Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 4 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo
Resultados 61 al 80 de 81

Tema: El liberalismo es pecado

  1. #61
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado









    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  2. #62
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    EL ERROR DEL LIBERALISMO

    Cardenal Louis Billot





    DOCUMENTO EN FORMATO PDF: PULSE AQUÍ


    EL CARDENAL LOUIS BILLOT (1846-1931), gran teólogo tomista, "honor de la Iglesia y de Francia" (Merry del Val), fue uno de los más íntimos colaboradores de San Pío X en su lucha contra el modernismo.

    Contrarrevolucionario nato, de la estirpe del Cardenal Pie, desmenuzó magníficamente la intrínseca incompatibilidad entre el cristianismo y la Revolución.

    El liberalismo católico "es un pie en la Verdad y un pie en el error, un pie en la Iglesia y un pie en el siglo, un pie conmigo y un pie con mis enemigos". (Pío IX)

    "Un católico liberal es un católico muy amigo de los liberales y muy poco amigo de los católicos". (Paul Bourget)

    "El Liberalismo, que quiere pasar como una prueba de inteligencia, de generosidad, de comprehensión, etc., no es en realidad sino ¡la destrucción de la idea de verdad, ni más ni menos! (...) pues hay tantos «puntos de vista» como individuos pensantes. (... )

    El espíritu no estando ya obligado a respetar la realidad y a plegarse ante ella, se lanza a una orgía verbal y sentimental que ya no corresponde a nada". (Louis Jugnet)







    _______________________________________

    Fuente:

    https://www.catolicosalerta.com.ar/l...beralismo.html

  3. #63
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    sábado, 22 de noviembre de 2014

    Catecismo del liberalismo (1896) (I) – Presbítero Ramón Valle


    Introducción

    Pregunta. ¿Qué es liberalismo?

    Respuesta. Es la doctrina que prescinde de Dios en todas las manifestaciones de la actividad humana.


    P. ¿De qué modo se podría aclarar esta definición?

    R. Diciendo así: El liberalismo es una doctrina religiosa, social y política, que tiende á separar de Dios al individuo, a la familia y a las naciones.


    P. De manera que son tres doctrinas?

    R. No es sino una misma, pero que se desenvuelve en esas tres esferas de acción.


    P. ¿Se podrá profesar el liberalismo político sin profesar el liberalismo religioso?

    R. No, porque el liberalismo religioso y el político son una misma doctrina, aunque aplicada á diversos objetos. Lo mismo debe decirse del liberalismo social.


    P. ¿Cómo se explica más esto?

    R. Haciendo ver que el liberalismo religioso funda los principios y que el liberalismo político no es Otra cosa que la aplicación de esos mismos principios.


    P. ¿Pues cómo hay liberales que pretenden serlo en política y no en Religión?

    R. Porque quieren engañarse a sí mismos, o porque intentan engañar á los demás. En muchos casos porque han meditado suficientemente acerca de las doctrinas que dicen profesar.


    P. ¿En qué consiste principalmente el liberalismo religioso?

    R. En negar el orden sobrenatural.


    P. Y el liberalismo moderado?

    R. En no ocuparse de ese orden.


    P. ¿Cuál de ellos hace más daño?

    R, El segundo, por la injuria que se hace a la conciencia.


    P. ¿Es lícito negar el orden sobrenatural, ó por lo menos no ocuparse de él?

    R. No, por muchas razones; entre ellas, porque eso sería ir contra la voluntad de Dios, lo cual nunca es lícito.


    P. ¿En qué consiste principalmente el liberalismo social?

    R. En retrogradar diez y nueve siglos, suprimiéndola civilización cristiana para volver á la civilización del paganismo.


    P. ¿De qué medios se vale?

    R De negar el poder social de Jesucristo.


    P. ¿En qué consiste principalmente el liberalismo político?

    R. En la deducción lógica de las consecuencias que entrañan las anteriores doctrinas, y en aplicarlas prácticamente á las naciones.



    Del Liberalismo Religioso

    P. ¿Podríais aducir alguna prueba evidente de que el liberalismo es ante todo una doctrina religiosa?

    R. Muchas; pero bastará ver aquellos países donde ha dominado y domina el liberalismo, para no poder dudar de que sobre todo y ante todo se ocupa de las cosas de la Religión.


    P. ¿Qué hace el liberalismo luego que logra dominar en una nación?

    R. Sus principales leyes, sus teorías, sus periódicos, tienden á destruir el Catolicismo.


    P. ¿Y sus pro-hombres toman con empeño la cuestión religiosa?

    R. Como ninguna otra; pues si sus demás leyes se violan, llaman poco la atención; pero la menor inobservancia de las leyes de persecución, los hacen poner el grito en el cielo.


    P. Hay algún distintivo, en el orden religioso, que haga conocer desde luego á los liberales.

    R. No podía dejar de haberlo.


    P . ¿Cuál es?

    R. El odio que tienen, la repugnancia que sienten hacia todo lo que de algún modo pertenece a Dios, a Nuestro Señor Jesucristo y a su Santa Iglesia.


    P . ¿Podríais poner algunos ejemplos?

    R. Todo acto del culto los pone fuera de sí - Odian al sacerdote -. Se gozan en la profanación de las cosas santas. Desprecian las leyes eclesiásticas. En fin, tienen horror hasta al sonido de las campanas y á la vista de las sotanas.


    P. ¿De qué son signo estos hechos?

    R. De que, sépanlo o no lo sepan, tienen en su corazón verdadero odio a Dios, y a Jesucristo Nuestro Salvador.


    P. ¿Cómo así?

    R. Porque odian todo aquello que se los recuerda.


    P. ¿Cómo manifiestan los liberales prácticamente, que siguen una doctrina religiosa, que respecto al Catolicismo debe llamarse anti-religiosa?

    R. Por cuantos modos pueden; pero en especial, por la exclaustración de religiosos y religiosas; por el empeño de empobrecer á la Iglesia, para quitarle así muchos medios de acción; por la igualdad del culto verdadero y de los falsos, por medio de la tolerancia; finalmente, por declarar al Estado sin Dios, diciendo la blasfemia de que la ley debe ser atea.


    P. ¿Y qué, la ley no debe ser atea?

    R. Solamente que el legislador tuviera obligación de ser ateo, lo cual es absurdo.


    P. ¿Por qué decís que para que la ley pueda ser atea, es preciso que el legislador sea ateo?

    R. Porque la ley expresa la voluntad del legislador.


    P. ¿De modo que el liberalismo no puede ser inocente?

    R. Tanto como el ateísmo que es su última consecuencia; ya sea el ateísmo teórico, ya el ateísmo práctico.


    P, ¿Pero no podrán ser disculpados los liberales, por no haber pensado en esto?

    R. De ninguna manera; porque la Iglesia, que ha pensado por ellos ha condenado al liberalismo.


    Del Liberalismo Político

    P. ¿Cuáles son los principales principios de la doctrina liberal religiosa que son las bases de la doctrina política?

    R. Son tres:

    1° Establecer que el último fin del hombre se cumple en la tierra.

    2° Negar la Iglesia o por lo menos no ocuparse de ella.

    3° Afirmar que las leyes civiles son superiores a todo Derecho, aun al natural y Divino positivo. O lo que es la mismo, sujetar la moral a la ley civil.


    P. ¿Y no será licito sostener la primera?

    R. De ningún modo, pues equivale a negar todo el cristianismo, especialmente el dogma de la Redención.


    P. ¿Y será lícito negar o por lo menos no ocuparse de la Iglesia?

    R. Eso equivaldría á negar todo el cristianismo, especialmente el dogma de la Encarnación.


    P. ¿Qué decís de la tercera?

    R. Que las naciones, y las leyes, lo mismo que los individuos, si no obedecen a Dios, obedecen al demonio, pues no hay medio entre uno y otro. Las leyes, para que lo sean, deben sujetarse a la moral. No es ley, y solo usurpa este nombre, la que se opone a la ley de Dios.


    P. ¿Cuál es la fórmula más precisa de la pretensión liberal?

    R. Establecer que la autoridad civil es, en todo caso, superior a la autoridad religiosa.


    P. ¿Pues cuál es la verdad?

    R. Que ambas autoridades giran en órbitas independientes; pero que se tocan en algunos puntos.


    P. ¿Luego hay casos en que la autoridad civil en lugar de mandar debe obedecer?

    R. Sin duda alguna. Siempre que se trate de principios relativos al dogma, o a las costumbres, o a la disciplina Eclesiástica, los gobiernos, lo mismo que los individuos deben someterse a las decisiones de la Iglesia.


    P. ¿Y esto por qué?

    R. Porque la misión de la Iglesia es precisamente legislar sobre esos puntos. De otro modo vendría a ser inútil la Iglesia Católica.


    P. En general ¿Cuál es el fin del liberalismo?

    R. Colocar al hombre en el lugar que en la sociedad siempre ha ocupado y siempre debiera ocupar Dios.



    Catecismo del Liberalismo – Ramón Valle – Presbítero – Imprenta de Francisco Verdayes – León 1896 (Universidad de Nuevo León) Págs. 3-13




    _______________________________________

    Fuente:

    https://www.ncsanjuanbautista.com.ar...mo-1896-i.html

  4. #64
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    jueves, 4 de diciembre de 2014

    Catecismo del liberalismo (1896) (II) – Presbítero Ramón Valle


    Principios liberales: El sufragio universal

    Pregunta. ¿Qué cosa es libertad?

    Respuesta. Es la facultad por la cual somos responsables de nuestras acciones, lo mismo ante Dios que ante la sociedad y ante las leyes.


    P. ¿Y el liberalismo define y entiende bien la libertad?

    R. De ninguna manera, pues según él, es la facultad de hacer irresponsablemente el bien y el mal.


    P. Y en caso de que tuviéramos esta facultad de que habla el liberalismo, ¿sería buena?

    R. Nada menos que eso, pues nunca puede ser bueno hacer el mal.


    P. ¿Pues cuál es el fin de la libertad, de la verdadera libertad?

    R. Hacer el bien. Así como equivocarse es defecto del entendimiento, así también, hacer el mal, es defecto de la libertad.


    P. En consecuencia, ¿cuál es el mejor sistema de gobierno?

    R. El que conceda más libertad para el bien, y que mejor reprima los abusos de libertad para el mal.


    P. ¿En qué consiste la verdadera igualdad social?

    R. La igualdad social no es otra cosa que la virtud que se llama justicia distributiva.


    P. ¿En qué consiste la justicia distributiva?

    R En considerar á los hombres según sus méritos y circunstancias guardando por lo mismo una igualdad geométrica.


    P. ¿Qué otro nombre tiene esta virtud?

    R. Se llama equidad, del latín aequitas, que quiere decir igualdad.


    P. ¿Y por qué socialmente no ha de atenderse a la igualdad aritmética?

    R. Porque es un hecho que los hombres no son iguales y que difieren entre sí. Es decir, que los hay tontos y los hay de talento; que los hay virtuosos y que los hay viciosos; que los hay perezosos y que los hay trabajadores etc. etc. Por lo cual, sería una injusticia tratar igualmente a los que son desiguales.


    P. ¿Pues cómo deben ser tratados?

    R. Proporcionalmente (que en eso consiste la igualdad geométrica). Es decir, dando a cada uno lo que es suyo. Y ya se ve que dando a cada uno lo que es suyo, queda establecida la igualdad.


    P. ¿Y esta es la igualdad que proclama el liberalismo?

    R. Muy lejos de eso; pues al decir sin restricción que los hombres son iguales, dice una mentira que está a la vista de todos, pues ni física ni moral, ni intelectualmente lo son.


    P. ¿Pero no tendrán todos los hombres iguales derechos?

    R. Aritméticamente, o con absoluta igualdad, no; geométricamente, o con igualdad de proporción, si los tienen.


    P. ¿Podríais explicarme esto?

    R. Muy fácilmente, El inocente tiene derecho de estar libre, de entrar y salir de la ciudad, etc.; pero el que ha cometido un crimen no tiene ese derecho, y se le pone en la cárcel.


    P. ¿Qué se infiere de esto?

    R. Que no tienen iguales derechos el inocente y el culpable, porque el culpable y el inocente no son iguales.


    P. ¿Podríais poner otro ejemplo?

    R. Y otros mil, v. g., un ignorante, que no comprenda siquiera la marcha administrativa, y que ignore lo grave que es elegir a los magistrados y la responsabilidad que este paso trae consigo, no tiene, no puede tener derecho de mezclarse en las elecciones.

    Él que no tiene la suficiente instrucción para saber quién será buen gobernante y quien no ¿cómo puede tener derecho para designar al gobernante?

    Estos de que hablamos, al contrario, tienen el deber de no elegir, porque cada uno está obligado a no mezclarse en lo que no entiende y más si de su cooperación pueden resultar males de gran trascendencia.


    P. Continuad; aunque ya lo estoy viendo muy claro.

    R. El malvado que vota en las elecciones por paga, o por consigna o por cualquier motivo reprobado, importándole poco las cualidades.de la persona elegida, debe ser privado del derecho de votar en las elecciones.


    P. ¿Podríais poner ejemplos de otros derechos?

    R. Con mucho gusto. El perezoso que no trabaja y que por lo mismo nada posee, no tiene derecho de propiedad; por el contrario, el que por su trabajo, o el de su padre tiene una propiedad, en ella tiene derecho.

    El ignorante o el desmoralizado, no tienen derecho de enseñar, y tampoco tienen derecho de escribir en los periódicos.

    Ni el malvado ni el ignorante tienen derecho a ser elegidos gobernadores, diputados etc.


    P. Según lo dicho ¿qué debe juzgarse del sufragio universal.

    R. Que es la mentira universal’ como la llamó el gran Pió IX.


    P. Volviendo á la igualdad ¿cuáles son las aplicaciones que de su principio hace el liberalismo?

    R. Tres principales.


    P. ¿Cuáles son?

    R. Primero, igualdad entre la verdad y la mentira (v. g. tolerancia de cultos.)

    Segunda, igualdad entre el trabajo y la holgazanería (v. g. sufragio universal, liquidación social etc.)

    Tercera, igualdad entre los clérigos y los legos (v.g. la ley contra los fueros etc.)


    P. ¿Qué decís de ellas?

    R. Que destruyen totalmente los principios cristianos.



    Catecismo del Liberalismo – Ramón Valle – Presbítero – Imprenta de Francisco Verdayes – León 1896 (Universidad de Nuevo León) Págs. 15-21




    _______________________________________

    Fuente:

    https://www.ncsanjuanbautista.com.ar...o-1896-ii.html

  5. #65
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    Problemas con denominarse Cristiano y Libertario (libertad negativa y positiva) - Dante A. Urbina


    Video Original: https://www.youtube.com/watch?v=wCUPX...​

    Doctrina social de la iglesia contra el liberalismo: https://www.youtube.com/watch?v=vuKuJ...​

    Doctrina social de la iglesia contra el marxismo: https://www.youtube.com/watch?v=ZsQ7K...​

    ¡Hey tú, hipócrita de izquierda! ¡Hey tú, hipócrita de derecha! – Dante A. Urbina

    ¡Hey tú, hipócrita de derecha! ¡Hey tú, hipócrita de derecha! – Dante A. Urbina...





    https://www.youtube.com/watch?v=2XUislkETXw&t=16s

  6. #66
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado





    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Última edición por Mexispano; 26/03/2021 a las 17:52

  7. #67
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    DECÁLOGO ANTIMODERNISTA (Daniel Marín Arribas) por Agnus Dei Prod

    La Escuela de Salamanca supuso para la Cristiandad Hispana el arma doctrinal más potente para defenderse del modernismo y todos sus luciferinos vástagos, empezando por liberalismo. Daniel Marín Arribas, estudioso de sus postulados nos ofrece un breve decálogo antimodernista de la mano de sus autores, repasando puntos clave del modernismo, sobre los cuáles Francisco de Vitoria y sus discípulos se hubieran opuesto, y sobre cuáles, también, todo fiel seguidor de Nuestro Señor JesuCristo y de su Iglesia debe oponerse. Salamanca, luz de la Cristiandad Hispana, es antimodernista.





    https://www.youtube.com/watch?v=0agPWa0Auuo&t=59s

  8. #68
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado


  9. #69
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: El liberalismo es pecado

    Milei, los liberales y la contra-revolución





    https://www.youtube.com/watch?v=Oa6CTtKCbrI

  10. #70
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: El liberalismo es pecado

    Compartimos un pequeño extracto de un escrito que el tercer Arzobispo de Caracas, el barines Ramón Ignacio Méndez, apodado el “cura lancero”, hizo en refutación al Congreso de Valencia en 1830, sobre la cuestión de la tolerancia religiosa y sus efectos perniciosos para la sociedad, siendo esta acción atentaría contra las creencias de la población y que el indiferentismo llevaría a la decadencia social y moral. Ramón Ignacio Méndez seria conocido a la posteridad como el celoso defensor de los derechos de la Iglesia Católica frente a la persecución irreligiosa promovida por los Oligarcas, es necesario recordar que durante el dominio paecista se promueve la inmigración protestante en Venezuela, siendo construida la primera capilla poco después de la secesión de Colombia, así dicho gobierno se preocupaba por favorecer a otros cultos extranjeros dejando relegada la religión católica de los venezolanos, además de expulsar del país a varios obispos, incluido Méndez (en dos ocasiones), falleciendo en la Nueva Granada.

    “Las nuevas sectas que se introducen y toleran, dividirán los ánimos. Un gobierno débil, o más que sucedan a otro vigoroso, nos conducirá de tolerancia en tolerancia, de secta en secta, y se llegara al termino de que no quede ninguna religión: se descuidaran los deberes, se relajaran los vínculos sociales, y concluiremos por una funesta desunión, que nos conduzca de las opiniones religiosas a los bandos y partidos que desorganicen y destruyan todo el sistema civil, con más facilidad que han destruido el religioso, que siempre se mira con un interés de preferencia.

    La tolerancia, Señor, son las armas defensivas de que se valen los sectarios, entre tanto llegan a sentirse con fuerza para usar de las ofensivas, con que vejan, oprimen y destruyen a los católicos (…)

    No pasarían muchos años sin que Venezuela experimentase los males que otras naciones incautas, que han desdeñado su culto para apropiarse los ajenos, que no ha experimentado ni conoce. Y ¿Cuántos venezolanos desertores del de Jesucristo, no harían la afrenta de sus padres? La novedad unida a la corrupción que campea, y si Dios no lo remedia, irá en aumento, nos asegura de este presagio, que toma mayor realce si se advierte la grande ignorancia que se nota por lo común en los fundamentos de la religión (…)

    La tolerancia, Señor, nunca ha sido sino el efecto del desorden, la imposibilidad de corregirle la ha producido, la guerra y la devastación la aconsejaron, cuando los religionarios fueron más que los fieles. No nos encontramos en este estado, y llamar los cultos públicos y privados, es llamar la guerra y hacer desgraciados a los venezolanos” (1)

    (1) Observaciones que el Arzobispo de Caracas hace al Soberano Congreso de Venezuela sobre el Proyecto de Constitución, Caracas (1830) Ver menos








    _______________________________________

    Fuente

    https://www.facebook.com/10914862426...7022947808476/
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  11. #71
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: El liberalismo es pecado

    Cita extraída de un periódico publicado a finales de 1830, llamado "El Patriota Venezolano", dicho periódico promovía la necesidad de la religión y la iglesia para la política nacional, siendo muy critico contra los legisladores del Congreso por no introducir referencias a la religión en la constitución de 1830, esta publicación duró hasta inicios de 1832.








    _______________________________________

    Fuente

    https://www.facebook.com/10914862426...6940596816711/
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  12. #72
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: El liberalismo es pecado


  13. #73
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    Compartimos la condena hecha por el Presbítero Doctor José Alberto Espinosa (quien llegaría a ser Rector de la Universidad de Caracas en 1841 y Orador de orden en las exequias de los restos de Simón Bolívar en 1842) a filosofismo de la constitución liberal producida en 1830 y a la oligarquía “conservadora”:

    “Por desgracia, había ya algún tiempo que, con aceptación funesta, corrían entre nuestros famosos hombres, que se creyeron de Estado, las doctrinas disolventes de los publicistas y economistas del siglo pasado, demonios encarnados que, habiendo desalojado de su corazón bajo el nombre de filósofos, todo sentimiento religioso, habían desalojado también todo sentimiento de humanidad, no quedando en ellos otra cosa de nuestra naturaleza que la figura, y aun esta misma, espantosa y formidable, solo representaban su infernal misión de aniquilarlo todo sobre la tierra (…) Alucinados nuestros ilustres políticos con el bello ideal de semejantes textos, son estos los que eligen y consultan con la mas ciega confianza, creyendo consumar con sus brillantes teorías, reducidas a la práctica, la obra inmortal de su dicha (…) ¡En vez del engrandecimiento que les figura su descomunal orgullo, es el verdadero resultado la actual desesperante situación en que se halla la República! (1)

    En el mismo artículo Espinosa clamaba contra el materialismo y: “sus fatales principios que adoptados en su estricto sentido por nuestros incautos y bisoños estadistas, vienen obrando activamente nuestra desgracia desde el año 29” (1)

    El artículo citado fue publicado en el periódico “El Patriota”, de manera póstuma, dicho periódico era órgano difusor del Partido Liberal, partido al cual el presbítero Espinosa estaba afiliado; situación aparentemente contradictoria pero muy común en un país como Venezuela donde los movimientos políticos no han sido eminentemente doctrinales. Encontramos mucho componente del clero venezolano afiliado en las filas del partido liberal debido a la falta de medios para el cual expresar el descontento contra la Oligarquía paecista, entre una de las razones de la presencia clerical en el partido liberal por la arremetida contra la Iglesia que ponía en práctica el gobierno, entre otros localizamos al Fraile dominico José Félix Ravelo (ultimo Vicario del Convento de San Jacinto, afectado por la supresión de conventos de 1837), Arcediano José Suarez Aguado, Presbítero José Nicolás Díaz, Presbítero Sixto Domingo Freites, Fray Ildefonso Aguinagalde, entre otros.

    Laureano Vallenilla Lanz decía en el caso venezolano que:

    “entre los liberales, se han contado católicos, apostólicos, ultramontanos, que han podido llevar con mucha propiedad el hábito negro de la Compañía de Jesús” (2)

    Gran contradicción guardaba en su seno el partido liberal, ya que en este formaron parte fundacional antiguos partidarios del gobierno boliviano en Colombia, y antiguos edecanes del Libertador, quien no recomendaba formulas muy liberales para el gobierno, un paecista exiliado tras el triunfo de José Tadeo Monagas en 1849 escribía:

    “La banda de Monagas y compañía estuvo matándonos y proscribiéndonos en tiempo de Colombia aquí y en Venezuela en nombre de la dictadura y del gobierno fuerte y vigoroso; y los pobres liberales derramaron su sangre en los patíbulos; y comieron el pan de la desgracia en el destierro por tenerse firmes contra todo aquello; y ahora esa misma banda ha tomado la libertad en los labios y la democracia por pretexto para matar liberales y proscribirlos de otra manera. Yo me acuerdo que todos esos caballeros o no caballeros que ahora dizque son sumamente demócratas en Venezuela, fueron en Colombia los de las actas de la dictadura, los aclamadores de la boliviana, los carceleros y verdugos de los liberales, y ahora echan de su lomo escama por la libertad y se engalanan con el nombre de liberales” (3)

    No por nada vemos entre figuras prominentes del naciente partido liberal a bolivarianos como Mariano Montilla, Laurencio Silva, el Marques del Toro, José Félix Blanco, los Monagas, Carlos Castelli, entre otros más. Y también en la sección civil del partido liberal encontraríamos destacados estadistas de la talla de José Rafael Revenga, Francisco Aranda y el hacendado Tomas José Sanabria, hacendado que sería muy crítico de las leyes librecambistas y de la manumisión de esclavos. Así mismo están los casos de Juan Vicente González y Manuel Felipe de Tovar, jóvenes bolivianos exaltados y fundadores del partido liberal, quienes por tener conflictos personales con Antonio Leocadio Guzmán se pasarían a las filas de los oligarcas godos.

    (1) Articulo póstumo del Presbítero José Alberto Espinosa, “El Patriota”. 28 de marzo de 1846. Citas extraídas de: Nicomedes Zuloaga, “Páez: estudio histórico político”. Impr. Bolívar (1897), pág. 100; Juan Vicente González, “La Doctrina Conservadora” Tomo I, Ediciones Presidencia de la Republica (1961), pág. 417.

    (2) Laureano Vallenilla Lanz, “Críticas de sinceridad y exactitud”. Imp. Bolívar (1921), pág. 391

    (3) “El revisor de la política y literatura americana” Curazao, marzo 31 de 1849, núm. 4, pág. 6








    _______________________________________

    Fuente

    https://www.facebook.com/10914862426...18787609965343
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  14. #74
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    La moral, ¿es relativa?: Crítica al relativismo moral

    Conferencia de Dante A. Urbina para el grupo de formación "Apologética Católica Kejaritomene" el 8 de octubre de 2021.





    https://www.youtube.com/watch?v=R6cbQRBopt4

  15. #75
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    lunes, 3 de enero de 2022

    La libertad





    En la página 121 de la sobresaliente obra de Juan Vallet de Goytisolo, “Sociedad de Masas y Derecho”, se encuentra la siguiente cita de Josep Torras I Bages, Obispo de Vich, conceptuando perfecta y claramente a la libertad. Consideramos que recordar esta frase es muy oportuno hoy, cuando muchos jóvenes se descarrían en el libertarianismo:

    “Proclamar que el fin social es la libertad, es no solamente anárquico disolvente, negación del vínculo social, sino absoluta contradicción, pues la libertad es una facultad, un medio, y un medio nunca podrá ser un fin […] Todo fin pertenece al orden ético; por eso en toda filosofía racional se dice que el fin caracteriza a la acción; por el contrario, la libertad no pertenece al orden ético, en sí es cosa indiferente, se habet ad oppositum, según la expresiva frase escolástica, no es buena ni mala: será de una u otra condición según se aplique a un fin bueno o malo”.

    En la misma línea, el egregio notario español, Vallet de Goytisolo, menta el mito de Ícaro, comentado por Edmund Beaujon: “¿Cuál es, en definitiva, la tragedia de Ícaro? La de no saber sus limitaciones, la pérdida del límite, de la medida, de sus dimensiones justas. Dédalo conoce bien estos límites y al mismo tiempo teme la audacia de su hijo. ‘Sigue en la vía del medio. Si rozas las olas del mar, ellas impedirán tu vuelo; si huyes hacia el cielo azul, el fuego quemará tus alas. Conserva la vía del medio’. Pero Ícaro ‘se abandona a la alegría del vuelo impetuoso’, no mantiene el rumbo distante del fuego y del agua, y muere.” Tales son las consecuencias de la errónea y anárquica libertad liberal, que hay que rechazar. El correcto concepto de libertad lo enseñó siempre el catolicismo y la filosofía clásica, como se desprende de los mentados párrafos.


    Fuente: Revista Verdad




    _______________________________________

    Fuente

    Nacionalismo Católico San Juan Bautista: La libertad
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  16. #76
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,375
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    Barraycoa: “El liberalismo sigue defendiendo lo que ha condenado el magisterio perenne de la Iglesia”




    (Una entrevista de Javier Navascués) –


    Javier Barraycoa ya es conocido por nuestros lectores. El próximo viernes 13 de mayo, participará en la presentación de la reedición de “El liberalismo es pecado” de Sardá y Salvany. Esta iniciativa editorial de “Luz de Trento” traerá a España a Mn. Athanasius Schneider (que prologa el libro) y al prestigioso académico Alberto Bárcena. Javier Barraycoa se ha encargado de realizar el estudio preliminar para enmarcar la obra en su contexto histórico y político, en medio de la lucha entre católicos liberales y tradicionalistas.


    ¿Merece la pena reeditar una obra publicada a finales del siglo XIX?

    Sin lugar a dudas. La obra se publicó en 1884 en medio de intensas polémicas entre católicos liberales y tradicionalistas. Las causas y efectos de esas polémicas siguen vigentes en nuestros tiempos y explican la actual desastrosa situación de la Iglesia en España. Como las obras de Jaime Balmes o Juan Donoso Cortés, la obra de Sardá y Salvany es perenne y siempre actual. Estos tres autores españoles son de los más difundidos por todo el mundo. El libro levantó tanta expectación que en 1891 se publicó una edición políglota en ocho idiomas: latín, catalán, castellano, vasco, francés, italiano, portugués y alemán.

    ¿A qué contexto histórico y religioso se refiere?

    España pasó por una terrible persecución anticlerical en 1868; luego Prim trajo a Amadeo de Saboya como pretendiente al trono de España (un miembro de una familia anticatólica que había arrebatado al Papa los Estados Pontificios); luego llegó la desastrosa y efímera I República. Mientras en España se iniciaba la III Guerra Carlista y en Cuba los alzamientos independentistas. El autogolpe de Estado de Pavía, fue para impedir que el carlismo ganara la Guerra. Se liquidó la ineficiente Primera República y se llevó nuevamente al trono a la odiada dinastía borbónico-liberal. Era el régimen de la Constitución de 1876: la Restauración de 1874. Su arquitecto fue Cánovas del Castillo que, siendo conservador, despreció a los católicos anulando constitucionalmente la Unidad Católica de España. Ello provocó una inmensa polémica entre católicos liberales y tradicionalistas. Los primeros aceptaban el “mal menor” de la Restauración y los segundos se negaban a transigir con ella. Cánovas, del Partido Liberal-conservador, necesitaba del apoyo de los católicos y realizó mil peripecias y engaños para atraerse a los católicos tradicionalistas (Como la formación de la Unión Católica de Pidal). Pero siempre fracasó, antes bien la guerra interna entre católicos se fue haciendo más intensa.

    ¿Y cómo reaccionó la Iglesia?

    Reinaba por entonces León XIII. Decidió escribir una encíclica para calmar los ánimos y buscar la reconciliación entre los católicos. Este texto estaba dirigido a los españoles: era laCum Multa, publicada en 1882. La Encíclica no solucionó el problema, sino que provocó más disputas, pues ambos sectores del catolicismo quisieron interpretarla a su favor. Las disputas fueron especialmente duras allá donde el obispo del lugar se posicionaba con las tesis gubernamentales y las masas carlistas en contra. El caso más duro fue en Cataluña, especialmente en la diócesis de Barcelona. El Obispo de la Diócesis, Urquinaona, inició una guerra personal contra las asociaciones católicas, como la Juventud Católica, por que sus cuadros dirigentes eran carlistas intransigentes; o bien contra El Correo Catalán o la revista que dirigía el propio Sardá y Salvany, la Revista Popular. Esta fue una de las revistas católicas más influyentes de su tiempo. Urquinaona había amenazado a Sardá y Salvany de prohibir su preciada revista, sometida a la censura eclesiástica. Tenía amenazado a Llauder, el director del diario carlista El Correo Catalán, al que Urquinaona le había acusado injusta y literalmente de ser “un hombre de soberbia satánica”. Por último el Obispo amenazaba con suprimir a la Juventud Católica que era el grupo más dinámico, numeroso y mejor organizado de la Diócesis.

    Entonces aparece “El liberalismo es pecado” …

    Sí, pero fue todo un parto. En 1882, por una carta a un sacerdote amigo, sabemos que Sardany estaba elucubrando escribir algún tratadillo contra el liberalismo. Mientras tanto fallecía en 1883 Urquinaona. Periódicos anticlericales como El Diluvio, lo ensalzaron como “martillo de carlistas”. El texto de El liberalismo es pecado ya estaba completado antes de la muerte de Urquinaona. Pero Sardá, no se equivocaba, temía que Urquinaona nunca le concedería el Nihil Obstat. A través de Nocedal, trató de que fuera publicado en la Diócesis de Madrid, pero le dieron la callada por respuesta. Cansado de esperar Sardá optó por una solución drástica. Ir publicando los capítulos por partes en diferentes diarios carlistas, como si fueran artículos.

    ¿Y cómo acabó la historia?

    Tras mil intentos de católicos liberales y obispos transaccioncitas con el Régimen de la Restauración, para evitar su publicación como libro, este pudo ver por fin la luz, como volumen, en 1884.

    ¿Y llegó la paz?

    ¡Qué va! Obispos como Morgades (que odiaba a los tradicionalistas) empujaron a sacerdotes a escribir contra la obra de Sardá y utilizaron todo tipo de influencias para intentar que Roma condenase el libro. Pero la aparición de la Encíclica de León XIII, la Inmortale Dei -en 1885- fue un espaldarazo para Sardá, pues la Encíclica condenaba las tesis liberales. Pero aún así la batalla fue larga. Los enemigos de Sardá intentaron que laSagrada Congregación del Índice (de libros prohibidos) lo condenara. Y sería en 1887 cuando la Congregación contestó que el libro no era reprobable. En 1888 se entregó a Sardá y Salvany un álbum firmado por 780 clérigos de la diócesis de Barcelona como celebración de la aprobación de El Liberalismo es pecado por la Sagrada Congregación del Índice.

    ¿Qué tiene de actualidad esta obra para un católico de hoy en día?

    La obra es de una actualidad desbordante, porque estamos en pleno apogeo del liberalismo. Bajos sus disfraces de conservadurismo, derecha, etcétera, el liberalismo sigue defendiendo y practicando lo que ha condenado el magisterio perenne de la Iglesia. Esto es, no se puede vivir la fe individualmente y tener un comportamiento público o político contradictorio con la fe. Con otras palabras no se puede escindir y vivir separadamente la fe de la razón, lo natural de los sobrenatural, la religión de la política. Un católico no puede militar o votar en partidos cuyos programas contemplan aberraciones que van contra la fe. Por desgracia la polémica entre católicos liberales y tradicionalistas hoy -en el ámbito político- la han ganado los liberales.

    ¿Entonces el liberalismo sigue siendo pecado?

    Sí, el liberalismo sigue siendo pecado, y lo será aunque cambie de nombre y se camufle de doctrinas políticas de inspiración cristiana.




    https://www.ahorainformacion.es/blog...de-la-iglesia/


























  17. #77
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,375
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    Estudio preliminar a «El Liberalismo es Pecado» (1)

    19 mayo, 2022


    Gran alegría me dio «Luz de Trento» cuando me pidió preparar un estudio preliminar de «El Liberalismo es pecado» de Dom Félix Sardá y Salvany. La obra cumple casi 140 años desde su dificultosa y dificultada publicación. Esta obra no ha envejecido. El liberalismo fue condenado sin posibilidad de dudas en la encíclica Libertas de León XIII. Pero buen número de católicos conservadores vieron en la restauración de la dinastía borbónica culminada con la Constitución de 1876, la posibilidad de configurar una oligarquía política. El padre de la criatura fue Cánovas del Castillo y sus adláteres, los católico liberales. Las tensiones entre estos y los católicos tradicionalistas, fieles al magisterio de Roma, provocaron una ruptura en el catolicismo español. La obra de Sardá y Salvany fue un espaldarazo para todos aquellos católicos que no querían transigir con el mal menor. Hemos decidido publicar este estudio preliminar, por partes, para ayudar a comprender la importancia de la obra. El acto impresionante acto de presentación de esta reedición en Madrid, nos da la razón

    ***



    Sardà y Salvany
    (Sabadell, 1841-1916) fue sin duda uno de los mayores apologetas católicos del siglo XIX y, posiblemente, uno de los más maltratados, sea por el olvido consciente, sea por los ataques de propios y extraños. Este sacerdote sabadellense ha pasado a la historia de las controversias político-religiosas por su opúsculo inmortal al que se tituló El liberalismo es pecado (1884). Sin lugar a dudas es una las obras más reeditadas, y traducidas a más lenguas, del pensamiento tradicionalista español. Es equiparable a la extensión internacional de las obras de Donoso Cortés o Jaime Balmes. Prueba de este éxito fue la edición políglota de 1891, en ocho idiomas: latín, catalán, castellano, vasco, francés, italiano, portugués y alemán.

    El éxito universal de esta obra, no obstante, no debe ocultar la figura de este sacerdote que en boca de Mn. Ricart Torrens: “fue un sacerdote comprometido con un recio equilibrio entre su sacerdocio y los signos de su tiempo”[1]. Hoy en día apenas podemos imaginarnos la notabilísima influencia que tuvieron sus artículos, su epistolario y, sobre todo, la dirección de la Revista Popular. En él, los sectores más tradicionalistas del catolicismo de su época, encontraron un faro inestimable ante el avance imparable del catolicismo liberal. Por eso, con motivo de la coronación de Alfonso XII, escribía en la Revista Popular:“Intransigentes con el deber, intolerantes con la verdad y católicos con el Papa”, para dar a entender que no se casaba con los poderes constituidos por el liberalismo.

    Breve semblanza de su vida y obra

    Nació en Sabadell en 1841, en el seno de una familia textil pudiente. Estudió en los Escolapios de su ciudad natal y en 1855 ingresaba en el Seminario de Barcelona, cuya formación por aquél entonces estaba encargada a los jesuitas. En 1864 se licenciaba en teología en el seminario de Valencia y volvería a Barcelona para dar clases de latín en el seminario de Barcelona. Como a muchos otros, la revolución de 1868 le truncó su carrera eclesiástica, pues el seminario quedó clausurado. Volvió a Sabadell para encargarse de la parroquia de San Félix. Sus inquietudes espirituales le llevaron a pedir reiteradas veces el ingreso en los jesuitas, pero no pudo lograrlo por causas de salud. Precisamente su precaria energía le llevó a vivir en la casa paterna donde pudo desempeñar una de las labores publicistas más impresionantes conocidas de su tiempo.

    Toda la obra de ese humilde, pero influyente párroco de Sabadell, es una invitación a los católicos a salir a la calle, a dar testimonio público, a comprometerse en lo político (aunque de sus simpatías carlistas, y luego militancia integrista, nunca quiso hacer bandera pública), y en lo social.

    Con el seudónimo “Un oscurantista de buena fe”, escribió desde 1869 miles de artículos y unos doscientos opúsculos -en catalán y castellano- para orientar a los católicos sobre problemas sociales y religiosos. Según se discípulo Lluís Carreras[2], el eje de todos sus escritos era: “el sobrenaturalismo en soberana amplitud y real dominio de la vida humana”. En la línea del periodismo apologético iniciado en el siglo XX por el Semanario cristiano‑político de Mallorca (1812‑1814) y por La Religión (1837‑1841) o por La Civilización (1841‑1843), fundó la Revista Popular (1871-1828). De ella fue director y alma durante cuarenta y tres años. Puede decirse que tocó todos los temas que incumbían a lo religioso y social, en cuanto que concernía a la salvación de las almas. Podríamos decir que desarrolló una teología popular contra los errores del protestantismo, espiritismo, anarquismo, naturalismo, liberalismo, socialismo y anarquismo que ya campaban a sus anchas.

    Sardá no fue un pensador filosófico al estilo de Jaime Balmes, aunque comparte con él el seny (sentido común) y las grandes intuiciones sobre los temas más profundos. Ello no se debía a carencias intelectuales de Sardá y Salvany sino a su vocación de divulgar, especialmente entre las clases más sencillas, las verdades católicas para que les orientaran en su quehacer diario. Por eso, los artículos de Don Félix no alcanzan la densidad del legitimista católico francés Louis Veuillot (abanderado del ultramontanismo francés) pero, a cambio, su pluma llegó mucho más lejos. Dicen sus panegíricos que se acerca más a la obra apostólica del P. Claret que supo llegar con sus prédicas misionales, sus opúsculos y devocionarios a las clases sencillas.


    Escultura de Sardá y Salvany en la Iglesia Vieja de los escolapios de Sabadell

    Sardá, apenas se movió de su ciudad natal, al contrario que San Antonio María Claret, pero sus escritos fueron leídos con respeto desde la Curia Romana hasta el payés con la Masía más alejada de los caminos. El nuncio en España Monseñor Ragonesi lo calificó como “timbre de gloria entre los publicistas católicos”. O el Primado de Toledo, Guisasola, dijo de él que era un: “infatigable apologista popular”. O, un año antes de morir, la población de Sabadell le dedicó un homenaje, en el que en el escrito laudatorio se leía: “Es el gran educador del pueblo, para el cual han estado apunto siempre su pluma y su caridad”.

    No podría entenderse la titánica obra de Sardá y Salvany sin atender al proceso de secularización que se inició a partir de la revolución de 1868 (ya precedido en anteriores épocas revolucionarias como el trienio liberal o la revolución de 1848). Toda la obra de ese humilde, pero influyente párroco de Sabadell, es una invitación a los católicos a salir a la calle, a dar testimonio público, a comprometerse en lo político (aunque de sus simpatías carlistas, y luego militancia integrista, nunca quiso hacer bandera pública), y en lo social. En este ámbito invitaba a fundar ateneos, asociaciones, periódicos y todo tipo de instrumentos para ganar el espacio perdido por los católicos ante el liberalismo triunfante. Es por ello que participó también en el famoso movimiento de restauración litúrgica que culminó con el movimiento litúrgico de Montserrat, pues la gran pedagoga popular de la Iglesia es su propia liturgia. No perdía ocasión para luchar por la Iglesia. Desde la Revista Popular abrió permanentemente una colecta para el Papa tan necesitado económicamente en

    Llegó a afirmar que la misión apostólica era luchar contra “la acción disolvente y demoledora de la Revolución que pugna por descatolizar el mundo”. Uno de los elementos imprescindibles era acrecentar la prensa católica y dotarla de un espíritu combativo.

    Cuando analizamos su lenguaje escrito, enseguida se descubre un excurso popular, llano y sugestivo; accesible e inteligible a las clases más humildes, con ejemplos, parábolas y diálogos sacados de la vida real, de sus contactos con los obreros, los niños, los jóvenes y las gentes de Sabadell y Barcelona. Tenía clara conciencia de que había que recristianizar la familia, las conciencias, las clases sociales y el mismo Estado frente a la incredulidad existente. Una vez, llegó a afirmar que la misión apostólica era luchar contra “la acción disolvente y demoledora de la Revolución que pugna por descatolizar el mundo”. Uno de los elementos imprescindibles era acrecentar la prensa católica y dotarla de un espíritu combativo. Así, en 1873, escribía el Manual del Apostolado de la Prensa, en el que proponía fomentar la espiritualidad ultramuntana, la intransigencia espiritual, las manifestaciones públicas de la fe o la celebración de los aniversarios de los grandes hitos católicos. Mucho antes, en 1869, encontramos datado su primer escrito apologético en las Hojas de propaganda católica, con un artículo titulado:Lecciones de teología popular contra el protestantismo, para combatir la libertad de cultos que permitía la constitución revolucionaria de 1869.
    Pero no nos podemos quedar sólo en el Sardá publicista. Su labor social, menos conocida, también fue ingente. Fundó, en 1872, la Academia Católica para frenar la secularización de los obreros y atraer a los jóvenes, mediante actividades, a un lugar de ocio cristiano. La casa paterna, una vez heredada, la transformó en un asilo de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, justo delante de la Academia Católica. También creó la primera mutualidad obrera de Sabadell, ciudad donde la industria textil había incrementado la población obrera, financiándola en gran parte con su patrimonio. Además, instauró una Caja de Socorros en 1882 para facilitar la adquisición de medicamentos a los obreros enfermos, así como otras instituciones de carácter asistencial. Lideró el Comité de Defensa Social, fundado en Barcelona en 1903, que se oponía a todas las escuelas laicas, al Instituto Libre de Enseñanza o de la escuela Moderna de Ferrer Guardia, al establecimiento de centros protestantes o las publicaciones neomalthusianas de las que Mateo Morral era un gran difusor. Recordemos que Mateo Morral fue el anarquista que intentaría asesinar a Alfonso XIII en 1906. Por esas cosas de la vida, el padre de Mateo Morral era un empresario textil republicano y la madre, Ángela Roca, una devota seguidora de Sardá y Salvany.



    Su intransigencia no impidió que fuera un sacerdote queridísimo. Nadie desconocía sus simpatías hacia el movimiento carlista en cuyas publicaciones, como El Correo Catalán o La Hormiga de Oro, escribía con frecuencia. Sin embargo, no quiso hacer bandera de ello para evitar que perjudicara su apostolado. No obstante, en 1888, ante el cisma integrista del Partido carlista, tomó partido por Nocedal y El Siglo Futuro. Dicen que fue él mismo el que sugirió a Ramón Nocedal el término “integrista” para su nuevo partido, pues era el atributo despectivo con que solían insultarlos[3]. No obstante, el recorrido del Partido Integrista sería relativamente corto. Ortí y Lara denunció su “esterilidad e impotencia” en materia política. En 1896, Sardá y Salvany, como tanto otros intransigentes, abandonaba sus filas.

    Ciertamente los años y la caridad fueron templando a nuestro publicista. Al final de su vida, quiso aunar a carlistas, integristas incluso católicos alfonsinos (los “mestizos” que tantos palos habían recibido de su buena época de su pluma), buscando como denominador común la catolicidad. Sería llamado a juicio por su Creador el 2 de enero de 1916. A su entierro acudió en masa toda la población de Sabadell. En mayo de 1941, se conmemoraría el centenario de su nacimiento y el 25º cumpleaños de su muerte. El ayuntamiento de Sabadell, con el inefable alcalde Josep Mª Marcet al frente, organizó una serie de homenajes. Sus restos mortales fueron trasladados al pasillo central de la iglesia de San Félix, donde aún se encuentran[4].

    Javier Barraycoa

    NOTAS

    [1] José Ricart Torrens, Así era el doctor Sardá y Salvany, Barcelona, 1966, pp. 18 y s.
    [2] Lluís Carreras fue, paradójicamente, un sacerdote que derivó su integrismo en catalanismo. Aunque durante la Guerra Civil española, escribió una de las mejores apologías de Franco y del Alzamiento nacional. La obra se tituló Grandeza Cristiana de España. Años después Mn. Carreras volvió a caer en las manos del catalanismo y renegó de esta obra. Por el contrario, Sardá y Salvany siempre se opuso a La Veu de Catalunya, al catalanismo político y a la Lliga Regionalista porque, según Sardá, hacían abstracción de la religión y los consideraba manifiestamente católico liberales. Igualmente, en 1906, fue contrario al movimiento autonomista de la Solidaridad Catalana. Sus relaciones con el propulsor de La Veu de Montserrat, el famoso Mn. Collell, fueron paradójicas: por un lado se admiraban en su combate por el catolicismos, pero Sardá le reprochaba a su hermano en el sacerdocio su exaltado catalanismo.
    [3] En 1893 asumió la dirección del Diario Catalán, órgano del Partido Integrista en Barcelona, en el que firmaría sus artículos como «El Sr. X».
    [4] Incluso en su visita a la ciudad, el 27 de enero de 1942, el General Franco asistió a un homenaje, en la Iglesia de San Félix, al insigne publicista.



    https://somatemps.me/2022/05/19/estu...o-es-pecado-1/

  18. #78
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,375
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    Estudio preliminar a «El Liberalismo es Pecado» (2): conflictos entre católicos liberales y católicos tradicionalistas

    22 mayo, 2022




    En los inicios de la Restauración borbónica, sería designado para la vital diócesis de Barcelona un obispo gaditano: Mn. José María de Urquinaona (1878-1883). Paradójicamente, a pesar de ser andaluz, es el que más hizo por oficializar la devoción a la Virgen de Montserrat y es el iniciador del llamado “montserratismo”. Urquinaona fue convencido anticarlista y sublevó a los tradicionalistas más intransigentes de su diócesis a base de decisiones arbitrarias amparadas en una aparente prudencia política.

    A él le sucedería en la sede de Barcelona, el obispo Mn. Jaime Catalá y Albosa (1883-1899). Un año antes había salido de manos del Papa León XIII la Encíclica Cum Multa(1882), que provocó multitud de interpretaciones entre los diferentes sectores católicos. Los católicos liberales dilucidaban que el Papa les daba la razón pues se debían respetar los poderes constituidos (en referencia a la restauración borbónica de 1874). Los católicos tradicionalistas, interpretaban por su parte que el Régimen liberal no reunía las condiciones para que los católicos pudieran lícitamente aceptarlo.
    Urquinaona fue convencido anticarlista y sublevó a los tradicionalistas más intransigentes de su diócesis a base de decisiones arbitrarias amparadas en una aparente prudencia política.

    Urquinaona fue claramente partidario de “descarlistizar” el catolicismo de su diócesis e integrarlo en el régimen liberal. El Obispo Catalá, por el contrario, fue ponderado y no se dejó arrastrar por las tentaciones lanzadas por el poder gubernamental, ni por las presiones de los católicos liberales. Intentó compensar las represalias que habían recibido los católicos más intransigentes y siempre los defendió. Ello no significa que fuera una obispo radical e intransigente sino que simplemente supo estar en su sitio. Durante su gobierno estalló una de las polémicas más intensas en el mundo católico del momento con la aparición de El liberalismo es pecado de Sardá y Salvany.

    Como veremos, la gestión de esta convulsa crisis no fue fácil pero finalmente se impuso la doctrina sana y las trampas de los católicos liberales se fueron desvaneciendo. Mientras el Obispo Catalá lidiaba tantos y graves problemas en Barcelona, paralelamente en Vich, gobernaba la diócesis el obispo Morgades (1882-1899), que cumpliría un papel fundamental en la implementación del catalanismo y su redirección de lo cultural a lo político. Morgades, que de sacerdote había sido uno de los favoritos de Urquinaona, se mostró especialmente beligerante contra carlistas e integristas.


    Urquinaona obispo de Barcelona y anticarlista

    Tras la muerte de Catalá, Morgades -gracias al apoyo de Madrid y las influencias del Cardenal Rampolla (sospechoso de ser masón)- accedió a la tan preciada diócesis de Barcelona (1889-1901). Se aseguró que la sede de Vich que abandonaba fuera ocupada por alguien de su plena confianza. El elegido fue ni más ni menos que Torras y Bages, cuyo gobierno duró de 1899 a 1916. Si relacionamos los nombramientos y sucesiones de acontecimientos, podremos hacernos una idea más o menos clara de lo que se estaba gestando en el mundo católico catalán.

    Por un lado desde el nombramiento de Urquinaona hasta la muerte de Torras y Bages, se comprenden los años de la primera fase de la Restauración, la emergencia del primer catalanismo político, los conflictos entre católico liberales e intransigentes (carlistas e integristas), la escisión del integrismo del partido carlista, la consolidación del“vigatanisme” (la influencia de los eclesiásticos de la Cataluña profunda en el asentamiento del catalanismo) con el eje Vich (Torras y Bages)- Barcelona (Morgades). También durante ese largo periodo surgirá la Lliga Regionalista, la Solidaritat Catalana, esto es, el primer y triunfante catalanismo político. Todos estos acontecimientos no se producen casualmente y separados unos de otros, sino que sutilmente se interrelacionan.

    Lo cierto es que la doctrina de Pío IX favorecía claramente las tesis intransigentes y los incipientes católico-liberales se las veían y deseaban para argumentar contra los textos pontificios

    Pero previamente hemos de atender a una polémica anterior que ya dibujará el conflicto entre católicos en las siguientes décadas. En 1870, en una España agitada por las políticas revolucionarias de Prim, que iban a traer a trono de España al anticatólico Amadeo de Saboya, detectamos una de las primeras polémicas entre los católicos catalanes. Se trataba de dos personajes de fuerte personalidad. Por un lado, Salvador Casañas, que acabaría siendo Obispo de la Seo de Urgel; y por otro lado, Juan Mañer y Flaquer, el que fuera director del influyente Diario de Barcelona desde 1865 hasta su fallecimiento en 1901 Esta temprana polémica la inició Casañas (simpatizante carlista) contra Mañé (de joven liberal revolucionario, aunque en vías de moderación).

    Desde La Convicción[1], Casañas acusó a Mañer y Flaquer de que el Diario de Barcelona, a pesar de ser leído por muchos católicos, no reflejaba la fidelidad a la doctrina católica. Más concretamente solía relativizar documentos magisteriales como el Syllabus que habían condenado el pensamiento modernista. Mañer y Flaquer no tardó en contestar desde el Diario de Barcelona. Lo cierto es que la doctrina de Pío IX favorecía claramente las tesis intransigentes y los incipientes católico-liberales se las veían y deseaban para argumentar contra los textos pontificios. De ahí que tuvieran que dar rodeos filosóficos que eran fácilmente vulnerables a los ataques tradicionalistas.



    Finalizando el sexenio revolucionario que iba a provocar una convulsión política que llevaría a España a la Primera y efímera República, existían en Barcelona dos grandes asociaciones que aglutinaban a la mayoría de católicos. Por un lado, la Asociación de Católicos y por otro la Juventud Católica. La Asociación de Católicos, al igual que la posterior Unión Católica de Pidal y Mon, fue fundada en Madrid en el 18 de diciembre de 1868.

    La primera junta de Asociación fue presidida por el Marqués de Viluma, que representaba el moderantismo de la época[2], al que acompañaban otros miembros del partido moderado que habían intentado mediar en el conflicto dinástico entre carlistas y liberales a través de la propuesta balmesiana de un matrimonio que uniera las dos ramas. Uno de los responsables de alto nivel en la Asociación Católica fue el anticarlista José María Quadrado, el introductor del romanticismo en España que tanto influiría en el catalanismo.

    En el mismo informe a Rampolla, Urquinaona señalaba sus enemigos: la Revista Popular, de Sardá y Salvany, y El Correo catalán, de Llauder; esto es, el integrismo y el carlismo

    Paralelamente, también en Madrid, se fundó la Juventud Católica. Su finalidad era más o menos la misma que la de la Asociación de Católicos. Ambas sociedades tuvieron un notable desarrollo en Barcelona. Tras la Restauración, la Juventud Católica cobró mucha más fuerza que la Asociación Católica y mayoritariamente la constituyeron católicos intransigentes y carlistas. Ello llevó a uno de los primeros episodios verdaderamente virulentos entre los católicos tradicionalistas y su jerarquía.
    Es más que significativo el informe que Urquinaona enviaba al Nuncio Rampolla el 4 de marzo de 1883, en la que se quejaba: “Debo decir, porque esta es la verdad, que al presente toda la religiosidad que ostentan estas organizaciones es un verdadero artificio de que se valen para atraer numerosas multitudes, agrupándolas alrededor de su bandera política para proclamar el triunfo de esta, haciendo creer que el bando que representa abarca en su seno a la gran comunidad católica de España”[3]. En el mismo informe a Rampolla, Urquinaona señalaba sus enemigos: la Revista Popular, de Sardá y Salvany, y El Correo catalán, de Llauder; esto es, el integrismo y el carlismo.

    Caricatura satírica contra Cándido Nocedal

    Urquinaona puso, en contraposición, como modelo de prensa al Diario de Barcelona (de Mañé y Flaquer) que nunca se manifestó confesionalmente católico, que era firme partidario de llevar a los católicos a participar en la política de la Restauración y su obsesión era liquidar al partido carlista. Urquinaona no tuvo ningún reparo en definir al “Brusi”como que “es católico, apostólico, romano y acaba de adherirse a la Unión Católica, de la cual es el primer propagador. No tolera principio alguno que tenga sabor a partido carlista”. Era evidente que la postura de su obispo ofendía y humillaba a las masas carlistas de su diócesis.

    Este conflicto entre un importantísimo sector de católicos y sus obispos, venía de lejos. Ya en 1876, coincidiendo con el final de la Tercera Guerra Carlista. Poco antes había aterrizado un nuevo Nuncio, Giovanni Simeoni, en España. Las tensiones entre alfonsinos y carlistas estaban a flor de piel. Por parte carlista, Cándido Nocedal visitó al Nuncio y le propuso la organización de una gran peregrinación a Roma para celebrar el 30 aniversario del pontificado de Pío IX. Los católicos liberales, los “mestizos” restauracionistas, liderados por Pidal, pusieron el grito en el cielo pues no podían permitir que una peregrinación católica estuviera dirigida por carlistas. Pidal inició rápidamente una campaña contra Nocedal, pidiendo a los obispos que en las comisiones organizadoras no estuvieran sólo compuestas por tradicionalistas. Todo ello enturbió la peregrinación y anunciaba una polémica mucho mayor que tendría lugar en 1881, cuando se estaba preparando otra gran peregrinación a Roma que las intrigas católico-liberales frustraron.

    Los católicos liberales, los “mestizos” restauracionistas, liderados por Pidal, pusieron el grito en el cielo pues no podían permitir que una peregrinación católica estuviera dirigida por carlistas. Pidal inició rápidamente una campaña contra Nocedal

    Con motivo de un debate parlamentario promovido por Sagasta, el 16 de junio de 1880, Pidal aprovechó para hacer un llamamiento a los carlistas para que aceptaran la Restauración. En su discurso se dirigió “a las honradas masas que, arrojadas al campo por los atropellos de la revolución, formaron el partido carlista”, y seguía: “Abandonad vuestro estéril pesimismo, los que lo tengáis, abandonad vuestra inacción: salid del retraimiento en que os consumís; no os detengáis ante divergencias políticas; saltad los obstáculos personales que os separan: agrupaos al amparo de la legalidad y pensad, pensad que tenéis una Patria común que defender, una familia que educar, una propiedad que proteger y una religión que propagar yen que creer y que hacer respetar contra toda invasión revolucionaria”. Este discurso era un avance de la formación de la Unión Católica que se gestaría entre finales de 1880 y 1881. Los intransigentes recelaron de este llamamiento, pues rápidamente intuyeron que era una mera treta para desactivar el carlismo y entregarlo al régimen de la dinastía liberal.

    La Unión Católica, desde sus inicios, contó con altos dirigentes de la antigua Asociación Católica[4], que ya había intentado inútilmente la unidad de los católicos. Pronto despertó recelos en muchos ambientes creyentes, tanto en Cataluña como fuera de ella. Monseñor José Serra, obispo de Daulia, se horrorizaba en pensar que participaran en la Unión Católica personajes famosos que seguían llamándose públicamente liberales. El Cardenal Casañas, también declaraba que los que pertenecieran a la Unión Católica debían ser “Católicos de veras” y “sin distingos”[5]. Respecto a la prensa más significadamente tradicionalista, la desconfianza era patente.

    Pidal y Mon caricaturizado

    El Siglo Futuro
    , en artículo del 10 de enero de 1881, dejaba claras las intenciones traicioneras del nuevo proyecto: atraer a las “honradas masas católicas” a la formación de Pidal, para provocar una antinatural “fusión de católicos y liberales”. Respecto a El Correo Catalán, en marzo de 1881, empezaron a aparecer artículos cada vez más duros contra el proyecto de Pidal. Llauder, el 31 de marzo de 1881, llega a escribir: “Ni Maquiavelo habría podido descubrir un medio más sutil que el de poner por delante a los obispos y al Papa [en referencia a la Unión Católica]”. Igualmente, no tardó en sumarse a las críticas Sardá y Salvany desde la Revista Popular.

    Por el contrario, y contra todo aparente pronóstico, La Veu de Montserrat -el “vigatanisme” catalanista- se sumaba al proyecto madrileño. El 12 de febrero 1881, Mn. Collell, firmando con sus iniciales, escribía un artículo titulado Bandera Blanca. El posicionamiento del órgano del catalanismo clerical era claro: “Nos ponemos al lado de los prelados que bendicen y aprueban la Unión Católica”. De paso, Collell arremetía implícitamente contra la prensa tradicionalista diciendo que no había que hacer caso de periodistas sino de lo que decían los prelados. El 10 de abril, El Correo Catalán, embestía contra las tesis de Collell y de La Veu de Montserrat. Especialmente por haber alabado el semario de Collell a un liberal de pro: el ingeniero José Echegaray que había visitado Barcelona. El Correo Catalán, respecto a “La Veu” apostillaba que desde hace tiempo “había perdido el norte, sin lógica y sin objeto determinado”. La división entre católicos y el encono en el cruce de acusaciones mutuas, llevó a que la Unión Católica no pudiera prosperar más de tres años.

    Javier Barraycoa


    NOTAS

    [1] La Convicción era el primer diario carlista que aparecía en Barcelona, un 15 de marzo de 1870, bajo la dirección del incansable Luis María Llauder.
    [2] Cf., José Andrés Gallego, “Génesis de la Acción Católica Española, 1868-1926” en Ius Canonicum, vol. 13, 1973, 369-403, p. 372.
    [3] El informe es recogido en Vicente Cárcel Ortí, “Los obispos españoles y la división de los católicos”, en Analecta Sacra tarraconensia, 55-56 (1982-1983), pp 159-166, p. 163.
    [4] Joan Bonet y Casimir Martí, L´Integrisme a Cataluña. Les grans polémiques (1881-1888), Vicens Vives, Barcelona 1990, p. 34.
    [5] Joan Bonet y Casimir Martí, Op. cit., p. 35.,







    https://somatemps.me/2022/05/22/estu...dicionalistas/

  19. #79
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,375
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    Estudio preliminar a «El Liberalismo es Pecado» (3): La virulencia antitradicionalista del Obispo Urquinaona


    En pocos meses, lo que había sido una polémica periodística entre católicos, se iba a convertir en una auténtica crisis entre católicos y obispos. Todo se inició con un hecho acontecido en la lejana Roma. El Papa Pío IX había fallecido años antes, en 1878, y enterrado en la Basílica de San Pedro. Reinando León XIII, en la noche del 12 de julio de 1881 se organizó el traslado del cuerpo de Pío IX -en procesión- a la Basílica de San Lorenzo Extramuros. El ambiente anticlerical se había intensificado y una turba trató de lanzar el féretro al Tíber. Ello conmocionó al mundo católico.

    Pío IX

    Nocedal
    promovió una romería a Roma como desagravio a Pío IX. La intención era movilizar la masa de católicos españoles, pero la idea encontró muchos enemigos. Especialmente obispos que temían que si tras esa peregrinación estaba el partido carlista podría ser manipulada para sus intereses políticos. Nocedal, envió carta a todos los obispos españoles comunicándoles el proyecto y para recabar su apoyo. Pero las respuestas fueron frías y con muchas reticencias, incluso algunas negativas. En Cataluña, la oposición de los obispos fue prácticamente total.

    Sin embargo, a pesar de las primeras reticencias del Nuncio en España respecto al proyecto de Nocedal, las cosas cambiaron. El Papa manifestó su deseo de recibir la romería española. Ello reanimó las actividades de Nocedal. En carta a los obispos catalanes el Nuncio les comunicaba el placet de León XIII. Los obispos catalanes decidieron contestar a principios de 1882 a Nocedal con una carta colectiva. Carta que se negó a firmar el Cardenal Casañas, obispo de la Seo de Urgel y tradicionalista. Por una carta de Sardá y Salvany sabemos de una confrontación más que violenta, por esas fechas, en un encuentro episcopal en Montserrat, entre los obispos Casañas y Urquinaona[1].

    Urquinaona se mostró más déspota que nunca con tal de someter a los intransigentes. Por la correspondencia del momento, de Sardá y Salvany con sacerdotes amigos, sabemos del abatimiento de los tradicionalistas.

    En medio de aquel ambiente, Urquinaona exigió que para obtener el apoyo de los obispos catalanes, en las juntas organizadoras de la romería deberían entrar católicos no carlistas, o sea católicos liberales. En realidad, Urquinaona estaba calculando mal sus fuerzas. Pues tras el consentimiento del Papa a la romería, muchos obispos habían disipado sus reticencias. A mediados de febrero de 1882, El Siglo Futuro publicaba (y El Correo Catalán reproducía) que 40 obispos se sumaban a la peregrinación y sólo diez se oponían, entre ellos los firmantes del episcopado catalán antes mencionados.


    Urquinaona se mostró más déspota que nunca con tal de someter a los intransigentes. Por la correspondencia del momento, de Sardá y Salvany con sacerdotes amigos, sabemos del abatimiento de los tradicionalistas. Urquinaona había impuesto a tres sacerdotes anticarlistas y partidarios de la Unión Católica en la junta organizadora de la peregrinación. La conclusión que extraía Sardá era evidente:“El Papa encarga a Nocedal la peregrinación, en contraposición a la de la Unión … ¿y le han de hacer las juntas los Obispos aprobadores, presidentes y defensores de la Unión, para convertir la peregrinación en unionista?[2].
    Esta letra expresa muy bien el ambiente entre los católicos tradicionalistas y los transaccionistas o liberales. La actitud de obispos como Urquinaona sólo podían verse como un ataque directo al núcleo del catolicismo catalán. Y por ello la desolación que se manifiesta en correspondencias y artículos del momento. El pesimismo era vano, pues finalmente la junta central organizadora del evento se disolvió y la peregrinación cayó en saco roto. Los católicos liberales, encabezados por ciertos obispos, habían logrado su objetivo: desarmar una posible masiva movilización tradicionalista en apoyo al Papa.

    Ejemplo de ello es la Carta Pastoral de Urquinaona, de 7 de marzo de 1882, que puede ser entendida como un ataque directo -aunque sin mencionarlos directamente- a carlistas y su prensa. Más que una carta pastoral, se trataba de una declaración de guerra encubierta

    Nuevamente el epistolario de Sardá y Salvany nos ilustra perfectamente la situación. El 18 de febrero de 1882 escribía a Celestino Matas: “¡Qué tiempos, amigo mío, qué tiempos los nuestros tan inverosímiles ¡Obispos católicos denunciando a las iras liberales una obra católica, sólo porque la hacen los carlistas, cuando no la debieran denunciar sino apoyar y bendecir, aunque la hiciesen republicanos!”. El lamento de Sardá tenía doble sentido, el boicoteo a la peregrinación por parte de Urquinaona, a la par que se habían entrevistado el 4 de febrero, y tras una amarga discusión el obispo de Barcelona, Urquinaona, había puesto unas condiciones draconianas a la Revista Popularque dirigía Sardá, como si fuera casi una enemiga herética de la Iglesia. Las iras del Obispo andaluz, promotor del catalanismo clerical, también se vertían, como no podía ser menos, contra el órgano principal del carlismo catalán: El Correo Catalán. En la carta reseñada, Sardá y Salvany sigue lamentándose: “[Urquinaona] de Llauder dice a todas horas y a todo el mundo que es un hombre de soberbia satánica”.

    Cándido Nocedal

    La carta no tiene desperdicio, pues describe la confrontación con Urquinaona en esa reunión del 4 de febrero en la que le acusó de servir con la Revista Popular a un partido y no a la Iglesia. En cambio, le puso como ejemplo de periodismo católico al “Brusi” (el aconfesional, moderantista, y católico-liberal Diario de Barcelona). El Obispo de Barcelona mandó censurar el último número que iba a salir de la Revista Popular. El pobre Sardá estuvo apunto de abandonar el proyecto y cerrar la revista católica de referencia en toda España. La situación era tal que la carta concluye con una tremenda premonición: “¡Qué horror! Está hecho el cisma entre carlistas y obispos. Tardará en curarse este destrozo”. Ciertamente, se había iniciado una guerra interna en la que Urquinaona trató, bajo su autoridad episcopal, acallar a los sectores católicos que estaban convencidos de estar en comunión con la doctrina de Roma contra el liberalismo.

    Ejemplo de ello es la Carta Pastoral de Urquinaona, de 7 de marzo de 1882, que puede ser entendida como un ataque directo -aunque sin mencionarlos directamente- a carlistas y su prensa. Más que una carta pastoral, se trataba de una declaración de guerra encubierta pero directa. Desde el Boletín Oficial de la Diócesis de Barcelona se inició una campaña de promoción de la Pastoral. La situación de persecución que sentían los carlistas era tan evidente que Nocedal escribía al Nuncio, el 28 de febrero de 1882, en estos términos: “Va a llegar el día en que cada uno se encierre en los más hondo de su casa, convencido de que ya lo único que queda por hacer es salvar el alma propia, sin preocuparse de lo que en el mundo sucede”. Si eso ocurriese, argumentaba, es que el liberalismo católico habría triunfado definitivamente. En medio de esta desmoralización en el campo tradicionalista, un hecho vendría a remontar los ánimos, a la par que las polémicas: la aparición de El Liberalismo es pecado de Sardá y Salvany y la publicación de la Encíclica Cum Multa.

    Javier Barraycoa



    NOTAS:

    [1] Joan Bonet y Casimir Martí, Op. cit., p. 56.
    [2] Carta de Sardá y Salvany a Cayetano Barraquer, S.I., del 13 de febrero de 1882.


    https://barraycoa.com/2022/05/30/est...aona%EF%BF%BC/

    Última edición por Hyeronimus; 31/05/2022 a las 01:35

  20. #80
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,375
    Post Thanks / Like

    Re: El liberalismo es pecado

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Estudio preliminar a «El Liberalismo es Pecado» (4): se pergeña «El liberalismo es pecado»



    El año 1882 se había iniciado traumáticamente para los católicos tradicionalistas. Justo en el momento en que el partido carlista se sentía más fuerte, superada la debacle de la pérdida de la Guerra Civil en 1876, ahora los ataques les llegaban no sólo de los liberales revolucionarios, sino desde sus propias jerarquías. Recordemos que la Jerarquía española se había ido configurando, gracias al Concordato de 1851, que remitía el nombramiento de obispos al Ministro de Justicia y Gracia del Régimen de la Restauración. En estos momentos difíciles y desanimadores, que hemos podido apreciar en el tono de algunas cartas que hemos reseñado, Sardá y Salvany fue pergeñando una idea: la publicación de un librito que se titularía El Liberalismo es pecado.

    La primera noticia que tenemos de esta idea es por la carta que escribe a su amigo Celestino Matas, el 23 de marzo de 1882. En dicho escrito cuenta el enfrentamiento tenido con Urquinaona, las amenazas del obispo de cerrarle la Revista Popular, las protestas y amenazas a gritos de Sardá que parece acoquinaron al mismísimo obispo. En la carta escribe: “A ver si ladrando como perro, les intimido”. Al final de la carta le confiesa a Matas: “Preparo, con gran reserva, un trabajillo sobre estas cosas que no sé si podré publicar aquí. Veré si en Madrid”. Urquinaona moriría un 31 de marzo de 1883, un año después de esta carta. Pero tendría tiempo suficiente para intentar consagrar su gran objetivo: desmantelar a los integristas. De por medio un texto pontificio, la Encíclica Cum Multa, aparecida el 8 de diciembre de 1882, iba a convulsionar nuevamente los ambientes católicos.

    En 1882, Urquinaona, mandó cerrar la Juventud Católica por su apoyo a la prensa integrista. El 2 de febrero de 1883, justificaba su decisión al Nuncio Rampolla con una carta en la que desvelaba los verdaderos motivos de su acción: había “un grupo de los más exagerados del partido carlista”.

    Como hemos dicho más arriba, tanto los sectores católicos como tradicionales hicieron su propia interpretación y, evidentemente, no coincidía. Para unos se condenaba a los otros y viceversa. Urquinaona y Morgades, sin lugar a dudas, interpretaban que la Cum Multa, les legitimaba moralmente a continuar su lucha contra el carlismo y los intransigentes católicos. Por eso no es de extrañar que Urquinaona sustituyera al P. Ramón Boldú como censor de El Correo Catalán y pusiera a un joven y prometedor sacerdote protegido de Morgades: José Torras y Bages. Para disgusto del futuro obispo de Vich, su misión era poner en vereda al diario carlista, aunque supo salirse airoso del aprieto.

    Su siguiente objetivo fue controlar o, en su defecto destruir, la Juventud Católica de Barcelona fundada en 1871. En época de Urquinaona, Barcelona contaba con 13 juntas diocesanas. En 1878, existían academias de la Juventud Católica en Gerona, Solsona, Manresa, Sabadell, Manlleu y Berga. En 1882, Urquinaona, mandó cerrar la Juventud Católica por su apoyo a la prensa integrista[1]. El 2 de febrero de 1883, justificaba su decisión al Nuncio Rampolla con una carta en la que desvelaba los verdaderos motivos de su acción: había “un grupo de los más exagerados del partido carlista”. El decreto de suspensión de la Juventud Católica se había firmado el 20 de enero de 1883. El mismo 2 de febrero, Llauder contestó desde El Correo Catalán a la decisión del obispo.



    El artículo se titulaba Una cuestión gravísima. La argumentación era contundente y describía la situación de la diócesis donde la mayoría del clero se acogía políticamente a la “Comunión política” que defendía sus intereses (en referencia al partido carlista) y que si bien en la Juventud Católica predominaban carlistas, en la Unión Católica militaban miembros de diversos partidos políticos y ningún prelado había puesto el grito en el cielo por ello. Rampolla recomendó a Urquinaona no ser muy duro con los católicos intransigentes para evitar reacciones desproporicionadas. Sólo la intervención del obispo Casañas, la prudencia del Nuncio recién llegado y la inminente muerte del obispo Urquinaona, apaciguaron la tormenta.

    La muerte de Urquinaona, el 31 de marzo de 1883, despertó todo tipo de reacciones, algunas de lo más curiosas. Por ejemplo, Sardá, el 5 de abril, escribía a su querido Matas el ambiente en Barcelona, tanto por el lado de los liberales como por los tradicionalistas: “Los nuestros acusados casi de asesinos (pues se ha llegado a decir que le habíamos envenenado y que por eso no lo querían embalsamar) se despachan a su gusto y hacen unas oraciones fúnebres que ya, ya”. Por Barcelona corrían todo tipo de rumores como que, justo antes de morir, Urquinaona había sido reprendido por Roma por haber suprimido la Juventud Católica. Sardá y Salvany escribió a Matas el 5 de abril una carta donde describe el entierro de Urquinaona: “[con varios sacerdotes] estuvimos juntos en el funeral y seguimos el féretro por las calles. La fiesta fue liberal de pura raza, con asomos de masónica. Todo el mundo en la calle. Fábricas cerradas, tiendas ídem, colgaduras negras en muchos balcones. La Publicidad (impío) se escandalizó porque dijo no sé quién que deseaba que estuviera en el cielo. (…) La Renaixensa (impío) a las 3 de la tarde daba ya en catalán el sermón que el Dr. Ribas estaba predicando a las once y media (…) Nadie lloraba, que yo viese, pero todo el mundo parecía entusiasmado.

    Señal de que por alguien se había dado la orden de entusiasmarse. Con los elogios de la prensa impía se podía formar una corona poética. El Diluvio llamó al difunto martillo de carlistas”. No dejaba de ser paradójico que los anticatólicos elogiaran al obispo difunto y los católicos de macha martillo, callaran prudentemente sus pensamientos.

    Obispo Jaime Catalán

    Los años que estamos relatando fueron muy intensos. Ello nos obliga a retomar algunas cosas. En los momentos más duros de estos embates, Sardá y Salvany había pergeñadoEl liberalismo es pecado como la última defensa ante la debacle inminente provocada por las fuerzas católico-liberales contra el tradicionalismo. La tensión era tal que Sardá somatizaba todas las desilusiones. En epístola de 23 de marzo de 1882, le confesaba a Celestino Matas: “Me dicen que he llegado a enflaquecer y a envejecer … ¡Qué año, válgame Dios! He envejecido por 20”. Mientras tanto llegaban noticias del nombramiento del nuevo obispo de Barcelona: D. Jaime Catalá, Obispo de Cádiz.

    A mediados de julio La Gaceta de Cataluña, reseñaba lo siguiente: “El nombramiento de D. Jaime Catalá, para ocupar la sede vacante de Barcelona, ha caído como una bomba en los círculos carlistas de la ciudad. Y en verdad que dados los antecedentes del nuevo Prelado nada tendrá de extraño que durante su presencia en Barcelona la bomba estalle"

    A mediados de julio La Gaceta de Cataluña, reseñaba lo siguiente: “El nombramiento de D. Jaime Catalá, para ocupar la sede vacante de Barcelona, ha caído como una bomba en los círculos carlistas de la ciudad. Y en verdad que dados los antecedentes del nuevo Prelado nada tendrá de extraño que durante su presencia en Barcelona la bomba estalle, si los carlistas no tienen la prudencia de apagar sus fuegos. Con que quitarse la boina y boca abajo todo el mundo”. Pero por suerte, aconteció lo contrario. El nombramiento de Català significó un respiro para los sectores no transaccionistas del catolicismo catalán.

    Entre tanta agitación, Sardá y Salvany, sospechando que Urquinaona nunca hubiera aceptado conceder el Nihil Obstat a El liberalismo es pecado, intentó que fuera aceptado en la diócesis de Madrid. Para ello recurrió a Nocedal como contacto entre los censores de la diócesis madrileña. Coincidiendo con las exequias de Urquinaona, Sardá recibía carta de Nocedal en la que le comunicaban que no se había conseguido la aprobación. Los censores consideraban el texto como muy bueno, pero no creían que el momento fuera el más oportuno para publicarlo[2]. Nocedal estaba enfadadísimo y Sardá desmoralizado. No obstante, no se amilanó y diseñó una nueva estrategia: intentar publicar el libro como si fueran artículos en El Correo Catalán y así salvar la censura eclesiástica. Esta decisión de publicarlo en capítulos vino dada porque, tras la muerte de Urquinaona, presentó el texto al censor de Barcelona y esperando que una respuesta positiva, esta nunca llegó.

    Javier Barraycoa


    NOTAS

    [1] Cf., Solange Hibbs-Lissorgues, Iglesia, prensa y sociedad en España (1868- 1904), Instituto de Cultura «Juan Gil-Albert», Diputación de Alicante, Alicante, 1995, p. 110.
    [2] Joan Bonet y Casimir Martí, Op. cit., p. 209.





    https://barraycoa.com/2022/06/06/est...smo-es-pecado/


Página 4 de 5 PrimerPrimer 12345 ÚltimoÚltimo

LinkBacks (?)

  1. 26/08/2012, 20:51

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El alma de las Américas y el Hispanismo
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 11/05/2016, 06:11
  2. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 00:12
  3. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Biografías
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 11/01/2008, 21:33

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •