Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus

Tema: El uso de la esvástica por el nacionalismo vasco

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,633
    Post Thanks / Like

    El uso de la esvástica por el nacionalismo vasco

    El uso de la esvástica por el nacionalismo vasco (1): los inicios



    Diferentes representaciones de la esvástica

    Este artículo debería estar precedido de una reflexión sobre la mitología simbólica del nacionalismo vasco, especialmente el “lauburu”. A esta representación, en algunas ocasiones, se denomina la esvástica de brazos curvos, pero no hay evidencias directas de que esté relacionado con la esvástica localizada en antiguas civilizaciones y lugares remotos. La esvástica, en cuanto tal, la encontramos como representación religiosa en Asia Oriental, Mongolia, la India, norte de Europa o incluso América Central. Igualmente fue representada por los celtas, etruscos o en la Grecia antigua. La cruz gamada (denominada así por el parecido de sus brazos con la letra gamma) puede representarse de forma sinistrógira (girando a la izquierda) o dextrógira (girando a la derecha). Actualmente el “lauburu” -asociado erróneamente a la esvástica- es un símbolo asentado en la iconografía del nacionalismo vasco. Pero de hecho esta asociación es relativamente reciente. El nacionalismo vasco, asoció el “lauburu” a la esvástica y utilizó esta última con profusión durante varias décadas.


    Lauburu

    Sabino Arana y la esvástica

    Sabino Arana conocía e interpretó el origen de la esvástica. Ello se puede comprobar en el primer número del periódico Eukadi, de marzo de 1901. El fundador del Partido Nacionalista Vasco (PNV) publicaba un artículo titulado Euzko en el que trataba de explicar el origen de la palabra “euzkera”. No muy ducho en el propio idioma euskaro, Arana interpretaba las etimologías como le venían en gana. De ahí que buscó esta sorprendente relación: “Comenzaré haciendo notar la analogía que hay entre euzko y eguzki (sol), puesto que este eguzki se contrae muy castizamente euzki en casi todas las comarcas del país euzkeldun. Y pregunto: ¿eguzko-a, sincopado en euzko-a, no pudo ser el nombre que, significando el del sol, se diera a sí mismo el vasko, por provenir del oriente, como todas las razas de Europa, que tuvieran natural empeño en consignarlo, o por la veneración que tributara al sol como la obra más benéfica del Creador? Pero aún hay más que esto de la semejanza morfológica de ambas voces, y es que muy probablemente los vaskos dieron culto al sol, como voy a demostrarlo. Los ghonds de la India1 y sus dominadores los arios tienen en gran veneración un signo que en sánscrito llaman svasti (…)”. El argumento llevaba a Arana a interpretar que el pueblo vasco, se remontaba a la época de las viejas grandes culturas y tenía elementos comunes con ellas.

    Este artículo es confuso y está lleno de digresiones que no venían a cuento como, por ejemplo, sobre la verdadera catolicidad del nacionalismo vasco en comparación con la idolatría que tenían a la Virgen del Pilar los “españoles”. Dejando de lado estos desbarres Arana acaba concluyendo: “1o, que el signo semejante a una cruz y venerado por los cántabros era idéntico al svasti índico, a la rueda de cuatro rayos de Massilia, al Thors-hammar escandinavo, etcétera; y 2º, que semejante signo era en Cantabria enseña propia, si no privativa, de la población vaska, pues los várdulos, que la usaban, no eran cántabros, sino vaskos que habitaban fuera de aquella tierra. Fue, pues, objeto de gran veneración entre los vaskos la rueda de cuatro rayos, símbolo del sol”.

    Gemelo con Esvástica con el rostro de Sabino Arana en el centro

    Dejando de lado la típica e intencionada confusión del nacionalismo entre cántabros y vascos, el caso es que la esvástica ya era conocida por Arana y la interpretaba como una forma especial de representar el “Lauburu”. Se discute sobre la importancia que dio a estos símbolos Arana, en la medida que buscaba señas de identidad para el incipiente nacionalismo. Es indudable que la artificial Ikurriña tuvo un fulgurante éxito. Pero el uso del Lauburu y la esvástica sólo empezaron a usarse de forma cotidiana tras una década del fallecimiento del padre del PNV. Quizá influyera en ello que Sabino Arana, enardecido del integrismo católico más demencial, consideraba que la esvástica contenía interpretaciones paganas que, o bien debían ser cristianizadas, simplemente tomadas como un referente de los ancestrales orígenes del pueblo vasco.

    El recorrido paralelo de la esvástica en las sociedades esotéricas

    La esvástica había sido dada a conocer en pequeños círculos intelectuales, en 1870, por el controvertido arqueólogo alemán Heinrich Schliemann que la había descubierto en lo que él consideró las ruinas de la antigua Troya en Turquía. En sus excavaciones encontró numerosas representaciones de esta cruz. Pero la primera persona en difundir la cruz gamada asociada al racialismo decimonónico, fue la siempre misteriosa madame Helena Blavatsky, quien en 1881 la incluyó como emblema de la Sociedad Teosófica. Esta sociedad tenía como fin ser: “una sociedad para la búsqueda de la sabiduría divina, sabiduría oculta o espiritual”. Si seguimos el rastro de cómo la cruz gamada llegó a ser parte de la bandera del Partido Nacional Socialista Alemán, debemos acudir a Guido von List, seguidor de Blavatsky, e iniciador del movimiento conocido como el ariosofismo austriaco (una corriente que pretendía sustituir el cristianismo por la vieja religión germánica).


    Esvástica en la Sociedad Thule


    A su vez, Guido von List tuvo un influyente seguidor: Lanz von Liebenfels. Este fundó en 1905 la revista Ostara, de carácter esotérico y antisemita, de la que Adolf Hitler fue entusiasta lector. También se dejó influir por Liebenfels, el Barón Rudolf von Sebottendorff, fundador de la Sociedad Thule que daría a la luz al DAP (Partido Obrero Alemán) y este al NSDAP(Partido Nacional Socialista Alemán) en 1920. El uso de la esvástica tanto por el nacionalismo vasco, como por el nacionalsocialismo alemán, recorrieron caminos paralelos. No es nada probable que el PNV de los años 20 y 30 del siglo XX, estuviera imitado la simbología nazi. La adoptó motu proprio como una de sus señas de identidad al margen de lo que estaba sucediendo en Alemania.

    Una anécdota significativa la relata Philippe Aranart en su libro La cruz vasca. Cuenta como un turista alemán, a mediados de 1936, se quedó perplejo visitando el País Vasco francés. En una tienda de recuerdos encontró en varios objetos la cruz gamada y pensó que se hallaba en una zona filonazi. Igualmente cuenta que un año antes un periodista argentino asistió a un mitin del PNV y le extrañó muchísimo que los asistentes al acto llevaran esvásticas en las solapas de sus chaquetas. Todo ello no era casualidad pues el uso de la esvástica se había ideo popularizando entre los nacionalistas vascos incluso antes de que Hitler la adoptara, en 1920, como lema de su partido.

    El uso de la esvástica por la Juventud Vasca de Bilbao (1914)

    Aunque antes de 1914 es difícil demostrar un uso “orgánico” de la esvástica por parte del nacionalismo vasco, es indudable que en diciembre de ese año tenemos ya pruebas indudables. En el diario Euzkadi, por esa fecha, se inicia una campaña de la Juventud Vasca de Bilbao para mostrar en la solapa de las chaquetas un alfiler con una esvástica (y no precisamente un “lauburu”). El fin de dicha campaña era que los vascohablantes (euzkeldunes) se pudieran reconocer entre ellos. En un manifiesto publicado en dicho periódico, el 8 de diciembre, se lee: “Hace ya tiempo que venía siendo aspiración muy extendida entre los euzkel-dunes la adopción de un signo distintivo que proclamase en quien lo llevara un poseedor de la lengua nacional […]. El distintivo adoptado consiste en un sencillo alfiler en plata rematado por la famosa rueda de cuatro rayos, primitivo signo vasco, cuya explicación detallada aparecerá próximamente […]. Este distintivo podréis proporcionároslo en Juventud Vasca, de Bilbao, donde al precio de dos reales cada uno, se pondrán a la venta desde el sábado 12 del actual, por la noche […]. Que a todos los euzkeldunes nos una el hilo santo de la fraternidad y del mutuo amor […]”.





    Alfiler de corbata con la esvástica formando la ikurriña



    El 13 de diciembre, domingo, aparecía en el mismo diario un artículo, titulado Por nuestro idioma, encabezado por una esvástica, en el que se ahondaba en el sentido de tal simbología: “He ahí el signo adoptado por el benemérito grupo Euzkeltzale Bazkuna, Juventud Vasca, como distintivo que han de usar cuantos se propongan honrar la lengua de sus mayores […] Juventud Vasca lo adopta como signo de lucha y de triunfo. Desde este día, que la Historia de nuestra patria ha de registrar con gozo, exhibirán orgullosamente los vascos su cualidad de euzkeldunes, rindiendo a la lengua de sus apellidos, al custodio excelso de la fe católica y de la nacionalidad, el homenaje de amor y reverencia que hasta los presentes instantes se le ha negado con injusticia y crueldad bochornosas. Desde este día, 13 de diciembre de 1914, se mantendrá públicamente, en calles y plazas del territorio patrio la protesta incesante, inmortal mientras padezca el euskera”.

    Este entusiasta artículo sin firma, según el historiador Andoni Esparza Leibar, fue escrito por Manuel Aznar Zubigaray. De origen Navarro y de familia tradicionalista, recaló en Bilbao y acabó militando en las juventudes nacionalistas. Su larga y controvertida trayectoria, le llevó en la guerra a pasarse a Burgos. Y tras la Guerra Civil llegó a integrarse en el ámbito del periodismo más elevado del franquismo: director de la Vanguardia, Agencia EFE, etcétera. Uno de sus nietos sería José María Aznar, que fuera presidente del gobierno de España.


    Campaña para el uso de la esvástica como símbolo de los vascohablantes (1914)

    La Juventud Vasca de Bilbao contaría por aquél entonces con un millar de afiliados de los que sólo una pequeña parte sería vascohablante. Pero ello no restaba entusiasmo a la campaña. El día 14, se felicitaba el periódico de: “la idea de distinguir con un signo particular a cuantos, conociendo y amando, a pesar de la criminal indiferencia de que la han visto rodeada, la lengua de la raza”. A principios de enero se daba cuenta de la distribución de 500 alfileres con la esvástica por diferentes poblaciones vascas y navarras. Pasados los años, la esvástica, asociada al nacionalismo vasco y a la figura de Sabino Arana, se fue extendiendo. Quizá el caso más llamativo de su uso, lo encontramos en la famosa fundición de Elorrio creada por Julián Ariño Salazar.



    Publicidad de la fundición Berrio-Otxoa Burdiñola, con la esvástica como logotipo


    La empresa había sido fundada el año 1913, en 1916 adoptó el nombreBerrio-Otxoa Burdiñola. Ariño, afiliado al PNV, llegó a ser alcalde de la localidad. No es que los abertzales fueran mayoría, más bien lo contrario, pero sí que eran parte de la potente burguesía vasca y Ariño era uno de los caciques de la población. En lo que fue el lugar que ocupaba la fábrica, aún hoy en día se conservan varias verjas forjadas en hierro con la esvástica rodeada de la ikurriña. La empresa, en su publicidad usaba habitualmente la esvástica. En pleno franquismo, la misma empresa, aunque con nombre cambiado, en productos como tapas de alcantarillas, reproducía el “lauburu” (inequívoco símbolo nacionalista) sin ningún reparo.


    Verja en la antigua fundición con representando la cruz gamada como centro de la ikurriña



    Plancha forjada en Berrio-Otxoa Burdiñola, con la esvástica




    La misma empresa, pero bajo el nombre de Funcor, elaboraba tapas de alcantarillado con el Lauburu, en pleno franquismo (1964)

    Encontramos en 1924 que, con motivo de la fundación en Navarra de la asociación Euskeraren Adiskideak, se usó también la cruz gamada como parte del sello de la institución. La asociación tenía como finalidad estudiar y promover el uso de euskera. Si bien es cierto que a ella pertenecían elementos nacionalistas, también los hubo conservadores españolistas como Genaro Larrache o el carlista Ignacio Baleztena, a la sazón diputado y más tarde uno de los principales elementos que prepararon el alzamiento del 18 de julio. Así, en este caso, la esvástica era tomada como un elemento simbólico atribuido (equívocamente) a lo vasco sin más. Por el contrario, en el mundo exclusivamente nacionalista, y coincidiendo con los aniversarios del fallecimiento de Sabino Arana (en 1903), la esvástica fue cada vez más utilizada, llegando a aparecer en tarjetas de felicitación, en las que se reproducía la cara de sabino Arana y la cruz gamada.

    Sello de la Euskeraren Adiskideak



    Postal con el retrato de sabino Arana y la esvástica (1924)


    Como primera conclusión, parece indudable que entre el nacionalismo vasco, el uso de la esvástica fue anterior al del propio Partido Nazi ya que el diseño de la cruz gamada en un círculo blanco y sobre fondo rojo, fue diseñada en 1920 por el mismo Hitler. Ello no quita, que a finales de la década de los 30 y principio de los 40 el nacionalismo vasco no tuviera sus veleidades con el nazismo. Este tema sería la continuación lógica de este artículo. Pero el caso es que los propios nazis, al llegar al poder, se sorprendieron sobremanera de que un pueblo como el vasco -o mejor dicho los nacionalistas vascos- usaran con total normalidad la esvástica. Tanto es así que, en 1934, el Secretariado General del PNV recibió una carta desde el mismísimo Gobierno alemán pidiendo aclaraciones. Querían saber de inmediato “cómo ha llegado la esvástica hasta Euzkadi”.

    Javier Barraycoa




    https://barraycoa.com/2021/01/10/el-...1-los-inicios/

    ALACRAN dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,633
    Post Thanks / Like

    Re: El uso de la esvástica por el nacionalismo vasco

    El uso de la esvástica por el nacionalismo vasco (2): la década de los 30


    La tesis de los nacionalistas vascos que reconocen el uso habitual de la esvástica la década de los 30, argumenta que desconocían el uso que de ella hacían los nazis. Eso podría se cierto en 1920, cuando Hitler diseñó la bandera nazi, pero en los años 30 la cruz gamada era suficientemente conocida en el mundo. Y sus connotaciones ideológicas y racialistas no podían pasar desaparecidas por ningún movimiento político que se preciara de tal. Qué algunos historiadores nacionalistas afirmen que sólo tras el ascenso de Hitler al poder, el PNV desechó el uso de la esvástica porque eran demócratas, es algo que no se sostiene.

    En pleno auge del nacismo, el nacionalismo vasco continuó impulsando el uso de la esvástica como parte de la iconografía simbólica de su ideología. En esta parte del artículo intentaremos mostrar cómo la esvástica se fue extendiendo por todos los ámbitos de la vida cotidiana. Un ejemplo lo tenemos en el cementerio de Ascain (Azkaine en euskera, población situada en el sur de Francia) donde aún hoy encontramos una estela en una tumba del cementerio que luce la cruz gamada. La tumba data del año 1931. Por ese mismo año, aún se podía encontrar que una esvástica adornaba el frontón del pueblo.


    Gamada en el cementerio de Azkaine


    En 1934, Pedro Garmendia, publicó una obra titulada La Swástica y al año siguiente su traducción al francés: La croix gammé dans le Pays Basque en el Bulletin du Musée Basque, de Bayona. La obra intentaba articular una argumentación errónea: tanto el lauburu como la esvástica representaban lo mismo y eran parte de una más que ancestral historia del pueblo vasco. Sólo dos observaciones tenemos que objetar respecto a esta obra: 1) Garmendía pretende argumentar que el lauburu (esvástica curvilínea) deriva de la esvástica rectilínea, cosa que es indemostrable; 2) Garmendía tiene que reconocer que el lauburu se empieza a reproducir tardíamente a partir del siglo XVI pero sobre todo en los siglos XVII y XVIII, por tanto esta simbología no se pierde en la noche de los tiempos como pretende el relato nacionalista vasco.


    La Swástica, de Pedro Garmendia


    La gamada en la vida cotidiana del nacionalismo vasco

    Pero el caso es que esta obra, como otras, demuestran la preocupación de los nacionalistas por usar la esvástica como un símbolo legitimador de su condición de pueblo autárquico e independiente de cualquier otro. Aunque sin un carácter tan político como en España, la proliferación de la esvástica en las zonas vascas del sur de Francia fue muy amplia en la década de los 30. En la parroquia de Arcanges (Arrangoitze, municipio de Bayona), por ejemplo, Andoni Esparza nos describe una curiosidad. Se trata de tres vidrieras ubicadas en el atrio de la iglesia, encima del monumento a los soldados muertos durante la guerra de 1914-1918. En la vidriera central hay una cruz blanca, con un Sagrado Corazón. Las dos vidrieras laterales son iguales y tienen unos dibujos geométricos y los tres colores de la bandera nacional francesa sobre los que hay colocadas sendas esvásticas. La fecha de las vidrieras sería alrededor de los años 30. También en esta parte de Francia era típico encontrar elementos decorativos o cotidianos como cuberterías que lucían la esvástica.


    Vajilla de Lapurdi. Estas piezas muestran elemento decorativo al esvásticaEn la portada de un trabajo publicado por H. D. D’Argain (seudónimo deHenry Dop) a mediados de los años veinte, y que trata de un viaje a la España de 1812, se reproducen varias esvásticas. La obra se titulaba L´incursion Espagnole.



    Es evidente que para los franceses de la época, la gamada era un distintivo del País Vasco. No obstante, en las Vascongadas el uso de la gamada fue a la par y con más connotaciones políticas y racialistas. No era raro encontrar esquelas dedicadas a los nacionalistas fallecidos con una extraña combinación de la cruz cristiana y la gamada. o representaciones de sabino Arana acompañadas de la esvástica.

    Esquela publicada en el diario Euzkadi el 25 de noviembre de 1932. El autor del dibujo es Nicolás Martínez Ortiz.



    Sabino Arana acompañado de esvástica


    En la década de los 30, era frecuente encontrar publicidad de productos que contenía sin ningún reparo la cruz gamada. Los ejemplos son muchos. De este uso normalizado de la gamada aún nos quedan evidencias o fotografías. Por ejemplo, en la estación de EuskoTren de Amara en San Sebastián existe una placa que incluye dos esvásticas. O fotos de esa época nos desvelan como en Ondárroa (Vizcaya) las embarcaciones nacionalistas lucían la gamada.


    EuskoTren de Amara en San Sebastián

    Barca en Ondárroa con la Gamada



    Una curiosa serie de tarjetas postales de los años 30, titulada “colección de cabezas vascas”. Muestran tipos diversos: ribero, pescador, Aitor, Sabino de Arana Goiri, madre e hijo, mujer, montañero, obrero o estudiante. En todas las postales, el fondo lo constituye una esvástica que combina los colores rojo, blanco y verde. Son obra de un conocido dibujante, Txiki, seudónimo de John Zabalo Bailarín (Manchester, 1892-Londres, 1948). En el caso de la postal correspondiente a Aitor, destaca el collar con la gamada.

    colección de cabezas vascas

    La gamada en las organizaciones políticas nacionalistas

    No pasaría mucho tiempo sin que la gamada apareciera asociada a la figura de Sabino Arana y su movimiento político. En 1930 la gamada la utilizaba el grupo montañero Beti Aurrera en su bandera y la Eusko Ikasle Batza (Asociación de Estudiantes Vascos) en la suya. Del primer Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca) celebrado en Bilbao el 27 de marzo de 1932, se conserva algún curioso cartel. El más destacado en el asunto que nos ocupa es el del conocido pintor y cartelista Nicolás Martínez Ortiz y correspondiente al movimiento de los mendigoizales, que contiene dos pequeñas esvásticas. También se conserva una fotografía que muestra parte del desfile, en el que hay numerosas banderas, entre las que se distingue una que lleva una cruz gamada de gran tamaño. Esta bandera pertenecería a la Emakume Abertzale Batza (Asociación de Mujeres Patriotas).

    Bandera con la gamada en el primer Aberri Eguna (1932)

    Idoia Estornés, en su obra de 1983 titulada La Sociedad de Estudios Vascos 1918-1936, relata lo siguiente: en la primavera de 1930, estudiantes relacionados la Sociedad de Estudios Vascos, crearon en la capital de España la Agrupación de Cultura Vasca. Fueron especialmente activistas en cuestiones académicas e iniciaron la campaña “Pro Universidad Vasca”. Quisieron contar con personalidades como Ortega y Gasset, Fernando de los Ríos, Ángel Herrera Oria o Miguel de Unamuno, entre otros. En 1932, en medio de la campaña, editaron cinco sellos reivindicativos, de los cuales tres recogían la esvástica. Igualmente, en los ambientes académicos podemos encontrar un escrito, de agosto de 1934, de Euzko Ikastola Batza (Federación de Escuelas Vascas) en el que figura un membrete coronado con la gamada.


    Sellos campaña “Pro Universidad vasca”


    Otro ejemplo que muestra cuan extendido estaba el uso de la esvástica entre los grupos nacionalistas de las décadas 1920-30 es una fotografía en la que se puede observar a un grupo de militantes donostiarras de EAE-ANV con el emblema del partido en el que resalta una esvástica.

    militantes donostiarras de EAE-ANV con

    Detalle

    Igualmente, el logo de la Junta Municipal del PNV de San Sebastián, diseñada por el ilustrador John Zabalo Ballarin “Txiki”, incluía una esvástica. El sobre que lleva impreso este logotipo se puede observar en el Museo del Cinturón de Hierro sito en Berango.


    logo de la Junta Municipal del PNV de San Sebastián

    Detalle

    Para los que afirman que el PNV en 1933 había mandado dejar de usar la esvástica debido del ascenso de Hitler al poder en Alemania, tenemos una foto que demuestra lo contrario. Se trata de una foto de la inauguración delbatzoki de Tolosa dos meses antes de julio del 36. El fotógrafo tolosarraJesús Elósegui Irazusta captó múltiples imágenes en las que se puede ver una inmensa gamada colgando de la pared de la sede. Por tanto, no queda tan claro que el nacionalismo vasco renunciara por las buenas a la esvástica, a pesar de conocer perfectamente las andanzas del partido nazi.


    Batzoki de Tolosa (1936)

    Javier Barraycoa



    https://barraycoa.com/2021/01/12/el-...ada-de-los-30/


  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,633
    Post Thanks / Like

    Re: El uso de la esvástica por el nacionalismo vasco

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    El uso de la esvástica por el nacionalismo vasco (y 3): la prolongación de su uso





    Tras publicar las dos primeras partes de este artículo, nos han llegado varios testimonios de veteranos carlistas vascos que fueron testigos de ciertos hechos y conversaciones que demuestran -contra la tesis oficialista- que la gamada siguió siendo utilizada por el nacionalismo vasco, tras la llegada de Hitler al poder y, más importante, acabada la Guerra Civil y la II Guerra Mundial. Por la importancia de estos testimonios, recogemos lo que nos han trasladado.




    Acto nacionalista en Guipúzcoa

    Testimonio 1: “Todavía en la década de los cincuenta, usaban los nacionalistas unas chaquetas de punto de lana azul oscuro, ribeteadas de encarnado, con borlas del mismo color. Las llamaban gerrikoak. Los bordes delanteros y los de la cintura estaban adornados con cruces gamadas rojas, de unos 5 cms. Seguían empleando las cruces gamadas, sin redondear. En la actualidad, los nacionalistas en sus esquelas mortuorias, sustituyen la Cruz normal por el lauburu redondeado. Y los párrocos lo consienten”.
    Kaiku con gamadas

    Testimonio 2: “Mi experiencia personal al respecto es la siguiente: en San Sebastián, estudiaba yo en el Colegio de los Marianistas en la cuesta de Aldapeta y volvía del Colegio pasando por la Plaza del Buen Pastor, donde está la Catedral. Todos los muros de los soportales tenían pintadas con pintura negra (entonces no había sprays) Cruces Gamadas, como las de los Nazis. Y es que el día anterior había muerto José Antonio Aguirre Lecube. Fue un a modo de valiente manifestación de luto de los nazis del PNV por quien fue su jefe (Así luchaban mientras chupaban con sus fabricas y negocios de la teta del Régimen de Franco). Creo que esa tarde hubo en la Plaza una ridícula manifestación, ignorada por los ciudadanos”. Recordemos que José Antonio Aguirre falleció en 1960.

    El testimonio 3, es especialmente interesante porque resalta la figura de uno de los dirigentes del PNV. Juan Manuel Epalza, que tras La Guerra Civil estuvo en el sur de Francia exiliado y en contacto con las autoridades nazis en Francia. Era de los que tenía más esperanzas en que Hitler reconocería al País Vasco como una nacionalidad racial y por tanto de llegar a acuerdos con los nazis. Desde 1940 mantenía contactos regulares con los kaskagorris (pelirrojos) nazis, junto a otros dirigentes del PNV comoAgustín Alberro, Javier Landáburu o Doroteo de Ciaurriz.

    El testimonio que nos llega, reza así: “Juan Manuel Epalza, que durante la guerra perteneció al Estado Mayor de los Gudaris, acudía, años después, a la misma tertulia que yo en el Café Iruña. Como también era Ingeniero Industrial, nos tratábamos con mucha familiaridad. Me contó que, estando exiliado en la Francia ocupada, fue requerido por el Estado Mayor alemán, con sede en París, invitado a una cena. Acudió acompañado de Javier Landáburu. La cena estaba preparada con lo mejor de la cocina francesa y los mejores vinos. El objeto de la misma era comprobar qué colaboración podía esperar el Reich alemán de los vascos en la construcción futura de Europa. Según Epalza, les contestaron diciendo que ellos no eran partidarios de los sistemas totalitarios, pero que salvado este inconveniente colaborarían con cualquier sistema que reconocería su personalidad a los vascos. No le convenía ser más explícito. Pero me dijo que mantuvieron las relaciones y consiguieron, en algún caso, salvar de la muerte a un republicano exiliado. En algunos nacionalistas se dio la esperanza de un entendimiento con los nazis en base a la pureza de la raza vasca. Un nacionalista de Orduña, cuando yo era adolescente, me dijo que el Mein Kampf de Hitler decía que había que contar con los vascos porque eran una raza pura. Lego he podido comprobar que ello no era cierto. Pero la mentira se la habían contado en el penal de Puerto de Santa María otros nacionalistas. Él no había leído la obra de Hitler. Se ve que los que le contaron la mentira, se imaginaron esa simpatía de Hitler, por su racismo y la admitieron como una realidad”.

    Si nos permiten las obligaciones y si disponemos de tiempo, dedicaremos algún otro articulo al tema del exilio del PNV tras la Guerra Civil y la relación con los nazis, especialmente en la Francia ocupada. En esta historia personajes como Epalza cobran especial importancia, pues representaban un nacionalismo vasco racialista que no veía con malos ojos al nazismo y depositaban en él sus esperanzas. Mientras, otro sector del nacionalismo vasco se inclinaba por los aliados. Por el medio, la posición de José Antonio Aguirre con respecto al nazismo fue ambigua y nunca aclarada del todo, a pesar de que acabó a sueldo de los servicios secretos de Estados Unidos. Pero este tema lo dejaremos para otra ocasión.

    Antes de continuar el excurso, revisando documentos, hemos encontrado una ilustración las cruces gamadas que aparecen en las vidrieras de la parroquia de Arcanges (Arrangoitze, municipio de Bayona), a las que nos referimos en la primera parte de este artículo. Decíamos en esa primera parte que las cruces gamadas, falsamente identificadas con el lauburu, y representadas antes de la década de los 20 no tenían relación de imitación con la gamada nazi. La cruz gamada apenas se usaba en pequeños círculos como sociedad Thule y hasta 1920 no aparece el partido nazi. Pero ciertos autores proponen que en cuanto el nacionalismo vasco “descubrió” las “maldades” del nazismo allá por 1933, sus dirigentes desaconsejaron el uso de la esvástica.


    Esvástica en las vidrieras en la parroquia de Arcanges (Bayona)

    Pero ello no cuadra con el uso cotidiano que realizó el nacionalismo vasco de la esvástica durante la II república. El profesor Santiago de Pablo, de la Universidad del País Vasco, destaca que la “Acción Nacionalista Vasca (ANV), el primer partido nacionalista de izquierdas, surgido en 1930, incluyó la esvástica en su bandera, aprobada en junio de 1932. Esta enseña, de fondo rojo, tenía una esvástica blanca dentro de una estrella de seis puntas verdes. Al utilizar no sólo la esvástica sino los colores de la ikurriña, ANV enlazaba con la tradición simbólica del PNV, aun tratando de marcar la diferencia, por medio de una bandera propia. Al no haber interpretación oficial de ANV sobre el simbolismo de su bandera, en abril de 1933 hubo una polémica entre sus afiliados en torno a su significado, incluyendo el de la esvástica. Así, según Justo Gárate, el fondo rojo era la tradición, la historia vasca estatal representada por Navarra; la estrella verde significaba esperanza y soberanía, con sus seis puntas indicando los demás territorios vascos, y la esvástica significaba el euskera, el `fondo racial y espiritual de nuestra patria´”. Tras su desaparición, este minúsculo partido volvió a surgir en la Transición y se acabó integrando en Herri batasuna

    Así era la bandera de la ANV


    Miembros de la ANV, sus unidades militares, durante la Guerra Civil cambiaron la esvástica por el Lauburu

    Andoni Esparza Leibar propone que la fecha de inflexión de abandonar la cruz gamada rectilínea, por la cruz curvilínea (el lauburu) se produciría claramente en 1935. Para ello argumenta que el periódico Euzkadi, de 29 de junio de 1935, dedica su portada al Aberri Eguna que se celebraría en Pamplona, fuera de su fecha habitual, debido a problemas con la autorización gubernativa. En el diario se reproduce un cartel que anuncia la fiesta que muestra a un abanderado con la indumentaria propia del valle del Roncal, sobre un gran lauburu que ocupa casi todo su fondo. Una nota advierte que “…varios grupos de bellas y simpáticas emakumes…» (mujeres) se encargarán de la distribución de ikurriñas “…para lo cual irán provistas dichas emakumes de un distintivo especial demostrativo de que pertenecen a la organización”. El símbolo era un lauburu acompañado de las siglas JEL(Jaungoikoa eta Lege zarra – Dios y ley vieja).

    Pero por esos años, son múltiples las esvásticas que siguen luciendo en los escritos, lemas y membretes. Veamos unos ejemplos que nos trae a colación el propio Andoni Esparza. Por ejemplo, la Euzko Ikastola Batza (Federación de Escuelas Vascas), a mediados de los años 30 usaba este membrete coronado por la esvástica.

    membrete de la la Euzko Ikastola Batza

    También se puede encontrar cómo se juega con la esvástica y el anagrama del lema del PNV, el famoso JEL ((Jaungoikoa eta lege zarra)

    Anagrama del Lema del PNV

    O en la prensa nacionalista no era infrecuente encontrar, a modo de separado de noticias, una serie de cruces gamadas.

    Tipografía del diario Euzkadi. Las gamadas son los puntos separadores

    Poco antes de la Guerra civil, ya en 1936 y durante la misma, algunos guraris usaban la esvástica como escarapela para sus txapelas. O en algunos de sus jerseys, en fotos de unidades de gudaris durante la guerra se pueden ver bordadas esvásticas.

    Gudari con esvástica

    En los testimonios que hemos ofrecido al inicio de esta parte del artículo, se puede comprobar que décadas después de la Guerra Civil, en pleno franquismo, todavía había nacionalistas que preferían usar la esvástica al lauburu.

    Esvástica para txapela de Gudari

    Santiago de Pablo, sostiene que: “En efecto, en la práctica el PNV empezó a usar con menos frecuencia la esvástica a partir de 1934, cuando se dio cuenta de que este emblema era casi idéntico al nazi”. Pero parece extraño, por no decir inverosímil, que sólo en 1934 se dieran cuenta del parecido entre ambas gamadas usadas. Philippe Veyrin en su artículo La Croix à virgules dite croix basque, del Bulletin du Musée Basque, (11, 1936), se refería a que en ese año: “Hoy, esta fiebre está un poco decaída”, pero en ningún momento fue suprimida o prohibida la gamada por las autoridades del PNV. Simplemente se venía desaconsejando su uso. El argumento más usado era que la gamada representaba un símbolo pagano y nada católico. Este argumento no dejaba de ser extraño, pues se fomentaba por el contrario el uso del lauburu que de cristiano tampoco tenía mucho precisamente.


    Gudari en el frente con esvástica en el jersey

    Mucho tiempo después, en 1968, en plena debacle del catolicismo en el seno de los ambientes cristianos y nacionalistas (tanto vascos como catalanes), Imanol Múgica impartió una sorprendente conferencia en el Centro vasco de Bogotá. Múgica era autor de varias obras de lingüística vasca. Sus estrafalarias teorías pasaban por afirmar que en el hombre había “cuatro componentes básicos, que corresponden a los cuatro elementos de la ciencia: sólido, líquido, gaseoso y radiante. Que corresponden también a María como madre universal o naturaleza densa, al Espíritu, al Hijo o Cristo y al Padre”. Partiendo de este delirante axioma, afirmó que el lauburu era “la expresión simbólica de los cuatro componentes del hombre”.


    Revista en la que colaboraba Inmanol Múgica

    Sin cortarse, Múgica sostenía que el pueblo vasco era “uno de los grupos predilectos de la naturaleza”, que había conservado la sabiduría del lauburu “a través de sus genes hereditarios”. Asociaba la herencia vasca al “dios nazi [que] se define como la convergencia todopoderosa de las distintas leyes naturales que activan el mecanismo del universo”. Y para él los arios eran el pueblo elegido por ese Dios-naturaleza. Ello demostraba que los vascos eran un pueblo “de estirpe divina”. Con personajes como este, podemos demostrar que el abandono de la catolicidad intrínseca al PNV fue llevando de nuevo a desvaríos racialistas, esotéricos y supremacistas, en los que poco importaba retomar la esvástica (o su disfraz en forma de lauburu).





    https://barraycoa.com/2021/01/15/el-...ion-de-su-uso/

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/09/2020, 17:17
  2. Esvástica y judíos medievales
    Por Reke_Ride en el foro Simbología y Heráldica
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 22/03/2010, 00:27
  3. Curiosidades del nacionalismo vasco
    Por Litus en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 12/04/2009, 00:54
  4. Nacionalismo Vasco, Unidad Alavesa, Foralismo...
    Por rey_brigo en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 25/08/2005, 12:48
  5. La crisis del alavesismo: fruto de la acción del nacionalismo vasco
    Por rey_brigo en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 18/06/2005, 19:26

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •