Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 8 de 8
Honores2Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Hyeronimus

Tema: El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,395
    Post Thanks / Like

    El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

    El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

    El romanticismo encuentra su alimento en la mitificación de algunas realidades históricas, proyectadas más allá y, si conviene, en contra de la pluralidad y complejidad de los hechos históricos mismos. El romanticismo aparece allí donde unos hombres sienten la imposibilidad de continuar la realidad, y asumirla, o de combatirla. En este sentido es una actitud arcaizante, signo de decadencia de una civilización.

    El romanticismo consiste esencialmente en la sublimación de un fracaso no asumido. Se da preferentemente en aquellos pueblos que sienten la humillación de su decaimiento sin ser capaces de someterse o de rebelarse. La "rebeldía" romántica tiende a crear mitos de "grandeza" con aquellos hechos históricos que no se han asimilado.

    Es una forma de impotencia disfrazada...en buena parte es el refugio de quienes añoraban el antiguo orden de cosas, pero estaban socialmente demasiado situados para querer, con voluntad firme, una auténtica restauración.

    José Mª Alsina Roca "El Tradicionalismo Filosófico en España".

    El Matiner
    Christabel dio el Víctor.

  2. #2
    GuillermoHispano está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    25 dic, 10
    Ubicación
    Valencia
    Mensajes
    30
    Post Thanks / Like

    Re: El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

    Personalmente, no me parece que el romanticismo sea uno de los hechos históricos mas trágicos que haya sufrido Europa. Sí que me parece una cosmovisión inapropiada, y en cierta medida incompatible con un verdadero catolicismo.

    Además, su peor cualidad, en mi opinión, no es su mitificación de hechos pasados, sino el apego incondicional a lo terrenal; nación y raza principalmente. Como ya señaló José Antonio Primo de Rivera, el nacional socialismo ha sido la ultima consecuencia del romanticismo alemán.

    Por último, me gustaría saber tu opinión de François-René de Chateaubriand, padre del romanticismo en la literatura francesa, aristocrático, católico y romántico. Llegó a escribir "El Genio del Cristianismo", obra que me han recomendado, pero que aún no he leido.

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,395
    Post Thanks / Like

    Re: El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

    Yo lo he leído en francés. No está muy mal. Es una obra apologética en reacción al espíritu anticristiano de la época. En cuanto a la mitificación de hechos pasados, estoy de acuerdo en que no es lo peor. Es más, la historia es fundamental, y el apego a la tierra (que no a lo terrenal) y a la patria (mejor que nación) es asimismo fundamental. El romanticismo, por su carácter exaltado, se sale de madre y es, en efecto, incompatible con el verdadero catolicismo.

    Sobre el romanticismo ya se ha hablado aquí en Hispanismo:

    Romanticismo

    Y este es mejor todavía, abierto por nuestro añorado Tautalo:

    Refutación del Romanticismo

    Y es posible que haya alguno más.

  4. #4
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,395
    Post Thanks / Like

    Re: El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

    Aunque la intención de Le Génie du Christianisme es indudablemente apologética, el cristianismo de Chateaubriand es superficial y le falta verdadera convicción y formación católica. El libro en cuestión es una agradable prosa poética, pero de ahí no pasa. Y por lo visto llegó a tener alguna influencia en la deriva liberal posterior del catolicismo. Estoy leyendo Historia de la democracia cristiana, de Havard de la Montagne (Editorial Tradicionalista, Madrid 1950), y me encuentro con lo siguiente:

    "El marqués de Roux atribuye a Chateaubriand la paternidad del liberalismo católico. ¿No ha falseado Chateaubriand la defensa religiosa propalando que de la discusión pública brota siempre la verdad, que la libertad esclarece siempre a la opinión y que ni la verdad ni la Iglesia tienen necesidad de tutelas temporales? Afirmaciones temerarias, según Pío IX en la encíclica Quanta cura, pues "jamás faltarán hombres que osen resistir la verdad y poner su confianza en la charla de la sabiduría humana".
    "Pero Chateaubriand no tenía aptitudes de teórico. Obedecía a sus fantasías, a sus humores, a sus rencores. Monárquico ultra en 1826, coquetea en 1824 con los liberales extremistas, los bonapartistas, los revolucionarios, no aceptando sus doctrinas , dice, pero queriendo pertenecer al partido de los hombres generosos y leales contra un gobierno pérfido y bajo. Si Villèle no lo hubiera exonerado del ministerio, no habría dejado de amar a ese gobierno y servirle."
    Última edición por Hyeronimus; 27/10/2011 a las 13:17

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,395
    Post Thanks / Like

    Re: El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

    DIVORCIO Y ROMANTICISMO

    "El caminante sobre el mar de nubes", de Caspar David Friedrich (1774-1840)

    El presente texto es de ese Cruzado que tuvo el siglo XX, el brasileño Doctor Plinio Correa de Oliveira. En 1951 el Doctor Plinio lideró una campaña contra el divorcio y escribió este artículo. Merece que escrutemos, con la guía del Doctor Plinio, las causas por las cuales se ha instalado el divorcio en nuestra sociedad, hasta tal punto que incluso en nuestros días es algo cotidiano, a la vez que fuente de dolor para muchas personas que, fracasando en su matrimonio, terminan por sumirse en la depresión. El artículo ofrece así la oportunidad de plantearnos romper con muchos tópicos que permanecen en la mentalidad de nuestros contemporáneos. La lucidez y claridad del Doctor Plinio van a iluminar a muchos lectores.




    En los compendios se dice que la escuela romántica ha muerto. Evidentemente, esto es verdad si se trata de literatura o de arte. Pero, ¿será igualmente verdad si se trata de la vida? ¿Serán enteramente extraños a los hábitos mentales y afectivos de nuestros contemporáneos el modo de ser y de sentir que crearon los románticos? En lo que atañe al matrimonio, ¿será cierto que el comportamiento del hombre actual sufre de alguna influencia romántica? ¿Y qué relación existe entre esta influencia y el problema del divorcio?



    A LA BÚSQUEDA DEL “ALMA GEMELA”

    En primer lugar, evocamos a ciertos tipos de "Héroes" y "heroínas" del romanticismo. El "héroe" de género “delicado” podríamos imaginárnoslo como un joven (ahora, a los 50 años se es cualquier cosa, menos romántico) grácil, pálido, de rasgos regulares, ojos grandes y melancólicos que se pierden mirando al vasto horizonte, poéticamente descuidado en el peinado y en el atavío, el pecho jadea con ardientes aspiraciones, indefinidas, torturantes, anhelante de una completa felicidad afectiva. Sin embargo es un incomprendido. En los rincones inexplorados de su personalidad hay horizontes sublimes, hay anhelos inefables que piden, buscan, imploran la comprensión de una "alma gemela". Allí deberá existir, en la inmensidad de este mundo un ser hecho para comprenderlo a él. Búsquelo, porque entonces encontrará la felicidad... y nostálgico deambula por la vida, hasta que lo encuentra.

    EL “HÉROE DE TIPO HORRIBLE”

    El héroe romántico de tipo terrible muestra una diversidad en apariencia física, es idéntico, desde el punto de vista moral, al modelo descrito más arriba: de hombría exuberante, de constitución atlética, de una belleza un tanto oscura, según el estilo de algunos de los personajes de Wagner, rico, de buena posición social, de enorme influencia, en definitiva posee todo lo que la vida puede ofrecer... Pero en el corazón tiene una llaga: un ardiente afecto, una tremenda desilusión, un pesada persuasión y un frío intenso como una lápida sepulcral, pues nunca encontrará en la tierra la correspondencia afectiva que sueña su corazón.

    LA “HEROÍNA”

    En simetría es como se formó la figura de la "heroína", de la cual no sería difícil evocar a dos modelos característicos. Uno de estos dos es el género "mignon". Ella es una monada de alma y cuerpo delicados. Cualquier dolor la hace llorar, cualquier rozadura en su alma la hace su sufrir. Ingenua como una niña pequeña, lleva en el corazón un inmenso deseo de dedicarse a alguien y ser amada por alguien. Necesita protección, puesto que su fragilidad es completa y se refleja en la ternura de su mirada, en las inflexiones armoniosas de su voz, en la finura de sus rasgos faciales, en la delicadeza refinada de toda su constitución.

    El otro modelo sería el de la "heroína" del género grande. Una deslumbrante belleza, la estatura y el porte de reina, el centro natural de atención, de todos los homenajes, de toda la dedicación, una presencia dominante y fatal. En el corazón, por supuesto, una cicatriz secreta, una profunda amargura, un dolor grande y oculto. Es la amargura de una desilusión pasada, a la búsqueda ansiosa y desesperada de cualquiera que la comprenda realmente. A sus pies, los poetas, los duques, los millonarios gimen en vano. Su mirada indiferente, altanera, profunda y entristecida, busca en la distancia, en derredor de su vida, aquello nunca encontrará. Es la felicidad de un gran afecto, de acuerdo con las aspiraciones “elevadísimas” y torturantes que le procuran al alma un secreto e incesante derramamiento de sangre.

    MATRIMONIO DE CONVENIENCIA

    Tal vez, algunos lectores se sonreirán. ¿No parece verdad que todo esto ya desapareció? Cuando uno ve pasar, en su coche de colores festivos, al muchacho o la muchacha de esta época jovial, deportiva y vitaminada, ¿no podremos pensar que estamos a kilómetros del romanticismo? El joven actual es robusto, alegre, parece bien instalado en la vida, con buen sentido práctico y deseoso de triunfar. La joven de hoy es desenvuelta, emprendedora, práctica y muchas veces audaz. Se la ve a ella también alegre, se siente bien y quiere disfrutar de la vida. ¿Qué tiene ella en común con la dama de tipo lacrimógeno que conmovió a nuestros abuelos?

    No negamos que el utilitarismo moderno ha creado un clima de mayor tolerancia para los matrimonios inspirados por motivos cínicamente económicos. No negamos que el cálculo respecto a la carrera, la posición social, hogaño influyen con mayor frecuencia que en los matrimonios de otras épocas. Pero a buen seguro que se equivocaría aquel que quisiera generalizar en términos absolutos los numerosos casos concretos que se podrían presentar en este sentido. A despecho de todo el utilitarismo, el terreno reservado al “sentimiento” continúa siendo muy considerable. Y, si analizamos este “sentimiento”, veremos que no es otro que una adaptación muy superficial de los viejos moldes románticos.

    MATRIMONIO DE AFECTO

    Nuestra era de democracia no admite ya a personajes que destacados o excepcionales. El “héroe” es hoy un “chico popular” y la “heroína” una “chica fascinante”. Entendámoslo bien, un “chico popular” como otros miles y una “chica fascinante” como también tantas otras. La existencia tecnificada actual los fuerza a ser menos asiduos que sus antepasados en materia de devaneos y en las interminables divaciones. Tdoo esto circunscribe de varios modos el ámbito de las efusiones fantasiosas y sentimentales. Sin embargo, aunque hagamos todas estas reservas, cada vez que ellos se ocupan del amor, se trata del mismo sentimentalismo empalagoso, son los mismos vagos anhelos, las mismas incomprensiones, la misma afinidad, los mismos sobresaltos, las mismas crisis, las mismas ansias de felicidad afectiva sin límites, y la crónica precariedad de toda esta “felicidad”. No queremos hacer aquí un estudio psicológico de la producción literaria y artística más o menos de segunda clase que cunde por el mundo. Y que forma efectivamente el espíritu de la masa. Bastará que nuestro lector tenga un poco de sentido de esta realidad que a en todo momento lo circunda, para percibir lo cabales que son nuestras apreciaciones. De hecho, la gran mayoría de los matrimonios que se efectúan por motivos afectivos se construyen hoy en día sobre la base de sentimientos absolutamente imbuidos de sentimentalismo romántico.

    EL ROMÁNTICO VIVE “EN LA NOVELA”

    Y he aquí el problema. Si algunos matrimonios vienen a consumarse por interés y otros por afecto, y si los que se hacen por afecto generalmente se hacen bajo la influencia del romanticismo, la cuestión de la estabilidad de la convivencia conyugal depende de saber hasta qué punto el interés o el romanticismo pueden llevar a los cónyuges a soportarse mutuamente.

    No hablemos del interés, puesto que el asunto es suficientemente claro. Hablemos del romanticismo. Lo primero de todo, acentuemos que el romanticismo es esencialmente frívolo. Supone de buen grado, las mayores virtudes tanto en la “heroína” como en el “héroe”. Pero, en el fondo, esas virtudes pesan realmente muy poco en la balanza como factor de supervivencia del recíproco afecto. De hecho, el romanticismo perdona generalmente, sin que le cueste mucho esfuerzo, defectos morales reales, ingratitudes, injusticias, y hasta traiciones. Pero no perdona la trivialidad. De modo que, para llegar a la carne viva del problema hay que usar ejemplos- un modo grotesco de roncar durante el sueño, el mal aliento, cualquier otra miseria humana de las menudas, al cabo, puede matar sin apelación un sentimiento romántico… Que buenamente resistiría a otras razones mucho más graves para quejarse. Ahora bien, la vida humana es un entramado de trivialidades, y no hay persona alguna que en la intimidad no tenga algo más o menos difícil de soportar. Por eso se volvió banal hablar de las desilusiones, después de la luna de miel. “Pasado ese período” –me dijo una vez uno- “mi mujer no me dejó insatisfecho nunca, pero sí me colmó de desilusiones”. Y como el romanticismo por esencia y definición está todo él hecho de ilusiones, de afectos descontrolados e hipotéticos sobre personas que sólo existen en el mundo de la quimera, la consecuencia es que a poco tiempo el sentimiento que era la única base psicológica de la estabilidad de la convivencia conyugal se esfumó.

    "Sátira del suicidio", cuadro de Leonerdo Alenzs y Nieto (1807-1845)

    RETORNAR A LA REALIDAD

    Naturalmente una persona, en estas condiciones, no desciende al fondo de las cosas, no percibe lo que hay de sustancialmente irrealizable en sus anhelos, y juzga pura y simplemente que se engañó. Entonces cree que puede encontrar en otra persona la felicidad que el matrimonio anterior no le pudo dar. Acostumbrada a vivir única y exclusivamente para su propia felicidad, habituada a ver la felicidad realizada sólo y exclusivamente en la satisfacción de sus devaneos sentimentales, tal persona juzgará su vida inexorablemente destruida, si no la satisface de otro modo. Y juzgará que igualmente destruida estará la vida de todas las numerosas personas que cayeron en la misma “equivocación”. De ahí que el divorcio le parecerá tan absolutamente necesario como el aire, el pan y el agua.

    A una persona en este estado de alma, ¿qué argumentación seria contra el divorcio, por reforzada que esté con el lenguaje yerto de las estadísticas, la va a impresionar? Acostumbrada a divagar, y no a pensar, esta persona detesta todo tipo de argumentación y mucho más si la argumentación es seria. El lenguaje de los números le parece ridículo en materia como ésta. Hablar de sociología a propósito del matrimonio y el amor se le figura tan chocante como si se le habla de tema más técnicos de botánica a un poeta absorto en la contemplación de la belleza de una flor.

    Ahora se comprende, por lo tanto, que la campaña anti-divorcista, rigurosamente coherente en todos sus argumentos, da palos de ciego en un blanco errado, tratando de convencer, con argumentos fundados en la moral y en el bien del país, a gentes que está únicamente preocupada de lograr su felicidad individual en un mondo de sueños y de quimeras.

    SOBRE EL EGOÍSMO NADA SE CONSTRUYE… Y MENOS TODAVÍA, LA FAMILIA

    Y llegamos al final. En último análisis, el romanticismo es egoísmo en estado puro. El romántico no busca sino su propia felicidad. Y solamente concibe el amor en la medida en que el otro sea un instrumento adecuado para hacerlo feliz. Esta felicidad afectiva la desea de modo tan exclusivo que, dándole rienda suelta a su sentimiento, saltará por encima de todas las barreras de la moral, le importará un bledo todas las conveniencias del bien común, y satisfará brutalmente sus instintos. Sobre el egoísmo nada puede construirse… Y mucho menos la familia.

    Es necesario, pues, lanzar una tremenda ofensiva anti-romántica, para mostrar la sustancial diferencia que hay entre la caridad cristiana –toda ella hecha de espíritu sobrenatural, de sentido común, de equilibrio de alma, de triunfo sobre el desorden de la imaginación y de los sentidos, toda ella hecha de piedad y ascesis, contra el amor sensual y egoísta, descontrolado, hecho de sentimentalismo romántico que todavía está en boga. Es falso imaginar que los verdaderos esposos cristianos son héroes de novela, que por una feliz coincidencia lograron consumar un auténtico matrimonio, según el Derecho Canónico, como un paso prelimar para satisfacer sus pasiones, pero que llevan al tálamo conyugal el mismo estado de espíritu, el mismo egoísmo, la misma ausencia de espíritu de mortificación de cualquier aventura amorosa.

    Mientras que el concepto sentimental-romántico influya, implícita o explícitamente, en la mentalidad de los contrayentes, todo matrimonio de hoy en día será precario, porque habrá sido construido sobre un terreno esencialmente meloso, movedizo, volcánico, del egoísmo humano.

    Se dice, por costumbre, que la familia es la base de la sociedad. Los matrimonios nacidos del sentimentalismo egoísta y romántico son la base de la Ciudad del Demonio, en la que el amor del hombre a sí mismo lo lleva a olvidar a Dios. Y los matrimonios nacidos del amor de Dios, y del amor sobrenaturalmente santo al prójimo, hasta el olvido de sí mismo, son la única base sobre la que se edifica la Ciudad de Dios.






    LIBRO DE HORAS Y HORA DE LIBROS
    Kontrapoder dio el Víctor.

  6. #6
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,395
    Post Thanks / Like

    Re: El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

    ¿La traducción es tuya, Tautalo? ¡Enhorabuena, está excelente!

  7. #7
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

    Muchas gracias, querido Hyeronimus. En efecto, la traducción es mía. Se me da mejor el italiano que el inglés, la verdad. Y quedo muy honrado de que tú me des la enhorabuena, pues tú tienes una indiscutible superioridad en idiomas. Gracias.


  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,395
    Post Thanks / Like

    Re: El romanticismo: enfermedad del espíritu de hombres y pueblos

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    EL ROMANTICISMO VEHÍCULO DE DESTRUCCIÓN DE LA TRADICIÓN




    El romanticismo es una reacción al racionalismo ilustrado, y a los principios y práctica de la Revolución francesa. Reacción consistente en la exaltación de las particularidades propias y del pasado vivido, especialmente del pasado medieval, resaltando las libertades que los pueblos de aquellas épocas disfrutaban. Como tal, la reacción es positiva.
    Los pueblos no aguantaban más las frías construcciones racionalistas ajenas a su alma y al calor de sus tradiciones. Porque más allá de una mera sociedad organizada para fines racionales al modo contractual de Rousseau, o de la concepción mecanicista del Estado, o del despotismo ilustrado, más allá de eso el pueblo es una comunidad.
    Como reacción al individualismo burgués, al centralismo uniformador y al naciente capitalismo, el romanticismo tiene muchos lugares comunes con el Tradicionalismo.
    El problema surge cuando esa exaltación se hace desde una perspectiva meramente “natural”, y termina en naturalismo puro. No digamos cuando esa mirada al pasado es totalmente pagana. El movimiento romántico degenera vía naturalismo, por tanto, en el nacionalismo; y esto es grave porque este naciente nacionalismo arraiga en zonas tradicionalmente tradicionalistas y de fuerte resistencia a la modernidad. El nacionalismo será una forma de atemperar su tradicionalismo y a la larga de diluirlo totalmente: el caso catalán o vascongado es paradigmático.
    Este nacionalismo romántico tenderá a idealizar el pasado a base de “mitos” y por tanto se alejará de la verdadera Tradición siempre arraigada en la auténtica historia. El nacionalismo es una “idolatría política” que invierte la correcta jerarquía de principios. La exaltación de la “nación”, conduce a la larga, se quiera o no, a la relegación de la religión como fundamento esencial y unificador. Destruyendo así el principio vital que vivificaba las tradiciones, libertades y instituciones de los pueblos. Incluso los “nacionalismos católicos” primarán el interés nacional y la religión tanto en cuanto sirva a la “nación”. Primará la “nación” sobre la “tradición”.
    En los aludidos casos catalán y vascongado la descristianización de sus respectivos ámbitos ha tenido lugar con ocasión de los gobiernos nacionalistas, habiendo estado esos partidos nacionalistas, de inspiración o de antigua confesionalidad católica, a la vanguardia de políticas anticristianas. Ejemplo muy reciente es el apoyo del PNV al aumento del genocidio legal del aborto con la nueva y sanguinaria ley propuesta por el PSOE.

    El Dios, Patria, Fueros y Rey es la correcta relación de principios; su alteración es un principio revolucionario y disolvente.
    En el caso de la América hispánica esos nacionalismos católicos, pese a ser más consecuentes con su confesionalidad, han bebido de “mitos” y “símbolos” revolucionarios. Es curioso como en muchos casos exaltan a los “padres de la patria” de sus “naciones”, siendo estos masones y liberales. Aceptan sus símbolos, siendo estos igualmente liberales y masónicos en su origen; aceptan todo el proceso de sus “independencias”, proceso igualmente revolucionario. Y al mismo tiempo ese nacionalismo les sirve para oponerse a los católicos de otros pueblos hermanos, impidiendo el proceso de una verdadera restauración que debería conllevar a la formación de una Comunidad de pueblos hispánicos.
    El error romántico de base es el “naturalismo” y el “sentimentalismo” que lleva parejo; exaltar lo puramente natural, lo que degenerará en la creación de “idolatrías políticas”: la orografía, las peculiaridades folclóricas, culturales o lingüísticas, la “raza”, etc. Siempre en detrimento de la Tradición como ejecutoria histórica y real, y del principio espiritual sobrenatural que la alimenta y da coherencia.
    En este sentido hay romanticismos de derechas de tipo conservador (que no escapan de ese naturalismo) y los hay de tipo más liberal (y tono revolucionario). Pero en los dos casos la raíz anti-tradicional es idéntica.Aún así entre los románticos habrá quien termine en una verdaderaconversión al catolicismo y en una defensa de la verdadera Tradición y buscando, por tanto, la restauración. Pero lo más normal es que el romanticismo que en un principio nace con un tono conservador, degenere pronto en liberalismo, y en muchos casos derive en puro pre-fascismo y posteriormente en progresismo disolvente (contradiciendo totalmente sus propios orígenes). Todo ello mediante la exaltación de “mitos” y de elementos puramente naturales por la asunción del principio de inmanencia propio de la filosofía moderna de la que no se escapan.
    El sentimentalismo romántico ha operado como vehículo de trasvase de los pueblos tradicionales hacia el liberalismo vía un vaciamiento del alma de los pueblos, mediante el idealismo romántico. La defensa de la religión y de las libertades tradicionales, se debe hacer siempre desde una perspectiva sobrenatural y trascendente que es la que las vivificaba y unificaba, arrancado ese principio el pasado pierde significación y la restauración se hace imposible. Sólo la Religión es el centro de una comunidad y antídoto al individualismo disolvente.

    Tengamos mucho cuidado en la no generación de “Tradicionalismos románticos”. La Fe católica asimilada y vivida debe ser siempre la norma de nuestro actuar personal y político.

    EL ROMANTICISMO VEHÍCULO DE DESTRUCCIÓN DE LA TRADICIÓN | Ecce Christianus

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El espíritu del capitalismo: liberalismo y calvinismo.
    Por Ordóñez en el foro Economía
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 25/11/2021, 20:44
  2. El espíritu del capitalismo. Nuevo libro.
    Por Tradición. en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 15/11/2008, 12:14
  3. Refutación del Romanticismo
    Por tautalo en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 28/05/2007, 00:29
  4. El Partido Popular Se Aleja Del EspÍritu Del 18-j.
    Por rey_brigo en el foro Tertúlia
    Respuestas: 20
    Último mensaje: 12/11/2005, 19:42
  5. Los Pueblos Ibéricos del Valle del Ebro
    Por Bruixot en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/05/2005, 01:47

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •