Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores3Víctor
  • 3 Mensaje de Hyeronimus

Tema: António Sardinha: la democracia, camino a la plutocracia

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,799
    Post Thanks / Like

    António Sardinha: la democracia, camino a la plutocracia

    António Sardinha: la democracia, camino a la plutocracia


    El camino al plutocratismo


    "¡Se equivocan los humildes si en las promesas falaces del error democrático suponen encontrar la realización de sus oportunas reivindicaciones!.


    Un siglo entero de experiencias dolorosas nos demuestra que nunca la suerte de las clases pobres puede ser tratada y mejorada por los gobiernos salidos del voto que son estructuralmente gobiernos sujetos, por defecto de origen, a la venalidad y a la corrupción.


    La propiedad y el trabajo, constituyendo la piedra angular de la familia, son los cimientos inalienables de la nacionalidad. Para el cosmopolita es más fácil eludir sus responsabilidades sociales, el capital necesita limitarse a sus defectos de relación entre la tierra y el hombre. Los desafueros del librecambismo, implicando y universalizando a la sociedad por medio de la judería argentaria, nos empujan fatalmente hacia la disolución del concepto supremo de la Patria. Impiden por otro lado al obrero jerarquizarse como una energía positiva y autónoma.


    Las democracias resultan de aquí, ahora y siempre, como las formas de gobierno más aptas para la supremacía de la alta finanza... La inestabilidad del poder en los gobiernos electivos y su conquista por la corrupción electoral los hace por naturaleza regímenes abiertos como ningún otro a las imposiciones del Plutocratismo".


    António Sardinha em "Durante a Fogueira".






    António Sardinha, amigo personal de Juan Vázquez de Mella, fue el principal referencia doctrinaria del Integralismo Lusitano. Defensor de la monarquía tradicional, orgánica y antiparlamentaria, propuso una alianza entre la monarquía española y la portuguesa. La Alianza Peninsular entre ambas monarquías sería, basada en su unidad espiritual, el punto de partida para la constitución de una amplia Comunidad Hispánica, como base firme en la que se asentaría la supervivencia de la civilización occidental. Tesis panhispanista central en su pensamiento, junto al corporativismo y el ruralismo.


    El Matiner Carli
    ReynoDeGranada, Trifón y Pious dieron el Víctor.

  2. #2
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,369
    Post Thanks / Like

    Re: António Sardinha: la democracia, camino a la plutocracia

    Textos de Antonio Sardinha.



    De la infiltración masónica en la Iglesia

    Hijo de la Revolución, el Liberalismo ha recogido toda su herencia, aunque en sus formas atenuadas. Aprovechando una desastrosa disputa dinástica, sabemos cómo se apoderó de nuestro país. La masonería fue como el agente universal de la indisciplina y la negación entre nosotros. Y la Iglesia no escapó a la infiltración de su morbo disolvente y pertinaz. Los frailes de San Benito y los canónigos de San Agustín, sobre todo, proporcionaron un medio propicio para el masonismo invasor. José Liberato Freire de Carvalho, novicio de Santa Cruz de Coimbra, - D. Fr. José de Loreto -, desempeña un papel primordial en el desarrollo de la masonería entre nosotros.

    Vinculada a la masonería y al liberalismo, la política religiosa se inspiró inmediatamente en la figura regia de Pombal. Es en los clubes secretos que conspiran contra las bases tradicionales de la sociedad, de donde sale, en gran carnaval a través del país de arriba a abajo, la Revolución de 1820. Francisco de San Luis, más tarde elegido Obispo-Conde, con la designación de Cardenal Saraiva. Según la lista de logias en Portugal hacia 1821 y dado ese año a la imprenta en París, el futuro cardenal-patriarca formaba parte del estado mayor del Gran Oriente lusitano con la confirmación masónica de Condorcet. Los Hermanos trabajaron con él. Espartaco (D. Pascoal, miembro del Gran Oriente español y encargado de la correspondencia), Temístocles (canónigo Castelo Branco), Durac (padre Portela, declarado profano por no ser exacto en las cuentas), y Tarquinio (José Pedro, propietario de un bar en el que se reclutaron partidarios). Como se muestra, era, de hecho, la mejor compañía para aquellos que aún se cubrían con el púrpura cardenalicio.

    No es aislado el caso del Padre Francisco de Luís; no me refiero a los simples tonsurados - una legión de números incontables en las huestes del liberalismo y al servicio de la masonería. Sólo me refiero a los prelados. Nadie ignora que el clero constitucionalista, encarnado en el maravilloso y cínico tipo del Padre Marcos, hizo que los que le precedieron en los juramentos tomados sobre el compás y la escuadra, ante el Supremo Arquitecto del Universo. El Arzobispo de la Bahía, Fr. Vicente da Soledade, presidió las Constituciones del 22. En el horror de los vintistas, el sacerdote no tendría un lugar de prominencia, si la inscripción en los frailes del gremio no aborreciera su conducta. Pero el episodio más impresionante ocurrió con el penúltimo obispo de Elvas, el obispo Joaquim de Meneses y Ataíde.

    En su Historia de la Masonería en Portugal, Borges Grainha, al mencionar la Logia de la Liberalidad, instalada en Elvas en 1818, informa que a ella pertenecen los principales personajes de esa plaza, entre otros el Obispo Ataíde, el General Stubs, el Vizconde de Vila Nova de Gaia, José Lúcio Valdez, entonces conde de Bonfim, el canónigo João Travassos, el teniente coronel Manuel Geraldes Ferreira Passos, que era el venerable y Antonio Manuel Varejão, entonces oficial de infantería y un liberal exaltado, pero que sirvió como testigo contra los Hermanos de su logia después de la caída de la Constitución de 1820.

    - António Sardinha en Ao Ritmo da Ampulheta.


    Somos tradicionalistas

    Somos tradicionalistas. Ser tradicionalista no es devolvernos al pasado, muerto, inerte en su forma cristalizada. Es aceptar del pasado el impulso dinámico, su fuerza vital. Para nosotros, todo lo que es está en lo que fue. La tradición no es, por lo tanto, un punto inmóvil en la distancia. Es la continuidad en el desarrollo, es esa idea rectora que Claude Bernard ya señaló como la que preside la vida de los seres. No obedecer las reglas inalienables de nuestra confirmación histórica es lo mismo que reemplazar tontamente nuestra herencia individual con cualquier otra que sea más de nuestra simpatía.

    Los principios que defendemos, antes de ser principios, eran conclusiones. No queremos decir aquí nada más que un voto unánime de la nacionalidad por el sagrado llamamiento de sus muertos.

    Nuestra política no es una política de profesionales sino una política de profesiones. Nos basamos en una concepción orgánica de la sociedad, con diferenciación y competencia por criterios reglamentarios. Si nos oponemos a la democracia, es porque la democracia es la negación de todo estímulo y toda prosperidad. Somos antiliberales. Pero somos antiliberales porque somos municipalistas en relación con las administraciones locales y sindicalistas ante el problema de los trabajadores; es por las libertades, en un sentido restringido y concreto, por lo que lucharemos duro.

    ¿Sabiduría árabe?

    A menudo hablamos de una ciencia y filosofía árabe; de hecho, durante un siglo o dos en la Edad Media, los árabes fueron nuestros maestros, pero sólo mientras no conocimos a los griegos originales. La ciencia y la filosofía árabe nunca han dejado de ser una traducción mezquina de la ciencia y la filosofía griegas. Desde el despertar de la Grecia auténtica, estas traducciones sin sentido se han convertido en sin sentido, y no fue sin razón que los filólogos del Renacimiento comenzaron una verdadera cruzada contra ellos. Por lo demás, mirando de cerca, esta ciencia no tenía nada en árabe. Su origen es puramente griego, y entre los que la crearon no hay ni un solo semita. Eran españoles y persas, escribiendo en árabe. El papel filosófico de los judíos en la Edad Media es también el de simples intérpretes.

    La filosofía hebrea de esta época es la filosofía árabe sin modificaciones. Una página de Roger Bacon contiene más espíritu científico que toda esta ciencia de segunda mano, respetable, sin duda, como un anillo de la tradición, pero despojado de gran originalidad.

    - António Sardinha en Na Feira dos Mitos.


    Plutocracia

    Estando en contra de los desastrosos principios de la Revolución Francesa, estamos necesariamente en contra de la organización económica de la sociedad moderna. El trabajo y la propiedad han sufrido con el trabajo de la revolución la influencia de un nuevo orden de cosas, del que se deriva inmediatamente la crisis que nos toca a todos y que oscurece el horizonte con tantas preguntas cerradas. El proletario, al que vemos adornado por la procesión de agitadores políticos, debe su miserable situación a la democracia; la desorganización individualista de la revolución abolió los marcos corporativos en los que el Trabajo se protegía y defendía de los peligros de la competencia en la que el Trabajo dejaba al productor a la discreción de la plutocracia, que es sin duda la única y verdadera creación del espíritu revolucionario. Los humildes se equivocan si en las falsas promesas de error democrático suponen encontrar la realización de sus justos reclamos. Todo un siglo de dolorosas experiencias nos muestra que el destino de las clases pobres nunca puede ser tratado y disminuido por los gobiernos que salen de la votación, que son estructuralmente gobiernos sujetos, por defecto de origen, a la venalidad y la corrupción.
    La propiedad y el trabajo, piedra angular de la familia, son los cimientos inalienables de la nacionalidad. Cosmopolita, teniéndolo así más fácil de evadir sus responsabilidades sociales, el Capital necesita limitarse a sus defectos en la relación entre la tierra y el hombre. El desafío del cambismo, involucrando y universalizando a la sociedad a través de la justicia del dinero, nos empuja fatalmente hacia la disolución del concepto supremo de la Madre Patria. Por otro lado, hacen imposible que el trabajador se jerarquice como una energía positiva y autónoma.

    Las democracias resultan de esto, ahora y siempre, como las formas de gobierno más adecuadas para la supremacía de las altas finanzas. Son "Le pays de cocâgne rêvê par des financiers sans scrupules" como los define Georges Sorel. La inestabilidad del poder en los gobiernos elegidos y su conquista por la corrupción electoral los hace por naturaleza abiertos, como ningún otro, a las imposiciones de la Plutocracia.

    - António Sardinha en Durante a Fogueira.

    La verdadera monarquía

    La restauración de la Monarquía - De La Barre De Nanteuil ya lo había reflexionado - no es simplemente la restauración del poder del rey, sino la restauración de todas las leyes fundamentales del pueblo. Porque es precisamente en las "leyes fundamentales" del pueblo donde nuestra Monarquía tradicional basó su razón de ser histórica. No pensemos de ninguna manera que fueron preceptos escritos, formando lo que en la buena mitología política se ha llamado una "constitución". El surgimiento de diversas condiciones sociales y físicas de una nacionalidad formaría, a lo sumo, por el consenso seguido por las generaciones, la observancia de los principios vitales de la colectividad, - Familia, Comuna y Corporación, es decir, Sangre, Tierra y Trabajo, cuyo admirable conjunto Le Play llamaría "constitución esencial".
    De "Monarquía limitada por órdenes", los tratadistas portugueses clasificaron a nuestra antigua Realeza. Correspondientes a las fuerzas naturales de la sociedad, organizadas y jerarquizadas en vista de la comprensión y las bases de lo común, las "órdenes" del Estado eran, dentro de sus foros y privilegios, las depositarias naturales de estas "leyes fundamentales". Cada asociación, cada clase, cada municipio, cada cofradía rural, cada Behetria, poseía en la Edad Media su propio estatus, su carta de constitución. La legislación positiva destinada a normalizar y coordinar las exigencias de la vida cotidiana, tomó como base la "costumbre" y la experiencia consagrada como regla inspiradora.

    - António Sardinha en A Teoria das Cortes Gerais.


    Infección masónica

    El internacionalismo masónico ya nos había contaminado por detrás, con los soldados que sirvieron a la fortuna de Napoleón y que a su regreso nos empujaron francamente hacia la Unión Ibérica, aclamada y propagada en las Logias Peninsulares como el mayor triunfo de la causa de la Libertad. Sólo en una historia escrita al revés, como es nuestra historia, puede Gomes Freire ser el mártir de la Madre Patria. Sin embargo, el valiente pero desnacionalizado ejército de la epopeya napoleónica no fue el único. Sus hermanos del triángulo simbólico se habían arraigado a lo largo y ancho del suelo portugués tan pronto como el Sr. Intendente dejó de husmear en Lisboa, a principios del siglo pasado, los perniciosos agentes de la gran conspiración universal que fue, de hecho, la Revolución. Porque de la masonería desciende nuestro liberalismo, ya que de la masonería surgió esta República, ya adivinada y buscada con entusiasmo de sentimiento y oratoria por los hombres de 1820.

    - António Sardinha en Na Feira dos Mitos.

    Tradicionalismu Asturianu: Textos de Antonio Sardinha.
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

  3. #3
    Avatar de ReynoDeGranada
    ReynoDeGranada está desconectado 𝔄𝔱𝔥𝔞𝔩 𝔚𝔞𝔯𝔡
    Fecha de ingreso
    13 feb, 14
    Ubicación
    Jerez de la Frontera
    Mensajes
    1,369
    Post Thanks / Like

    Re: António Sardinha: la democracia, camino a la plutocracia

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    .
    Última edición por ReynoDeGranada; 03/10/2021 a las 14:28 Razón: Repetido
    «¿Cómo no vamos a ser católicos? Pues ¿no nos decimos titulares del alma nacional española, que ha dado precisamente al catolicismo lo más entrañable de ella: su salvación histórica y su imperio? La historia de la fe católica en Occidente, su esplendor y sus fatigas, se ha realizado con alma misma de España; es la historia de España.»
    𝕽𝖆𝖒𝖎𝖗𝖔 𝕷𝖊𝖉𝖊𝖘𝖒𝖆 𝕽𝖆𝖒𝖔𝖘

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Madre Hispânia, de António Sardinha
    Por Johannes de León en el foro Portugal
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 17/05/2018, 16:56
  2. António Sardinha a través dos seus textos
    Por Ordóñez en el foro Portugal
    Respuestas: 17
    Último mensaje: 18/11/2013, 02:12
  3. Ucronia de António Sardinha???
    Por Ordóñez en el foro Portugal
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 03/05/2010, 01:25
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 02/07/2007, 01:29
  5. " A Ordem Burguesa ", de António Sardinha
    Por Ordóñez en el foro Portugal
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 10/06/2007, 04:02

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •