Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 20 de 24

Tema: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    17,829
    Post Thanks / Like

    Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.


    Anunciábamos hace unas semanas que se iba a inaugurar la película sobre los últimos de Filipinas. Nos temíamos lo peor y los pronósticos se han cumplido. En vez de ser una película patriótica y épica, resulta que es un alegato de pacifismo progre.

    El guionista da las claves para no ir a verla:

    «Cuando Enrique Cerezo nos propuso hacer esta película -continúa Salvador Calvo-, el guionista y yo tuvimos claro que no podía ser un ‘remake’ porque nos tirarían piedras. El discurso de Román no se sostiene hoy en día. Por eso no hacemos un filme bélico sobre las glorias de España, sino uno que habla del sinsentido de las guerras, de unos soldados luchando durante un año por un país y un imperio que ni siquiera les había avisado de que la guerra había acabado, de que habían vendido Filipinas por 20 millones de dólares a Estados Unidos y de que habían regresado a España dejándolos abandonados a su suerte».
    https://somatemps.me/2016/09/29/era-...es-una-birria/
    Valmadian y Vainilla dieron el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro carlista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Mi casa, territorio del Estado Carlista de España.
    Mensajes
    8,942
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Pues irán a verla los birriosos y pacifistas, o sea, un par semanas en cartel y a los archivos de la filmoteca nacional. Puesto que no puede ser patriótica, tampoco vale nada ya que ¿a quién puede interesar que unos soldados estuviesen allí perdiendo el tiempo en tonterías en lugar de salir del armario o pasearse de disco en disco y chiringuito en chiringuito? ¿A quién de este país de pandereta y Srta Pepis pude interesar la Patria y la Historia de la misma? Así las cosas, ni un sólo céntimo de euro para esta gente y que se la coman cruda con patatas.

    Lo que se ha venido observando desde hace unas décadas es que este paso, y cambio de mentalidad a encefalograma plano, comenzó con la guerra de Viet-Nam. Se pasó de las películas de la IIGM en las que un grupo de vaqueros vestidos de verde eran capaces de ganar a un cuerpo de ejército alemán (a los italianos no, porque éstos siempre salían al grito de ¡Viva América!), a cuestionarlo todo en las películas vietnamitas en las que "Chus Norris" es el prototipo de machista, misógino, "americano de mierda", chulo y prepotente, que representa todos los desvaríos de los gringazos, y "Rambo" que no sabía donde tenía las "piennas", castigado, rechazado por todos, cuestionando su propia sociedad -aunque él en realidad sólo era un patán con músculos "nasío pa matá"-, y que además de oler a sudor, empezaba a ser sospechoso de "chulazo" entre los del armario que, a partir de Apocalipse Now con un renegado y vicioso Marlon, empezaron a salir de todas las alcantarillas de la humanidad. Como siempre, aunque tarde y mal, el fenómeno acabaría por implantarse en España, antaño país de tíos "con dos..." y hoy sociedad "androamariconada", y es que todo lo malo de los Estados Unidos siempre triunfa en este país de chichinabo.
    Última edición por Valmadian; 29/09/2016 a las 15:29
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  3. #3
    Avatar de Carolus V
    Carolus V está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    06 ago, 15
    Ubicación
    España Europea
    Mensajes
    726
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    de unos soldados luchando durante un año por un país y un imperio que ni siquiera les había avisado de que la guerra había acabado, de que habían vendido Filipinas por 20 millones de dólares a Estados Unidos y de que habían regresado a España dejándolos abandonados a su suerte».
    Esta razón para no ver la película tiene escondida otra razón: la ignorancia en historia del propio guionista. Cualquiera que sepa algo sobre el sitio de Baler, sin necesidad de ser un especilista o un historiador, sabrá que si los soldados perminacieron allí terminada la guerra no fue porque el gobierno español no les dijera que se rendían, sino que los soldados, especialmente los mandos militares, no se lo creían. Pensaban que era propaganda enemiga, y si el teniente Cerezo no hubiese leído uno de las supuestas falsificaciones, probablemente habrían hecho como los japoneses en la Segunda Guerra Mundial, se habrían ido a los montes y de allí no hubieran salido en años. Esta birria parece aún peor que el episodio del "Ministerio del Tiempo" dedicado al Sitio de Baler.
    Vainilla dio el Víctor.

    Todo el mundo moderno se divide en progresistas y en conservadores. La labor de los progresistas es ir cometiendo errores. La labor de los conservadores es evitar que esos errores sean arreglados. (G.K.Cherleston)

  4. #4
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    963
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Creo que el episodio ése del "Ministerio del Tiempo" sobre Baler, ha pasado a la historia por ser el exabrupto cinematográfico más lamentable, cobardón, antiespañol, y políticamente correcto jamás filmado; superando incluso aquellos bodrios berbeneros que se hicieron en la Transición sobre la Guerra Civil.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 29/09/2016 a las 20:00

  5. #5
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    963
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Coño, acabo de comprobar que según parece, el guionista (cubano para más señas) es uno de esos chavales que con 18 años mandó el tío Fidel a combatir a Angola (nada menos).............pues entoces, mejor que hubiera relatado el ABSURDO de luchar por el comunismo en otro continente ¿no?.
    http://www.rtve.es/noticias/20160505.../1348700.shtml

    Aquí tenemos que traer siempre gente así; nunca me pareció muy listo el pobre Enrique Cerezo (claro que no soy del Atleti). Menudo adefesio debe haber salido.........

  6. #6
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,016
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    El guionista es tremendamente desafortunado cuando dice "unos soldados luchando durante un año por un país y un imperio". ¿Qué es eso de "un país" y "un imperio" como algo ajeno? Se trataba de SU propio país. Ahora bien, aparte de errores como "el sinsentido de todas las guerras" o el culpar a la patria de lo que hizo el Gobierno liberal, es sustancialmente correcto. Aparte de querer perder la guerra, el Estado alfonsino se portó bellacamente con las tropas.

    Peor aún fue la suerte de las guarniciones filipinas de España en Micronesia. Cuando por fin les llegó noticia del vergonzoso arreglo con EE.UU., fue más de un año después cuando estaban defendiendo nuestras islas contra Alemania. Los alemanes embarcaron oficiales españoles para convencerlos. Los heroicos filipinos talaron los mástiles para no arriar la bandera española, y... Fueron llevados a Filipinas, donde los gringos los internaron en campos de concentración y los asesinaron. Sobre esto último se ha escrito poquísimo. Es increíble el olvido del Pacífico español, el que retuvimos hasta 1899.
    Última edición por Rodrigo; 30/09/2016 a las 00:14
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

  7. #7
    Avatar de Vainilla
    Vainilla está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    05 may, 16
    Mensajes
    491
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Cita Iniciado por Hyeronimus Ver mensaje
    Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una BIRRIA
    En vez de ser una película patriótica y épica, resulta que es un alegato de pacifismo progre.

    El guionista da las claves para no ir a verla:

    Por eso no hacemos un filme bélico sobre las glorias de España, sino uno que habla del sinsentido de las guerras, de unos soldados luchando durante un año por un país y un imperio que ni siquiera les había avisado de que
    https://somatemps.me/2016/09/29/era-...es-una-birria/
    El sinsentido que no comprenden.
    Que van siquiera a tratar de analizar Esa resistencia, no les llega.
    Que alguien les recuerde como al final salieron con honores ante el enemigo por su valor, resistencia sabiéndose perdidos los que sobrevivieron.
    Sin sentido.....dice. Con todos los sentidos, heridos, desfallecidos presentando lucha por sus obligaciones e convicciones.
    Los obtusos son ellos que se atreven a tratar aquella heroicidad tergiversando a sus hombres, los hechos.

    Mira que habrá libros, post, testigos que lo contaron....Pero no! Había, como siempre, que retorcer la historia a tu gusto.
    Gusto muy plano, que deberían emocionarse (si estuviesen "normal", pues no lo están aunque lo parezcan) pues esos hombres defendieron cumpliendo Sus Obligaciones Militares ( que tampoco les llega a entendederas, lo sabemos)
    Y por cierto, desde la Iglesia de Baler...Que no sabemos cómo la pondrán, bueno si, fatal, la iglesia será en esta película otra perjudicada, para no variar.

    Estos con dinero filman y trasmiten lo que quieren a su gusto.
    Pero los de Baler, fueron y serán siempre Unos Héroes Españoles
    "Les da" hacer esto, rebuscar en la historia como enquilosarnos Y ensuciarnos. Nada nuevo. Son unos ilustres ignorantes, e muy avariciosos. Doble pecado.

    El SINSENTIDO lo tienen ellos, tan modernos como irrespetuosos, y por ello le doy la razón: 1 birria de película.


    Tándem Aquila Vincit

    "Porque Dios creó inmortal al hombre, y formóle a su imagen y semejanza;
    más por la envídia del diablo entró la muerte en el mundo;
    e imitan al diablo los que son de su bando". SABIDURÍA 23-25.

    Hasta el Requiescant in pace. Hasta la Redención. Intentemos, busquemos, luchemos por estár en el destino de los justos,
    y no engrosar la desdicha de los impíos.

  8. #8
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,425
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.



    Lamentable película sobre una de las más heroicas gestas militares españolas



    Los Héroes de Baler no merecen ofensas como la de ’1898: Los últimos de Filipinas’

    Vie 2·12·2016 · 23:43 18

    Esta tarde he ido a ver la produccin que se estrena hoy sobre una de las más épicas hazañas militares españolas: el Sitio de Baler, una película titulada “1898: Los últimos de Filipinas”.

    La verdadera historia de los últimos de Filipinas / Pedro Fernández Barbadillo



    Lo que ocurrió en Baler entre 1898 y 1899

    Durante 11 meses, entre el 30 de junio de 1898 y el 2 de junio de 1899, un puñado de soldados y religiosos españoles se quedó aislado en lo más profundo de la selva filipina, en un poblado llamado Baler. Sin noticias de Manila, resistieron los ataques de los tagalos sin saber que España había sido derrotada en Cuba, Puerto Rico y Filipinas, y que nuestros políticos habían malvendido estas islas españolas a los Estados Unidos. De los 50 militares españoles que componían la guarnición al inicio del asedio murieron 17, entre ellos su capitán, don Enrique de las Morenas y Fossi. Hicieron frente a fuerzas tagalas muy superiores en número, una lucha desigual en la que los filipinos tuvieron unos 700 muertos. Finalmente, cuando nuestros compatriotas comprobaron que los periódicos que daban noticia de la derrota de España -entregados por los filipinos- eran auténticos, capitularon la plaza con la condición de abandonarla sin ser hechos prisioneros y conservando las armas. Se marcharon con honor, habiendo peleado como valientes y con una guardia de honor filipina abriéndoles el paso. Tras la capitulación, dos frailes franciscanos españoles que habían permanecido junto a los sitiados, fray Juan Bautista López Guillén y fray Félix Minaya Rojo, permanecieron en Filipinas cumpliendo su misión evangelizadora en la clandestinidad.

    Dicho esto, advierto que a continuación daré datos que adelantan detalles de la película.


    La película oculta y deforma el papel de los frailes de Baler

    Dirigido por Salvador Calvo, este largometraje tiene la honradez de advertir al principio que dramatiza ciertos acontecimientos que no se corresponden con los hechos históricos. A modo de ejemplo, y aunque la película se basó en un libro de reciente publicación sobre el Sitio de Baler, libro en el que salen citados, fray Juan Bautista y fray Félix no aparecen. Su labor de aliento y apoyo a los sitiados, por tanto, no existió para los que sepan de aquellos hechos lo que puedan ver en esta película. El párroco de Baler, fray Cándido Gómez-Carreño Peña, que sólo tenía 30 años cuando murió en el asedio, es representado por el cincuentón Karra Elejalde. Pero la diferencia de edad es irrelevante si tenemos en cuenta algo mucho peor en la caracterización que hacen de él: le presentan como un drogadicto enganchado al opio, algo sin ninguna base histórica, e incluso ponen en su boca expresiones como que los cristianos tenemos “una mierda de cielo”.


    Una vergonzosa manera de retratar a los soldados de aquel asedio

    Los soldados españoles, empezando por sus oficiales, dan una imagen patética de los Héroes de Baler. Insistentes referencias a “dónde está Dios”, blasfemias una y otra vez (tal vez ahora hablar así sea algo normal para muchos, pero a finales del siglo XIX no lo era ni por asomo), el sargento que es un cometanques sin sentimientos que al final manda a la mierda a España (hace su papel Javier Gutiérrez Álvarez, conocido por ser el Sancho Panza del protagonista de la serie “Águila Roja”), el capitán sólo parece preocuparse por su perrito… Podría seguir, pero paso. La novedad de esta película respecto de la que se estrenó en 1945 es que muestra a los desertores, que los hubo (y dos de ellos fusilados). El protagonista resulta ser uno de ellos. El guionista de la película es un cubano, Alejandro Hernández, que ha resumido su trabajo como una “historia épica que habla de la verdad de la guerra”. Su “verdad”, por lo visto, consiste en deformar a unos héroes sin tener base alguna que acredite esa caricatura. Luis Tosar hace el papel del teniente Saturnino Martín Cerezo, laureado por este sitio. Esta semana declaró que no le gusta la palabra Patria. Dice que su personaje “no deja de ser un patriota total”, pero en la película no se ve apenas nada de eso. Más bien parece un oficial apegado al reglamento y empeñado en no rendirse porque ya no tiene nada que perder, ya que han muerto su esposa y su hija.


    Una película que ensucia la memoria de los Héroes de Baler

    La película, en fin, parece una revisión de esta gesta militar española hecha para víctimas de la LOGSE, adaptada al pensamiento infantil imperante en buena parte de nuestra sociedad, una forma de pensar que es incapaz de entender que haya personas capaces de luchar y sacrificarse por ideales como el patriotismo y el honor. No es una revisión de un hecho histórico buscando una sincera aproximación a lo que ocurrió -eso habría merecido mi respeto-, sino un torpe intento de ensuciar la memoria de medio centenar de españoles que honraron a España con su heroísmo. Esos héroes no merece que les ofendan con una película como ésta. Desaconsejo esta película por sus formas y su fondo. Al menos me alegro de haber pagado lo que costaba la entrada para prevenir a otros de que tiren su dinero yendo a verla.


    ¿Qué pinta el canal de la Conferencia Episcopal patrocinando esto?

    Dicho sea de paso, la película está patrocinada por Televisión Española, Telemadrid y 13TV. De los canales públicos ya no me extraña nada. Si algo no ha cambiado desde 1898, por desgracia, es la calidad de buena parte de nuestra clase política. Lo que me pasma es que el canal de la Conferencia Episcopal haya patrocinado una película con escenas de desnudos y sexo, blasfemias y manifestaciones de abierta incomprensión y desprecio de la fe. ¿No tienen ustedes, señores de 13TV, mejores cosas en las que invertir su dinero? ¿No comprobaron siquiera dónde ponían el dinero, y qué clase de película avalaban con su patrocinio?


    Os dejo aquí con el trailer de la película:






    ______________________

    Fuente:

    http://www.outono.net/elentir/2016/1...ipinas/​
    Vainilla dio el Víctor.

  9. #9
    Avatar de Guerreiro Galaico
    Guerreiro Galaico está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    13 jul, 14
    Ubicación
    Buenos Aires, Argentina.-
    Edad
    57
    Mensajes
    80
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    «Adulterada» y «parodia»: así define un capellán castrense la película «Los últimos de Filipinas»
    ReL
    5 diciembre 2016
    En la película recién estrenada se presenta al fraile franciscano como un adicto al opio
    El capellán castrense y además experto en cine, José Maria Perez Chaves, ya ha podido ver 1898. Los últimos de Filipinas, un filme que abarca su dimensión militar y que también le afecta como religioso por el trato que se da a los frailes que compartieron la defensa junto a los militares. Este sacerdote ha publicado en su blog una reseña en la que se muestra indignado con "la historia desfigurada" que se presenta en la película y con la parodía que se realiza de los tres franciscanos.

    En su texto, el padre José María desmonta las manipulaciones históricas que hay en el filme ofreciendo para ellos datos fiables para alertar a todo aquel espectador que pretenda acudir al cine para ver la 'historia' de los héroes de Baler.

    ***

    Ya sé que no es conveniente escribir cuando se está enfadado, sino que se debe aguardar un tiempo prudencial, con el fin de evitar alguna palabra que más tarde conduzca al arrepentimiento. Pero también sé que mi indignación es tan grande, que no desaparecerá aunque deje transcurrir ese período recomendado. El motivo de este disgusto es la película que hoy analizamos, el nuevo empeño del cine patrio en transmitir al espectador una historia desfigurada de nuestro suelo, de nuestros héroes y de la fe que forjaron a ambos.

    1898. Los últimos de Filipinas (Salvador Calvo, 2016) dramatiza los acontecimientos reales que tuvieron lugar en las islas del título poco antes de que estas dejasen de pertenecer a España. Allí, un grupo de valientes militares, atrincherados en una iglesia ruinosa, afrontaron el envite de los tagalos, que estaban dispuestos a expulsar de su territorio a quienes les habían otorgado una cultura. El duro asedio se prolongó durante varios meses, ya que, pese a que los Estados Unidos habían adquirido el archipiélago, aquellos lo desconocieron hasta que, finalmente, leyeron la noticia en un periódico español. Pero tanta había sido la bizarría demostrada durante el hostigamiento, que, al abandonar la citada iglesia, fueron custodiados por la guardia de honor de las tropas filipinas.


    En esta película el actor Luis Tosar interpreta al teniente Saturnino Martín Cerezo

    Como sabemos, esta hazaña ya fue narrada en 1945 por el director Antonio Román en la película Los últimos de Filipinas. Pero como este magnífico film pertenece hoy al mal llamado (no sin mala intención) "cine franquista", alguien tuvo la idea de reescribirlo, para ofrecerle al espectador lo que supuestamente aconteció de verdad aquel lejano año de 1898. Sin embargo, una cosa es revisar la historia y otra cosa es adulterarla, como ha hecho este largometraje. Aunque son muchas la pinceladas que dan fe de ello, tal vez las más notorias sean las figuras del teniente Martín Cerezo y la del padre Gómez-Carreño. Por desgracia, el primero es presentado como un oficial atormentado y oscuro, malévolo y belicoso, que es incapaz de transmitir valor a sus hombres y que, en consecuencia, está dispuesto a sacrificarlos si estos dudan de sus órdenes; el segundo, como un religioso abúlico y drogadicto, sin interés por el destino de sus repentinos feligreses.

    Esta desfigurada imagen del teniente responde a la equivocada concepción que de las Fuerzas Armadas actuales tienen muchos sectores en nuestro país, entre los que destaca la farándula española. Esta, avergonzada de la patria que le da de comer, y tan corta de miras que siempre identifica el Ejército con el fascismo (o con el franquismo, que para ella es lo mismo), ha visto en el héroe de Baler la excusa perfecta para demonizar a aquellas. Para ello, no solo le atribuye las perversidades citadas arriba, sino que lo presenta como un dictador (he aquí la concomitancia) o un tirano que desatiende las impetraciones de los suyos con el fin de satisfacer sus empresas egoístas. Menos mal que se ha sacado de la manga a un soldado que quiere ser pintor (ya sabemos que el arte y la cultura van de la mano) y que le recuerda de vez en cuando la humanidad que subyace tras su negra alma de obcecado militar.


    Escena de la nueva versión de Los últimos de Filipinas: un franciscano a quien interpreta Karra Elejalde, junto al capitán De las Morenas, a quien da vida Eduard Fernández


    En cuanto al pobre fraile, interpretado por Karra Elejalde, es una parodia de la fe que tanto aborrece la mentada farándula. En la película, lo vemos pululando de un lado para el otro, sin oficio ni beneficio, estorbando más que apoyando; aficionado al opio (en una burda metáfora del concepto que aquella tiene de la religión, basada en la tristemente célebre sentencia de Karl Marx) y torpe en los consejos que le solicitan los soldados (la infamia es mayor cuando responde con un encogimiento de hombros a la pregunta de uno de ellos sobre la preocupación de Dios por sus hijos en esos momentos de penuria).

    La verdad es que el teniente Martín Cerezo, de incontestable controversia (aquí), insufló valor mediante su ejemplo a unos hombres que anhelaban retornar a su patria; supo ser para ellos un modelo de entrega, abnegación y sacrificio, pues se preocupaba más por el bienestar de sus soldados que por el propio, y, finalmente, demostró su entereza y su integridad (puestas en entredicho en este lamentable film) hasta el último día de asedio, encumbrando el nombre de España entre los filipinos y haciéndolo merecedor de la honra de estos. En cuanto a la realidad sobre el fraile, que aúna la figura de los tres que también sufrieron el acoso en la iglesia de Baler, es necesario decir que levantaron la moral de los atribulados militares constantemente y que los prepararon para la muerte cuando esta los rondaba (aquí).

    Pero el ejemplo de un militar abnegado o el de un fraile celoso no es comprendido por quienes nunca han estado involuntariamente lejos del hogar. Quien, por el contrario, ha combatido en países extranjeros, ha sufrido los aprietos de una guerra o ha navegado durante meses sin pisar tierra firme, comprende la necesidad que tiene de aquellos dos, que le ayudan, respectivamente, a cumplir bien su trabajo y a santificarse en él. La versión de 1945 fue realizada por hombres que acababan de concluir una contienda fratricida en España, por lo que conocían al dedillo el sufrimiento vivido en el combate, así como las pequeñas alegrías que les daban luz cuando más densa era la tiniebla (esas canciones de nuestra patria o la celebración de la Navidad, sustituida aquí por la del más laico año nuevo); es por eso que resulta fresca, creíble y dinámica, a diferencia de lo que nos quiere hacer tragar la edición de 2016. Por este motivo, yo le digo tururú a esta última, me sigo quedando con aquella, que refleja mejor los sentimientos que afloran en el combate, y me despido cantando como lo harían los verdaderos héroes de Baler.

    Si quiere saber más sobre el verdadero papel de los frailes franciscanos en esta historiapinche AQUÍ

    Asismismo, puede conseguir el libro Los últimos de Filipinas, en la libreria digital OcioHispano pinchando AQUÍ

    www.youtube.com/watch?v=ZGUWoWfDdcU


    La emocionante escena final de Los últimos de Filipinas, de Antonio Román, película que hizo hincapié sobre todo en la gesta militar. Abajo, el otro momento inolvidable del film: Nani Fernández interpretando a una joven tagala que canta la habanera Yo te diré, con letra de Enrique Llovet y música de Jorge Halpern.

    www.youtube.com/watch?v=traod1KvNss

    Vainilla y Atila dieron el Víctor.

  10. #10
    Avatar de Alejandro Farnesio
    Alejandro Farnesio está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    23 sep, 11
    Mensajes
    823
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    ¿Es que alguien se esperaba otra cosa? Yo desde que supe de su existencia ya sabía que no iba a verla, porque los cineastas españoles suelen hacer basuras y si encima son de la historia de España, doble basura.

    Es una pena que con la historia que tenemos no tengamos cineastas serios en este país.
    ¡VIVA ESPAÑA! ¡VIVA CRISTO REY! ¡VIVA LA HISPANIDAD!

    "Dulce et decorum est pro patria mori" (Horacio).

    "Al rey, la hacienda y la vida se ha de dar, pero el Honor es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios" (Calderón de la Barca).

  11. #11
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    17,829
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    FILIPINAS Y LO QUE NO ES FILIPINAS





    Placa en la iglesia de San Martín de Tours a los paisanos caídos allende los mares.
    Bollullos de la Mitación (Sevilla)




    Por Antonio Moreno Ruiz
    Historiador y escritor


    Cada vez que escucho que hay un estreno de mal llamado “cine español”, me echo a temblar. Y digo “mal llamado” porque la mayoría del personal que se acoge a esta etiqueta lo hace por puro mercadeo, siendo que maldicen a España, a su historia, su cultura, su gente o su tradición día sí y día también. La “marca España” que coge cuando le conviene la Antiespaña de España. Surrealismo suicida pero con las manos abiertas. Y al tratar a los últimos de Filipinas, por desgracia no iba a ser menos.


    Ni que decir tiene que ni he visto esta cinta ni la veré. No, faranduleros, no. Os paseáis ahora llorando por los platós televisivos porque decís estar pobres. Eso luego de recoger a mano abierta las generosas subvenciones que tanto la derecha como la izquierda os han dado. Je, para eso no entendéis de política. Ni de barcos. Pero decidme una cosa, ahora que venís con las lágrimas de cocodrilo progre: ¿Acaso sabéis la situación en la que nos encontramos los escritores? ¿Acaso denunciáis el sinvergonzoneo de muchas editoriales y casas discográficas, auténticas culpables de la piratería? Ah, pero es que luego defendéis a los piratas, sobre todo si son africanos. O no, mejor: Subsaharianos. Sin duda, lo habéis dejado a huevo al ministro golfo e inepto con cara de ratón. Con la impopularidad ganada a base de años de sectarismo y descaro, con la puntilla del ahora jodido –y con razón- Fernando Trueba, habéis conseguido jodernos a todos los que amamos y trabajamos el arte. Y ahora que vaya Antonio Resines y lo casque. Que si por lo menos fuerais buenos… Joder, pero es que sois malos y pesados hasta para hacer humor. Si os tengo que comparar con vuestra generación anterior, qué se yo, con Paco Rabal, por ejemplo… ¡Vaya mierda! ¡Qué poquitos se salvan!


    Hablando de Filipinas, por parte paterna soy bisnieto de Felipe Becerril Vela, quien antes de ser 2° Teniente de la Guardia Civil en Bollullos de la Mitación (Sevilla), estuvo en Filipinas durante años. Asimismo, por parte paterna, mi tío-bisabuelo José Sánchez Vela cayó en dicha tierra hispanoasiática. Sin embargo, en nuestra familia nunca tuvimos rencor ni odio, al contrario, nos sentimos orgullosos de que hubiera gente que dejara allí su testimonio como bravos españoles. En efecto, la política de los gobiernos liberales del siglo XIX, esos mismos que como ustedes, hablaban de tolerancia, libertad, progreso y sus muertos, fue pésima, haciendo que fueran a la guerra sólo los que no podían pagar para no ir; y desoyendo las justas peticiones autonomistas mientras que el carlismo, mirad por dónde, proponía la creación de un nuevo virreinato para las provincias ultramarinas, con una autonomía más concreta y avanzada que la de los balbuceos del sistema que, para más inri, nunca cumplía.


    Mi bisabuelo Felipe, por ejemplo, era militar de profesión. No fue el caso de mi tío-bisabuelo José.


    Empero, un héroe como Millán Astray, que combatió bravamente en aquella época, se dio cuenta de lo injusto de esta situación e inspirado en el código bushido samurái, la Legión Extranjera Francesa y los Tercios de Flandes, conformó la Legión Española (sí, ese cuerpo glorioso que queréis ver desaparecer, por pura envidia e ineptitud que gastáis) llena de gente con vocación, para que los hijos de las familias más pobres no tuvieran que ver cómo sus hijos morían mientras que los que hablaban de patriotismo no salían de los casinos. Pero esto fue cosa de un glorioso combatiente, y no de progres que quisieran devenir en déspotas ilustrados, mirando siempre a la Historia de la patria y a su propia gente por encima del hombro; relativizando todo lo que nos une y, sin embargo, esgrimiendo un reduccionismo separatista/determinista que no llega ni a cateto; porque vosotros nunca podréis ser más allá de burguesitos.


    Y esa es otra: Es gracias a muchos de ustedes que todos los insufribles tópicos contra el mundo rural han calado, mientras se acogía cualquier mierda llegada de Yanquilandia como el maná. Los que luego vais del “no a la guerra” siempre habéis sido en verdad los máximos servilones del imperialismo anglosajón.


    Tanto como decís “estamos en el siglo XXI, la globalización”… pues mirad por donde que el hispanismo se despierta como nuestra propia globalización, como lucha por nuestra supervivencia. Podréis seguir emperrados en vuestro odio determinista, en vuestra ignorancia ideológica… Es más: Podéis seguir sin personalidad, porque al fin y al cabo, no sois más que lacayos oportunistas de los oligarcas que os manejan a su antojo. Pero lo que estáis haciendo al manchar la memoria de los muertos, más tarde o más temprano os acabará salpicando. Y al final, creáis o no (¡como si eso fuera muy importante, vuestra opinión y tal!), no os vais a librar de Dios.


    Están hablando hasta las piedras. Estamos hasta los cojones de vosotros. Estas pataletas de niños mimados os terminan de retratar. Y lo que os queda.


    ¡A mamarla al parque!



    Dicho sea por un español historiador y escritor que no tuvo más cojones que emigrar mientras que vosotros os forrabais y encima echando mierda.

    RAIGAMBRE
    DOBLE AGUILA y Vainilla dieron el Víctor.

  12. #12
    Avatar de Vainilla
    Vainilla está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    05 may, 16
    Mensajes
    491
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    La Marca España es un invento. España no es una marca. Está marcada por la peste de la marrasma, por desgracia. Pero de marca, nada de nada.
    "Son los perros que ladran, señal que cabalgamos".

    Y parece que les ha dado por la historia. Contada a su manera. Que si Isabel, Carlos I y V.
    Y cuenta tw ( yo la tv no la veo casi nunca, por ahí me he enterao), que un imputado socialista ha escrito un libro, y telecirco ha creado una serie o película Mi ma!!

    Risas aparte, son tan triste sus sinverguenzonadas, que yo insisto: Deberían ser denunciados por falacias a personas, víctimas... Por parte de familiares, descendientes. Ya que el Estado permite estas cosas.. Por que cogen la linde del tonto, y la siguen sin dejarla. Si no se les frena. Será el comienzo, y propagaran mentiras, que la gente ( que no está obligada a conocer) absorberá como propias. Como han visto que por la vía histórica los españoles se emocionan con orgullo, o que les funcionó el cuento nacionalista de las Vascongadas... Pues a seguir "contando películas". Que no es baladí. Trasciende lo que inoculan. Como no se les frena, seguirán.
    Trifón dio el Víctor.


    Tándem Aquila Vincit

    "Porque Dios creó inmortal al hombre, y formóle a su imagen y semejanza;
    más por la envídia del diablo entró la muerte en el mundo;
    e imitan al diablo los que son de su bando". SABIDURÍA 23-25.

    Hasta el Requiescant in pace. Hasta la Redención. Intentemos, busquemos, luchemos por estár en el destino de los justos,
    y no engrosar la desdicha de los impíos.

  13. #13
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    17,829
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    1898, maltratar a los héroes con una película técnicamente perfecta




    Localizaciones perfectas, vestuario de diez y ambientación sin pegas en una película que convierte a los soldados que no dudaron en sacrificar sus vidas en cobardes y ataca, nuevamente, el sentimiento patriótico.


    Las espectativas puestas en 1898, Los últimos de Filipinas no han defraudado en el aspecto técnico de la película. Las críticas son unánimes.

    Tanto la localización como la puesta en escena, la ambientación o el vestuario son propios de un cine de calidad al que no estamos acostumbrados en España.
    Sin embargo, el guión ha levantado ampollas entre quienes conocen lo que fue la gesta de Baler, la historia de los últimos de Filipinas.

    Una historia que podría ser usada para mostrar el triunfo del sacrificio, el interés por un proyecto común al que llamamos Patria, y para reflejar el heroísmo de un puñado de soldados españoles que aguantaron entre las ruinas de una iglesia la acometida de tropas muy numerosas y con material bélico pesado.

    Muy al contrario, la película nos muestra unos soldados desmotivados, con jefes despóticos y sacerdotes oscuros. Todo lo contrario a lo que fue una historia de superación y heroísmo de la que hay documentación abundante. Con semejantes personajes, los soldados de Baler no habían aguantado un año la resistencia de la acometida de los separatistas filipinos.

    Los héroes de Baler en Barcelona




    El teniente Saturnino Martín Cerezo supo mantener el ánimo de su tropa, incluso cuando pasaban días sin comer y sus hombres forjaron un espíritu de compromiso muy distinto a lo que refleja la película.

    Existe un documento que describe perfectamente lo que ocurrió en Baler entre el 30 de julio de 1898 y el 2 de junio de 1899. Es la carta enviada por el soldado Hernández Arocha a su compañero Antonio Bauza. La carta está escrita en 1919, veinte años después del suceso. En ell, sigue quedando claro el patriotismo que animó a aquellos valientes a una resistencia casi imposible:

    “Tú sabes muy bien que durante los 11 meses que duró nuestro martirio que es increíble, éramos los amigos inseparables, que nos contábamos nuestras penas, nuestras desdichas, nuestros sufrimientos, nuestras calamidades y nuestras amarguras ¡que eran muchas por desgracia!

    Me dices en tu carta que soy un héroe y que debo estar entre laureles porque es la flor con que debo estar adorado; tú también, amigo Fullana, debes estar aún más que yo entre laureles, porque fuiste un héroe de verdad, un valiente y un mártir de nuestra patria.

    Yo recuerdo, amigo Fullana aquél triste y amargo día en que hallándose el destacamento muerto de hambre, dispuso nuestro Jefe don Saturnino Martín Cerezo (dices muy bien en tu carta) el mil veces héroe y mártir de la Patria, una salida al bosque de uno de nosotros para ir en busca de unas hojas de calabacera para poder comer aquel día tan amargo y tú al oír que era menester que uno se separara (lo que nunca) de nuestro lado, para traernos que comer, dirigiéndote al Teniente te oí decir: ‘mi Teniente, yo voy en busca de comida para V. y para el destacamento; sí muero, bien está, es por mi patria, pero si escapo viviré satisfecho de haber salvado la vida de todos mis compañeros (…).


    Ven lo antes posible a verme que quiero abrazarte. No sé si tendré fuerzas para ello porque estoy muy viejo pero me conformo con que tú me abraces y entonces los dos juntos, eso sí que tengo ánimo para hacerlo, daremos ese grito que tú dices quieres repetir y que mientras viva no lo olvidaré jamás y aún antes de morir si tengo alientos lo gritaré: ¡Viva España! José Hernández Arocha. Taco (Tenerife) 19 Octubre 1919.”


    Esa fue la realidad de los últimos de Filipinas, no la que nos ha pretendido mostrar la película que es técnicamente perfecta pero históricamente un fraude.
    1898, maltratar a los héroes con una película técnicamente perfecta | La Gaceta


    https://somatemps.me/2016/12/18/1898...ente-perfecta/
    DOBLE AGUILA y Vainilla dieron el Víctor.

  14. #14
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,425
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    '1898: Los últimos de Filipinas' o cómo enturbiar la Historia

    "Me temía lo peor, que la historia se distorsionara mostrando una versión acorde con la ideología 'progre' que domina el panorama cinematográfico de nuestro país"

    jesús villanueva jiménez 12.12.2016 | 13:18




    '1898: Los últimos de Filipinas' o cómo enturbiar la Historia


    En estos días se expone en los cines españoles la película 1898: Los últimos de Filipinas, del productor Enrique Cerezo, dirigida por Salvador Calvo, basada en una gloriosa página de nuestra Historia, escasamente conocida. Yo, como tantos, creí una magnífica iniciativa llevar a la gran pantalla esta Gesta, como hacen desde siempre y de continuo tantos realizadores anglosajones. Bien es cierto que me temía lo peor -pues muchos precedentes hay al respecto-, y es que la historia se distorsionara, mostrando una versión acorde con la ideología progre que domina el panorama cinematográfico de nuestro país. Es decir, hagamos que la heroicidad de unos patriotas no sea otra cosa que el borreguil comportamiento del ganador que conduce al matadero el descerebrado líder. Porque eso es lo que platean el guionista y el director de la cinta.

    Desmenucemos el despropósito. El 30 de junio de 1898, en Baler se hallaban tres oficiales (incluido el teniente médico) y 54 cazadores, además de un fraile al que se unieron dos más, al poco del comienzo del ataque tagalo. Para empezar, en la película se nos presenta un franciscano -que interpreta KarraElejalde- adicto al opio, que induce a fumar a un soldado; y se sugiere que, al saberse enfermo deber-iberi el religioso, acelera su trágico final con una dosis extra de droga. ¿A cuenta de qué se plantea esta circunstancia? ¿Será que queda muy chulo mostrar un misionero drogata? Por cierto, Karra Elejalde declaró que se alegra de que en la actualidad solo aquellos que gusten de "dar o recibir órdenes" lleguen a verse en esas circunstancias. ¿Dar o recibir órdenes? ¿Se referirá Elejalde al cirujano que da órdenes al sanitario que le asiste en el quirófano, las cuales atiende de inmediato el sanitario, conscientes de la vida que tienen en sus manos? ¿O quizá al director de orquesta que, batuta en mano, ordena que entren tales o cuales instrumentos, en plena interpretación musical, a cuyas órdenes obedecen los maestros todos a una? ¿O es que el fraile drogata hizo y deshizo en la película según le vino en ganas, sin atender a las órdenes del director? ¿Será que la memez la soltó el actor aún con el efecto residual del último colocón opiáceo?

    Sigamos desmenuzando el despropósito. Aparece en escena el sargento Jiménez (Javier Gutiérrez) -personaje de ficción, pues no existió-, individuo psicópata sanguinario que afirma que "matar envicia", y que se pasa el tiempo conspirando contra el capitán Enrique de las Morenas (hasta que éste muere), al oído del teniente Martín Cerezo, que se lo permite. Sujeto que, de un machetazo, echando espumarajos por la boca, amputa el brazo a un desertor, y que, en su coherencia, comienza la película gritando ¡viva España!, para terminar la misma espetando un "mierda España". Dado lo despreciable del inventado personaje, que deseara que un cocodrilo se comiese al perro del capitán es una minucia. ¿A cuento de qué viene este personaje detestable? ¿A sumar al menosprecio que se vierte sobre los héroes de Baler en esta película? No veo otra razón.

    Desmenucemos más. Se presenta un teniente Saturnino Martín Cerezo como un hombre obcecado irracionalmente con no rendir la plaza. Tan obcecado que, antes del ataque tagalo, ya se muestra una escena en la que el capitán De las Morenas le dice a Cerezo, a modo de reproche visionario,"En la guerra hay dos tipos de militares, los que quieren medallas y los que quieren volver. ¿Cuál de ellos es usted?", a lo que responde el interpelado que él es de los primeros. ¡Cómo no! Por tanto, el cineasta pone en boca de De las Morenas una afirmación contundente, que no deja lugar a otras posibilidades. Se me ocurre, por ejemplo, que un militar ame a su patria, y sea consciente de la responsabilidad que en él se deposita, tales como la defensa de la integridad de la misma y la seguridad de sus compatriotas. ¿O es que, quizá, no comprendan estos cineastas que haya hombres y mujeres con honor, y con orgullo de vestir el uniforme de nuestro Ejército, y enarbolar la bandera de nuestra Nación en nuestro suelo o en las misiones encomendadas lejos de España, sin pensar sólo en medallas o en volver a casa? Pues no, señores cineastas, los hay y son la inmensa mayoría.

    Martín Cerezo, el de verdad, el auténtico, creyó falsas aquellas informaciones que apuntaban a que el Gobierno español había firmado un acuerdo de cesión a EE.UU. de aquellas ultimas posesiones en ultramar. Porque de no creerlas ciertas y haberse tratado de un irracional obsesionado con no rendir sus tropas, no lo hubiera hecho cuando, en efecto, encontró en la prensa una noticia que no podía haber construido el enemigo (la del nuevo destino de un amigo íntimo en Málaga). Por el contrario, se hubiese mantenido hasta acabar muerto o hecho prisionero. Sin embargo, el guionista dibuja un ser encorajinado, que dice haber deseado estar lejos de España. Un hombre malvado que mata de un disparo a una joven prostituta filipina que canta en la distancia, aturdiendo a la tropa. Martín Cerezo, ateniéndose a las ordenanzas en tiempos de guerra, ordenó fusilar a dos desertores. Pero dudo mucho que lo hiciese como se muestra en la película, cuando ellos duermen. Y para colmo de despropósitos, el soldado protagonista (que interpreta Álvaro Cervantes), exige al teniente que reconozca que los tagalos tenían razón, cuando el oficial le informa (a él antes que a nadie) que ha descubierto la noticia que le saca de dudas. Claro está, cómo no, el teniente, muy afligido, agacha la cabeza. Es entonces cuando el soldado le amenaza con que a su regreso a España contará lo que allí ha pasado y hará todo lo posible para que le echen del Ejército. Y allí queda, compungido, el humillado oficial del Ejército español. Así trata el cineasta a nuestro héroe, a un hombre con honor, que no hizo otra cosa que cumplir con su deber; así trata al teniente Saturnino Martín Cerezo.

    Y es que aquellos héroes de Filipinas no fueron tales, según se presenta en la película, puesto que desde un principio actuaron exclusivamente obligados por la obcecación del oficial al mando. Porque esto es lo que se plantea en la cinta desde que se hace el primer disparo. "Somos cincuenta tíos acojonaos metidos en una iglesia", afirma un soldado, que deserta a las primeras de cambio. "No vais a morir por España, no? ¡Vais a morir por imbéciles!", grita el desertor desde las trincheras enemigas.Lindezas como "cobarde", "inútil" y otras, dedicadas por el sargento Jiménez a los soldados, no paran desde que aparece este personaje, hasta la conclusión de la película. Los comentarios de los soldados, hombres humildes de finales del siglo XIX, parecen pronunciados por jóvenes imberbes del siglo XXI, que se cuestionan, desde un principio, qué hacen allí, lejos de sus casas. Ese es el planteamiento de Salvador Calvo, que afirma -como lo hacen algunos de sus actores- que su película es un canto al anti-belicismo. Y llegados a este punto, me pregunto por qué el señor Calvo, si quiere rodar una película con tal o cual mensaje-donde haya un personaje sanguinario y contradictorio, otro que se empecine sin sentido, y otros que actúen como le venga en ganas-, no escribe una historia, crea los personajes estrafalarios que se les ocurra, y la titula como le salga de las narices. Luego irán a verla cuatro o cinco, o miles, no sé. Pero no. Calvo, a sabiendas del tirón en taquilla que puede tener una película basada en tal Gesta, ávidos que estamos muchos españoles de ver cine donde se cuenten bien páginas de nuestra Historia, la utiliza a su libre albedrío, manipulando los hechos y ensuciando -una vez más de tantas otras en nuestro cine- la memoria de los héroes, menospreciando la Gesta de los últimos de Filipinas.

    Recomiendo la lectura del artículo de Miguel Ángel Noriega, José Hernández Arocha, el héroe tinerfeño de Los últimos de Filipinas, que se puede leer en la página web de la Tertulia Amigos del 25 de Julio, Tertulia Amigos del 25 de Julio, donde se reproduce la carta que Hernández Arocha escribió, 21 años después, a un camarada superviviente de Baler, el mallorquín Antonio Bauza Fullana. En la misiva, le dice el canario al balear:

    "Tú sabes muy bien que durante los 11 meses que duró nuestro martirio que es increíble, éramos los amigos inseparables, que nos contábamos nuestras penas, nuestras desdichas, nuestros sufrimientos, nuestras calamidades y nuestras amarguras ¡que eran muchas por desgracia!

    Me dices en tu carta que soy un héroe y que debo estar entre laureles porque es la flor con que debo estar adorado; tú también, amigo Fullana, debes estar aún más que yo entre laureles, porque fuiste un héroe de verdad, un valiente y un mártir de nuestra patria.

    Yo recuerdo, amigo Fullana aquél triste y amargo día en que hallándose el destacamento muerto de hambre, dispuso nuestro Jefe don Saturnino Martín Cerezo (dices muy bien en tu carta) el mil veces héroe y mártir de la Patria, una salida al bosque de uno de nosotros para ir en busca de unas hojas de calabacera para poder comer aquel día tan amargo y tú al oír que era menester que uno se separara (lo que nunca) de nuestro lado, para traernos que comer, dirigiéndote al Teniente te oí decir: "mi Teniente, yo voy en busca de comida para V. y para el destacamento; sí muero, bien está, es por mi patria, pero si escapo viviré satisfecho de haber salvado la vida de todos mis compañeros (?)". Y concluye nuestro paisano: "Ven lo antes posible a verme que quiero abrazarte. No sé si tendré fuerzas para ello porque estoy muy viejo pero me conformo con que tú me abraces y entonces los dos juntos, eso sí que tengo ánimo para hacerlo, daremos ese grito que tú dices quieres repetir y que mientras viva no lo olvidaré jamás y aún antes de morir si tengo alientos lo gritaré: ¡Viva España! José Hernández Arocha. Taco (Tenerife) 19 Octubre 1919." ¿Es ésta la carta que escribiría un hombre desencantado o asqueado de una experiencia de tal calibre y de su comandante?

    En Baler hubo héroes conscientes de lo que hacían, los últimos de Filipinas; los miserables y descerebrados están en otra parte.



    ______________________

    Fuente:


    '1898: Los últimos de Filipinas' o cómo enturbiar la Historia - La Opinión de Tenerife
    DOBLE AGUILA y Vainilla dieron el Víctor.

  15. #15
    Avatar de Monárquico
    Monárquico está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    05 ene, 17
    Mensajes
    9
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Tengo que reconocer que yo era de esos "ilusos" que , ¡ por una vez ! , pensaba que por fin se había filmado una película española digna de nuestra Historia. Pero leyendo todos vuestros comentarios, al menos voy a evitarme asistir a una nueva decepción.
    Ya no pido la "utopía" de una película patriótica, ¡ imposible para nuestros ideologizados cineastas ! , pero, ¿tan difícil es al menos construir un guion riguroso con la historia?
    La respuesta es sencilla : no es difícil, basta con querer hacerlo.
    En cualquier caso, y aun admitiendo todo lo que habéis comentado, me consuela pensar que una mayoría de españoles sabemos perfectamente que los "Ultimos de Filipinas" fueron unos auténticos héroes, unos patriotas dignos de aparecer en cualquier resumen de la mejor historia de España.
    Y también me consuela constatar que, pese a soportar un continuo "bombardeo" mediático antipatriota, los españoles seguimos siendo un Pueblo mayoritariamente sensato.
    El día que, además, manifestemos públicamente nuestro patriotismo de una forma libre de complejos, recuperaremos el honor y la memoria de todos nuestros héroes, unos héroes que deben de estar reconocidos como tal por encima de los "bandos" que algunos pretenden perpetuar.
    DOBLE AGUILA y raolbo dieron el Víctor.

  16. #16
    Avatar de raolbo
    raolbo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 may, 15
    Mensajes
    393
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Bueno, siempre nos quedará la película original, de 1945, que es magnífica. En esa época (40-50) se hicieron en España unas películas de tipo épico-patriótico que, en mi opinión, están a años luz de todo lo que vino después (y del cine "español" de a partir de los 80 mejor ni hablar). Una pena que nadie esté por la labor de hacer más (aunque tampoco le dejarían) porque sin duda episodios gloriosos de nuestra historia tenemos de sobra.
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.

  17. #17
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    17,829
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Siempre digo que si los españoles de hoy fueran como tenían que ser y si tuviéramos un Hollywood en España, haríamos unas películas increíbles con la historia que tenemos.
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.

  18. #18
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    17,829
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    ¡A la mierda España!

    Jesús Laínz






    Aquí hablaremos poco de cine, pues preferimos dejar en manos de los entendidos la tarea de juzgar la película desde el punto de vista cinematográfico. Y vaya por delante que 1898: Los últimos de Filipinas es una película más que notable, sobre todo si se compara con las mediocridades a las que nos tiene acostumbrados el cine español.

    Tócanos a nosotros hablar un poco de historia, y sobre todo de opiniones sobre historia. Porque en esto, como en tantas otras cosas, sobre todo en las relacionadas con la política, todo el mundo tiene opiniones. Pero casi nadie tiene argumentos. Y lo más triste es que, en los pocos casos en los que se despliegan argumentos, éstos suelen elaborarse a partir de convicciones previas, con lo que poco sitio queda para el razonamiento y el conocimiento.

    Nos encarrilará en nuestras reflexiones Luis Tosar, que encarna magníficamente al protagonista del sitio de Baler, Saturnino Martín Cerezo. “No me gusta la palabra patria, se han hecho atrocidades en su nombre”, acaba de declarar. Quizá cupiese preguntar a este gran actor y candidato del BNG y de Galeusca si dicha palabra le disgusta en cualquier circunstancia o solamente cuando se refiere a España.

    Pero es cierto: en nombre de la patria se han cometido muchas atrocidades. Pero no sólo en España, patria particularmente perversa según demasiados españoles, sino en todas partes y en toda época. Sin salir de Filipinas, los liberadores yanquis sostuvieron una nueva guerra de cuatro años en la que, junto a quema de cosechas, exterminio de ganados, campos de concentración y otras medidas para someter a la población hostil, el número de muertos ascendió, según fuentes estadounidenses, a 4.234 soldados americanos y más de 16.000 combatientes y 210.000 civiles gugus, término con el que denominaban despectivamente a los filipinos. Nada semejante sucedió en los cuatro siglos de dominio español sobre aquel archipiélago.

    Además, en nombre de la patria también se han realizado grandes hazañas, si bien esto no suele ser mencionado, sobre todo por labios progresistas. Por otro lado, también se han cometido tremendas atrocidades en nombre de la libertad, y de la igualdad, y de la fraternidad, y de la democracia, y de la revolución, y de tantas otras palabras bendecidas por la conciencia universal. Pero esto tampoco suele mencionarse.

    Otro elemento que no puede faltar en una película española es la contemporaneización de personajes, actitudes y palabras. Porque –¡qué raro!– el cura es drogadicto y descreído, los personajes juran hasta cuando no viene a cuento, y las frases más importantes del guión, que casi acaban cargándose la película, son previsibles muestras del antibelicismo más vulgar y el antipatriotismo más cansino. Ya advirtió Balzac hace dos siglos que una de las más detestables costumbres de los espíritus liliputienses es la de suponer en los demás sus propias ruindades. Porque, efectivamente, la mayor parte de los artesanos de la cultureta, desde su rasante perspectiva, suelen tener dificultades para comprender que hombres que no son ellos, sobre todo los que vivieron en otras épocas y circunstancias, podían pensar, sentir y hablar de manera distinta. Pues, aunque a algunos les resulte inadmisible, parece probable que en la España del siglo XIX hubiera clérigos de comportamiento coherente con su condición; y personas que no estuvieran escupiendo continuamente la jerga de la chusma televisiva del siglo XXI; e incluso militares tan zafios y primitivos que cumplieran con su deber y que estuvieran dispuestos a darlo todo, incluidas sus vidas, por esa patria que tanta alergia les da a nuestros aguerridos paladines de la corrección política. Llegados a este punto, merece la pena recordar que el general Frederick Funston, uno de los principales comandantes del bando enemigo, escribió a propósito de la primera edición en inglés del relato de Martín Cerezo sobre lo sucedido en Baler:

    Deseo que cada uno de los oficiales y soldados de nuestro ejército lea este libro. El que no se sienta animado a grandes hechos por este modesto y sencillo relato de heroísmo y devoción al deber, debe de tener corazón de liebre.


    Lamentablemente, esta gran película, que alcanza un momento sublime con la capitulación y el emocionante “Han sido cuatro siglos” del comandante filipino, acaba convertida en un panfleto a causa de dos frases, breves pero contundentes, pronunciadas al final. La primera es el deseo de Martín Cerezo de ser expulsado del ejército, palabras ahistóricas e improbables en quien recibiría la Cruz Laureada de San Fernando y acabaría su carrera de general. Y la más importante de todas, la puesta en labios de uno de los personajes ficticios, el valiente pero cruel, disciplinado pero envidioso, eficaz pero vengativo sargento Jimeno, interpretado por Javier Gutiérrez. Pues, sin venir al caso, pone la guinda al épico relato con un gratuito “¡A la mierda España!” que arroja todo el guión por la borda a cambio de pagar un tonto peaje a la corrección política.

    Pero ya metidos en asuntos de la mierda, ese lugar al que el guionista cubano envía a España a través del sargento Jimeno, algún dato histórico al respecto hemos conservado, efectivamente, de aquellos días. Por ejemplo, el soldado sabadellense Dionisio Torruella Alujas, cuya correspondencia durante la guerra de Cuba se editó hace algunos años, escribió estos versos a su hermana en octubre de 1898:

    Ya sabrás hermana mía / que se acabó la campaña
    y que volvemos a España / con muchísima alegría.
    Irá la bolsa vacía / pero alegre el corazón,
    y aunque por esta ocasión / la isla de Cuba se pierda,
    que vaya Cuba a la mierda / y viva nuestra nación.

    Mierdosa premonición, vive Dios
    , tan de actualidad en estos días de luto por el caudillo vitalicio y hereditario de la experla del Caribe.

    El ejemplo está entresacado, por cierto, de entre otros muchos posibles, con la mejor de las intenciones de este siempre bienintencionado juntaletras: ¡uno de Sabadell hablando de España como su nación! ¡Ave María purísima…! Y aprovechemos la ocasión para recomendar a los sostenedores de la plurinacionalidad del Estado Estatal que no se les ocurra hurgar en viejos papeles, no vaya a ser que encuentren lo que los catalanes escribían en aquellos días –por ejemplo el poeta Francisco Camprodón (“las barras de Catalunya / sont sempre’ls puntals d’Espanya”)– y acabe dándoles un telele.

    Ya metidos en harina, no sería honrado dejar de recordar el papel destacadísimo que representó Cataluña en la explotación y defensa de las últimas provincias de ultramar, pues la metrópoli colonial de la época no fue otra que Barcelona, ciudad en la que se encontraban afincadas empresas tan importantes como la Compañía Trasatlántica, monopolizadora del transporte marítimo oficial entre Barcelona y Manila, el Banco Hispano Colonial o la Compañía General de Tabacos de Filipinas. Y catalán fue Víctor Balaguer, ministro de Fomento y Ultramar que se distinguió por su defensa a ultranza de la presencia española en el archipiélago que el vasco Legazpi ganara para Felipe II.

    Barcelona se distinguió por sus homenajes a los generales Weyler y Polavieja. Sonrojémonos un poco con lo relatado por La Vanguardia el 14 de mayo de 1897 sobre el multitudinario recibimiento a este último, “militar insigne que con su valor y pericia tan alto ha puesto el nombre español en Filipinas”:

    Con el más vivo entusiasmo y con todo el interés que nos inspiran estos heroicos y anónimos hijos de España, unimos nuestro aplauso a los que espontáneamente resonaron en la mañana de ayer en honor de estos soldados que vertieron su sangre en defensa de los derechos de la nación.

    Finalmente, ya que de los Últimos de Filipinas se trata, rindamos desde aquí homenaje a los cuatro catalanes que se encontraron entre aquellos treinta y tres: José Pineda Turá, de San Feliù de Codines, Pedro Vila Garganté, de Taltaull, Ramón Mir Brils, de Guisona, y Pedro Planas Basagañas, de Sant Joan de les Abadesses. Este último, en flagrante acto de traición a la nación catalana, tuvo tiempo durante el asedio para componer el Himno de Baler:

    Somos del 2º nobles soldados, / dignos seremos del Batallón.
    Siempre en la brecha nos encontramos / dando la vida por la nación.
    Viva el monarca que nos gobierna. / Viva la insignia del Batallón.
    Viva España la hidalga tierra. / Sea primero nuestro pendón.

    Pero no podemos poner el punto final a estas líneas sin una última mención a Saturnino Martín Cerezo. Pues en el memorable año de 1936 los defensores de la democracia y la legalidad fueron a buscarle a su casa. Pero como lo encontraron muy enfermo en su cama, allí lo dejaron y prefirieron llevarse a su hijo, de diecisiete años, de paseo hasta Paracuellos.

    Sirva esto como humilde aportación a la memoria histórica.


    https://laverdadofende.wordpress.com...a-jesus-lainz/

    DOBLE AGUILA dio el Víctor.

  19. #19
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    17,829
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Este lunes emiten en TV2 “Los últimos de Filipinas”. La versión buena, la de 1945




    Ya era hora. Ya la añorábamos. Después del último bodrio progre, para desmitificar la historia de España, más en concreto sobre los últimos de Filipinas, … Por fin TV2 reacciona.

    Este lunes 30, a las 21,55 h. TV2 emitirá el programa Historia de nuestro cine, pasando la película ‘Los últimos de Filipinas’, 1945. Dir.: Antonio Román. Int.: Armando Calvo, José García Nieto, Guillermo Marín.

    Una película en blanco y negro que nada tiene que envidiar a los largometrajes norteamericanos de la época. Una película llena de sentimiento y patriotismo sano …

    y por supuesto, con la inmortal habanera “Yo te diré”.
    https://www.youtube.com/watch?v=traod1KvNss


    https://somatemps.me/2017/01/29/este...buena-de-1945/

    Mexispano y DOBLE AGUILA dieron el Víctor.

  20. #20
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    2,425
    Post Thanks / Like

    Re: Era de esperar: La película sobre los últimos de Filipinas es una birria.

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Análisis de Jesús Á. Rojo sobre Los últimos de Filipinas: "Es un insulto a los héroes de Filipinas"

    Publicado el 15 dic. 2016

    El autor de "Cuando Éramos Invencibles" y "Los invencibles de América", nos habla sobre esta película en un especial de Intereconomía tv: "Una oportunidad de oro desperdiciada por el cine español", acompañado de Javier Algarra.





    https://www.youtube.com/watch?v=ZJVXJoI2Vso
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los últimos de Filipinas
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoasia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/09/2014, 13:54
  2. Película sobre la batalla del Bruc
    Por Imperium en el foro Cine y Teatro
    Respuestas: 19
    Último mensaje: 26/12/2010, 19:19
  3. Los últimos de Filipinas (Película)
    Por Arnau Jara en el foro Hispanoasia
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 15/12/2008, 14:36
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/07/2005, 22:59
  5. Respuestas: 1
    Último mensaje: 28/04/2005, 18:50

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •