Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores2Víctor
  • 1 Mensaje de Pious
  • 1 Mensaje de Vainilla

Tema: Vázquez de Mella: un gallego por afinidad, por afecto y por espiritualidad

  1. #1
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    2,697
    Post Thanks / Like

    Vázquez de Mella: un gallego por afinidad, por afecto y por espiritualidad

    En Madrid acaba de morir D. Juan Vázquez de Mella, ilustre hombre público, publicista, pensador, orador elucuentísimo. Por su gran modestia y por sus arraigadas creencias políticas no quiso ocupar ningún alto puesto. Sin embargo, en la consideración nacional estuvo siempre en la línea de nuestras primeras mentalidades.



    Nació en Cangas de Onís, pero estudió carrera mayor en Santiago. En la biblioteca universitaria formó su espíritu y con el corazón puesto en Compostela vivió toda su vida. Por ésto, con motivo de su muerte, la prensa de aquella ciudad le ha consagrado mucho espacio, desenterrando interesantes episodios de su vida.

    "Mella -dice un periódico compostelano- no había nacido en Galicia aunque muchos diccionarios enciclopédicos señalan esta su tierra como la de su nacimiento; pero era igual. Si la casualidad quiso llevarle a nacer en la región vecina, de donde su difunta madre era nativa, aquí vivió siempre, aquí se educó y de aquí se consideraba él. ¡Con qué fervor hablaba siempre de Santiago!, de sus primeros años de estudiante, de su infancia discurriendo por las calles compostelanas, de los días agitados en que bajo lo porches de la monumental Compostela discutía y libraba batallas académico-políticas, y de las horas de paz y sosiego, en la tranquilidad virgiliana transcurridos en su casa de Boimorto.


    Como todo lo que se ama, también Galicia fue ingrata con Mella, pues cuando quiso representarla en Cortes, siendo ya una figura sobresaliente en la política española, le volvió la espalda. Fue en el año 1919, gobernaban los mauristas y al encasillar los diputados que habían de formar aquel Parlamento hecho a semejanza del ilustre Maura, con las organizaciones antiguas, señalaron a Santiago como lugar más adecuado para que Mella luchase con los antiguos dominadores del distrito.

    Unos días antes de la elección, en vísperas ya de la fecha señalada para ella, Mella llegó a Santiago. Fuimos de los pocos que acudimos a recibirle, porque nos ligaba a él una antigua amistad. Nos preguntó nuestra impresión y sinceramente, claramente, casi brutalmente, la expusimos al amigo.

    A pesar de todos los pesares, con todas las simpatías del Gobierno de entonces y todas las seguridades del ministro de Gobernación, que lo era D. Antonio Goicoechea, Mella salió derrotado. Sin embargo, Vázquez de Mellaobtuvo la mayoría de los votos de Santiago. Alcanzó aquí 1495 votos mientras que su contrincante lograra 1229. Entonces, como siempre, quien dio el triunfo ha sido la población rural".

    De entonces -dice el mismo periódico- conocemos un episodio que muchos ignorarán y que, sin embargo, tiene mucha gracia por tratarse de los personajes que se trataba. Un sacerdote del Ayuntamiento de Enfesta, que aún vive en el vecino distrito, hombre de arraigo en el país, era dueño de la votación de toda aquella parte. y se sabía que estaba, por razones de parentesco con personajes liberales de Santiago, del lado de éstos. Mella, que fue apercibido de eso, procuró atraerse al cura y hasta se valió del Obispo Auxiliar, su gran amigo, el señor Valbuena (q.D.h).

    -Yo no haré nada, no me enteré de nada, decía como última promesa.
    -Si votan por V., aún añadió, será porque sabían de mis compromisos anteriores y creerán darme gusto en ello; pero yo nada les diré para que lo hagan.
    La votación de Enfesta fue favorable al contrincante del señor Mella y dio el triunfo al señor Cotarelo.
    -¡Cuándo yo diga en Madrid, exclamaba luego, que he sido derrotado por un cura, no van a creerlo!".

    Sus primeros pasos por la vida pública los dio Mella desde las columnas del periódico. Ya lo recordábamos ayer en una breve nota. Comenzó aquí con "Franco Leal" (Fernández Suárez) Jamardo Crisman, Tarrío, Caldelas, Gallego y Calvelo redactando "El Pensamiento Galaico". Luego fue a Madrid llamado para dirigir "El Correo Español", órgano de D. Carlos. Allí, con el maestro de periodistas D. Beningo Bolaños "Eneas", con el malogrado Cirici Ventalló que manejaba la sátira y el humorismo como pocos y sin bajar a la chabacanería, y con otros muchos compañeros, Mella escribía sus impresiones acerca de la vida política española, que eran tenidas en alto aprecio y constituían los grandes sucesos.


    Aún después, cuando venía a Santiago con cualquier motivo y aquí se quedaba con propósito de estar unos días, que a lo mejor se convertía en meses, Mella no sabía pasarse sin acudir a las redacciones de los periódicos.

    Recuerda un diario santiagués los grandes éxitos parlamentarios de Vázquez de Mella y dice que se hizo célebre la frase con que terminó uno de sus discursos: desgraciados los pueblos que son gobernados por mujeres y niños. Nosotros -es ahora VIDA GALLEGA quién habla- podemos evocar aquel discurso con la autoridad y la emoción de testigos presenciales.

    Se debatía en el Congreso el desastre colonial, y las oposiciones batían fieramente al Gobierno de Sagasta. Presidía la cámara el marqués de la Vega de Armijo. Vázquez de Mella pronunciaba una oración llena de fuego y en lo más ardoroso de ella lanzó aquel famoso apóstrofe que se hizo célebre y que el periódico compostelano recuerda ahora.

    Eladio de Lema (Faro de Vigo)
    11 de marzo de 1928
    Vainilla dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Vainilla
    Vainilla está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    05 may, 16
    Mensajes
    655
    Post Thanks / Like

    Re: Vázquez de Mella: un gallego por afinidad, por afecto y por espiritualidad

    Político integrista y filósofo católico nacido en Asturias, autor del libro Filosofía de la Eucaristía. Hijo de Juan Antonio Vázquez de Mella Varela, teniente coronel retirado (natural de Boimorto, La Coruña) y de Teresa Fanjul (oriunda de Amieva), Juan Vázquez de Mella Fanjul nació en Cangas de Onís el día 8 de junio de 1861. Estudió en el Seminario de Valdediós y la carrera de Derecho en Santiago de Compostela. De elocuente palabra, portentosa memoria y brillante capacidad para la oratoria y la política, abrazó la causa del carlismo. Diputado a las Cortes Españolas desde 1893 hasta 1916, elegido como su representante en el Congreso por los distritos de Aoiz, Estella y varias veces por Pamplona. Cuando presentó su candidatura a Diputado por Oviedo fue derrotado por la coalición que reformistas y socialistas presentaron contra los conservadores. Además de memorables discursos en las Cortes es famoso el que pronunció en los Juegos Florales de Sevilla en 1906: El escepticismo y el egoísmo son los dos males que imperan en nuestro siglo, y la Iglesia es la única que puede curarlos.Vázquez de Mella era germanófilo, y esta debilidad por lo alemán le condujo a una sonada separación con don Jaime, que además de pretendiente a la corona era aliadófilo, perdiendo así la causa legitimista al que había sido su más famoso propagandista. Don Jaime, que había estado confinado por los austriacos en su castillo cercano a Viena, publicó en 1918 un Manifiesto dirigido a los tradicionalistas españoles desautorizando a los que hubiesen exteriorizado sus sentimientos germanófilos: Vázquez de Mella se opuso al documento y de ese cisma se produjo la escisión que le llevó a fundar el Partido Tradicionalista, cuyo primer acto público se celebró en el Casino de Archanda el 11 de agosto de 1918. A principios de 1925 sufrió Mella la amputación de una pierna, y su muerte en Madrid, el 26 de febrero de 1928, fue considerada como un duelo nacional. Sus discursos y artículos periodísticos ocupan varios volúmenes, a lo largo de los cuales pueden espigarse las ideas filosóficas que animaron su activismo ideológico político. Muy poco antes de su muerte apareció publicado su libro Filosofía de la Eucaristía (Eugenio Subirana, Editor Pontificio, Barcelona 1928, 172 págs.): el imprimatur del Obispo de Barcelona lleva fecha de 1º de diciembre de 1927, y un mes antes de morir, ya pudo dedicar un ejemplar (el 26 de enero de 1928) al General Martínez Anido: «A mi ilustre amigo... va dedicado este ensayo filosófico sobre el más profundo y elevado de los misterios, deseándole muchos años de ventura para que continúe siendo el sostén del orden social en España.»
    https://books.google.es/books?id=VMJ...page&q&f=false

    Filosofía de la Eucaristía
    se presenta como adelanto de una obra que Mella no pudo llegar a culminar, Filosofía de la Teología, y se publicó con ocasión del Congreso Eucarístico de Chicago.Los prelados españoles que viajaron a bordo del Aquitania para poder asistir a tan católica asamblea, pudieron leer mientras cruzaban el Atlántico un primer ejemplar impreso en maquinilla, y el propio Cardenal Primado, el Eminentísimo Cardenal Reig, nada más tomar tierra en Nueva York, escribió a Vázquez de Mella una carta en la que le asegura que «la mayor representación de España en el Congreso será su trabajo». No era la primera vez que el apologista asturiano trataba la cuestión eucarística: ya en el Congreso Internacional Eucarístico de Madrid (en 1911) había pronunciado un discurso sobre estos asuntos. En el libro Filosofía de la Eucaristía se retoma una vez más, en fecha tan tardía como 1928, el intrincado problema de la hostia,desesperado intento de intentar armonizar las añejas teorías sobre la sustancia, la materia y la forma, de corte aristotélico tomista, con la ciencia física. Como muestra del grado de especulación en el que se movía este autor, angustiado por la voluntad de convertir a la filosofía en sierva de la teología y de la revelación, sirva la transcripción del Epílogo de su libro:
    «Síntesis de las razones expuestas en este estudio:
    De la ley de permanencia y del hecho del cambio, a la substancia y al accidente; de la refutación de la unidad panteísta de la substancia, a la variedad y la jerarquía; de la conservación de ella al ser sobresubstancial; de su naturaleza a la prueba de la creación; de ésta a las relaciones de las substancias entre sí y con los accidentes; de las relaciones sobrenaturales con Dios-Creador a la separación de accidentes; de ésta a las conversiones naturales y sus leyes; de ésta a la conversión sobrenatural y transubstanciación.
    Relaciones sobrenaturales con el Verbo. De la inseparabilidad de las dos naturalezas a la permanencia en el mundo, y de ésta a la inextensión y la presencia real; de la misma inseparabilidad a la primacía universal de Cristo, y de ésta a la ubicuidad relativa, y de ella a la multilocación.
    De las relaciones que deben existir entre la esencia de las substancias materiales y la Omnipotencia divina, a la falta de lógica de las objeciones.
    De los tres grupos de relaciones, a la Eucaristía como síntesis de ellas, de los misterios y de los milagros; de aquí a la Eucaristía como fin de la Creación y sacrificio único.
    De los efectos de la Eucaristía en nosotros, y fuera de nosotros, como hecho social continuo, a la prueba psicológica y la histórica.» (págs. 155-156)
    Sucede que los católicos, o seguidores de la Iglesia de Roma, el grupo más numeroso (varios cientos de millones de personas en la actualidad) de los cristianos, dentro de la ceremonia que denominan misa (sus sacerdotes deben realizar tal ceremonia a diario, los seguidores como mínimo deben asistir a la misma una vez cada semana y en otros días señalados dentro de un ciclo anual), sitúan el momento culminante en lo que llaman eucaristía y consagración,ciertas operaciones que realiza el oficiante al manipular cuidadosamente pequeñas cantidades de vino y unas tortitas de harina de trigo (la extensión de tales prácticas a lugares donde no conocían esta gramínea ha llevado a una discutida sustitución por otras harinas). Tras esas manipulaciones quirúrgicas, que van acompañadas por el recitado de determinadas fórmulas a cargo del que ejecuta la ceremonia (tiene que ser necesariamente un varón, capacitado tras varios años de iniciación), observadas en silencio por los creyentes, aseguran los católicos que, aunque aparente lo contrario, ya no hay allí vino y pan, sino que lo que parece vino es sangre de Cristo y lo que parece pan es cuerpo de Cristo. Llaman transubstanciación a esa supuesta transformación, de la que obtienen la hostia, que también dicen forma consagrada (es evidente que no hay manera positiva de distinguir una hostia de una forma sin consagrar). Los seguidores de esta iglesia deben comer una de esas hostias como mínimo una vez al año, y como creen que lo que comen no es pan sino el mismo cuerpo de Cristo, algunos autores han señalado que esta práctica puede ser considerada, de forma coherente a sus creencias, como una suerte de canibalismo. Antes de realizar esta práctica deben haberse sometido a un proceso de purificación, que creen alcanzar tras detallar a uno de sus sacerdotes, especialmente habilitado, todos los pecados que han cometido, en otra ceremonia que denominan confesión auricular, y someterse a una penitencia.
    Los problemas de la hostia tienen que ver con la dificultad (en realidad imposibilidad) de entender racionalmente esos procesos materiales que, según sus practicantes, tendrían lugar durante tales prácticas. Santo Tomás trató en el siglo XIII ampliamente la cuestión, que fue muy discutida ante las dificultades aireadas por algunos de los escindidos en la llamada reforma protestante y por la crítica racionalista. El Concilio de Trento, que señaló la ortodoxia católica desde mediados del siglo XVI hasta bien avanzado el siglo XIX, definió estos asuntos de forma dogmática. Mella, que aunque católico, no tenía capacidad para realizar esas ceremonias, pues no era sacerdote o presbítero, presenta los problemas filosóficos abiertos por estas creencias de la siguiente manera:
    «El Concilio de Trento resume y define el dogma eucarístico en dos Cánones (el 2 y el 4 de la Sesión XIII). Basta copiar el segundo, que viene a compendiar los dos: «Si alguno dijere que en el Sacrosanto Sacramento de la Eucaristía queda la substancia del pan y del vino juntamente con el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y negare aquella maravillosa y singular conversión de toda la substancia del pan en el Cuerpo y de toda la substancia del vino en la Sangre, por la cual quedan del pan y del vino tan sólo las especies: conversión a la que la Iglesia Católica, y por cierto con mucha propiedad, llama transubstanciación: sea anatema.» (1. La Iglesia empleó con preferencia especies a accidentes, pero pueden considerarse como sinónimos, según se ve en la condenación de Wicleff, que empleó los segundos.).
    No se puede expresar con más claridad la fórmula dogmática, pues hasta la estudiada repetición de las palabras pesadas y medidas evita toda confusión.
    Cuatro son las proposiciones que contiene:
    La conversión es singular y maravillosa, es decir, única y sobrenatural.
    No existe la substancia del pan y el vino juntamente con la del Cuerpo y Sangre de Jesucristo en la Eucaristía.
    Del pan y el vino tan sólo quedan las especies (manentibus dumtaxat speciebus).
    Conversión de toda la substancia del pan en el Cuerpo y de toda la substancia del vino en la Sangre de Cristo.
    Si no existe en la Eucaristía la substancia inferior y de ella sólo quedan los accidentes o especies, ¿cómo puede verificarse la conversión total de la substancia del pan y el vino en la superior del Cuerpo de Cristo?
    Un trilema disipa las contradicciones que imagina la sutileza heterodoxa. No caben más que tres asertos, prescindiendo del sentido figurado y analógico, para interpretar la conversión total.
    Primero: El Cuerpo de Cristo se hace de la substancia del pan y del vino.
    Segundo: El pan y el vino se hacen substancia del Cuerpo de Cristo.
    Tercero: El pan y el vino desaparecen y el Cuerpo de Cristo aparece, y lo que antes existía se cambia en la substancia superior que la sustituye.
    El primer aserto, que no han faltado algunos que lo sostuvieren, supone que el Cuerpo de Cristo es en gran parte creado, y destruye su unidad e identidad, pues el nuevamente producido será diferente del que preexistía.
    En el segundo, la substancia del Cuerpo de Cristo es acrecentada y alterada; niega los tres axiomas teológicos, porque la conversión sería natural, destruiría la unidad y la inalterabilidad del Cuerpo y hasta variaría la unión hipostática al variar un elemento de la naturaleza humana.
    El tercero se conforma con los axiomas teológicos. La conversión es sobrenatural, y en nada se menoscaba la unidad inalterable del Cuerpo de Cristo. Hay un cambio total de substancias; la que existía desaparece en otra, el Cuerpo que la sustituye.
    Acostumbrados a la sustitución simple, parcial y sucesiva de las conversiones naturales entre substancias que siguen de alguna manera existiendo, necesitamos elevarnos sobre ella para comprender esta doble sustitución instantánea entre dos substancias de las cuales sólo una persiste.
    No hay conversión sobrenatural sin sustitución, porque no existe sin separación de accidentes, y ésta ya supone la sustitución de la substancia por la acción divina; de modo que hay que admitirla, cuando menos, a medias, y entonces no es total.
    No ya un cristiano, ningún filósofo teísta puede negar a Dios, sin hacerse ateo, el poder de sustituir una substancia con otra bajo los accidentes de la primera.
    Pero la substancia sustituída para mantener los accidentes, o carece de realidad o conserva alguna. Si no la conserva, no puede convertirse en nada, y si la conserva, o coexistirá con la otra o se transfundirá en ella. En el primer caso, después de la aparición de la primera, es decir, después de la Consagración, quedaría algo, además de los accidentes separados, lo que es contrario al dogma; en el segundo caso, si se transfunde, habrá algo en el Cuerpo de Cristo que antes no existía, y se vulnerará también el dogma.
    Luego es necesario que desaparezca la substancia inferior sin incorporación a la superior.
    Esto supone esta consecuencia, que desaparezca totalmente por una doble sustitución, la de su acción para mantener los accidentes y la de su entidad, si queda alguna después de la separación.» (págs. 68-72.)
    Filosofía de la Eucaristía es libro que debiera ser estudiado por tantos profesores de filosofía, clérigos rebotados en su mayor parte, que defienden posiciones agnósticas de creyentes vergonzantes, pues puede servirles para probar, si es que pueden y lo entienden, ese cómodo eclecticismo escéptico en que se cobijan. Pudiera creerse que el libro de Mella no ha sido reeditado y que permanece en el más absoluto de los olvidos, pero no es así. El Círculo Cultural Vázquez de Mella de Gijón preparó una edición facsimilar de esta obra para celebrar la primera visita de un papa a tierra asturiana. En efecto, en agosto de 1989 el Papa Juan Pablo II recibió un ejemplar cuidadosamente encuadernado de la Filosofía de la Eucaristía [detalle del que nos ha informado amablemente el señor Luis Infante, vinculado a esa institución y cuidadoso guardián de la memoria de Mella].


    FilosofÃ*a en Asturias
    Última edición por Vainilla; 22/01/2018 a las 23:27


    Tándem Aquila Vincit
    ———————————



    Salve, llena de gracia; el Señor es contigo..
    Bendita tú eres entre todas las mujeres que fueron, son y serán; Reina Virginal, Madre Santísima, Virgen Pura..El Espíritu Santo vendra sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirá; por eso el santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios.

    Y el Oriente, Luz Verdadera vino al mundo e ilumina a todo hombre y toda mujer como Sol de justicia.

    TÚ DIOS mío solo ayúdanos, que nosotros haremos para Su camino.

  3. #3
    Avatar de Vainilla
    Vainilla está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    05 may, 16
    Mensajes
    655
    Post Thanks / Like

    Re: Vázquez de Mella: un gallego por afinidad, por afecto y por espiritualidad

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Luis Infante / Precisiones al recuerdo de Vázquez de Mella / La Nueva España / 23 noviembre 1995

    Luis Infante
    Precisiones al recuerdo de Vázquez de Mella
    Hay que agradecer al señor Ignacio Iglesias que dedique un recuerdo a don Juan Vázquez de Mella («La Nueva Quintana», La Nueva España, 4 de octubre). Es de toda justicia incluirlo en la serie «Figuras del asturianismo»; en realidad, el asturianismo político moderno es creación de Mella.
    Los conocimientos del señor Iglesias sobre Vázquez de Mella y el carlismo son todavía incompletos, por lo que se deslizan algunos errores que trataremos de corregir aquí.
    Ciertamente Mella «supo defender los intereses asturianos», pero no «desde posiciones cercanes al carlismu», sino desde el carlismo mismo. Si al final de su vida Mella rompió la disciplina de la Comunión Carlista desobedeciendo al rey don Jaime –de eso nos ocuparemos después–, eso lo convirtió en carlista díscolo, pero no en ex carlista.
    Pero esa indisciplina no se había producido aún cuando Vázquez de Mella fundó la Junta Regionalista del Principado. Sus elementos principales fueron siempre carlistas, aunque, en beneficio del ideal regionalista, se permitió la presencia de integristas (otra rama desgajada del carlismo), mauristas e independientes. Muchos de ellos volvieron al carlismo en este proceso.
    Las «firmes convicciones morales» y la oposición de Mella «a los proyectos "antirrelixosos"», sobre los que el articulista pasa como de puntillas, son en realidad el eje de la labor y de la vida del político cangués: su catolicismo a machamartillo, su defensa de la unidad religiosa de las Españas. Con motivo de la visita de Juan Pablo II a Asturias, el Círculo Cultural Juan Vázquez de Mella hizo llegar a Su Santidad un ejemplar de la obra de la que Mella se sentía más orgulloso: su «Filosofía de la Eucaristía». Y es que, en feliz definición, Mella fue «el teólogo seglar de más segura ortodoxia que ha producido España».
    El señor Iglesias acierta bastante bien con las características de la Monarquía que defendía Mella, que era la que siempre ha defendido el carlismo. Sólo una precisión al respecto: no tanto «respetuosa cola tradición cristiana y europea», cuanto parte esencial de esa misma tradición cristiana y, por lo tanto, antieuropea. Mella dedicó páginas memorables a explicar cómo Europa y las Españas se forman en la historia la una contra las otras, como dos vocaciones antitéticas.
    Mella no defiende la autonomía sino la autarquía, término mucho más adecuado jurídica y etimológicamente. Desde luego, a pesar del articulista, no «fizo por convertir el fuerismu en rexonalismu»: los fueros no son sólo regionales; pueden ser individuales, municipales, gremiales, universitarios... El fuerismo representa la concepción tradicional de la sociedad y la potestad, en la que no existe un Estado que todo lo abarca. Fuerismo se contrapone a centralismo, en cualquiera de sus formas.
    En este último punto el señor Iglesias vuelve a equivocarse. Mella contrapone el regionalismo nacional, que defiende, al nacionalismo regional, que ataca como una forma más de centralismo. Cuando defiende la restauración de la Junta General del Principado, como siempre hizo el carlismo, no pretende un «Parlamentín» regional, porque sería –es– antitradicional y falso. Mella es radicalmente antiparlamentario. La restauración de la Universidad –de la Universidad de Oviedo en este caso– según Mella es la restauración de la autarquía universitaria, no su dependencia de las autoridades regionales. Según Mella, la Universidad debe ser independiente. En esto, como en todo, el tribuno asturiano defiende con brillantez los postulados del carlismo de siempre.
    Ciertamente Mella defendió «los intereses asturianos siempre», pero no «dende les distintes opciones polítiques nes que participó»; porque siempre estuvo en la misma, el carlismo, es decir, el tradicionalismo político español. La escisión a cuyo frente figuró no era la primera que sufrió el carlismo: en la década de 1880 se había separado un sector integrista, que se llamó Partido Católico Nacional, encabezado por el jovellanista Nocedal. Eran problemas de disciplina, no ideológicos. Problemas que se solucionaron a principios de la década de 1930, con la vuelta de integristas y mellistas a la disciplina de la Comunión Tradicionalista. Vázquez de Mella había muerto en 1929, manifestando, pese a todo, su fidelidad a don Jaime. Su principal discípulo y colaborador, Víctor Pradera, de nuevo en el carlismo oficial, fue asesinado por los nacionalistas vascos en 1936.
    Para terminar, referirnos a la frase final del artículo del señor Iglesias: el carlismo es efectivamente el «regionalismo moderno» (y ahí están sus documentos recientes, o las figuras del recordado Jesús Evaristo Casariego, verdadero sucesor de Mella, o actualmente de Efraín Canella y Julio Fonseca), no por «tresformación paulatina y civilizada», sino por su propio origen. Pero ciertamente no es, ni puede ser, «democráticu».
    Luis Infante, del Círculo Cultural Juan Vázquez de Mella,Gijón



    Mella amortajado con el hábito de Terciario Franciscano, descansando en su capilla ardiente.

    La he cogido de aquí: http://reinodegranada.blogspot.com.e...ez-de.html?m=1

    Creo que es el blog de un forero, o que se llaman igual.
    Supongo que no habrá muchas fotos de Mella, pero si alguien tiene, bien podría subirlas para los que le admiramos tanto.
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Última edición por Vainilla; 22/01/2018 a las 23:44
    nepociano dio el Víctor.


    Tándem Aquila Vincit
    ———————————



    Salve, llena de gracia; el Señor es contigo..
    Bendita tú eres entre todas las mujeres que fueron, son y serán; Reina Virginal, Madre Santísima, Virgen Pura..El Espíritu Santo vendra sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirá; por eso el santo Ser que nacerá será llamado Hijo de Dios.

    Y el Oriente, Luz Verdadera vino al mundo e ilumina a todo hombre y toda mujer como Sol de justicia.

    TÚ DIOS mío solo ayúdanos, que nosotros haremos para Su camino.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Vazquez De Mella.
    Por Tradición. en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 77
    Último mensaje: 15/11/2017, 13:11
  2. Discursos de Vázquez de Mella
    Por Frodo en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 18/08/2017, 19:34
  3. Vazquez de Mella en la COPE
    Por Rodrigo en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 11/12/2008, 15:15
  4. Aniversario Vázquez de Mella
    Por Enrique Aranjuez en el foro Tablón de Anuncios
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 22/02/2006, 17:12
  5. Discursos de Vázquez de Mella
    Por Frodo en el foro Tertúlia
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 27/08/2005, 14:27

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •