Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 11 de 11
Honores22Víctor
  • 3 Mensaje de ALACRAN
  • 3 Mensaje de ALACRAN
  • 3 Mensaje de ALACRAN
  • 1 Mensaje de DOBLE AGUILA
  • 1 Mensaje de Donoso
  • 3 Mensaje de ALACRAN
  • 1 Mensaje de DOBLE AGUILA
  • 2 Mensaje de DOBLE AGUILA
  • 2 Mensaje de ALACRAN
  • 2 Mensaje de DOBLE AGUILA
  • 1 Mensaje de ALACRAN

Tema: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,075
    Post Thanks / Like

    Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    "El 18 de julio de 1969, cuando Franco entrega los títulos de trabajadores y empresas modelo, tiene lugar una entrevista de alto alcance histórico cuyo contenido hemos desconocido hasta hace muy poco (2000). El príncipe Juan Carlos llama a su profesor de Derecho Constitucional, Torcuato Fernández Miranda, que le visita en el palacio de la Zarzuela para analizar juntos el discurso de aceptación que Juan Carlos ha de pronunciar en las Cortes. Además de Carrero Blanco y López Rodó, solo dos personas han conocido de labios de Juan Carlos la noticia de su aceptación: su madre doña María, a quien se la comunicó por teléfono y su profesor.

    JC: “Tú sabes -le dijo el príncipe- que con toda sinceridad acepto las Leyes Fundamentales que voy a jurar ¿Cuál es la exacta responsabilidad que asumo con ello? Está claro que la monarquía tendrá que plantear las cosas de otro modo. No podrá ser, sin más, el régimen actual, desde el que parto ¿Quedo encadenado por la situación actual que acepto como punto de partida? Para establecer una monarquía para todos los españoles ¿no me veré obligado a las reformas necesarias?”

    TFM: Su preocupación -dice Fernández Miranda en su diario- era limpia, clara y noble, muy honda y sincera. Quería tener clara conciencia de lo que hacía y de los compromisos que adquiría. Recibía de Franco una legitimidad que aceptaba, pero la monarquía tenía además su propia legitimidad. El momento era para mí de grave y clara responsabilidad. El segundo párrafo de su discurso, que ganó plenamente a las Cortes y rompió el hielo inicial, era claro y significativo: “Quiero expresar, en primer lugar, que recibo de S. E. el Jefe del Estado el Generalísimo Franco la legitimidad política surgida del 18 de julio de 1936”.

    Hablan de los demás párrafos, pero Juan Carlos volvió a la pregunta esencial:

    JC: “Sí, yo tengo conocimiento -dijo el príncipe- de que la Monarquía exige reformas incluso profundas. Pero al jurar los Principios y las Leyes Fundamentales, ¿no estoy adoptando una actitud falsa o al menos dando esa imagen?”

    TFM: Mi respuesta (Fernández Miranda) fue esta: “Al jurar las Leyes Fundamentales las juráis en su totalidad por lo tanto también juráis el artículo 10 de la Ley de Sucesión, que dice que las leyes pueden ser derogadas y reformadas: ¡FALSO: la Ley de Principios del Movimiento Nacional no estaba incluida en dicho artículo 10!! Y los Principios del Movimiento eran “INALTERABLES Y PERMANENTES” (Art. 1, Ley de Principios del Movimiento Nacional)]...luego aceptáis de las mismas esta posibilidad de reforma”.

    Art 10 Ley de Sucesión (1947): “Son Leyes fundamentales de la Nación: el Fuero de los Españoles, el Fuero del Trabajo, la Ley Constitutiva de las Cortes, la presente Ley de Sucesión, la del Referéndum Nacional y cualquiera otra que en lo sucesivo se promulgue confiriéndola tal rango. Para derogarlas o modificarlas será necesario, además del acuerdo de las Cortes, el referéndum de la Nación”. (¡¡Quedaba la Ley de Principios del Movimiento Nacional de 1958, por tanto, fuera de todo alcance derogatorio y modificatorio!!)

    https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1967-40312

    JC: “Pero los principios se declaran permanentes e inalterables” -comentó el príncipe.

    TFM: “Es un artículo de esa Ley -contesté (Fdez Miranda)-el que lo establece y ese artículo es también reformable, pues la clausula de reforma no establece excepciones”.

    JC: ¿Estás seguro de eso?” -preguntó el príncipe.

    TFM: “Lo estoy. La Ley de Principios consta de dos partes: el enunciado de esos Principios y la ley de tres artículos que los consagra y establece. Esa ley es una de las siete leyes, y a ella se refiere también la cláusula de reforma”.

    JC: ¿Por qué se dice entonces que no son modificables? – preguntó el príncipe.

    TFM: “Es un añadido que no está en las Leyes -respondí (Fdez. Miranda). La naturaleza de los Principios se define en un artículo de una Ley fundamental, la que los establece, y la cláusula de reforma no establece excepciones. Además está muy claro -añadí (Fdez. Miranda). Ese artículo 1 de la Ley de Principios dice que estos son síntesis de las Leyes Fundamentales, luego si es modificable su texto, es obvio que, modificado éste, queda modificada su síntesis”..."

    (Tomado de Ricardo de la Cierva: Franco, la Historia, Ed Fénix 2000)

    El resto de la conversación consta de explicaciones complementarias.

    La conclusión estaba clara: al jurar Juan Carlos las Leyes Fundamentales con propósito de reformarlas, Fdez. Miranda aseguraba al Principe que no cometería perjurio.


    *****
    El 23 de julio de 1969 por la tarde, el Generalísimo Franco fue con el Príncipe a las Cortes. Una vez fueron saludados por el gobierno en pleno, el Caudillo, seguido de don Juan Carlos, penetró en el hemiciclo a través del salón de conferencias. En el estrado presidencial, el Jefe del Estado tenía a su derecha al presidente de las Cortes y a su izquierda al Príncipe. Una ovación que duró más de un minuto acogió la presencia de Franco. Hecho el silencio, el Jefe del Estado dijo que se iba a reanudar la sesión de ayer para el preceptivo juramento del Príncipe don Juan Carlos de Borbón y Borbón.

    Eran las siete de la tarde cuando el primer secretario, don Tomás Romojaro Sánchez, procedió a la lectura del acta levantada por el ministro de Justicia y Notario del Reino, don Antonio María de Oriol y Urquijo, esta mañana en el Palacio de la Zarzuela.
    A su término, el Jefe del Estado anunció que se iba aproceder a tomar juramento al Príncipe.

    Don Juan Carlos pasó entonces a la derecha de Franco. El silencio en la Cámara era absoluto. Ante el Jefe del Estado y el presidente de las Cortes, el Príncipe hincó las rodillas sobre un cojín de terciopelo granate, colocado sobre una tarima de madera. Sobre la mesa, el libro de los Santos Evangelios, el mismo en el que prestaron juramento la Reina María Cristina, como Regente, y el Rey Alfonso XIII, bisabuela y abuelo, respectivamente del Príncipe don Juan Carlos. El presidente de las Cortes preguntó al Príncipe:– En nombre de Dios y sobre los Santos Evangelios, ¿juráis lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional y demás leyes Fundamentales del Reino? Sí, juro lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional (¡¡PERJURIO!!) y demás Leyes Fundamentales del Reino. El presidente de las Cortes, don Antonio Iturmendi, concluyóSi así lo hiciereis que Dios os lo premie, y si no, os lo demande.

    http://www.generalisimofranco.com/HI...amento_rey.htm


    "...Pero es que meses después, ante falangistas que pudiéramos decir de pura cepa, el 10 de febrero de 1970, que fueron a apoyarle en su singladura manifestada y jurada, volvió a ratificarse en su juramento con estas otras palabras, contundentes, directas, sin trampa ni cartón: “Habéis jurado servir a España, yo también. Habéis jurado fidelidad a los Principios del Movimiento y a las leyes fundamentales, yo también. Habéis jurado lealtad a Franco y a lo que Franco significa, yo también”.

    https://fuerzanuevaeditorial.wordpre...de-la-mentira/

    (Los añadidos en color son míos)
    Última edición por ALACRAN; 23/10/2018 a las 22:45
    DOBLE AGUILA, Pious y César Ignacio dieron el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,075
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    Evidentemente, la postura de Juan Carlos era falsa y traidora desde el inicio; si realmente renegaba del cumplimiento futuro ¿por qué no hablaron claro con Franco sobre que tras el acceso a la Jefatura del Estado cambiaría las Leyes Fundamentales? Si estaban tan seguros ¿por qué nunca llegaron a divulgar que el rey intentaría derogar las leyes Fundamentales cuando accediera al poder... puesto que tal cosa estaría "permitida" ... por los textos legales franquistas vigentes? Obviamente tenía miedo Juan Carlos de que Franco no llegara a nombrarle rey tras haberlo confesado... Luego había mala fe en él.

    ¡¡Y no habría sido esta, por supuesto, la primera conversación entre Juan Carlos y Fdez Miranda sobre el tema!!

    Las artimañas y sofísticos razonamientos anteriores de Fdez Miranda, por supuesto, falaces no tenían visos de convencer ni a Franco ni a ningún franquista ni jurista ni de a pie, evidentemente. Ni a nadie. Muy cortito debería ser Juan Carlos incluso para que las argucias de Fdez Miranda tranquilizaran su conciencia...

    Lo que está claro es que el "chaquetero" Fdez Miranda (otro trepa como Suárez) ya debía estar esperando, a cambio del favor, que su pupilo "le colocara" para cuando llegara reinar desde 1975: y efectivamente su nombramiento real como presidente de las Cortes desmanteladoras del franquismo no se hizo esperar. Sus argucias como "profesor de Derecho constitucional" serían vitales para el novato monarca.
    En agradecimiento por las artimañas prestadas el borbón concedió al este "falangista" (¡¡¡) el título de "Duque de Fernández-Miranda y caballero de la Orden del Toisón de Oro"

    Última edición por ALACRAN; 24/10/2018 a las 00:44
    DOBLE AGUILA, Pious y César Ignacio dieron el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,075
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    La verdad es que el discurso de Juan Carlos a las Cortes tras el perjurio ya hacía temer lo peor; si se analiza, las vaguedades que leyó presagiaban el vuelco político del Régimen. ¡¡Por de pronto, ni un encomio al 18 de Julio ni una mención al catolicismo!!:

    «Mi General, señores Ministros, señores Procuradores: Plenamente consciente de la responsabilidad que asumo, acabo de jurar, como Sucesor a título de Rey, lealtad a Su Excelencia el Jefe del Estado y fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional y Leyes Fundamentales del Reino.Quiero expresar en primer lugar, que recibo de Su Excelencia el Jefe del Estado y Generalísimo Franco, la legitimidad política surgida el 18 de julio de 1936, en medio de tantos sacrificios, de tantos sufrimientos, tristes, pero necesarios, para que nuestra patria encauzase de nuevo su destino.

    España, en estos últimos años, ha recorrido un importantísimo camino bajo la dirección de Vuestra Excelencia. La paz que hemos vivido, los grandes progresos que en todos los órdenes se han realizado, el establecimiento de los fundamentos de una política social son cimientos para nuestro futuro. El haber encontrado el camino auténtico y el marcar la clara dirección de nuestro porvenir son la obra del hombre excepcional que España ha tenido la inmensa fortuna de que haya sido, y siga siendo por muchos años, el rector de nuestra política.

    Pertenezco por línea directa a la Casa Real española y, en mi familia, por designios de la Providencia, se han unido las dos ramas. Confío en ser digno continuador de quienes me precedieron.

    Deseo servir a mi país en cauce normal de la función pública, y quiero para nuestro pueblo: progreso, desarrollo, unidad, justicia, libertad y grandeza, y esto sólo será posible, si se mantiene la paz interior. He de ser el primer servidor de la Patria en la tarea de que nuestra España sea un Reino de justicia y de paz. El concepto de justicia es imprescindible para una convivencia humana, cuyas tensiones sean solubles en la Ley y se logren dentro de una coexistencia cívica en libertad y orden. Ha sido preocupación fundamental de la política española en estos años la promoción del bienestar en el trabajo, pues no puede haber un pueblo grande y unido sin solidaridad nacida de la Justicia Social. En este campo nunca nos sentiremos satisfechos.

    Las más puras esencias de nuestra gloriosa tradición deberán ser siempre mantenidas, pero sin que el culto al pasado nos frene en la evolución de una sociedad que se transforma con ritmo vertiginoso en esta era apasionante en que vivimos. La tradición no puede ni debe ser estática: hay que mejorar cada día.

    Nuestra concepción cristiana de la vida, la dignidad de la persona humana como portadora de valores eternos, son base y, a la vez, fines de la responsabilidad del gobernante en los distintos niveles del mando.

    Estoy muy cerca de la juventud. Admiro en ella, y comparto, su deseo de buscar un mundo más auténtico y mejor. Sé que en la rebeldía que a tantos preocupa está viva la mejor generosidad de los que quieren un futuro abierto, muchas veces con sueños irrealizables, pero siempre con la noble aspiración de lo mejor para el pueblo.

    Tengo gran fe en los destinos de nuestra Patria. España será lo que todos y cada uno de los españoles queramos que sea, y estoy seguro de que alcanzará cuantas metas se proponga, por altas que éstas sean.

    La Monarquía puede y debe ser un instrumento eficaz como sistema político si se sabe mantener un justo y verdadero equilibrio de poderes y se arraiga en la vida auténtica del pueblo español.

    A las Cortes Españolas, representación de nuestro pueblo y herederas del mejor espíritu de participación popular en el Gobierno, les expreso mi gratitud. El juramento solemne ante vosotros de cumplir fielmente con mis deberes constitucionales es cuanto puedo hacer en esta hora de la historia de España.
    Mi General: Desde que comencé mi aprendizaje de servicio a la Patria me he comprometido a hacer del cumplimiento del deber una exigencia imperativa de conciencia. A pesar de los grandes sacrificios que esta tarea pueda proporcionarme, estoy seguro que “mi pulso no temblará” para hacer cuanto fuere preciso en defensa de los Principios y Leyes que acabo de jurar.

    En esta hora pido a Dios su ayuda y no dudo que Él nos la concederá si, como estoy seguro, con nuestra conducta y nuestro trabajo nos hacemos merecedores de ella.»
    http://www.generalisimofranco.com/HI...ey.htm#Mensaje del Príncipe don Juan Carlos Borbón y Borbón.



    ...llegaba un rey menospreciado por el franquismo, desconocido por gran parte de la sociedad y odiado, creo que ésa es la palabra, odiado por la izquierda.

    Pese a todo, don Juan Carlos lo tenía claro. No disponía de una “hoja de ruta”. Pero orientó su acción y su pensamiento a la construcción de una democracia de corte occidental, con todos los partidos. Años después le confesaría a este cronista que nunca hubo un plan concreto, ni la famosa servilleta de Suárez en un restaurante de Segovia, ni los “papeles de Suresnes” de los que tanto habló Alfonso Guerra. Hubo un objetivo y “bastante improvisación”, según se presentaban los acontecimientos, algunos tan luctuosos como la coincidencia de todos los terrorismos.

    Don Juan Carlos leyó un discurso hecho de encaje de bolillos, con un recuerdo a Franco, un guiño a las diversidades territoriales, la expresión de la voluntad de ser el rey de todos los españoles y el propósito de “integrar en objetivos comunes las distintas y deseables opiniones”. ¡Qué forma de hablar de cambio, incluso de anunciar la legalización de los partidos políticos! Pero era el lenguaje posible en ese momento. Era la forma calculada de empezar a andar por un territorio minado, lleno de recelos, de desconfianzas y de miedos. Y allí quedó dicho lo que sería después el espíritu de la transición: la búsqueda de un efectivo compromiso de concordia nacional.

    La otra verdad es que el ya rey se lo había trabajado. En su residencia de la Zarzuela recibió a políticos no integrados en el sistema franquista, que llegaban a palacio con nombres falsos o con cascos de motoristas para engañar a los servicios de seguridad. Envió emisarios personales, alguno tan sorprendente como Nicolás Franco y Pascual del Pobil, a hablar con exiliados. Tuvo la fortuna de tener cerca a José Mario Armero, un auténtico confidente con gran capacidad de interlocución con la oposición interior y exterior y mágico para la difusión de confidencias. Digamos, que el Rey, en sus primeros tiempos, dedicó personalmente horas infinitas a tranquilizar a las Fuerzas Armadas, mientras sus personas de confianza se dedicaban a tranquilizar e ilusionar a la oposición. Otro encaje de bolillos.

    ¿Por qué salió bien la proclamación como Rey, a pesar de la aparente fortaleza del Partido Comunista? Por la sagacidad del monarca, que envió a Manuel de Prado y Colón de Carvajal a utilizar a Ceausescu como intermediario ante su amigo Carrillo. Este fue el pacto: el Rey se comprometía a legalizar al PCE en el momento oportuno. A cambio, necesitaba un acceso a la Corona sin protestas populares. Ese fue el primer compromiso del monarca con una democracia plena y con todos los partidos integrados en el sistema.

    Lo demás se produjo escalonadamente. Don Juan Carlos va expresando sus propósitos democratizadores a otros jefes de Estado. Viaja a EE. UU. y pronuncia un discurso en el Congreso que es todo un programa de reinado. En España navega entre la presión de los aperturistas –a su vez divididos entre partidarios de la reforma y de la ruptura con todo lo anterior– y el intento de ahogo del búnker. Se oye un permanente ruido de sables. Y el presidente del gobierno, Arias Navarro, juega a la contra, como si fuese un agente de la involución política. Hasta que el Rey se harta, habla con Arnaud de Borchgrave, de Newsweek, y califica a Arias como “un desastre total”. Ya no le queda más remedio que pedirle su dimisión. Era la primavera de 1976, cuando Suárez dijo en las Cortes aquello de hacer normal en la ley lo que a nivel de calle es simplemente normal. Se empezaba a acelerar la vía a la democracia.

    Mientras eso se preparaba, el Rey tenía un precepto y consejero a quien con justicia se le llamó “el guionista de la transición: Torcuato Fernández Miranda. Torcuato fue quien convenció al Rey de que no era perjurio jurar los Principios Fundamentales del Movimiento, porque los iba a reformar. Torcuato hizo juegos malabares para que en la terna de nombres propuestos por el Consejo del Reino figurase el de un tipo entonces tan sorprendente como Adolfo Suárez. Torcuato fue el redactor del primer borrador de la ley de Reforma Política, una brevísima norma de cinco artículos que enterraba el sistema franquista. Y fue quien dio con la fórmula casi mágica para pasar de una dictadura a una monarquía democrática con sólo diez palabras: “De la ley a la ley pasando por la ley”. De las leyes del franquismo a las democráticas pasando por los mecanismos previstos en la legislación. Así de sencillo. Así de genial. Así de imaginativo para que nadie pudiese decir aquello tan temido entonces: que quienes habían perdido la guerra la querían ganar cuarenta años después....

    https://www.lavanguardia.com/politica/20151121/30298890247/franquismo-democracia-libertad.html
    Última edición por ALACRAN; 24/10/2018 a las 00:46
    DOBLE AGUILA, Pious y César Ignacio dieron el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  4. #4
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,298
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    Según algunos que le conocieron, Fernández Miranda murió en Londres en 1980 bastante angustiado (y totalmente olvidado políticamente) por dos cuestiones: en lo personal, por ser arrumbado como un mueble viejo, que había cumplido un papel; y en el plano institucional por el artículo II relativo las nacionalidades en la Constitución. Como catedrático, y al revés que Suárez, era uno de los mayores juristas del Estado y gran experto en Derecho Constitucional; tiene más delito su TRAICIÓN y su responsabilidad en los desastres que han acontecido (y acontecerán) con el actual Sistema.

    Éste no era un ignorante; era perfectamente consciente de todo lo que significaba que España se fundiera con Europa y olvidara la Victoria, entregándosela a los rojo-separatistas para vergüenza de todos. Finalmente, lo traicionaron a él (oropeles de Toisones y Ducados aparte) y no tuvo la tranquilidad interior en el trance de la muerte. Empezó a pagar, en el final de su vida, tantos desastres provocados por esa ingenuidad y papanatismo propios de quienes admiran todo aquello que viene de Europa.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 24/10/2018 a las 23:18
    ALACRAN dio el Víctor.

  5. #5
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,181
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    Muy interesante.

    Obviamente no puedo estar de acuerdo en la tesis de que Franco estaba rodeado de trepas y traidores por todos los costados y en todos los niveles, todos nombrados y protegidos por él, y él no supiera nada de sus intenciones.

    Pero bueno, queda claro una vez más que el régimen franquista desde mucho tiempo antes de la transición estaba diseñado para autodestruirse.
    Rodrigo dio el Víctor.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  6. #6
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,075
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    Cita Iniciado por Donoso Ver mensaje
    Muy interesante.

    Obviamente no puedo estar de acuerdo en la tesis de que Franco estaba rodeado de trepas y traidores por todos los costados y en todos los niveles, todos nombrados y protegidos por él, y él no supiera nada de sus intenciones.

    Pero bueno, queda claro una vez más que el régimen franquista desde mucho tiempo antes de la transición estaba diseñado para autodestruirse.
    "Rodeado Franco de traidores y trepas", quizá no sea exacto porque, aparte de que otros si fueron fieles, muchos de los llamados chaqueteros no provocaron la traición sino que se adaptarían a ella una vez sobrevenida; lo que pasa es que por analogía y comodidad a todos se les llama chaqueteros o traidores.

    Traidores, traidores fueron estos dos: Torcuato y Juan Carlos

    Suárez, oficialmente franquista hasta 1976 claudicó a la traición al ser nombrado por Juan Carlos; el general Gutiérrez Mellado, parecido.

    Pero sin un Torcuato no hubiera habido un Suárez... esa es la diferencia entre uno y otro.

    Fraga, Fdez de la Mora, Licinio, Osorio, Lopez Bravo, Martín Villa ... y muchos más no precipitaron el desastre, simplemente se adaptaron a él una vez ya consumado (independientemente de que algunos habían ya deseado mayor apertura...)

    Pero es que incluso era un fenómeno popular: millones que votaron sí a Franco en el referéndum de 1966, votaban UCD y PSOE diez años después, en 1977 ¿Cómo se explica eso? ¿También ellos fueron traidores?... ¿o no hicieron sino adaptarse al nuevo paraíso que se les prometía?

    En todo caso, el fenómeno de los ruidosos y escandalosos "cambios de chaqueta" sorprendió a los atónitos españoles de los años 76 y 77. Pero puedo entender que para gente que no haya vivido aquello, el perfil parezca plano y la explicación tienda a lo más sencillo.

    (Obra clásica de Vizcaino Casas sobre el tema, 1976)

    Por si sirve de algo, por otra parte Ricardo de la Cierva informa en ese mismo libro ("Franco la Historia", pág 907) que desde los meses finales de 1967, Franco había entrado en avanzada decadencia física "y se irá separando de la marcha de su régimen que marchará cada vez más sin él a la deriva, hacia la transición que ya germinaba incógnita y peligrosa." El resto de la obra son constantes las alusiones y comentarios de ministros a a la pérdida de timón de Franco en los años siguientes y el protagonismo de Carrero.
    Última edición por ALACRAN; 25/10/2018 a las 23:32
    DOBLE AGUILA, Pious y César Ignacio dieron el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  7. #7
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,298
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    El propio Ricardo de la Cierva chaqueteó pero bien. En 1977 era senador en Cortes, y en el 80 Ministro de Cultura con UCD; nunca dejó de ser lo que era ideológicamente (y además luego dió marcha atrás), pero el ejemplo viene muy al caso de lo que dice ALACRÁN. Personalmente, a Fernández de la Mora, no le pondría en la relación de amantes del cambio de chaqueta.

    Gente como Martín Villa, en 1975 llevaba rigurosamente camisa azul y cantaba el "Cara al sol" y sin embargo era aperturista. El propio Fernández Miranda fue del sector "azul".

    No era raro oír hablar a los aperturistas de su "adhesión" al Caudillo, de la Cruzada o de la Victoria, incluso muchos se las daban de auténticos "joseantonianos"; algunos tienen una idea de lo que fue esa gente no se corresponde con la realidad histórica, pero es comprensible. Cuando vivía Franco, a ninguno se le ocurría hablar de legalizar el Partido Comunista o del exilio de la Pasionaria (como hicieron después). Sólo hay que oir a Torcuato y su famoso discurso de despedida, o de "las nieblas" (1974):

    http://reflexionesheteroclitas.blogs...scurso-de.html



    Afirmo de modo rotundo mi lealtad, basada en la fidelidad, al Caudillo Franco


    Nunca agradeceré bastante el honor de estos cuatro años de servicio y aprendizaje a su lado.

    Afirmo mi lealtad desde la fidelidad al ejemplo vivo del almirante Carrero Blanco. De este ejemplo surge mi talante futuro en el comportamiento político que hoy inicio. No termino, continúo un nuevo caminar político al servicio del pueblo.



    Y ahora para terminar quiero, desde mi corazón ardiente y vivo, gritar nuestro entrañable grito:


    ¡Arriba España!



    Última edición por DOBLE AGUILA; 26/10/2018 a las 01:34
    ALACRAN dio el Víctor.

  8. #8
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,298
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    (Obra clásica de Vizcaino Casas sobre el tema, 1976)



    Hicieron una película de esta, yo no la he visto; a ver si estuviera por ahí...

    https://www.filmaffinity.com/es/film626732.html
    ALACRAN y Pious dieron el Víctor.

  9. #9
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,075
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje
    El propio Ricardo de la Cierva chaqueteó pero bien. En 1977 era senador en Cortes, y en el 80 Ministro de Cultura con UCD; nunca dejó de ser lo que era ideológicamente (y además luego dió marcha atrás), pero el ejemplo viene muy al caso de lo que dice ALACRÁN. Personalmente, a Fernández de la Mora, no le pondría en la relación de amantes del cambio de chaqueta.

    Gente como Martín Villa, en 1975 llevaba rigurosamente camisa azul y cantaba el "Cara al sol" y sin embargo era aperturista. El propio Fernández Miranda fue del sector "azul".

    No era raro oír hablar a los aperturistas de su "adhesión" al Caudillo, de la Cruzada o de la Victoria, incluso muchos se las daban de auténticos "joseantonianos"; algunos tienen una idea de lo que fue esa gente no se corresponde con la realidad histórica, pero es comprensible. Cuando vivía Franco, a ninguno se le ocurría hablar de legalizar el Partido Comunista o del exilio de la Pasionaria (como hicieron después). Sólo hay que oir a Torcuato y su famoso discurso de despedida, o de "las nieblas" (1974):

    REFLEXIONES HETERóCLITAS: TORCUATO FERNANDEZ-MIRANDA: "DISCURSO DE LAS NIEBLAS"



    Afirmo de modo rotundo mi lealtad, basada en la fidelidad, al Caudillo Franco


    Nunca agradeceré bastante el honor de estos cuatro años de servicio y aprendizaje a su lado.

    Afirmo mi lealtad desde la fidelidad al ejemplo vivo del almirante Carrero Blanco. De este ejemplo surge mi talante futuro en el comportamiento político que hoy inicio. No termino, continúo un nuevo caminar político al servicio del pueblo.



    Y ahora para terminar quiero, desde mi corazón ardiente y vivo, gritar nuestro entrañable grito:


    ¡Arriba España!


    La "fauna" de aquella época era de lo más variopinto; ya no solo que cada político tuviera su particular concepto de "fidelidad a Franco", de democracia, de "lo mejor para España", de "al servicio del pueblo", de fidelidad a Juan Carlos, etc sino que de un mes para otro evolucionaba y contradecía su postura anterior; por eso la época (1975-77) a nivel global de política es indefinible. Cada personaje de aquellos es una filosofía política (...algo asquerosa, eso sí) en miniatura.

    Sobre Ricardo de la Cierva ya hemos quedado en que era (por entonces) un furibundo reformista; siempre se mantuvo erre que erre en que Franco ¡¡aceptó!! (...no que solo "conoció") la futura llegada de la democracia juancarlista y estuvo encantado con ella. Por supuesto, nunca lo demuestra, solo hace conjeturas.
    En su libro que traigo como base ("Franco la Historia") cómo no, cree sin pestañear las "razones" de Torcuato para el "no-perjurio".

    ... Pero De la Cierva se contradice: si Franco, según él, "aceptaba" la futura democracia juancarlista ¿a qué venía entonces el secretismo y los tejemanejes de Juan Carlos con Torcuato en 1969 para disculparse de perjurio y camuflar la futura reforma política?

    Efectivamente, como Utrera Molina reconoce, Franco se enteró años después (¿1974?) de las maniobras que proyectaba Juan Carlos, pero ya estaba para entonces "el pescado vendido" y los compromisos zanjados.

    Sobre Gonzalo Fdez. de la Mora lo incluyo en el chaqueterismo porque positivamente fue uno de tantos procuradores que votaron "sí" a la Ley para la reforma política de Suárez (Nov. 1976) para desmantelar el franquismo.
    Última edición por ALACRAN; 26/10/2018 a las 17:37
    DOBLE AGUILA y Pious dieron el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  10. #10
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,298
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    Sobre Gonzalo Fdez. de la Mora lo incluyo en el chaqueterismo porque positivamente fue uno de tantos procuradores que votaron "sí" a la Ley para la reforma política de Suárez (Nov. 1976) para desmantelar el franquismo.
    De todas maneras, yo tampoco lo incluiría aunque votara "si"; pues desde luego estaba considerado entre los "inmovilistas". No se lo que él pensaba que iba a venir con la Reforma Política (o "harakiri"), pero lo que si está claro, es que abandonó AP inmediatamente por el voto afirmativo a la Constitución. La UNE (presente en Montejurra 76) partido que presidió, fue un movimiento ideológicamente tradicionalista; y no hay que olvidar que era el filósofo del Búnker más o menos oficial [1]. Ciertamente es un personaje complejo.

    Miguel Ayuso, escribió un muy elogioso artículo a su muerte en 2002. Como tú dices, es un periodo complejísimo en cuanto a la interpretación de personajes, y sus motivaciones.

    [1] Estuvo en el famoso acto fundacional de la Falange en octubre de 1976, que acabó en graves tumultos.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 26/10/2018 a las 21:27
    ALACRAN y Pious dieron el Víctor.

  11. #11
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado YO, TESTIGO DE CARGO
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Mensajes
    2,075
    Post Thanks / Like

    Re: Torcuato Fdez. Miranda, asesor de Juan Carlos para el perjurio

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    De todas maneras, yo tampoco lo incluiría aunque votara "si"; pues desde luego estaba considerado entre los "inmovilistas". No se lo que él pensaba que iba a venir con la Reforma Política (o "harakiri"), pero lo que si está claro, es que abandonó AP inmediatamente por el voto afirmativo a la Constitución. La UNE (presente en Montejurra 76) partido que presidió, fue un movimiento ideológicamente tradicionalista; y no hay que olvidar que era el filósofo del Búnker más o menos oficial [1]. Ciertamente es un personaje complejo.
    Bueno, en la votación final en las Cortes del proyecto de la actual Constitución, según la prensa, el sr Fernández de la Mora junto a los otros diputados de AP (15) se abstuvieron y solo el sr. Silva Muñoz votó en contra por el uso del término "nacionalidades" (único voto en contra, además del vasco Letamendía):
    el diputado aliancista justificó su actitud como muestra de repulsa a los procedimientos, partitocráticos y secretos, por los que se había llegado a un acuerdo constitucional. Según el señor Silva, el hecho de que la Constitución consagre, por primera vez en la historia constitucional de España el término de nacionalidades desvirtúa la afirmación de que se mantiene la indisoluble unidad de España. «Deseo dejar bien claro -añade- que se trata de una decisión de conciencia, sin que afecte para nada a mi vinculación con Alianza Popular,
    https://elpais.com/diario/1978/07/22...13_850215.html

    (Por cierto, qué moderadito El País en 1978 ¿Alguien se imagina los calificativos que sobre un caso semejante, hoy día 40 años después- ¿quién lo hubiera creído entonces?- habría endosado contra Silva Muñoz ...aquel "ex ministro de la Dictadura y sus compañeros de partido, cómplices y colaboradores del dictador y del genocidio" etc, etc?)

    Bien. Independientemente de aquella postura suya favorable a la "reforma", mi juicio sobre Fdez, de la Mora es muy positivo, como ya he demostrado en varios hilos.

    Es que me desagrada que la palabra "reformista", de sentido positivo en grado máximo en estos tiempos, se aplique a gente que al menos renegó de una fidelidad que juró defender voluntariamente.
    Última edición por ALACRAN; 27/10/2018 a las 20:53
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Stephen Bannon, ex-asesor de Donald Trump, nuevo fichaje de VOX
    Por El Ultramontano en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 11/04/2018, 10:55
  2. Un libro fallido de Manuel Martorell: Carlos Hugo frente a Juan Carlos
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 05/01/2017, 23:50
  3. Respuestas: 1
    Último mensaje: 06/01/2015, 18:52
  4. Petición formal de excomunión para Juan Carlos
    Por Hyeronimus en el foro Crisis de la Iglesia
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 09/04/2010, 19:35
  5. Juan Carlos Puigmoltó elogia a ZP
    Por Rodrigo en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 11/01/2009, 23:05

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •