradeció sinceramente, y a continuación participó, acompañado por el profesor Ayuso, en un coloquio desarrollado en el Club Colombia sobre "Hispanidad y Tradición", organizado por la Fundación Agualongo, que preside el ex-gobernador Álvaro Zarama, y la Academia Nariñense de Historia. Con un salón lleno de las personalidades más señaladas de Pasto, el Regente respondió a las preguntas de los presentes, durante cerca de dos horas, ofreciéndose a continuación un cóctel.

    Cerrado al día siguiente el aeropuerto por el mal tiempo, tuvieron ocasión de alargar casi cuarenta y ocho horas más la estancia en la encantadora ciudad y profundizar así en la amistad sobre todo con los miembros de la Fundación Santa Cruz. En concreto, don Isidoro Medina, hombre entusiasta, dinámico y emprendedor les hizo partícipes de sus proyectos próximos: la segunda edición ampliada de su libro sobre el Cura Santa Cruz, que salió hace dos años y se agotó inmediatamente, y un nuevo libro titulado "Pasto, nación española arrasada por Bolívar".

    En Bogotá reunió con el Consejero de Estado Alejandro Ordoñez. S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón acudió el día 14, junto con el padre José Ramón García Gallardo y el tradicionalista colombiano Rafael Durán, al programa "Espacio libre" de Teleamiga, donde los dos primeros fueron entrevistados por José Galat a propósito del tema "Hispanidad y leyendas negras"; cenaron luego en el Club El Nogal con el destacado político, periodista y rector de la Universidad La Gran Colombia. De este modo el Duque de Aranjuez puso fin a su estancia novogranadina.

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,162
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo

    Las gentes de Pasto, sencillas, buenas y cristianas, son objeto de chistes similares a los de leperos en España y los de gallegos en Argentina. La venganza de los liberales todavía dura...

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,162
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo

    El Manifiesto de hoy habla de Agualongo. Como el artículo no añade mucho a lo que ya se hablado aquí, por esta vez no lo reproduzco y doy solo el enlace.

    http://www.elmanifiesto.com/articulo...darticulo=2725

  6. #6
    Avatar de RealistaHispano
    RealistaHispano está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    11 sep, 08
    Ubicación
    Panama
    Mensajes
    51
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo

    Pues se necesitaron mas hombres como este para evitar la tragica independencia de Nueva Granada

  7. #7
    Avatar de Baraona
    Baraona está desconectado Miembro junior
    Fecha de ingreso
    17 ago, 08
    Mensajes
    15
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo

    Debo decir que el caso de Agualongo, si es por participación de sangre indigena se trata, no es un caso aislado. Aqui en Chile, los indigenas reches -que mapuche es una palabra nueva- o raucanos, pelearon por las banderas relaistas, a sabiendas que la seguridad de justicia que tenian se perderia en el caso de la independencia. Y asi, aunque casi 70 años despues, fue.

    En el caso de nosotros los chilenos no debemos olvidar que los araucanos, en las guerras de independencia, pelearon acyivamente en favor del rey, aunque este no mereciera el apoyo siquiera de nuestros primos peninsulares. Asi con este pelele Fernando VII, una verguenza para la hispandad.

    Una verdadera lección para los supuestos indigenistas de hoy.

  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,162
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo

    De hecho, indios realistas hubo por toda la América española, aunque los historiadores rehúyan hablar del asunto.

  9. #9
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo


  10. #10
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,162
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo

    LOS PROTOCARLISTAS NEOGRANADINOS

    El primer alzamiento carlista se dio el 2 de octubre de 1833. Sin embargo, ya en 1823, diez años antes, los pastusos llamaban a luchar por Dios, por la Patria y el Rey (y sin duda lo hicieron desde el comienzo de la revolución secesionista):


    «Ahora es tiempo, fieles pastusos, que uniendo nuestros corazones llenos de un valor invicto, defendamos acordes la religión, el rey y la patria, pues si no sigue en aumento nuestro furor santo en defender los más sagrados derechos, nos veremos segunda vez en manos de los enemigos de la iglesia y de la humanidad». (Proclama del Coronel don Agustín Agualongo y de don Estanislao Merchancano a los pastusos, junio 13 de 1823).



    Batalla de los ejidos de Pasto (1814).



    Sí, tuvimos protocarlistas en este Nuevo Reino. Tuvimos soldados de la doctrina católico-monárquica: soldados de la Tradición.



    Y a nosotros, los carlistas, nos corresponde seguir su ejemplo: debemos mantener en alto la bandera de Dios, la Patria y el Rey legítimo.


    Gloria en Cristo Rey a Agualongo, a Merchancano y a todos los mártires de la Tradición.





  11. #11
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,162
    Post Thanks / Like

    Re: Agustín Agualongo

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    AGUSTÍN AGUALONGO, otro indigena contra Bolivar

    Cesáreo Jarabo 02/02/2022




    Agustín Agualongofue un patriota del alto Ecuador, «indio, feo y de corta estatura» una pesadilla para Bolívar. Nació en la ciudad de San Juan de Pasto el 25 de agosto de 1780, militar realista durante la guerra separatista de la Nueva Granada (hoy Colombia), luchador infatigable que encabezó una guerra de guerrillas que lo haría legendario. En 1822 declaró la guerra a la república de Colombia, en defensa del rey Fernando VII y de la religión católica. .

    El 7 de Marzo de 1811, Agualongo, de 31 años de edad, ingresó en la tercera Compañía de Milicias del Rey.
    El 13 de Agosto de 1812 el ejército nacional venció enCatambuco a las fuerzas del separatista Juan María de la Villota. La actuación de Agualongo le valió el grado de sargento. Sería su primer ascenso en la carrera militar, como consecuencia de su actividad frente a los intentos separatistas por recuperar Pasto.



    En 1822 ya era teniente coronel. Tras la batalla de Pichincha, donde no combatió, se unió a Benito Boves, Juan Muñoz y Estanislao Merchancano, reiniciando las operaciones militares, en una guerra de guerrillas que contó con el apoyo de las comunidades indígenas de los contornos, venciendo a Sucre en la Cuchilla del Tambo; pero el 25 de Diciembre, Sucre tomó Pasto imponiendo una dura represión. Agualongo, ya coronel, retomó Pasto.

    El caso de Pasto es digno de especial atención. Representó el primer lugar de actuación de Agualongo, pero es que Agualongo era pastuso, y los pastusos significaron siempre la resistencia al separatismo americano. Siempre fieles a la Patria, sufrieron el genocidio y el escarnio por parte de los agentes coautores de la secesión.

    El tremendo odio que Simón Bolívar sentía contra Pasto y sus moradores, por el apoyo a España, tomó cuerpo en la Navidad de 1822, cuando las tropas separatistas, al mando de Antonio José de Sucre, tomaron la ciudad y protagonizaron uno de los más horripilantes episodios de la guerra. Fue una verdadera orgía de muerte y violencia, en la que hombres, mujeres y niños fueron exterminados, en medio de los más incalificables abusos.



    El 24 de diciembre de 1822 Antonio José de Sucre, como un acto de desprecio por el nacimiento de Nuestro Señor, masacró Pasto. El ejército separatista, al que comandaba, llegó a la ciudad. La población huyó o se refugió en las iglesias, y finalmente salió en procesión con la imagen de Santiago. Las tropas de Sucre no respetaron ni a los ancianos de 80 años ni a los niños de pecho. Quien más destacó fue Apolinar Morillo, el mismo que tiempo después sería la mano ejecutora en la conjura masónica dirigida por José María Obando, y que acabaría asesinando al propio Sucre, liberándolo así de los posibles remordimientos que la caridad cristiana insiste esperanzada en encontrar en la mente del autor material de tamaño genocidio que con toda justicia lo señala como Caín de América.

    La orgía de sangre del ejército separatista, compuesto mayormente por mercenarios ingleses, no se detuvo ante nadie ni ante nada. Arrasaron los templos con sus caballos, arrastraron las imágenes con sogas, saquearon todos los bienes materiales, profanaron los sagrados, violaban a las mujeres para después degollarlas…



    Los detalles dantescos serían anuncio del porvenir que le esperaba a la Patria tras la derrota: todas las mujeres que fueron sorprendidas en Pasto ese 24 de diciembre de 1822, la Navidad Negra, fueron víctimas de vejámenes sexuales.

    Abusos, robos, asesinatos, excesos de todo tipo, donde el general José María Obando (oficial del ejército nacional y, posteriormente, en 1831, Presidente de la República de la Nueva Granada) no vacila al encontrar un responsable directo: Antonio José de Sucre.



    Las puertas de los domicilios se abrían con la explosión de los fusiles para matar al propietario, al padre, a la esposa, al hermano y hacerse dueño el brutal soldado de las propiedades, de las hijas, de las hermanas, de las esposas

    Igual que había sucedido en la Península, tanto en las intervenciones de las tropas francesas como de las inglesas, los separatistas se entregaron al saqueo y al asesinato durante tres días que debieron parecer eternos a los pastusos, y de sus atropellos, como en la Península, no se salvaron los archivos públicos y los libros parroquiales.

    Bolívar, a juzgar por sus opiniones sobre Pasto, habría deseado que nunca hubiese existido o tal vez exterminarlo como más tarde hizo con el pueblo selkman en la Patagonia.

    Pero si los separatistas no fueron capaces de pastuso seguirá siendo un ejemplo para el pueblo hispánico. Solo un genocida sin exterminar físicamente a los pastusos, lo intentaron en otros ámbitos; así, el imaginario forzado por los agentes británicos, como extensión de la Leyenda Negra contra España, ha condenado al pueblo de Pasto a ser la irrisión de quienes basan sus conocimientos en la propaganda.

    Y ante la heroica resistencia del pueblo sólo un desalmado, o sencillamente un demente, pudo ordenar tan despiadada actuación.

    Simón Bolívar y Antonio José de Sucre, dejaron en Pasto muestras suficientes de su odio y su desprecio por la Humanidad.



    El genocidio de Pasto, por otra parte, no fue sino una etapa más de la guerra a muerte que había decretado en 1813. Pero en la mente de Bolívar debió ser algo más. Su odio hacia los pastusos parece alcanzar un grado de enfermedad, a juzgar por lo descrito por Luis Perú de Lacroix, masón y edecán de Bolívar, que escribió en sus memorias algunas sentencias de éste:

    Los pastusos deben ser aniquilados, y sus mujeres e hijos transportados a otra parte, dando aquel país a una colonia militar. De otro modo Colombia se acordará de los pastusos cuando haya el menor alboroto o embarazo, aun cuando sea de aquí a cien años, porque jamás se olvidarán de nuestros estragos.

    Pero esa posible desviación mental encontraría apoyo en quienes se encontraban interesados, no por enfermedad, sino por codicia, en el exterminio de Pasto. Y es que Pasto representaba un excelente polo de desarrollo industrial y comercial, al margen de los intereses británicos; algo que era necesario allanar.

    Si penoso es el genocidio per se, adquiere tintes incalificables cuando observamos que no es producto de enfermedad mental sino de codicia. ¿Qué actuación cabe al respecto?

    Es el caso que, tras los estragos llevados a cabo sobre Pasto, la mayoría de los jefes patriotas cayeron en la pesadumbre. No es el caso de Agualongo, quien creía haber encontrado el momento de la revancha y se lanzó sobre Quito con un ejército de unos ochocientos voluntarios. En el curso de esta campaña tomó Ibarra el 12 de Julio de 1823; pero el 17 tuvo un nuevo encuentro que resultó fatal.



    El enfrentamiento de Ibarra se convirtió en otra catástrofe a sumar en el triste balance de los pastusos y de la Hispanidad: en un acto de ¿suerte?, ¿astucia?… El ejército separatista, comandado por el agente de los británicos Simón Bolívar, infligió una terrible derrota a los pastusos, de los que la práctica totalidad pagó con su vida la ilusión de la venganza.

    Pero el odio de Bolívar no desapareció con esta nueva masacre. Muy al contrario, quedó reflejado en la orden que, tras la victoria de ese aciago día, dio al General Bartolomé Salom. Entre otras, marcaba las siguientes medidas:

    Destruirá US. todos los bandidos que se han levantado contra la República.
    Mandará US. partidas en todas direcciones a destruir estos facciosos.
    Las familias de estos facciosos vendrán todas a Quito para destinarlas a Guayaquil.
    Los hombres que no se presenten para ser expulsados del territorio serán fusilados.
    Los que se presenten serán expulsados del país y mandados a Guayaquil.
    No quedarán en Pasto más que las familias mártires por la libertad.
    Se ofrecerá el territorio de Pasto a los habitantes patriotas [separatistas] que lo quieran habitar…



    Odio que quedaría remarcado en su carta de 21 de Julio de 1823 al general Francisco José de Paula Santander, en la que decía Simón Bolívar:

    Pasto es la puerta del sur (decía) y si no la tenemos expedita, estamos siempre cortados, por consiguiente es de necesidad que no haya un solo enemigo nuestro en esa garganta (…)(los pastusos tienen) una alma de acero que no pliega por nada. Desde la conquista acá, ningún pueblo se ha mostrado más tenaz que ese. Acuérdese Vd. lo que le dije sobre la capitulación de Pasto, porque desde entonces conocí la importancia de ganar esos malvados. Ya está visto que no se pueden ganar y por lo mismo es preciso destruirlos hasta en sus elementos.



    Era una guerra de reveses. Finalmente, José Mires tomaría Pasto, quedando Agualongo encerrado en el convento de las monjas Conceptas, de donde acabó huyendo para sufrir nueva derrota en Buenaventura, esta vez definitiva, a manos de Tomás Cipriano Mosquera. El 24 de Junio de l824 fue sorprendido por el General José María Obando, el mismo que acabaría asesinando a Sucre.

    Agualongo fue tomado prisionero, sometido a juicio (curioso el dato para quienes actuaban como habían hecho en Pasto), y fue condenado a muerte, sentencia que fue ejecutada el trece de julio de 1824.

    El héroe contaba cuarenta y cuatro años de edad, y justo en esos momentos llegaba la orden de su ascenso a General de Brigada.

    Ante el pelotón de fusilamiento exclamó que, si tuviese veinte vidas, estaba dispuesto a inmolarlas por su religión y por su Rey de España; suplicó que no le vendaran, porque quería morir cara al sol, mirando la muerte de frente, sin pestañear, siempre recio, como su suelo y su estirpe.



    Gran espíritu hispánico de Agualongo, quien debe ser reconocido como héroe de la Hispanidad; un personaje visionario que supo detectar la mala fe en aquellos criollos que con tanto ardor buscaron y consiguieron la ruptura de la patria con el único objetivo de satisfacer sus ansias economicistas.

    Agualongo se manifestó reiteradamente contra la actitud de los criollos separatistas, y en esas manifestaciones argüía aspectos que acabaron confirmándose tras laindependencia… que los indígenas iban a perder sus tierras. Evidentemente era un visionario.

    La marea de la tiranía no pudo ser contenida por el patriota Agualongo, que tuvo que sufrir la pasión y la muerte a manos del invasor sin que el coraje hispánico pudiese frenar la codicia de los agentes británicos, quienes encontraron su labor trillada por la indolencia del pueblo español, que sin remedio e incomprensiblemente incluso para ellos, sucumbiría ante su tiranía.

    Bolívar encontró en Pasto resistencia patriótica que arrasó a sangre y fuego, pero no fue Pasto el único lugar que el tirano miraba con desconfianza. Así, con relación a Coro, que tantas muestras había dado de mantenerse fiel a la Patria, manifestaba el genocida de Pasto en carta a Rafael Urdaneta el 24 de diciembre de 1826:

    El resto del pueblo lo creo tan godo como antes. Ni aún por mi llegada se acercan a verme, como que sus pastores son jefes españoles. Yo creo que si los españoles se acercan a estas costas, levantarán 4 ó 5.000 indios en esta sola provincia. La nobleza de este país permanece renuente y abstraída de todo; pero cobrando millones y Coro no ha valido jamás un millón.

    Pero España estaba perdida, y las peores pesadillas de sus enemigos no pudieron verse cumplidas, aunque, además de ser el mejor sueño de los patriotas, hubiese sido la más lógica de las soluciones.




    https://espanaenlahistoria.org/perso...ontra-bolivar/



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 76
    Último mensaje: Hace 11 Horas, 02:21
  2. Los "antiheroes" pastusos
    Por cruz_y_fierro en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 21/07/2011, 11:40
  3. Rosas blancas para todos?
    Por Sant Marti en el foro Cine y Teatro
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 04/06/2006, 22:09
  4. El rodaje del 'Capitán Alatriste' llega a su ecuador
    Por Lo ferrer en el foro Cine y Teatro
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/09/2005, 14:43

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •