Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 5 de 5
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Pious

Tema: Cierre del seminario de San Rafael.

  1. #1
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,936
    Post Thanks / Like

    Cierre del seminario de San Rafael.

    Taussig, el infame.

    Tal como habíamos previsto en este blog, Mons. Eduardo Taussig consumó su última felonía: acaba de decretar el cierre del seminario de San Rafael.

    Nombró como liquidador a uno de sus paniaguados y él ganó una cucarda en Roma. Seguramente, habrá negociado el traslado de diócesis porque en San Rafael será odiado y recordado como el Infame.

    Estimo que dentro de algunas semanas conoceremos un comunicado similar del nuevo obispo de San Luis, con lo cual, se acabó lo que se daba.


    The Wanderer: Taussig, el infame.

  2. #2
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,936
    Post Thanks / Like

    Re: Cierre del seminario de San Rafael.

    Mons. Taussig y el cierre del seminario de san Rafael.

    Aunque parezca intempestiva, la decisión de Mons. Eduardo Taussig de cerrar su seminario diocesano, con cuarenta seminaristas en formación, responde a su particular psicología.



    El comunicado de prensa —que publicamos ayer— fue escueto pero luego, el vocero episcopal fue un poco más claro con los medios de comunicación. La decisión, dice, fue tomada por la Santa Sede debido a la desobediencia demostrada por buena parte del clero sanrafaelino al negarse a dar la comunión exclusivamente en la mano tal como había dictaminado su ordinario. Es decir, el seminario se cierra porque los sacerdotes son desobedientes.

    Estas declaración del lenguaraz de Taussig merece un análisis.En primer lugar, resulta muy raro que la Santa Sede tome motu proprio una definición de tamaña gravedad —estamos hablando del seminario más numeroso de Argentina—, en un tiempo tan breve y sin mediar siquiera una visita o una investigación más profunda. No es ese el modo de proceder de la Curia. Lo que estimo es que el propio Mons. Taussig le ofreció a Roma el cadáver de su seminario. Es decir, planteó en Roma las cosas según se versión, les dijo que quería cerrar el seminario y Roma, lógicamente, dio su apoyo. Y no tanto porque San Rafael fuera un seminario conservador, sino porque era esa la voluntad de su obispo, que es príncipe en su diócesis.

    En segundo lugar, la mentalidad mezquina y ruin de Taussig traslada la culpa de la decisión a sus sacerdotes que, según él, son desobedientes. Ellos son los culpables —y el vocero episcopal se preocupa de dejarlo claro—, del cierre del seminario y pesará en sus conciencias. ¿Tendrá razón?

    Los sacerdotes, efectivamente, desobedecieron pero no lo hicieron por un ánimo de rebeldía o por una personalidad revolucionaria. Lo hicieron por una cuestión de conciencia, y en este punto resulta clave recurrir a San John Henry Newman, que tan claramente estableció los estrechos límites entre conciencia y obediencia.

    Su teología de la conciencia en relación con la autoridad magisterial de la Iglesia, y por tanto del propio obispo, sostiene la soberanía pero no la autonomía de la conciencia individual. La conciencia es soberana porque es “vicaria de Dios”, su sustituta o delegada, pero no es autónoma porque no es un dios sino una sierva de Dios. La conciencia es la portavoz no de la personalidad individual o del propio temperamento sino de Dios. Dado que los católicos creemos que Dios habla a través de su Iglesia, la conciencia católica escucha el eco de la voz de Dios en las enseñanzas de la Iglesia. Si ellas son afirmativas o positivas (“dar la comunión sólo en la mano”, por ejemplo), la conciencia individual debe juzgar su aplicabilidad en cada caso particular. Pero incluso cuando son absolutas o negativas (“no dar la comunión en la boca en ningún caso”, por ejemplo), la conciencia debe decidir si una acción particular cae de hecho dentro de esa orden. Tanto la enseñanza positiva como la negativa requieren una cuidadosa evaluación teológica y una interpretación de acuerdo con las normas teológicas y las tradiciones de la Iglesia. Según Newman, entiendo, los sacerdotes de San Rafael actuaron de acuerdo a su conciencia que, en este caso particular, primaba sobre la orden del obispo.

    Podrá decirse con razón que, si quieren seguir su conciencia, que estén dispuesto a atenerse a las consecuencias. Y ellos los estaban. De hecho, varios de ellos las sufrieron siendo expulsados de sus puestos como informamos en este blog. Pero nadie esperaba que las consecuencias las sufrieran otros, en este caso, el seminario diocesano. Eso se llama represalia y es propio de las mentalidades inmaduras o enfermizas, o ambas. “Préstame la bicicleta”, le pide Juancito a Pepito. “No te la presto”, dice éste. “Entonces te rompo tu autito favorito”, remata Juancito, mientras estampa su pie sobre el juguete.

    En conclusión, los sacerdotes actuaron como corresponde a un católico. Con Newman, ellos también podrían brindar por Mons. Taussig, su legítimo obispo, pero antes brindarían por su conciencia.

    Alguien comentó en este blog que la culpa la tenían los laicos que habían manejado imprudentemente la situación. Quizás en algunos casos hubo imprudencia, pero no me parece que así sea en términos generales. Lo que los laicos hicieron fue solicitar respetuosamente al obispo que les permitiera comulgar en la boca y, luego, juntarse a rezar a las puertas del seminario y de la catedral. No fue el caso de algunos católicos mexicanos que obligaron a sus sacerdotes a punta de pistola a celebrarles misa.



    Muchos entienden que el cierre del seminario fue una decisión personal del Papa Francisco y que Taussig no es más que su ejecutor. No lo creo. Si Bergoglio hubiese tenido en mente cerrar el seminario de San Rafael, lo habría hecho hace años. Y en esto conviene ser realistas, y más allá del afecto que pueda tenerse por ese semanario, hay que reconocer que se trata de una casa de formación de una diócesis marginal, pequeña y pobre. San Rafael no es el centro del mundo, ni de Argentina y ni siquiera de Cuyo, y tampoco es la universidad de París del siglo XIII. No entra dentro del radar pontificio. Esto no significa que Francisco no haya estado al tanto de la decisión. Seguramente así fue, y la aprobó, pero lo hizo a instancias de Taussig.

    ¿Por qué entonces el obispo tomó tamaña decisión que le granjeará el odium plebis y le impedirá asomar la nariz fuera de su guarida? En un primer momento, supuse que habría negociado una salida: “Yo les hago el trabajo sucio y usted me sacan de San Rafael y me ubican en una diócesis mejor”. Ya no estoy tan seguro que sea así. Taussig actuó de ese modo como reacción propia y previsible de su psicología inmadura, sin medir las consecuencias. No me parece probable que a Bergoglio, que es quien controla la iglesia en Argentina, le interese promoverlo. Sabe quién es y lo desprecia. Más aún, no sería raro que ese mismo odium plebis sea el motivo para misericordiar a Taussig como han sido misericordiados otros obispos que no gozan de las simpatías pontificias. Y si es que Taussig quiso negociar con Bergoglio, se equivocó de cabo a rabo: quien gitanea con los gitanos, irremediablemente pierde.

    Esta hipótesis se fortalece por el hecho de la enorme imprudencia demostrada al anunciar el cierre del seminario seis meses antes de su efectivización. Un gobernante prudente habría anunciado solamente el nombramiento de un nuevo rector y, a fin de año, anunciaría el cierre. ¿Cómo hará el rector para regir los meses que quedan? El ambiente de los seminarios es siempre malsano; en este caso será irrespirable. No sería raro que dentro de un mes, de los cuarenta seminaristas sólo queden cuatro. ¿Qué motivo tendrán los pobres muchachos para seguir allí?

    ¿Qué harán? Pues tendrán que discernirlo, y yo les sugiero que no lo hagan a la sombra de Taussig o sus mandaderos. Sólo espero que no se les ocurra optar por algún otro seminario argentino; sabemos lo que son, y no resistirían allí más que unos pocos meses. Si me lo permiten la sugerencia, lo que yo les aconsejarían es que opten por algún instituto tradicional, donde podrán terminar una formación aceptable y ejercer un apostolado fecundo. El Instituto del Buen Pastor, o el de Cristo Rey o la Fraternidad San Pedro son opciones. Aquí se ha mencionado a la FSSPX. No lo veo. No hay compatibilidad en ninguna de las dos partes.

    A pesar de que mis pecados son muchos y espero salvar mi alma, no quisiera estar yo el pellejo de Mons. Taussig cuando, en su lecho de muerte, se enfrente a su historia y a su conciencia y, cargado con esos petates, se presente ante el tribunal divino.

    The Wanderer: Mons. Taussig y el cierre del seminario de san Rafael.
    ALACRAN dio el Víctor.

  3. #3
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,936
    Post Thanks / Like

    Re: Cierre del seminario de San Rafael.

    Enanos de jardín.



    por un anónimo lector



    Esto es mucho más sencillo como para recurrir a disquisiciones sobre la “conciencia”, “el derecho canónico”, “la conspiración anticristiana”, “la apostasía romana” y otras yerbas. Taussig no es un “impío”; ni siquiera creo que llegue a ser un “infame”; simplemente es un “enano”.Concedo que el recurso a la “catástrofe inminente”, a la “persecución impía y malévola”, perfectamente pergeñada contra el “resto fiel” tiene ese toque de trágica grandiosidad que da un imaginario heroísmo. Sin embargo, creo que todo es mucho más prosaico: nos ahogamos en un mar de imbecilidad.

    Esto suele ocurrir cuando se pone a gobernar a un zote que, en vez de mandar, debería estar obedeciendo. La desolación de la abominación que dice Castellani: que lo de abajo este arriba; que uno que no podría ni dirigir una verdulería termine gobernando una diócesis; el complejo del “comisario de pueblo”, que presume de lo que que carece y que nunca tendrá: autoridad. Basta el “sentido común” y conocer algo de la psicología de los hombres para comprender lo de San Rafael.

    No basta ser de “buena doctrina” o “intelectual destacado”. El “buen gobierno” refiere al famoso “intelecto práctico” (tan denostado, a menudo, por la platónica “gente del palo” que preferiría vernos gobernados por “filósofos” o “santos”, sin ser ellos ni una ni otra cosa). Hasta el gordo Moyano hubiera manejado mejor esta situación: Huguito entiende mejor que muchos “intelectuales” nuestros la diferencia entre autoridad y mando.

    Esto tampoco tiene que ver con el hecho de ser pre o post conciliar, como pretenden ahora algunos lefes, tratando de convencernos de que descubrieron la piedra filosofal en La Reja, a la vez que llevan agua al propio molino: resulta que la “frater” no solo asegura la “pureza doctrinal” sino que nos preserva de los malos “gobiernos eclesiásticos”. O dicho de otro modo: si volvemos a la “misa verdadera” nos libramos del mal gobierno. Así de simplista y necio es el planteamiento que subyace en algunos comentarios.

    La autoridad no es una especie de segunda naturaleza que desciende del cielo sobre cabezas “de termo” (novusordistas, lefes, neocones o progres, da igual) y que, por medio del conjuro mágico del “nombramiento“, milagrosamente se vuelven “Jefes” (como creen muchos católicos y algunos “del palo” también). La autoridad desciende del cielo; sí, pero a modo de dones naturales. Lo bueno sería que ambos, dones-nombramiento, coincidieran. Cuando no es así, estas son las consecuencias: un enano de jardín pretendiendo fungir de “Duce-Pastor” al grito de “quién obedece no se equivoca”.

    Es más fácil hacer de un hombre común, un buen cristiano que un buen jefe: en el primer caso es la Gracia la que obra el milagro, a pesar de nuestra colaboración; y Dios no niega la Gracia a nadie. Todos somos pontencialmente “santos”.

    En el segundo caso, sólo se puede ser un “Duce” si Dios ha dado los dones y talentos necesarios; los mentores se limitan a moldearlos y los cofrades, reconocerlos (cosas ambas mejor aceptadas en una multinacional que en el mundo católico); pero esos dones, Dios los da a muy pocos y se los niega a la gran mayoría. Poquísimos son potencialmente “Conductores”.

    Entre ambos extremos nos acomodamos los vulgares sublunares.

    Pero los enanos suelen intentar impostar esos dones y talentos, trepando y usurpando cargos; una vez obtenidos, se ven forzados a mantener la ficción a cualquier precio. De este modo, se entra en un camino sin retorno y sin salida; solo la humildad de bajarse del pedestal e irse al fondo silbando bajito, puede salvar al enano del ridículo y a la comunidad, del desastre.

    Evidentemente, es la hora de los enanos.

    The Wanderer: Enanos de jardín.

  4. #4
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,936
    Post Thanks / Like

    Re: Cierre del seminario de San Rafael.

    Mons. Viganò sobre el escándalo de San Rafael.


    A Su Excelencia Reverendísima
    Mons. Eduardo María Taussig
    Obispo de San Rafael

    Excelencia,

    He quedado confundido y herido al enterarme por la prensa internacional de la decisión de cerrar el Seminario de la Diócesis de San Rafael y despedir a su Rector, el P. Alejandro Miguel Ciarrocchi.

    Esta decisión habría sido tomada, trámite su celosa recomendación, por la Congregación para el Clero, que consideró inadmisible la negativa de los clérigos bajo su jurisdicción a administrar y recibir la Sagrada Eucaristía en la mano y no en la boca. Me imagino que la conducta loable y consecuente de los sacerdotes, clérigos y fieles de San Rafael le ofreció un excelente pretexto para cerrar el mayor seminario argentino y dispersar a los seminaristas para reeducarlos en otro lugar, en seminarios tan ejemplares que están vacíos. Su Excelencia fue admirablemente capaz de traducir en la práctica esa invitación a la parresía, en nombre de la cual la plaga del clericalismo denunciada por el Santo Padre, debería ser derrotada.

    Puedo entender su decepción al ver que, a pesar de la martilleante labor de adoctrinamiento ultramoderno realizada en estas décadas, todavía hay buenos sacerdotes y clérigos que no anteponen la obediencia cortesana al debido respeto al Santísimo Sacramento; y me imagino su despecho al ver que incluso los fieles laicos y familias enteras —de lo que se llama “la Vendée de Los Andes”— siguen a los buenos pastores, de los que, como dice el Evangelio, “reconocen la voz”, y no a los mercenarios que no se preocupan por las ovejas (Jn 10,4. 13).

    Estos episodios confirman la acción del Espíritu Santo en la Iglesia: el Paráclito infunde el don de la Fortaleza en los humildes y los débiles y confunde a los orgullosos y a los poderosos, haciendo manifiesta la fe en el Santísimo Sacramento del Altar por un lado, y su profanación culpable por el respeto humano por otro. Conformarse a la mentalidad del mundo tal vez merezca a Vuestra Excelencia la alabanza fácil e interesada de los enemigos de la Iglesia, pero no evitará ni la desaprobación unánime del bien, ni el Juicio de Dios, que bajo los velos de la Eucaristía está presente en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Y que pide a los Sagrados Pastores que sean sus testigos, no sus traidores y perseguidores.

    Su Excelencia me permitirá señalar cierta incoherencia en su comportamiento con el lema que ha elegido para su escudo: Paterna atque fraterna charitate. No veo nada paternal en castigar a los sacerdotes que no quieren profanar la Sagrada Eucaristía, ni ninguna forma de verdadera caridad para los que han desobedecido una orden inadmisible. La caridad se ejerce para el Bien y para la Verdad: si tiene el error como principio y el mal como fin, no es más que una grotesca parodia de la Virtud. Un Obispo que, en lugar de defender el honor que se debe al Rey de Reyes y de alabar a los que trabajan para este noble propósito, termina cerrando un floreciente Seminario y reprendiendo públicamente a sus clérigos, no realiza un acto de Caridad, sino un deplorable abuso, por el que será llamado a responder ante el tribunal de Dios. Rezo para que entienda cómo su gesto, evaluado sub specie aeternitatis, es grave en sí mismo y escandaloso para los sencillos. Sus estudios en el Angelicum deberían ayudar a Su Excelencia en este trabajo de sano arrepentimiento, que también impone sub gravi también la necesaria reparación.

    La prensa informa que en la Diócesis de Basilea, en la iglesia de Rigi-Kaltbad, una mujer vestida con ropas sagradas solía simular la celebración de la misa en ausencia de un sacerdote ordenado, omitiendo sólo las palabras de la Institución. Me pregunto si Monseñor Félix Gmür se distinguirá por el mismo celo que le animó a usted, y recurrirá a los Dicasterios romanos para que la puesta en escena sacrílega sea castigada de manera ejemplar.

    Me temo, sin embargo, que la inflexibilidad mostrada por usted al castigar a los sacerdotes que han desobedecido obedientemente no encontrará émulos en Suiza. Ciertamente, si en ese altar un sacerdote hubiera celebrado la misa en el rito tridentino, los secuaces del Ordinario no habrían tardado en golpearlo; pero una mujer que celebra la misa de manera abusiva y sacrílega es considerada hoy en día una cosa insignificante, tanto como exponer el Santísimo Sacramento del Altar a la profanación.

    Junto con los clérigos y los laicos de vuestra Diócesis, a los que habéis golpeado injustamente y ofendido gravemente, rezo por Vos, Excelencia, por los jerarcas de la Santa Sede, y en particular por el Cardenal Beniamino Stella, a quien conocí como devoto sacerdote y como fiel Nuncio Apostólico, al que visité en Bogotá como Delegado de las Representaciones Pontificias. Alguna vez fue amigo mío, trabajé con él durante años en la Secretaría de Estado: desgraciadamente desde hace algún tiempo ya no puedo reconocerlo como tal, debido a su participación en los trabajos de demolición de la Iglesia de Cristo.

    Rezamos por su conversión, una conversión a la que todos estamos llamados, pero que es inevitable para aquellos que trabajan no para la gloria de Dios, sino contra el bien de las almas y el honor de la Iglesia.

    Todos rezamos por los seminaristas y por los fieles de San Rafael a los que usted, Su Excelencia, ha declarado la guerra.

    Con caridad fraternal, en la verdad,
    + Carlo Maria Viganò
    (Fuente: Marco Tossatti)

    The Wanderer: Mons. Viganò sobre el escándalo de San Rafael.

  5. #5
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,936
    Post Thanks / Like

    Re: Cierre del seminario de San Rafael.

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Y sigue Mons. Taussig con sus andanzas, y otra carta para él.

    Hoy, Mons. Eduardo Taussig ha recibido una carta de su amigo (¿o ex amigo?), Mons. Héctor Aguer, arzobispo emérito de La Plata:


    Querido Eduardo:Lamento profundamente lo que ha ocurrido en San Rafael, a causa de un gravísimo error tuyo: el decreto sobre el modo de comulgar. Te he manifestado mi opinión las dos veces que me llamaste por teléfono. Las razones las he expuesto en mi artículo «La comunión en tiempo de pandemia», publicado en «InfoCatólica». Rezo por vos, y por la diócesis. Y, de un modo muy especial, por los sacerdotes y seminaristas. Espero que esas vocaciones no se pierdan.
    + Héctor Aguer
    Arzobispo Emérito de La Plata


    A pesar del escándalo que él mismo provocó, y en vez que bajar el perfil y calmar las aguas, ha enviado hoy una amonestación canónica a tres sacerdotes de su diócesis, amenazándolos con quitarle las licencias ministeriales, y obligándolos a dar la comunión exclusivamente y prohibiendo que los fieles coloquen sobre ellas un pequeño corporal.

    Todo esto no hace más que demostrar que se trata de un hombre completamente desquiciado. Si la Santa Sede ha sido tan presurosa en intervenir en otros casos, no se entiende por qué no interviene en San Rafael y desplaza de una buena vez de su puesto a un personaje que no está en sus cabales y es, por tanto, incapaz de gobernar la diócesis.





    The Wanderer: Y sigue Mons. Taussig con sus andanzas, y otra carta para él.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Seminario en Nápoles
    Por Hyeronimus en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/02/2019, 00:32
  2. Las buenas noticias sobre cierre de la Parroquia Roja.
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 12
    Último mensaje: 09/08/2008, 10:54
  3. Tranquilidad en el inicio de la huelga general en Cádiz por el cierre de Delphi
    Por Miquelet Chaira en el foro Reynos del Andaluzía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 18/04/2007, 10:37
  4. Tranquilidad en el inicio de la huelga general en Cádiz por el cierre de Delphi
    Por Miquelet Chaira en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 18/04/2007, 10:37
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/09/2005, 17:10

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •