Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 11 de 11

Tema: Cuestiones sobre la fe

  1. #1
    Manuel Villegas Ruiz está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 ago, 10
    Mensajes
    31
    Post Thanks / Like

    Cuestiones sobre la fe



    Posiblemente soy muy simple. Quizá no busque mucho detrás de la apariencia de las cosas. A lo mejor me conformo con la imagen que me impresiona, y no me preocupo lo más mínimo por ver qué es lo que hay detrás de ella. Por ello confieso que la fe no me hace falta. La fe, por definición, es creer en lo que se ve. Sí yo tengo un pájaro en mi mano, no creo que tengo un pájaro en mi mano, sé que tengo un pájaro en mi mano. Si estoy hablando con mi esposa, alguno de mis hijos, o cualquier amigo, no creó que estoy hablando con ellos, sé, tengo certeza, estoy convencido, nadie me puede hacer dudar de que esté hablando con ellos. La fe es precisa, es necesaria y tenemos que echar mano de ella, cuando no tenemos certeza tangible de lo que vemos, o hacemos. La fe, como dice KIERKEGAD, es un salto al vacío. Es tener la certeza de que lo que tocas, aprecias o sientes no te puede llevar más allá de la que tus sentidos transmiten a tu intelecto, y por ello, desde ese plano sensorial y material, si quieres elevarte al espiritual, al intangible, al no sensible, has de salvar ese vacío que entre los dos existe y dar el salto que te comunique, desde lo material y grosero hasta lo inmaterial y espiritual. Pero, sí ese plano sensible y grosero demuestra para ti, para tu intelecto, para lo más profundo de tu mente, que no es necesario ese salto, entonces no precisas de la fe, no tienes que echar mano de ella, para salvar la distancia que hay entre los dos planos .Uno te ha llevado a otro sin tener que salvar abismo alguno, ni tener que exponerte a un salto en el que puede que fracases y no alcances tu objetivo y termines con el cuello intelectual roto.
    La familia científica admite hoy, casi sin lugar a dudas, que esto que nos sostiene, que ese número incontable todavía de galaxias que pueblan lo que vemos y lo que no vemos, esa que la llamamos la gran explosión, tiene alrededor de cinco mil millones de años, y la plataforma, aunque sea redonda, donde los seres que respiramos y casi nos conocemos, lleva existiendo poco más o menos cuatro mil quinientos millones, también de años. A lo largo de ese tiempo, que me confieso incapaz siquiera de imaginar, admiten los científicos, con pocas discrepancias entre ellos, que ha estado funcionando una evolución, para que, desde los más pequeños vagidos de la vida, que también, es casi unánime que se produjo en el agua, se llegase al estado poco más o menos perpetuo aunque esta evolución continué aún su curso imperfecto en el que ahora nos encontramos. A propósito de dónde se originó la vida. Mahoma, un hombre que no parece fuese muy letrado y versado en asuntos científicos de tal envergadura, allá por los principios del siglo VII de nuestra Era, afirmó, no se quien se lo diría, en la Aleya 31 de la Azora XXI de su Corán, la siguiente frase “¿Pero ven los que niegan que los cielos y la tierra eran macizos y los rajamos a los dos y pusimos del agua toda la vida, es que no creerán?” y en la aleya 44 de la Azora XXIV, también dice: “..en esto hay motivo de reflexión... y Alá creó todo el mundo animal del agua ..”. O sea, que no precisó de muchos conocimientos científicos para llegar al aserto en el que casi todos estamos de acuerdo, aunque hallamos tardando tanto en saberlo, en que toda la vida nació del agua. Cuatro mil quinientos millones de años, cantidad inimaginable, de evolución, con, tanta imperfección y con lo que quede todavía por hacer. La vida del ser humano, en los mejores casos y en buenas, condiciones dura alrededor de los ochenta años. Y queremos, quieren algunos en esos años, misérrimos años, comprender, entender, juzgar, evaluar y dogmatizar sobre los que lleva andando y aún es imperfecto más de cuatro mil millones de años. El desplazamiento de los continentes, no somos capaces de apreciarlo en una vida humana y aceptamos su existencia. Bien es verdad que podemos medirlo con instrumentos muy precisos, pero lo cierto es que en una vida no somos capaces de apreciarlo. Con la evolución ocurre igual ¿Quién vio el paso del pterodáctilus ave? ¿Quién presencio el cambió del mamífero de tierra a la ballena? ¿Quién estuvo presente en la mutación del pitecantropus al homo en cualquiera de sus clases? El que lo viera que lo demuestre. Y sin embargo ¿quién duda de esos pasó? ¿Quién se atreve a poner en tela de juicio que sucedió? Pero ¿por qué se dieron? Después de la Gran Explosión esta tierra se vio cubierta de polvo cósmico y sin más leyes ni más dictámenes, como por arte de magia, se iniciaron esos procesos de evolución ¿hasta donde ahora estamos? ¿No era Newton el que decía que los cuerpos que están en movimientos tienden a permanecer en él y los que están en reposo igualmente tienden a quedarse en el mismo estado? Para modificar esta situación una fuerza, algo, alguien, ha de actuar sobre la situación del cuerpo y modificarlo de manera que cambie de fase. Por ello algo, alguien tuvo que actuar sobre lo que no era para hacer que fuese. Porque, si hubo una gran explosión y parece ser que la hubo, algo debió explotar y ¿qué era ese algo? ¿Desde cuándo estaba? ¿Quién lo hizo? ¿Qué era ese algo? ¿Se hizo él mismo? Creo que esta última pregunta es la que no podemos contestar, porque para ser alguien, y si ya es alguien, no necesita hacerse. Se perfeccionará o degradará, sufrirá modificaciones, pero, como ya es, no necesita, no pende hacerse. Pero es que si ya era, no tuvo principio, por lo tanto él es el ente y de ese ente se originó todo. Vemos que lo que salió de la famosa gran explosión está cambiando continuamente, se está degradando, modificando, mudando, evolucionando, en fin. Por lo tanto está sujeto a unas leyes, a unos principios, que vemos y comprobamos que inexorablemente se cumplen. Pero para que haya leyes ha de haber legislador, para que haya orden ha de haber ordenador, y nadie puede negar ese orden, ese cosmos, que continua y diariamente estamos presenciando. Cuando vemos que un animal mata a otro y lo devora, según nuestro criterio, no condenamos al que quita la vida, por haber eliminando otra, sino que lo aceptamos y entendemos como una manifestación a la “ley de supervivencia”. Cuando una araña extiende su primorosa tela para que en ella caigan los animalejos que le servirán de sustento, justificamos esa artera actuación como una manifestación más de la ley de la supervivencia. ¿Quién les ha dictado esas leyes ¿Quién le ha dicho al albatros que pasados unos días de la puesta del primer huevo, ponga otro como una especie de repuesto por sí el primero falla? Y es más ¿quién le ha dicho al polluelo de albatros nacido primero que cuando pasen unos días y eclosione el segundo huevo, él mismo, ante la impasividad de la madre, expulse del nido del recién nacido para que no le haga competencia en el reparto de alimento y así criarse él fuerte y sano, para de esta forma perpetuar la especie a y la supervivencia del más fuerte. Observemos el macrocosmos, el cosmos y el microcosmos y veremos que hay unas leyes que nadie transgrede, que hay unas actuaciones de vida y comportamiento, desde el más simple mimetismo, hasta la más cruel y sanguinaria según nosotros eliminación del más débil, que están regidos, controlados, regulados por unas pautas de comportamiento que, a veces son tan complicadas, y tan difíciles de entender, que no nos queda más remedio que reconocer que no pueden ser consecuencia de un albur de una aparición espontánea que se ha generado per se, sin control de nadie. Observamos una autopista de gran circulación. Mientras todos los conductores se ajusten a las normas de tráfico, a las leyes impuestas por los encargados de cuidar del orden, del cosmos en su primer significado, no ocurre nada reprochable sin ningún contratiempo ni percance. Que alguno se despiste, que alguien se salga de la norma de la ley reguladora, la catástrofe es terrible, los muertos y mutilados alcanzan, a veces, cifras aterradoras. Pero ¿qué es una autopista nuestra, por mucha circulación que tenga, comparada con las incontables autopistas del universo, o las del microcosmos? Estamos en la era de los ordenadores y la informática. Nos parece increíble el avance ocurrido en tan pocos años y todavía no sabemos hasta donde podrá llegar este fascinante mundo de la información, y aunque desconozcamos todo lo referente a esta ciencia sí sabemos que todo se nueve alrededor de unas instrucciones que alguien ha dejado impresas en unos circuitos a menos que alguien las altere. Opino que el gran ordenador del universo se puso en marcha en el momento en que el que lo construyó lo decidió así. Las normas, reglas, leyes, pautas de conducta, las imprimió de forma indeleble en él y así vemos que todo se ajusta y rige por esas leyes y esas instrucciones dadas al ordenador. Cosa parecida pensaba el gran abogado, filósofo y orador Cicerón, que no creía en el panteón de dioses que lo rodeaba, tanto etruscos y latinos cuanto traídos de todos los pueblos conquistados. Él creía en una Causa eficiente que había ordenado todas las causas secundarias y así lo confesó cuando los esbirros de Marco Antonio fueron a asesinarlo y pronunció la famosa frase: “Causa causarum miserere mei”, o sea Causa de las causas ten misericordia de mí. Con ello manifestó su convencimiento de que había habido alguien que había fabricado todo lo que nos rodea Otra cosa es que podamos comprender a quien lo confeccionó. Los ordenadores con los que trabajamos actúan según las instrucciones que en ellos imprimieron y no se les ocurre cuestionarla, ni siquiera plantearse su funcionamiento. ¿Qué pasa con este inmenso ordenador que es el universo visible e inimaginable Actúa, funciona, sigue su marcha, según las directrices que alguien le marcó. Ya sé que no es científico afirmar la existencia de algo sí no es sujeto de experimentación, sí no se puede someter en laboratorio a la prueba de error, acierto. Pero es que opino que probar la existencia del que dio las pautas de actuación a este inmenso ordenador en el que estamos, no es necesario cuando vemos como actúa y como cumple perfectamente el fin para el que fue puesto en marcha. Además en el momento en que queremos entender al que puso en movimiento todo lo que nos rodea estamos pretendiendo abarca una cosa que es inabarcable para nosotros. Recuerdo lo mal que lo pasaba en mi época de estudiante cuando me enfrentaba a un problema de matemáticas, física, traducciones de griego o latín. Eran inmensos, no los entendía, eran, superiores a mí y yo me sentía pequeño e inútil por no saber resolverlos, pero cuando a base de tesón, paciencia, uso de fórmulas o empleo de diccionario lograba solucionarlos, la felicidad me inundaba. Pigmeo ante un problema insoluble, había logrado superar lo que no entendía. Lo comprendía, lo abarcaba, en fin, lo empequeñecía de tal manera que era capaz de meterlo en mi mente, descomponerlo, deshacerlo y anularlo de forma que ya no constituía un problema para mí. Yo lo había superado. Yo lo había vencido. Ya era más pequeño que yo. En fin no había problema. Creo que a todos los seres humanos nos habrá ocurrido algo parecido en cualquier momento. Emprendemos una situación que no comprendemos y, cuando tras arduo esfuerzo, hemos logrado entenderla, casi siempre hemos dicho lo mismo ¿a esto se reducía el problema? ¿Esto era la tan gran dificultad? Creo que no podemos vislumbrar a quien organizó todo esto, precisamente porque nuestra mente no puede abarcarlo. Si cualquier rama del conocimiento lleva siglos de ser estudiada, si cualquier faceta del saber ha estado examinada por mentes brillantísimas y todavía no hemos llegado a un conocimiento total de ella. ¿Como podríamos abarcar con una sola mente, o con todos las inteligencia de la tierra, todo lo que se desarrolla en el universo que conocemos Pero ¿que hay del que aún desconocemos? ¿Mas si llegásemos a comprenderlo, jamás sucederá, todavía estaríamos muy lejos de adivinar quien señaló los caminos por donde habrían de discurrir todas las cosas que se le ocurrió poner en movimiento. Por una razón muy sencilla, si esas cosas salieron de sus manos, si esos raíles los trazó él, por fuerza han de ser más pequeños que él. Decirle al artista, al artesano al obrero: ¿Quién es mayor, tú, o tu obra? Estaría siempre presto a contestar: Yo. Mi obra ha salido de mis manos, esta hecha por mí, es más pequeña que yo, soy superior a ella y por tanto mayor que ella. Ningún artista se siente inferior a su obra, nadie se cree más pequeño que lo que él ha hecho. ¿Qué decir de este artista? ¿Acaso es inferior a su obra? ¿Por casualidad alguna de sus creaciones va a poder superarle? ¿Pretendemos acaso resolver el problema? ¿Queremos reducirlo a una traducción de griego o latín? ¿No habrá un punto (como se dice hoy) de soberbia en tal actitud? ¿No estaremos pretendiendo resolver lo que para nosotros es incomprensible?
    Yo se que mentes mas preclaras que la mía han dedicado gran parte de su vida a desentrañar el problema. Hombres mucho más valiosos que yo han empleado mucho tiempo en tal empeño. Pero es que yo no tengo problemas. Para mí no hay empeño. Yo contemplo, observo y miro lo que me rodea y ya no necesito más. Posiblemente mi postura también tenga un punto de soberbia, pero es que yo, no necesito la fe, a mí no me hace falta, yo no tengo fe. Yo tengo certeza.
    Manuel Villegas Ruiz,Doctor en Filosofía y Letras (Gª e Hª)

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,859
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    Antes de responder a tan extenso mensaje, he de hacer una petición: la letra y la redacción. Resulta complicado leer un tipo de letra tan pequeña y apretada, así como seguir el discurso en una redacción que no separa párrafos, o parágrafos si van numerados y, por contra, el empeño está en mantener el hilo en la línea correspondiente. Lo siento, pero la lectura me ha supuesto un esfuerzo superior al necesario.

    Además, hay otra cuestión a considerar. Encuentro que el grado de sincretismo del texto lleva a la mezcla de ideas dificultando la comprensión de las mismas. He comprendido perfectamente la intención del conjunto de reflexiones personales que se vierten aquí, pero hay cuestiones que considero que son difusas, cuando no imprecisas.

    Y comenzaré por el principio, en mi opinión aquí se da un sentido al término fe que no se corresponde con el don que Dios otorga, sino que se trata de una fe metafísica en la Ciencia y sus resultados empíricos, aunque también de aquellos que constituyen hipótesis sin comprobación y contrastación alguna.

    Personalmente no tengo ninguna fe en tal sentido. Cuando escucho que algún divulgador afirma que la ciencia proporcionará tal o cual beneficio cuando se haya llegado a alcanzar equis grado de conocimiento, me echo a temblar. Porque no estoy escuchando a un científico, sino a un adivinador, profeta, mago o echador de cartas. En la Ciencia no se puede tener fe porque eso es profundamente a-científico. Cuando un investigador inicia una línea de investigación, es decir, cuando plantea una hipótesis, es incapaz de predecir que resultados va a obtener y que camino seguirá para lograrlos. Por cada línea de investigación abierta, son cientos o miles las que se han de cerrar por que no se siguen o porque resulta imposible acabar de formularlas.

    Luego, desde mi punto de vista, la costumbre de mezclar las ciencias físicas, la que tienen los materialistas, es un craso error de bulto, que tampoco favorece a ninguna de ellas, sin embargo, y por los motivos de todos conocidos (ciencias contra religión, especialmente la Católica), es la tendencia más frecuente entre los divulgadores ("divulgacionistas" en mi opinión dada su evidente ideología), que buscando apoyarse unos en otros y bajo la excusa de la gran teoría unificadora que todo lo explicará (profetismo), acaban por "mezclar las churras con las merinas y éstas con las cabras del Himalaya". Y así, logran una gran audiencia absorta con curiosidad, interés y ganas de aprender, pero que se dejan embaucar por su habitual verborrea. Y es que los medios donde publican y extienden errores, necesitan vender, es un negocio y los negocios se hacen para ganar dinero.

    El problema es que las ideas y los conceptos, al carecer de las debidas garantías pedagógicas, terminan por ser un "totus revolutum" que desorienta al más pintado. El Universo "conocido", es decir, que cae dentro de nuestro horizonte visual o en cualquiera de las otras frecuencias, tiene 13.700 millones de años. Esos 5.000 son los atribuidos al momento en el que nuestros Sistema Solar era una nebulosa resto, se supone, de una estrella anterior que acabado su combustible nuclear debió explotar unos cuantos millones de años antes de que se formase dicha nube molecular y de polvo cósmico. Por tanto, se especula con que el Sol sea lo que se conoce como estrella de segunda generación.

    En relación a los comienzos del Universo, se mezclan cuestiones que pertenecen al campo de la "Cosmogonía y la "Cosmología". Directamente imbricadas se ocupan, sin embargo, de cuestiones diferentes. Los interrogantes primigenios a resolver, y sobre los cuales se seguirá discutiendo "sine die", son la forma del Universo, su evolución en el sentido de progresión "de, a a...", determinada por su forma, su naturaleza, etc. Por otro lado, el tema del "Big Bang" sólo es una expresión para definir de alguna forma lo que se llama una singularidad, que se define como "punto matemático en el que determinadas magnitudes físicas alcanza valores infinitos". Así, eso que se conoce como "gran explosión" se produjo en ningún sitio y en todos a la vez. Y lo que se conoce es el "fondo cósmico de microondas" o "radiación de fondo cósmico", una especie de ligerísimo resplandor, imperceptible salvo con los instrumentos adecuados, que se observa en todas y cada una de las direcciones del cosmos hacia donde se mire.

    Yo no acabo de entender como se puede tener una fe filosófica, y no digamos materialista, en algo así. Por supuesto, hablar de evolución como un dato concreto, tampoco se sostiene mucho. Para empezar, ¿qué se define como vida?, para a continuación plantearnos legítimamente si esa vida que se supone ha dado paso a todas las especies vivientes, extintas o presentes, ¿cómo ha sido, monofilética o polifilética. Según sea la respuesta, absolutamente imposible porque la respuesta se encuentra a unos 3.600 millones de años, así habría que desarrollar cualquier línea de investigación evolutiva. Es decir, y por emplear un ejemplo falso, pero alarmantemente difundido, tenemos el caso de la ascendencia de las gallinas. Según se afirma descienden de los dinosaurios...¡hala! ¡así por las buenas! pero, ¿cuánto tiempo hace que se extinguieron los dinosaurios? más o menos, convencionalmente, unos 65 millones de años. ¿Y cuándo surgieron las gallinas?

    ¡No! es que... se nos dirá, las gallinas son el resultado de..., ¿de qué? Obviamente de una evolución que empezó con los dinosaurios y de una especie a otra durante decenas de millones de años, acabó por generar la gallina. ¡Ya! respondo yo, pero mire ¿acaso se ha puesto usted a pensar cuánto significa un millón de algo? Si hablamos de monedas de euro, cada una de éstas tiene un diámetro de 32 mm, si ponemos un millón de ellas en fila, sumarán 32 kilómetros. Si esa idea la llevamos a la cuenta de los años, un millón de años son 365 millones de días. Ahora multipliquemos esa cifra por 65 o por 70, porque el ancestro de las gallinas no debió salir justito antes de que cayera el hipotético meteorito que los hizo desaparecer trastocando completamente el clima del planeta, sino que el proceso evolutivo se habría desencadenado antes. Y mientras llegaba o no llegaba la gallina, ¿qué especies fueron transmitiendo la información necesaria para que al dinosaurio le naciesen plumas e hiciese "¡coc, coc!", es decir ¿dónde están sus restos, sus huellas, y, sobre todo su evidencia genética?

    Yo creo en Dios, yo tengo la fe que por su Gracia me ha querido otorgar o, mejor aún, que ha querido que yo reconozca la existencia de esa Gracia, pero en el médico, en el abogado, o en la Ciencia, sólo tengo "confianza".
    Última edición por Valmadian; 05/05/2011 a las 18:27
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #3
    Avatar de Triaca
    Triaca está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 nov, 10
    Ubicación
    Las Españas
    Mensajes
    867
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    Al Sr. Villegas:
    ¿Podría decirme cómo ha conseguido doctorarse en Filosofía y Letras, Geografía e Historia? Gracias.
    "Solo Dios sabe hacer de los venenos remedio".
    Francisco de Quevedo

  4. #4
    Manuel Villegas Ruiz está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 ago, 10
    Mensajes
    31
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    Además de Doctor en Filosofía y Letras (Sobresaliente cun laude y opción a Premio Extraordinario) soy Graduado Social y Profesor de EGB. He trabajado en una empresa multinacional durante muchos años y he dado muchísimas clases y he sido Director Técnico de un Instituto (privado) de Formación Profesional y Director del Aula Intergeneracional de la UCO durante el curso 2001-2002. Soy miembro fundador del equipo de investigación HISALEM (Historia Social de la Administración Local en la Edad Moderna) de la UCO, al cual sigo perteneciendo y nutriendo con mis investigaciones históricas; también del Instituto de Historia de Andalucía y de la Asociación Hispánica de Estudios Franciscanos, por la traducción de las crónicas los 14 conventos de los franciscanos Descalzos de la Provincia Andaluza de S. Pedro de Alcántara, escritas en el siglo XVIII por un fraile anónimo y no traducidad por nadie hasta que yo lo he hecho y que, si hay dinero para ello, serán publicadas. He dado muchas conferencias sobre temas franciscanos que todas han sido publicadas.
    Tengo todos los documentos que acreditan estas aseveraciones.
    He publicado varios libros. Si en GOOGLE pone MANUEL VILLEGAS RUIZ, podrá ver algo de lo mucho que tengo hecho y sigo investigando en historia y traduciendo latín que es mi pasión oculta y, si llega el caso puedo hablarlo como el español. Si lo desea le puedo enviar un trabajo en latín que hice en mi época de estudiante sobre la ciudadanía romana, a propósito del Pro Archia Poeta de Cicerón.
    También le puedo enviar, si le interesa la dirección de mi Bitácora y Página Web.

    ¿Cómo lo he conseguido? Trabajando mucho, durmiendo poco, estudiando más y sacando tiempo para criar a mis dos hijos y cuidar a mi esposa.
    Nadie me ha regalado nada. Lo que he conseguido ha sido a base de esfuerzo, tesón y sacrificio.
    No he sido un hijo de papá.
    Ahora pregunto yo, ¿Por qué le interesa lo que soy academicamente hablando?

  5. #5
    Avatar de Triaca
    Triaca está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 nov, 10
    Ubicación
    Las Españas
    Mensajes
    867
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    Porque es el primer doctor en "Filosofía y Letras" del que tengo noticia.
    "Solo Dios sabe hacer de los venenos remedio".
    Francisco de Quevedo

  6. #6
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,901
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    Por lo que creo ver en su aparatosa disertación es que Vd NO necesita la fe para creer que Dios ("en abstracto") existe. Bueno, eso es lo que dice la religión católica: la Teología natural afirma que la existencia de Dios es evidente y cognoscible por las obras de la creación, sin necesidad de revelación.

    La FE católica (no la "fe" de kierkegaard o de otros personajes heterodoxos) se refiere sólo al conocimiento y aceptación de las verdades sobrenaturales reveladas por Dios como Padre (Santísima Trinidad, divinidad de Cristo, redención humana, pecado original etc), que son de por sí inaccesibles al entendimiento humano, y por ello precisan de revelación, y su certeza proviene solo de haber sido reveladas por Dios.

  7. #7
    Manuel Villegas Ruiz está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 ago, 10
    Mensajes
    31
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    Precisamente la mayor revelación para apoyar nuestra fe son las obras divinas que nos rodean y que cualquier mente, hasta la menos dotada, es capaz de percibirlas en el momento que dirija su mirada a lo que le circunda.
    ¡Naturalmente que somos animales racionales! No hace falta decirlo. Es tan obvio. Pero la Biblia nos dice que primero creó Dios al hombre y después le insufló, con un hálito suyo, el espiritiu. Creo que el corolario es bien sencillo.
    Desde luego que creo. Tengo la fe que nos proporciona la revelación pero, desde muy pequeñito, antes de tener noción de lo que era fe revelada veía la obra de Dios en lo que contemplaba.
    El humilde y gran S. Francisco de Asís decía que veía a Dios en las pequeñas florecillas que adornaban los campos, y a los animales les llamaba hermanos: Hermano lobo", "hermana oveja", etc. Si consideraba a los animales hermanos es porque él se sentía animal, indiscutiblemente superior por obra divina y, como dice Virgilio, conformado por una chispa que ha saltado del fuego del amor divino y que, al final de nuestros días, volveremos a integrarnos en él.
    Lejos de mí, sería demasiado soberbio, compararme con S. Francisco de Asís, pero considero que los animales son mis hermanos pequeños a los que Dios quiere que también ame como lo que son: mis hermanos.
    La fe, según la Teología es un gratis datum, es decir, un don concedido gratuitamente, pero yo, además de que Dios me ha favorecido con él, sustento además mi fe contemplanto su obra inigualable.

  8. #8
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,859
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    Cita Iniciado por Manuel Villegas Ruiz Ver mensaje
    Si consideraba a los animales hermanos es porque él se sentía animal,
    Bueno, bueno, en efecto, hay gente que se considera muy animal, unos se sienten borregos, de los de más allá burros, los hay que se identifican con los simios o con los besugos, y otros hasta se sienten "tigres", etc., según el momento o situación y el carácter de cada personaje.

    También están los "materialistas" para quienes los humanos no sólo somos animales, sino también máquinas replicantes de supervivencia", pero al margen de semejante desparrame demencial, existe la realidad.

    Y ésta me dice que yo tengo un organismo adaptado a las condiciones geofísicas del planeta, dado que si no sería imposible prosperar en este medio concreto, pero al tiempo soy un ser consciente dotado de la facultad de la abstracción, o logos autoconsciente, con capacidad de autorreconocimiento, y conciencia moral sobre mi mismo. Por tanto, en esas tres características ya se produce una extraña situación que me diferencia de los animales, sin consciencia, sin capacidad de abstracción, sin autorreconocimiento y sin conciencia moral.

    Además, hablo aunque mi aparato fonológico no tiene dicha función específica. Camino en postura erecta, la cual me ayuda a fabricar utensilios y a desarrollar una cultura definida y específica, así como una tecnología. Ninguna especie animal se parece mínimamente a nosotros en todos estos aspectos.

    Somos capaces de diferenciar la verdad de la mentira, el proceso perceptivo implica en nosotros experiencia vital e identidad subjetiva. En definitiva y resumiendo mucho para no aburrir, somos el resultado de una verdadera creación, y todo eso nos aparta de los animales, adaptados a vivir en el mismo medio geofísico que nosotros, pero todavía hay algo supremo que nos diferencia del todo de ellos: tenemos un espíritu. Y tenemos una voluntad que nos permite acercarnos a nuestra espiritualidad todo lo que queramos dentro de los límites corporales, los cuales podemos perfectamente trascender.

    Para mi, por ejemplo, mi perro es "como" de la familia, pero "no" es mi familia ni pertenece al mismo género que yo. Lo puedo querer muchísimo y el día que muera llevarme un disgusto monumental, pero seguirá sin ser de mi familia ni pertenecer al género humano. Otra cuestión distinta es que yo lo proteja y lo alimente, le de amistad, afecto y cobijo, y hasta lo llame "hermano", pero ésta sólo será una expresión lingüística afectiva.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  9. #9
    Muyespañol está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    20 abr, 11
    Mensajes
    18
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    D. MANUEL VILLEGAS RUIZ: Enhorabuena por su doctorado en Filosofía y Letras. Para decirnos que no tiene usted fe, nos suelta todo este repertorio, ya de por sí complicado de leer? Para esto sirve su brillante carrera universitaria? Nadie pone en duda que si tenemos en nuestras manos un pajarillo, no creemos que tenemos un camello. La fe, no es lo que usted trata de demostrarnos. La fe no se ve con los ojos de la cara. La fe está en la mente y en el corazón. Si usted no tiene fe, será porque no le interesa tenerla. Nadie se convence de lo que no quiere. Si cierra usted los ojos a la luz, no la verá jamás, por muchas bombillas que le enciendan. La fe es algo espiritual, no material. Los sentimientos, las emociones, los pensamientos, la tristeza, la alegría, el deseo, etcétera no son materiales, no se pueden palpar, sin embargo los notamos en nuestro corazón y en nuestra mente.

  10. #10
    Avatar de Triaca
    Triaca está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 nov, 10
    Ubicación
    Las Españas
    Mensajes
    867
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    "La mayor revelación para apoyar nuestra fe son las obras divinas..."
    ¿No se da cuenta de que, además de lo que le han comentado más arriba, está utilizando ciertos términos sin propiedad?
    Con todos mis respetos y con esto termino, tiene usted una empanada mental monumental.
    Conversar con usted no despierta mi interés y no hay peor ignorante que el que cree que ya lo sabe todo.
    Adiós.
    "Solo Dios sabe hacer de los venenos remedio".
    Francisco de Quevedo

  11. #11
    Avatar de CRISTIÁN YÁÑEZ DURÁN
    CRISTIÁN YÁÑEZ DURÁN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 oct, 06
    Ubicación
    Santiago de la Nueva Extremadura
    Edad
    51
    Mensajes
    668
    Post Thanks / Like

    Re: Cuestiones sobre la fe

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Sr. Villegas:

    La Fe que se requiere para la salvación es aquella que dice relación con la Revelación-no con la existencia de Dios, cuya negación es un problema no de Fe sino de falta de inteligencia-de orden sobrenatural, inasequible al orden simplemente natural. Sin la Fe sobrenatural, que Dios sólo la confiere mediante su Iglesia no es posible al hombre alcanzar el fin último. Por consiguiente, no sólo ud. sino que todo hombre requiere necesariamente de la Fe.

    LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Cuestiones acerca de la Revolución de Mayo
    Por Defensor_fidei en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 31/05/2010, 23:21
  2. Guerra Civil española, cuestiones
    Por Defensor_fidei en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 29
    Último mensaje: 16/12/2009, 14:46
  3. Viernes Santo y cuestiones controvertidas
    Por Donoso en el foro Temas de Portada
    Respuestas: 20
    Último mensaje: 17/04/2009, 16:16
  4. Viernes Santo y cuestiones controvertidas
    Por Donoso en el foro Religión
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 11/04/2009, 01:36
  5. Cuestiones sobre Portugal
    Por Irmão de Cá en el foro Portugal
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 30/03/2009, 02:10

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •