Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Tradición y modernismo en la Iglesia

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,792
    Post Thanks / Like

    Tradición y modernismo en la Iglesia

    Tradición y modernismo en la Iglesia
    por Rafael Castela Santos


    La misma esencia de la Iglesia reclama que no haya solución de continuidad entre Jesucristo, Nuestro Señor y Salvador, y nuestros días. Así pues aquellos que se autodenominan “cristianos”, pero que rompieron esa continuidad, no pueden ser parte de la Iglesia. Ni luteranos, ni calvinistas, ni metodistas ni cualesquiera sectas protestantes son partes de la Iglesia, por más que ellos reclamen serlo.
    La Iglesia Católica no sólo tiene 2000 años de existencia real y efectiva. De hecho tiene 6000 porque todas las Profecías veterotestamentarias se cumplen en Cristo. Todo el judaísmo está abocado hacia Cristo, lo quieran reconocer los judíos o no. De facto el judaísmo moderno para poder sobrevivir tiene que beber mucho más en el Talmud que en el Pentateuco. Talmud, no olvidemos, que es posterior a Cristo. Como muchos teólogos han reconocido a lo largo de la historia el nuevo y vero Israel –el pueblo escogido- es la Iglesia Católica. En un maravilloso libro titulado How Jesus Christ said the First Mass se explica cómo la institución de la Eucaristía y de la Santa Misa en la Ultima Cena hunde sus raíces profundamente en la Historia Sagrada del Antiguo Testamento. Muchos acontecimientos pretéritos no son sino prefiguraciones de la tercera y definitiva Revelación que es Dios mismo: Cristo.
    Huelga decir que todo lo anterior no es posible sin la existencia de una Tradición, un depósito de Fe, Doctrina y Liturgia que se va pasando de generación en generación y que es inalterable. Esa Fe requiere asunciones básicas que llamamos Dogmas y que los católicos hemos de creer si queremos seguir siendo católicos. El Dogma es inmutable. Como lo es la Fe. Otra cosa es que se pueda hacer más claro y visible algo de la Doctrina que estaba implícito. Por ejemplo, la proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción es del siglo XIX, pero se tiene constancia de que el pueblo cristiano celebraba esta Fiesta desde el siglo III. Quizás uno de los autores más clarividentes sobre este particular, y de formidable exposición, es el Padre Juan González Arintero, O.P., quien en sus tres tomos titulados Desenvolvimiento y Vitalidad de la Iglesia, e incluso en su obra Evolución Mística, explica cómo el desarrollo de la doctrina es orgánico pero ni introduce novedades ni –menos aún- contradicciones.
    La mejor expresión del dictum bíblico de “una sola Fe y un solo Pastor” es la Misa codificada por San Pío V. Si bien es cierto que hay varios ritos católicos, estos siempre compartieron tres aspectos nucleares que son de Tradición: Canon, Ofertorio y Consagración. Sobre esta base se fueron haciendo aposiciones a lo largo de los siglos, porque la Tradición no es inmovilismo, sino progreso sensato, cierto, cabal y orgánico. El Canon Romano codificaba –incluso respetando venerables liturgias como la hispanovisigótica, mal llamada mozárabe, o la bracariense o los no pocos ritos católicos orientales- esta sola Fe. San Pío V incluso acepta que la Misa pueda tener aditamentos futuros, como es el caso de las oraciones a San Miguel a la grada del Altar instituídas por León XIII. “Anatema sit”, proclama contra aquellos que quieran cambiar lo codificado. No se acepta la modificación del Canon de la Santa Misa, que el Papa Santo de feliz memoria sella en un momento cuando los enemigos de Dios y de la Iglesia inician su marea alta.
    En el orden cristiano resulta así que es la Tradición la que nos liga directamente a los tiempos apostólicos y a Nuestro Señor mismo. Porque si Cristo instituyó una sola Iglesia, la Católica, no es menos cierto que le dio el poder de atar cosas en los Cielos. Y la Tradición implica el respeto a lo pasado, la imposibilidad de ruptura. Si San Pío V codificó la Misa, no hay poder humano ni angélico capaz de modificar la afirmación dogmática de San Pío V. Nadie, ni el Santo Padre mismo, puede modificar los Dogmas anteriormente declarados. La Tradición es, parafraseando a Chesterton, “la democracia de los muertos”. Y como la Iglesia tiene tres partes (la Militante, la Purgante y la Triunfante), no tenemos derecho a violentar la conexión transtemporal que nos une con los que viven en el más allá. “Democracia de los muertos” que tiene un eje en Cristo, ergo teocéntrico.
    Frente a esto el modernista pretende que los principios, incluso los Dogmas, han de adaptarse al viento de los tiempos, al Zeitgeist. El modernismo –al que San Pío X llamó “cloaca de todas las herejías”- consigue así vaciar de contenido la Fe al vaciar de contenido los Dogmas. Como entre la Fe y la Liturgia existe, ha de existir, una íntima conexión, el modernismo ha conseguido que la Liturgia católica de hoy sea múltiple, caótica, mudable y fea. Reflejo mismo de la doctrina que la inspira.
    En el modernismo no hay hierba bajo los pies, porque ésta puede ser segada en cualquier momento. En el modernismo el eje, desquiciado, se vuelve antropocéntrico. Es por tanto el modernismo
    Y un apunte final sobre un especimen tibio que por ahí pulula: el conservador. A menudo le designan, también, como “línea media”. El conservador no es un defensor de la Tradición. El conservador es un hombre que habiendo asumido algunos presupuestos de la Revolución rechaza otros. El conservador quiere congelar a la Revolución en algún momento de su interés y/o conveniencia. Pretende conservar algunos retazos del orden tradicional en el mejor de los casos, a menudo retazos ya vaciados de contenido y significado. El conservador –a diferencia del tradicionalista- sí es inmovilista, aunque muy a su pesar tenga que surfear la ola de la Revolución casi de continuo. De ahí su camaleónico disfraz.
    En términos eclesiásticos el progresista sería un antropocentrista de alta velocidad y el conservador un antropocentrista de bajo perfil. Pero antropocentristas ambos.
    Ni los rupturistas abiertos –los modernistas- ni aquellos rupturistas mediopensionistas –los conservadores- tienen cabida en la Iglesia de Cristo. Porque la Esposa Mística de Nuestro Señor no admite ni ambages ni componendas. Esa Esposa Mística es intemporal y hasta en su cristalización en los tiempos hunde sus raíces hasta en la primera Revelación a nuestros primeros padres. A esa Esposa Mística de Cristo sólo se la puede comprender, entender y amar desde la Tradición.
    ¿Acaso no se lee en el Catecismo que los pilares de autoridad son tres: Sagradas Escrituras, Patrística y Tradición? Es más, ¿no es acaso la Tradición la que conecta todo?
    No en vano Don Juan Vázquez de Mella afirmaba que lo que diferencia al hombre del animal es el tradicionalismo. Este último carece de ello.
    Pues eso.

    http://www.alamedadigital.com.pt/n10/gra_bretanha.php

  2. #2
    Avatar de el cura y el barbero
    el cura y el barbero está desconectado blanco-hombre-hetero-español-
    Fecha de ingreso
    16 nov, 07
    Mensajes
    98
    Post Thanks / Like

    Re: Tradición y modernismo en la Iglesia

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Frente a esto el modernista pretende que los principios, incluso los Dogmas, han de adaptarse al viento de los tiempos, al Zeitgeist. El modernismo –al que San Pío X llamó “cloaca de todas las herejías”- consigue así vaciar de contenido la Fe al vaciar de contenido los Dogmas. Como entre la Fe y la Liturgia existe, ha de existir, una íntima conexión, el modernismo ha conseguido que la Liturgia católica de hoy sea múltiple, caótica, mudable y fea. Reflejo mismo de la doctrina que la inspira.
    En el modernismo no hay hierba bajo los pies, porque ésta puede ser segada en cualquier momento. En el modernismo el eje, desquiciado, se vuelve antropocéntrico. Es por tanto el modernismo

    Mientras este tipo de artículos sigan hablando de “modernismo” y de “modernistas” así en abstracto, y no den Nombres Propios con Mayúscula (que los hay por miles y por millones) me parece que los tradicionalistas nunca saldremos de las catacumbas.
    Debería hablarse de tales o cuales teólogos, sacerdotes, obispos o cardenales o concilios modernistas, y no de “modernistas” a secas, que para el no entendedor es como no decir nada.
    El modernismo era una herejía de sacerdotes y clérigos, no de católicos a secas.
    ¿o es que se tiene miedo de asustar a los católicos normales y que nos den la espalda por llamar modernista a tal obispo?
    ¿Acaso tenemos algo que perder? ¿Es que todavía podríamos estar peor?
    Luego nos quejamos del progresismo que todo lo inunda, ¡¡pues si los que sabemos el problema sólo sabemos a la hora de la verdad poner paños calientes o mirar para otro lado!!
    Yo jamás he leído un artículo de estos llamando modernista o hereje a tal o cual obispo o sacerdote.
    Mucha “cloaca de todas las herejías” ¿pero qué se hace?
    Luego querremos que esto cambie... disparando al aire y silbando.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 21:27
  2. Sobre Julius Evola
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 10/11/2018, 14:42
  3. Respuestas: 41
    Último mensaje: 17/01/2017, 19:56
  4. El alma de las Américas y el Hispanismo
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 11/05/2016, 07:11
  5. Breve examen crítico del Nuevo Ordo de la Misa
    Por Villores en el foro Crisis de la Iglesia
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 11/02/2014, 19:38

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •