Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Sobre los tópicos del flamenco

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,738
    Post Thanks / Like

    Sobre los tópicos del flamenco

    SOBRE LOS TÓPICOS DEL FLAMENCO (I)

    Imagen de aguilarflamenco.com



    Por Antonio Moreno Ruiz
    Historiador y escritor


    Uno de los obstáculos a los que ha de encontrarse cualquier folclorista español es intentar navegar sobre dos exageraciones principales: Por el norte, el “celtismo”(1), por el sur, el “moro-gitanismo”. Ambos supuestos aparecen en el siglo XIX al alimón del romanticismo y con el paso de los años se van convirtiendo hasta en armas políticas, reutilizadas por el neoturnismo de 1978 en su política de “hechos diferenciales” que, lejos de defender la sana variedad regional de las Españas, se emplean para enfrentar y dividir a los españoles, tal vez por aquello del “divide y vencerás”, a costa de nuestra autodestrucción.


    Así, entre una cosa y otra, vayamos desgranando confusiones más o menos premeditadas sobre este riquísimo mundo musical:




    FOLCLORE


    El flamenco no es folclore. Como bien dice el musicólogo gallego Faustino Núñez, en todo caso el flamenco sería una reinterpretación del folclore desde una óptica andaluza, o “andaluzada”, más bien.


    Con todo, determinadas clasificaciones folclóricas no dejan de ser más que arbitrarias o convencionales. No olvidemos que estamos ante algo que cuaja en el siglo XIX intentando remontarse al pasado para que no se pierda. Es algo así como las academias: Es algo necesario, pero que se tiene que atener a lo que hay, y no al contrario.


    Así las cosas, el flamenco se apoya en determinados puntos del folclore, y hay músicas folclóricas como las sevillanas o las verdiales que pueden entrar en su repertorio muy naturalmente. Pero el flamenco en sí no es folclore. Y reiteramos que no es folclore porque el flamenco es una creación exclusiva de artistas.


    El folclore andaluz como tal está muy relacionado con otros puntos de España: La flauta rociera es de herencia leonesa; la danza de las espadas que podemos ver desde Huelva a Jaén también está presente desde Galicia a los Pirineos; la gaita gastoreña tiene su símil en Vasconia; y también en Andalucía proliferan jotas y seguidillas, que se esparcen por toda la Piel de Toro e islas adyacentes. Hay multitud de instrumentos y bailes que, con mínimas variaciones, se reiteran, interactúan y evolucionan por todo nuestro país. Tenemos diferencias, claro, pero también puntos comunes la mar de interesantes. (2)






    TÓPICOS HABITUALES


    Algunos tópicos románticos, nacidos en el siglo XIX y luego sostenidos y retocados por determinados elementos autoproclamados “mairenistas” (3) al igual que por ciertos politicuchos “andalucistas”, decían cosas como que:


    -En el principio, el flamenco no utilizaba guitarras. Era a palo seco, sin música. La música y el baile vinieron después, acaso como signo de impureza.


    -El flamenco, al extenderse por los cafés cantantes, perdió su pureza y hondura original, que era el hogar gitano (4); probablemente, el que mantuvo la pureza de los lamentos de los moriscos refugiados en diversas partes de Andalucía.


    -Otrosí, el flamenco es un distintivo de pureza gitana, y el “castellano” (5) que lo cante siempre va a llevar las de perder, pues no está en su código genético; no lo lleva en la sangre.


    -Para rematar, el gitano ocupa la pureza de la identidad andaluza; al punto que un “castellano” no parece genuinamente andaluz. Este tópico está más extendido de la cuenta. Como anécdota, valga que tiempo ha, una alumna peruana me preguntó cómo yo podía ser andaluz siendo tan blanco.




    Empero, si diéramos por válidas estas historias, llegaríamos a la conclusión de que por estas tierras no pasaron iberos, celtas, romanos o godos; amén de repobladores de toda España y parte del extranjero; no, tan sólo pasaron moros y gitanos, y a ellos le debemos todo… Hasta la forma de hablar. Y de respirar.


    Con todo, en el caso del flamenco, los tópicos y hasta los mitos no podían ser menos. Adelantándonos un poco, señalemos que nos resulta curioso que tanto para pseudonazis como para alandalusistas, el flamenco sea una especie de seña de identidad moro-gitana ajena a la esencia española. Al final los tontos y los ignorantes tienen más en común de lo que parece.


    Pero bueno, yéndonos por derroteros serios y lógicos, podemos decir lo siguiente:




    ANTROPOLOGÍA COMPLEJA vs. “PURISMO MORO-GITANO”




    Los gitanos llegan a España a finales del siglo XV. Tenemos noticia de dos entradas: Una por la zona de Jaén, otra por Aragón. En esa época, y esparcida por determinados puntos de España (no sólo en el sur), hay una base de música oriental que se está fusionando con corrientes europeas. E incluso en esa base oriental hay elementos preexistentes, como reconoce el musicólogo marroquí Amin Chaachoo (descendiente de moriscos ibéricos), pues los musulmanes de la Península se nutrieron mucho de influencias anteriores, e incluso de los cristianos sometidos, esto es, los mozárabes (6).


    El arco de herradura, arquetípicamente hispánico, dizque incluso anterior a la época visigoda, el arco polilobulado, de tradición bizantina, son incorporados y a día de hoy nos parecen como “típicamente moros”; al igual que los patios, ya existentes en el mundo romano; e incluso la palabra “zaguán”, tomada del griego “stuan”. ¿Es que acaso los musulmanes partieron ex novo y no tomaron de las culturas que dominaron?





    Arcos polilobulados y de herradura en la torre de Cuatrovitas, de época almohade. Bollullos de la Mitación (Sevilla)






    Y bueno, paradójicamente, como dice el amigo Francisco Abellán, el arte mudéjar (7) nos “regresó” algunos elementos hispanogodos que habían conservado los musulmanes; al mismo tiempo que se fue mezclando progresivamente con románico, gótico, renacentista o incluso barroco. Por eso el mudéjar original tiende a ser sobrio y el neomudéjar del XIX al XX tiende a ser exagerado, con un orientalismo excesivo y pesado.


    Sea como fuere, la música no iba estar ajena a estos fenómenos de ida y vuelta. Y esta expresión “de ida y vuelta” es fundamental para entender qué es el flamenco.


    Como decíamos: A las corrientes musicales europeas, trabajadas a través de la folía, la gallarda, la romanesca, la pavana, etc.;



    se une una base oriental que ni inventaron ni trajeron los gitanos; base musical oriental que, por otra parte, está extendida por todo el Mediterráneo, así como por la India u otras naciones asiáticas. Escúchense, si no, estas piezas de música griega/bizantina:



    Y en España, no sólo se halla en el flamenco. Escúchese esta parte del folclore mallorquín (8):



    A finales del siglo XV, cuando llegan los gitanos a España, coincide con el Descubrimiento de América. En esta época tan crucial para nuestra historia es cuando estas corrientes se están fusionando, también al alimón de la consolidación de la conquista y poblamiento de las Islas Canarias.


    Y como decimos, se llega al Nuevo Mundo. Sevilla (9) se despeja como la capital económica y cultural de las Españas, siendo los puertos de la Andalucía occidental los que más contacto tienen tanto con Canarias como con América. Y no hay que irse muy lejos: En Sevilla todavía se conserva la calle Canarios, cerca de la Puerta de la Carne. Tanto en Sevilla como en Puerto Rico se han encontrado rastros genéticos de aborígenes canarios; a los cuales se les atribuye ya en el siglo XVI la incorporación a los bailes de la época el zapateado vigoroso de punta y talón que será adoptado por los bailarines educados en la tradición musical europea. (10)


    Otrosí, en Sevilla y Cádiz también había negros, y era una comunidad minoritaria mas nada desdeñable. En Sevilla todavía está la Hermandad de los Negritos, que hace siglos eso fue literalmente. Estos negros, descendientes en muchos casos de antiguos esclavos de musulmanes, eran libres en su inmensa mayoría, y también pasaron a América, siendo conocidos en Cuba como “negros curros”. Ya con Colón iba alguno. Y en Chile tenemos la figura del conquistador negro Juan Valiente. Y curiosamente, es en Sevilla y Cádiz donde empezamos a ver vocablos afros relacionados con la música: Fandango, cumbé/maracumbé, zarambeque, zambomba, milonga, jiquiri-juaico, dengue...



    (CONTINUARÁ)








    NOTAS:




    (1) Véase: RAIGAMBRE: DEL “CELTISMO” Y OTRAS IMPOSTURAS






    (2) Véanse:







    danzas de espadas en el reino de jaén - el blog de cassia








    (3) Por el cantaor Antonio Mairena, aclaramos, ante las presumibles susceptibilidades, que no tenemos nada contra este cantaor; a saber, uno de los más grandes que ha dado esta música. Pero una cosa es Antonio Mairena cantaor y otra cosa es el intento de teórico y los intentos de quienes se aprovecharon de su nombre.





    (4) Esto mismo decía Demófilo, el padre de los hermanos Machado; y por otra parte, un gran recopilador de letras, cuya labor en ese sentido agradeceremos siempre; pero como “teórico musical”, estaba completamente equivocado.





    (5) Me niego a utilizar el adjetivo “payo” porque es insultante y racista. Antiguamente, los gitanos nos llamaban “castellanos” a la gran mayoría de los andaluces, y a mí es un término que me gusta; así que lo utilizo.





    (6)


    Amin Chaacho es mucho más honrado que los “arabistas” al uso, puesto que no comulga con la teoría de que la Hispania visigoda fuera atrasada e iluminada por los árabes. Él reconoce que antes de la llegada de los musulmanes, en Hispania había una gran cultura y de hecho se nutrieron de muchos aspectos hispánicos, también en la música. El problema de Chaachoo es que, si bien conociendo fuentes como las de Sánchez Albornoz, sin embargo, concede autoridad a las absurdas teorías de Ignacio Olagüe o Blas Infante; y que cae en la demagogia “morisquista” de quien no se acuerda de las terribles expulsiones y esclavizaciones de cristianos hispanos/autóctonos por parte de los almorávides o almohades norteafricanos.






    (7) “Mudéjar” viene del árabe mudaÿÿan, que significa “doméstico” o “domesticado”. Así se conoció a los musulmanes que vivían en territorio recuperado o dominado por los cristianos. No necesariamente eran africanos u orientales.





    (8) Recuérdese:









    (9) Y me refiero a Sevilla en un término amplio, esto es, el reino de Sevilla inscrito en la Corona de Castilla, abarcando las actuales provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz. Fue la administración liberal-isabelina la que acabó con esta demarcación tradicional, pero la cultura ahí sigue viva entre sus gentes; y yo, que soy del linde entre las actuales provincias de Sevilla y Huelva, puedo dar fe.





    (10) Recuérdense:


    "De modas y guanches". - Revista La razón histórica





    MUNDIVM: CANARIAS EN LAS ESPAÑAS (I)






    MUNDIVM: CANARIAS EN LAS ESPAÑAS (II)



    MUNDIVM: SOBRE LOS TÓPICOS DEL FLAMENCO (I)

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,738
    Post Thanks / Like

    Re: Sobre los tópicos del flamenco

    SOBRE LOS TÓPICOS DEL FLAMENCO (II)


    Por Antonio Moreno Ruiz
    Historiador y escritor



    Resumiendo: En la Baja Andalucía se está dando un hervor cultural interesantísimo y por varias gentes y zonas. Y el fandango es probablemente el elemento musical que más y mejor explique esto, porque no en vano, en el Diccionario de Autoridades de 1735 lo define como un baile muy alegre traído por los que han estado en las Indias. No es que el fandango se inventara en América, sino que se reinventó, mejor dicho. Entre finales del XV y principios del XVI, esta música salió y volvió entre el XVII y el XVIII transformada en otra cosa, y extendiéndose a través de Canarias y los puertos andaluces por toda España; entrando a posteriori en el flamenco con un estilo evolutivo propio.


    Para entendernos en un lenguaje actual: El fandango ejerció como una suerte de rock del barroco. Fue el máximo molde musical hispano.


    No obstante, aclaramos: No es que los africanos inventaran esta música. En todo caso, los negros de los puertos andaluces le dieron toques especiales a algo que ya existía. Esos toques especiales se fusionaron en arrabales donde asimismo, también había gitanos, moriscos y “castellanos de malvivir”; reiteramos. Y de todos estos “grupos étnicos” se nutre el gitano español, y muy especialmente el andaluz.






    PORMENORIZANDO: ¿TIENEN ALGO QUE VER LOS GITANOS CON LOS MOROS?


    Hace poco nos topábamos con un enlace interesante:

    Los gitanos salieron del norte de India hace 1.500 años en ...


    Veamos:


    "El análisis de su genoma sugiere que llegaron a Europa en la alta Edad Media por los Balcanes. Presentan un alto grado de endogamia pero los romaníes españoles están entre los que más se mezclaron".


    Y así es. El mito "purista gitano" (una forma poco solapada de racismo) que algunos todavía pretenden inyectar en el flamenco. Como dicen los Hurtado Torres (y como recogen multitud de disposiciones en el siglo XVII) en su imprescindible libro La llave de la música flamenca , el censo de gitanos parece aumentar en demasía coincidiendo con la fecha de la expulsión de los moriscos (de 1609 a 1613); apareciendo "nuevos gitanos" en oficios donde hasta la fecha no se les ubicaba: Campesinos, cocineros/reposteros, zapateros, artesanos... Asimismo, los negros de Sevilla y Cádiz fueron “desapareciendo” a lo largo del siglo XVIII; arrabales donde también iban muchos llamados "castellanos de malvivir".


    Por otra parte, vamos a aclarar qué son los moriscos:


    Identificar a los moriscos (ibéricos) con los actuales magrebíes es un error de bulto propio de la tendenciosidad romántico-politiquera. Los mismos magrebíes les llamaron "andalusíes", e incluso hay algún cronista tunecino que los cataloga como "blancos y rubios". Claro que habría alguno de pelo oscuro, digo yo, pero para entendernos... Además, su comportamiento distaba mucho de ser "musulmán ortodoxo": Los niños orinaban en las mezquitas; e incluso antes, los conquistadores de Mali (que se apellidaban "Quti", esto es, "godo"), entraban a caballo en las mezquitas, provocando la indignación de los "buenos musulmanes". (11)


    En resumidas cuentas: La “clase alta morisca”, la más relacionada sanguínea y culturalmente con elementos africanos y orientales, fue la primera en huir cuando las cosas se pusieron feas para el islam en España. Lo que quedó, mayormente, aun con pretensiones algunos de descender de beduinos (al igual que algunos otros se creen descendientes directos de patricios romanos o reyes godos), fue una masa culturalmente sincrética y mayormente hispana con significativo mestizaje con bereberes. Era gente que no se adaptaba a la vida en el Magreb y siempre pensaba en volver, y que incluso se esparció también por Francia y Alemania. Y los muchos que se quedaron en África mantuvieron una endogamia que, asombrosamente, hasta hoy en día dura.


    Por tanto, los moriscos que pudieran pulular por Triana, la Campiña, Jerez de la Frontera o Cádiz, amén de los que pudieran quedar por Granada y alrededores, salvo alguna palabra o alguna indumentaria, no distarían mucho de un español común, al igual que de muchos blancos mediterráneos. Aprovechando que a los gitanos no se les achacaba el peligro de islamismo ni de connivencia con piratas berberiscos o turcos, fueron insertándose entre ellos, al igual que los negros de Triana y Cádiz, o al igual que muchos castellanos pobres. De esta mezcla progresiva durante siglos se forja el gitano, y especialmente el gitano andaluz, tal y como lo entendemos hoy. Y es que el gitano, al igual que el judío, por mor de su “nomadismo”, es uno de los pueblos más mestizos de la tierra. Ambos pueblos han adoptado en su devenir costumbres de muy diversos puntos del mundo. Los sefarditas también se nutrieron del acervo musical hispánico.


    No obstante, siempre nos quedarán las lagrimitas progre-selectivas por sefarditas y moriscos; pero esos mismos llorones no sentirán pena por los cristianos mozárabes que padecieron el yugo mahometano… ¡Cosas de la memoria histórica del neoturnismo!






    LA GESTACIÓN DEL FLAMENCO


    Así las cosas, ya desbrozada la cortedad de miras de los tópicos, vamos a analizar cómo se gesta el flamenco, un tema donde también ya confusión a tutiplén. Siendo exhaustivos, no es hasta finales del siglo XIX cuando aparece la palabra “flamenco” para definir a esta música, que más que música en sí, es un amplio repertorio, una especie de “remasterización”. Y aparece relacionado con Silverio Franconetti, a la sazón, natural de Morón de la Frontera, hijo de padre italiano, y residente durante varios años en el Uruguay. Gracias a él, y a la difusión que le dio a este gran repertorio musical por los cafés cantantes, es que se extendió y confirmó el cante flamenco; en una época donde arribaron a Sevilla muchos montañeses, leoneses y gallegos. La figura del tabernero montañés o de los cargadores del puerto gallegos estuvo muy presente hasta bien entrado el siglo XX.


    El porqué del nombre “flamenco” sigue siendo un misterio. Hay una hipótesis arabista, que vendría a ser de “fellah mengu”, esto es, “lamento del campesino”. Otra sería “flamenco” como sinónimo de “farruco”, “arriscado”, “bravo”, “chulo”, “pícaro”; que así sería asimismo cómo se conocería a los gitanos; aunque la verdad es que como “farrucos” se conocía en Andalucía a los gallegos. Otra sería relativa a los flamencos que arribaron a la Sierra Morena en el siglo XVIII, en la época de Carlos III y su ministro Pablo de Olavide, en aquel plan repoblador de la comarca de Écija, Córdoba y Jaén que no salió bien. Muchos flamencos se habrían juntado con gitanos o castellanos pobres y su presencia habría dado lugar al término. E incluso hay quien alude también a los antiguos soldados de Flandes, que en el siglo XVII habrían pululado por tabernas y antros de malvivir a espera de una soldada, estilo “Alatriste” (el personaje literario de Arturo Pérez-Reverte).

    Con todo, desde aquí, no podemos sino exponer estas hipótesis. No hallamos solución taxativa ni satisfactoria.


    Otrosí, ¿es el flamenco una música ancestral? La respuesta es clara: No. Por supuesto, el flamenco bebe de músicas anteriores. Pero no es una música que venga de Tartessos ni nada de eso. En el siglo XVIII encontramos su antecedente inmediato: El Cante o Género Andaluz, esparcido a través del mundo del teatro. Y en este Cante o Género Andaluz sí que se usaron guitarras, bandurrias, bandolas, orquestas… Como corresponde a esta música tan llena de matices, sutilezas y hasta refinamientos. A tal punto que es capaz de musicalizar hasta “simples pregones”, como ocurre con los caracoles:



    Fenómeno similar se da en el Perú:



    Y bueno, del Cante o el Género Andaluz también nacerá la copla, género musical que, mal que le pese a tirios y troyanos, es familia directa del flamenco; y entrambos mundos reciben constantes intercambios; a tal punto que, por ejemplo, no sabríamos exactamente dónde insertar las habaneras andaluzas, si en la copla o en el flamenco:



    A su vez, la copla se nutrirá de una importante influencia francesa.


    La reacción exagerada contra la Ilustración, movimiento intelectual que veía en muchos elementos populares, ya musicales, ya cofrades/religiosos, un símbolo de atraso, provocó con el tiempo un romanticismo que supuso, en muchos casos, una especie de “neobarroquismo” abarcador.


    ¿Se gestó el flamenco en una cueva o en una fragua? Otra negativa contundente tenemos por respuesta. El flamenco se fragua tras un proceso cultural y hasta antropológico muy complejo. Como decimos: Estamos ante un repertorio lleno de variedad. Y eso no se gesta en un rincón apartado del mundo.


    Ahora bien: ¿Hay cantes, por así decirlos, más “reservados” (algunos llaman “más jondos”), que a lo mejor los gitanos tomaron de los moriscos? (desechamos que esa música en todo caso se conservase sin alteraciones desde la diáspora de la India…) Puede ser. Aunque entramos en el terreno de la conjetura, da que pensar en el “misterio” que desprenden cantes como la debla o la toná. O que las bodas gitanas duren tres días, y que se lancen peladillas a la novia; exactamente igual que siguen haciendo los descendientes de los moriscos ibéricos en el norte de África.


    Pero vamos más allá: En el supuesto de existir ese fondo musical esotérico/exclusivo repartido clandestinamente por fraguas y cuevas, eso no sería flamenco propiamente dicho. Como no lo es el Cante o Género Andaluz. En todo caso, formaría parte del acervo preflamenco; y es en ese mundo preflamenco donde ya comienza a darse esta peculiar mezcla, habida cuenta de la fusión entre ritmos orientales (muy anteriores a la llegada de los gitanos, reiteramos); con la consiguiente rebumba de ritmos europeos mejor condensados con el barroco ya en el XVII; en constante contacto con lo que luego entenderemos como "folclore andaluz" (a su vez, otra fusión de diversos ritmos, aun teniendo más presente la repoblación de la Reconquista), y con un contacto también constante con las músicas que llegaban de América.


    Centrándonos en el acervo hispanoamericano, hay quienes han clasificado determinados cantes flamencos como de “ida y vuelta”: Esto es, la rumba y la guajira (procedente de Cuba), la vidalita y la milonga (procedentes de Argentina); o las colombianas, inventadas por el gran cantaor Pepe Marchena. Empero, ¿es que se puede entender el flamenco sin la base musical del fandango antiguo, de la cual bebe la guitarra todo el tiempo, hasta en el caso de la soleá? Y también la petenera, en verdad creación mexicano-andaluza extendida por el siglo XVIII; y no en vano Petén es una ciudad de la actual Guatemala. En cambio, antaño a la petenera se le buscó un origen sefardí, o una mítica cantaora… Y ni sabíamos que en las peteneras flamencas, entre finales del XIX y principios del XX, también se habían utilizado castañuelas.




    Petenera mexicana (antigua)


    Petenera flamenca:



    (CONTINUARÁ)






    NOTAS:




    MUNDIVM: SOBRE LOS TÓPICOS DEL FLAMENCO (II)





    Última edición por Hyeronimus; 03/09/2015 a las 14:14

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,738
    Post Thanks / Like

    Re: Sobre los tópicos del flamenco

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    SOBRE LOS TÓPICOS DEL FLAMENCO (III)

    simismo, hay una impostura muy moderna sobre el tipo de voces a utilizar en el flamenco, siendo que parece que una voz ronca o quebrada es sinónimo de pureza. Nada más lejos de la realidad. Esta impostura, que hace que algunos cantaores mediocres más bien parezcan borricos resfriados (12) que flamencos, no data sino de los años 80 del siglo XX como mucho. Algunos, antes, ya habían supuesto que cantar con la voz ronca (“afillá”, como se dice en el argot flamenco) suponía algo así como una pureza ancestral. Pero lo cierto es que las primeras grabaciones que tenemos de flamenco como tal nos dicen todo lo contrario: El flamenco siempre se cantó con voz fina, con altos y bajos, con melismas muy conseguidos. Los cantaores gitanos así lo hicieron también. No es hasta el “post-camaroneo” (13) cuando esto se generaliza, e incluso músicos ajenos al flamenco, como Estopa o Melendi, imitan estas ronqueras como una especie de moda. Pero en el mundo del flamenco, estos resfriados borriqueros lo que significan es que no se llega, y se quiere ocultar la mediocridad encima en nombre de la “pureza”.



    *La Niña de los Peines o el Niño Gloria, cantaores gitanos que en absoluto encajan en el estereotipo moderno de algunos que encima se erigen como "puristas":





    ÚLTIMO APUNTE


    Definitivamente, los gitanos no inventaron el flamenco, ni tampoco es su cortijo privado; ni se sabe cantar flamenco por el hecho de tener sangre gitana. Y esto no una diatriba contra el pueblo calé, en el cual tenemos buenos amigos. Reconocemos la valiosa maestría de muchos artistas gitanos que tanto han aportado a esta música, así como han aportado a la tauromaquia u otras disciplinas artísticas en España donde han sabido prodigarse. Pero las cosas hay que contarlas como son. Durante buena parte de los siglos XIX y XX, "gitano" se utilizó como sinónimo de "andaluz"; pero en honor a la verdad, bien fue el gitano transmisor y recolector de lo que ya había en Andalucía; como fue el negro para con las músicas criollas en Hispanoamérica.


    Algunos intentan investigar las conexiones entre el flamenco y la música andalusí; o mejor dicho, la música de los descendientes de moriscos expulsados en el siglo XVII, extendida desde Marruecos a Túnez. Música que, de haberse conservado por tradición oral, tendría muchas “contaminaciones”; aparte de fusiones africanas y orientales. Y además, si en el siglo XVII ya los propios norteafricanos señalaban notables diferencias en agricultura, alimentación, fenotipos y etc. que habían traído aquellos del otro lado del Estrecho, ¿no pasaba eso en la música? La respuesta es obvia. Todavía la música andalusí constituye en el Magreb una suerte de distinción del resto de las músicas.


    Otrosí, aun sin llegar al Magreb, en el Año de Nuestro Señor de 1567 el morisco Francisco Núñez Muley (de origen musulmán mas de religión cristiana), deja dicho en un memorial de protesta a Pedro Deza, presidente de la Chancillería de Granada: “Nuestras bodas, zambras y regocijos, y los placeres de que usamos no impiden nada al ser cristianos, ni sé como puede decir que es ceremonia de moros. El buen moro no se hallaba nunca en estas cosas tales, y los alfaquíes se salían, luego que començaban las zambras a tañer o cantar...


    …en África ni en Turquía hay estas zambras... ”



    Asimismo, el aragonés Pedro Aznar Cardona dijo de los moriscos que «eran muy amigos de burlerías, cuentos, berlandinas y sobre todo amicissimos (y así tenían comúnmente gaytas, sonajas, adufes) de baylas, danças solaces, cantarzillos, alvadas, paseos de huertas y fuentes, y de todos los entretenimientos bestiales en que con descompuesto bullicio y gritería, suelen y los moços villanos, vozinglando por las calles. Vanagloriavanse de baylones, jugadores de pelota y esfornija, tiradores de bola y del canto, y corredores de toros, y de otros hechos semejantes de gañanes».


    Por eso reitero: Es totalmente erróneo identificar a los moriscos de España con los magrebíes o los árabes/orientales, por más que parlasen la misma lengua (que incluso en la Hispania musulmana estaba variando dialectalmente).


    Empero, entre los siglos XIX y XX se forjó el Protectorado Español de Marruecos. Pensemos, asimismo, que en el Magreb francés, dentro de los pieds-noirs (esto es, los descendientes de europeos criados o incluso nacidos en el norte de África, fenómeno similar al de los boers de Sudáfrica o al de los criollos en Hispanoamérica), amén de franceses, también había muchísimos españoles. De hecho, era el segundo grupo más numeroso dentro de los pieds-noirs, amén de la mayoría francesa y minorías de alemanes, italianos, suizos o malteses. A Marruecos arribaron, pues, muchos tipos de artistas, tanto flamencos como cupletistas y hasta tangueros de estilo argentino. ¿Se produciría interacción y fusión en aquella época? Es muy posible. Sí sabemos, cuanto menos, que hubo músicos “andalusíes” que hicieron fusión con el flamenco y viceversa. Y el tema en general ahí lo lanzamos por si alguien quiere coger el guante de la investigación.


    Tampoco se olvide que en el siglo XX comenzó un dialogante acercamiento muy interesante entre el mundo español de la copla y el fado portugués, que no en vano comparten algunas características. También ha habido algún diálogo entre el fado y el flamenco, pero aquí los resultados parecen ser mucho más tímidos.


    No obstante, las fusiones más fructíferas que se han hecho en el flamenco ha sido con música hispanoamericana: El cajón peruano, adoptado por Paco de Lucía tras una gira en el país hispano-andino. La sempiterna ida y vuelta entre la música andaluza y la música criolla adaptada artísticamente. La misma percusión que se reencontró por la casualidad al cabo del tiempo, volviendo a retroalimentar una comunidad de acervo.






    GUSTOS Y RECOMENDACIONES



    Para finalizar, quede clara una cosa: Aquí no escribimos sobre gustos, porque eso no tiene caso. Las músicas, como todo en la vida, podrán gustar más o podrán gustar menos. No obstante, a aquella apocada legión de pseudonazis, frikifachas centralistas y demás majaras a los que tanto les molesta el flamenco, que en el fondo no es sino la expresión de un odio a lo andaluz tan enfermizo como el que tuvieron los separatistas antiespañoles (Castelao, Sabino Arana, Prat de la Riba) con quien colaboró gustoso el “andalucista” Blas Infante: Se nota que nunca han salido de España; porque si lo hubieran hecho, sabrían que la gaita gallega o la paella valenciana son tan representativas de lo español allende nuestras fronteras o más como lo puede ser el flamenco. Hasta el músico gallego Carlos Núñez (muy poco dado al “españolismo”) así lo dice. Que guste más o menos el flamenco es una cuestión; ahora bien, lo que no es de recibo es exhibir mala baba ignorante. Y en esta mala baba ignorante coinciden, reiteramos, con los tópicos de quienes consideran que el flamenco es su cortijo cateto-orientalista de borricos resfriados.


    Y si el flamenco tiene repercusión internacional, es porque es una de las músicas más ricas de Occidente y sabe conectar con determinadas músicas del Mediterráneo así como también con músicas caribeñas y sudamericanas. Pero algunos no saben cómo disimular su odio antiandaluz y cargan con eso. Parece que tienen muchas ganas de que nos hagamos separatistas…





    En fin, con respecto a un estudio pormenorizado sobre la autenticidad de los orígenes y el desarrollo del flamenco, recomendamos vivamente:


    -La llave de la música flamenca, de Antonio y David Hurtado Torres. Signatura Ediciones.



    Antonio y david hurtado torres publican "la llave de la música ...


    “LA LLAVE DE LA MÚSICA FLAMENCA” por Antonio y ...



    LA LLAVE DE LA MUSICA FLAMENCA - Casa del Libro








    -Razón de son, trabajo musical y antropológico de Raúl Rodríguez:





    Raúl Rodríguez



    Razón de Son - Raúl Rodríguez | Facebook








    -Blogs de Fernando Jurado Pérez:



    PREHISTORIA DEL FLAMENCO





    PROTOHISTORIA DEL FLAMENCO







    -Faustino Núñez:






    DISECCIONES. Faustino Núñez: Teoría musical del flamenco



    Faustino Núñez - Canal de Cultura Contemporánea de las ...








    -José Luis Ortiz Nuevo:






    José Luis Ortiz Nuevo - Sevillapedia







    -Página Flamencópolis:


    Flamencopolis | Descubre el Flamenco







    Y bueno, seguiremos con el apasionante mundo del flamenco, Dios mediante.




    FIN







    ÚLTIMAS NOTAS:





    (12) Recuérdese: MUNDIVM: BORRICOS RESFRIADOS







    (13) Aclaramos que nada tenemos contra Camarón de la Isla, al contrario: Crecimos escuchando y admirando a Camarón QEPD. Pero esto es como ocurre con Antonio Mairena: Una cosa es el artista y otra los aprovechados que se acogen a un determinado nombre.





    (14) Véase: Zambra de Moriscos / Eduardo Paniagua - sonusantiqva.org

    MUNDIVM: SOBRE LOS TÓPICOS DEL FLAMENCO (III)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Tópicos periodísticos sobre la inmigración
    Por Juan del Águila en el foro Inmigración
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 27/10/2008, 02:27
  2. Aborto. Tópicos.
    Por irichc en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 30/09/2008, 15:33
  3. Sobre los orígenes del Flamenco.
    Por mvverdu en el foro Presentaciones
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 06/06/2007, 15:42
  4. Tópicos portugueses sobre España
    Por Gothico en el foro Portugal
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 12/06/2006, 02:06
  5. Tópicos portugueses sobre España
    Por Gothico en el foro Tertúlia
    Respuestas: 13
    Último mensaje: 12/06/2006, 02:06

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •