Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 7 de 7

Tema: Los expertos descubren que el Pecio Bou Ferrer se construyó en Nápoles

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    Los expertos descubren que el Pecio Bou Ferrer se construyó en Nápoles

    Los expertos descubren que el Pecio Bou Ferrer se construyó en Nápoles

    Las últimas investigaciones realizadas en el pecio romano Bou Ferrer, naufragado frente a Villajoyosa, han permitido, a través del estudio de las técnicas constructivas, relacionarlo con un grupo de pecios naufragados y hallados en el mismo puerto de Neapolis (Nápoles)

    En el Mediterráneo romano existían varías tradiciones ancestrales para construir naves. Los carpinteros de ribera (fabri navales), agrupados en colegios profesionales (collegia) construían las embarcaciones aplicando las mismas técnicas que les enseñaron sus maestros. Era un colectivo muy conservador y estricto, ya que en el mar los errores en la construcción de un barco se pagaban con vidas y cuantiosas pérdidas.
    La construcción de los barcos por diferentes colegios de carpinteros de ribera daba como resultado embarcaciones muy parecidas a nivel general, pero muy diferentes en el detalle. La arqueología naval puede estudiar cómo eran estas técnicas constructivas particulares, para crear agrupaciones de pecios e intentar asignar a qué tradición geográfica pertenecen (p. ej. la costa del Lacio o Campania en Italia, la de Narbona en la Galia o la Tarraconense en Hispania).
    Los directores del proyecto de investigación Bou Ferrer, Carlos de Juan y Franca Cibecchini, han descubierto que en el Bou Ferrer para unir las cuadernas al casco se utilizan cabillas (tacos o clavos de madera) algo cónicas, que se alternan con un refuerzo de clavos de hierro colocados desde el exterior del casco por el método llamado a punta perdida, es decir, que no atraviesan las cuadernas totalmente, de dorso a dorso. Esta técnica, diferente a otras, pertenece a la tradición del entorno del mismo puerto de Neapolis, como demuestran una serie de pecios (Napoli A, B y C) naufragados en la dársena de esta importante ciudad. Estos pecios napolitanos, al ser embarcaciones menores, relacionadas con las actividades portuarias (p. ej. la barca de transvase de mercancías entre el puerto y los barcos fondeados, llamada horeia), se construyeron con seguridad en el entorno del referido puerto y presentan una misma técnica para unir las cuadernas al casco, justamente la que ha sido observada en el Bou Ferrer, lo que permite a los arqueólogos situar geográficamente el astillero/s de construcción de éste y otros pecios, cuyas arquitecturas navales pueden ponerse en relación.
    Justamente este estudio en el pecio Bou Ferrer ha permitido concluir que el pecio del 60 d. C. naufragado en la Albufereta (Alicante), embarcación de mediano porte con aceite, procedente del puerto de Hispalis (Sevilla), también pertenece a esta misma tradición de arquitectura naval del Nápoles romano.
    Desde mediados del s. I d. C. el tráfico comercial desde la Bética (provincia romana que coincide aproximadamente con la actual Andalucía) hacia Campania (región del sur de Italia cuya ciudad más importante era y es Neapolis, Nápoles) tiene un gran auge, con el desarrollo de los programas estatales de la “annona”, un sistema estatal de transporte y distribución de alimentos.
    Todo el sistema comercial marítimo en Hispania estaba organizado por la elite de Roma, la llamada clase senatorial (la clase social más elevada), pero de una manera encubierta por considerarse una actividad poco digna para ellos. Por eso, la realizaban de forma indirecta a través de agentes comerciales (negotiatores). Los armadores de los barcos son de Campania y las naves son de astilleros de su zona, entre Roma y Nápoles.
    El Bou Ferrer es la mayor nave romana en proceso de excavación del Mediterráneo y una de las mayores naves conocidas del Alto Imperio romano, con 27-30 m. de eslora, 8 m. de manga y 4 m. de puntal. Transportaba entre 160 y 215 toneladas de ánforas llenas de salsas para pescado, además de un cargamento secundario de lingotes de plomo procedentes de las minas de Sierra Morena. Su hallazgo fue comunicado por Antoine Ferrer y José Bou en 1999 a Vilamuseu. La Generalitat Valenciana procedió inmediatamente a su protección para evitar el expolio. Este gran mercante transportaba unas 3.000 ánforas de la familia llamada «Dressel 7-11», fabricadas en el área de Cádiz. El proyecto de investigación Bou Ferrer está promovido y financiado por la Generalitat Valenciana a través de la Dirección General de Cultura, así como por la Universidad de Alicante (Fundación General), el Ayuntamiento de Villajoyosa (Vilamuseu) y el Club Náutico de Villajoyosa, con la estrecha colaboración de la Guardia Civil y de diferentes instituciones científicas españolas y extranjeras.
    En estos momentos el proyecto está desarrollando una nueva campaña de excavación subacuática, tras el éxito de las visitas guiadas para buceadores deportivos desarrolladas por segundo año en los pasados meses de julio y agosto, una iniciativa única y pionera en el Estado Español en un pecio antiguo.


    La túnica de Neso | Departamento de Latín IES La Senda Quart de Poblet

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    Re: Los expertos descubren que el Pecio Bou Ferrer se construyó en Nápoles

    El pecio Bou Ferrer: un naufragio en la época de Nerón

    En 1999, dos buceadores deportivos hallaron los restos de un navío cargado con miles de ánforas hundido en Villajoyosa, en el siglo I d.C.



    Los lingotes de plomo descubiertos en la bodega del Bou Ferrer llevan impresa la leyenda IMP GER AUG, por lo que sólo pueden referirse a un emperador con triunfos en Germania como Calígula, Claudio, Nerón o Domiciano, aunque los investigadores se inclinan por Nerón. También llevan la leyenda CCV, que indica el peso del lingote: 205 libras romanas, que equivalen a 64 kilos cada uno.
    Por Carme Mayans. Historiadora. Historia NG nº 136


    En la década de 1990, José Bou y Antoine Ferrer, dos buceadores deportivos del Club Náutico de la localidad alicantina de Villajoyosa (La Vila Joiosa), se dedicaban a su afición de buscar barcos pesqueros hundidos en la zona. Una vez localizados, hacían fotografías de los restos de las barcas y de la fauna marina que se asentaba sobre ellas para luego mostrarlas a los pescadores que tenían curiosidad por saber qué había sido de sus embarcaciones naufragadas.


    A finales de 1999, un día en que regresaban de una inmersión que no había dado los resultados esperados, Bou y Ferrer decidieron que podría ser un buen momento para intentar localizar La Barqueta, una embarcación pesquera de madera en desuso que hacía poco había sido hundida intencionadamente en un punto muy cercano del puerto, aunque allí el suelo marino no tenía demasiado atractivo para los buceadores.


    Vasijas en aguas turbias



    Bou y Ferrer disponían de las coordenadas del hundimiento de La Barqueta, por lo que navegaron hasta el lugar para localizarla mediante una sonda acústica. Una vez fondeados, y cuando se estaban equipando para bajar, un inesperado viento de poniente les arrastró a unos veinte metros de su posición inicial. Los buceadores intentaron levar el ancla, pero al tirar de ella se dieron cuenta de que estaba enganchada y decidieron hacer una inmersión para liberarla.


    Cuando hubieron descendido 25 metros, Bou y Ferrer descubrieron que el ancla estaba enganchada en una vasija. Y no una vasija cualquiera, sino que parecía tratarse de un ánfora romana. Los dos amigos realizaron ese día otras tres inmersiones para cerciorarse de su hallazgo y pudieron ver algunas ánforas más. Pero las aguas turbias les impedían la visión más allá de un metro de distancia, por lo que no se dieron cuenta de que en realidad había cientos de recipientes diseminados sobre la estructura de un antiguo navío sorprendentemente bien preservado. Más tarde, cuando las condiciones de visibilidad mejoraron, los dos buceadores volvieron a la zona armados con una cámara y pudieron tomar fotografías del fondo marino y de los espectaculares restos arqueológicos que se conservaban allí.


    Huellas de saqueo



    En abril del año 2000, Bou y Ferrer comunicaron su descubrimiento al Museo Municipal de Villajoyosa y entregaron las fotografías que habían realizado. El museo informó al Centro de Arqueología Subacuática de la Comunidad Valenciana, que tomó cartas en el asunto y en enero de 2001 encargó a los arqueólogos Carlos de Juan y Gustavo Vivar que acudiesen al enclave con los descubridores. Tras varios intentos fallidos localizaron el yacimiento, pero cuando Bou y Ferrer se sumergieron vieron enseguida que no se hallaba en el mismo estado. Sin duda, se había difundido la voz del hallazgo y en los meses anteriores otros buceadores habían sustraído gran número de ánforas. Los arqueólogos, alarmados, cobraron conciencia de que si no se ponía freno al expolio el yacimiento desaparecería en poco tiempo.


    Fue así como en mayo de 2001 se puso en marcha un proyecto de protección que preveía la colocación de una estructura sobre el cargamento de ánforas. En 2006, un equipo dirigido por Carlos de Juan y Franca Cibecchini –con financiación de la Dirección General de Cultura de la Generalitat Valenciana, la Universidad de Alicante, el Vila Museu y el Club Náutico de Villajoyosa– emprendió las excavaciones en el pecio, que recibió el nombre de sus descubridores: Bou Ferrer. Los arqueólogos constataron que se trataba de una nave romana de unos treinta metros de eslora, lo que la convertía en el mayor barco romano en excavación de todo el Mediterráneo. El navío llevaba un enorme cargamento de ánforas, de las que hasta la fecha se han localizado unas tres mil. Cada una contenía 40 kilos de salsa de pescado elaborada con boquerón, caballa y jurel.


    Travesía peligrosa



    Las ánforas fueron colocadas en la bodega del navío entre sarmientos de vid para su protección durante el transporte. A ambos lados de la sobrequilla se localizaron doce lingotes de plomo de sierra Morena, de 64 kilos cada uno, con la contramarca «Emperador Germánico Augusto», por lo que los arqueólogos han podido datar el pecio en el siglo I d.C. También la madera del barco se hallaba en un excelente estado de conservación, lo que ha permitido estudiar su técnica constructiva. En un estudio publicado en 2014 se llegó a la conclusión de que el navío se construyó en algún astillero de la zona de Neápolis (la actual Nápoles).


    Es posible incluso reconstruir de modo bastante fiable la historia del naufragio del Bou Ferrer. El navío zarpó a mediados del siglo I de algún puerto cerca de Cádiz, con destino posiblemente a Roma o Narbona, con su valioso cargamento de ánforas y lingotes. Tal vez en su tránsito hacia las Baleares tuvo problemas y, en un intento por salvarse, la tripulación hizo una maniobra de aproximación a la costa a favor del viento. Pero la tentativa resultó fallida y el pesado barco mercante romano naufragó a escasos mil metros de la costa, donde ha yacido imperturbado durante casi dos milenios.


    Para saber más
    facebook Pecio Bou Ferrer
    Categoría: Organization
    Website: https://twitter.com/bouferrer

    https://latunicadeneso.wordpress.com/

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    Re: Los expertos descubren que el Pecio Bou Ferrer se construyó en Nápoles

    Uno de los lingotes de plomo del pecio Bou Ferrer viajará al MAN

    • El museo madrileño solicitó a Vilamuseu la cesión de esta pieza que podría haber pertenecido al emperador Nerón para exponerlo durante tres años
    • El MAN será el encargado de restaurar la pieza, de gran valor arqueológico, y la expondrá en una vitrina junto a otros lingotes similares



    Fuente: La Marina Plaza 16/09/2015


    El pecio Bou Ferrer es la mayor nave romana hundida en excavación que existe actualmente. De ella, los investigadores de Vilamuseu han conseguido rescatar gran cantidad de elementos y tesoros que permiten conocer un poco más de la historia de este barco que naufragó hace miles de años frente a la costa de La Vila. Ahora uno de los lingotes de plomo localizados en la embarcación viajará al Museo Arqueológico Nacional (MAN) donde se expondrá en una de sus vitrinas.


    Ese lingote fue localizado en la última excavación arqueológica submarina que se realizó sobre los restos del pecio que se hundió en el siglo I. Esa pieza será la que ocupe un lugar en la exposición del MAN donde compartirá vitrina con otros lingotes localizados en otros pecios del Mediterráneo, aunque el vilero es de mayor tamaño con una longitud de 57 centímetros y un peso de 66 kilos.


    El convenio para poder ceder este elemento histórico se suscribirá entre el ayuntamiento de La Vila y el Ministerio de Cultura tras recibir la autorización de la dirección general de Cultura de la Comunitat. El documento, que será aprobado en el pleno ordinario de este jueves, recoge que la pieza se cederá por tres años prorrogables a cinco.


    Pero además en él se especifica que será el Museo Arqueológico el encargado de restaurar el lingote antes de su exposición al público y que cualquier tratamiento ha de ser comunicado a Vilamuseu, que es quien tiene esa pieza en sus fondos, aunque no forma parte de la exposición permanente.


    La colaboración entre ambos museos se inició durante la Feria Internacional de Turismo (Fitur) en el mes de febrero cuando el ayuntamiento, entonces gobernado por el PP, y la dirección del MAN llegaron a un acuerdo para que el espacio cultural madrileño albergará varias piezas recuperadas del barco hundido en aguas vileras hace 2.000 años, aunque no se especificó cuáles serían.


    Además se propuso que se dieran conferencias en el centro relacionadas con el patrimonio histórico y cultural de La Vila. Así, en los próximo meses una parte de la historia romana de La Vila podrá verse en este gran museo de Madrid junto a otras piezas similares.


    De la época del emperador Nerón


    Cuando se halló este lingote de plomo en los restos del pecio Bou Ferrer, el único BIC subacuático de la Comunitat, se localizaron en él unas contramarcas que indican que pertenecían personalmente al emperador de Roma. En ellas se podía leer la leyenda impresa ‘IMP(erator) GER(manicus) AVG(ustus)’. lo que significa que los lingotes son del ‘Emperador Germánico Augusto’, de modo que sólo se puede referir a emperadores con triunfos en Germania: Calígula (en el poder entre el año 37 y 41), Claudio (entre 41 y 54), Nerón (entre 54 y 68) o Domiciano (entre 81 y 96).

    Los estudios revelaron que, como algunas piezas de la embarcación hundida son posteriores a mediados del siglo I, debe ser uno de los tres últimos, y lo más probable es que los lingotes fueran propiedad personal del emperador Nerón.


    Esta pieza era utilizada para ensamblar sillares o partes de columnas, para pesos de red de pesca, tuberías de agua, balas de honda, láminas para escribir frases religiosas o mágicas (como maldiciones), entre otros usos. Las minas de Sierra Morena de las que procedía el cargamento de plomo del ‘Bou Ferrer’ eran un monopolio del Emperador de Roma.


    El barco hundido de la Vila Joiosa era una de las mayores naves conocidas del Alto Imperio romano, con 27-30 metros de eslora, 8 metros de manga y 4 metros de puntal. Transportaba además de esos lingotes entre 160 y 215 toneladas de ánforas llenas de salsas para pescado. Su hallazgo fue comunicado por Antoine Ferrer y José Bou, gerente y contramaestre del Club Náutico, en 1999 al Museo de la Vila Joiosa. Este gran mercante transportaba unas 3.000 ánforas de la familia llamada Dressel 7-11, fabricadas en el área de Cádiz.

    https://latunicadeneso.wordpress.com/

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    Re: Los expertos descubren que el Pecio Bou Ferrer se construyó en Nápoles

    ¿Qué tipo de barco era el pecio romano Bou Ferrer hundido en La Vila Joiosa?

    • La Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana impulsa una nueva campaña de excavación arqueológica submarina que tiene como objetivo explorar el costado del barco que está posado sobre la arena
    • Los técnicos está trabajando a 27 metros de profundidad en el interior de la bodega del barco, en unas condiciones de visibilidad complicadas





    Fuente: La Marina Plaza 12/11/2015


    ¿Que tipo de barco era el pecio romano del Bou Ferrer? ¿Qué dimensiones tenía? ¿Cómo era su arquitectura? La Conselleria de Cultura ha iniciado una nueva campaña de excavación arqueológica submarina sobre los restos de este gran mercante del siglo I que naufragó frente a la costa de La Vila. En ellas, se va a explorar el costado de la embarcación que está posado sobre la arena y que puede guardar algunas claves para conocer más sobre este histórico barco.

    Los trabajos, que tendrán una duración de aproximadamente tres semanas, está siendo realizados por un equipo de arqueólogos y técnicos coordinados por una acción conjunta entre tres instituciones, la Generalitat Valenciana que promueve y patrocina la excavación a través de la Dirección General de Cultura, la Universitat d’Alacant que coordina los trabajos y el Museo de La Vila, que gestiona la restauración y exposición de los materiales arqueológicos.

    Las hipótesis apuntan a que la parte que quedó debajo, la que está posada sobre la arena, podría estar bien conservada, enterrada en el sedimento y cubierta por docenas de ánforas. Si se confirma este extremo, los datos de esta campaña aportarían una información muy valiosa sobre las dimensiones del buque que permitirían avanzar en el conocimiento del tipo de barco y su arquitectura naval.

    El equipo está trabajando a 27 metros de profundidad, literalmente en el interior de la bodega del barco, en unas condiciones de visibilidad complicadas. El progreso de la excavación es muy lento porque, a medida que se avanza, se levanta un plano tridimensional con técnicas de fotogrametría.

    El yacimiento Bou Ferrer fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el pasado mes de octubre, lo que eleva su grado de relevancia y protección dado su valor científico y patrimonial, además de ser el primer BIC subacuático de la Comunitat.

    El navío romana transportaba una carga de unas tres mil ánforas y lingotes de plomo que se encuentran en perfecto estado de conservación. Todo apunta a que se trata de un flete del emperador romano, de un barco de unos 32 metros de eslora, que viajaba probablemente desde Cádiz a Roma, y que habría naufragado mientras intentaba buscar refugio en el fondeadero de La Vila.

    Se trata de la sexta campaña de excavaciones subacuáticas que se realizan en el Pecio, desde que en 2006 comenzaran los trabajos en este yacimiento, en los que la Generalitat ha invertido cerca de 150.000 euros.




    Jornada dedicada al Bou Ferrer en el MAN


    Y mientras los arqueólogos intentan saber más sobre este pecio, el Museo Arqueológico Nacional ha programado para el próximo 26 de noviembre una jornada dedicada al Pecio Bou Ferrer en la que se presentarán los resultados de la campaña que se está desarrollando actualmente.

    Durante la jornada también se cederá un lingote de plomo perteneciente al Bou Ferrer para su exposición en el Museo Arqueológico Nacional, y se proyectará un video realzado tras el descubrimiento. Además, está prevista la participación de los técnicos responsables del proyecto, que explicarán tanto el estado actual de las investigaciones como la gestión del patrimonio cultural subacuático; y de las dos personas que descubrieron el pecio.


    https://latunicadeneso.wordpress.com/

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    Re: Los expertos descubren que el Pecio Bou Ferrer se construyó en Nápoles

    El Bou Ferrer, el pecio romano mejor conservado del Mediterráneo





    Edición de video: Eloy Poveda
    Material gráfico/audio: Universidad de Alicante
    Curso de Especialista en Virtualización del Patrimonio 2015-2016
    Fuente: Canal de Eloy Poveda en Youtube


    https://latunicadeneso.wordpress.com/

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    Re: Los expertos descubren que el Pecio Bou Ferrer se construyó en Nápoles

    Bou Ferrer: naufragio de la sociedad


    Este yacimiento localizado frente a la costa de La Vila Joisosa encierra los restos de un gran buque






    Fuente: José Antonio Moya | Diario Información
    19 de noviembre de 2016


    El pecio Bou Ferrer es un yacimiento arqueológico submarino localizado en aguas alicantinas, frente a la costa de La Vila Joiosa. Encierra los restos de un gran buque de comercio que navegaba entre la actual Cádiz y Roma, en la segunda mitad del siglo I después de Cristo. Los grandes veleros que abastecían la capital del imperio navegaban alejados de la costa, enfilando el sur de las islas Baleares para dirigirse al estrecho de Bonifacio y, desde allí, cruzar hasta la península itálica.


    Sin embargo, el Bou Ferrer nunca llegó a su destino y se hundió muy cerca de la orilla, a tan solo mil metros de distancia. Lo que ocurrió a bordo debió ser una tragedia sobrecogedora que los tripulantes intentaron superar dirigiendo el barco hasta la playa para salvar la carga y a ellos mismos, aunque nadie sabe con certeza lo que realmente pasó. Sí parece claro que el barco está fuera de la ruta y por lo tanto debió sufrir algún tipo de avería que lo obligó a desviarse.


    Desde el año 1999 se conoce oficialmente su existencia gracias a los descubridores de los que ha tomado sus apellidos: Pepe Bou y Antoine Ferrer. Durante varios años se han realizado diferentes trabajos de investigación, financiados por la Generalitat Valenciana, para obtener datos sobre el barco, sobre la carga que transportaba, su origen y su destino. Se trata de intentar encajar el barco y todas sus circunstancias en el mosaico de la historia, para ayudar a completar el complejo puzle de las relaciones comerciales entre la Roma altoimperial y sus provincias. La reciente campaña de excavación, financiada por la Consellería d’Educació, Investigació, Cultura i Sport, y desarrollada por la Universidad de Alicante, ha alcanzado un nuevo nivel de conocimiento, con datos significativos sobre las dimensiones y la arquitectura naval. Se han incorporado novedosas técnicas de documentación que abren múltiples posibilidades de estudios futuros, y se han obtenido cientos de datos y muestras que, cuando sean procesados e interpretados, ofrecerán una nueva visión del yacimiento.


    El pecio Bou Ferrer es una oportunidad única para la investigación histórica, una tragedia naval convertida con el tiempo en un regalo para la ciencia porque convergen en él circunstancias exclusivas de singularidad, accesibilidad y estado de conservación. Pero su interés va mucho más allá porque este yacimiento se integra en un espacio socioeconómico actual que gira en torno al mar y a sus diferentes formas de gestión. La Vila Joiosa posee un importante puerto pesquero, playas accesibles, una sólida industria de cultivos marinos, un puerto deportivo orientado a las actividades náuticas de recreo y una oferta de turismo de buceo consolidada. En este contexto, el pecio Bou Ferrer debe jugar un papel integrador que permita a la sociedad conocerlo y disfrutarlo como parte de un patrimonio que es de todos. En el año 2015 fue declarado Bien de Interés Cultural y durante el 2016 ha sido propuesto para su inclusión en el Código de Buenas Prácticas de Unesco. Desde el año 2012 se puede visitar de forma guiada y el museo local de La Vila Joiosa ha dedicado un espacio para un Taller de Interpretación del Bou Ferrer. El Club Náutico de La Vila cede sus instalaciones cada año como puerto base de las campañas de investigación y colabora con sus medios materiales y humanos, el GEAS de la Guardia Civil mantiene un dispositivo de vigilancia contra el expolio y el Consorcio Provincial de Bomberos ha cedido una embarcación para el apoyo en las campañas arqueológicas. Pocas veces se puede ver una implicación social e institucional tan intensa en torno a un activo patrimonial que no puede verse porque permanece oculto bajo el agua, y eso es lo mejor que puede pasarle a un yacimiento arqueológico.


    Los datos de la reciente campaña de investigación nos dicen que hace más de dos mil años, un gran velero de comercio, tripulado por seis o siete personas, navegaba en una singladura de 900 millas náuticas que se vio interrumpida por el infortunio. Buscó refugio en la actual Vila Joiosa pero no lo consiguió. Las bombas de achique de a bordo debieron trabajar sin descanso. El hallazgo de una pieza de bronce de una de estas bombas nos conecta con la tragedia de aquellos marineros que lucharon por mantener a flote el barco con la mirada puesta en la playa de La Vila. Transportaban unas tres mil ánforas con salsas de pescado gaditano y un cargamento de lingotes de plomo. Se sabe que era un flete del emperador por las marcas de propiedad que se conservan grabadas sobre los plomos.


    El barco se hundió y golpeó violentamente el fondo a veinticinco metros de profundidad pero la robustez de su construcción lo ha mantenido en un magnífico estado de conservación. Tras el naufragio se fue enterrando paulatinamente en un lecho marino fangoso que lo envolvió en un ambiente anóxico. Esta falta de oxígeno ha contribuido a conservar el material orgánico, como las maderas y los haces de sarmientos de vid que fueros usados para amortiguar los golpes de la carga. De las cuadernas sobresalen clavos de hierro envueltos en una corteza de óxido y concreciones marinas pero a veces brilla la punta afilada de otros clavos de bronce, un dato más para avanzar en los secretos de su construcción.


    El pecio Bou Ferrer va a contribuir a que se conozca mejor nuestra historia, es una ventana abierta al pasado y al mismo tiempo es un barco que completa la tradición marinera de La Vila Joiosa. Oculta todavía múltiples historias que irá destilando con el avance de la investigación pero debe ser gestionado como un activo patrimonial en el espacio donde el tiempo se detuvo hace dos milenios. Las instituciones implicadas y los investigadores se han volcado en devolver a la sociedad aquello que les pertenece, a través de una comunicación constante y cercana, y con la interpretación científica de su valor; si la ciudad responde, este será un buen modelo de conexión entre ciencia y sociedad.


    https://latunicadeneso.wordpress.com/

  7. #7
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    Re: Los expertos descubren que el Pecio Bou Ferrer se construyó en Nápoles

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    El pecio ‘Bou Ferrer’, ejemplo de conservación del Patrimonio Cultural Subacuático

    • El proyecto ‘Un naufragio romano para la sociedad’ ha sido incluido en el Registro de Buenas Prácticas en materia de protección, conservación y difusión del Patrimonio Cultural Subacuático
    • El proyecto ha sido presentado por el Gobierno español, tras la aprobación por parte de la Comisión Científica del Plan Nacional y del Consejo de Patrimonio Histórico


    Ánforas localizadas en el pecio Bou Ferrer de La Vila. / E.M.

    Fuente: EUROPA PRESS – Alicante | EL MUNDO
    30 de mayo de 2017


    La VI Reunión de Estados Partes de la Convención de Patrimonio Cultural Subacuático ha aprobado, en la reunión celebrada este martes en París (Francia), la inclusión del proyecto ‘Un naufragio romano para la sociedad, el pecio de Bou Ferrer, localizado en aguas de Vila Joiosa, en el Registro de Buenas Prácticas en materia de protección, conservación y difusión del Patrimonio Cultural Subacuático.


    Según ha informado el Ministerio de Educación y Cultura, el proyecto ha sido presentado por el Gobierno español, tras la aprobación por parte de la Comisión Científica del Plan Nacional y del Consejo de Patrimonio Histórico.


    Junto a él han sido aprobados otros tres proyectos españoles: ‘Protección jurídica del patrimonio arqueológico subacuático en Andalucía’, ‘Prospección y excavación arqueológica del pecio Deltebre I (Cataluña) y ‘Investigación arqueológica en los pecios Cala Cativa I/Cap del Vol (Port de la Selva), Cataluña’.

    Los cuatro proyectos –junto con dos proyectos de México y un proyecto presentado por Portugal– constituyen la primera inclusión que la Convención realiza en este nuevo Registro, tras la aprobación en 2015 de un nuevo procedimiento por el que invitaba a los Estados parte a proporcionar ejemplos de buenas prácticas en este campo, con el fin de fomentar la sensibilización y la difusión del patrimonio cultural subacuático.


    Con el respaldo a estos cuatro proyectos, España demuestra, según el Ministerio, su compromiso “permanente” con la defensa, estudio y valoración del Patrimonio Cultural Subacuático que asumió en 2005, tras la ratificación de la Convención de la UNESCO para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático de 2001.


    El pecio ‘Bou Ferrer’ es una gran nave mercante romana, naufragada a mediados del siglo I d.C. frente a las costas de Vila Joiosa. Tiene una eslora de unos 30 metros y aproximadamente 230 toneladas de porte. Fue un gran velero de comercio que transportaba un cargamento principal de unas 2.500 ánforas, producidas en alfares como el de Villanueva de Puerto Real en Cádiz.


    En la actualidad, el pecio Bou Ferrer es el único gran mercante del periodo romano, en todo el Mediterráneo, que combina un inigualable estado de conservación, junto con una profundidad bajo el mar asequible a los arqueólogos subacuáticos.

    Se trata de una intervención realizada con técnicas poco invasivas y conexcelentes garantías de protección legal y física del yacimiento. Es además un ejemplo de accesibilidad, tanto del sitio, por medio de visitas dirigidas, como de los materiales recuperados, por la futura exposición en el ‘VilaMuseu’.


    “Un sello de calidad”



    El delegado de Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, ha señalado que es una “gran noticia”, ya que con este reconocimiento por parte de la UNESCO el pecio Bou Ferrer adquiere “un plus de calidad y singularidad” que revertirá en beneficio de la Vila Joiosa ya que se convierte en un atractivo turístico más para Alicante y para toda la Comunitat.


    Moragues ha añadido que estas decisiones evidencian el apoyo del Ejecutivo central al patrimonio cultural de la Comunitat Valenciana y su defensa en foros internacionales. En este sentido, ha recordado que el Gobierno promovió las Fallas para su declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y está impulsando la candidatura de las Tamboradas. “València, Castellón y ahora Alicante. El Gobierno está apoyando, dentro y fuera del país, el patrimonio de nuestras tres provincias”, ha dicho el delegado.


    Además, el pecio de Bou Ferrer “tiene el honor de formar parte de la primera inclusión que la Convención realiza en este nuevo Registro tras su aprobación en 2015”, ha concluido.




    https://latunicadeneso.wordpress.com/

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El yacimiento del pecio Bou Ferrer será el primer BIC subacuático
    Por Hyeronimus en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 31/07/2014, 17:52
  2. Ya se puede tocar el pecio Bou Ferrer
    Por Hyeronimus en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 23/05/2014, 14:05
  3. Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/05/2013, 22:35
  4. Agenda viernes 25: Reino de Nápoles (Nápoles y Pescara)
    Por Hyeronimus en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 25/01/2013, 12:20
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/01/2008, 22:02

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •