Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores10Víctor
  • 4 Mensaje de Pious
  • 5 Mensaje de raolbo
  • 1 Mensaje de Pious

Tema: «La lengua catalana» por Juan Manuel de Prada

  1. #1
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    «La lengua catalana» por Juan Manuel de Prada

    «La lengua catalana» por Juan Manuel de Prada para el ABC.

    __________________________

    Resulta, en verdad, curioso que todo lo que José María Pemán escribió en ABC hace cincuenta años sobre el catalán siga siendo tan certero: «Me encuentro –¡otra vez!– el problema del idioma catalán revivido con ocasión de la enseñanza en las escuelas. Pienso que el primer problema del catalán como idioma es calificarlo como "problema". En este caso, como en otros muchos, el problema es el modo de manipular una cosa que en sí misma no lo es. El catalán, en sí, no es un problema: es una evidencia. Lo que ocurre es que las evidencias cobran fisonomía contorsionada de problema cuando son manejadas por los políticos, ¡que esos sí que son un problema!».


    Es altamente irresponsable hacer creer a los españoles que enseñar en lengua catalana equivale a «adoctrinar». Se puede adoctrinar en cualquier idioma; en castellano, por ejemplo, se está adoctrinando (y corrompiendo) a nuestros hijos de las formas más puercas y miserables sin que nos inmutemos. El catalán es la forma de expresión particular de un pueblo que es naturalmente bilingüe; y cuyo bilingüismo, desde luego, se debe proteger y asegurar, favoreciendo una escuela en la que las lenguas catalana y castellana se den la mano fraternalmente. A la inmersión lingüística no se responde arbitrando que una lengua sea «vehicular» y la otra ancilar, para que los padres elijan a su gusto; pues toda «elección» que amputa las posibilidades de comunicación de un pueblo bilingüe es castradora y criminal. No hay que relegar el catalán para beneficiar el castellano, sino restaurar el catalán como lengua plenamente española, que es lo que siempre fue, hasta que los políticos le dieron fisonomía contorsionada de problema.

    Presentar la lengua catalana como «adoctrinadora» es también hacer separatismo, porque –en palabras de Pemán– «por una ley de dinámica social el tirón hacia dentro es correlativo e inseparable del empujón hacia fuera». Cuando Rajoy dice que, en lugar de imponer lenguas, hay que dedicar recursos a la «revolución digital» está mezclando churras con merinas; y lo mismo Rivera cuando aboga por una «enseñanza trilingüe» en Cataluña que junte en patético zurriburri lenguas maternas y foráneas. La lengua catalana es, como nos recordaba Pemán, un hecho biológico tan incuestionable como la montaña de Montserrat; y todas las revoluciones digitales del mundo no valen un comino al lado de un hecho biológico. Tampoco vale nada una lengua foránea como el inglés, que –por supuesto– debe aprenderse con un sentido utilitario; pero una lengua materna se aprende porque nos constituye íntimamente, porque es la sangre de nuestro pensamiento y el motor de nuestras inquietudes espirituales. Pretender poner al mismo nivel el catalán y el inglés es detestable y alevoso; y propio de pitufos extranjerizantes.


    Mejor sería que los políticos viesen la lengua catalana como una valiosa joya para España; y que mirasen el modo de evitar que los españoles reaccionen con cetrino malhumor contra ella. El catalán sólo adoctrina en manos de adoctrinadores, como le pasa al castellano; liberada de ellos es una gran lengua con una hermosa literatura dentro que conviene celebrar, como hizo Menéndez Pelayo cuando actuó como mantenedor en unos juegos florales y leyó en lengua catalana el elogio del ganador, Jacinto Verdaguer, el inmenso poeta que cantó -en catalán- la Reconquista y el descubrimiento de América. A esa Cataluña hay que volver y dejarse de quitar y poner lenguas (y mucho menos para meter en su lugar revoluciones digitales de chichinabo o chamullas extranjeras). Pero para volver a esa Cataluña hacen falta mucho esfuerzo y amor; azuzar odiosas reacciones viscerales es, en cambio, lo más sencillo del mundo.

    La lengua catalana
    Hyeronimus, ReynoDeGranada, Trifón y 1 otros dieron el Víctor.

  2. #2
    Avatar de raolbo
    raolbo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    02 may, 15
    Mensajes
    455
    Post Thanks / Like

    Re: «La lengua catalana» por Juan Manuel de Prada

    Lo que es innegable es que hay una generación de españoles nacidos en Cataluña que prácticamente podría decirse que desconocen el uso del español. Y partes del territorio nacional en las que un español no puede conducirse en la lengua de su propia Nación. Es lo verdaderamente grave: Así España se va a ir al definitivamente al guano en el medio plazo, sino antes. Ante eso, que alguien le tenga (supuestamente) más o menos respeto al catalán me deja más bien frío.

    Y en cualquier caso, ¿Por qué esa necesidad de comprar la mercancía victimista a los separatistas? O eso me parece a mí. El catalán goza hoy de una salud robusta y nadie pretende atacarlo ni menospreciarlo. Incluso se está extendiendo a zonas en las que nunca se habló. Hay pocos motivos para quejarse de desprecios y maltratos al catalán más allá de cuatro paletos exaltados que no se representan más que a sí mismos. La realidad va muy por otro lado.

    Eso no quita que esté muy de acuerdo con la crítica que hace de Prada al pseudomodelo lingüístico-educativo de PP y Ciudadanos.
    Última edición por raolbo; 04/05/2018 a las 21:09
    Kontrapoder, ALACRAN, Hyeronimus y 2 otros dieron el Víctor.

  3. #3
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Re: «La lengua catalana» por Juan Manuel de Prada

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    «Elegir y separar» por Juan Manuel de Prada para la revista XLSEMANAL, artículo publicado el 19/III/2018.
    ______________________

    Hace unas semanas publicaba en el diario ABC un artículo titulado La lengua catalana, en realidad una modesta glosa de otro que publicó José María Pemán hace medio siglo en el mismo periódico. Divulgado en interné, mi artículo cosechaba una espeluznante cosecha de improperios e invectivas, azuzada por el patrioterismo farlopero de algunos energúmenos con cochiquera en las redes. Me resultó, en verdad, muy aleccionador comprobar que las ideas sostenidas –¡en plena dictadura!– por un escritor como Pemán eran consideradas filoseparatistas por tantos energúmenos en plena apoteosis de la Señorita Democracia y de su cuñao Don Estado de Derecho. Pero quizá todo se explique porque Pemán era un hombre de gran finura espiritual, rebosante de amor por los pueblos hispánicos; mientras que la caterva que me puso como chupa de dómine son gentes de alma ruin movidas por el más peludo de los odios, que es el odio de Caín a su hermano, disfrazado sórdidamente de patriotismo. Furibundos separadores, en fin, que alimentan con sus vilezas el separatismo.


    En un pasaje de aquel artículo tan fustigado por los cainitas separadores me pronunciaba en contra de un sedicente «derecho de los padres a elegir la lengua en que sus hijos serán educados»; en realidad, una coartada para favorecer la segregación por lenguas en la escuela, considerando que el catalán «adoctrina» a los niños. Pero las lenguas no son en sí mismas adoctrinadoras, por más que con todas ellas se pueda adoctrinar. Y no existe un derecho de los padres a ‘elegir’ el idioma en el que sus hijos deben ser educados; pues toda educación digna de tal nombre debe garantizar el aprendizaje amoroso de las lenguas maternas, que son una de las principales posesiones espirituales de cualquier pueblo. El derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos fue, en principio, un recurso in extremis ideado desde ámbitos clericales para defenderse del Estado Leviatán que pretendía adoctrinar desde la escuela. Pero tal propósito adoctrinador no reside en la enseñanza de las lenguas maternas, que cuando son varias debe ser todo lo equitativa posible. Combatir los excesos de una inmersión lingüística estableciendo jerarquías entre lenguas maternas alimenta una dinámica separadora de la peor calaña. Y, además, empobrece cultural y espiritualmente a quienes crecen en una sociedad bilingüe. Que el separatismo haya favorecido este empobrecimiento no justifica ninguna reacción en sentido contrario. La lengua catalana no es un vehículo ideológico; es un hecho biológico que ningún padre puede amputar, porque sería tanto como mutilar espiritualmente a sus hijos.


    «Le puede salir el tiro por la culata y herir la Hispanidad» a los que se revuelven contra el catalán, escribió Pemán hace cincuenta años. Y esta afirmación profética se hace realidad hoy. La solución individualista y disgregadora del ‘derecho a elegir’ lengua en la escuela sólo serviría para yuxtaponer dos Cataluñas irreductibles y enviscarlas en una tensión identitaria insoportable (según conviene a separatistas y separadores). Hay que reivindicar una auténtica solución comunitaria, que no puede fundarse en la coexistencia recelosa entre dos lenguas separadas por aulas, ni en similares ingenierías sociales maniqueas, sino en una síntesis auténtica. Y esa síntesis auténtica sólo se puede lograr aceptando la diferencia más distintiva del pueblo catalán, su lengua propia, que –como nos recuerda Menéndez Pelayo– fue desde muy temprano lengua del pensamiento con Raimundo Lulio, «mucho antes que el italiano y el castellano, y muchísimo antes que el francés»; y también lengua de expresión lírica y trovadoresca que endulza y enriquece la tradición castellana, más épica y juglaresca. Ese es un patrimonio inalienable para cualquier catalán; y debería serlo también para cualquier español mínimamente consciente.


    Sólo gente de alma ruin movida por el más peludo de los odios, que es el odio de Caín, puede pensar que combatiendo un hecho biológico tan incontestable como el catalán se ayuda a la causa de la unidad de España. Pues no puede haber vida buena ni virtuosa –comunidad política propiamente dicha– allí donde los hechos biológicos incontestables son sometidos a caprichosos ‘derechos a elegir’. Cataluña no podrá nunca ser española si los catalanes no perciben que su lengua es una posesión que todos los españoles favorecen. El día que esto ocurra el separatismo empezará a tener los días contados. Pero el separatismo tiene el futuro asegurado, mientras el patrioterismo separador siga esnifando farlopa.

    https://www.xlsemanal.com/firmas/201...y-separar.html.
    Hyeronimus dio el Víctor.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. 155, por Juan Manuel de Prada
    Por Pious en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 23/10/2017, 21:13
  2. Juan Manuel de Prada
    Por Carolus V en el foro Literatura
    Respuestas: 37
    Último mensaje: 25/03/2017, 02:36
  3. GANARÁS LA LUZ, por Juan Manuel de Prada
    Por raolbo en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 25/01/2017, 14:30
  4. Juan Manuel de Prada
    Por FilipinoHispanico en el foro English
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/12/2015, 01:23
  5. Cerco a Juan Manuel de Prada
    Por Rodrigo en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 30/07/2014, 17:46

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •