Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de ALACRAN

Tema: La Institución Libre de Enseñanza y su tinglado dieron paso a la II República

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,788
    Post Thanks / Like

    La Institución Libre de Enseñanza y su tinglado dieron paso a la II República

    La crítica a la Institución venía motivada por unas declaraciones del rector de la Universidad de Madrid, sr. Botella, simpatizando con la misma, a sabiendas de que sus principios y trayectoria estaban en las antípodas del Régimen del 18 de Julio, entonces vigente:



    Revista FUERZA NUEVA, nº 90, 28-Sept-1968

    LA INSTITUCION LIBRE DE ENSEÑANZA

    Hace unos meses los españoles pudieron leer con sorpresa unos elogios dirigidos por el rector magnífico de la Universidad de Madrid, señor Botella, a la Institución Libre de Enseñanza, de poco grata memoria para la España del 18 de Julio. FUERZA NUEVA (3-VIII-1968) reprodujo poco después una acertada puntualización del diario “Ya”.

    Hoy, para completar el cuadro, reproducimos la carta abierta al director publicada por “El Correo Español- El Pueblo Vasco”, de Bilbao, bajo el título de “Un recuerdo importuno”. Dice así:


    Señor director:

    En un periódico español de gran circulación y notorio prestigio se ha publicado recientemente en lugar muy destacado un artículo rememorando el cincuentenario del Instituto-Escuela.

    Reconoce el autor -alto cargo universitario- que el Instituto-Escuela fue un hijo de la Institución Libre de Enseñanza, de funesto recuerdo.

    Esto del “funesto recuerdo”, señor director, lo digo yo, no el autor del artículo, que en cambio nos dora la píldora añadiendo: “… quiero insistir en que el Instituto-Escuela fue una creación oficial de un Gobierno monárquico, que presidía don Antonio Maura…”.

    Y yo, a mi vez, señor director, quiero recordar al autor del artículo, sin pretensiones de enseñarle nada, cómo nació el Real Decreto de 10 de mayo de 1918, que creaba el Instituto-Escuela.

    Todos sabemos que después de una crisis laboriosísima se formaba, el 21 de marzo de 1918, un Gobierno nacional presidido por don Antonio Maura y compuesto por eminencias de todos los partidos, tocándole -digámoslo así- la cartera de Instrucción Pública a Santiago Alba, jefe de la izquierda liberal.

    De este ministro obtuvo la Institución Libre la creación del Instituto-Escuela por obra y gracia del omnipotente secretario de la Junta de Ampliación de Estudios, don José Castillejo.

    Era este Castillejo “hombre eficacísimo, verdadero cerebro y brazo militante de la Institución Libre”, como le señala don Fernando Martín-Sánchez Juliá.

    Se ha llegado a afirmar que ni don Francisco Giner de los Ríos ni su lugarteniente don Bartolomé Cossío, hubieran logrado el éxito destructor conseguido por la Institución sin la eficaz colaboración de Castillejo, “uno de los hombres más terriblemente funestos que ha visto nacer España”, en sentir de Antonio Gregorio de Rocasolano.

    Fernando Martín-Sánchez Juliá nos contó en 1940 todo lo que pasó entonces, citando las propias palabras de Castillejo. “Me llamó Alba: me dijo que quería reformar la Segunda Enseñanza y me pidió que le hiciese un decreto. Le respondí que yo era demasiado modesto para una obra de tanta importancia. En cambio, le ofrecí algo menos extenso, pero más eficaz: un ensayo, un centro que permitiera experimentar los métodos para la gran reforma… Le llevé un decreto creando el Instituto-Escuela, y la “Gaceta” lo publicó…”.

    Pero lo bueno viene ahora, señor director. Porque de todo el ámbito nacional llegaron protestas y más protestas hasta el despacho de Antonio Maura. Este dijo a algunas personas de su intimidad, como nos cuenta Fernando Martín-Sánchez: “Es uno de tantos decretos como pasan en Consejo de Ministros, sin que nadie se entere. Alba no nos lo ha explicado. Pero yo me comprometo desde ahora a otorgar un Instituto Oficial con los mismos privilegios a las Órdenes religiosas dedicadas a la enseñanza, si se ponen de acuerdo para establecerlo y regirlo”.

    Mientras se hacían gestiones para realizar este deseo de Maura, llegó diciembre y, por intrigas políticas, precisamente también de Alba, cayó el Gobierno nacional y sólo quedó el Instituto-Escuela, “lucido benjamín de la prolífera familia institucionista”, en colofón de Martín-Sánchez.

    También en 1940 escribía Benjamín Temprano: “En resumen: lo del Instituto-Escuela ha sido uno de los varios trucos que nos han colocado los institucionistas, y que les han permitido, mediante formas correctas, pero con tenaz intransigencia, ir extendiendo su espíritu de secta”.

    ***

    Y aquí debiera acabar mi carta, señor director. Pero me va a permitir usted que continúe para ilustrar a los posibles lectores olvidadizos sobre la Institución Libre de Enseñanza.

    Desde su fundación (1876), la Institución Libre de Enseñanza fue un organismo político, pese a sus apariencias; la política se aprovechó de ella, y ella se aprovechó de la política. Desde el comienzo de la Institución -ha dicho Hernán de Castilla- había institucionistas conspicuos que fueron políticos sin rebozo ni escrúpulo, y sus nombres de fama y popularidad más perdurables, a la política se lo deben, y no a sus trabajos serios de estudios o investigaciones universitarias. Es una ley que se cumple inexorablemente desde el nacer al morir de la Institución. ¿Quién recuerda a Salmerón como metafísico? Sólo se recordará su memoria como político republicano. ¿Quién hablará mañana de Negrín como fisiólogo? Todos lo recordarán como presidente azuzador de las vergüenzas rojas.

    Uno de los más aventajados directivos de la Institución Libre afirmó solemnemente que su labor fue posibilitar el advenimiento de la República, mientras que para el vulgo y para los que por propia conveniencia se dejaban engañar, sólo realizaba una labor cultural, aunque en realidad no hacían más que política, pero baja política de traición y de engaño como señaló Rocasolano.

    Y por si hay duda de ello, permítame usted, señor director, que reproduzca el siguiente párrafo de un discurso pronunciado por Fernando de los Ríos en Zaragoza, en febrero de 1932, siendo ministro de la república. Dijo este destacado institucionista: “Las ilusiones de los discípulos de Giner de los Ríos se injertaron en la organización pedagógica española en el mayor silencio. La Escuela Superior del Magisterio, la Junta de Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, la Escuela de Criminología y hasta la Residencia de Estudiantes han sido los gérmenes de la Nueva España; éstos han sido los gérmenes que han posibilitado el advenimiento de un Régimen nuevo. La simiente está tirada silenciosamente en el surco. La República Española recoge los resultados de aquéllos”.

    Y todos sabemos, señor director, qué resultados: ¡Un millón de muertos!

    La plana mayor de la revolución roja estaba formada por hombres de la Institución Libre. Recuérdense los nombres de Negrín, Álvarez del Vayo, Araquistáin, Besteiro, Fernando de los Ríos, Jiménez de Asúa, los Barnés, los Bolívar, Roces, Giral y tantos más.

    Las ideas de la Institución fueron laicas, anticatólicas, en el orden religioso; en el patriótico, negaban la grandeza histórica de España.

    Hay solamente un aspecto plausible, aunque no original, en su actuación: el aprovechamiento de una minoría selecta de jóvenes universitarios a los que formó y cultivó con esmero.

    Todo lo demás de la Institución, hay que repetir, señor director, es sencillamente abominable: la desaprensiva explotación del Estado y del Presupuesto; la desproporción enorme entre lo conseguido y lo gastado para lograrlo; la desleal adaptación a todas las situaciones políticas, “modelo de tortuosa deslealtad”; el acaparamiento de cátedras por medios caciquilmente incorrectos y arbitrarios; su espíritu de secta, que los agrupaba en “fratría y monipodio”, según Menéndez y Pelayo; en suma, su espíritu tenebroso y repugnante a toda alma independiente y aborrecedora de trampantojos.

    Antes de terminar, señor director, quiero decirle algo que seguramente le enorgullecerá. Y es recordar la actuación de su padre de usted, el inolvidable don Estanislao Barrena, que, secundando con valentía a aquel gran hombre que fue don Gabriel María de Ybarra, se opuso a la creación de la Escuela de Educadores, secuela de la Institución Libre de Enseñanza, logrando, en cambio, el gran Centro de Estudios Psicopedagógicos, que dependía del Consejo Superior de Protección de Menores.

    En 1940 escribía Ángel González Palencia: “Desbaratado el tinglado institucionista al dominarse la revolución, para cuyo servicio se levantara pacientemente en el transcurso de varios lustros, habrá el Estado español de resolver acerca de las piezas sueltas de aquel tinglado, construidas en su totalidad con dinero de la nación”.

    Una de las piezas de este tinglado era el Instituto-Escuela, que se recuerda, y, lo que es peor, se pretende resucitar (1968). Así lo dice el alto universitario, autor del artículo que nos ha movido a escribir a usted esta carta, y lo dice con estas palabras: “Una resurrección del Instituto-Escuela, a los cincuenta años de su fundación, sería, sin duda, un fruto tardío, pero prometedor”.

    Increíble, señor director; increíble que una autoridad universitaria pueda escribir estas palabras impunemente.

    Pero es que a estas alturas, señor director, y después de lo pasado, ¿se va a pretender que comulguemos con ruedas de molino?

    Reciba un cordial saludo de su seguro servidor,

    Tomás ROCA CHUST

    Última edición por ALACRAN; 12/05/2021 a las 14:17
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,788
    Post Thanks / Like

    Re: La Institución Libre de Enseñanza y su tinglado dieron paso a la II República

    La crítica a las declaraciones del rector sr. Botella la había adelantado un editorial del diario “Ya” con precisiones sobre dicha institución, aunque no la nombraba.


    Revista FUERZA NUEVA, nº 82, 3-Ago-1968

    LA INSTITUCION LIBRE DE ENSEÑANZA

    Hace poco el rector magnífico de la Universidad de Madrid, señor Botella, se refirió en términos favorables a la Institución Libre de Enseñanza. El siguiente editorial del diario “Ya” da interesantes precisiones sobre dicha institución, aunque no la nombre.

    "Recientemente se ha recordado que cuando los intelectuales inspiraron estructuras docentes, lo hicieron “en el perímetro autónomo y subvencionado de la institución libre o del instituto escuela”.

    No creemos necesario recordar que, en cuanto a los principios, hemos estado siempre del lado de la libertad docente. Pero consideramos oportunas algunas observaciones que, en el aspecto histórico, pongan las cosas en su punto por lo que concierne al antecedente invocado.

    No por lo que tuviera de novedad pedagógica, aunque en este aspecto sus realizaciones fueran más bien modestas, ni por cuanto pretendió, y en buena parte consiguió, poner al día nuestra Universidad, modernizarla, comunicarla con la vida cultural europea. Y ni siquiera por lo que a tantos católicos tenía que alarmar más, que fue la inserción de aquel esfuerzo, en sí mismo importante y digno de respeto, en un contexto cultural que, quisiéranlo o no sus promotores, y digamos más, aun sin quererlo, venía a oponerse al que había conformado hasta entonces la vida de nuestra Patria.

    Con ser esto grave, e incluso lo más grave, lo que provocó las ardorosas protestas contra la institución, y no del todo católico exclusivamente, fue el que pretendiese conseguir sus fines no desde fuera, como institución “autónoma y subvencionada”, sino desde dentro, mediante un proceso de paulatina infiltración en los organismos oficiales, que hizo de la institución lo que alguien definió como “organización eficacísima de protecciones mutuas”, decisiva en la provisión de cátedras y en la concesión de becas para aupar nombres e imponer reputaciones, y que de esa manera, y por procedimientos cuando menos sospechosos, llegó a dominar durante años enteros la política del Ministerio de Instrucción Pública, y hasta amplias zonas de la política nacional, pero siempre (y esto era lo que provocaba la generosa indignación de espíritu tan noble como Menéndez Pelayo) a través de persona interpuesta, disimulando su presencia, amparándose en el equívoco, sin llamar nunca a las cosas por su nombre, utilizando las ayudas que del Estado recibía para volverse contra el mismo de quien las recibía.

    ¿Habrá que recordar que, tiempo adelante, la experiencia se repetiría a escala mayor? Naturalmente, nos referimos a la infiltración que durante la guerra civil realizó el partido comunista en los órganos vitales de la zona controlada por un Gobierno que así, bajo apariencia republicana, llegó a no ser más que un simple testaferro del partido. La reacción tardó, pero, en definitiva, estalló arrolladora en el alzamiento que capitaneó Casado, inmediatamente antes del fin de la guerra. Una vez más la determinó no tanto la ideología del antagonista como lo tortuoso de unos procedimientos siempre inadmisibles, pero especialmente para una mentalidad directa y sin recodos como es la española. (…)

    No fue sustancialmente diferente el caso de la institución, y precisamente por eso provocó también la reacción de los que en ella veían un cáncer, tanto más peligroso cuanto más inadvertido por el propio paciente.

    Poner esto en claro era nuestra finalidad. Fundamentalmente, por un prurito de exactitud histórica, pero sin olvidar que no en vano se llama a la historia maestra de la vida".

    Última edición por ALACRAN; 12/05/2021 a las 14:18
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,788
    Post Thanks / Like

    Re: La Institución Libre de Enseñanza y su tinglado dieron paso a la II República

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Aquí un enlace de una obra de 1940, que descubría los entresijos del contubernio "institucionista" al servicio de la AntiEspaña


    Una poderosa
    fuerza secreta


    La Institución Libre
    de Enseñanza



    Primera edición
    Editorial Española, S. A.
    Padre Larroca, núm. 9
    San Sebastián
    1940
    Es propiedad.
    Queda hecho el depósito que marca la ley
    Imprenta Tradicionalista. Ibiza, 11, Madrid

    Índice

    Prólogo, 7
    Origen, ideas e historia de la Institución Libre de Enseñanza
    A modo de compendio. Menéndez y Pelayo y la Institucion Libre de Enseñanza, por Miguel Artigas, 25
    Origen, ideas e historia de la Institucion Libre de Enseñanza, por Fernando Martín-Sánchez Juliá, 31
    En el siglo XIX · El hombre · Sus ideas · La obra · Compañeros y discípulos · Se funda la Institución · El fundador · El primer triunfo de la Institución · Los adversarios y la guerra · Afirmación y negación · El bien y el mal
    En el siglo XX · La Institución, en el Poder · Cossío y Castillejo visitan al Rey · Descristianización del Magisterio · El Instituto-Escuela · Resistencias y retrocesos · En la pendiente · Bajo la República · El gran plan · ¿Imitarla?
    La Institución Libre y la Enseñanza. I. Los procedimientos
    La táctica de la Institucion, por Antonio de Gregorio Rocasolano, 125
    La formación del Profesorado, por Miguel Allué Salvador, 131
    Los institucionistas se preocupan del problema · Las oposiciones · Los concursos · El cursillismo · A ideales nuevos, rumbos nuevos
    La provisión de cátedras, por Miguel Sancho, 137
    La Institución Libre y la Enseñanza. II. Los instrumentos oficiales
    La investigacion científica, acaparada y estropeada, por Antonio de Gregorio Rocasolano, 149
    ¡Más de cuatro millones cada año!
    El Instituto-Escuela, por Benjamín Temprano, 161
    Mirando al futuro
    La Residencia de Estudiantes, por Carlos Riba, 167
    La Residencia, instrumento de la política sectaria de la Institución · Las Residencias universitarias en provincias
    Los cursos de verano, por Domingo Miral, 181
    La escuela Superior del Magisterio, por José Talayero, 187
    El Centro de Estudios Historicos, por Ángel González Palencia, 191
    El Instituto Rockefeller, por Luis Bermejo, 197
    Su fundación · Lo que hace · Lo que no debe hacer · Para terminar
    La Escuela de criminologia, por José Guallart y López de Goicoechea, 203
    Las indiscreciones de la Historia · La ciencia de la Escuela · Autobombo y autoselección · Las inquietudes de la Escuela · 1930 año de revisiones · El Instituto de Estudios Penales · La plenitud de los tiempos · Política de rectas intenciones · La lección del pasado
    Más organismos creados por la República, por Romualdo de Toledo, 213
    La Institución Libre y la sociedad
    La Institución Libre de Enseñanza y el Arte, por el Marqués de Lozoya, 221
    La Institución Libre y la Prensa, por Uno que estuvo allí, 227
    La Institución Libre y la Política, por Hernán de Castilla, 241
    La Institución Libre de Enseñanza y las Cortes, por Romualdo de Toledo, 253
    La Institución y las Cortes del año 33
    La Institución Libre y la guerra, por X.Y.Z., 259
    La herencia de la Institución Libre de Enseñanza
    La herencia de la Institución Libre de Enseñanza, por Ángel González Palencia, 273

    La Institución Libre de Enseñanza

    «Necesario era... mostrar claro y al descubierto el misterio eleusino que bajo tales monsergas se encerraba, el fétido esqueleto con cuyas estériles caricias se ha estado convidando y entonteciendo por tantos años a la juventud española».
    (Menéndez y Pelayo)


    «Han sido más que una escuela; han sido una logia, una sociedad de socorros mutuos, una tribu, un círculo de «alumbrados», una «fratría», lo que la pragmática de don Juan II llama «cofradía y monipodio», algo en suma, tenebroso y repugnante a toda alma independiente y aborrecedora de trampantojos. Se ayudaban y se protegían unos a otros; cuando mandaban, se repartían las cátedras como botín conquistado. Todos hablaban igual, todos vestían igual, todos se parecían en su aspecto exterior, aunque no se pareciesen antes... Todos eran tétricos, cejijuntos, sombríos; todos respondían por fórmulas hasta en las insulseces de la vida práctica; siempre en su papel, siempre sabios...»
    (Menéndez y Pelayo, Historia de los Heterodoxos españoles)
    Última edición por ALACRAN; 18/05/2021 a las 19:45
    ReynoDeGranada dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 1
    Último mensaje: 27/01/2019, 20:38
  2. Institución libre de enseňanza
    Por NacionalSindical en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/03/2015, 01:19
  3. Juan de Mariana: Del Rey y de la Institución de la Dignidad Real
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 11/04/2012, 14:15
  4. ¿ El tinglado de Atapuerca ?
    Por Ordóñez en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 25/10/2007, 16:30
  5. República espanhola ou República ibérica
    Por Ibérico en el foro Portugal
    Respuestas: 22
    Último mensaje: 27/06/2005, 13:38

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •