Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Un libro fallido de Manuel Martorell: Carlos Hugo frente a Juan Carlos

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,496
    Post Thanks / Like

    Un libro fallido de Manuel Martorell: Carlos Hugo frente a Juan Carlos

    Barcelona, 26 diciembre 2016, San Esteban, protomártir; en la infraoctava de Navidad. El cuaderno de bitácora El Matiner Carlí publica una extensa, razonada y documentada reseña del libro de Manuel Martorell Pérez Carlos Hugo frente a Juan Carlos. La solución federal para España que Franco rechazó (Ediciones Eunate, Pamplona 2014), que pone en evidencia los fallos y desenfoques de su autor, que lo es también de Retorno a la lealtad. El desafío carlista al franquismo(Actas, Madrid 2010), un estimable libro del que FARO se ocupó favorablemente en su momento. Del más reciente, el juicio no es tan bueno:

    La amplia documentación aportada en la obra vendría a demostrar la parcialidad del título del libro y su propia tesis central. En efecto, como estrategia de marketing podría resultar sugestivo apelar a la posibilidad de un "rey alternativo" que vendría a solucionar los conflictos "catalán y vasco" (así se presenta en su campaña promocional dicho libro). Pero esa tesis así presentada es mendaz, y no se compadece con la verdad de la historia del carlismo y de España. Y resulta una pena esta contradicción tan flagrante entre lo aportado y lo propuesto como tesis conductora del libro.

    Agencia FARO

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,496
    Post Thanks / Like

    Re: Un libro fallido de Manuel Martorell: Carlos Hugo frente a Juan Carlos

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Un nuevo intento de reduccionismo del Carlismo




    CARLOS HUGO ¿LA ALTERNATIVA FEDERAL A JUAN CARLOS?


    Acabamos de leer con interés el último libro de Manuel Martorell Pérez “Carlos Hugo frente a Juan Carlos: la solución federal para España que Franco rechazó”. Tras su estimable "Retorno a la Lealtad", Premio Hernando Larramendi, esta obra propone un acercamiento a la figura de Carlos Hugo de los años 60 que en cierto modo es un resumen de la tesis doctoral del mismo autor.


    La amplia documentación aportada en la obra vendría a demostrar la parcialidad del título del libro y su propia tesis central. En efecto como estrategia de marketing podría resultar sugestivo apelar a la posibilidad de un rey alternativo que vendría a solucionar los conflictos “catalán y vasco” (así se presenta en su campaña promocional dicho libro). Pero esa tesis así presentada es mendaz, y no se compadece con la verdad de la historia del carlismo y de España. Y resulta una pena esta contradicción tan flagrante entre lo aportado y lo propuesto como tesis conductora del libro. El federalismo, que si forma parte del acervo doctrinal del carlismo, nunca fue el nervio central de la alternativa presentada por Carlos Hugo en su presentación en España (entiéndase el federalismo en su acepción clásica en el pensamiento tradicional, como principio federativo radicado en la subsidiariedad). Posteriormente el propio Carlos Hugo en su escisión ideológica de los 70, cuando realmente ya no representaba una alternativa a Juan Carlos, por propia renuncia, pondrá el acento en un federalismo de matriz revolucionaria, larvado ya de nacionalismo y rendido a la mitología romántica del separatismo, pero lo mas importante de su argumentario fue sin embargo su sedicente socialismo autogestionario y el progresismo social.


    Quizás lo único cierto del título sea que Franco rechazó a Carlos Hugo. No cabe duda de que pese a la mitificación que de buena fe algunos hicieron de su figura tras su muerte (fácil hacerlo en comparación con los efectos devastadores en lo moral y en lo social del llamado proceso democrático) y de que el tiempo que le tocó vivir le situó frente al comunismo internacional en el orden interno no dejaba de ser un espadón más de la convulsa historia del liberalismo español, con más honores militares por su participación en la guerra de África, pero políticamente igual de desastroso que un Narváez o un Pavía. La autocracia franquista tenía decidida de antemano la restauración de la dinastía liberal, intrínsecamente débil, sin simpatías populares y siempre necesitada de ser arropada por la fuerza de los ejércitos. Que no se decidiese por el sedicente Conde de Barcelona anteriormente no resta ni un ápice a la decisión que tenía planteada Franco. El legitimismo, tras el sacrificio brutal de la guerra y con el Regente presa de los nazis no lo tenía fácil. Su hijo mayor, apartado sus primeros años de adolescencia de la tutela efectiva de su padre por las circunstancias antedichas; era demasiado niño para vivir con conciencia lo que supuso la guerra de 1936-1939 y en el paso de la niñez de la adolescencia se vio sobrepasado por las circunstancias de la II Guerra Mundial. Cuando despuntaba su figura como Príncipe de Asturias estaba totalmente “por hacer”. Los mismos datos apuntados por Martorell lo señalan.


    Rafael Gambra, el gran teórico del carlismo y de la Monarquía tradicional


    El carlismo demostró audacia y capacidad política para leer los nuevos desafíos. Hay una figura esencial en la configuración de esta alternativa, es la de Rafael Gambra Ciudad. No sólo por el hecho de que fuese el propio Gambra quien presentase a los carlistas al Príncipe de Asturias desde la cima de Montejurra. Las obras de Gambra no sólo destacaban en el ámbito de la filosofía. En sede política vendría durante los años cincuenta a representar una actualización doctrinal que inspiró a las generaciones de jóvenes estudiantes tradicionalistas sobre todo a través de la obra “La monarquía social y representativa en el pensamiento tradicional”. Esos jóvenes verían en el Príncipe de Asturias la encarnación de lo propuesto por Gambra y emprenderían con ese afán una gran labor de promoción explorando los más diversos ámbitos para llamar la atención de la opinión pública. Sin embargo en el orden de las ideas Carlos Hugo no fue únicamente una “alternativa federal” (ni mucho menos “la” alternativa federal por antonomasia). Con independencia de la discutible terminología “federal”, acogida no obstante por insignes tradicionales como Manuel de Santa Cruz[1], Gambra vendría a clarificar el concepto de los Fueros, con unas exigencias que sobrepasaban con mucho el mero reconocimiento del hecho folclorista regional. Pero no se perdía de vista su auténtica dimensión como todo el acervo legislativo anterior al mal llamado derecho nuevo, tal y como estableciese Don Alfonso Carlos I en los principios intangibles de la legitimidad española. La tesis de Martorell anunciada en el propio título de la obra eleva a categoría lo anecdótico y da una visión muy pobre del carlismo. El foralismo se podía defender sin el resto de principios del tetralema… desde posiciones liberales. En último instancia de ese modo fue salvaguardado por las oligarquías provinciales en Navarra y Vascongadas, con insignes teóricos del mismo. Piénsese en Guipúzcoa en el Conde de Villafuertes y su bandera Paz y Fueros para integrar el régimen foral en el nuevo régimen constitucional. O el radical anticarlista y fuerista vizcaíno Fidel de Sagarmínaga Epalza, el fuerismo liberal navarro de Juan Yanguas Iracheta y Hermilio de Oroliz o el fuerismo liberal alavés de Mateo Benigno de Moraza. ¿Iba a quedar el carlismo reducido a una mera protesta foral?


    Políticamente el mayor título que se podía reclamar era el de ser el Príncipe de la Cruzada, el príncipe del 18 de julio. De forma solemne, cuando las más grandes concentraciones de Montejurra este era el lema unívoco de todos los carlistas. Y los manifiestos e intervenciones de Carlos Hugo no dejaban lugar a dudas. Frente a Juan Carlos siempre se esgrimía la cobardía de los alfonsinos en la guerra y en la república. Cuando Montejurra fue realmente un acto de masas fue cuando más se incidía sobre este carácter de memorial de la Cruzada. Las evoluciones posteriores vinieron después, primero con la confusión en el ámbito de los temas sociales, en entornos en los que la misma Iglesia también se vio trágicamente afectada. Así hasta una deriva absolutamente disolvente con la total infiltración de elementos izquierdistas (PULSAR AQUÍ). Pero ni siquiera en este periodo se puede conceptuar simplemente como una alternativa meramente “federal”. Carlos Hugo pretendió ser alternativa a los comunistas por la izquierda y luego buscar acomodo en la social democracia. Ya el pueblo carlista le había dado la espalda (PULSAR AQUÍ).


    El Carlismo siempre propugnó la Monarquía Foral


    Por otro lado está el infantilismo del autor al pretender que la supuesta alternativa federal iba a acabar con los contenciosos nacionalistas. La propia constitución de 1978 señala en su disposición derogatoria segunda


    En tanto en cuanto pudiera conservar alguna vigencia, se considera definitivamente derogada la Ley de 25 de octubre de 1839 en lo que pudiera afectar a las provincias de Alava, Guipúzcoa y Vizcaya.


    En los mismos términos se considera definitivamente derogada la Ley de 21 de julio de 1876.


    Es decir deroga las leyes abolitorias consecuencia de la primera y tercera guerra carlista.


    Y en su disposición adicional se reconocen y garantizan los derechos históricos de los territorios forales.


    ¿Quiere insinuar entonces que los fueros están salvaguardados y que la lucha del carlismo ya no tiene sentido? Pues yerra de plano, porque eso no son fueros, son fraudes de ley dentro del derecho nuevo y revolucionario. El propio Carlos Hugo acabó apoyando la Constitución de 1978, evidenciando su total alejamiento doctrinal y político del auténtico foralismo y del Carlismo (PULSAR AQUÍ).




    [1] El Matiner: El Carlismo y el Federalismo.


    El Matiner: Un nuevo intento de reduccionismo del Carlismo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/12/2016, 20:36
  2. ¿Tradicionalistas al servicio de Carlos Hugo y su hijo?
    Por Ennego Ximenis en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 14/06/2016, 15:58
  3. Ha fallecido Carlos Hugo de Borbón Parma
    Por Chanza en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 14
    Último mensaje: 27/11/2010, 19:51
  4. ¿Si Carlos Hugo fuera rey?
    Por el cura y el barbero en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 04/10/2008, 00:54
  5. Carlos Hugo y la autonomía vasco-navarra
    Por zurtz en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 06/07/2007, 14:07

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •