Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 10 de 10
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de tautalo

Tema: Negros sin alma

  1. #1
    Jhonan está desconectado Miembro novel
    Fecha de ingreso
    09 abr, 12
    Mensajes
    3
    Post Thanks / Like

    Post Negros sin alma

    Hola Hispanismo, soy estudiante de historia y cuento actualmente con un
    profesor que cada que habla de la conquista a américa, le falta soltar
    insultos y cosas así.
    Necesito información clara acerca de los negros en la colonia y el porque de
    la esclavitud de estos, ¿es cierto que se decía que los negros no tenían
    alma?. Aquel "intelectual" esta lleno de leyendas negras en la cabeza, cosa
    que me entristeció ver, pues quería tener un formador mas transparente para
    estas cuestiones. Les agradecería bibliografia y buenas respuestas, muchas
    gracias.


  2. #2
    Avatar de CRISTIÁN YÁÑEZ DURÁN
    CRISTIÁN YÁÑEZ DURÁN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 oct, 06
    Ubicación
    Santiago de la Nueva Extremadura
    Edad
    51
    Mensajes
    668
    Post Thanks / Like

    Re: Negros sin alma

    Estimado Jhonan, aparte de haber hilos al respecto, te nombro cuatro libros: Historia de la Leyenda Negra Hispanoamericana, Rómulo Carbia; Hispanidad y Leyendas Negras, Hugo Capponneto, ambas disponibles en Ediciones Nueva Hispanidad; y, "La Hora de Dios en el Nuevo Mundo, La Incomparable Isabel la Católica, ambas de Jean Dumont, Ed. Encuentro.
    En todo caso, existen miles.


    LAUS DEO VIRGINIQUE MATRI
    Última edición por CRISTIÁN YÁÑEZ DURÁN; 10/04/2012 a las 03:10

  3. #3
    Jhonan está desconectado Miembro novel
    Fecha de ingreso
    09 abr, 12
    Mensajes
    3
    Post Thanks / Like

    Re: Negros sin alma

    Muchas gracias, ¿hay alguna posibilidad de descargarlos o tendré que comprarlos?.

  4. #4
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,487
    Post Thanks / Like

    Re: Negros sin alma

    Bienvenido al Foro Jhonan.
    Te recomiendo especialmente el Libro de Vicente Sierra: "Así se hizo América", la primera edición
    apareció en Madrid en el año l955, editada por el "Instituto de Cultura Hispánica".
    Hay una segunda edición salida en la Argentina, del año 1977.
    Quizá no te sea facial de conseguir pero su lectura es imprescindible para esta temática.
    Tambien del mismo autor esta: "El destino Misional de la Conquista de América".
    Aquí en el Foro se ha tratado este tema -por un motivo similar al tuyo- que le paso a uno de los foreros.
    No se trata de hacer una Leyenda Rosa, pero los que pregonan la Negra, consiente o inconscientemente hacen el juego a los Amos del Mundo.
    Lo que llama la atención es que sus pregoneros suelen declararse anti-imperialistas, etc, etc.
    Sin embargo con su predica son idiotas útiles al servicio del Leviathan Británico, de los hermanos tres puntos, del liberalismo, etc, a más de falsear los hechos y en muchos casos escupir contra sus propios abuelos...

  5. #5
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,487
    Post Thanks / Like

    Re: Negros sin alma

    Las cuestión de la Esclavitud no es para nada sencilla, por el contrario es sumamente compleja.
    No es cierto que se planteara que los negros no tenían alma.
    Los Papas condenaron la trata de esclavos en Hispanoamérica.
    De hecho al principio fue prohibida.
    Lamentablemente las esclavitud existió siempre, existe actualmente y existirá, aunque este prohibida.

  6. #6
    Avatar de Nicus
    Nicus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    04 abr, 11
    Ubicación
    Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo
    Edad
    34
    Mensajes
    904
    Post Thanks / Like

    Re: Negros sin alma

    Bienvenido al foro Hispanismo, Jhonan.
    Sólo le diré que nosotros nunca fuimos colonia (sino Reynos de Indias) y que la Iglesia jamás dijo que los negros no tuvieran alma.
    La Iglesia permitió la esclavitud en un momento histórico, pero sólo por el bien mayor de facilitar la evangelización de esas personas.
    En el Antiguo Testamento se permitía la esclavitud, Aristóteles en su libro de Moral, la justificó, y Santo Tomás Moro, en su libro Utopía, también (aunque sólo para los presos).
    Como dice Juan Vergara, el tema es muy complejo. Creo que en Mauritania todavía es legal, pero no estoy seguro. Ojalá algún día dejara de existir la esclavitud.
    Saludos desde Uruguay.
    Es ésta nuestra finalidad, nuestro gran ideal. Caminamos para la civilización católica que podrá nacer de los escombros del mundo de hoy, como de los escombros del mundo romano nació la civilización medieval. Caminamos para la conquista de este ideal, con el coraje, la perseverancia, la resolución de enfrentar y vencer todos los obstáculos, con que los Cruzados marcharon sobre Jerusalén. Porque si nuestros mayores supieron morir para reconquistar el Sepulcro de Cristo, ¿cómo no vamos a querer nosotros —hijos de la Iglesia como ellos— luchar y morir para restaurar algo que vale infinitamente más que el preciosísimo Sepulcro del Salvador, es decir, su reinado sobre las almas y sobre la sociedad, que Él creó y salvó para amarlo eternamente?”.

    Plinio Corrêa de Oliveira.

  7. #7
    tautalo está desconectado Uno más... que no se rinde
    Fecha de ingreso
    04 feb, 07
    Ubicación
    España
    Mensajes
    1,023
    Post Thanks / Like

    Re: Negros sin alma

    El negro Juan Latino, un ejemplo de integración en la España del XVI

    Hace unos años, en Granada, se produjo una pintoresca polémica a raíz de la queja formulada ante el Ayuntamiento por algunas asociaciones filantrópicas, señalando lo inapropiado de que un céntrico emplazamiento urbano fuese conocido popularmente, y también a efectos postales, como Plaza del Negro. La dificultad de esta reivindicación tan humanitaria era múltiple, pues no había rótulo ni ninguna otra señal visible que identificase a la plaza con tal nombre; por otra parte, al ser conocida así por los granadinos desde tiempos muy remotos, ¿cómo cambiar no sólo el apelativo del lugar sino también la arraigada costumbre de referirse al mismo como Plaza del Negro? Pendiente quedaba, por supuesto, el debate real sobre la cívica pertinencia de tal denominación, pues bastantes vecinos se manifestaron en el sentido de que la palabra negro, en sí misma, ni es racista ni xenófoba ni insolidaria; es una palabra de nuestro diccionario que puede convertirse en insulto o alabanza dependiendo del contexto en que se utilice.

    José Vicente Pascual

    El cabildo ciudadano, inusualmente ágil en aquella ocasión, zanjó la polémica de la noche a la mañana, literalmente. De noche, sin avisar a nadie ni pedir opinión a ninguna de las asociaciones implicadas en aquella anécdota, rotuló y rebautizó el entorno con la flamante dirección postal de “Plaza del Negro Juan Latino”. Y se acabó la controversia. “Negro” era un calificativo inaceptable para las ONG´s, pero “Negro Juan Latino” se consideró, desde el primer momento, un título perfectamente decoroso para la plaza. Por supuesto, cualquier persona curiosa mas ajena a las singularidades de la intrahistoria granadina se preguntaría quién fue aquel negro, cuál la fuerza de su recuerdo y la autoridad de su nombre al punto de poner de acuerdo, de inmediato, a tirios y troyanos en una de esas polémicas ciudadanas que tanto apasionan a los discutidores natos, de los que en Granada hay media docena en cada esquina.

    ¿Y quién era Juan Latino?

    Digamos someramente que Juan Latino (cariñoso remoquete por el que siempre fue llamado en Granada Juan de Sessa), fue un esclavo negro traído en su infancia al Algarve por los comerciantes de esclavos portugueses, vendido en Sevilla al convento de San Francisco y posteriormente a la poderosa familia Fernández de Córdova —los herederos del Gran Capitán—; creció en Baena, se trasladó a Granada en la segunda década del siglo xvi, siguiendo a sus amos los Fernández de Córdova, cursó estudios de bachiller y licenciatura en artes liberales, fue manumitido a la edad de treinta años, casó con doña Ana de Carleval, bella joven de muy distinguida familia, llegó a ser profesor de latín en la universidad fundada por Carlos I y catedrático de gramática en el Colegio Catedralicio; y en los efímeros tiempos en que por decisión del César Carlos Granada fue capital política del imperio español, se convirtió en persona de gran influencia en los ámbitos más exclusivos del poder. Fue amigo íntimo del arzobispo Pedro Guerrero, del omnímodo presidente de la Real Chancillería Pedro de Deza, y consejero de Juan de Austria cuando el hermanastro de Felipe II se instaló en la ciudad, con armas y bagajes, para sofocar la rebelión de los moriscos ocurrida en 1568. Años más tarde, con motivo del triunfo en Lepanto, Juan Latino le dedicaría su obra más célebre, la elegía Austriada Cármine.

    Tal era la confianza que en su talento y habilidad diplomática tenían los regidores de Granada, que con ocasión del traslado al Escorial de los restos mortales de los antecesores de Felipe II, hasta ese entonces sepultos en la granadina Capilla Real, el cabildo le encomendó la difícil tarea de convencer al Emperador para que no se llevase de la ciudad los sepulcros de los Reyes Católicos. Juan Latino era un hombre muy sagaz, amén de culto. Tan astuto que mereció de Miguel de Cervantes, en el prólogo de El Quijote, la siguiente alusión —refiriéndose a sí mismo—: “Pues al cielo no le plugo / que salieses tan ladino/ como el negro Juan Latino”. Haciendo, pues, uso de su proverbial talento persuasivo, nuestro negro dedicó a Felipe II una sentida elegía titulada De traslatione corporum regalium. En esta composición poética, escrita en latín como toda su obra, presenta a Granada como una matrona gozosa y doliente que se congratula por el nacimiento del príncipe Fernando, heredero de la corona, para de inmediato suplicar al Emperador que no se lleve de Granada los cuerpos de sus bisabuelos, pues constituyen y dan aliento al ser profundo de la ciudad; le recuerda amablemente su origen granadino, ya que el Emperador fue concebido en estos pagos, fruto del amor entre su padre e Isabel de Portugal, y promete eterna lealtad a la corona y fervoroso reconocimiento por la solicitada merced.

    Accedió el Emperador a las pretensiones del negro. Si hoy los sepulcros de los Reyes Católicos continúan siendo visitados por muchos miles de turistas cada año, subrayando su asentamiento la transcendencia histórica de Granada, es gracias a la habilidad, el ingenio y lucidez de aquel hombre extraordinario que, según sus propias palabras, era negro de llamar la atención “como mosca en leche”, y según su amo, amigo y admirador Gonzalo Fernández de Córdova —nieto del Gran Capitán—, “rara avis in terra”.

    Un caso ejemplar

    La biografía de Juan Latino, aparte un maravilloso ejemplo de superación personal por vía del estudio y apego al saber, denota algunos aspectos muy interesantes que desmienten la presunta intolerancia y fanática racialidad —obsesión por la limpieza de sangre—, en la sociedad española del xvi. Por muy erudito y buen preceptor que hubiese sido un esclavo negro en cualquier otra nación europea, no digamos en las Indias Occidentales o en cualquier lugar del mundo colonizado por, a modo de ejemplo, los anglosajones, jamás se le habría permitido tomar en matrimonio a una mujer blanca de acaudalada e influyente familia, tener con ella nutrida descendencia mulata y, a mayores transgresiones, tomar cátedra en instituciones religiosas y sentarse a la mesa de los príncipes para verter en sus oídos consejos sobre asuntos de capital importancia para la administración del reino. Este panorama, extrapolado a las severas sociedades protestantes, anglicana y demás, nos parece un absurdo. Sin embargo, no lo es tanto cuando situamos dichas circunstancias en la bullente España del xvi, una unidad territorial recién nacida que continúa siendo crisol de culturas y razas, las cuales tienden vigorosamente hacia su completitud en el humanismo cristiano. Por cierto que, en dicha línea de pensamiento, tanto ética como estéticamente, se situó siempre el estudioso esclavo, poeta, músico y profesor Juan Latino.

    ¿En verdad eran tan intransigentes aquellas épocas? ¿Será cierto que hoy se contemplan desde distinta óptica y se tratan con más naturalidad las diferencias raciales y sociales semejantes a las que pendieron sobre la vida de Juan Latino? No lo tengo yo muy claro. Habría que estudiar con el debido detenimiento la reacción de cualquier familia de bien, solidaria a más no poder, biempensante y adinerada, si su primogénita del alma les notificase planes de contraer matrimonio con un negro trabajador en condiciones de esclavitud o algo similar —de todo hay—, y cuyo gran mérito en la vida fuese… saber latín.

    Seguro que más de dos se lo pensaban más de dos veces.

    EL MANIFIESTO
    ReynoDeGranada dio el Víctor.


  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,744
    Post Thanks / Like

    Re: Negros sin alma

    Bienvenido al foro, Jhonan. Aparte los libros que ya han señalado otros foreros y los hilos que hablan del tema, es evidente que de no haber tenido alma los negros no se les había evangelizado ni habría santos negros y mulatos. Y también hay que distinguir entre esclavos y esclavos, dependiendo de dónde se encontraran. Porque no era lo mismo ser esclavo en los EE.UU. o en otros países protestantes o musulmanes que en Indias, donde podían denunciar a sus amos, podían casarse y hasta se les permitía ahorrar para adquirir la libertad, y hasta se dieron casos de negros que una vez libertos siguieron sirviendo a sus amos, a quienes estaban agradecidos. Pero en fin, en las lecturas que se te han recomendado encontrarás muchos más detalles.

  9. #9
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Re: Negros sin alma

    El asunto de los negros sin alma fue un absurdo que se dio en la América anglosajona y puritana, nada que ver con las Provincias españolas.
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

  10. #10
    Jhonan está desconectado Miembro novel
    Fecha de ingreso
    09 abr, 12
    Mensajes
    3
    Post Thanks / Like

    Re: Negros sin alma

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Muchas gracias por sus aportes, fue de gran ayuda para mi Vicente Sierra. les cuento que aquel profesor dijo que Alejandro VI justifico la esclavitud pues que en una carta que le envio a carlos I dijo que "estuviera tranquilo con aquel asunto, pues los negros no tienen alma". Muchas gracias por la ayuda, muchas veces tengo que callar en la universidad para no tener problemas, especialmente con ese profesor. Mi universidad esta llena de Indigenismo.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El toro, Cataluña y el alma de España
    Por Mefistofeles en el foro Catalunya
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 28/06/2010, 18:26
  2. Sin mordaza y sin velos, libro de Josep Anglada
    Por Donoso en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 14
    Último mensaje: 25/04/2010, 19:01
  3. Galicia sin gallegos, Asturias sin asturianos
    Por Ogmios en el foro Gallicense Regnum
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 05/04/2009, 10:42
  4. Alma, Vida y Corazón
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 04/09/2008, 22:29
  5. El alma de las Américas y el Hispanismo
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 05/10/2005, 19:57

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •