Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 4 de 4
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de juan vergara

Tema: El legado espiritual de la División Azul (Blas Piñar)

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    5,028
    Post Thanks / Like

    El legado espiritual de la División Azul (Blas Piñar)

    El legado espiritual de la División Azul (Blas Piñar)



    Revista FUERZA NUEVA, nº 92, 12-Oct-1968

    LA DIVISIÓN AZUL

    Por Blas Piñar

    No es fácil hablar o escribir acerca de la División Azul. Al menos no es fácil hablar o escribir acerca de ella fríamente, con las gafas del observador aséptico que anota el acontecer de cada día, pero que, por temperamento o por habilidad, se inmuniza de lo que hubo en ella de exaltación patriótica, de fidelidad política, de voluntad viril y de espíritu castrense.

    La División española de voluntarios que marchó a la URSS para combatir al comunismo (1941-1943) fue una clamorosa manifestación de que España había recobrado su ritmo como nación y entraba de nuevo por los cauces amplios de la Historia universal. Si alguien creyó, sigue creyendo, o ahora (1968) por un giro mental opina que la última Cruzada española fue la repetición de las luchas celtibéricas y locales de otros tiempos, sin duda desconoce o se avergüenza de que fuese aquí, en nuestra geografía, con huellas no borradas del todo, y en nuestra carne, con lutos y cicatrices que perduran, donde se libró con éxito la primera gran batalla del tiempo difícil en que vivimos.

    Apéndice de Europa, aislada en su extremo occidental, huidiza del continente por su doble vocación americana y africana, España se convirtió de improviso, y no porque el programa de sacrificio nos agradase, en país cabeza y protagonista, en actor de carácter del primer capítulo de una historia dura y larga que no parece en trance de concluir. En esa lucha a escala universal, la España joven volvió a sentir el latido de su propio ser, y derrotó, hasta barrerlo, al comunismo que pretendía sojuzgarla.

    La ruina el hambre, la incomodidad que soportamos para la Victoria y para la reconstrucción pacífica no fueron obstáculo, sino acicate para seguir en la brecha. Cuando el comunismo desafiaba a Europa supimos sobreponernos a nuestra flaqueza, y hasta a un justificable egoísmo, y movilizar una división de voluntarios que en tierras lejanas e inhóspitas continuarían nuestra propia Cruzada y dejarían recuerdos imborrables de abnegación y de heroísmo.

    Fue, además, y por añadidura, en la madrugada del 11 al 12 de octubre cuando aquella aguerrida promoción de combatientes recibió su bautismo de fuego. La Providencia había querido de este modo que coincidiese la fiesta de la Hispanidad, conmemorativa del Descubrimiento, con la renovada pasión de nuestra raza por la limpia y prometedora aventura de servir hasta la muerte los mismos ideales. Porque si la Descubierta fue una obra de amor y de fe, por fe y por amor marcharon los nuestros a combatir en Rusia. Por amor a la fe heredada y vivida, que el comunismo pretendía y pretende desarraigar y destruir. Por fe en el amor, que nos obliga a dar la vida por la libertad de los hermanos que el régimen comunista reduce a la esclavitud.

    De entonces acá han pasado algunos años y muchas cosas. Pero las razones que pusieron en pie de guerra aquella División, que la disciplinó, la uniformó y la llevó a combatir en la tierra y en el aire tienen la misma vigencia, reforzadas por los acontecimientos de cada día, que la actualidad nos ofrece sin ninguna clase de miramientos.

    Ha quedado firme el espíritu de los divisionarios y hay en muchos españoles que no habían nacido en aquella época lo que podríamos llamar el espíritu de la División Azul. Regresados a España después de cubrirse de gloria, o repatriados en el “Semíramis”, después de asombrar al mundo con el tesón, la dignidad, la entereza, la gallardía y el temple del capitán Palacios y de todos y de cada uno de los prisioneros, la División española de voluntarios no ha muerto. Cada año, con diversos motivos y en distintos lugares, convoca a los miembros de su Hermandad y les ofrece, con los abrazos que se multiplican, la espontánea renovación de su compañerismo que no se extingue.

    Pero hay algo mucho más importante, a mi modo de ver, en estas reuniones de los antiguos divisionarios, y especialmente ahora (1968), cuando el enemigo al que ellos obstaculizaron avanza con sus tanques por Europa, amenaza con sus naves de guerra en el Mediterráneo y se infiltra en los países que aún no cayeron en sus garras, a través de los partidos comunistas, legales o clandestinos, y de sus cómplices, disfrazados unas veces de evangélicas vestiduras y otras de ropajes capitalistas que añoran regímenes liberales.

    Eso que estimamos importante es, más allá de la remozada camaradería que se remonta al pasado, la presencia física de la División, con sus convicciones políticas inderogadas, con su ánimo combatiente a flor de piel, con su afán invencible, pese al desdibuje de nuestro sistema, de continuar en primera línea para que ninguna de las metas que la Revolución nacional se propuso sean pisoteadas.

    Los hombres de la División se hallan atentos; y que nadie lo olvide. El espíritu de la División tiene, por otra parte, capacidad de contagio para movilizar muchas conciencias dormidas y para hacer saltar con su bravura muchos tinglados consentidos desde los cuales el comunismo acecha y dispara.

    Para vosotros, Divisionarios, vaya desde FUERZA NUEVA un saludo cordial y efusivo de camaradería, que no en balde son de los vuestros algunos de los que en esta Casa escriben y sudan para mantenerla.

    Y para vosotros, los que caísteis en Rusia combatiendo al enemigo, que era entonces aliado de los que ahora tiemblan ante su amenaza, nuestro recuerdo y nuestra oración. No conocemos vuestros nombres, quizá. Es posible que hayan sido arrancadas las cruces de madera que fueron colocadas sobre vuestras tumbas. Pero nos basta saber que os comportasteis como héroes, como sabemos, porque así nos lo dice la más recia tradición española, que para Dios no hay héroes anónimos.

    ¡Camaradas de la División Azul caídos en Rusia:Presentes!

    Blas Piñar





    Última edición por ALACRAN; 09/10/2023 a las 13:12
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    5,028
    Post Thanks / Like

    Re: El legado espiritual de la División Azul (Blas Piñar)

    Sobre la Hermandad de la División Azul



    Revista FUERZA NUEVA, nº 92, 12-Oct-1968

    DECLARACIONES DE CARLOS PINILLA, PRESIDENTE DE LA HERMANDAD DE LA DIVISIÓN AZUL, A “F.N.”

    En estos días (1968) se conmemora el XXVII aniversario de la entrada en fuego de la División Azul. Efemérides tan gloriosa y llena de significado no puede pasar inadvertida, en especial en un año como éste, en el que estamos asistiendo a un renacer en nuestro propio suelo de los enemigos que la División Azul fue a combatir al frente del Este. Banderas rojas, canciones y consignas comunistas han sido exhibidas públicamente, gozando del apoyo de un rebaño de “neoliberales”, separatistas, progresistas “posconciliares”, gamberros y traidores de toda laya.

    Resulta de interés conocer cuál es la posición de los ex combatientes de la División Azul ante esta nueva situación;FUERZA NUEVA se ha dirigido para ello a Carlos Pinilla, Presidente de la Hermandad de la División Azul, quien ha contestado así a nuestras preguntas:

    -¿Qué representa la Hermandad de Ex Combatientes de la División Azul en la actual coyuntura política española y qué debería representar?

    -Además de las finalidades originarias, culto a la memoria de nuestros Caídos y ayuda a los padres de los mismos, la Hermandad de la División Azulintenta mantener vivas, en el recuerdo, en el propósito y en la acción, las razones ideológicas que nos animaron a participar en aquella gesta ya histórica. Los acontecimientos recientemente producidos en la Europa Central (invasión soviética de Checoslovaquia) ponen de relieve, una vez más, que nosotros estábamos en lo cierto y percibimos con claridad el peligro y la amenaza que el comunismo representa para la libertad y la independencia de los hombres y de los pueblos. Nunca existirá posibilidad de diálogo y de coexistencia con un sistema político que no vacila en recurrir a la violencia y a los recursos más abyectos para lograr sus propósitos.

    - Si la División Azul fue beligerante, es evidente que la Hermandad de la División Azul no puede ser aséptica. No somos ni queremos ser indiferentes a cuanto afecta a la comunidad política española. Si fuimos protagonistas en una de las empresas más nobles y generosas, no podemos ser meros espectadores en el juego político de nuestra Patria.

    - La División Azul fue una auténtica síntesis de las fuerzas representativas del nuevo orden político y social de España. Codo a codo combatieron juntos requetés y falangistas, catedráticos y estudiantes, ingenieros y obreros, todos ellos unidos por el común espíritu de defensa de los valores cristianos en nuestra civilización. Y aquí precisamente reside el hecho de lo que debe representar en el futuro la Hermandad como depositario del espíritu que animó a sus miembros.

    -¿Cuál es la fuerza real de la Hermandad?

    - Por las razones antedichas, la fuerza real de la Hermandad es muy superior a la que a primera vista pudiera parecer, y a ello contribuyen la cohesión de sus miembros (verdaderamente fraternal) y la destacada posición social y política de muchos divisionarios.

    - ¿Existe un espíritu común o unos principios ideológicos que aglutinen sus miembros?

    - Desde luego, existe un espíritu común y unos mismos principios ideológicos entre los miembros de la Hermandad. Si, mayoritariamente, el “substratum” divisionario fue falangista, no faltaron muchos requetés y otros procedentes de diversos grupos políticos, pero todos ellos con el común denominador de la lealtad insobornable a los Principios de 18 de Julio y a la defensa de los valores de la civilización cristiana.

    - Los hombres de la División, lógicamente gente madura y formada, ¿mantienen una unidad de criterio en lo político o el tiempo les ha dispersado entre las distintas tendencias contradictorias que indudablemente se dejan sentir en estos momentos en España?

    - Dentro del evidente espíritu individualista que caracteriza a los españoles, y por encima de diferenciaciones puramente accidentales y externas, los hombres de la División mantienen una monolítica unidad de criterio respecto a aquellos valores esenciales que hemos señalado. En ello la División Azul es un ejemplo admirable de unidad, de lealtad y de espíritu constructivo que no quita para que precisamente por esa lealtad no sean conformistas cuando entienden que se ponen en juegos los valores por cuya defensa combatieron. Si hay alguna excepción desgraciada, es tan insólita que ayuda a destacar estos rasgos esenciales.

    - La Ley Orgánica del Estado prevé el contraste de pareceres dentro del Movimiento Nacional. ¿Ves algún papel para la Hermandad en este terreno?

    - El contraste de pareceres previsto por la Ley Orgánica del Estado dentro del Movimiento Nacional reserva un papel muy importante a nuestra Hermandad, en razón a lo expuesto anteriormente: lealtad, sí; pero sin conformismos suicidas, sin claudicaciones que lleven a una extinción sin honor y sin gloria.

    - En las páginas de FUERZA NUEVA ha tenido reflejo la aspiración de muchos españoles de lograr una federación o unión de las diversas Hermandades de Ex Combatientes, ex cautivos y otras similares, para actuar conjuntamente en defensa de los ideales del 18 de Julio. ¿Cuál es tu parecer a este respecto?

    - Cabe el honor a la Hermandad de la División Azul de haber sido la primera de las Hermandades de ex combatientes constituidas en España; la primera organización de este tipo española admitida en la Organización Internacional de Ex Combatientes, y, por último, también fue de las primeras en impulsar y reclamar la constitución de una gran federación nacional de excombatientes, con la finalidad de aglutinar a todos los que no están dispuestos a que el día 18 de Julio sea un episodio histórico más.

    - ¿Quieres aprovechar la ocasión para decir algo a los miembros de la División Azul y a los lectores de FUERZA NUEVA?

    Creo que nada más se puede añadir. Únicamente, quizá, advertir a nuestros camaradas y a todos los españoles de buena voluntad que la ley biológica es implacable y los hombres tenemos un tiempo limitado de vida. Por ello, no habremos completado nuestra misión sino inculcamos a nuestros hijos y a las generaciones sucesivas el respeto y amor hacia los valores permanentes y eternos que justificaron nuestro gesto y nuestro paso en momentos decisivos en la historia de la Humanidad.



    Última edición por ALACRAN; 11/10/2023 a las 12:54
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    5,028
    Post Thanks / Like

    Re: El legado espiritual de la División Azul (Blas Piñar)

    Una carta pesimista de cara al futuro...

    Revista FUERZA NUEVA, nº69, 4-May-1968


    JÓVENES EN LÍNEA

    ¿Podrá ocurrir que dentro de 40 o 50 años, estos españoles, que hoy son jóvenes y entonces serán ancianos, contemplen a distancia, con angustia y tristeza, cómo fue desaprovechada, cómo resultó fallida la gran coyuntura de este momento, y ello por su cobardía, por su deserción, por su debilidad?”.
    (Ramiro Ledesma Ramos)

    “Al general Díaz de Villegas.
    Al camarada Fernando Vadillo.
    A todos los presentes, combatientes divisionarios en Rusia.

    Somos un grupo de universitarios que hemos querido aprovechar este merecido homenaje para adherirnos de todo corazón a la idea que representáis y a la empresa que realizasteis. No es fácil encontrar hoy apologistas de la División Azul, y es por ello por lo que queremos hacer patente nuestra admiración, nuestra gratitud y nuestro respeto a dos hombres que aún no han arriado la bandera.

    La mayoría de nosotros no conoce vuestros libros: ya sabéis, entre estudiantes abundan más las apologistas de Marx, Engels, Castro o Guevara. Pero la gesta de la División Azul es lo suficientemente conocida como para que haya llegado a nosotros con toda nitidez. Días malos se avecinan. Pues los enemigos con los que os enfrentasteis, primero en España y luego en los campos de Rusia, se hallan nuevamente en el primer campo donde el comunismo sufrió una derrota. Es en la Ciudad Universitaria de Madrid, regada por la sangre generosa y valiente de los que murieron “por una concepción cristiana de la vida y de la Historia” (a los enemigos muertos hay que perdonarle su grave equivocación, aunque sus hechos no deben olvidarse). Han vuelto, lo sabéis todos, con una virulencia en muchos casos más exaltada que la de antes, los enemigos de España; el enemigo, el comunismo.

    De la contemporización se pasó el diálogo; de éste a veleidades democráticas; de ellas, a pedir el amor libre, a insultar a España, a destruir todo orden, constituido o no, que no sea el suyo. Muchos síntomas nos hacen ver cosas algo raras, que preferimos no comprender: repasad la prensa de todos los días y veréis benévolas alusiones a sus actividades, pidiendo comprensión para los que jamás la tuvieron, salvo la del tiro en la nuca y el aceite hirviendo. Muchas personalidades, especialmente académicas, enquistadas desde antes o después de la Cruzada en puestos de trascendencia, en cátedras, en tantos y tantos sitios, les apoyan constantemente, sin que los que debían actuar de una forma patriótica, dada su ideología y dados a veces los caminos de favoritismo con los que consiguieron supuesto, hagan en contra suya nada. Ya se queman banderas españolas y se tiran Cristos por las ventanas, y acabarán quemando en satánica hoguera, si les dejamos, el ser y la esencia de la Patria. Todo lo que no sea luchar contra estos elementos y contra los que les apoyan será suicida o cobardía. No eran comunistas los occidentales de la II Guerra Mundial, pero ahí tenemos media Europa sometida a la peor dictadura que vieron los siglos.

    En la Universidad española se debaten una vez más, como os sucedió a vosotros, hace algunos años, dos concepciones de la vida y de la Historia que nunca podrán coexistir. Es Patria o es comunismo, y nada más que esto, no os engañéis, lo que se debata en el “campus” de Madrid, como hace treinta años. Y en esta situación sólo caben, como entonces,dos posturas: una a favor y otra en contra. Los del centro no son moderados, sino enemigos. Hay una carta de la Pasionaria, fechada en 1963, que habla con toda claridad: en ella se indica que es esencial hacerse con los estudiantes: “a un universitario, con doce razones firmes que le des, lo tienes convencido”. Habla de atraer a los católicos e incluso los falangistas, y que con una buena campaña pacifista y la pronunciación de palabras como libertad y democracia se convence a los jóvenes y se agrupan diferentes ideologías para amasarlas en un fin premeditado de antemano. En otra carta tranquiliza a los “camaradas españoles”, diciendo que cargos decisorios del país se encuentran en sus manos.

    Se vive,asimismo, intensamente en la Universidad, la tremenda crisis religiosa que afecta al mundo entero, en la que no es ajena la acción del comunismo, que hoy, reconociendo su error pasado, prefiere, con maquiavélica astucia, actuar desde dentro de la propia Iglesia y atraerse a los católicos por medio del progresismo, que no es sino un quiste maligno que está minando los fundamentos del catolicismo. Pues bien: ante todo esto, ciertos responsables eclesiásticos, con honrosísimas excepciones, no muestran sino miedo o falta de interés, permitiendo que el mal se desarrolle y ponga en peligro la secular fe católica español. Recientemente visteis cómo elementos eclesiásticos, ante el vil sacrilegio del Cristo profanado, nos pusieron pegas y trabas sin número para celebrar los actos de desagravio, que, como tenía que ocurrir, pues la fe del pueblo sigue en pie, luego fueron un rotundo éxito, ante la vergüenza y el ridículo de los oponentes.

    Ciertos políticos de nuestra nación tampoco son para nosotros hoy un ejemplo. En ellos domina la inseguridad, la flaqueza y el miedo, como si el ejemplo que vosotros disteis hubiera sido vano. Se nos persigue, se nos va a buscar a nuestros propios domicilios, se nos expedienta impunemente, y ante todo esto esos políticos, muchos de ellos detentadores de cargos, se cruzan de brazos y prefieren dedicarse a especular y a calificarnos de “extrema derecha”, con lo que intentan colocarse en una vergonzosa y poco viril posición de “centro” con vistas a futuras evoluciones de nuestro sistema político.

    Nos preguntamos si la situación actual es semejante a la de los años de la República, pues ya han empezado los “paseos” a la Casa de Campo (los casos de los estudiantes Chacón y Yáñez aún están recientes), las sanciones a los estudiantes que hacen alarde de anticomunismo militante, e incluso las condenas o linchamientos por “tribunales del pueblo” se hacen en la más completa impunidad.

    Por otro lado, empezamos ya a perder las esperanzas que teníamos en vosotros: bien es cierto que nos indigna no veros en los cuadros de mando de la nación, pero asimismo echamos de menos el oír vuestra voz en protesta y reivindicación por el terreno que condescendientemente se está cediendo al enemigo, y echamos de menos el no ver vuestros plantes y vuestra oposición enérgica ante determinadas decisiones y abstenciones de ciertas autoridades políticas y académicas.

    Pero es el momento de evitar diferencias entre nosotros. Nos entristece ver que hoy, entre los grupos y personas que un día estuvieron luchando contra la invasión del comunismo, no hay sino diferencias, y cada día en aumento, sin ver la verdadera guía o fin que a todos nos une y que es la única salvación para la España inmortal. En este sentido, vosotros podríais hacer una incalculable labor, pues vosotros, eso esperamos por lo menos, aún conserváis encendido y libre de mancha la llama del fuego eterno del Movimiento Nacional.

    En cualquier caso, nuestra acción sigue en marcha, y llegaremos hasta el final en la defensa de nuestros signos y nuestros ideales, ya tengamos ayuda, ya no la tengamos, pues son sentimientos hondamente enraizados en lo más profundo de nuestro ser, que aprendimos precisamente de vuestro ejemplo de ayer.

    Terminamos esta carta recordándoos que la bandera aún está alzada en vuestras manos, y hay que defenderla claramente, honradamente, lejos de los festines de los fariseos, limpiando en la pureza de su raíz el oprobio y la vergüenza de los que intentan corromperla, como es mandato ineludible de una legión de caídos”.
    .


    Última edición por ALACRAN; 23/10/2023 a las 12:55
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  4. #4
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,537
    Post Thanks / Like

    Re: El legado espiritual de la División Azul (Blas Piñar)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    A los Caídos y Combatientes en la Gloriosa y Epica División Azul ¡¡¡ PREENTES!!!
    ¡En nuestro afan!
    No recordar-No honrar es: ¡Traicionar!
    Camarada Miguel Ezquerra ¡PRESENTE!
    ALACRAN dio el Víctor.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 3
    Último mensaje: 29/09/2023, 13:08
  2. La Division Azul En Leningrado
    Por JCC en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 12
    Último mensaje: 25/11/2016, 04:04
  3. Demócratas y División AZUL
    Por Valmadian en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 26/08/2015, 05:15
  4. Portugueses en la División Azul :
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 13/11/2012, 23:56
  5. Sobre la División Azul :
    Por Ordóñez en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 13/12/2010, 21:01

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •