Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6

Tema: El último catalán: una novela desternillantemente ácida

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,632
    Post Thanks / Like

    El último catalán: una novela desternillantemente ácida

    EL ULTIMO CATALAN: UNA NOVELA DESTERNILLANTEMENTE ACIDA




    Año 2083. La República Islamopendientede Cataluña (RISC) celebra el 50 aniversario de su “Gloriosa e Intrépida Independencia”. La inestabilidad política iniciada en un fatídico 2014, generará crisis política tras crisis política. Un lánguido Estado Español no puede detener el proceso de secesión gracias a una movilización masiva de musulmanes y otras fuerzas emergentes –algunas estrafalarias- que se suman a la causa de la Independencia catalana. Una vez lograda, una elite política burguesa, endogámica y tarada -heredera del proceso pre-independentista- tiene que lidiar con diferentes facciones enfrentadas: el lobby de los “Gaytalanes”, el grupo “Al-Catalán”, “Catalanes para Cataluña”, “Tortosa es nuestra” e incluso “Nueva Patria China”, entre otros.



    Los primeros años de Independencia fueron muy precarios. Las conspiraciones políticas entre los diferentes grupos, la presión del Estado Español, y la aparición de secretas fuerzas insurgentes pusieron en el peligro la Nueva República.Tras medio siglo,la República Islamodependientede Cataluña (RISC) logra consolidarse y la disidencia es aniquilada. Todo ello se consigue gracias al desarrollo de un imponente aparato administrativo y burocrático capaz de controlar físicamente a buena parte de la población; y a un profundo adoctrinamiento ideológico y simbólico que domina las almas. Excepto los más mayores, ya muy pocos recuerdan el pasado en la Nueva República y lo que un día fuera la Cataluña de siempre.



    Coincidiendo con el 50 aniversario de la Independencia, José Casademunt, un campesino de los Pirineos catalanes nacido en el2004, a sus casi 80 años recibe una carta de la Administración Pública. Su masía, que había albergado a toda su saga familiar durante siglos, va a ser expropiada por la República Catalana. Ello le obliga, contra su voluntad, a iniciar un viaje a la capital de la República que en su familia se la conoce desde siempre con el sobre nombre de “La Gran Babilonia”. Siendo joven, ya había recorrido ese mismo camino tres veces y, en todas ellas, estuvo a punto de perderse su alma. Pero ahora José ya se acerca al final de sus días y esta última andadura le permitirá recuperar la memoria de sus vivencias de juventud; de aquella Cataluña y aquellas gentes que ya no existen. Todo ha sido fagocitado por una estructura de poder carente de espíritu y vida. El último recorrido vital para salvar su casa confluye con un viaje iniciático para reconquistar la esperanza perdida por los años. Debe encontrar el sentido de su desgraciada existencia y salvar su alma.
    Este itinerario se recorre en un viaje interior salpicado de recuerdos, algunos vividos en su juventud y otros preservados en la memoria de la saga familiar sobre sus ancestros que dejaron mella en sus descendientes. Las remembranzas le permiten dotar de sentido a lo que en un principio es una lucha estéril, sin sentido y abocada al fracaso.


    Autor: JAVIER BARRAYCOA
    Editorial: STELLA MARIS, BARCELONA 2014.


    Sobre el autor:

    Javier Barraycoa (Barcelona, 1963) es doctor en Filosofía y director de Estudios
    de Ciencias Políticas en la Universidad CEU Abat Oliba, donde imparte clases de
    Sociología, Opinión Pública y Psicología Social. Ha sido profesor de la Universidad
    de Barcelona durante dieciocho años.

    Sociólogo de reconocido prestigio y ensayista best-seller, centra su labor
    investigadora en el estudio de la postmodernidad y la construcción simbólica de
    la realidad. Entre otros títulos, es autor de Doble abdicación (2014), Cataluña Hispana (2013), Historias ocultadas del nacionalismo catalán (2011) —más de 15.000 ejemplares vendidos–,
    Los mitos actuales al descubierto (2009), Sobre el poder (2002). En la modernidad y la
    posmodernidad (2001), y La ruptura demográfica (1998).




    ¿Donde adquirir el libro?:
    EL ÚLTIMO CATALÁN - JAVIER BARRAYCOA, comprar el libro
    Stella Maris-El ultimo catalan - Logintegral libros – www.logintegral-libros.com








    En Cristo Rey

    Asociación Cruz de San Andrés

    Asociación Cruz de San Andrés por la vida y la familia

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,632
    Post Thanks / Like

    Re: El último catalán: una novela desternillantemente ácida

    Entrevista en la Gaceta sobre “El último catalán”


    El nacionalismo se puede combatir con humor’
    Rosalina Moreno

    El portavoz de ‘Somatemps’ se adentra en su libro, ‘El último catalán’, en una Cataluña en el año 2083 que conmemora el 50 aniversario de la independencia.
    Javier Barraycoa.

    Javier Barraycoa
    hace una crítica profunda a los males de Cataluña con un toque de humor e ironía en su último libro, El último catalán (Stella Maris). Dice que “si se llegara a una Cataluña independiente podría ocurrir algo muy parecido” a lo que relata en esta obra.
    Su personaje central es el símbolo del hombre que lucha por su libertad frente a un Estado invasivo que pretende controlarlo todo. En ella aborda, además, cómo una “construcción nacional” produce una “desnaturalización de la identidad catalana, hasta tal punto que el protagonista ya no se reconoce en esa sociedad”.
    No es la primera vez que este historiador y sociólogo, autor de una decena de libros, trata el problema catalán. Lo hizo también en Los mitos actuales al descubierto (2009) y en Historias ocultadas del nacionalismo catalán (2011).
    Barraycoa es portavoz de la plataforma Somatemps -Estamos a tiempo-, que nació hace un año –el 16 de noviembre de 2013 en Santpedor (Barcelona)- y se constituyó formalmente el 26 de abril. Esta organización, que defiende la catalanidad hispánica y es antiindependentista, pretende una renovación cultural, historiográfica, social, y convertirse en un think tank para movilizar a la sociedad civil.
    Ha sido profesor de la Universidad de Barcelona durante 18 años y es director de estudios de Ciencias Políticas en la Universidad Abat Oliba CEU de Barcelona.
    -¿Qué encontraremos en ‘El último catalán’? -Una sátira sobre una Cataluña hipotéticamente ya independiente. A partir de ahí, una crítica muy mordaz a cómo sería una Cataluña dominada por el nacionalismo, donde el protagonista es un payés octogenario, de un pueblo perdido en los Pirineos, Solanell, que se da cuenta de que el mundo que ha conocido en la Cataluña independiente ha desaparecido. Por lo tanto, se encuentra profundamente decepcionado y sólo en esa nueva Cataluña. El alma del verdadero catalán queda recogida en el protagonista, José Casademunt. Un sencillo campesino que lo único que tiene a su alcance es el sentido común de la vida y lo que le han enseñado sus antepasados. En la novela -en clave de humor- se relata el conflicto entre el totalitarismo racionalista y la tradición que se rige por el sentido común.
    -El Estado no pudo detener el proceso independentista… -No. La inestabilidad política iniciada en un fatídico 2014, generará crisis política tras crisis política y que un lánguido Estado español no pudo detener el proceso de secesión gracias a una movilización masiva de musulmanes y otras fuerzas emergentes –algunas estrafalarias- que se suman a la causa de la Independencia catalana. Tras medio siglo, la República Islamodependiente de Cataluña (RISC) logra consolidarse y la disidencia es aniquilada.
    -Y una vez conseguida, ¿cuál era entonces el problema? -Una elite política burguesa, endogámica y tarada -heredera del proceso pre-independentista- tiene que lidiar con diferentes facciones enfrentadas: el lobby de los “Gaytalanes”, el grupo “Al-Catalán”, “Catalanes para Cataluña”, “Tortosa es nuestra” e incluso “Nueva Patria China”, entre otros. La política se convierte en una locura donde lo que menos importa es la gente normal.
    -¿Cómo se enfrenta Casademunt a esa Cataluña independiente? -Recibe una notificación de expropiación de su masía y tiene que ir a Barcelona -conocida como “La Babilonia”- a enfrentarse a la Administración. Se adentra en una especie de viaje iniciático en busca del sentido de su propia vida, en el que va recordando su juventud y su ideario vital. Van apareciendo personajes que representan diferentes tipos de posicionamientos frente al catalanismo y ante la vida. La novela no sólo se centra en lo que sería una Cataluña independiente, sino también en descubrir lo que da sentido a la vida y la amistad, y cómo muchas veces la política es un artificio para encubrir y adulterar ese sentido existencial.
    -¿Cuál es el mensaje que subyace de la obra? -El protagonista es el símbolo del individuo que lucha por su libertad frente a un Estado invasivo que pretende controlar todo. Además, la novela trata la paradoja de que una “construcción nacional” produce una desnaturalización de la identidad de los “verdaderos catalanes”.
    -¿Aparece en ella algún político catalán? -Quedan retratados muchos políticos actuales. Aparece toda la familia Pujol. Éstos se van casando con otras familias políticas hasta llegar a una especie de degeneración de la casta política.
    -¿Qué otras críticas hace? -Al papel de la Iglesia catalanista y el progresismo eclesial que, abandonando su misión, sirven a la “construcción nacional” de la Cataluña independiente. Aunque es una obra muy divertida hace una crítica profunda a los males de Cataluña y a quien los ha provocando. Sobre todo, la novela pretende que cualquier lector que no sea catalán se acabe enamorando del alma de Cataluña que representa el protagonista.
    -El nacionalismo también se puede “combatir” con humor… -Sí. Faltaba desdramatizar lo que estamos viviendo y utilizar el humor como argumento para hacer reflexionar. Los catalanes sabíamos reírnos de nosotros mismos. Siempre tuvimos grandes humoristas, pero ahora la censura cultural es tal que también te prohíben reírte de ti mismo. ​

    Entrevista en la Gaceta sobre “El último catalán” | SOMATEMPS

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,632
    Post Thanks / Like

    Re: El último catalán: una novela desternillantemente ácida

    Juan Manuel de Prada:«Los nacionalismos son, sencillamente, un galimatías»

    Manuel de la Fuente

    El novelista presentó la primera novela de Javier Barraycoa:«El último catalán», una sátira de política ficción


    Barcelona, año 2114. Ramblas abajo, dos agentes del Servicio Automático de Tipos Extraños y/o Nocivos (SATEN), o Mozos que Ya No Se Cuadran, acaban de detener a un par de boixos nois, de la archiconocida peña Puto Seny. ¿Su delito?: Pasarse una barretina por salva sea la parte, hacer sus necesidades (como vulgares caganer) sobre la discografía completa de Lluís Llach (se tragaron «L’estaca», como Pablo Iglesias, al grito de «Vaya si podemos»), y ciscarse en toda la familia de Salvador Espriú y la peña de sardana de Arenys de Munt. «Españanos da bola, Cataluña ya no mola», gritaron al ser apresados.





    Es la tercera vez que en una semana se produce un incidente de estas características. El último, bueno, el penúltimo, fue la destrucción de un contenedor que albergaba las «Obras Completas» (traducidas a 500 idiomas, por cierto y por lo menos) de Sir Artur Mas, el «Epsitolario Completo» de Duran Lleida, y la «Poesía completa» de Oriol Junqueras, versión trilingüe (con fantástica traducción al árabe del camarada de la CUP). Además, se quemó un retrato de Jordi Évole.


    Messi, golazos budistas
    A esa misma hora, Messi se rasgaba las vestiduras tras perder una vez más el Balón de Oro, conquistado por Cristiano Ronal III. «Ya solo creo en el budismo», se quejó amargamente el astro del balompié a la redacción completa de TV3.
    Porque Messi (y otros ciento cincuenta más) es uno de los protagonistas principales de «El último catalán» (Ed. Stella Maris), una novela de Javier Barraycoa, profesor y anticatalanaista no furibundo.
    «Esta obra –comentó Juan Manuel de Prada durante la presentación, ayer en Lhardi, con un cocidito madrileño y españolista de por medio (del que dio buena cuenta el escritor de Baracaldo; y el que suscribe estas líneas, a pesar de tener el azúcar muy alto)– es una sátira que denuncia y fustiga los vicios, que pone el dedo en la llaga de ese galimatías de las nacionalidades; es una mirada feroz, pero también piadosa de esta realidad penosa a la que nos han llevado las oligarquías políticas que padecemos. Y no solo las catalanas».

    Bandera verdiblanca

    Esa Cataluña independiente y musulmanizada (la media luna ha sustituido a la estrella en la estelada, que ahora es verdiblanca, como el Betis manque pierda), este país que dibuja Barraycoa en esta «distopía», que bebe tanto del Orwell de «Rebelión en la granja» y «1984», como del Boris Vian de «La espuma de los días» o «Vercoquin y el plancton», es un auténtico disparate. Que te hace reír a mandíbula batiente en el taxi ante la estupefacción del chófer.
    «Javier –continúa De Prada– ha levantado una crónica sobre la ingeniería social separatista que nos ha llevado a este panorama de la desolación que es la vida catalana y española, donde todo es caricaturesco; a esta idiotez contemporánea. Javier escarnece y caricaturiza el nacionalismo, sin caer tampoco en el españolismo».
    A la saga de los Pujol Family (la Pujol Connection, hablando en plata) le ha salido un divertidísimo competidor en la novela de Javier Barraycoa. El autor se merece un partido-homenaje en el Camp Nou, y que la nova canço (resucitada por Mas y menos) le dedique una cantata. Como la de
    Iquique, que tanto le gusta al de la coleta.



    Juan Manuel de Prada:«Los nacionalismos son, sencillamente, un galimatías» - ABC.es

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,632
    Post Thanks / Like

    Re: El último catalán: una novela desternillantemente ácida

    «El nacionalismo es una neurosis tóxica que se transmite con facilidad»

    María Jesús Cañizares / Barcelona

    El sociólogo Javier Barraycoa aborda con humor una virtual Cataluña independiente en su novela «El último catalán»


    Inés Baucells
    El autor de "El último catalán", Javier Barraycoa


    Javier Barraycoa (Barcelona, 1963) da el salto a la novela. Conocido por sus ensayos sobre el nacionalismo, este sociólogo recrea en «El último catalán» (Editorial Stella Maris) una Cataluña independiente en el año 2083. Por ella transitan personajes delirantes porque, según el autor, ahora más que nunca es necesario abordar el proceso secesionista que tiene lugar en Cataluña con humor.
    Sobre su cambio de registro, explica que «el nacionalismo catalán ha abandonado el campo de la racionalidad y el debate académico. La novela, especialmente si es satírica, es un reto para cambiar de registro y proponerse abordar el mismo tema desde una perspectiva muy diferente», explica el escrito. En su opinión, «es un reto intelectual del mismo calibre que el ensayo político. Pero tiene unas ventajas indudables: tratar el tema con humor e ironía. Tras dos ensayos sobre la mitología nacionalista, un editor me propuso una auténtica revolución: plantear desde la Distopía satírica lo que sería una Cataluña independiente».



    ABC
    La novela de Barraycoa

    Pero ¿realmente hay cabida para la sátira en el contexto político actual? Barraycoa lo tiene claro: «Hoy más que nunca. Cuando la lógica deja de imperar en las propuestas polìticas y el empecinamiento impide querer oír argumentos de tus oponentes, entonces el humor es la última arma política. Siempre he dicho que hubo un tiempo en que los catalanes supimos reírnos de nosotros mismos. Incluso entre los catalanistas surgían literatos y periodistas capaces de parodiarse».
    En su opinión, «el nacionalismo actual es un metarrelato por definición dramático y censura la risa. En Cataluña, necesitábamos abrir una ventana para que entrar aire fresco y desdramatizar el nacionalismo. Esta es una de las intenciones de la novela: una terapia de emergencia que necesitamos todos los catalanes y el resto de españoles. El nacionalismo es una neurosis tóxica que se transmite con facilidad»
    Según el escritor, en el proyecto de Artur Mas hay dosis de realidad y de ficción. «En él (tanto el proyecto como el personaje) todo está mezclado. Este es precisamente uno de los problemas del nacionalismo en general y de Artur Mas en particular: ya son incapaces de distinguir la realidad de lo imaginario, lo verdadero de lo falso. Hannah Arendt decía que esta era una de las condiciones de los nuevos totalitarismos. Más en la medida que pretende acercarnos a su sueño utópico, o su pesadilla mental, va alejando a los catalanes de la realidad. Me atrevo a decir que nunca Cataluña ha estado tan descatalanizada e irreconocible. El nacionalismo mata las naciones que pretende redimir».


    Advierte al lector de que alguno de los pasajes delirantes de su novela pueden convertirse en realidad. «El lector se reirá a cajas destempladas por las situaciones irónicas y los personajes estrafalarios que van a apreciendo a lo largo de la novela –submarinos nucleares chinos en el puerto de Barcelona, llamados Jordi Pujol I, Rafael de Casanovas o Pau Claris, no se aleja de la propuesta que hizo un analista en televisión para protejer la Cataluña independiente–».
    La Cataluña central dominada por banderas separatistas, en la novela se transforma en una marea de banderas verdiblancas «pues la población musulmana ya es mayoría y esos son los colores del islam. Por lo tanto la Cataluña profunda parecerá un semillero de aficionados del Betis, etcétera, etcétera. Aunque la sátira juega con la hipérbole, se sustenta en algo de realidad».
    El héroe de esta novela, el entrañable José Claramunt, es un payés de un pueblo perdido en los Pirineos que simboliza la resistencia a un dominante Estado catalán independiente. Barraycoa lamenta que, en la actualidad «hay menos Casademunts de los que quisiéramos» pues «el nacionalismo ha secularizado, desnaturalizado y casi, me atrevería a decir, animalizado a buena parte de la payesía catalana. Conozco una hija de una de las Masías catalanas que se parecen mucho a la familia del protagonista. Un día en una clase de magisterio le preguntaron qué música escuchaba en su Masía; y contestó con toda naturalidad: “marchas militares”». Pero está convencido de que esos catalanes como Casademunt existen y son «catalanes de pura cepa que se encuentran absolutamente descolocadon en una República Catalana Independiente, de la que no pueden sentirse partícipe, porque ya no es la Cataluña que mamamaron de sus padres y abuelos».
    La novela será presentada el próximo 3 de diciembre en el hotel Atenea en un acto presentado por Pablo Planas, coautor de «La familia Pujol corporation».

    «El nacionalismo es una neurosis tóxica que se transmite con facilidad» - ABC.es

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,632
    Post Thanks / Like

    Re: El último catalán: una novela desternillantemente ácida

    “El último catalán” ya apunta a superventas navideño

    El libro de Barraycoa que desconcierta al nacionalismo.

    El profesor catalán conoce bien el nacionalismo. Sus 2 libros sobre esta ideología en Cataluña (Historias ocultadas del nacionalismo catalán y Cataluña hispana) son demoledores e imprescindibles como vacuna y chubasquero frente al nacionalismo. Los intelectuales del Règim han recibido estos años más subvenciones que nunca para apoyar el “prusés” con todo tipo de parafernalia mediática. Dicen que en Plaza Cataluña hay un hombre que regala €100.000 a quien le diga de memoria 1 película de Isona Passola; y sube a 1 millón si no está subvencionada. Aquí recordamos L’endemà, el aburrido desfile de comehabas del Règim alabando Catadisney. Barraycoa se ha decidido también a describir los años después de laindependència. Pero en un libro libre, fresco, alegre, irónico, profundo, tronchante y sin subvenciones. Se llama El último catalán y está volando de las librerías. A Cataluña se le ha venido encima laindependència. José Casademunt, un octogenario payés, se ve obligado a abandonar su casa pairal y bajar a Barcelona para abrazar un combate contra el régimen nacionalista que todo lo invade. Le acompañan sus recuerdos, sus amigos de juventud, sus amores y una deliciosa filosofía que nos tensa el alma. Es imposible leer sus aventuras sin una sonrisa, a veces incluso una limpia carcajada. Y también lágrimas.
    El nacionalismo pide a gritos que se rían de él. Si de verdad quiere disfrutar del “prusés” compre El último catalán. Y asista a su presentación, hoy día 3 a las 19:30 en el hotel Atenea de Barcelona, en la calle Juan Güell detrás de El Corte Inglés de Diagonal. Las carcajadas prometen oírse en Solanell, el pueblo pirenaico de José Casademunt.

    “El último catalán” ya apunta a superventas navideño |

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,632
    Post Thanks / Like

    Re: El último catalán: una novela desternillantemente ácida

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Entrevista a Javier Barraycoa en Crónica Global: “El nacionalismo es una religión secularizada”

    Hoy publica Crónica Global una entrevista en profundidad a Javier Barraycoa con motivo de su novela: “El último catlán”

    Javier Barraycoa:

    “El nacionalismo es una religión secularizada”

    El profesor universitario y escritor Javier Barraycoa (Barcelona, 1963) acaba de lanzar una nueva novela, ‘El último catalán’ (Editorial Estella Maris), una sátira distópica que traslada al lector a una hipotética futura Cataluña independiente. El doctor en filosofía explica a CRÓNICA GLOBAL las principales motivaciones que le han llevado a escribirla.




    El profesor universitario y escritor Javier Barraycoa / FOTO: CG










    El protagonista de ‘El último catalán’ es un catalán que se siente español y ama el castellano. ¿No es demasiado políticamente incorrecto para la actualidad?


    Bueno, el protagonista es un viejo payés de los Pirineos que de mozo pasó por el seminario de Barcelona y, decepcionado, huyó al de Toledo. Para él no hay fronteras sino ansia de conocer y amar. Su experiencia castellana le abre alma no se la cierra. Podría decirse que es la vida de un hombre sencillo que se encuentra en un mundo destrozado los la casta política nacionalista. Se encuentra en una Cataluña independiente “descatalanizada” donde parece no tener lugar ni él ni su familia.

    “¡Cuántas veces la virtud extrema esconde un alma muerta!”. Esta frase alude a un todopoderoso ministro de la Cataluña independiente. ¿A quién se la aplicaría en la Cataluña actual?


    Se podría aplicar a toda la casta nacionalista. Siempre, los representantes de ideologías falsas deben compensar su carencia de razones con una apariencia de “superioridad moral” sobre sus enemigos. Ya a Robespierre, uno de los mayores asesinos de la historia, le llamaban el “incorruptible”. Nuestro protagonista fuma, bebe y come chorizo cuando todo esto ya lo han prohibido en la Cataluña independiente. El “puritanismo” es una de las manifestaciones de querer presentar una ideología arcaica, el nacionalismo, como algo ultramoderno.

    En la obra habla del papel de la jerarquía de la Iglesia Católica. ¿Cree que ha colaborado en el avance del independentismo en la sociedad catalana?


    En la novela surgen curas santos y sencillos, otros un poco atontados y otros que confunden el nacionalismo con la “religión verdadera”. En la realidad, por desgracia, hemos de reconocer que de estos últimos hay demasiados en Cataluña. En la medida que algunos eclesiásticos, especialmente con cargos relevantes, han decidido que la política es más importante que la religión, han abierto de par en par las puertas al nacionalismo. No podemos olvidar que el nacionalismo es una religión secularizada.

    Por cierto, hay una referencia muy ‘española’ al monasterio ‘patriótico-catalán’ de Montserrat, que no es conocida por el gran público. ¿Nos la podría detallar?


    Bueno, casi nadie sabe que el Monasterio de Montserrat desde los Reyes católicos, durante cuatro siglos dependió del Monasterio de Benedictinos de Valladolid. Durante ese tiempo una parte muy importante de monjes y abades fueron castellanos. Tras las desamortizaciones del siglo XIX, la Abadía quedó desolada. Entonces pasó a depender -y aún hoy es así- de una Abadía italiana. Hasta los independentistas de Montserrat dependen de otro monasterio.

    Artur Mas, Oriol Junqueras, los Pujol salen mencionados. Pero no recuerdo a Joan Herrera. ¿Descuido nuestro o suyo?


    Joan Herrera tuvo sus días de gloria, pero ya han acabado. En los próximos meses o ciclos electorales ICV sufrirá el vértigo de la desaparición. Podemos le arrebatará un espacio político vital para su supervivencia. No creo que a Herrera le pudiera quedar un papel relevante en una Cataluña independiente. Vamos a vivir un terremoto político y muchos van a caer. De hecho en la novela a Junqueras se le denomina “el Breve”. Muchos que en la historia iniciaron procesos políticos de envergadura fueron devorados por los mismos.

    En un pasaje de la obra el protagonista asegura que: “No hay que dialogar con el maligno”. ¿Quién sería el maligno en la Cataluña del 2015?


    En su momento fue Pujol, engañó “dialogando” a todo el mundo, a gobiernos centrales, a empresarios, a catalanistas no independentistas. Ahora le toca a Artur Mas. Lo más terrible es que Mas no cree en el independentismo. No hay nada peor que intentar dialogar con alguien que ni siquiera cree en las tesis que defiende. Sólo hay una cosa peor que engañar a millones de personas, es engañarse a sí mismo.

    Su descripción de la futura República Catalana es casi una distopía, una sociedad opresiva y agobiante, sin casi libertades individuales, muy alejada de la que nos venden Carme Forcadell y Muriel Casals. ¿Ve así a una hipotética Cataluña independiente?


    Basta con leer la historia. Todo proceso de ruptura o grave crisis política pasa por fases de control social, de sospecha continuada, normativizaciones de la realidad. Lo más trágico de una Cataluña independiente sería la purga no sólo de los no nacionalistas, sino especialmente entre los propios nacionalistas. Un partido burgués como CiU tendría los días contados en una república independiente, sería devorado por los partidos radicales.

    ¿Se ha inspirado en el ‘1984’ de Orwell?


    Sin lugar a dudas la novela es una distopía estilo Orwell, pero también bebe de otras. La gran diferencia es que toda ella está escrita en clave de humor. El lector no parará de reírse, aunque entre risa y sonrisa uno encuentra reflexiones y no le queda más remedio que pensar en cómo sería realmente esa Arcadia que nos proponen unos descerebrados.

    En el libro se intuye que usted tiene querencia por las tradiciones. ¿Cree que en la Cataluña de Artur Mas se respetan, o se reinventan?


    El nacionalismo se cobija en falsas tradiciones. Ningún nacionalista sería capaz de vivir en una Cataluña tradicional como la de nuestros bisabuelos. Su defensa de la historia y las tradiciones solo se sostiene en la medida que falsean la historia. Las “tradiciones inventadas” como instrumentos de legitimación política es un tema que ya trató magistralmente Eric Hobsbawm.

    Una de las constantes en la trama de la novela es el papel preponderante de los musulmanes en la Cataluña del futuro, y su relación con los independentistas. ¿Ficción o realidad?


    Me remito a lo que dijo el cirujano Sami Karray, militante tunecino del laicismo político, del feminismo y de la democracia, cuando hace unas semanas dictó una conferencia en la Casa de Cultura de Gerona sobre islam e islamismo. Para sorpresa de los asistentes, dijo: “Los catalanes lo pagaréis muy caro. […] Os empeñáis en hablar de tolerancia y de derechos humanos a los que no quiere oír hablar de tolerancia ni de derechos humanos”.

    Lo de la prohibición de comer chorizo y embutidos en general, díganos que no va en serio…


    Si hace veinte años me hubieran dicho que se iba a prohibir fumar en determinados lugares no me lo hubiera creído, tampoco la prohibición de los toros, y tantas prohibiciones que nos han caído encima en los últimos años. Antes hablábamos del puritanismo… todo es posible. En la novela la prohibición del chorizo es como pago político a los musulmanes gracias a los cuales se ha conseguido la independencia.

    Su preocupación por el nivel de la educación es uno de los temas principales de esta obra. ¿Cómo definiría el sistema de enseñanza catalán actual?


    En treinta años, los catalanes hemos pasado de ser uno de los pueblos de España con un nivel educativo más alto, junto a las Vascongadas, a tener un verdadero desastre de sistema educativo. Todo ello se debe a varios motivos: politización de la educación, entrega de la misma a las tesis de pedagogos que nunca han pisado un aula, endogamia provocada por la transferencia de competencias, que impide la circulación de los mejores maestros por el todo el Estado.

    Sin desvelar el papel que le otorga usted a Andorra en la trama, ¿por qué cree que hay tanta querencia por este pequeño país entre algunos ‘padres de la patria’ catalana?


    Andorra tiene el tamaño ideal para mantener relaciones informales. Todo el mundo se conoce, todo el mundo se protege. A los Pujol no les costó mucho encontrar testaferros y defensores. Andorra es una Arcadia en la que sueñan muchos independentistas.

    Para José Casademunt, el protagonista, un catalán que ama España, Barcelona es ‘Babilonia’. ¿No lo es también para cierto independentismo de base rural? ¿O considera que Barcelona ya se ha perdido para la causa española?


    Es indudable que sociológicamente, desde el siglo XIX, Cataluña ha quedado fracturada entre la Cataluña profunda y rural y la costera e industrial. Barcelona siempre ha representado esa Barcelona cosmopolita y antitradicional. El gran éxito del catalanismo fue que los “vigatans”, la gente de la Cataluña interior, impulsó el movimiento de la Renaixença. Creyeron que llevaban la tradición a la Barcelona ‘pecadora’, pero Barcelona transformó el catalanismo en nacionalismo. Barcelona no es de nadie y es de todos. Nunca se entregará al nacionalismo y nunca se entregará al españolismo. Es evidente que Barcelona y su cinturón decidirán el futuro de Cataluña.

    Su obra, que pretende ser una sátira de la Cataluña oficial, tiene momentos de notable comicidad. Pero al final también causa cierto desasosiego ante un panorama que, por muy esperpéntico, no deja de ser descorazonador. ¿Pretendía solo hacer reír o buscaba algo más?


    Creo que la novela acaba con una gran sorpresa y mucha esperanza. Lo que ocurre es que en la historia real, las cosas no van al ritmo que muchos deseamos. El humor es el instrumento más eficaz contra los totalitarismos que te han arrebatado la posibilidad de argumentar o te han expulsado del espacio público. En este caso el humor es para hacer reflexionar y para desdramatizar el secesionismo. Los nacionalistas han hecho del drama su principal arma emocional y ello se ha de combatir con humor.

    ¿’Som a temps’ de revertir el desafío independentista?


    El independentismo solo representa un desafío porque le dejamos desafiar. Creo que es mucho más débil de lo que aparenta ser. Otra cosa es que cuente con instrumentos poderosísimos, pero la casta nacionalista carece de personalidad política. En breve irrumpirán nuevas fuerzas políticas que lo desestabilizarán todo, incluyendo al propio nacionalismo omnipresente. Por supuesto que ‘som a temps’, somos muchos los catalanes que no estamos dispuestos a soportar un totalitarismo nacionalista. Lo que debemos hacer es organizarnos y eso ya lo hemos empezado a hacer.



    http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2015/01/-el-nacionalismo-es-una-religion-secularizada-14692.php




    Entrevista a Javier Barraycoa en Crónica Global: “El nacionalismo es una religión secularizada” « SOMATEMPS

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Una magnifica carta de un catalán
    Por Anorgi en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 17/01/2014, 14:57
  2. Juan Moreira (novela)
    Por Esteban en el foro Literatura
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 24/07/2013, 05:53
  3. Respuestas: 1
    Último mensaje: 20/10/2008, 18:15
  4. Respuestas: 6
    Último mensaje: 10/07/2008, 11:22
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 26/06/2006, 01:27

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •