Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: La Leyenda Negra de los Almogávares

  1. #1
    Avatar de Lo ferrer
    Lo ferrer está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 mar, 05
    Ubicación
    Hispanistán
    Mensajes
    1,255
    Post Thanks / Like

    La Leyenda Negra de los Almogávares

    LA LEYENDA NEGRA DE LOS ALMOGÁVARES

    Guillermo Rocafort
    Historiador



    Un nuevo prisma para ver a Los Almogávares


    La Historia de España está plagada de Leyendas Negras. Fueron tan osados e invencibles sus Ejércitos, que las armas de sus enemigos derivaron en los destructivos “Caballos de Troya” históricos formados de Mentiras que finalmente fueron aceptados internamente y que acabaron por derrotarla.

    En lo que respecta a Los Almogávares, la Gran Mentira fue tacharlos simplemente de Salvajes Mercenarios, para, a continuación, justificar desde este viciado punto de vista todos los hechos que se sucedieron en Bizancio y que afectaron a la Gran Compañía Catalano - Aragonesa. Y es quizá, por esta Leyenda Negra, que la Historia de los Almogávares fue silenciada y ocultada, como se hace con algo que avergüenza y humilla.

    Los Almogávares fueron el resultado de cientos de años de guerra en España contra el invasor musulmán. Fue la mutación de toda una raza, la hispana, obligada a adoptar una bravura y osadía temerarias debido a la opresión sufrida.

    Cumplimos ahora el VII Centenario de aquella Epopeya Española, y es el momento de aproximarnos a esta Historia desde otro prisma; sin los prejuicios impuestos arbitrariamente por sus enemigos y con ganas de rehabilitarles frente a la Historia.

    Vayamos pues a descargarles de esa pesada losa histórica consistente en degradarlos a la condición de simples mercenarios y criminales. Comparto plenamente la calificación que hace de ellos el profesor Suárez Fernández que les define como guerreros profesionales al estilo de los “voluntarios de la fe” musulmanes, es decir, que además de recibir su legítima soldada, desplegaban un alto valor y espíritu idealista.

    En una definición bellísima, un cronista catalán les hace venir de “todas partes de la España profunda”.

    Lo que aquí vamos a reflexionar es algo novedoso, algo inédito: plantearé los que, entiendo, son las causas y motivos que consolidaron la Leyenda Negra de los Almogávares y el silencio sobre aquella increíble gesta.

    Dejemos atrás los complejos históricos que nos nublan la capacidad de comprensión y de disfrute. Aproximémonos a conocer lo que nos ha sido ocultado. La Grandeza y el Horror que toda Gran Historia conlleva en su Ser.

    Redescubramos esta Historia para las nuevas generaciones. Recuperemos algo que nos pertenece a nosotros y hagámosles justicia. ¡Que brille la luz en aquella gesta española que no tiene nada que envidiar a otras!

    Por último, y a modo de despedida, haré un breve relato del Ejército Almogávar justo antes de entrar al combate, lo que nos permitirá empaparnos de espíritu almogávar y adentrarnos por un momento en la Gran Compañía Catalano Aragonesa, después de VII siglos de silencios injustos.

    Pedro III el Grande, Rey de Aragón (también llamado Pedro III el Almogávar)


    Causas de la Leyenda Negra de los Almogávares y de un silencio de VII siglos:

    1º Por la Venganza Catalana: tradicionalmente se ha denominado “Venganza Catalana” a la respuesta de los Almogávares por el crimen de su Caudillo Roger de Flor en la ciudad imperial de Adrianópolis el 4 de Abril de 1305. Pero el verdadero origen de esta Venganza va mucho más allá.

    Después de haber vencido y expulsado a los Turcos del Imperio, la pérfida diplomacia bizantina empezó a tramar el total exterminio de los Almogávares; antes tan necesarios y amados y, después de sus victorias, convertidos sin motivo en los elementos más peligrosos del Imperio.

    El Plan de Exterminio para acabar con los Almogávares fue elaborado por el Coemperador Miguel Paleólogo, y consistió, en una primera fase, en la eliminación de los Jefes de la Gran Compañía, para a continuación eliminar a todos los españoles que estaban en el Imperio, tanto los Almogávares como los simples comerciantes.

    En apenas unos días, junto con Roger de Flor y otros jefes prestigiosos de la Gran Compañía como el Almirante Almogávar Fernando de Ahones, fueron asesinados por los bizantinos y sus aliados más de 5.000 Almogávares y otros tantos comerciantes y españoles en general.

    Los apenas 2.000 Almogávares supervivientes que sobrevivieron a aquella cacería humana contra todo lo español, se reagruparon en Galipoli y a las órdenes de Berenguer de Rocafort decidieron por unanimidad en el Consejo Almogávar vengarse a su manera.

    La Venganza Catalana fue en un primer momento una lucha por la supervivencia Almogávar. El Imperio Bizantino hizo un esfuerzo monumental para eliminar a los 2.000 supervivientes, enviando primero un Ejército de 30.000 griegos que fue derrotado en la Batalla de Galipoli el 7 de Junio de 1305, y pocos días después, otro Ejército de más de 100.000 griegos que igualmente fue derrotado en la Batalla de Apros.

    Como se puede deducir claramente, estamos ante Victorias imposibles por la desproporción existente, pero que sucedieron. Y fue precisamente ese ánimo de Venganza la fuerza interior que permitió sobrevivir a los 2.000 supervivientes del exterminio bizantino.

    Es muy cierto que posteriormente, los Almogávares cometieron brutalidades imperdonables, como el asalto a Rodosto y a Pánido, pero siempre en un contexto de persecución injusta y acorralamiento que nunca merecieron.

    La Venganza Catalana, que más bien fue, como he dicho, un acto de supervivencia y de respuesta medieval a un plan de exterminio, fue manipulada históricamente por los enemigos de la Gran Compañía hasta constituir uno de los pilares más robustos de la Leyenda Negra de los Almogávares.

    2.- Por Fuentes Históricas Sesgadas: Los cronistas que nos legaron la epopeya almogávar fueron fundamentalmente Muntaner, que fue uno de los Jefes Almogávares y actor directo de los hechos, y los cronistas bizantinos de la época, de entre los que destacan Nicéforo Gregoras y Pachimerio. Posteriormente, destacó Francisco de Moncada en el siglo XVII. Sobre todos los mencionados, destaca Muntaner, Administrador de la Hueste, Gobernador de Galipoli y cronista oficial de la Compañía.



    La inmensa mayoría de los que han leído sus Crónicas no han caído en la circunstancia de que no se puede ser actor, juez y cronista al mismo tiempo de unos hechos que le afectaron de forma tan directa. Además, Muntaner abandonó la Compañía Almogávar en su momento más crítico y se fue a un retiro feliz en el Reino de Aragón, mientras que a Los Almogávares les quedaba la incertidumbre y la guerra.



    Sus Crónicas fueron muy políticamente correctas en aquella época de Reyes incapaces, como su protector Jaime II, y Papas políticos, como Martino IV, y sirvieron para apaciguar las malas conciencias, empezando por la suya, por no haber sabido explotar al máximo para beneficio de Aragón y de España la gesta que los Almogávares iba cimentando batalla tras batalla.


    Muntaner es la referencia histórica más importante, pero sus valiosas Crónicas deben ser filtradas por un prisma de imparcialidad que permita distinguir la Verdad de sus importantes Responsabilidades en los Hechos que sucedieron. Los pocos Historiadores españoles que trataron la Gesta Almogávar posteriormente se han apoyado fundamentalmente en las Crónicas de Muntaner, otorgándolas categoría de casi dogma de fe, con lo que los estudios históricos han mantenido siempre una uniformidad interpretativa, la fijada por Muntaner, que considero debe ser rebatida y actualizada.

    Ni que decir tiene que los cronistas bizantinos magnificaron los excesos de los Almogávares y obviaron casi por completo las traiciones imperiales.

    Almogávares (Fortuny)

    3.- Por su organización político militar: La Gran Compañía Almogávar disfrutaba de un régimen democrático militar perfecto. Su institución más importante era el Consejo Almogávar que venía a ser una especie de Asamblea Popular donde participaban todos los Almogávares, exponiendo sus opiniones y tomando las decisiones que les afectaban por mayoría. Es decir, las decisiones más importantes eran aprobadas por la mayoría de los Almogávares en el Consejo Almogávar.

    Esa organización garantizaba su independencia a la hora de tomar decisiones. Era la Soberanía Almogávar la que estaba detrás de cada victoria y cada gesta. Ni los Reyes, ni los Nobles, ni los Papas pudieron imponerse a esta Soberanía Popular. Nos encontramos, pues, ante uno de los primeros ejemplos de Soberanía Popular, muchos siglos antes de que ésta acabara imponiéndose en las Sociedades en general.

    En muchas ocasiones de la Gesta Almogávar, su régimen democrático militar chocó frontalmente con las Instituciones mencionadas anteriormente y que constituían las fuentes de poder más importantes. El resultado de este conflicto permanente tuvo como resultado la excomunión permanente a la que se vieron sometidos Los Almogávares, el abandono por parte del Rey Jaime II de Aragón en los momento difíciles de la Hueste y las guerras civiles almogávares entre los que tenían origen nobiliario (Berenguer de Entenza, Ramón Muntaner y Ferrán Jiménez de Arenós) y los que no (Berenguer de Rocafort).

    En la mayoría de los conflictos habidos con las Instituciones mencionadas, salió victoriosa la Soberanía Almogávar y ello provocó la enemistad del Poder de la época, el silencio y el abandono.

    El caso más paradigmático y decisivo de este enfrentamiento permanente es cuando se presenta en la Hueste el Infante Don Fernando de Aragón con pretensión de gobernar a los Almogávares en nombre de su tío el Rey Fabrique de Sicilia, hermano del Rey Jaime II de Aragón. Se trata de un esfuerzo supremo de la Familia Real de Aragón para controlar a su antojo a la Hueste. Se convocó el Consejo Almogávar para deliberar este asunto, y a propuesta de Berenguer de Rocafort la respuesta fue que “NO”, pero un “NO” motivado y determinado por el total abandono al que se vieron sometidos y por esa injusta costumbre real de pedir todo a cambio de nada.

    Si esas Instituciones hubieran ofrecido una justa contraprestación, los Almogávares habrían aceptado, y lo que es más importante, cumplido. Reyes más capaces como Jaime I o su hijo Pedro III habrían sabido sacar provecho para Aragón de la gesta de los Almogávares en Bizancio.

    Los Almogávares fueron unos revolucionarios en su época. Autores de una Revolución que apenas duró unos años y que no pasó de su primera fase, la que es siempre la más cruel y dura.

    Roger de Flor desfilando en Constantinopla delante del Emperador Andrónico Paleólogo


    4.- Por el Fracaso Cristiano en Oriente: El Imperio Bizantino estaba tocado de muerte desde el asalto latino a Constantinopla, lo que incrementó hasta el extremo el cisma religioso y político entre ambos lados del Mediterráneo. Semejante afrenta fue decisiva para determinar el Fin de Bizancio. La desconfianza era ya tanta, que la división fue invencible.

    Durante la larga agonía bizantina, las Repúblicas Comerciales italianas, Venecia y Génova, estaban decididas a sacar el mayor partido económico de aquella situación. Con factorías y puertos extendidos por todo el Decadente Imperio, el negocio aumentaba a medida de que el Cristianismo se iba apagando en Oriente. El becerro de oro volvía a imponerse.

    La intervención Almogávar en Bizancio fue quizá la última oportunidad de recomposición de aquel Imperio. Es más, podrían haber unido Bizancio a
    Aragón creando un nuevo Mediterráneo renacido y seguro, reflejo de aquel “Mare Nostrum” de los Romanos del pasado. El Comercio habría sido cosa de los comerciantes de Aragón, expulsando a las Repúblicas Italianas.


    La fuerza almogávar fue desaprovechada por los estadistas de la época. Después de la Batalla del Monte Tauro el 15 de Agosto de 1304, el camino a Tierra Santa y hacia la India estaba totalmente abierto. Roger de Flor se podría haber convertido en un Segundo Alejandro Magno. Aragón podría haber tenido sus “Indias” doscientos años antes de que Castilla tuviera las suyas.

    El final fracaso de Bizancio y la incapacidad de Jaime II y del Papa Martino IV por influir, con justicia y ecuanimidad, en la Compañía Almogávar determinaron la decadencia del Cristianismo en Oriente, y los Cronistas cortesanos y políticamente correctos, que siempre los ha habido, prefirieron cubrir con un manto de olvido esta enorme responsabilidad.

    5.- Por las Alianzas de Los Almogávares con los Turcos y los Turcoples: Los Almogávares, con el Caudillaje de Berenguer de Rocafort, establecieron acuerdos de alianzas militares con los turcos y los turcoples, por los cuales estas importantes fuerzas militares se convirtieron en sus fuerzas auxiliares.

    Los Turcos, desbancados de su supremacía militar después de la batalla del Monte Tauro, ofrecieron voluntariamente sus servicios a la Gran Compañía. El capitán turco, Ximelix, juró fidelidad a la Compañía Almogávar besando la mano de Rocafort.

    Las condiciones de este servicio militar eran muy razonables: cuartel aparte donde vivir con sus familias, que de los botines se les diese la mitad que a un almogávar y poderse ir cuando así lo desearan.

    Es muy difícil de comprender hoy en día que fuerzas que fueron tan brutalmente castigadas por los Almogávares decidan después unirse voluntariamente a su antiguo destructor, y que además lo hagan tan gustosos y complacidos, con tanta lealtad a la Compañía.

    Lo mismo pasó con los turcoples, bárbaros cristianizados, que anteriormente sirvieron al Emperador de Bizancio como fuerzas auxiliares pero que se desvincularon de él porque se sentían descontentos por el mal pago y tratamiento recibidos por sus servicios.

    Durante el tiempo que existió esta alianza militar, la convivencia entre los Almogávares, los turcos y los turcoples fue ejemplar y demostró que es posible la coexistencia bajo unos parámetros de respeto y ayuda mutuas.

    Estas alianzas escandalizaron a los “puristas y segregacionistas” de la época que abominaban de colaboraciones sinceras y honradas como ésta entre grupos de distintas religiones, donde cada uno cumplía su parte, se respetaban y colaboraban en fraternidad militar.

    6.- Por las buenas relaciones de los Almogávares con el Pueblo Bizantino: tampoco podían soportar los enemigos de la Gran Compañía que los Almogávares demostraran una gran caridad cristiana hacia los abandonados refugiados bizantinos, que se refugiaron entre las murallas de Constantinopla ante la presión turca, con los que compartían sus alimentos y sus penurias, al mismo tiempo que la decadente y pervertida Corte Bizantino se consumía en todo tipo de lujos y abundancias, y totalmente ajena al sufrimiento de su Pueblo.

    Efectivamente, estas buenas relaciones y simpatías se deterioraron irreversiblemente, como es natural, tras la Venganza Catalana. Pero más cierto es que en la época de las victorias contra los turcos, los Almogávares eran vistos por los bizantinos como los salvadores y como una opción de futuro muy sólida para recimentar el glorioso Imperio.

    Algo a lo que, por supuesto, se iban a oponer no sólo la pérfida corte, sino también los grandes banqueros y comerciantes de la época, venecianos y genoveses, que se encargaron todos ellos juntos en crear y alimentar un odio contra los españoles en los corazones de los desgraciados griegos.

    Como dije en la introducción, a continuación detallo un breve relato de mi cosecha que nos permitirá empaparnos del espíritu almogávar:

    ¡¡Despierta Hierro!! El Almogávar frente a la Batalla

    Imaginemos por un momento la escena previa a una batalla almogávar. Estamos en el amanecer. Los Almogávares golpean sus armas entre sí y con el suelo creando con ello un paisaje de multitud de chispas electrizadas.

    El Hierro Almogávar empieza su despertar. Son los momentos previos al choque brutal entre dos ejércitos decididos a exterminarse. Y el efecto psicológico es fundamental.

    La Marea Almogávar conoce su trabajo y se dispone al mismo con alegría y satisfacción. Las chispas de los golpes de sus Hierros iluminan una mañana que todavía está determinada por la oscuridad decadente de una noche que llega a su fin.

    “Sal de tu sueño frío, oh! Arma Almogávar. Es hora de calentarte de la sangre del enemigo”.

    Los Almogávares son invencibles y lo saben. Para ellos combatir es una necesidad, una manera de alimentar una naturaleza nacida para la lucha. Bajo los pendones de Aragón y de San Jorge, miles de Almogávares esperan ansiosos la orden de atacar. Pero hasta que llegue ese gozoso momento, es preciso despertar el Hierro de sus Armas, pero más importante todavía es despertar el Hierro de sus Almas, porque el Alma del Almogávar es de Hierro Indestructible.

    El desasosiego y pavor que debía sentir el ejército enemigo queda perfectamente reflejado en la reacción que produjo este espectáculos de chispas y de gritos almogávares, previos a la batalla de la Plana de Gagliano (Sicilia), en el Conde de Brienne, jefe del ejército francés, que exclamó:

    “¡Dios mío! ¿Qué va a ser esto? Hemos tropezado con diablos, pues los que despiertan al hierro, parece que han de pelear con mucho valor”.



    Fuente: http://www.imperiobizantino.com/leyenda.htm

    Última edición por Lo ferrer; 18/12/2005 a las 16:36
    "Donau abric a Espanya, la malmenada Espanya
    que ahir abrigava el món,
    i avui és com lo cedre que veu en la muntanya
    descoronar son front"

    A la Reina de Catalunya

  2. #2
    historiador está desconectado Miembro novel
    Fecha de ingreso
    21 nov, 16
    Mensajes
    1
    Post Thanks / Like

    Re: La Leyenda Negra de los Almogávares

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Excelente historia la de estos guerreros también conocidos por su labor como espías. Sin duda alguna, aunque no creo que precisen de la moralidad debida, se pueden aprender de sus hazañas y de la historia en general. Muchas gracias por compartir esta información con los miembros de la comunidad, personalmente me ha sido muy útil.


Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 33
    Último mensaje: 18/08/2017, 18:14
  2. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 198
    Último mensaje: 12/11/2015, 03:23
  3. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 01:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •