Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 9 de 9
Honores1Víctor

Tema: Roy Campbell

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Roy Campbell

    - En mis modestos buceos sobre la literatura anglosajona, sobre todo de la mano de Joseph Pearce, es otro autor que ya le "oí" mencionar en Tolkien, hombre y mito.

    Roy Campbell. un poeta gigantón, convertido al catolicismo, afincado entre España y Portugal y que llegó a combatir en el bando nacional y luego en el ejército británico en la Segunda Guerra Mundial, aun siendo crítico con la política británica, e incluso defendiendo frente la ONU a España. Traductor de San Juan de la Cruz, por internet no encuentro referencias más que superficiales sobre una personalidad tan extraordionaria y tan compleja, sobre uno de tantos intelectuales que han querido escamotearnos.


    Aquí os dejo algo que encontré por la red, esperando vuestras informaciones, recomendaciones, etc.; y dándoos las gracias de antemano.


    Roy Campbell: Bombast and Fire

    by Joseph Pearce
    Roy Campbell was considered by many of his peers, most notably by T.S. Eliot, Dylan Thomas, and Edith Sitwell, as one of the finest poets of the 20th century. Why then, one wonders, is he not as well-known today as many lesser poets? The answer lies in his robust defense of unfashionable causes, both religious and political, but also, and more regrettably, in his unfortunate predilection for making powerful enemies. Seldom has a life been more fiery, more controversial, and more full of friendship and enmity than that of this most mercurial of men.
    Born in South Africa in 1901, Campbell learned to speak Zulu almost as soon as he had learned to speak English. "The Zulus are a highly intellectual people," Campbell recorded in the first volume of his autobiography. "They have a very beautiful language, a little on the bombastic side and highly adorned. Its effect on me can be seen in The Flaming Terrapin . . . They take an enormous delight in conversation, analyzing with the greatest subtlety and brilliance."
    It seems that Campbell's own conversation conveyed more than a hint of this Zulu influence. Following his arrival at Oxford in 1919, his contemporaries were both bemused and beguiled by his tales, "a little on the bombastic side and highly adorned," of the African bush. He soon earned himself the nickname "Zulu," and his reputation as a wild colonial boy was immortalized by his friend, Percy Wyndham Lewis, who modeled the character of Zulu Blades in his novel, The Apes of God, on Campbell's image at Oxford.
    The African influence also came to the fore in the long, vibrant, and colorful poem that established Campbell's reputation. The Flaming Terrapin, published in 1924, was, according to one critic, "like a breath of new youth, like a love affair to a lady in her fifties."
    "Among a crowd of poets writing delicate verses he moves like a mastodon with shaggy sides pushing through a herd of lightfoot antelopes," wrote George Russell in the Irish Statesman. "No poet I have read for many years excites me to more speculation about his future, for I do not know of any new poet who has such a savage splendour of epithet or who can marry the wild word so fittingly to the wild thought."
    Almost overnight, Roy Campbell, still only 22 years old, was rocketed into the ranks of the illustrissimi of English letters, his work being discussed in the same breath, and with the same reverence as that of T.S. Eliot. The comparison between Campbell and Eliot, who's hugely influential The Waste Land had been published 18 months prior to the appearance of The Flaming Terrapin, is singularly appropriate. Both poets, and both poems, were displaying an embryonic rebellion against the prevailing cynicism, born out of post-war angst, which afflicted the younger generation in the years following the carnage of World War I. Eventually both poets would reject the superficiality and shifting sands of modern cynicism for the sure foundation of traditional Christianity.
    Apart from his African roots, the other great influence on Campbell's work was that of the great Elizabethan dramatists. Besides Shakespeare and Marlowe, he was also an avid admirer of lesser Elizabethans, such as Chapman, Peele, and Dekker.
    By jove they are marvelous poets . . . Their poetry is so living and fresh it makes even the greatest work of Keats and Shelley seem just a little bit artificial . . . When you come back you'll find us ranting long passages of bombast and fire . . . I am absolutely drunk with these fellows. They wrote poetry just as a machine-gun fires off bullets . . . They don't even stop to get their breath. They go thundering on until you forget everything about the sense and . . . end up in a positive debauch of thunder and splendour and music . . . They are raw, careless, headstrong, coarse, brutal. But how vivid they are, how intoxicated with their own imagination.
    In this intoxicated and intoxicating letter, Campbell had unwittingly described many of the characteristics of his own work. The flamboyance of the Elizabethans had colored the imagery of The Flaming Terrapin with a vivid sharpness which distinguished it from most other contemporary verse in much the same way as the vivid sharpness of the pre-Raphaelites had stood out from the monochrome subtleties of Impressionism. In describing the "bombast and fire," the writing of poetry "just as a machine-gun fires off bullets," the failure to stop to catch one's breath, Campbell could have been describing his own satires. These too could be "raw, careless, headstrong, coarse, brutal" and would be written in a breathless stream of invective, in stark contrast to the measured and meticulous care that he always took with his lyrical verse.
    In the spring of 1931, Campbell informed Wyndham Lewis that he was "just finishing a long satire, The Georgiad." This was a scathing attack on the Bloomsbury group, the sexually promiscuous and implicitly anti-Christian literary set who exerted a fashionably iconoclastic and culturally subversive influence in the years between the two world wars. Campbell attacked the Bloomsburys as "intellectuals without intellect" whose hate
    . . . dribbles, week by week,
    Like lukewarm bilge out of a
    running leak.
    The vitriolic attacks on Vita Sackville-West, Virginia Woolf, and other members of the Bloomsbury group were blunted by Campbell's vindictiveness and lack of charity. Yet embedded between the vitriol, mounted like pearls of wisdom in the basest of metal, were instances of a deep yet inarticulate yearning for faith. The Georgiad confirmed Campbell's rejection of post-war pessimism and its nihilistic ramifications, and placed him beside others, such as Eliot and Waugh, who were similarly seeking glimmers of philosophical light amidst the prevailing gloom.
    Desiring an escape from the world of the "intellectuals without intellect," Campbell moved with his wife, Mary, and their two daughters to Provence and, later, to Spain. Throughout this period he and Mary found themselves being slowly but irresistibly drawn toward the Catholic faith.
    The seemingly somnambulant process of conversion was charted by Campbell in a sonnet sequence entitled Mithraic Emblems, which shows the progress of a soul in transit. The earliest sonnets, written in Provence, show the poet groping with an uncomprehended and incomprehensible paganism, relishing the irrational, the obscurum per obscurius the obscure by the still more obscure. It is Mithraic "truth" whispered with Masonic secrecy the affirmation of faith without reason. In the later sonnets, written after Campbell's arrival in Spain, Christianity emerges triumphant, not so much to vanquish Mithraism as to make sense of it. In these later sonnets the sun is no longer a god to be worshipped, but only a symbol of the Son, the true God, who gives the sun its meaning and its purpose.
    Oh let your shining orb grow dim,
    Of Christ the mirror and the shield,
    That I may gaze through you to Him,
    See half the mystery revealed . . .
    Roy and Mary Campbell, together with their daughters, were received into the Catholic Church in the Spanish village of Altea in June 1935.
    They had chosen a dangerous time and place to profess their faith. In the following year Spain was plunged into a fratricidal civil war. By its end, 12 bishops, 4,184 priests, 2,365 monks, and about 300 nuns had been murdered by the anti-Catholic Republican forces. The Campbells narrowly escaped with their lives, escaping from Spain only days after their friends, the Carmelite monks of Toledo, had been murdered.
    The horrors of the Spanish Civil War inspired some of Campbell's finest verse. In much the same way that the sonnet sequence, Mithraic Emblems, had been the outpouring of a poetic baptism of desire, so the poems inspired by the Spanish War would be the outpouring of a poetic baptism of fire.
    The towers and trees were lifted hymns of praise,
    The city was a prayer, the land a nun:
    The noonday azure strumming all its rays
    Sang that a famous battle had been won,
    As signing his white Cross, the very Sun,
    The Solar Christ and captain of my days
    Zoomed to the zenith; and his will was done.

    -------------------------------------


    This article is reprinted with permission from Lay Witness magazine. Lay Witness is a publication of Catholic United for the Faith, Inc., an international lay apostolate founded in 1968 to support, defend, and advance the efforts of the teaching Church.




    Bookshop | Contact Us | Home


    Roy Campbell

    De Wikipedia, la enciclopedia libre

    Saltar a navegación, búsqueda
    Roy Campbell (* 2 de octubre de 1901, Durban, Sudáfrica – † 22 de abril de 1957, Setúbal, Portugal) fue un poeta y satirista sudafricano. Fue considerado por T.S. Eliot, Dylan Thomas y Edith Sitwell como uno de los mejores poetas del período de entreguerras, pero se ha sugerido que su vinculación política con ideas de derecha, su apoyo al bando nacional durante la Guerra Civil Española y su disposición contraria a los críticos de su época pueden haber dañado su reputación. Hoy en día su vida y obras – ambas singularmente coloridas – son poco conocidas.
    Contenido

    [ocultar]


    Infancia y juventud [editar]

    Ignatius Royston Dunnachie Campbell, nació en Durban, Sudáfrica, hijo del Dr. Samuel George Campbell. Se educó en el colegio "Durban High School", encontrando en la literatura uno de sus primeros amores en la vida. Campbell se convirtió en un domador de caballos y pescador, además logró hablar fluídamente zulú. Se fue de Sudáfrica en 1918 para intentar matricularse en la Universidad de Oxford pero nunca lo hizo, sin embargo su vida intelectual floreció en la ciudad universitaria. Campbell escribió versos en el estilo de T.S. Eliot y Paul Verlaine, luego conoció a Eliot, Dylan Thomas, the Sitwells, y a Wyndham Lewis. Con el tiempo comenzó a beber desmedidamente, lo cual continuó haciendo durante muchos años. Publicó su primera colección de poemas, The Flaming Terrapin en 1924 cuando tenía solo vientidos años de edad. En 1921 contrajo matrimonio con Mary Margaret Garman, una de las hermanas Garman, con quien tuvo dos hijas, Tess y Anna Campbell.
    Poeta y satirista [editar]

    Al regresar a Sudáfrica en 1925, comenzó Voorslag, una revista literaria junto a William Plomer y Laurens van der Post, la cual promovía que Africa del Sur fuera racialmente más integrada; duró como su editor tres ediciones, luego renunció debido a que sus puntos de vista radicales no eran bien acogidos dentro de la publicidad conservadora. Sin embargo, le pareció que la cultura local era demasiado introspectiva. Luego de escribir el poema satírico The Wayzgoose (publicado en 1928) volvió a Inglaterra en 1927. Fue aficionado a la cultura y lengua españolas, traduciendo a Federico García Lorca, San Juan de la Cruz, etcétera.
    Bibliografía [editar]

    De Campbell [editar]


    • The Flaming Terrapin. (1924).
    • Voorslag. (1926-1927). A monthly magazine edited by Roy Campbell, et al.
    • The Wayzgoose: A South African Satire. (1928).
    • Adamastor. (1930).
    • Poems. (1930).
    • The Gum Trees. (1931).
    • The Georgiad - A Satirical Fantasy in Verse. (1931).
    • Taurine Provence. (1932).
    • Pomegranates. (1932).
    • Burns. (1932).
    • Flowering Reeds. (1933).
    • Broken Record. (1934).
    • Mithraic Emblems. (1936).
    • Flowering Rifle: A Poem from the Battlefield of Spain. (1936).
    • Songs of the mistral. (1938).
    • Talking Bronco. (1939).
    • Poems of Baudelaire: A Translation of Les Fleurs du Mal. (1946).
    • Light on a Dark Horse: An Autobiography. (1952).
    • Lorca. (1952).
    • The Mamba's Precipice. (1953) (Children's story).
    • Nativity. (1954).
    • Portugal. (1957).
    • Wyndham Lewis. (1985).

    Sobre Campbell [editar]


    • Wright, David (1961). Roy Campbell.
    • Smith, Rowland (1973). Lyric and Polemic: The Literary Personality of Roy Campbell.
    • Povey, John (1977). Roy Campbell.
    • Parsons, David; Stewart Japp (1982). Roy Campbell: A Descriptive and Annotated Bibliography, With Notes on Unpublished Sources.
    • Campbell, Anna (1986). Poetic Justice: A Memoir of My Father, Roy Campbell.
    • Alexander, Peter (1989). Roy Campbell: A Critical Biography.
    • Pearce, Joseph (2001). Bloomsbury and Beyond: The Friends and Enemies of Roy Campbell.
    • Pearce, Joseph (2004). Unafraid of Virginia Woolf: The Friends and Enemies of Roy Campbell.
    • Connolly, Cressida (2004). The Rare and the Beautiful: The Lives Of The Garmans.

    Enlaces externos [editar]



  2. #2
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Roy Campbell

    La obra de Roy Campbell fue introducida en España por Javier Lizarza (q.e.p.d.), publicando incluso poemas inéditos en los números dedicados al 18 de julio de El Boletín Carlista de Madrid. En Asturias también los carlistas difundieron su significativa obra.

  3. #3
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Roy Campbell

    Buena cosa Villores.

    ¿Se sabe algo en particular de la relación de Roy Campbell con el carlismo?

  4. #4
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Roy Campbell

    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    Buena cosa Villores.

    ¿Se sabe algo en particular de la relación de Roy Campbell con el carlismo?
    Seguramente (no es un tema que pueda garantizar al cien por cien) el propio Lizarza lo trató, pues dominaba muy bien el inglés y se movía mucho en el mundo anglosajón. Sus largas y coloristas poesías sobre nuestra Cruzada no dejaban lugar a dudas sobre sus simpatías por el Carlismo. Sin embargo creo por el contexto político, social y cultural en que se movía no era posible exigirle una implicación más profunda en la doctrina de DPFR.

  5. #5
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Roy Campbell

    http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=21156

    Habla el autor de «Roy Campbell. España salvó mi alma»
    «Tolkien, Chesterton y Campbell amaban el paganismo que lleva a Cristo, no el que aleja de Él»
    Joseph Pearce, biógrafo de estos tres escritores católicos, presenta en su contexto la figura del poeta Campbell, que se bautizó católico en España en 1934.

    Joseph Pearce ha estado recientemente en España presentando su apasionante biografía del poeta sudafricano Roy Campbell ("España salvó mi alma"), que se convirtió al catolicismo en España en 1934, movidos por el ejemplo de la vida sencilla y comunitaria de los campesinos en Altea (Alicante). Pearce también participó en un congreso sobre Chesterton en la Universidad San Pablo CEU, y es conocido en España por sus biografías de G. K. Chesterton y de J. R. R. Tolkien, el autor de El Señor de los Anillos. El mismo Pearce fue en su juventud un radical a la vez anticomunista y anticatólico, con veleidades en la extrema derecha. Fue en la cárcel, leyendo a Chesterton, donde Pearce quedó deslumbrado por el ingenio del pensador inglés y su fe católica, lo que llevó a su propia conversión.

    - ¿Qué comparten los autores que usted ha estudiado: Tolkien, Chesterton y el poeta Campbell?
    - Tanto Tolkien como Chesterton y Campbell compartían una gran gratitud hacia la vida, una alegría de vivir, ligado a una profunda humildad. Podemos preguntarnos qué va antes: ¿la gratitud es lo que lleva a la humildad o es al revés? Los tres tenían claro que el enemigo era el orgullo, y la alabanza la respuesta a esta tentación. Expresaban un deseo de alabar a Dios en su creación y en su creatividad. También les unía a los tres su catolicismo y su gran escepticismo hacia la ilustración y el concepto de progreso. Pero son distintos en el sentido de que optaron por tres caminos literarios muy diferentes. Chesterton era periodista; Campbell, poeta y Tolkien se decantó por la narrativa fantástica.

    - En "España salvó mi alma" leemos que Campbell era una persona apasionada, a veces irascible. Tenía problemas con la humildad...
    - Campbell era el que tenía más problemas para controlar su orgullo, pero lo intentaba, se esforzaba. El orgullo fue la fuente de la mayoría de sus problemas. Una variante de eso es que, como poeta o narrador, a Campbell le encantaba exagerar y embellecer sus historias, sobre todo si las acompañaba con vino y cerveza. En una carta famosa, Tolkien recuerda el día que lo conoció, con sus historias como torero, luchador en la Guerra de España, etc... Tolkien recuerda lo que él dijo en la taberna, pero seguro que Campbell adornó demasiado su historia. Por ejemplo, Campbell dijo varias veces que había luchado en la guerra, pero en realidad nunca luchó, aunque estuvo presente como periodista. Obviamente, esto es un lío para un biógrafo, cuando no puedes fiarte de tu personaje, de lo que cuenta en sus autobiografías.

    - ¿Escribió Campbell crónicas sobre la Guerra Civil?
    - Quizá lo hizo en el Catholic Herald, pero no me consta. Lo que vio y vivió lo expresó luego en forma de poema, en su libro "El Rifle Florido", que fue muy famoso. Era de los pocos que apoyaban al bando nacional en el panorama inglés. Campbell no fue a la guerra de España pensando en ser periodista. Él quería ser parte de la acción, quería alistarse. Había visto como en Toledo habían matado a sus amigos los carmelitas. Pero Merry del Val, responsable de propaganda del bando nacional, le convenció para que hiciese de periodista, no le dejó apuntarse con los requetés, que era lo que pretendía Campbell. Creo que no llegó a publicar ninguna crónica periodística.

    - Campbell era entonces un cristiano converso con una gran capacidad poética...
    - Sí, pero que se volcaba en la poesía satírica. Un problema de la poesía satírica es que con vitriolo no convences, y Roy era demasiado vitriólico. La sátira, además, va ligada a las polémicas de entonces, y hoy esa poesía solo es accesible a quien conozca aquellas polémicas, sus protagonistas, los personajes satirizados, etc... Este fenómeno no es tan extraño: por ejemplo, tampoco los artículos periodísticos de Chesterton ligados a la actualidad han mantenido su interés. En cambio, la poesía lírica de Campbell permanece muy viva y nos llega a todos, igual que sus traducciones al inglés de San Juan de la Cruz, de los poetas españoles, etc...

    - Leemos en "España salvó mi alma" que Campbell escondió en su casa de Toledo los manuscritos de San Juan de la Cruz que le dieron sus amigos carmelitas. ¿Cómo los devolvió?
    - No he rastreado con detalle como restituyó los manuscritos de San Juan de la Cruz. Campbell volvió después de la guerra a su casa de Toledo y enseñó a las autoridades, sospechos que las civiles, dónde estaban. Supongo que ellas se harían cargo.

    - ¿Qué pensaban Tolkien, Chesterton y Campbell del paganismo antiguo? ¿Y del neopaganismo?
    - Una cosa es el paganismo genuino, el histórico, y otra la moda espiritual del neopaganismo. Tolkien respetaba la mitología nórdica, la celta, la griega... Las veía como un Antiguo Testamento para gentiles, una forma que tenían de acercarse a Dios desde la filosofía y la
    Tolkien y Lewis

    mitología. C. S. Lewis desarrolla esta idea en El Regreso del Peregrino. Los judíos, que eran una cultura con escritura, recibieron la primera revelación como escritura. A los paganos, que no leían, Dios les envió imágenes. Lo divino en ellos no está tan errado como parece. Campbell tenía un gran respeto al mito expresado en lo mitraico, en la tauromaquia y la religión de Mitra... En sus sonetos mitraicos ve el Sol como un símbolo de Dios. Chesterton veía estas enseñanzas en los cuentos de hada, que enseñan que el dragón puede ser vencido. Apreciaban el paganismo que llevaba a Cristo, pero no el moderno, que aleja de Cristo.

    - Campbell fue famoso como poeta y su poesía generaba polémica cultural. ¿Por qué ya no pasa esto? ¿Por qué la poesía ya no tiene impacto social?
    - El postmodernismo y la poesía sin sentido y nihilista llevó a una decadencia de la poesía en los años 50 y 60. Además, ¡ya no enseñamos poesía a los niños! En las escuelas y los medios de comunicación además nos enseñan ahora que todo en el pasado era malo, injusto, lleno de prejuicios y debe ser deconstruido. Se desprecia así el canon de la literatura, los grandes libros, y prejuzgamos el pasado con categorías del s.XXI. Mi padre aprendió en la escuela los sonetos de Shakespeare, ¡pregunta hoy a cualquier estudiante de universidad a ver si los sabe!

    - En 1937, en plena guerra española, la revista Left Review preguntó a 148 escritores británicos a qué bando apoyaban, y sólo 5 apoyaron el bando nacional (Arthur Machen, Edmund Blunden, Geoffrey Moss, Eleanor Smith y Evelyn Waugh). Luego hubo 12 que se declararon neutrales, entre ellos H. G. Wells, T. S. Eliot y sorprendentemente Vita Sackville-West. ¿No era Vita un símbolo del pensamiento progresista, del grupo de Bloomsbury y su nihilismo, relativismo? Aunque, por otro lado, en español conocemos su biografía sobre Santa Juana de Arco, muy respetuosa con la santa, su fe y sus visiones...
    - Vita Sackville-West está en la lista de neutrales respecto a la guerra de España porque no era comunista en absoluto. En esa época te hacían elegir entre opuestos: o comunista, o fascista. Había mucho miedo en Inglaterra a que la izquierda te etiquetase como fascista, había que cuidar mucho la reputación, y muchos conservadores se declararon neutrales, como T. S. Eliot, cuando es evidente que Eliot tenía claras simpatías por los nacionales. Algunos, simplemente fueron cobardes. La mayoría respondió lo que les parecía más aceptable para el "establishment" de entonces.

    Vita Sackville-West era una lesbiana promiscua, pero era conservadora en muchos ámbitos. Incluso su literatura es conservadora en temas y formas. No conozco su biografía de Juana de Arco. Pero Vita era rosa, no roja. Era anticomunista convencida. Y de hecho, con los años se arrepintió incluso de su affaire lésbico con Mary Garman, la esposa de Campbell, a la que solo usó por motivos egoistas. Había otros conservadores promiscuos en el ambiente de Bloomsbury. De hecho, antes de su bautizo católico, también Campbell era un conservador sexualmente promiscuo. Del grupo de Bloomsbury, Virginia Woolf era la más anticristiana, de ideología fabiana.

    Chesterton: "El hombre que descubrió Inglaterra"
    Joseph Pierce habló en la Universidad San Pablo CEU sobre Chesterton como "El hombre que descubrió Inglaterra", es decir, un hombre que al aprender a mirar con los ojos de la esperanza cristiana ve que lo cotidiano es asombrosamente nuevo y maravilloso, siempre sorprendente. Así, la cotidiana Inglaterra era a la vez familiar como el hogar y maravillosa como una isla recién descubierta. Esto es lo que sucede con la vida cuando adquieres esa visión de fe, señalaría Chesterton.

    "El joven Chesterton, entre el fundamentalismo escéptico y el nihilismo pesimista, deseaba a Dios, pero no le parecía razonable. Era más escéptico que los escépticos. ¿Por qué decir simplemente "sólo hay materia"? Podrías sospechar igual que "sólo hay mente"", explicó Pearce respecto al Chesterton pre-cristiano.

    "La desesperación es distinta a la desolación", especificó Pearce siguiendo al autor inglés. "La desolación desea consuelo y esperanza. La desesperación niega todo consuelo, es metafísica porque niega la virtud teológica de la esperanza. Al final, quedaban solo dos opciones, según Chesterton: suicidarse o hacerse católico".

    En realidad, Chesterton apuesta por una idea optimista: algo, cualquier cosa, siempre será mejor que la nada pura y dura. "Si todo es un sueño, al menos no es una pesadilla. Si todo es mera imaginación, es una fantasía sana. Si es ilusión, es deliciosa". Según Pearce, en la opción vital de Chesterton le afectó que también los autores que él admiraba, Stevenson, Whitman y Dickens, eran optimistas.

    Pierce destacó que "sin humildad, no habrá gratitud. Si hay don, sentimiento de gratitud, es porque Alguien da, hay Alguien a quien agradecer. La gratitud salvó a Chesterton del nihilismo y el escepticismo. Además, el agradecimiento sugería la necesidad, el bien, de la virtud de la humildad. Mientras que la falta de agradecimiento parece vinculada al vicio del orgullo. ¿No es eso una prueba circunstancial de la existencia de Dios?" A Chesterton le pareció así.
    Rodrigo dio el Víctor.

  6. #6
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    35
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

  7. #7
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    17,436
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Roy Campbell

    La traducción al inglés de las poesías de San Juan de la Cruz que hizo Roy Campbell es impresionante. Sobre todo en los grandes poemas como la Noche oscura, la Llama de amor viva y el Cántico espiritual. Con la misma estructura estrófica que en español (en inglés no se usaba la lira, que de por sí es una estrofa complicada), mantiene el mismo ritmo y métrica y aporta gran belleza de expresión. La traducción es insuperable. Pero no sacrificó el sentido del fondo a la belleza de la forma poética. Supo captar como nadie el espíritu de la obra de San Juan de la Cruz y, a pesar de las limitaciones de métrica, ritmo y rima, no se pierde nada de lo que dice el texto original ni el más mínimo matiz.

  8. #8
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    1,933
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Roy Campbell

    España salvó mi alma

    Por

    Redacción -

    25 octubre, 2016




    El historiador Joseph Pearce hace suyas las palabras de el poeta Roy Campbell que proclamaba que «todos debemos venerar a España porque dos veces «salvó el alma cristiana de Europa»


    Fuente: Religión en libertad, Traducción de Carmelo López-Arias.






    El historiador Joseph Pearce, biógrafo de algunos de los más importantes escritores católicos de habla inglesa del siglo XX (G.K. Chesterton, C.S. Lewis, Hilaire Belloc, J.R.R. Tolkien, Oscar Wilde), escribió recientemente un artículo en The Imaginative Conservative que ensalza el papel histórico jugado por España para salvar la identidad cristiana de Europa a costa de enormes sacrificios, en particular en dos momentos clave: la Reconquista, frente a la amenaza islámica, y la Guerra Civil, frente a la amenaza comunista. Reproducimos a continuación el texto de Joseph Pearce en su integridad.



    ¿POR QUÉ DEBEMOS VENERAR A ESPAÑA?

    El poeta Roy Campbell declaró que España era “un país al que se lo debo todo, porque salvó mi alma”. Recibido en la Iglesia católica en 1935 (en Altea, una pequeña ciudad en Alicante), solo un año antes del estallido de la Guerra Civil española, la recepción de Campbell en la Iglesia fue como un bautismo de fuego. El párroco que le recibió en la Iglesia sería asesinado por milicianos comunistas y los monjes carmelitas con quienes Campbell y su esposa habían hecho amistad en Toledo acabarían también fusilados a sangre fría. Considerando las acciones diabólicas de los comunistas y los anarquistas, no es sorprendente que Campbell apoyase ostentosamente el alzamiento nacional en España que terminaría poniendo fin al progrom anticristiano.

    Campbell vio la Guerra Civil española como una cruzada contra las fuerzas del mal, una guerra en la que los cristianos habían tomado las armas para proteger a la Santa Madre Iglesia de los ataques del Gran Hermano. Lo cierto es que la historia de Europa y del mundo podría haber sido muy distinta si los cristianos no hubiesen ganado la guerra en España. Si España hubiese quedado como un país comunista, habría constituido una avanzadilla soviética estratégicamente crucial en el corazón de Europa Occidental. El telón de acero que cruzó la Europa central también se habría trazado a través de los Pirineos.

    Posiblemente, pues, los cristianos de España hayan salvado a Europa del infiel en la Guerra Civil como salvaron a Europa del infiel islámico ochocientos años antes. Ésta era la opinión de Hilaire Belloc, quien al escuchar la noticia de la victoria nacional en España declaró que el general Franco era “el hombre que nos había salvado a todos”.

    Hoy, en una época en la que el fundamentalismo laicista y el fundamentalismo islámico se alzan de nuevo, el ejemplo de la España cristiana puede servir como inspiración oportuna y eterna. Desde el liderazgo del Cid contra los musulmanes al liderazgo del Generalísimo contra los comunistas, España ha sido un bastión y una fortaleza de la Cristiandad contra sus enemigos. También nos recuerda que la porción de la Iglesia en la que nos encontramos, la parte exiliada en el Tiempo, es la Iglesia Militante, la Iglesia en guerra con el Príncipe de este mundo y su legión de discípulos.

    Con ese espíritu militante Dios concedió a España una multitud de santos guerreros que se ofrecieron en sacrificio a Cristo y a su Iglesia, desde la legendaria visión del Apóstol Santiago conduciendo a los cristianos en la batalla durante la Reconquista [en español en el original, n.n.] hasta los santos mártires asesinados por los fundamentalistas laicistas en la Guerra Civil.

    Entre medias de su crucial papel salvador de Europa del islam y del comunismo, España tuvo también una importancia capital en la Contrarreforma. No pueden concebirse las glorias de la Contrarreforma sin pensar en Santa Teresa de Ávila o San Juan de la Cruz, o sin pagar el obligado tributo de respeto y homenaje a San Ignacio de Loyola, el santo guerrero que fundó los jesuitas. En tiempos mucho más recientes, San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, ha fortalecido a la Iglesia en todo el mundo, impulsando a los laicos a evangelizar la cultura secular en su vida diaria.

    Hoy España sufre de nuevo el yugo de un renacido fundamentalismo laicista. ¡Que así sea! Siempre ha sido así. Las fuerzas del mal siempre regresan, como un hongo, para alimentarse del tejido carcomido del mundo. Como nos recuerda JRR Tolkien, la historia es una Larga Derrota sólo con destellos ocasionales de la Victoria Final. A lo largo de los siglos, España ha hecho más que ninguna otra nación para luchar contra la Larga Derrota y, en su heroísmo, nos ha mostrado muchos breves destellos de la Victoria Final.

    Todos los cristianos comparten la deuda de Roy Campbell con España. Es la nación a la que todos debemos algo porque, por medio de las gracias abundantes que se le dieron, salvó el alma cristiana de Europa. ¡Viva Cristo Rey!




    _________________________________

    Fuente:

    España salvó mi alma | Diario de la Marina

  9. #9
    Gallego está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    24 jun, 11
    Ubicación
    Córdoba
    Mensajes
    5
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Roy Campbell

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    De mi estima, ando en busca del libro de Roy Campbell: "El rifle florido", me podrías orientar donde puedo adquirirlo.
    Os lo agradezco, cordialmente.
    Gallego

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Causa Jacobita
    Por Ordóñez en el foro Europa
    Respuestas: 79
    Último mensaje: 15/04/2016, 15:57
  2. Bernardo de Gálvez
    Por Sureño en el foro Reynos del Andaluzía
    Respuestas: 25
    Último mensaje: 07/03/2016, 04:16
  3. Le modernisme
    Por Hyeronimus en el foro Français
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 16/09/2011, 18:52
  4. Respuestas: 10
    Último mensaje: 26/06/2007, 21:07

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •