Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 7 de 7
Honores5Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de Pious
  • 1 Mensaje de Valmadian

Tema: Cabra, 1938: el Guernica de la República

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,792
    Post Thanks / Like

    Cabra, 1938: el Guernica de la República

    Si no lo sabía, Elmanifiesto.com se lo cuenta

    Cabra, 1938: el Guernica de la República

    Elmanifiesto.com
    En tal día como este 7 de noviembre, la ciudad cordobesa de Cabra fue bombardeada en 1938 por la aviación de la República. Era un lunes, día de mercado, lo que hizo aumentar el número de víctimas: 101 muertos y más de 200 heridos. ¿Constituía la ciudad de Cabra un objetivo militar? No. ¿Estaba situada Cabra en las proximidades del frente? No, estaba muy lejos. ¿Se conocen las razones de tal brutalidad? No, se ignoran por completo.
    Hasta tal punto se ignoran los motivos del bombardeo que uno se pregunta… si no sería por celebrar el día 7 de noviembre, aniversario de la revolución soviética, de la cual procedían, por cierto, los tres aviones Katiuska SB-2que sembraron la muerte aquella fría mañana de noviembre.

    En el vídeo que publicamos se puede medir todo el horror de la masacre. Sobra por tanto cualquier otro comentario. No nos ensañemos, por favor, con lo que, setenta años después, convendría, desde un lado y desde el otro, cerrar una vez por todas.

    Pero están empeñados en no cerrarlo, en seguir echando sal y más sal en la herida (pregúntenselo, si no, al juez Garzón, que acaba, por cierto, de recibir un primer revés en la Audiencia Nacional; algo es algo, aunque sea poco).
    ¿Quiénes están empeñados en mantener abierto un conflicto del que pronto ya no quedará vivo ni uno solo de sus combatientes? Sólo está empeñada en tal locura una fracción, es cierto, de la sociedad española —pero llevan la voz cantante— identificada ideológicamente con el bando de quienes perdieron la guerra.
    Por ello no toca más remedio que recordar hechos como el de Cabra.
    ¿Recordarlo?… No, darlo a conocer, pues la masacre cometida en Cabra es casi totalmente desconocida por la opinión pública española, y ya no digamos por la internacional. Exactamente todo lo contrario de lo que sucede con el bombardeo de Guernica, igual de condenable, ni que decir tiene, que el otro, y cuyas víctimas (tan inocentes como las de Cabra) alcanzaron una cifra muy parecida a los muertos de la ciudad andaluza.
    Lo que pasa es que ni había en el bando nacional un Picasso, ni se caracterizaron sus propagandistas por la habilidad que siempre han mostrado los de la República, o por la desfachatez con la que los apologistas de Guernica elevaron a miles las cifras de víctimas.







    Pious dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Re: Cabra, 1938: el Guernica de la República

    Alguna vez comenté el bombardeo republicano de Pamplona, en 1938, con el frente norte estabilizado sin que la capital navarra constituyese objetivo militar. Murieron varios niños. Un claro ejemplo del odio y resentimiento de los rojos hacia la región que durante la Cruzada fue custodia de la Tradición Española. Para tener que aguantar la mentira de que a Guernica se la bombardeó por su carácter simbólico...

    En total hubo 38 víctimas mortales por bombardeos de la aviación republicana sobre Navarra, según la profesora Vazquez de Prada.

    Pamplona fue bombardeada en tres ocasiones. La primera fue el 22 de mayo de 1937. Las bombas cayeron en las proximidades del Portal de Francia, causando la muerte de 11 personas, entre ellas cinco mujeres y tres niños, por ser un lugar de juegos, además de producirse 25 heridos. El segundo bombardeo fue el 12 de noviembre, y afectó a la Estación de Autobuses y a la Diputación. También cayeron unas 35 bombas extramuros que produjeron 7 muertos y bastantes heridos. (Salas: 48) El último bombardeo fue el 18 de enero de 1938 que causó un muerto.

    El bombardeo de Tudela el 13 de agosto de 1937 produjo 10 muertos y 20 heridos. Según Vázquez de Prada 13 muertos.

    La villa de [Lumbier] , que no llegaba a mil habitantes, fue atacada por aire el 25 de septiembre muriendo 6 personas y produciendo 3 heridos.

    Hubo también otros dos bombardeos en las carreteras, en el puente de Endarlaza cerca de Vera y en otro puente en la carretera entre Echarri-Aranaz y San Sebastián, ambos sin víctimas.
    Última edición por Villores; 08/11/2008 a las 20:59

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Cabra, 1938: el Guernica de la República

    Excelente aportación Hyeronimus, y más que por respuesta a las provocaciones de los izquierdistas y su pésima conciencia, porque lo cierto es que ha llegado la hora de tapar de una vez y para siempre, a estos voceros del odio y el revanchismo.

    "Su", la "de ellos", república marxista, la perdieron porque nació más falsa que un euro de madera. No nació de un pebliscito "ad hoc", sino de un vacío de poder que comenzó antes de la mismísima Guerra de la Independencia. Ellos, lo único que supieron hacer, además de ser un cáncer social en su momento, fue aprovecharse de ese vacío para suplantar cinco siglos de Monarquía Hispánica. ¿Por qué, una vez caída definitivamente la monarquía que nunca debió ser, no procuraron restaurar la que realmente representaba la esencia española?

    "Su" república fue un feto de régimen abortado no en 1936, sino mucho antes, por ello Ortega bien alto y claro dijo: "No es esto, no es esto" ; o lo más expresivo aún de ¡pobrecita, ellos la mataron y ella sola se murió! ¿Qué esperan hoy en día los neo-republicanos treintayseisañistas, esos nostálgicos, que nos traguemos sus heces morales? ¿Qué espera ZP con sus ensoñaciones políticas de patio de Instituto? ¿Qué creían que todos los demás íbamos a guardar silencio?

    Ellos tienen una pésima conciencia, al menos una parte porque otros no deben tener nada, pero pretenden tapar toda su excremencia lavándola con más mierda. Pues cuán equivocados están, porque al otro lado se le ha tenido callado muchos años, y a nivel particular nadie quería revivir aquella tragedia. Nadie ha querido menos los Zetapés, Llamazares, Garzones, "Carodes" (qué sonido más peculiar tiene este "plural") y demás ralea de inmorales indeseables. Todos ellos se han pasado la vida "chupando" de la teta del Estado, y ninguno renuncia a los beneficios obtenidos, ¡qué peculiar! La paradoja y la contradicción siempre los ha traicionado, siempre han sido el esperpento del absurdo estos antiamericanos de pantalón vaquero y Coca-Cola en la mano.

    Por eso, hay que ayudarles a "memorizar", pero de modo completo, no sólo como amnésicos parciales. No se trata de ver qué bando fue menos malo, sino de que hoy, España y su presente, España y su futuro, pertenecen a otras generaciones para quienes aquella guerra, califíquesela como se la quiera calificar, que es ya sólo un recuerdo doloroso, para unos y para otros, es decir, para todos. Y, ni ZP por el cargo que ocupa puede ponerse del lado de una parte de los españoles enfrentándose a otros, pues entonces no será más que un indigno y debería dimitir inmediatamente, o haberlo hecho hace tiempo, ni el magistrado por razón de su cargo a costa de los impuestos que pagamos todos y con la obligación de cumplimiento de las normas, puede proceder de tal manera. Hacerlo así, puede suponer, de momento, una posible prevaricación y ese es un delito contemplado en el Código Penal vigente.

    De ese siniestro personaje que es Carod, se podría decir lo mismo y, particularmente recordarle con toda la documentación en la mano las aproximadamente 1.500 sentencias de muerte que firmó su admirado y querido Compayns. Abrir una Causa General en Cataluña no estaría de más para devolver a esa "Esquerra" (ERC) al verdadero lugar que le corresponde.

    Y de Llamazares ¿qué decir? ¿va a invitar a Santiago Carrillo a que se exprese, a que hable a la nación para explicar lo que sucedió en el Corredor del Henares, en Paracuellos, en las tapias de la Casa de Campo, en la Cuesta de las Perdices...? Este Gasparín, que estudió medicina, que ocupó una plaza de estudiante en una Facultad mientras seguro que otro que hubiera sido médico de verdad se debió quedar en la calle, éste que no habrá recetado en su vida ni una sola caja de ácido acetilsalicílico, éste viene teniendo el tupé, la jeta, de contarnos sus demencias mientras se calla lo que se ha hecho en todo el mundo a lo largo nada menos que durante 91 años, en nombre de esa mugrosa y menesterosa ideología que él ostenta.

    Entre 1936 y 1939, España y los españoles tuvieron que soportar ver su suelo mancillado y manchado de sangre a manos de los genocidas, los criminales, que venían mandados por Moscú, encuadrados en esas bandas de asesinos llamadas Brigadas Internacionales, vinieron a asesinar españoles, ni fascistas, ni monárquicos..., españoles sin más.

    Por eso, y sólo con una finalidad, es por lo que hay que dejarse de remilgos y llamar a las cosas por su nombre: al pan, pan y al vino, vino. Para que nunca jamás los Zetapés, Llamazares, Garzones, Carodes y toda su legión de acólitos vuelvan a campar a sus anchas.
    Pious dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  4. #4
    Avatar de JCC
    JCC
    JCC está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    22 oct, 08
    Ubicación
    Principado de Asturias
    Mensajes
    467
    Post Thanks / Like

    Re: Cabra, 1938: el Guernica de la República

    A mi lo que más me molesta y me cabrea,es que a los republicanos se les consideran unas víctimas y unos santos cuando ellos tambien se dedicaron a fusilar a la gente y bombardear ciudades,entre otras cosas,y no hablan tampoco de la CHEKA,si hombre,esos "hombres buenos",venidos de la URSS por deseo de Stalin "un santo varón",que se dedicaron a sembrar terror y muerte en las zonas controladas por la republica,o mejor dicho,se dedicaron hacer un genocidio.Esto los de IU y PCPE no lo cuentan cuando hablan de la Guerra Civil y lo "maravilloso" que era la república.

    La institución de la Memoria Histórica que se dedican a recuperar los cuerpos de los fusilados de la Guerra Civil, solo se dedican a desenterrar a fusilados del bando republicano a manos de los nacionales,y lo digo ya que mi profesor de historia fué a lo de la Memoria Histórica y dijo que en un km de una carretera habian restos de unos fusilados por el bando republicano,y, ¿sabeis que le contestaron?,le contestaron que ellos solo se dedicaban a recoger los restos de los fusilados a manos de los nacionales.O sea que los fusilados por los republicanos no tienen derecho a ser desenterrados y llevardos a un cementerio digno y a que sus familias los recuperen,eso es indignante.

    Mencionando lo de Paracuellos de Jarama,estube yo hace unos meses en una conferencia que dió Santiago Carrillo en el Entrego(San Martin del Rey Aurelio,Asturias) no por adoración sino por acompañar una amiga que es comunista,yo soy monárquico,y hubo una persona que le pregunto sobre la matanza de Paracuellos,y "el amigo" Santiago Carrillo se dedico a dar pretextos y ha hechar la mierda a otros dandosela como si el hubiera sido un mandado,cuando la verdad fue el el máximo responsable.

    ¡Por España Siempre!

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,792
    Post Thanks / Like

    Re: Cabra, 1938: el Guernica de la República

    Córdoba, 7 noviembre 2013. Otros años sólo FARO recordaba el bombardeo rojo de Cabra en 1938. Hoy lo hace, entre otros medios, el Diario Córdoba: 75 años del bombardeo de Cabra.

    Agencia FARO


    75 AÑOS DEL BOMBARDEO DE CABRA

    MANUEL Chacón Rodríguez

    Hoy se cumplen 75 años del bombardeo de Cabra, un cruel ataque aéreo de la aviación republicana, realizado al amanecer del 7 de noviembre de 1938, que produjo 109 muertos y más de 200 heridos de todo tipo, en su gran mayoría civiles y trabajadores. Un número muy similar de víctimas al del bombardeo de Guernica y, sin embargo, a diferencia de éste, ha sido muy poco conocido hasta fechas recientes; excepto en la propia localidad egabrense, donde su memoria y terrible recuerdo ha sido preservado entre la población local.

    El bombardeo de Cabra no fue casual sino planificado, tal como ha quedado demostrado por el reciente libro del profesor Antonio Arrabal El bombardeo de Cabra. El Guernica de la Subbética , publicado en 2012. Esto se deduce, primero, por la lejanía del frente de guerra, que en esos momentos estaba en el Ebro, a unos 1.000 kilómetros; segundo, porque dada esa lejanía y la ausencia de tropas o fábricas, Cabra no era una ciudad de interés estratégico ni militar; cuarto, por los tres reconocimientos aéreos republicanos sobre la ciudad en días previos; y en quinto lugar, por los bombardeos republicanos de similares características (aunque menos mortíferos) realizados semanas antes en localidades cercanas situadas en zona nacional como Aguilar (25 de octubre) y Baena (28 de octubre), y a lo largo de toda la guerra en Córdoba capital, episodio este último estudiado por el teniente coronel Patricio Hidalgo en su libro La guerra civil en Córdoba. Los bombardeos aéreos sobre la capital (1936-1939) , publicado este año.
    No cabe duda, pues, de que había un objetivo fijado con precisión: realizar una maniobra de distracción, mediante el bombardeo de población civil enemiga, dentro de una estrategia calculada para desviar la atención del frente del Ebro y para demostrar que la capacidad ofensiva del ejército republicano era aún considerable. Y también la posibilidad, a nuestro entender, de probar armamento soviético.
    En efecto, los bombardeos estratégicos sobre población civil, puestos ya en marcha durante la I Guerra Mundial, experimentarían avances y ensayos durante nuestra desgraciada guerra civil, ya que no por casualidad se emplearon en ésta modernos aparatos de potencias extranjeras. Concretamente en la aviación, como es el caso de Alemania, en Guernica, o de la Unión Soviética, en Cabra. Se trataría, pues, de probar las armas y estrategias de destrucción bélica que poco después se emplearían con suma profusión en la II Guerra Mundial. Un terrible experimento que hermana a Cabra, en su desgracia, no sólo con la mencionada ciudad española, sino con otras como Rotterdam, Dresde o Hiroshima.
    Así, Cabra sería atacada por tres aviones republicanos modelo soviético Tupolev SB-2, más conocidos como "Katiuskas", unos aparatos bombarderos fabricados desde 1936 y conocidos por su ligereza y rapidez, especializados en bombardeos estratégicos sobre la retaguardia enemiga. Casualmente, el bombardeo coincide en fecha con el aniversario de la revolución soviética de 1917, fecha muy emblemática para la URSS. En Cabra, en escasos cinco minutos, descargaron 2.000 kilos de bombas de varios tamaños: 15, 70, 100, 250 y 500 kilos, la mayor de las cuales cayó exactamente en el mercado de abastos, en día de mercado semanal, cuando había allí numerosos hortelanos y población no sólo de Cabra, sino de toda la comarca. Uno de estos artefactos explosivos soviéticos fue hallado en el año 2006, bajo tierra y sin explotar, en el transcurso de unas obras en el barrio de la Villa. En concreto, una bomba de 250 kilos, que tuvo que ser destruida por la Guardia Civil en una cantera de la localidad.
    No fue hasta su 70º aniversario, en 2008, que el bombardeo, ocultado durante décadas, empezó a recordarse públicamente. Fue entonces cuando la asociación cultural Foro Erasmo y el círculo de historiadores Historia en Libertad realizaron en Cabra unas conferencias y un recorrido histórico guiado por las calles de la población donde cayeron las bombas. Antes, en 2003, fueron retiradas de su emplazamiento público las lápidas y la cruz que recordaban los nombres de las víctimas, por votación favorable de todos los partidos políticos del Consistorio. Actualmente están ocultas en dependencias municipales. Precisamente, hoy por la noche, tendrá lugar en el Consistorio egabrense un acto institucional en conmemoración de aquel aciago día.
    Las sociedades modernas y avanzadas no ocultan su historia, ni sus monumentos, sino que los aceptan y los integran como parte de su historia. Porque la historia es historia, no política. Y en casos de conflictos civiles o con vecinos, no utilizan ésta como arma política, bien al contrario: tienden a realizar actos conjuntos de hermandad y reconciliación, mirando al presente y al futuro. Esto es pura madurez cívica.

    * Profesor de Historia

    75 AÑOS DEL BOMBARDEO DE CABRA - Opinión - Diario Córdoba


    Pious dio el Víctor.

  6. #6
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,051
    Post Thanks / Like

    Re: Cabra, 1938: el Guernica de la República

    Reproduzco un artículo de interés publicado en el blog Las Verdades Ofenden.
    __________________

    El caso del bombardeo de Guernica. Uno de los capítulos de Los mitos de la Guerra Civil trata precisamente de aquel hecho histórico, exponiendo sus antecedentes, las versiones más corrientes y los hechos contrastados hasta el presente. He aquí, entre otros muchos, algunos puntos debidamente comprobados.

    ***El bombardeo de Guernica ha sido el elemento de propaganda del Frente Popular de mayor efecto internacional.

    *** Las versiones corrientes hablan de 800, 1.000, 1.600 y hasta 3.000 muertos (1.600 es la cifra más difundida), sobre una población de 7.000 habitantes, para dar la impresión de un bombardeo deliberadamente arrasador, de exterminio. La cifra real máxima, demostrada por Jesús Salas Larrazábal, es de 126 muertos. Una sociedad local, Gernika Zaharra, dedicada entre otras cosas a estudiar el bombardeo desde hace veinte años, solo ha podido descubrir unos 30 muertos más, de los que cabe dudar. En todo caso queda desmentida la sustancia del mito creado por la propaganda.

    *** El bombardeo de Guernica entra así entre los muchos de la época. El de Durango, por los italianos, causó algunas víctimas más. El mayor, realizado también por los italianos en Barcelona, 1938, causó en torno a un millar de muertos al caer una bomba sobre un camión de municiones, que magnificó el daño.

    ***Franco prohibió antes y después de Guernica y de Barcelona, el bombardeo sobre objetivos civiles. Fue desobedecido en esas dos ocasiones, nada más. El Frente Popular practicó bombardeos de ese tipo sobre Oviedo, Cabra, Huesca, Teruel, Valladolid, Cáceres, Baena, etc., nunca los prohibió y en sus partes se jactaba de sus efectos “desmoralizadores”.

    ***Aunque Guernica fue presentado como modelo de los bombardeos masivos de la II Guerra Mundial, no guarda relación cuantitativa ni cualitativa con ellos.

    ***El efecto más espectacular del bombardeo de Guernica fue el incendio de la población, que llegó a alcanzar al 70% del caserío, debido a la abundancia de madera en la construcción. Al terminar los ataques, ardía un 18%. Los bomberos de Bilbao tardaron mucho en llegar, se marcharon sin apagar el fuego, y no fueron movilizados para extinguirlo los 2.000 soldados que estaban en la población.

    ***El bombardeo de Guernica no fue contra una villa sin interés militar, como afirma la leyenda: tenía fábricas de armas y tres batallones acantonados en ella. Además, distaba del frente solo 14 kilómetros.

    *** El interés militar de Guernica subía enormemente porque, de ser conquistada inmediatamente la ciudad, quedarían embolsadas importantes tropas izquierdistas-separatistas. Ese era el deseo del autor del bombardeo, Von Richtofen. Pero Mola, que no se llevaba bien con el alemán, ordenó el avance en otra dirección, hacia Durango, militarmente menos interesante, por lo que se perdió su posible efecto.

    ***A pesar de todo, el bombardeo tuvo un efecto político-militar importantísimo: el PNV llamó a redoblar la lucha para derrotar a “los invasores”. Pero bajo cuerda intensificó los tratos con los fascistas italianos para traicionar al Frente Popular y rendirse por separado.

    *** Como consecuencia indirecta, el PNV entregó intactas a Franco la industria pesada y fábricas de interés militar de Bilbao. El gobierno izquierdista había dado órdenes de destruirlas, para que no sirvieran al esfuerzo bélico de los nacionales.

    ***Consecuencia también de los tratos del PNV con los fascistas italianos fue la rendición de las tropas separatistas en Santoña, que permitió a Franco la primera victoria de masas de la guerra ( 55.000 prisioneros, y un enorme botín en armas: el armamento de los nacionales llegó a componerse en un 20-30% del capturado al enemigo).

    ***Es falso que hubiera en la villa una feria. La misma fue suspendida ese día.

    ***Es falso que la acción se dirigiese contra “los símbolos vascos”. Los alemanes los desconocían por completo, no fueron atacados en absoluto (luego los nacionales los protegieron al conquistar el pueblo) y el ataque se centró en dirección a un puente sobre el río Oca, que no fue alcanzado.

    *** La leyenda sobre la intención y alcance del bombardeo fue iniciada por corresponsales ingleses conservadores que llegaron después del bombardeo y no estaban allí en el momento, como pretenden algunas historias. Estos corresponsales, en especial G. Steer, de The Times, muy afecto al PNV, atribuyeron la acción exclusivamente a los alemanes (participaron también aviones italianos) con el fin probable de alarmar a la población inglesa, sobre la que los laboristas hacían propaganda pacifista. Se trataba de hacer ver la necesidad de intensificar el rearme ante la evidente amenaza alemana. Para ello crearon el mito de Guernica. Por poner otro hecho del mismo género, el mito de la matanza de la plaza de toros de Badajoz fue creada por un corresponsal useño, este izquierdista, Jay Allen, para contrarrestar la impresión mundial causada por la matanza de la Cárcel Modelo de Madrid por las izquierdas. También se detalla la construcción de esta leyenda en Los mitos de la Guerra Civil, cuya tesis ha sido corroborada por el minucioso estudio de ha sido corroborada por F. Pilo, M. Domínguez y F. de la Iglesia en su minucioso estudio La matanza de Badajoz ante los muros de la propaganda.

    https://gaceta.es/blogs/pio-moa/apre....1Nm6FZ9P.dpuf

    +++

    Historiadores que mienten sabiendo de mentir… …[…]… Al lado de la entrevista, una historiadora –más o menos– de la Complutense, doña Mirta Núñez, asevera que mis libros “carecen de todo rigor”. Lo dice una persona que insiste en que los estalinistas, racistas, golpistas y demás componentes del Frente Popular defendían la libertad y la democracia; y que denigra a los inocentes caídos en la represión equiparándolos a los chequistas y asesinos también fusilados o encarcelados: ¡todos víctimas! Este es el rigor de estos brillantes historiadores. Pues nada, que sigan desacreditándose ellos mismos. Pío MOA. Esp.

    Presente y pasado 2007-10-30.

    Relativismo moderno… ya que el problema de la verdad no está en que cada uno tenga “su” verdad, sino que se va al acto de conocimiento que ha ejercido y entonces se le señala su alcance ya que con unos actos de conocimiento se conoce poca verdad y con otros más; así por ejemplo se puede decir hasta dónde da de sí un acto de representación de la imaginación, un acto de abstracción, de conceptualización, de generalización, de juicio y razonamiento lógico, de juicio y razonamiento racional, etc. De manera especial se trata de responder a aquella pregunta tan querida por quienes al seguir una vocación profesional optamos por la Filosofía: ¿Con qué actos de conocimiento alcanzo a Dios? (mientras estamos in via evidentemente), y entonces nos remitimos a un tipo de actos superiores a lo meramente operativos: los hábitos intelectuales: el hábito de los primeros principios, el hábito de la ciencia y el hábito de la sabiduría.

    +++

    Cuando se preparaba la Exposición Universal de París, Picasso empezó a pintar un gran cuadro sobre el bombardeo de Málaga por los italianos, del cual hay abundantes esbozos fechados con anterioridad a los sucesos de Guernica; pero llegó el comisario Bergamín y dijo: lo que estás pintando es Guernica (aquí funcionaron a la vez la autoridad comunista y el nacionalista vasco), y Picasso, que sabía lo que le convenía, no vaciló en cambiar el título.

    +++

    Historiadores de prestigio cómo Ramón Salas Larrazábal lo han reducido a 120 muertos.
    El bombardeo de Guernica.

    José María García de Tuñón Aza. Se acaba de cumplir el 75 aniversario del bombardeo sobre aquella localidad vizcaína y toda la prensa progre como verdaderas fieras se ha echado encima de la información y cada medio de esa calaña nos ha contado el episodio a su manera. A estas alturas ya nadie habla del número de muertos y de los miles de habitantes fallecidos aquel día a causa de las bombas, que no ha dejado de repetir la propaganda marxista y nacionalista, porque historiadores de prestigio como Salas Larrazabal lo han reducido a 120, y según el estudio realizado por los historiadores de la asociación Gernikazarra, Vicente del Palacio y José Ángel Etxaniz, éstos dan la cifra exacta de 126 fallecidos. Incluso Etxaniz escribió que pusieron unos bidones de gasolina junto a la iglesia e hicieron una foto que llegó a publicarse.



    Nota del DiarioYA: Como ejemplo de manipulación, nótese cómo en el telegrama dónde se comunica al gobierno el bombardeo se da la cifra de huida de 10.000 niños y mujeres, cuando en todo el pueblo no había ese número de habitantes, hombres incluídos.

    Uno de los artículos que leí sobre el tema, me ha hecho sonreír el que publica el diario El País, ocupa más de una página, que entre muchas cosas recoge estas palabras: «Los supervivientes aún recuerdan que sobre el humo negro de las llamas destacaba un polvillo blanco que convirtió todo el pueblo en una bola de fuego. Era el fósforo con el que rellenaron las bombas. Se quemaron las fotografías de la mayoría de los vecinos y todos los documentos que se guardaban en el archivo notarial, en el registro civil y en el de la propiedad». Y decía que me había sonreído porque invito al que quiera que vaya a muchas ciudades y pueblos de España, y verá cómo la rojería quemó miles de archivos. Yo que escribo desde Asturias, en la localidad, por ejemplo, de Pola de Lena, donde nació Vital Aza, pido a quien quiera que intente encontrar algo en los archivos del registro civil, parroquia, ayuntamiento, y no encontrará nada de nada porque todo fue pasto de las llamas de los incendiarios rojos. Pido también, que otros intenten encontrar un libro de la antigua biblioteca de la universidad de Oviedo, y no encontraran ninguno porque todos los quemaron, los que ellos mismos se llaman amantes de la cultura, durante la llamada Revolución de Asturias.

    Hubo, pues, más bombardeos. Para la prensa progre sólo se ha bombardeado Guernica y sólo se ha fusilado a García Lorca. Fueron, por desgracia, muchas más poblaciones sometidas a la acción de las bombas y muchos también los que murieron víctimas de la situación. De una parte y de la otra. Sucesos para silenciarlos, pero que, constantemente están sacando, al recuerdo los que aún mantienen en sus mentes el odio y el espíritu de revancha. Será bueno que digamos, por ejemplo, que en Oviedo, durante un año de asedio y sitio,, la aviación roja no se cansó de bombardear a la población civil. El periódico ovetense La Nueva España publicó una entrevista con uno de los supervivientes, José Manuel García Peruyena, de aquellos bombardeos sobre Oviedo, y manifestó que el 10 de septiembre de 1936, tenía ocho años, una bomba cayó sobre un edificio de la calle Caveda, donde en los sótanos se encontraban varios refugiados, y mató a 120, el mismo número que murió en Guernica según Salas Larrazabal. La madre y hermanos de García Peruyena no sobrevivieron. Años después, entregó una carta a Zapatero porque nunca supo dónde fueron enterrados y pedía ayuda para encontrar los restos, pero jamás tuvo respuesta.

    Como símbolo de Guernica quedó el cuadro de Picasso en el que no hay ninguna referencia concreta al bombardeo ni a la guerra civil. A pesar de ello, recientemente en nuestra Cámara el diputado del Grupo Parlamentario Vasco Aitor Esteban preguntaba sobre la voluntad del gobierno de trasladar el cuadro de Picasso, definitivo o temporalmente, para una exposición en el País Vasco. El ministro José Ignacio Wert, respondió, más o menos, lo mismo que había respondido en el Senado a Iñaki Anasagasti: «La pintura de Picasso es una obra profundamente representativa. Lo es por supuesto para el País Vasco; lo es para toda España y lo es para toda la humanidad porque nos dice algo muy lamentable de nuestra historia. El Guernica nos recuerda a todos el horror de la guerra y nos hace reflexionar sobre qué sucede cuando se rompen los valores de la convivencia porque nos pone en valor la democracia y la paz».

    Bien, si el ministro viendo el cuadro recuerda todo lo que recuerda, en mi ánimo no está el corregirle, pero no se ven bombas, ni aviones, ni nada por el estilo. Sólo un toro, un caballo, una mujer y poco más. ¿Qué tiene que ver eso con Guernica? Todo lo demás son interpretaciones, entre ellas la del ministro.

    El bombardeo de Guernica | Diario YA

    14. V. MMXII

    +++

    La izquierda y las cifras. –

    Parece que el antifranquismo retrospectivo y la explotación de las viejas pasiones de la guerra consiguen todavía algunos votos, y ahí tenemos a la Junta de Extremadura y su degradada universidad que, denuncia el historiador Martín Rubio, lo mismo promueven la pornografía y la blasfemia que inventan 12.000 muertos en las matanzas de Badajoz. ¿Cómo obtienen ese número? Incluyendo caídos en combate, datos rumoreados por la propaganda, e incluso víctimas derechistas o de querellas entre las izquierdas.

    La izquierda y los separatistas nunca han mostrado mucho respeto por las cifras. Los 126 muertos de Guernica los han multiplicado por un mínimo de 7 y un máximo de 23, más a menudo por 13. Los fusilados de posguerra los hicieron subir durante años a 200.000, aproximadamente siete u ocho veces más que la cifra real. Recientemente batían todas sus marcas al explicarnos, muy compungidos e indignados, que el Valle de los Caídos fue construido por 20.000 condenados a trabajos forzados: ni trabajos forzados ni 20.000, sino unos pocos centenares, y durante un cuarto de la duración de la obra. Por supuesto, suelen demostrar una notable amnesia sobre las víctimas causadas por su propio bando. 2007. VIII.08

    +++

    El maquis fue un intento comunista de reanimar la guerra civil en España aprovechando las circunstancias, que ellos creían muy favorables, del final de la guerra mundial. Valer leer las explicaciones y esclarecimientos en el libro de Pío MOA “Años de hierro“, donde la población prefirió colaborar con la Guardia Civil que con los maquis.

    +++



    Historia – Curioso fenómeno este de la mentira, que afecta a todos los ámbitos dela existencia. La vida cotidiana está plagada de falacias, perturbada de ‘leyendas negras’ de las que no se salvan ni las noticias de hoy, que son de actualidad, ni las de ayer, que constituyen la Historia. Las biografías de los personajes más trascendentales están salpicadas de opiniones infundadas, propagandas e imaginación con las que se rellenan los huecos que deja el conocimiento. [«Una investigación histórica, libre de prejuicios y vinculada únicamente con la documentación científica es insustituible para derrumbar las barreras entre los pueblos» Juan Pablo II, Magno]. Entonces, para conocer una historia es necesario, pero no suficiente, conocer los hechos, pues es preciso también conocer el espíritu, o si se quiere la intención que animó esos hechos, dándoles su significación más profunda. No podemos dar una respuesta ajena a la realidad histórica ni desconocer los géneros literarios, la intencionalidad de las afirmaciones y en lo posible, percibir el contexto comunitario y las palabras que nacían de ese contexto vivo.Están los que hacen uso ‘selectivo de la memoria’ que en realidad, es ‘una desmemoria’ y una forma de censurar el pasado según los caprichos o creencias.{En la disciplina histórica (como en cualquier otra) es fundamental que los conceptos utilizados guarden debida relación con las realidades que pretenden describir o significar. De lo contrario, se corre el peligro de que la historia llegue “a poblarse de fantasmas” por nuestra ignorancia, caprichos o intereses. De hombres, hechos, notas y acontecimientos de tal época para comprender el contexto:



    El mito de Guernica se resiste a morir.

    07 de Julio de 2007 – 19:49:50 – Pío Moa

    Ibarreche ha exigido por enésima vez que el gobierno español (lo trata como extranjero) pida perdón por el bombardeo de Guernica, y –atento siempre al negocio– que el cuadro de Picasso vaya a “Euskadi”, cualquier cosa que eso sea, aunque ya sabemos a qué se refiere.

    El mito de Guernica ha resultado enormemente productivo para toda la golfería progre mundial, y particularmente para el secesionismo sabiniano. Ha permitido a este último presentarse como representante del pueblo vasco y como víctima de uno de los crímenes de guerra más característicos de la guerra mundial, aunque los mismos fueran cometidos sobre todo por los anglosajones, precisamente los creadores del mito.

    Hoy, después de estudios como los de Vicente Talón, César Vidal y, sobre todo, el muy pormenorizado de Jesús Salas, conocemos los aspectos clave del bombardeo:

    a) Fue ordenado por el jefe de la Legión Cóndor Von Richthofen, sin permiso de Franco ni de Mola. Franco, que ya había dado órdenes de no atacar la población civil, las reiteró a continuación. Los bombardeos sobre la población civil fueron iniciados por el Frente Popular.

    b) La acción obedeció al intento de Richthofen de que la ofensiva de Mola avanzase sobre Guernica para copar a una importante masa del ejército contrario. Habría sido una decisión militarmente acertada, pero Mola, que no congeniaba con el alemán, mantuvo el plan primitivo de avanzar sobre Durango, por lo que el efecto militar inmediato del bombardeo se perdió.

    c) Sin embargo tuvo un efecto militar aplazado del máximo alcance: Aguirre, jefe del gobierno autonómico, hizo un llamamiento a los suyos a luchar con la máxima energía, pero ocultamente intensificó sus contactos con los fascistas, con vistas a traicionar al Frente Popular mediante una rendición por separado. El primer resultado de estos tratos fue la toma de la industria bilbaína intacta por las tropas de Franco, y el segundo la primera gran victoria masiva de los franquistas, en Santander.

    d) Los muertos fueron, como máximo, 126, cifra muy alejada de los 1.600 que predominaban en la propaganda (oscilaban entre los 800 y los 3.000). No obstante muchos se resisten todavía y hablan de 200 o 300 muertos, sin fundamento alguno.

    e) La destrucción por los incendios fue espectacular. Afectó inicialmente a cincuenta edificios, extendiéndose luego hasta a doscientos (70% de la villa). Los bomberos de Bilbao, a escasa distancia, tardaron dos horas en llegar y se retiraron a medianoche, sin apagar los fuegos, que continuaron extendiéndose hasta el día siguiente.

    f) La Casa de Juntas y el árbol de Guernica, contra lo que quiere la leyenda, no fueron atacados. Los alemanes ignoraban por completo aquellos símbolos. Tampoco es cierto que Guernica fuera una “capital cultural” o “histórica” de las Vascongadas y que allí jurasen los reyes “los fueros vascos”. En realidad no había tales fueros vascos, pues cada provincia tenía el suyo propio, y a menudo presionaba ante la corona para obtener privilegios a costa de los de las otras provincias.

    g) El mito lo crearon sobre todo unos periodistas ingleses, de los que Steer fue el más destacado, con vistas a alertar a los ingleses, por entonces sometidos a la propaganda pacifista del laborismo, sobre los peligros que se venían encima desde Alemania. Irónicamente, serían los ingleses quienes desarrollasen al máximo los ataques aéreos de terror sobre la población civil.

    Como indiqué, el separatismo sabiniano y la izquierda en general han utilizado de forma masiva el mito, haciéndolo creer a innumerables personas y beneficiándose de las correspondientes rentas políticas. Razón de más para que todos hagamos el máximo esfuerzo por dar a conocer la verdad con la mayor amplitud posible. Cada uno tiene ahí una tarea, si quiere salir de la pasividad.

    En la base de todas las amenazas a la democracia se encuentra una falsificación del pasado. 07.07.2007
    -.-


    Hablando de genocidios: 70 aniversario del bombardeo de Cabra
    Ángel David Martín Rubio. 5 de noviembre
    .

    Y es que las ciento ocho vidas de Cabra parecen pesar mucho menos que las ciento veinte de Guernica cuando se pasan por el filtro de la propaganda roja o de la memoria histórica.

    Muy pocos recuerdan que el 7 de noviembre de 1938 la Aviación a las órdenes del Gobierno republicano bombardeó la cordobesa ciudad de Cabra causando más de un centenar de muertos.

    Desde el punto de vista técnico, la Aviación durante nuestra guerra vio la transición del avión biplano al monoplano, desarrollándose nuevas tácticas de combate aéreo a mayor velocidad y altura, se verificó el aumento del potencial de fuego de los cazas y se ejecutaron los primeros bombardeos de poblaciones como elemento de castigo hacia la población civil. En efecto, si bien durante la Primera Guerra Mundialambos bandos habían bombardeado ciudades de la retaguardia enemiga, fue durante la Guerra Civil Española cuando se generalizó esta práctica, prevista en las doctrinas que sobre el poder aéreo se desarrollaron en Europa y en Estados Unidos en la época de entreguerras. En este último sentido es importante la distinción entre bombardeo táctico y estratégico. En el bombardeo táctico las fuerzas aéreas intentan derrotar al enemigo en una batalla en particular (en muchas ocasiones cooperando con otros elementos de las fuerzas armadas) mientras que en elbombardeo estratégico el objetivo es derrotar al enemigo en la guerra, realizando para ello una campaña de envergadura que mine poco a poco los recursos del adversario (ya sea su capacidad industrial, la moral de sus ciudadanos en retaguardia o cualquier otro procedimiento).

    El bando republicano fue el primero en bombardear ciudades, de forma que antes de finalizar el mes de julio de 1936 ya habían sufrido estas agresiones Zaragoza, Córdoba, Sevilla y otras, según se reconoce en sus propios partes oficiales de guerra. Ahora bien, mientras que el Gobierno del Frente Popular inició una activa campaña publicitaria frente a los bombardeos nacionales, que llegó incluso al Vaticano, la propaganda nacional, mucho menos preocupada por estas materias, sólo acertó a responder tardíamente con unos folletos que registran menos bombardeos y muertos causados por el enemigo que los que hubo realmente como demostró el historiador Patricio Hidalgo Luque en una Comunicación presentada al II Congreso Internacional sobre la Segunda República y la Guerra Civil (Universidad San Pablo-CEU, 2006).

    Aquel 7 de noviembre de 1938 la línea principal del frente se encontraba en el Ebro, muy lejos de Córdoba. Una de las bombas cayó en el mercado de Abastos de Cabra donde se hallaban reunidos los campesinos del entorno… Entre los muertos, población civil, mujeres y niños… La guerra estaba perdida pero había tiempo de seguir prolongando el sufrimiento y de provocar más destrucciones, incluso en lugares que el Ejército Popular ni siquiera soñó con pisar.

    El Gobierno del socialista Negrín tenía un importante número de “artistas” a sueldo; recordemos que algunos de ellos estaban en nómina como comisarios políticos en el ejército mientras que la España nacional vivía volcada en el esfuerzo de guerra. Tal vez por eso, excepto algunas referencias en la prensa española y en algunas publicaciones afines del extranjero se ha habló muy poco de este bombardeo; no hubo un Picasso que inmortalizase la tragedia y en los libros de historia apenas se dedican unas líneas a lo ocurrido. Y es que las ciento ocho vidas de Cabra parecen pesar mucho menos que las ciento veinte de Guernica cuando se pasan por el filtro de la propaganda roja o de la memoria histórica.

    Han pasado 70 años, pero quizás hoy como nunca se impone el deber de conocer el pasado para evitar que personajes como Zapatero y Garzón lo utilicen para controlar el presente.

    http://desdemicampanario.blogspot.com 2008.XI.06

    +++

    No hubo mercado en Guernica por Pedro Fernández Barbadillo.

    El bombardeo de Guernica es uno de los hechos de la guerra civil, pero también es un mito. Y como todo mito es indiscutible para los creyentes en él. Aunque hace años quedó probado que ese día no hubo mercado, se ha seguido repitiendo para reforzar, precisamente, el mito.

    Para los separatistas vascos y para los antifranquistas, el bombardeo de Guernica es una prueba capital de la maldad del general Franco y sus seguidores. El grafómano abertzale Iñaki Anasagasti, senador del Reino de España, llegó a calificarlo como un “antecedente primigenio de los ataques del 11-S”, como recogí en mi libro Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos.

    El número de muertos y la destrucción se han elevado hasta la exageración. Muchos historiadores extranjeros de militancia izquierdista repiten las cifras de 1.654 muertos y 889 heridos dadas por el Gobierno vasco tiempo después. ¿Cómo, en un pequeño pueblo de 5.600 habitantes, se pudo registrar esa mortandad, y más teniendo en cuenta lo precario de las fuerzas aéreas de la época? ¿Por qué se olvida el bombardeo de Durango, realizado el 31 de enero de 1937, en el que el número de fallecidos comprobado superó los 300?

    Guernica asoció su nombre a un cuadro célebre y sirvió para impulsar una campaña de rearme aéreo en Inglaterra, encabezada por el periodista sudafricano George L. Steer. La única manera de justificar el número de muertos y el carácter genocida de la acción de guerra, realizada por la Aviación Legionaria (italiana) y la Legión Cóndor (alemana), consiste en recurrir a la población flotante que llenaba Guernica por su tradicional día de mercado, que se celebraba, y se sigue haciendo, todos los lunes.

    La primera negación de la versión oficial.

    De manera asombrosa, el régimen franquista no fue capaz de estimular las investigaciones históricas y técnicas sobre la guerra. Una vez elaborado un relato (cruzada, anticomunismo, alzamiento justificado, autoridad ilegítima, persecución religiosa, conspiración extranjera, caudillaje de Franco…), se despreocupó de lo demás. Incluso la Causa General quedó incompleta. Una de las consecuencias es que fue la más activa oposición antifranquista la que generó otra narración de la guerra y la posguerra que marcó la transición. Sólo en los últimos años se han escrito investigaciones sobre asuntos silenciados por unos y otros, como la traición de Santoña, en la que el PNV abandonó a sus aliados para rendirse a los italianos; las checas en Madrid y Barcelona; la inflación en las dos zonas, la sublevación del coronel Casado y el socialista Besteiro, etcétera. El bombardeo de Guernica fue uno de esos acontecimientos entregados a la propaganda y la negación.

    En la España franquista, a finales de los 60 se empezó a poner en duda la versión oficial, que consistía en la difundida en la guerra: no hubo bombardeo y la destrucción la realizaron los batallones socialistas, anarquistas y comunistas en retirada, conducta que habían cometido en otras ciudades vascas, como Irún y Amorebieta, y trataron de hacer en Bilbao, en muchos de cuyos edificios se habían picado hornillos para colocar los explosivos.

    La primera negación que conozcamos aparece en el libro España en llamas, de Bernardo Gil Mugarza, publicado en 1968. La primera investigación seria la realizó el periodista valenciano Vicente Talón, cuando trabaja para el periódico El Correo Español-El Pueblo Vasco, de Bilbao. Tituló su libro Arde Guernica (San Martín, 1970), para aprovechar el tirón del ¿Arde París? de Larry Collins y Dominique Lapierre.

    En ediciones posteriores, Talón cuenta que la censura amputó en torno a un tercio del texto original, pero que dejó lo que le parecía más reprochable al mando franquista: que hubiese permitido que sus aliados operasen sobre el territorio sin sujetarse a sus órdenes.

    El delegado del Gobierno vasco prohibió el mercado.

    En Arde Guernica y en la versión posterior, El holocausto de Guernica (Plaza y Janés, 1987), Talón hace un descubrimiento que no ha sido capaz de superar el muro de mentiras, consignas y tópicos: el 26 de abril de 1937 no se celebró el tradicional mercado.

    En los años de la dictadura franquista Talón encontró a quien el presidente del Gobierno vasco, José Antonio Aguirre, había nombrado –el 25 de abril– delegado gubernamental en Guernica: el guipuzcoano Francisco Lazcano, que trabajaba como jefe de una empresa de cerrajería sin haber sufrido represalia alguna.
    La ofensiva de los nacionales contra el frente norte, desde Eibar y Ondárroa hasta Gijón, había comenzado el 31 de abril, bajo la dirección del general Mola, con el plan de avanzar de este a oeste y conseguir la conquista de una rica zona, con minería, ganadería, industria pesada, astilleros y población. La primera acción fue el bombardeo de Durango, a la que siguió un lento avance de los batallones, que llevaban en punta a los requetés navarros y vascos; también había unidades de voluntarios italianos, regulares (moros), legionarios y, por supuesto, falangistas y soldados normales.

    La cúpula del PNV estaba en negociaciones para rendirse a los italianos a través del cónsul Francesco Cavalletti, a la vez que Aguirre clamaba por la radio que los vascos defenderían el solar de sus mayores hasta la última gota de sangre.

    Lazcano, que había vivido las derrotas y las retiradas desde Irún hasta la muga con Vizcaya, conocía muy bien la potencia de la máquina bélica de Mola. Además, cuando se dirigía en coche a Guernica sufrió un bombardeo en Arbacegui-Guerricaiz (hoy Munitibar).

    Nada más llegar, le contó a Talón, ordenó la suspensión del mercado, y para impedir que los baserritarras bajasen a la villa foral con sus productos (quesos, corderos, miel, pimientos, alubias…) colocó piquetes de soldados en las carreteras, los caminos y los cruces de la comarca. También prohibió la celebración del partido de pelota programado para la tarde. Aun así, varios campesinos llegaron a Guernica por caminos secundarios. Otra de sus órdenes fue la retirada de las calles de la villa de todos los vehículos de motor sin objetivo concreto.

    Además, Lazcano reconoció que le había llamado por teléfono el jefe de Estado Mayor del Ejército del Norte para ordenarle que impidiese que entrasen en Guernica las tropas en retirada del frente, y que dispersase a los soldados acantonados en el pueblo por los alrededores. “En plena gestión me cogió el bombardeo”, dijo a Talón.

    Guernica, objetivo militar.

    Se quiera reconocer o no, Guernica era un objetivo militar. El general Jesús Salas Larrazábal, autor en 1987 de Guernica (Rialp), reeditado hoy, explica que allí se fabricaban bombas incendiarias del mismo tipo que las que destruyeron el lugar, que había tres cuarteles de gudaris para otros tantos batallones y siete refugios antiaéreos. Las fábricas de armamento y explosivos para el Ejército español habían hecho la fortuna de los guerniqueses, y también su desgracia.

    La decisión de bombardear la tomó por su cuenta Wolfram von Richthofen, jefe de Estado Mayor de la Legión Cóndor, para cortar la retirada a los gudaris y los milicianos y dejarlos aislados; pero el ataque no produjo los efectos deseados, sólo la destrucción del pueblo, agravada por la negligencia de los bomberos, que tardaron varias horas en llegar desde Bilbao y se marcharon sin haber combatido el fuego. Según Salas, las bombas parecieron haber afectado a unos 50 edificios y, sin embargo, casi 200 fueron pasto de las llamas. Indudablemente, los daños podían haber sido mucho menores, en otro caso. Salas estimó el número de fallecidos en 126 a partir de los cálculos de los registros civiles, los cementerios y los hospitales. Es una cifra que jamás ha podido ser rebatida en estos años. Cada vez que alguien la recuerda provoca protestas de losabertzales, porque les rompe el discurso victimista que utilizan para convertirse en paladines de la paz.

    Pese al horror que supuso para los muertos y sus familiares, el bombardeo de Guernica fue minúsculo en comparación con los que sufrieron cientos de ciudades europeas unos años después. Para acabar de ponerlo en su sitio, hay que decir que en los asaltos a las cárceles de Bilbao cometidos por las turbas y los milicianos el 4 de enero de 1937 fueron asesinadas más personas, casi 230. Pero estos muertos son políticamente incorrectos.

    http://historia.libertaddigital.com/...276240089.html
    2012.IV. 26

    +++

    Guernica, seis tópicos desmentidos 29 ABR 2012 | A. BASALLO | J. E. PFLÜGER.

    La historiografía de izquierdas falseó datos. El cuadro de Picasso y las novelas hicieron el resto.



    La villa vizcaína de Guernica ha pasado a la Historia no tanto por las bombas que cayeron sobre ella el 26 de abril de 1937, hace ahora 75 años, como por la propaganda que ha sepultado la verdad.El trabajo de Jesús Salas Larrazábal Guernica, el bombardeo (La Historia frente al mito) aporta datos que desmienten a autores anglosajones como Herbert Southworth o el novelista Max Morgan-Witts, coautor con Gordon Thomas de El día en que murió Guernica. Estos son los seis tópicos más extendidos sobre el bombardeo y que las recientes investigaciones ponen en entredicho:

    1. Guernica sí tenía interés militar. La propaganda de izquierdas ha insistido en que se trataba de una población indefensa y carente de interés militar. Pero la villa no sólo tenía interés per se (fábrica de armas y cuarteles), sino que su toma inmediata habría permitido copar a grandes unidades del Ejército republicano, lo que habría precipitado el final de la campaña del Ejército de Franco en Vizcaya. Guernica era un nudo de comunicaciones y, aunque no se pretendía con la operación cambiar el curso de la guerra, sí se quería facilitar la ofensiva terrestre que se iba a llevar a cabo.

    2. No pudo durar más de tres horas ininterrumpidas. El historiador británico Herberth Southworth da el dato por cierto cuando es sabido que los aparatos germanos de la época no tenían tanta autonomía de vuelo. El tiempo máximo de permanencia en el aire de los cazas de acompañamiento era inferior a las dos horas y media, y a los bombarderos Junkers no les daba tiempo material de bombardear Guernica, volver a Burgos, recargar y regresar a la villa en menos de tres horas. Todo indica que duró apenas unos minutos.

    3. No hubo ametrallamiento de civiles. The New York Times titulaba su información sobre el bombardeo: “Histórica ciudad vasca destruida, aviones rebeldes ametrallan a civiles”. Pero era materialmente imposible hacerlo porque las calles del casco urbano de Guernica no tenían ni la anchura ni la longitud necesarias. Tampoco las escuadrillas de Junker y Heinkel tenían una carga especial de bombas, como se ha especulado. Se utilizaron las mismas que en otros bombardeos. Sí los efectos fueron más destructivos se debió a lo compacto del núcleo urbano, la abundancia de casas de madera y el hecho de que los bomberos de Bilbao fueran avisados muy tarde y no llegaran a Guernica a apagar el incendio hasta las 10 de la noche, tres horas después de concluir el ataque.

    4. No hubo 3.000 víctimas Los estudios de Salas Larrazábal son concluyentes. Un número tan elevado de víctimas (entre 1.600 y 3.000) era imposible. El recuento de la recogida de cadáveres arrojó un número concreto, la cifra difícilmente alcanzaría los 200 fallecimientos. Estudios posteriores los reducen aún más y dan el número de 126 víctimas.

    5. El mercado había terminado horas antes del ataque. Los estudiosos del bombardeo de Guernica, como Paul Preston, han usado los documentos de la propaganda que se desarrolló durante los últimos meses de la Guerra Civil. Uno de sus tópicos fue que era día de mercado y que se bombardeó el recinto. Este apenas sufrió daños al no recibir el impacto directo de las bombas alemanas. Además, el bombardeo se produjo más de dos horas después del cierre de los puestos.

    6. Hemingway, Orwell y Dos Passos tergiversaron los hechos. El bando republicano no dudó en utilizar a un auténtico ejército de periodistas de medios de Inglaterra y EE.UU que no dudaron en usar los datos facilitados por el mando republicano sin comprobarlos y sin entrevistar a testigos. Por eso, las informaciones de periodistas tan dispares como Hemingway, Orwell, Saint-Exupéry, o John Dos Passos no dudan en reproducir informaciones imposibles como los ametrallamientos sobre civiles, la duración de tres horas o la destrucción de la mitad de los edificios. Los 22 testigos presenciales que han declarado sobre lo ocurrido en Guernica coinciden en que la destrucción afectó a 52 edificios (14% del total), que no se ametralló a los civiles que escapaban de la localidad y que el bombardeo fue en tres pasadas, con una duración total que no superó, en ningún caso, los 15 minutos de duración.

    http://www.intereconomia.com/noticia...tidos-20120428

    +++


    No fue el primero ni el último ni el más importante de los bombardeos de la contienda.

    Algunas cuestiones en torno al bombardeo de Guernica.

    Pedro Sáez Martínez de Ubago.

    A las cuatro y media de la tarde del lunes 26 de abril de 1937 y durante unas tres horas, tuvo lugar uno de los episodios más famosos pero menos conocidos de la última guerra civil española: el bombardeo de Guernica por parte de unidades de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, encuadradas las fuerzas aéreas del bando nacional. No fue el primero ni el último ni el más importante de los bombardeos de la contienda, ya que, frente a las 294 víctimas mortales del bombardeo que padeció Durango el 31 de marzo, la prensa bilbaína de la época no habló de víctimas, aunque luego la propaganda republicana y nacionalista elevara el número de éstas a más de 3.000 y hoy la historiografía más moderna, incluyendo a autores de la asociación “Gernikazarra” como Vicente del Palacio y José Ángel Etxaniz estima que hubo 126 fallecidos, en una localidad de unos cinco mil quinientos habitantes de la que fueron arrasados en torno al 70% de los edificios?

    Esta misma propaganda republicana y nacionalista ha querido divulgar un mito cuya mendacidad hoy ponen de manifiesto la historia y los hechos. Por un lado, la mistificación de que Guernica era una ciudad inerme que no tenía ningún interés militar ni estratégico; y por otro que los atacantes sólo buscaban arrasar los símbolos de las libertades vascas que eran la Casa de Juntas y el famoso roble que se halla delante de la misma.?Sobre este árbol, que se ha pretendido remontar a las crónicas árabes de los siglo VIII y IX, baste decir que la documentación más antigua lo remontaría al siglo XV, el denominado “Árbol padre”, sustituido en 1742 por el Árbol viejo, cuyo tocón hoy se expone en la Casa de Juntas, que, a su vez fue sustituido por un supuesto brote en 1860, ante el que jurara su cargo José Antonio Aguirre, y ha sido a su vez reemplazado por otro retoño en 2005?

    Sin embargo, la realidad es muy distinta, tanto el edificio como el matojo no fueron dañados por el bombardeo y, además un pelotón de soldados del Regimiento de Regulares Tetuán nº 1 cumpliendo órdenes directas del General Emilio Mola, escoltaba y protegía al Árbol y la Casa de Juntas desde la entrada en la población hasta que fue relevado por una Compañía de los Requetés al mando del capitán carlista navarro Jaime del Burgo, quien se hizo cargo de rendir honores y custodiar los símbolos forales.

    Sin embargo, quien si despreciaba edificio y planta fue el marxista y democrático presidente Azaña quien calificó de “cachivaches” los símbolos que le enseñaron cuando visitó la villa. En cuanto al interés estratégico y militar de Guernica, baste señalar que en la localidad y sus inmediaciones está documentada la presencia de lo siguiente?

    1) La fábrica de armas ASTRA-UNCETA, de la que consta una partida del 23 de abril de 1937 por la que se suministró al gobierno de la república 11658 pistolas y ametralladoras, por un importe de 1.116.000 pesetas. Igualmente consta que un grupo de especialistas de la URSS iba a llegar a la localidad el martes 27 a fin de desmontar las instalaciones y maquinaria de la fábrica y trasladarlas a Bilbao.

    2) El Puente de Rentería, posible aunque fallido objetivo central del bombardeo, emplazado en el centro urbano y que era la única vía férrea sobre la Ría que enlazaba Bilbao con las poblaciones del “Cinturón de Hierro” sitas al otro lado.

    3) Los numerosos cuarteles, como el del 18 batallón Loyola de Gudaris y otros edificios aledaños de la Casa de Juntas, habilitados como acuartelamiento para un total aproximado de unos 3000 efectivos de las fuerzas rojas y brigadas internacionales, que es estaban reagrupando para la defensa de Bilbao.

    En este sentido, Gordon Thomas y Max Morgan Witts dan razón de la llegada de 2.000 soldados que acamparon en las inmediaciones del cementerio la víspera del bombardeo. Con todo esto, y pasando por alto por razones humanitarias, los dos hospitales militares, el Penitenciario Militar de Guernica-Lumo y el habilitado en el céntrico convento de las carmelitas, cuyos soldados, una vez restablecidos volvían al frente, se pueden cuestionar todas las especulaciones sobre la indefensión de Guernica y su falta de interés militar o estratégico.

    ¿Hubiera tenido tanta repercusión el bombardeo de Guernica si Pablo Ruiz Picasso no hubiera pintado su famoso cuadro? Lo curioso, sin embargo, es que la pintura que hoy es la joya del Museo Reina Sofía, fue encargado al artista malagueño a principios de enero de 1937, es decir unos tres meses antes de la acción bélica que, por pura casualidad ha inmortalizado.

    Concluiré citando las palabras del insigne historiador, Jesús María Salas Larrazábal, quien en su obra “Guernica” de 1987, retitulado “Guernica, el bombardeo. La Historia frente al mito” dice: “Quien tenga probada paciencia puede estudiar los orígenes históricos del mito de Guernica en las 190 páginas del capítulo primero del erudito libroLa destrucción de Guernica”, del polemista norteamericano Herbert R. Southworth, en las que va exponiendo, una tras otra, las noticias que publicó la prensa mundial en base a los cables enviados desde Bilbao por cinco corresponsales extranjeros (…). Los que afronten esta lectura podrán conocer insignificantes pormenores relacionados con este temario, país por país, pero por mucho que relean las densas páginas no serán capaces de hallar rastros de lo más esencial: los relatos de la prensa de Bilbao, numerosa entonces y, hay que suponerlo, mejor informada. Nadie considere esto como un incomprensible olvido de cronista tan minucioso, pues existe una explicación mucho más lógica: los periodistas de Bilbao (…) no comulgaron con las extravagantes tesis de los contados corresponsales extranjeros que fabricaron la leyenda, y los censores de Bilbao impusieron cortes en los pocos artículos desorbitados que la prensa local reprodujo de los diarios extranjeros. (…) y que podían ser refutados fácilmente por los evacuados de Guernica”.

    Algunas cuestiones en torno al bombardeo de Guernica | Diario YA – MMXII.IV.26

    +++

    74 aniversario del bombardeo de Cáceres por la aviación “republicana”: 1937-2011


    Este es vergonzoso parte de guerra republicano.

    Antonio Manuel Barragán Lancharro 29 julio 2011

    El 23 de julio se cumplió el 74 aniversario del bombardeo de la ciudad de Cáceres por la aviación roja (o «republicana»).

    Produjo una auténtica masacre: 35 muertos y muchos heridos que no se han podido cuantificar. Entre estas víctimas estaban las más inocentes, niños de cuatro, cinco, seis y siete años, así como jóvenes y ancianos.

    Por supuesto, ni la Universidad de Extremadura con su sección de Memoria Histórica, ni tampoco el Coordinador de la Memoria Histórica adscrito a los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Extremadura ni las asociaciones constituidas al efecto no han hecho público un comunicado a la opinión pública del triste aniversario de esta masacre. Una de las consecuencias de estos bombardeos es que la ciudad de Cáceres se previno mediante un reforzamiento de las defensas. Un ejemplo son los sacos terreros que se pusieron en los soportales de la Plaza como muestra esta imagen.

    El bombardeo causó asimismo daños materiales cuantiosos, especialmente en el Palacio de Mayoralgo (actual sede institucional de Caja de Extremadura), cuya fachada se derrumbó.

    A continuación se expone un capítulo que informa de estos hechos tomados del artículo elaborado por Ángel David Martín Rubio que lleva por título «El Bombardeo de Cáceres y la aviación en Extremadura durante el primer año de guerra (1936-1937)» publicado en Altar Mayor, Nº. 122, 2008, pp. 1081-1095. Vaya también como homenaje y recuerdo a estas víctimas olvidadas.

    «El Bombardeo de Cáceres y la aviación en Extremadura durante el primer año de guerra (1936-1937)» por Ángel David Martín Rubio.

    La Ofensiva Nacional sobre Vizcaya (del 31 de marzo al 29 de junio de 1937) supuso un duro revés para el Gobierno republicano pues suponía la incorporación a la España de Franco de las zonas más importantes en recursos minerales e industria estratégica. La única manera de evitar este desastre era crear ataques de diversión y quebrantadores contra otros frentes. Tal era una de las razones principales de la primera gran ofensiva de la República, en Brunete (del 5 al 25 de julio de 1937).

    Una respuesta secundaria menos conocida fue una campaña de bombardeos contra ciudades de la retaguardia nacional, iniciada poco después del comienzo de la campaña del Norte y antes de los ataques a Durango y Guernica. Por ejemplo, el 12 de abril un avión bombardeó Valladolid y la carga cayó sobre varias casas próximas a la Academia de Caballería y una escuela en el momento en que salían de ella los niños. Murieron 30 personas y hubo 100 heridos, algunos de los cuales fallecieron más tarde. Palma de Mallorca, Granada, Sevilla, Talavera de la Reina, Burgos, Alba de Tormes (Salamanca), Navalcarnero, Segovia, Cantalejo (Segovia), Cáceres, Córdoba, Daroca y Calatayud (Zaragoza), Miranda de Ebro, Granada, Zaragoza… serían, entre otros, las ciudades convertidas durante los meses de abril a diciembre de 1937 en objetivo de la Aviación republicana que causó centenares de víctimas entre la población no-combatiente.

    La incursión aérea contra la ciudad de Cáceres fue organizada durante la batalla de Brunete que se venía desarrollando en las inmediaciones de Madrid durante el mes de julio de 1937. En la mañana del 23 de julio cinco de los aviones de bombardeo soviéticos llamados Katiuskas sobrevolaron la ciudad sobre las nueve y media de la mañana, descargando sobre su núcleo urbano dieciocho bombas que afectaron a lugares como el Mercado de Abastos, Instituto de Enseñanza Media, Gobierno Civil, Plaza de Santa María, calles Santi Espíritu y Nidos y traseras del cuartel de la Guardia Civil. De poco habían servido las medidas preventivas que se habían tomado días antes de producirse la agresión por parte del Gobernador Militar y del Alcalde. Así, en la Plaza Mayor, la noche del 22 de julio se trabajaba activamente en la colocación de sacos terreros.

    Especialmente dramáticas fueron las circunstancias ocurridas en la Plaza de Santa María. Unos cacereños murieron postrados ante la Patrona pues la Virgen de la Montaña se encontraba en la hoy Concatedral de Santa María; otros cuando abandonaban el Templo y otros al dirigirse a él. El Obispo Fray Francisco Barbado Viejo, con sus ropas manchadas por los cascajos y la sangre de los heridos, se adentró entre las ruinas para confortarlos y auxiliar en los últimos momentos a los más graves. Grave confusionismo reinó también en el Mercado de Abastos por la aglomeración existente en el mismo al estallar en sus proximidades algunos explosivos.

    Dos de estas bombas cayeron frente a una de las puertas de Santa María y su metralla cruzada penetró en la Iglesia dejando sin vida o malheridos a todos los que estaban al fondo, por debajo de las pilas del agua bendita; otros murieron en la plazuela; el Palacio de Mayoralgo se vino abajo, como varios edificios de la Plaza y las traseras del Ayuntamiento, con personas muertas o heridas en todos ellos. Quienes eran niños entonces todavía recuerdan el episodio:

    «A mí, como a otros niños, nos cogió en el colegio de don Ponciano, que nos mandó a casa y con el temor y la curiosidad infantil, atravesamos ese espectáculo dantesco… No se me olvidará la figura del Obispo, el dominico Fray Francisco Barbado Viejo, con su blanco hábito cubierto de sangre, reconfortando a los heridos, ayudando a todos y dando la «extremaunción» a los muertos; los legionarios escayolados evacuando heridos, y algunos miembros, seccionados brutalmente por la metralla, colgando de la bóveda del palacio de Canilleros, que era cuartel de milicias. En las carpinterías de Cáceres se terminó la madera para hacer ataúdes. Se autorizó a llevar, sin muchos trámites, a los muertos a enterrar a los pueblos de los que procedían… Treinta y tres personas fueron enterradas en el Cementerio de Cáceres, aparte de miembros amputados de algunas otras… y se decretó el silencio oficial por razones de guerra».

    La información sobre lo ocurrido en Cáceres fue recogida en el Parte Oficial de Guerra en los siguientes términos: «La aviación enemiga, siguiendo su criminal costumbre de bombardear poblaciones indefensas de la retaguardia, sin finalidad militar alguna, ha bombardeado hoy la capital de Cáceres con cinco aviones causando muertos y heridos en la población civil, la mayor parte mujeres y niños. Este criminal proceder obliga a llevar a cabo las naturales y prontas represalias que ya hemos tenido que ejercer en otras ocasiones iguales». El Parte Oficial republicano únicamente afirmaba, con evidente escarnio de la verdad, que se habían bombardeado «diversos objetivos militares en las cercanías de Cáceres». El resultado fueron 31 muertos y 64 heridos, cuatro de los cuales murieron después elevando a 35 el número de víctimas del bombardeo. De éstos 12 eran hombres y 23, mujeres. La víctima más joven era una niña de 4 años y la de más edad un anciano de 87. 14 de ellos pueden considerarse de edad madura, 15 eran menores de 25 años y 6 mayores de 60.

    Sospechándose que esta acción formaba parte de un plan previamente trazado por el Gobierno republicano, sospecha que se iba a reforzar al descubrirse en las Navidades de 1937 el proyecto de infiltración en la propia retaguardia cacereña llevado a cabo por Máximo Calvo, las autoridades nacionales reforzaron las defensas antiaéreas en las poblaciones extremeñas más importantes: se crearon refugios, se construyeron trincheras, se implantaron servicios de vigilancia y escuchas, instalándose sirenas que anunciaban de la presencia de aviones. Todo ello ocurría sobre todo a partir del otoño de 1937, afortunadamente los bombardeos republicanos en la retaguardia extremeña descendieron notablemente hasta que tuvo lugar la ofensiva del verano de 1938 en La Serena.

    Víctimas del bombardeo «republicano» sobre la ciudad de Cáceres el 23 de julio de 1937

    1. Valentín Acedo Cordero (72 años)
    2. Juana Presentación del Barco Rodríguez (6 años)
    3. Telesfora Barrantes Brillo (45 años)
    4. Carlos Blázquez Cercas (7 años)
    5. Francisco Bravo Franco (5 años)
    6. María Castellano Torres de Castro (41 años)
    7. Elia Castellano Vinuesa (32 años)
    8. Francisco Duarte Estévez (41 años)
    9. Faustino Gallego Gallego (57 años)
    10. Alfonsa García Nevado (23 años)
    11. Ana Guillén Juaranta (45 años)
    12. María Lucero Ríos (4 años)
    13. María Macayo Plata (24 años)
    14. Ángela Manzano Rubio (50 años)
    15. Florencia Martín Fernández-Pedrilla (62 años)
    16. Ángel Merino Quesada (36 años)
    17. Juan Morgado Panadero (8 años)
    18. Cipriano Muñoz Fernández (44 años)
    19. José Ojalvo Jiménez (6 años)
    20. José Picapiedra Rueda (87 años)
    21. Josefa Pulido Prado (24 años)
    22. Margarita Quirós Fontán (17 años)
    23. Ana Rebollo García (62 años)
    24. Francisca Rico Manga (33 años)
    25. Fe Rivero Ramos (47 años)
    26. Félix Roa Pinto (56 años)
    27. Rosalía Rosa Pérez (70 años)
    28. Concepción Serrano Gómez (11 años)
    29. Gregorio Silveira Jiménez (46 años)
    30. Francisca del Sol Rosa (34 años)
    31. Luisa Solana Plaza (70 años)
    32. Josefa Solís Sobrado (17 años)
    33. Purificación Solís Sobrado (24 años)
    34. Julia Tornos Gómez (16 años)
    35. María del Carmen Tornos Gómez (17 años)

    Blog de A. Manuel Barragán-Lancharro
    Página de error - ReL

    +++


    70º aniversario de la masacre republicana de Cabra.

    Siete de noviembre de 1938. Quedan cinco meses para que termine la Guerra Civil. El frente está en el Ebro, el Ejército Popular está en preparativos para volver a la margen izquierda del río. El intento de ofensiva republicano fracasa. A cientos de kilómetros, un pequeño pueblo de Córdoba —Cabra— ha recuperado la normalidad. Es día de mercado. Acuden cientos de almas.

    07.31 horas, tres aviones de fabricación soviética, los Katiuska SB-2 del ejército republicano, dejan caer una veintena de bombas que asesinan 101 personas —96 en el acto— y más de 200 heridos, mujeres, niños y ancianos.

    Todavía se desconocen los motivos para la matanza republicana (quizá el mismo móvil que el guiaba al abuelo de Zapatero, el tiro en la nuca), no había tropas, no era escenario de operaciones. Zona campesina y alejada de vías de comunicación. Los responsables de este crímen de guerra republicano no respondieron a la Justicia (uno entre cientos). Quizá cuando a Garzón le operen la laringe, pueda menterle mano al asunto.

    El año pasado escribía, el nada sospechoso, Arcadi Espada:

    Pero, no eran vascos, no tenían un Picasso que pintase sus gritos, ni sus lágrimas conmovieron a nadie. Hoy que se pretende reescribir el pasado y volver a dibujar las fronteras de buenos y malos, nadie se acordará de esta masacre y siempre nos quedará Guernica. Decididamente, el bando franquista ganó una guerra, pero perdió la propaganda. En homenaje a esas victimas y pensando en sus verdugos, los que arrojaron las bombas y los que dieron las órdenes, tomo de Don Claudio Sánchez Albornoz, estas palabras: «paz, piedad y perdón» esperando se termine de una vez esta locura de reescribir la Historia. Es de las pocas cosas que puedo suscribir de Espada, aunque con un matiz. Laúnica relación entre el bodrio de Picasso y el bombardeo de Guernica, es el nombre. Evidentemente la propaganda hace estragos. El gobierno de la II República, a través de Bergamín, Aub y Gaos, convence a Picasso para que haga un mural para el Pabellón de la Exposición Internacional de París Artes y Técnicas de la Vida Moderna del verano de 1937. Quieren dar aires de modernidad, y piensan que el conocido pintor, al que se pagan 150.000 francos franceses —una cantidad astronómica, casi el 15% de todos los gastos del pabellón español—.

    Los progres son así de desinteresados.

    Entre el 8 y 9 enero del 37 todo lo que es capaz de parir son dos planchas para grabados en aguafuerte, «Sueño y mentira de Franco», que no pasarán por su calidad a la historia del arte.

    Durante un tiempo parece que se queda seco —de musas, claro—. Los comisarios le apremian y dibuja los primeros bocetos el 18 de abril (unos trazos de un toro, un caballo, mujer con lámpara), y decenas más hasta finales de mes. El bombardeo de Guernica es el 26 de abril (todavía no existe Internet, así que las noticias se demoran). Tarda 20 días en pasar de los bocetos al mural. Pero no pintó más que una evolución de los bocetos, todos anteriores al bombardeo. No hay ninguna referencia al suceso bélico o al lugar. Cuando por fin se expone ni tiene ni título, únicamente «Gritos de niños, gritos de mujeres, gritos de pájaros…»
    El cuadro no gusta. La gente pasa, y la crítica también. Están más interesados en los progresos tecnológicos de otros países, que en los de la casposa España Republicana.

    El pintor guipuzcoano Julián Tellaeche Aldasoro y un puñado de políticos, también vascos, pidieron que se sustituyera el cuadro por otro de Aurelio Arteta, un tríptico sobre la Guerra Civil. No prospera la sustitución, y los responsables políticos del pabellón español se ven obligados a reinterpretar el tema del gran lienzo-mural: nace el Guernica.

    La relación del mural con el apoyo a la causa republicana está fuera de toda duda, el resto pura propaganda. Todavía hay quien cree que Picasso estuvo en Guernica y tomó fotos para su cuadro.

    http://religionenlibertad.com/blog/i...&pb=1#more1623 07.XI.2008

    +++

    BOMBARDEO DE CABRA – 2012. Nov.
    El Guernica de la aviación republicana.


    Cabra era una apacible ciudad de la retaguardia lejana al frente hasta la mañana del 7 de noviembre de 1938. Era lunes y desde muy temprano los campesinos de los pueblos de alrededor habían acudido al mercado de abastos local a vender sus mercancías. A las siete y media se oyó el ruido de varios aviones que se acercaban a la población. Su lejanía del frente hizo pensar a los egabrenses que se trataba de aparatos nacionales que sobrevolaban la zona. La caída de la primera bomba de 200 kilos, lanzada por un Tupolev SB-2 Katiuska, a las 7.31 minutos, rompió la apacible mañana. A esa primera bomba le siguieron otras 30 que los tres aparatos de fabricación rusa al servicio del Ejército Republicano lanzaron en minutos.

    El alto mando republicano emprendió una contundente campaña de prensa internacional tras el bombardeo de Guernica de unos meses antes. Este había causado un número similar de víctimas, como ha demostrado el estudio realizado por el periodista Humberto Unzueta. El resultado fue un listado de 120 personas, de las que identificó únicamente a 115. Frente a ello, los dirigentes nacionales emitieron un escueto parte de guerra sobre lo ocurrido en Cabra. En él se hacía referencia exclusivamente a “un hecho criminal, ejecutado con toda premeditación, porque a esa hora sabían que las gentes salen de sus casas al trabajo”.

    El bombardeo, que coincidió en el tiempo con la derrota republicana en la batalla del Ebro, fue calificado por el Estado Mayor franquista como una venganza ante la imposibilidad de derrotarles en el campo de batalla. En este sentido señala: “A eso vinieron, a vengar esas derrotas del Ebro en este pueblo indefenso (…) una población tranquila, que no ha cometido más delito que ser española”.

    La más mortífera de las bombas lanzadas sobre Cabra fue la que impactó en el centro de la plaza del mercado. Allí, 36 personas murieron en el acto y otras 14 fallecieron en los días siguientes a consecuencia de las heridas. También causó, al menos, medio centenar de heridos. Otro de los objetivos que alcanzó la aviación republicana, conocida como La Gloriosa, fue el colegio de las Escolapias, en cuyo pabellón de aulas impactaron, al menos, dos proyectiles. En este caso, la suerte acompañó a las niñas, ya que, al ser antes de las 8 de la mañana, se encontraba vacío, lo que supuso que se evitara la masacre.

    Entre las víctimas se cuentan diez niños menores de 12 años, el más joven fue un bebé de tan sólo 13 meses, Mercedes Guardeño. Varias familias más sufrieron, al igual que los Guardeño, gran número de bajas. Entre ellas destacan los , que perdieron cuatro miembros cada una, incluidos niños de corta edad.

    Pese a la campaña internacional que vendió el bombardeo de Guernica como el más cruento de toda la Guerra Civil, la aviación republicana fue la que inició, y la que más usó esa técnica de terror durante la contienda. Apenas comenzado el conflicto, y cuando los sublevados no disponían todavía de aparatos suficientes para transportar los soldados de África a la Península, entre los días 18 y 25 de julio de 1936, la aviación republicana ya había bombardeado Zaragoza, Córdoba y Sevilla.

    Durante el año 1937 disminuyeron esos ataques, pero se intensificaron durante 1938, a medida que las tropas nacionales avanzaban posiciones y las derrotas republicanas se multiplicaban. Entre enero y abril de ese año, la República realizó 46 ataques sobre civiles, causando la muerte de más de 12.000 personas, la mayoría civiles. Algunas poblaciones fueron especialmente castigadas como Toledo, bombardeada cuatro veces.

    http://www.intereconomia.com/noticia...icana-20121103

    +++

    Última edición por Pious; 10/08/2018 a las 16:23
    Valmadian dio el Víctor.

  7. #7
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,856
    Post Thanks / Like

    Re: Cabra, 1938: el Guernica de la República

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Dejando de lado las fantasías rojo-separatistas sobre Guernica y su famoso bombardeo, por explotado hasta el aburrimiento -otro mantra-, y dejando de lado que era la sede del gobierno separatista vasco, la realidad es que al mando nacional no le interesaba su destrucción en modo alguno. No se trata de sostener cuestiones imposibles, por ejemplo sentimentaloides como hacen siempre con sus tripas los que hiperbolizan el asunto, no, para nada, al mando nacional le interesaban dos cuestiones: una derrotar el frente separatista y hundirlo para poder así enviar tropas a otros frentes y, dos, esto otro:

    Redireccionamiento GA

    De aquí salían a diario armas y munición de artillería y fusilería destinada a las tropas rojas y las de los gudaris. Y el mando nacional tenía mucho interés en conservar intacta esta fábrica para aprovechar su potencial en favor propio. El bombardeo obedeció a otras decisiones y causas. Es peculiar que en todo el texto del enlace no se haga ni una sola mención a la misión que tuvo la fábrica durante la guerra.
    Pious dio el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 21:27
  2. Sobre Julius Evola
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 10/11/2018, 14:42
  3. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 21:25
  4. Ante el 1º de Mayo, textos del Pensamiento Social Carlista
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 15/05/2008, 17:43
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/11/2006, 13:15

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •