Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 11 de 11
Honores3Víctor
  • 2 Mensaje de Valmadian
  • 1 Mensaje de donjaime

Tema: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

  1. #1
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,699
    Post Thanks / Like

    Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    El considerado peor presidente de gobierno que ha tenido España desde la muerte de Franco, y ya es difícil de por si encabezar semejante listado negro, el socialista José Luis RODRÍGUEZ ZAPATERO, nefasto individuo donde los haya, fue el autor ¿intelectual?, o al menos por ello pasa, de esa ley ilegal -lo que es el colmo-, conocida como Ley para la Memoria Histórica.

    Es inaudito el rostro de cemento armado del sujeto y su banda, la de entonces y la de ahora, en lo que a la lobotomía frontal a la que están sometiendo a una población española analfabeta en Historia se refiere. Lavan su propia memoria a base de cargar contra los contrarios, echan su propia mierda sobre aquellos que hoy no se pueden defender, así es perfectamente lógico preguntarse por qué no lo hicieron hace 30 años, por ejemplo, cuando ya "La Dictadura" llevaba 10 enterrada.

    También es asombroso que se les crea, cuando el autor material de la fechoría que ha desenterrado la caja del odio en España si por algo será recordado también es porque fue un perfecto mentiroso que engañó a los españoles durante años acerca de la crisis que se venía encima, o de los desastrosos resultados que la economía tendría sobre el empleo llegando a 6 millones de parados (en la Alemania roja de Weimar, con una población estimada alrededor de unos 70 millones, había 7 millones de parados, el 10%, que el NSDAP aprovechó para lograr su asalto al Poder), que no dudó en poner en máximo riesgo de ruptura de la unidad nacional, el mismo individuo calificado por la Prensa como el presidente más detestado e insultado de la historia, ese mismo, que tenga credibilidad entre la gente, y que salvo unos pocos, todo el mundo calle cobardemente ante esta ingeniería social en la que están presentando al comunismo como una hermanita de la caridad, cuando es la ideología más criminal que ha conocido el mundo, siendo el caso español uno de los más claros, es el colmo de los colmos. Habrá que seguir con la guerra ideológica contra estos mentirosos y farsantes, así hasta que se restituya La Verdad Histórica.

    Hoy en un Pleno de ese circo en que han convertido el Ayuntamiento de Madrid, había un fulano que clamaba contra unos crímenes existentes sólo dentro de su enfermiza sesera, un individuo perteneciente a un grupúsculo rojo de ultraizquierda que está "paseando" por Bruselas, como si un héroe se tratase, a ese criminal genocida de Otegui. No se puede caer más bajo.


    www.youtube.com/watch?v=CXOM0mYgWVc
    Última edición por Valmadian; 27/04/2016 a las 22:51
    DOBLE AGUILA y Pious dieron el Víctor.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  2. #2
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,439
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    A mí me parece muy natural, que en ese agujero llamado "Parlamento Europeo" se estreche la mano y de paso se le acaricie la bragueta al flamante expresidiario etarra apellidado Otegui.

    Son cosas que tienen que ocurrir en la sede de la "Soberanía Popular" europea Valmadian; es natural que una Institución inspirada por la Revolución, se preste a ello y no pase nada, los bellacos se reconocen y se revuelcan juntos. Buena cueva de ladrones y masones, hogar de la mariconería internacional. Si éste fuera un país serio, lo acontecido sería motivo más que de sobra para que, en un visto y no visto, España planteara la salida de la Unión Europea (aunque sólo fuera por montar un pollo).

    Pero para eso hacen falta un buen par de cojones; a ver si con un poco de suerte el Reino Unido diera la "espantada" como parece que va a ocurrir. Coño, eso estaría gracioso.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 28/04/2016 a las 03:38

  3. #3
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,699
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    El nombre de Paracuellos del Jarama (en realidad, Paracuellos de Jarama) ha quedado ligado para siempre a la mayor matanza perpetrada en la guerra civil española. En las inmediaciones de esta pequeña población de la provincia de Madrid los revolucionarios asesinaron a sangre fría a varios miles de españoles inocentes. Militares que no habían tenido oportunidad de participar en la guerra, religiosos que, por supuesto, nunca tuvieron ninguna participación, políticos que no ostentaban ningún poder, intelectuales alejados de los asuntos políticos… Eran los enemigos de la revolución, personas que estorbaban en el camino al objetivo último de los autores de estas masacres: la dictadura del proletariado.

    El nombre de Paracuellos de Jarama ha quedado ligado para siempre a un nombre, Santiago Carrillo Solares. Es, sin duda, el más famoso de los responsables de aquellos horribles crímenes, pero ni mucho menos el único. Nombres como Manuel Muñoz Martínez, Segundo Serrano Poncela o Mihail Koltsov merecen una cuota de protagonismo próxima a la de Carrillo. Asesinatos en masa como los que nos ocupan no pueden ser obra de un solo hombre, y el «genocidio» (como tal lo califican César Vidal y otros historiadores) de Paracuellos tuvo una indiscutible inspiración comunista, procedente de la Rusia soviética de Iosif Stalin e importada a Madrid a través del Partido Comunista de España (PCE).

    Noviembre de 1936. Quinto mes de la guerra civil. Las tropas del general Francisco Franco avanzan a paso seguro de sur a norte. La liberación de El Alcázar de Toledo demoró el cerco del bando sublevado a la capital de España. A primeros de noviembre ya estaban a las puertas de Madrid, donde el golpe de Estado, dirigido por el general Joaquín Fanjul, había fracasado (para desgracia de quienes se atrincheraron en el Cuartel de la Montaña, pues casi todos ellos fueron linchados por milicias obreras y fuerzas republicanas el 20 de julio). El día 2 de noviembre cayeron en poder de los nacionales Fuenlabrada y Villaviciosa de Odón. El 4, Getafe. La caída de Madrid, que sin duda hubiera acelerado el fin de la guerra, parecía inminente y eran pocos los que no la daban por hecha.

    La huida del Gobierno

    El 6 de noviembre el Gobierno republicano cogió las maletas y se marchó por la carretera de Valencia. A la sazón lo presidía Francisco Largo Caballero (PSOE), apodado por partidarios y detractores el «Lenin español». Dos días antes acababa de formar Largo su segundo gobierno, integrado por seis socialistas (además de él, Ángel Galarza Gago, ministro de Gobernación, Juan Negrín López, Julio Álvarez del Vayo, Indalecio Prieto Tuero y Anastasio de Gracia), dos comunistas del PCE, tres miembros de Izquierda Republicana (entre ellos, José Giral Pereira, quien desde la presidencia del gobierno había entregado armas a los partidos y sindicatos afines), uno de Unión Republicana, otro del PNV, otro de ERC y, lo más curioso, cuatro anarcosindicalistas de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Fue la primera vez en la historia universal que cuatro anarquistas («anarquía» significa «sin gobierno») alcanzaron rango de ministros: Juan García Oliver (expistolero que tomó la cartera de Justicia), Juan Peiró Belis, Juan López Sánchez y Federica Montseny Mañé. El presidente de lo que quedaba de II República era Manuel Azaña Díaz.

    Como decimos, el gobierno del Frente Popular prefirió tomar la radial 3 y delegar en otros la enojosa defensa de Madrid. Para ello, Largo Caballero dejó dos mensajes en sendos sobres: uno dirigido al general Miaja y otro para el general Pozas. Con mucho misterio el presidente les ordenaba no abrir sus respectivos sobres hasta la madrugada del 7 de noviembre. Los generales no pudieron resistir la tentación de desobedecerle y lo primero que comprobaron es que el mensaje para Miaja estaba en el sobre de Pozas y viceversa. Una vez deshecho el equívoco, a José Miaja Menant se le encomendaba organizar y presidir una Junta de Defensa de Madrid, y a Sebastián Pozas liderar el Ejército del Centro desde Tarancón (Cuenca). La carta a Miaja empezaba así:

    «El Gobierno ha resuelto, para poder continuar cumpliendo su primordial cometido de defensa de la causa republicana, trasladarse fuera de Madrid, y encarga a V.E. de la defensa de la Capital a toda costa. A fin de que lo auxilien en tan trascendental cometido, aparte de los organismos administrativos que seguirán actuando como hasta ahora, se constituye en Madrid una Junta de Defensa de Madrid, con representaciones de todos los partidos políticos que forman parte del Gobierno y en la misma proporcionalidad que en éste tienen dichos partidos. Junta cuya presidencia ostentará V.E. Esta Junta tendrá facultades delegadas del Gobierno para la coordinación de todos los medios necesarios para la defensa de Madrid, que deberá ser llevada al límite…»

    La Junta se pone en marcha

    La Junta de Defensa de Madrid se reúne por primera vez a las 18 horas del 7 de noviembre. El veterano general Miaja la preside y la distribución de consejerías queda de esta guisa: Secretariado – Fernando Frade (PSOE), Guerra – Antonio Mije (PCE), Orden Público – Santiago Carrillo (Juventudes Socialistas Unificadas, PCE), Industrias de Guerra – Amor Nuño (CNT), Abastecimientos – Pablo Yagüe (UGT), Comunicaciones – José Carreño (Izquierda Republicana), Finanzas – Enrique Jiménez (Unión Republicana), Información y Enlace – Mariano García (Juventudes Libertarias), Evacuación – Francisco Caminero (Partido Sindicalista). A este grupo de consejeros se le conoció popularmente como los «chicos de Miaja» porque casi ninguno llegaba a los 30 años. Santiago Carrillo, consejero de Orden Público que acababa de formalizar su ingreso en el PCE, tenía 21 años.

    El primer número del Boletín Oficial de la Junta de Defensa de Madrid, fechado el 13 de noviembre de 1936, contiene varias disposiciones firmadas por Carrillo entre los días 8 y 11. Algunas de estas dicen: «Se concede un plazo de veinticuatro horas para que todos los ciudadanos de esta capital hagan entrega en las Comisarías de la Dirección General de Seguridad, donde se les extenderá el correspondiente recibo, de todas las armas de fuego que posean». «A partir de la fecha de publicación de esta disposición, la vigilancia del interior de la capital y sus accesos estará exclusivamente a cargo de las fuerzas organizadas que a tal efecto disponga esta Consejería». «Se organizarán los Servicios de Investigación y Vigilancia. Los Servicios de Investigación estarán a cargo del Cuerpo de Policía…» Asimismo, Carrillo nombra el día 8 a los cargos dependientes de su consejería: Luis Rodríguez Cuesta - secretario, Segundo Serrano Poncela – delegado en la Dirección General de Seguridad, Fernando Claudín Pontes – delegado del Gabinete de Prensa, Alfredo Cabello – delegado en la Emisión Radiofónica, Federico Melchor – delegado para las fuerzas de Seguridad, Asalto y Guardia Nacional Republicana.

    Comienzan las sacas

    El mismo 7 de noviembre que se constituye la Junta de Defensa de Madrid, arrancan los asesinatos de Paracuellos. Desde esa madrugada una barricada de losas rodea la entrada de la cárcel Modelo, custodiada por milicianos. Dentro de la barricada, aparcados, aguardan entre siete y nueve autobuses de dos pisos, pertenecientes al servicio público urbano, más dos autobuses grandes de turismo. En seguida (a las 4 de la madrugada según César Vidal, por la tarde según Ian Gibson) empiezan las temidas «sacas» de presos.

    El ordenanza conmina a los reclusos a asomarse a las balconadas para que todos escuchen la retahíla de nombres que van a pronunciar a continuación. Un pelotón de milicianos encañona a los expectantes a la vez que rodea a los dos «jefecillos» que leen las listas. Bajo pena de disparar al primero que hable o se mueva, exigen a los nombrados que bajen «con todo» lo que posean al centro de la galería y se coloquen en orden de llamada. «En un silencio sepulcral pasan instantes indescriptibles; es decir, no pasan, porque el tiempo se detiene en el abismo y la tragedia, cabalgando en el caos, nos suspende sobre el vértigo…» (Emocionario íntimo de un cautivo. Los cuatro meses de la Modelo, de El Duende Azul, seudónimo de Antonio Cobanela Caamaño, 1939).

    Los autobuses, con unos sesenta detenidos y una decena de milicianos cada uno, son conducidos a las inmediaciones de Paracuellos de Jarama. Allí han cavado, con ayuda de lugareños, unas zanjas a modo de fosas donde caerán los asesinados. Maniatados con bramante de dos en dos o con las manos a la espalda, los dividen en grupos de entre diez y veintincinco. Les obligan a caminar hacia las fosas comunes y, una vez situados al borde de los agujeros, un pelotón de entre treinta y cuarenta milicianos les ametralla. Muchos caen aún con vida a las fosas. Algunos de estos reciben el tiro de gracia, mientras que otros tienen que esperar a morir aplastados o enterrados. Muchas de las últimas palabras de los caídos fueron para perdonar a sus verdugos, para honrar a Cristo Rey o a España, o para orar a Dios.

    Sólo el 7 de noviembre fueron ametrallados en Paracuellos alrededor de un millar de presos «sacados» de la Modelo. Esta era una cárcel diseñada para albergar precisamente a mil presos, pero en aquellos días de la guerra civil se hacinaban en ella 5.000 hombres. Ni fue esta la única cárcel de la que se produjeron «sacas malas» ni fue el 7 de noviembre el único día en que se produjeron ametrallamientos en masa. Nada más lejos, por desgracia, de la realidad. De las cárceles de Ventas, Porlier y San Antón también se «sacaron» a decenas, a veces centenares de presos, para llevar a término su «evacuación… definitiva» (Segundo Serrano Poncela dixit) a Paracuellos del Jarama o a Torrejón de Ardoz (junto al caz de Soto de Aldovea). Y el terror en las cárceles se prolongó hasta que el 4 de diciembre tomó posesión como director general de prisiones una persona digna de tal cargo, el anarquista sevillano Melchor Rodríguez García, apodado el «Ángel Rojo», que con su actuación protectora salvó miles de vidas.

    Cifras discutidas

    Las cifras de la matanza de Paracuellos aún hoy no son unánimes entre los historiadores. César Vidal, en su ensayo Paracuellos – Katyn, ofrece una relación de 4.021 asesinados en la Guerra Civil en Paracuellos, con sus nombres y sus dos apellidos (salvo contadas excepciones en que da el nombre y el primer apellido) y señala de ellos los que eran religiosos.

    El propio Vidal estima el número total de fusilados en Paracuellos en unas 5.000 personas y el del total de «las víctimas del Terror frentepopulista en Madrid» durante la guerra en torno a las 16.000 personas. El también prestigioso historiador Ricardo de la Cierva, que con diez años sufrió el asesinato de su padre en Paracuellos, señalaba una cantidad global de 10.000 asesinados en esta población. Algo menos apuntaban Antonio de Izaga (8.354) y Ramón Salas Larrazábal (8.300). Ian Gibson tomó a inicios de los 80 la cifra de 2.750 víctimas «perfectamente identificadas», recabada por Ricardo de la Cierva de los archivos de la Asociación de Familiares de los Mártires. En la edición de 2005 de Paracuellos. Cómo fue rebaja esta cifra y propone una cantidad aproximada de 2.400 víctimas. Si tomamos la cifra total de 300.000 víctimas de la Guerra Civil (que señala el historiador Juan Pablo Fusi), los muertos en Paracuellos suponen en torno al 1 por ciento de este total.

    En lo que sí coinciden los historiadores es en que tanto Santiago Carrillo como José Miaja sabían lo que estaba pasando y no hicieron nada para impedirlo. A estas dos supuestas autoridades se suman otras de la Junta de Defensa de Madrid como de la zozobrante República que conocieron y consintieron lo que estaba pasando, cuando no lo favorecieron. Antes del 7 de noviembre las fuerzas de la República ya habían asesinado a miles de enemigos a través del sistema de checas. Las checas eran centros de detención, tortura y condenación importados de la Rusia revolucionaria. En Madrid llegaron a existir al menos 226 checas, controladas por los partidos y sindicatos que encarnaban el Frente Popular. La más temida de todas estas checas era el llamado Comité Provincial de Investigación Pública (CPIP), también conocido como la checa de Bellas Artes y luego de Fomento. Esta checa fue creada en agosto por el Director General de Seguridad, Manuel Muñoz Martínez, y asumió la tarea de coordinar todas las demás. Muñoz huyó a Valencia con el gobierno y gran parte de las fuerzas represivas de las checas se integraron en el sistema de represión de Carrillo, el discípulo de Stalin.

    Otro personaje siniestro, el hombre de los nombres falsos, reconoce en su Diario de la guerra española haber instigado continuamente el exterminio de los presos de Madrid, con el pretexto de su posible liberación por Franco y la unión a su causa. Para ello tuvo que convencer (con gran éxito, a la vista de los resultados) a los comunistas del PCE (que entonces lideraba José Díaz) de lo conveniente de sus diabólicos planes. Se trata de Mihail Koltsov (su nombre verdadero, según Ian Gibson, era Mihail Fridliand y su segundo nombre falso era Miguel Martínez). Este comunista nacido en Kiev en el año del desastre de España (1898) aterriza en El Prat de Barcelona el 8 de agosto de 1936, teóricamente como corresponsal del periódico Pravda, publicación oficial del Partido Comunista ruso. Los historiadores coinciden en señalar que, además, debía ser un influyente jerarca de la maquinaria soviética y un agente en nuestro país del monstruo Stalin.

    Las matanzas de Paracuellos y Torrejón tampoco fueron, en su conjunto, hechos aislados ni excepciones dentro de una realidad mucho más amable. Aparte de la actividad frenética de las checas, César Vidal recoge en su ensayo como precedentes al capítulo de Paracuellos el ya mencionado asalto al Cuartel de la Montaña, las matanzas de los trenes de Jaén, la matanza de la cárcel Modelo del 22 de agosto, las sacas de Ventas, los fusilamientos de Boadilla del Monte y las matanzas de Aravaca. No hay que olvidar nunca que durante la guerra civil los creyentes españoles padecieron la peor persecución religiosa de nuestra historia, con al menos 6.832 sacerdotes y religiosos asesinados. Este tipo de crímenes se sucedieron a lo largo de toda la guerra y hasta su final.

    Para aquellos que siguen pensando que la guerra civil fue una contienda de buenos contra malos… Para aquellos que siguen pensando que todos los que luchaban con la República defendían la libertad y la democracia… Para aquellos que siguen pensando que el comunismo es una esperanza para la humanidad… Todas estas son las mejores pruebas de que están equivocados.

    En el Cementerio de los Mártires de Paracuellos se puede visitar, en los horarios oportunos, a los grandes castigados por este despropósito criminal, brutalmente silenciosos bajo un mar de cruces, y encomendados por la gigantesca cruz blanca que mira al Cielo desde el cerro de San Miguel.

    Pedro Muñoz Seca, el humor en el horror

    F. D-I. MADRID

    El comediógrafo don Pedro Muñoz Seca, natural de El Puerto de Santa María, fue detenido por milicianos anarcosindicalistas en Barcelona, donde la noche del 17 de julio de 1936 había estrenado La tonta del rizo. Casado y padre de diez hijos, fue acusado de monárquico y católico. Trasladado a Madrid, fue uno de los presos de la cárcel de San Antón (patrón de los animales, de los amputados, de los carniceros, de los enterradores y de los porquerizos, entre otros). En esta prisión, y a pesar de todo el horror circundante, el autor de La venganza de don Mendo pronto se hizo inmensamente popular por su inigualable sentido del humor.
    Ian Gibson recoge dos anécdotas suyas en la cárcel, transmitidas por el padre Vicuña. En esta frase genial, dirigida a los milicianos custodios, aúna y sintetiza como nadie el humor y el horror de aquellos días: «Me habéis quitado mi libertad, mi empleo, el trabajo, la paz, la familia, todo… Pero hay una cosa que no me podéis quitar… Y es el miedo que os tengo». En otra ocasión, uno de estos milicianos trataba de convencerle de la futura victoria del bando republicano con argumentos blandurrios: «La guerra la ganaremos nosotros, porque nosotros tenemos el oro». La réplica de Muñoz Seca fue fulgurante: «¡Ca! ¡No! La ganaremos nosotros porque tenemos el oro… ¡y el moro!»
    Ricardo de la Cierva, en Carrillo miente, dedica este párrafo a la estancia en San Antón de Pedro Muñoz Seca: «Se conservan numerosos testimonios sobre el valor, la simpatía y la popularidad de don Pedro en la cárcel, innumerables anécdotas. Levantaba con su humor inalterable la decaída moral de sus compañeros y hacía reír, riéndose de ellos, a sus verdugos. Que este hombre de bien, pródigo en sátiras amables, el español que ha hecho reír a más compatriotas en el siglo XX, acabase destrozado en una fosa de Paracuellos el 28 de noviembre me parece una prueba suprema de que el Frente Popular merecía perder la guerra por su vacío absoluto de tolerancia y de sentido del humor».



    Paracuellos del Jarama: las matanzas del terror revolucionario en la Guerra Civil - ABC.es
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  4. #4
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,699
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje
    A mí me parece muy natural, que en ese agujero llamado "Parlamento Europeo" se estreche la mano y de paso se le acaricie la bragueta al flamante expresidiario etarra apellidado Otegui.

    Son cosas que tienen que ocurrir en la sede de la "Soberanía Popular" europea Valmadian; es natural que una Institución inspirada por la Revolución, se preste a ello y no pase nada, los bellacos se reconocen y se revuelcan juntos. Buena cueva de ladrones y masones, hogar de la mariconería internacional. Si éste fuera un país serio, lo acontecido sería motivo más que de sobra para que, en un visto y no visto, España planteara la salida de la Unión Europea (aunque sólo fuera por montar un pollo). .

    La inmundicia no es que lo paseen por el "Parlamento Europedo", sino por Bruselas, escaparate ante el mundo del Averno y al tiempo un chupamierdas del Ayuntamiento de Madrid ladre que aún quedan algunos que niegan todas las barbaridades habidas y por haber y que jamás han existido, bueno si, del lado rojo, del lado de ese mismo hijo de puta. Y la exhibición la hacen con un sujeto genocida.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  5. #5
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,699
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    Sugiero la visita del siguiente enlace, no es una pérdida de tiempo y sugiero que toda persona que se considere patriota ponga el enlace a Hispanismo.org a todos sus contatos a través del correo electrónico, porque la Patria lo demanda y las cosas se hacen activamente:


    Las checas de Madrid y Valencia, el invento soviético empleado durante la Guerra Civil Española.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  6. #6
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,699
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    MIENTRAS EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID DICTA UNA SENTENCIA EN LA QUE ACLARA QUE FUE ILEGAL LE RETIRADA DE LA ESTATUA DE FRANCO, A POCOS METROS DE ALLÍ SIGUE EN PIE LA DEL LLAMADO "LENIN ESPAÑOL"


    ¿Hasta cuándo la estatua del golpista Largo Caballero en Madrid?


    Noticias relacionadas:

    - El Gobierno gastará 200.000 euros en quitar un águila de San Juan en una academia de Toledo

    - El Gobierno de ZP sigue dando homenajes al golpista Companys

    - Stanley Payne: "La izquierda republicana no era nada demócrata, ni siquiera los moderados"


    Empieza a ser un clamor popular que siga habiendo en el centro de Madrid una estatua al dirigente socialista Francisco Largo Caballero, uno de los organizadores del Golpe de Estado de 1934 en Asturias, Secretario de Estado de la Dictadura de Primo de Rivera y agitador de las masas durante los meses que desembocaron en la Guerra Civil española. Aún, si cabe, es especialmente lamentable la existencia de ese monumento en la misma semana en que el TSJM ha dictado una sentencia que califica de ilegal la retirada de la estatua ecuestre de Franco de la Plaza de San Juan de la Cruz. A tan solo unos metros de ese lugar, cualquier viandante puede ver, en el Paseo de la Castellana, la estatua a Largo Caballero. ¿Hasta cuándo?

    Hagamos un poco de historia. En febrero de 1933, Largo Caballero dejaba claro su pensamiento y su "talante democrático" con las siguientes palabras: «Hemos venido a colaborar a la proclamación de una República para hacer una Constitución…para…poder llegar a nuestras aspiraciones sin violencias grandes, sin grandes derramamientos de sangre…si no nos permiten conquistar el poder con arreglo a la Constitución… tendremos que conquistarlo de otra manera».


    Largo Caballero amenazaba a la derecha, en la campaña electoral de noviembre de 1933: «Se dirá: ¡Ah esa es la dictadura del proletariado! Pero ¿es qué vivimos en una democracia? Pues ¿qué hay hoy, más que una dictadura de burgueses? Se nos ataca porque vamos contra la propiedad. Efectivamente. Vamos a echar abajo el régimen de propiedad privada. No ocultamos que vamos a la revolución social. ¿Cómo? (Una voz en el público: ‘Como en Rusia´). No nos asusta eso. Vamos, repito, hacia la revolución social…, mucho dudo que se pueda conseguir el triunfo dentro de la legalidad. Y en tal caso, camaradas habrá que obtenerlo por la violencia…, nosotros respondemos: vamos legalmente hacia la revolución de la sociedad. Pero si no queréis, haremos la revolución violentamente (Gran ovación). Eso dirán los enemigos, es excitar a la guerra civil…Pongámonos en la realidad. Hay una guerra civil…No nos ceguemos camaradas. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aún los caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar. El 19 vamos a las urnas… Más no olvidéis que los hechos nos llevarán a actos en que hemos de necesitar más energía y más decisión que para ir a las urnas. ¿Excitación al motín? No. Simplemente decirle a la clase obrera que debe prepararse… Tenemos que luchar, como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no la bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la Revolución Socialista».


    Más ejemplos del tipo de individuo que era el poseedor de una estatua en pleno centro de Madrid: «La clase trabajadora se va dando cuenta..., que en el nuevo régimen (República) se encuentra más incómoda que en el antiguo (Monarquía). Porque hablando con franqueza, en la monarquía había un cierto pudor político en algunos hombres, y la pugna entre liberales y conservadores por atraerse a las clases obreras hacía que se dictaran leyes sociales…Porque la democracia burguesa era, en realidad, una dictadura contra la clase obrera. El solo hecho de que no haya una mayoría burguesa en el Parlamento es una dictadura. Al colaborar en el derribo de la monarquía y luego en el gobierno, sabíamos muy bien que la república burguesa no emancipaba económicamente a los trabajadores...El objetivo era el de quitar la venda a la clase trabajadora para que supiera que con la república burguesa no se había de redimir. Y esto lo hemos logrado…El día que lo tengamos (el Poder) no tendremos titubeos ni dudas. No caeremos en la debilidad en que cayó la República. Y que no nos pidan transigencias ni benevolencias».

    Y seguía: «El jefe de Acción Popular decía, que los socialistas admitimos la democracia cuando nos conviene... Pues bien, yo tengo que decir con franqueza que es verdad. Si la legalidad no nos sirve, si impide nuestro avance, daremos de lado la democracia burguesa e iremos a la conquista del Poder».



    Etiquetas:MEMORIA HISTÓRICA

    - See more at: ¿Hasta cuándo la estatua del golpista Largo Caballero en Madrid? | Diario YA
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  7. #7
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,699
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    ¿Y quién fue este fulano llamado Largo Caballero? Ampliemos algo de lo que pasaba fomentado por él y su banda de criminales:



    http://www.laverdadofende.wordpress....rgo-caballero/



    Esto de querer el Poder a toda costa, parece una constante en el P$OE, su inevitable mantra. Ya sabemos que no es el único, pero esa cueva de ladrones es la que más tiempo hemos venido padeciendo en España.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  8. #8
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,699
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    Y por si el problemón que es el P$OE no fuera bastante, ahora tenemos una ultraizquierda que resulta complicado entender como ha podido alcanzar en tan poco tiempo las dimensiones que tiene cuando su "marca" IU llevaba mucho tiempo sin pasar de testimonial.



    Antonio Gramsci (1891-1937) es a Podemos lo que Dylan a los Beatles; un padre espiritual. Las ideas del teórico marxista, que fundó el Partido Comunista en Italia, orbitan en el pensamiento y el discurso podemista, tanto que han conseguido convertirlo en 'trending topic', ponerlo de moda de nuevo a los 79 años de su muerte. Lo han hecho utilizando sus propias teorías, a través de los medios que fueron para el filósofo el instrumento de hegemonía cultural, de sometimiento a través del lenguaje, y hoy en día son la arena en la que se dirime el juego político. “Odio a los indiferentes –decía–. Hay que tomar partido”. Es inevitable no tomarlo.

    Lo más sorprendente de un hombre que pasó sus últimos días en la cárcel –en 1926 Mussolini ordenó su encarcelamiento–, enfermo y vejado, fue su enorme capacidad para, aun entre rejas, confeccionar un corpus ideológico –'Cuadernos de la cárcel'–, que vistiese al marxismo del siglo XX y europeísmo, es decir, eurocomunismo. Dotó a hombres y mujeres de su condición de intelectuales, aunque no todo el mundo, dijo, pudiera dedicarse a ellos, y declaró que para conquistar el poder político era necesaria unaconquista cultural previa.

    Como el parafraseo constante siempre produce cierto contagio, hemos querido recuperar las mejores frases de Antonio Gramsci, hoy más vigentes que nunca.

    Éstas son 10 grandes citas que todo 'gramsciano' debería tatuarse en el antebrazo.

    Diez ideas para cambiar el mundo

    1. “El Estado es apenas una trinchera avanzada tras la que se asienta la robusta cadena de fortalezas y fortines de la sociedad civil”.

    2. "La realidad está definida con palabras. Por lo tanto, el que controla las palabras controla la realidad".

    3. "Decir la verdad es siempre revolucionario".

    4. "El poder es un centauro: mitad coerción, mitad legitimidad".

    5. "El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos".

    6. “Odio a los indiferentes. Creo que vivir quiere decir tomar partido”.

    7. "La indiferencia es el peso muerto de la Historia".

    8. "La conquista del poder cultural es previa a la del poder político y esto se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados 'orgánicos' infiltrados en todos los medios de comunicación, expresión y universitarios”.

    9. "Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad".

    10. "El paso de la utopía a la ciencia y de la ciencia a la acción. La fundación de una clase dirigente equivale a la creación de una concepción del mundo".



    Me lo han pasado por correo y la cita viene de MSN. Evidentemente estos no tienen en cuenta para nada El Evangelio, menos mal que sabemos que están condenados al más estrepitoso de los fracasos, pero algo habrá que hacer para precipitar su caída y final, ¿no?
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  9. #9
    Avatar de donjaime
    donjaime está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    502
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    EL COMUNISMO JUDÍO ASESINO



    De todos los sistemas revolucionarios ideados en el devenir histórico con el fin de destruir nuestros valores civilizados, sistemas que han ido siendo aplicados a través del tiempo en la forma más efectiva y en el momento siempre más oportuno, el más perfecto, el más eficiente y el más inmisericorde es, sin duda, el comunismo, porque representa la etapa más avanzada de la revolución mundial en cuyos postulados ya no solamente se trata de destruir determinada institución política, social, económica o moral, sino de anular a la vez a la Santa Iglesia y, más aún, a todas y cada una de las manifestaciones culturales cristianas que son parte de nuestra civilización.


    Si todas las tendencias revolucionarias de origen judío han atacado con curiosa unanimidad al cristianismo en diversos aspectos, el comunismo lucha por hacerlo desaparecer de la faz de la Tierra sin dejar de él ni el menor rastro.


    La saña destructiva de esta tendencia satánica, exhibiendo ante los ojos del mundo los más espantosos cuadros de horror y destrucción que se hayan imaginado, no puede estar fundamentada sino en la misma esencia de la negación y en el repudio más virulento y lleno de odio hacia todo lo existente hasta la fecha, porque de otra manera no sería concebible la vesania inaudita de sus tácticas criminales y el espíritu de destrucción, aniquilamiento, vulneración, contradicción oposición de sus dirigentes hacia todo aquello que representa criterios axiológicos, no solamente católicos, sino religiosos en general.


    La finalidad del comunismo, como es patente en Rusia y en los demás países en donde se ha implantado, no es otra que la nulificación del pueblo en lo económico, en lo político, en lo social, en lo humano y en lo trascendente para posibilitar a una minoría el dominio por la fuerza.



    En términos internacionales la meta no puede ser más clara: lograr por la fuerza el dominio mundial de una minoría insignificante aniquilando a todos los demás humanos por medio del materialismo, del terror y si es necesario de la muerte física, aunque para ello haya que asesinar a grandes núcleos de la población.



    Bastante conocido es en el mundo entero el impulso homicida que ha caracterizado a los dirigentes soviéticos; pocos hay que no hayan sentido escalofríos de terror al conocer las sangrientas depredaciones llevadas a cabo en Rusia por los marxistas.

    Basta recordar algunos datos que llenan de pavor e indignación a las mentes civilizadas:

    “En sus comienzos, el terror rojo se dedicaba, sobre todo, a exterminar la intelectualidad rusa” (1) y en prueba de esta afirmación, S.P. Melgunov constata lo siguiente, refiriéndose a las comisiones extraordinarias que surgieron en Rusia en los primeros tiempos de la revolución soviética:

    “Las comisiones extraordinarias no son órganos de justicia, sino de exterminio sin piedad, según la expresión del Comité Central Comunista” que también declaró lo siguiente: “La comisión extraordinaria “no es una comisión de encuesta”, ni un juzgado, ni un tribunal, sino que ella misma determina sus atribuciones. “Es un órgano de combate que obra sobre el frente interior de la guerra civil.

    No juzga al enemigo, sino que lo extermina; ni perdona al que está al otro lado de la barricada, sino que lo aplasta”.



    No es difícil representarse cómo debe obrarse en realidad ese exterminio sin piedad, cuando en lugar del “código muerto de las leyes”, reina solamente la experiencia revolucionaria y la conciencia. La conciencia es subjetiva, y la experiencia deja sitio forzosamente a la voluntad, que toma formas irritantes según la calidad de los jueces...” (2).

    “No hagamos la guerra contra las personas en particular (escribió el dirigente comunista Latsis), exterminemos la burguesía como clase. No busquéis en la encuesta de los documentos y de las pruebas lo que ha hecho el acusado en obras o en palabras contra la autoridad soviética. la primera pregunta que debéis hacerle es: a qué clase pertenece, cuál es su origen, su educación, su instrucción, su profesión” (3).



    Durante la dictadura sangrienta de Lenin, la comisión de encuesta de Rohrberg, que entró en Kiev después de la toma de esta ciudad por los voluntarios en agosto de 1919, señala lo siguiente:

    “Todo el suelo de cemento del gran garaje (se trata de la sala de ejecución de la Checa provincial de Kiev) estaba inundado de sangre; y ésta no corría, sino que formaba una capa de algunas pulgadas; era una horrible mezcla de sangre, de sesos, de pedazos de cráneos, de mechones de cabellos y demás restos humanos. Todas las paredes, agujereadas con millares de balas, estaban salpicadas de sangre, y pedazos de sesos y de cuero cabelludo estaban pegados en ellas”.

    “Una zanja de 25 centímetros de ancho por 25 de hondo y de unos 10 metros de largo, iba del centro del garaje a un local próximo, donde había un tubo subterráneo de salida. esa zanja estaba completamente llena de sangre”.

    “De ordinario, inmediatamente después de la matanza, transportaban fuera de la ciudad los cuerpos en camiones, automóviles o en furgones y los enterraban en una fosa común.
    En un rincón del jardín topamos con otra fosa más antigua que contenía unos ochenta cuerpos; y allí descubrimos en los cuerpos señales de crueldades y mutilaciones, las más diversas e inimaginables. Allí yacían cadáveres destripados; otros tenían varios miembros amputados; algunos estaban descuartizados; y otros los ojos sacados, y la cabeza, la cara, el cuello y el tronco cubiertos de profundas heridas. Más lejos encontramos un cadáver con una cuña clavada en el pecho; y otros no tenían lengua. En un rincón de la fosa descubrimos muchos brazos y piernas separados del tronco” (4).



    La enorme cantidad de cadáveres que ha amontonado en su haber y sigue amontonando en términos espantosos el socialismo comunista de Marx, quizá no se llegará a conocer nunca, pero rebasa todo lo imaginable.

    “No es posible saber con exactitud el número de víctimas. Todos los cálculos son inferiores a la realidad”.
    “En el diario de Edimburgo, `The Scotsman ́ del 7 de noviembre de 1923, da el profesor Sarolea las cifras siguientes:
    “28 obispos; 1.219 sacerdotes; 6.000 profesores y maestros; 9.000 doctores; 54.000 oficiales; 260.000 soldados; 70.000 policías; 12.950 propietarios; 355.250 intelectuales y profesionales liberales; 193.290 obreros y 815.000 campesinos”.

    “La comisión de información de Denikin sobre las intrigas bolcheviques durante el período 1918-1919, en un ensayo sobre el terror rojo, contó en sólo estos dos años, un millón setecientas mil víctimas” (5).



    Ev. Kommin, en el “Roul” del 3 de agosto de 1923, hace la siguiente consideración: “Durante el invierno de 1920 la URSS comprendía 52 gobiernos, con 52 comisiones extraordinarias (Tchecas), 52 secciones especiales y 52 tribunales revolucionarios.

    Además de innumerables `Erte- Tchecas ́, redes de transporte, tribunales de ferrocarriles, tribunales de tropas de seguridad interior. A esta lista de cámaras de tortura hay que añadir las secciones especiales, o sea, 16 tribunales de ejército y división. Entre todo, hay que contar mil cámaras de tortura, y si se toma en consideración que en ese tiempo existían comisiones cantonales, hay que contar más. Luego, los muchos gobiernos de la URSS aumentaron; la Siberia; la Crimea, y el Extremo Oriente fueron conquistados. El número de Tchecas (comisiones) aumentó en proporción geométrica”.



    “Según los datos soviéticos (en 1920, cuando no había disminuido el terror y no se habían reducido las informaciones), se podía establecer una cifra media al día para cada tribunal; la curva de las ejecuciones se eleva de uno a cincuenta (en los grandes centros), y hasta ciento en las
    regiones recientemente conquistadas por el ejército rojo.


    Las crisis del terror eran periódicas, y luego cesaban; de manera que puede fijarse el número (modesto) de cinco víctimas diarias...que, multiplicado por los mil tribunales, dan cinco mil cada día. Y al año, alrededor de millón y medio” (6).



    Recordamos estas matanzas inauditas no porque sean las más cuantiosas en conjunto ni las más inmisericordes, sino porque al encontrarnos a cuarenta y cinco años de estas masacres pueden haberse borrado del cuadro actual comunista, incluso para las personas que todavía alcanzaron a ser
    contemporáneas de los acontecimientos, y, que viviendo aún, se han olvidado de esas tragedias con esa facilidad con que los humanos olvidan no solamente los hechos desagradables que no les afectan directamente, sino aun aquellos de los que fueron víctimas.


    Desgraciadamente el tiempo ha venido a mostrarnos una superación verdaderamente demoníaca del comunismo en sus actividades asesinas, de las cuales no damos los detalles ni presentamos las monstruosas estadísticas por ser de todos conocidas, máxime que algunas de estas feroces matanzas han sido tan recientes que parecen escucharse todavía los gritos de terror de los torturados, los lamentos de los acosados, los estertores de los moribundos y la muda, pavorosa y constante acusación de los cadáveres.



    Basta recordar las gigantescas y recientes matanzas de Hungría, de Katyn, de Polonia, de Alemania Oriental y de Cuba; las anteriores purgas masivas de Stalin y el aniquilamiento de millones de chinos por el gobierno comunista de Mao Tse-tung.



    Una estadística valiosa de las víctimas del comunismo obra en la publicación titulada “Rivelazione d’interesse mondiale”, Vermijon, Roma, 1957, reproduciendo a su vez información tomada del “Russkaja Mysl”, periódico ruso publicado en Francia el 30 de noviembre de 1947.


    Pero aun los ensayos comunistas que no pudieron tener permanencia definitiva, como el del comunista Bela Kun, que de manera rapsódica ocupó Hungría a mediados del año 1919; el de España de 1936 en que los bolcheviques se apoderaron de Madrid y parte de las provincias hispanas, asesinando “más de 16.000 sacerdotes, religiosas, religiosos y doce obispos” (7); y el ensayo, felizmente fracasado, de Alemania de 1918 dirigido por Hugo Haase y que tuvo su mejor realización en la República roja de Baviera en 1919, fueron verdaderas orgías de sangre y de bestialidad desenfrenada.


    Y no hay que olvidar que esta apocalíptica tormenta que va formando un henchido cauce de cadáveres, sangre y lágrimas, se desploma sobre el mundo con un solo fin: destruir no sólo a la Iglesia Católica y a toda la civilización cristiana, sino también al Islam, al budismo y a toda religión, menos a una de la que hablaremos después.


    Ante este cuadro estremecedor el mundo se pregunta con el corazón oprimido:
    ¿Quién puede odiar de tal forma criterios cristianos para tratar de destruirlos con saña tan malvada?
    ¿Quién ha sido capaz de urdir esta sangrienta maquinaria de aniquilación?
    ¿Quién puede con tanta insensibilidad dirigir y ordenar este criminal proceso gigantesco?


    Y la realidad nos contesta, sin lugar a dudas, que son los judíos los responsables, como se demostrará más adelante.






    LOS CREADORES DEL SISTEMA
    No cabe la menor duda de que los inventores del comunismo son los judíos.
    Ellos han sido los forjadores de la doctrina sobre la cual se fundamenta todo ese monstruoso sistema que actualmente domina con poder absoluto en la mayor parte de Europa y Asia, que convulsiona a los países de América y que invade progresivamente a todos los pueblos del mundo como un cáncer letal, como un tumor que va comiendo las entrañas de las naciones libres, sin que parezca encontrarse un remedio eficaz contra él.



    También son los inventores y directores de la práctica comunista, de las eficientes tácticas de lucha, de la insensible y precisa política inhumana de gobierno y de la agresiva estrategia internacional.
    Que los teóricos comunistas fueron todos judíos, es cosa que está plenamente comprobada,
    pese al sistema que constantemente usaron los judíos –tanto los teóricos como los revolucionarios prácticos- de adquirir a modo de sobrenombre un apellido y un nombre que velara su origen a
    los ojos del pueblo en donde vivieron.


    1.- El fundador del sistema fue, como es sabido, Karl Heinrich Marx; judío alemán, cuyo verdadero nombre era el de Kissel Mordecay, nacido en Treves, Prusia Renana, hijo de un abogado judío.

    A su doctrina comunista le dio el nombre de socialismo científico, nombre injustificado ya que los hechos han demostrado que ninguna base científica tiene muchos de sus postulados básicos.
    Antes de su famosa obra “El Capital” –concepción fundamental del comunismo teórico y cuyas ideas se dedicó a propagar por el mundo con inagotable actividad hasta su muerte en 1887- había escrito y publicado en Londres el “Manifiesto Comunista” en compañía del judío Engels el

    año de 1848.
    Anteriormente, entre 1843 y 1847, había formulado en Inglaterra –cuyos gobiernos en forma extraña lo protegieron- la primera concepción moderna del nacionalismo hebreo a través de sus artículos, como el publicado en 1844 en la revista “Deustch- Französische Jahrbücher” titulado “Zur Judenfrage” (Sobre la cuestión judía) y que tiene una tendencia ultranacionalista judía.


    2.- Frederik Engels, creador junto con Marx de la Primera Internacional y colaborador íntimo de Marx. Judío, nació en Barmen, Alemania, siendo su padre un comerciante judío de algodón de la localidad. Murió en 1894.



    3.- Karl Kautski, cuyo verdadero apellido fue Kaus; autor del libro. “Los orígenes del cristianismo” en donde principalmente combate los fundamentos del cristianismo.

    Fue el más importante intérprete de Marx. Publicó en 1887 “Las enseñanzas económicas de Karl Marx para el entendimiento de todos”; “La matanza de Chisinaw” y “La cuestión judía” en 1903; “La lucha de clases”, que fue para Mao Tse-tung, en China, el libro fundamental para la instrucción comunista; y la obra intitulada “La vanguardiadel socialismo”, en el año 1921. Fue también el autor del “Programa socialista” de Ehrfurt, Alemania. Este judío nació en Praga en 1854 y murió en 1938 en La Haya, Holanda.

    Debido a esos pleitos de familia que surgen con frecuencia entre los dirigentes judíos, se vio envuelto con posterioridad en una enconada lucha con Lenin.



    4.- Ferdinand Lassalle, judío nacido en Breslau en 1825; después de haberse mezclado en la revolución democrática de 1848, publica en el año de 1863 su obra titulada “Contestaciones abiertas”, en la que traza un plan revolucionario para los obreros alemanes.
    Desde entonces trabajó incansablemente en una intensa campaña “socialista” tendiente a la rebelión de los obreros, para lo cual publica otra obra con el título de “Kapital und Arbeit”.
    Su socialismo, aunque en algunos aspectos difería del de Marx, coincidía con éste en sus resultados finales, o sea, suprimir la propiedad privada para ponerla en manos del Estado, controlado por el judaísmo, naturalmente.



    5.- Eduard Bernstein, judío nacido en Berlín en 1850. Sus principales obras son: “Suposiciones sobre el socialismo”, “Adelante socialismo”, “Documentos del socialismo”, “Historia y teoría del socialismo”, “Socialdemocracia de hoy en teoría y práctica”, “Los deberes de la socialdemocracia” y “Revolución Alemana”, todas ellas estructurando la doctrina comunista y fundamentadas en las concepciones de Marx. En 1918 fue nombrado ministro de Hacienda del Estado alemán socialista, que felizmente no llegó a sostenerse sino unos meses.



    6.- Jacob Lastrow, Max Hirsch, Edgar Löening, Wirschauer, Babel, Schatz, David Ricardo y otros muchos escritores del comunismo teórico, fueron judíos.
    En todos los países se encuentran casi exclusivamente escritores judíos predicando el comunismo a las masas, aunque tratando en muchas ocasiones de proceder con cautela en sus escritos, dándoles siempre un sentido de humanidad y hermandad que ya hemos visto en la práctica lo que significan (8).



    Todos los judíos anotados –por muy teóricos que hayan sido- no se han contentado solamente con sentar las bases doctrinarias del socialismo marxista o comunismo, sino que cada uno de ellos ha sido un revolucionario práctico que se ha dedicado en el país donde se encontraba a preparar, dirigir o ayudar la subversión de hecho, y, como jefes o miembros connotados de asociaciones revolucionarias, han tomado siempre parte activa en el desarrollo del marxismo.



    Pero aparte de los judíos considerados como principalmente teóricos, encontramos que casi todos los dirigentes materiales que desarrollan las tácticas comunistas son también de esta misma raza y llevan a cabo su cometido con la máxima eficiencia.


    Por lo pronto, en los países en donde abortó la conjuración judía comunista ya a punto deestallar o en donde el marxismo se apoderó del gobierno inicialmente, aunque después haya sido expulsado, los datos verídicos con que se cuenta hoy en día demuestran la plena y total responsabilidad judía.



    Como ejemplos incontrovertibles pueden señalarse dos movimientos de este tipo:


    A.) Alemania en 1918 es teatro de una revolución comunista dirigida por los judíos.
    La República de los Consejos de Munich era judía, como, lo prueban sus jefes Liebknecht, Rosa Luxemburgo, Kurt Eisner y otros muchos.

    A la caída del imperio, los judíos se apoderaron del país y el gobierno alemán queda dominado por los judíos: Haase (ministro de estado) y Landsberg, apareciendo con ellos Kautski, Kohn y Herzfeld.
    El ministro de Hacienda, también judío, tiene como ayudante al judío Bernstein y el del Interior, Preuss, también judío, busca la colaboración de su hermano de raza el doctor Freund quien lo auxilia en sus labores.
    Kurt Eisner, presidente de la República Bávara de los Consejos, fue el jefe de la revolución bolchevique de Munich.
    “Once hombrecillos hicieron la revolución –decía Kurt Eisner en la embriaguez del triunfo a su colega el ministro Auer-. Es muy justo conservar el recuerdo imperecedero de estos hombrecillos, que son los judíos: Max Löwenberg, el doctor Kurt Rosenfeld, Gaspar Wollheim, Max Rotschild, Carlos Arnold, Kranold, Rosenhek, Birnbaum, Reis y Kaisser.
    Los diez, con Kurt Eisner van Israelovitch, estaban al frente del `tribunal revolucionario de Alemania ́. Los once son francmasones y pertenecían a la logia secreta número 11, que tenía su asiento en Munich, Briennerstrasse 51” (9).

    “El primer gabinete de Alemania en 1918 estaba compuesto por los judíos:
    1.- Preuss, ministro de Gobernación.
    2.- Freund, ministro de Gobernación.
    3.- Landsberg, Hacienda.
    4.- Karl Kautski, Hacienda.
    5.- Schiffer, Hacienda.
    6.- Eduard Bernstein, secretario del Tesoro del Estado
    7.- Fritz Max Cohen, jefe del servicio oficial de informaciones. (Este judío era antes corresponsal del diario judío “Frankfurter Zeitung”).



    “El segundo gobierno `socialista ́ alemán de 1918 estaba integrado por los judíos:
    1.- Hirsch, ministro de Gobernación.
    2.- Rosenfeld, ministro de Gracia y Justicia.
    3.- Futran, Enseñanza.
    4.- Arndt, Enseñanza.
    5.- Simón, secretario de Hacienda.
    6.- Kastenberg, director del negociado de las Colonias.
    7.- Stathgen, ministro de Fomento.
    8.- Meyer-Gerhardt, director del Negociado de las Colonias.
    9.- Wurm, secretario de Alimentación.
    10.- Merz, Weil, Katzenstein, Löwenberg, Fränkel, Schlesinger, Israelowitz, Selingsohn, Laubenheim, etc., ocupaban altos cargos en los ministerios.


    “Entre los otros judíos que controlaban los sectores vitales del estado alemán, derrotado por la intervención americana en la guerra, se encontraban en 1918 y más tarde:

    1.- Kohen, presidente del Comité de los Soldados y los Obreros Alemanes (similar al soviético de los Soldados y Obreros de Moscú, el mismo año).

    2.- Ernst, presidente de la Policía de Berlín.
    3.- Sinzheimer, presidente de la Policía de Frankfurt.
    4.- Lewy, presidente de la Policía de Hessen.
    5.- Kurt Eisner, presidente del Estado de Baviera.
    6.- Jaffe, ministro de Hacienda del Estado de Baviera.
    7.- Brentano, ministro de Industria, Comercio y Tráfico.
    8.- Talheimer, ministro de Würtenberg.
    9.- Heimann, otro ministro de estado de Würtenberg.
    10.- Fulda, Gobierno de Hessen.
    11.- Theodor Wolf, redactor jefe del periódico `Berliner Tangenblatt ́.
    12.- Gwinwer, director del `Deutsche Bank ́ “. (10)


    El pueblo de Estados Unidos fue engañado por su presidente francmasón Wilson y jamás pensó que su intervención en la Primera Guerra Mundial iba a tener por resultado entregar a Alemania al dominio de los judíos.



    B).- Hungría en 1919
    : el 20 de marzo de 1919,
    El judío Bela Kun (Cohn), se apodera de Hungría y proclama la República Soviética Húngara a la que sumerge a partir de ese momento en un horripilante mar de sangre.

    “Con él (Bela Kun), 26 comisarios componían el nuevo gobierno y de éstos, 18 eran israelitas. Proporción inaudita, si se tiene en cuenta que en Hungría había un millón y medio de israelitas sobre 22 millones de habitantes.

    Los 18 comisarios tenían en sus manos la dirección efectiva del poder, y los ocho comisarios cristianos no podían hacer nada” (11).
    “Más del 90% de los miembros del gobierno y de los hombres de confianza de Bela Kun fueron también judíos.


    He aquí la lista de los miembros del gobierno de Bela Kun:
    1.- Bela Kun, secretario general del Gobierno, judío.
    2.- Sandor Gabai, presidente `oficial ́ del Gobierno, usado por los judíos como pantalla; húngaro.

    3.- Peter Agoston, lugarteniente del secretario general; judío.
    4.- Dr. E. Landler, comisario del pueblo para Asuntos Interiores; judío.
    5.- Bela Vago, lugarteniente de Landler; judío apellidado Weiss.
    6.- E. Hamburger, comisario para la Agricultura; judío.
    7.- Vantus, lugarteniente de Hamburger; judío.
    8.- Czismadia, lugarteniente de Hamburger; judío.
    9.- Nyisztor, lugarteniente de Hamburger; húngaro.
    10.- Varga, comisario para los Asuntos Financieros; judío llamado Weichselbaum.
    11.- Szkely, lugarteniente de Varga; judío llamado Schlesinger.
    12.- Kunfi, comisario para la Educación; judío llamado Kunstater.
    13.- Lukacs, lugarteniente de Kunfi; judío llamado en realidad Löwinger, hijo del director general de una casa bancaria de Budapest.

    14.- D. Bokanyi, comisario para el Trabajo; húngaro.
    15.- Fiedler, lugarteniente de Bokanyi; judío.
    16.- Jozsef Pogany, comisario para la Guerra; judío llamado en realidad Schwartz.
    17.- Szanto, lugarteniente de Pogany; judío llamado Schreiber.
    18.- Tibor Szamuelly, lugarteniente de Pogany; judío llamado Samuel.
    19.- Matyas Rakosi, comisario para el Comercio; judío llamado en realidad Matthew Roth Rosenkranz. Dictador comunista en la actualidad.

    20.- Ronai, comisario para la `Justicia ́.
    21.- Ladai, lugarteniente de Ronai; judío.
    22.- Erdelyi, comisario para el Abastecimiento; judío llamado Eisenstein.
    23.- Vilmos Boehm, comisario para la Socialización; judío.
    24.- Hevesi, lugarteniente de Boehm; judío llamado Honig.
    25.- Dovsak, segundo lugarteniente de Boehm; judío.
    26.- Oszkar Jaszai, comisario para las Nacionalidades; judío de nombre Jakubovits.
    27.- Otto Korvin, comisario para la Investigación Política; judío llamado Klein.
    28.- Kerekes, fiscal del Estado; judío llamado Krauss.
    29.- Biro, jefe de la Policía Política; judío llamado Blau.
    30.- Seider, ayudante de Biro; judío.
    31.- Oszkar Faber, comisario para la Liquidación de los Bienes de la Iglesia; judío.
    32.- J. Czerni, comandante de la banda terrorista conocida con el nombre de “Los jóvenes de Lenin”; húngaro.

    33.- Illés, comisario superior de Policía; judío.
    34.- Szabados, comisario superior de Policía; judío llamado Singer.
    35.- Kalmar, comisario superior de Policía; judío alemán.
    36.- Szabó, comisario superior de Policía; judío ruteno llamado en realidad Schwarz.
    37.- Vince, comisario popular de la ciudad de Budapest; judío llamado en realidad Weinstein.
    38.- M. Krauss, comisario popular de Budapest; judío.
    39.- A. Dienes, comisario popular de Budapest; judío.
    40.- Lengyel, presidente del Banco Austro-Húngaro; judío llamado Levkovits.
    41.- Laszlo, presidente del Tribunal Revolucionario Comunista; judío llamado en realidad Löwy” (12)


    En este gobierno que ocupó temporalmente Hungría, sobresalen por sus innumerables crímenes y depredaciones, además del mismo Bela Kun, que recorría el país en un lujoso coche –con su eficiente secretaria judía R. S. Salkind, alias Semliachkay-, y una gran horca instalada en el
    vehículo a manera de distintivo; y el jefe de la checa húngara, el judío Szamuelly, que viajaba por Hungría en su tren particular sembrando el terror y la muerte, según lo describe un testigo de la época:

    Aquel tren de la muerte atravesaba rugiendo la negrura de las noches húngaras; donde se detenía había hombres colgados de los árboles y sangre que corría por el suelo. A lo largo de la vía, se veían cadáveres desnudos u mutilados. Szamuelly, dicta sus sentencias en aquel tren, y nadie que se vea obligado a subir a él podrá contar nunca lo que vio”.

    Szamuelly vive en él constantemente. Una treintena de terroristas escogidos velan por su seguridad. Verdugos seleccionados le acompañan. El tren está compuesto de dos coches-salón, de dos coches de primera clase, que ocupan los terroristas, y de dos coches de tercera para las víctimas. Allí se perpetran las ejecuciones. La tarima de estos coches está manchada de sangre. Los cadáveres son arrojados por las ventanillas, mientras Szamuelly, cómodamente sentado en el despacho coquetón de su departamento tapizado de damasco rosa y adornado con lunas biseladas, con un gesto de la mano decide la vida o la muerte” (13).



    El periódico italiano “La Divina parola” (La Divina Palabra) del 25 de abril de 1920, resalta cómo en Hungría: “...durante la reacción antibolchevique contra el israelita Bela Kun, fueron encontrados cadáveres de frailes amontonados confusamente en unos subterráneos. Los diplomáticos extranjeros llamados por el pueblo para constatarlo con sus propios ojos, han atestiguado que vieron muchos cadáveres de religiosos y religiosas que tenían clavado en el corazón el crucifijo que solían llevar sobre el pecho”.







    LA CABEZA DEL COMUNISMO
    Hoy ya no cabe la menor duda de que la teoría marxista (comunista) es obra judía, como lo es también toda acción encaminada a poner en práctica esta doctrina y los millones de asesinatos cometidos.


    Los directores y organizadores de cualquier movimiento comunista anterior al establecimiento definitivo del bolchevismo en Rusia fueron judíos en su casi totalidad, como también la gran mayoría de los dirigentes materiales de las revoluciones a que dieron origen.
    Pero en Rusia, primer país en donde triunfó definitivamente el bolchevismo y que ha sido el centro motor de la comunización mundial, la paternidad judía del sistema, de la organización y de la práctica soviética no deja tampoco lugar a error.


    De acuerdo con los datos incontrastables, plenamente demostrados y aceptados por todos los escritores imparciales que han tratado este tema, la obra comunista de los hebreos en la nación de los zares, queda tan patente, que sería vano empeño negarles este ominosos triunfo en exclusiva.
    Basta con recordar los nombres de los que formaron los gobiernos y los principales organismos directivos en la Unión Soviética para saber a qué atenerse, ante la clara y rotunda demostración de los hechos.



    I. MIEMBROS DEL PRIMER GOBIERNO COMUNISTA DE MOSCÚ (1918) (Consejo de “Comisarios del Pueblo”)
    1.- Ilich Ulin (Vladimir Ilich Ulianov o Nicolás Lenin), presidente del Soviet Supremo; judío en la línea materna. Su madre se llamaba Blank, judía de origen alemán.
    2.- Lew Davidovich Bronstein (León Trotsky), comisario del Ejército Rojo y de la Marina; judío.

    3.- Iosiph David Vissarionovich Djugashvili-Kochba (José Vissarionovich Stalin), comisario de las Nacionalidades; descendiente de judíos georgianos.
    4.- Chicherin, comisario para los Asuntos Exteriores; ruso.
    5.- Apfelbaum (Grigore Zinoviev), comisario para los Asuntos Interiores; judío.
    6.- Kohen (Volodarsky), comisario de la Prensa y Propaganda; judío.
    7.- Samuel Kaufman, comisario para los Terrenos del Estado; judío.
    8.- Steinberg, comisario de Justicia; judío.
    9.- Schmidt, comisario de la Prensa y Propaganda; judío.
    10.- Ethel Knigkisen (Lilianan), comisaria del Abastecimiento; judía.
    11.- Pfenistein, comisario para el Acomodo de los refugiados; judío.
    12.- Schlichter (Vostanolenin), comisario para los Encuartelamientos (traspasos de casas particulares a los rojos); judío.
    13.- Lurie (Larin), presidente del Soviet Económico Superior; judío.
    14.- Kukor (Kukorsky), comisario de la Economía; judío.
    15.- Spitzberg, comisario de la Economía; judío.
    16.- Urisky (Radomilsky), comisario para las `Elecciones ́; judío.
    17.- Lunacharsky, comisario de Enseñanza Pública; ruso.
    18.- Simasko, comisario para la Higiene; judío.
    19.- Protzian, comisario para la Agricultura; armenio (14).


    En el apéndice existente al final se insertan las interesantes e ilustrativas listas de los funcionarios judíos de todos los cuerpos gubernativos de la Unión Soviética, del Partido Comunista, del Ejército Rojo, de la Policía Secreta, sindicatos, etc.


    De un total de 502 cargos de primer rango en la organización y dirección de la Revolución comunista de Rusia y en la dirección del Estado soviético durante sus primeros años de existencia, nada menos que 459 puestos han sido ocupados por judíos, mientras que solamente 43 de estos cargos, por cristianos de diversos orígenes.
    ¿Quiénes son los que han hecho realmente esta horrorosa revolución? ¿Los cristianos?”.


    “Otra estadística, publicada al parecer por el periódico contrarrevolucionario ruso “Le Ruse Nationaliste”, después del triunfo de los judeo-comunistas en Rusia, indica que de un número de 554 dirigentes comunistas de primer orden, en diversos cargos, han sido:
    Judíos 447
    Lituanos 43
    Rusos 30
    Armenios 13
    Alemanes 12
    Finlandeses 3
    Polacos 2
    Georgianos 2
    Checos 1
    Húngaros 1” (15)


    Durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente hasta nuestros día, la pandilla judaica que gobierna la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas sigue siendo muy numerosa, pues sus nombres están encabezados por el mismo Stalin, que durante algún tiempo se ha considerado como

    georgiano de pura cepa y se ha venido a descubrir que es de raza judía, porque Djugashvili, que es un apellido, significa “hijo de Djou” y Djou es una pequeña isla de Persia hacia donde emigraron muchos judíos “marranos” portugueses exiliados, que posteriormente pasaron a Georgia.
    Actualmente está totalmente comprobado que Stalin tenía sangre judía, aunque él jamás haya confirmado o desmentido los rumores que comenzaban a correr al respecto (16).







    TESTIMONIOS JUDÍOS
    Los mismos judíos –no obstante su hermetismo acostumbrado e incluso a pesar de sus tácticas de engaño y ocultamiento con que han logrado permanecer generalmente en la oscuridad para no revelar su plan comunista de conquista mundial- han sufrido algunos momentos de debilidad, llevados por el optimismo o el excesivo júbilo ante la contemplación de sus éxitos, que han provocado en determinadas ocasiones algunas declaraciones indiscretas, sumamente ilustrativas.


    Kadmi-Cohen
    , prestigiado escritor judío, señalaba:


    En lo concerniente a los judíos, su papel en el socialismo mundial es tan importante que no puede pasar en silencio. ¿No basta recordar los nombres de los grandes revolucionarios judíos de los siglos XIX y XX, como los Carlos Marx, Lasalle, Kurt Eisner, Bala Kun, Trotsky y León Blum, para que aparezcan así los nombres de los teóricos del socialismo moderno?”.



    ¡Qué confirmación brillante no encuentran las tendencias de los judíos en el comunismo fuera de la colaboración material en organizaciones de partidos, en la aversión profunda que un gran judío y gran poeta, Enrique Heine, sentía por el derecho romano! Y las causas subjetivas, las causas pasionales de la rebelión de Rabbi Aquiba y BarKochba del año 70 y 132 después de Jesucristo contra la paz romana y el derecho romano, comprendidas y sentidas subjetiva y

    pasionalmente por un judío del siglo XIX que aparentemente no había conservado ningún lazo con su raza”.


    Y los revolucionarios judíos y los comunistas que atacan el principio de la propiedad
    privada, cuyo monumento más sólido en el Código de derecho Civil de Justiniano, de Ulpiano, etc...., no hacen sino lo que sus antepasados, que resistían a Vespasiano y a Tito. En realidad, son los `muertos que hablan ́ ” (34).



    El blasfemo escritor judío, Alfredo Nossig, nos dice: “El socialismo y el mosaísmo de ninguna manera se oponen; sino, por el contrario, entre las ideas fundamentales de ambas doctrinas hay una conformidad sorprendente. No debe desviarse más el nacionalismo judío del socialismo, como de un peligro que amenaza su ideal, que el socialismo judío, del mosaísmo, pues ambos ideales paralelos se han de realizar en el mismo camino” (35).



    Del examen de los hechos resulta de modo irrefutable que no sólo los judíos modernos han cooperado de una manera decisiva a la creación del socialismo; sus propios padres ya eran los fundadores del mosaísmo...La semilla del mosaísmo obró a través de los siglos en cuanto a doctrina y a ley de un modo consciente para unos e inconsciente para otros”.



    El movimiento socialista moderno es para la mayoría obra de judíos; los judíos fueron los que imprimieron en él la marca de su cerebro; igualmente fueron judíos los que tuvieron parte preponderante en la dirección de las primeras repúblicas socialistas...”.



    El socialismo mundial actual, forma el primer estado del cumplimiento del mosaísmo, el
    principio de la realización del estado futuro del mundo anunciado por los profetas” (36).


    En su libro, “Integrales Judentum”, ratifica esta idea del socialismo como doctrina judía,
    cuando escribe lo siguiente:
    Si los pueblos quieren progresar de veras deben despojarse del temor medieval de los judíos y de los prejuicios reaccionarios que tienen contra ellos; deben reconocer lo que son en realidad: los precursores más sinceros del desarrollo de la humanidad. Hoy exige la salvación del judaísmo que reconozcamos el programa del socialismo abiertamente a la faz del mundo. Y la salvación de la humanidad en los siglos venideros depende de la victoria de ese programa” (37).


    La razón de esta postura revolucionaria judía está claramente explicada por el conocido escritor judío E. Eberlin, en la siguiente cita:
    Cuanto más radical es la revolución, tanta más libertad e igualdad para los judíos resulta
    de ella. Toda corriente de progreso no deja de consolidar la posición de los judíos. Del mismo modo, todo retroceso y toda reacción los alcanza en primer lugar. A menudo basta una simple orientación en las derechas para exponer a los judíos al boicoteo...Bajo este aspecto, el judío es el
    manómetro de la caldera social”.
    “Como entidad, la nación judía no puede colocarse al lado de la reacción, porque la reacción, es decir, la vuelta al pasado, significa para los judíos la continuación de las condiciones
    anormales de su existencia” (38).


    El connotado judío Jacob de Haas en “The Maccabean”, nos dice claramente que:
    La revolución rusa es una revolución del judaísmo. Ella significa un cambio en la historia del pueblo judío. Digamos francamente que era una revolución judaica, porque los judíos eran los revolucionarios más activos de Rusia”.



    En el periódico judeo-francés, titulado: “Le Peuple Juif”, del 16 de febrero de 1919, se lee lo
    siguiente: “La revolución rusa que estamos viendo, será obra exclusivamente de nuestras manos”.



    Por su parte Ricardo Jorge, que prologa un libro del famoso escritor judío Samuel Schwarz, dice lo siguiente: Si de las cumbres de la ciencia pura descendemos a la arena en que se entrechocan las pasiones y los intereses de los hombres, surge ante nosotros el oráculo de la nueva religión socio-política, el judío Karl Marx, el caudillo doctrinario de la guerra sin cuartel del proletariado, que encuentra en la cabeza y en el brazo de Lenin, la realización de sus credos, inspiradores del estado soviético, que amenaza subvertir los fundamentos de las instituciones tradicionales de la sociedad ” (39).



    Asimismo, otro judío, Hans Gohen, en “Die Politische Idee”, afirma que: “El socialismo de Marx es el fin de nuestras aspiraciones”.



    En el No. 12 del periódico “El Comunista”, publicado en Karkoff con fecha 12 de abril de 1919, el judío M. Cohen, escribía:

    Sin exageración puede asegurarse que la gran revolución social de Rusia se llevó a cabo por medio de los judíos...Cierto es que en las filas del ejército rojo hay soldados que no son judíos, en cuanto toca a los soldados rasos, pero en los comités y en la organización soviet, como los comisarios, los judíos llevan con valor a las masas de proletariados rusos ante la victoria”. (40)



    Al frente de los revolucionarios rusos iban los alumnos de la Escuela Rabínica de Lidia...Triunfó el judaísmo sobre la espada y el fuego...mandando con nuestros hermano Marx, que es el encargado de cumplir con lo que han mandado nuestros profetas, elaborando el plan conveniente por medio de las reivindicaciones del proletariado.
    Todas estas frases aparecen en el periódico judío “Haijnt” de Varsovia del 3 de agosto de 1928” (41).


    El “Mundo Judío” del 10 de enero de 1929, expresaba esta blasfema opinión:
    El hecho del bolchevismo mismo, y que tantos judíos son bolcheviques, y que el ideal del bolchevismo está sobre muchos puntos de acuerdo con el más sublime ideal del judaísmo, del que una parte formó la base de las mejores enseñanzas del Cristianismo, todo eso tiene gran significación, que examinará cuidadosamente el judío reflexivo” (42).



    Para no extendernos demasiado, citaremos por último las referencias que hace orgullosamente el israelita Paul Sokolowski, en su obra titulada “Die Versandung Europeas”, en las que se vanagloria del papel preponderante que jugaban los judíos en la revolución rusa, dando detalles de las claves que usaban para comunicarse entre ellos, incluso por medio de la prensa, sin llamar la atención de las autoridades y de cómo repartían la propaganda comunista que elaboraban por medio de los niños judíos, a los que entrenaban cuidadosamente en sus colonias para estos menesteres (43).



    Este odio infernal judeo- comunista, principalmente manifestado hacia la civilización cristiana, no es meramente gratuito, sino que tiene sus causas muy hondas, que pueden apreciarse con claridad en este párrafo del “Sepher-ha- Zohar”, libro sagrado del judaísmo moderno, que se transcribe y que representa el sentir de todos los judíos:

    Jeshu (Jesús) Nazareno, que ha apartado al mundo de la fe del Santo, que bendito sea, será juzgado eternamente en esperma hirviente; su cuerpo es reconstituido todos los viernes por la tarde, y al amanecer del sábado es arrojado en la esperma hirviente.

    El infierno se consumirá, pero su castigo y sus tormentos no acabarán nunca. Jeshu y Mahoma son esos huesos impuros de la carroña de que dice la Escritura:
    `Los arrojaréis a los perros ́.
    Son la suciedad de perro que mancha, y por haber seducido a los hombres, los han arrojado al infierno, de donde no saldrán jamás” ( 44 ).




    NOTAS:
    [1] León de Poncins, Las fuerzas secretas de la revolución: Francmasonería – Judaísmo. Madrid: Ediciones Fax, 1932, p. 161.
    [2] S. P. Melgunov, La terreur rouge en Russie: de 1918 a 1923 (El terror rojo en Rusia). Payot, 1927.
    [3] Latsis, “El terror rojo” del 19 de noviembre de 1918.
    [4] S. P. Melgunov, obra citada, p. 161.
    [5] León de Poncins, obra citada, pp. 164- 165.
    [6] S. P. Melgunov, obra citada, p. 104.
    [7] Traian Romanescu, La gran conspiración judía. 3a ed. México, D.F. 1961. p. 272.
    [8] Datos tomados de Traian Romanescu, obra citada, pp. 19-23.
    [9] Monseñor Jouin, Le péril judéo- maçonnique (El peligro judeo-masónico). (5 vols. 1919-1927). Vol. I, p. 161.
    [10] Traian Romanescu, obra citada, pp. 259-260.
    [11] J. J. Tharaud, Causerie sur Israël. Marcelle Lesage, 1926. p. 27.
    [12] Traian Romanescu, obra citada, pp. 203-205.
    [13] Cécile de Tormay, Le livre proscrit (El libro proscrito). Plon Nourrit, 1919. p. 204.
    [14] Traian Romanescu, obra citada, p. 143.
    [15] Traian Romanescu, obra citada, p. 161.
    [16] Bernard Hutton, revista francesa “Constellation”, marzo de 1962, no. 167. p. 202.
    [17] Traian Romanescu, obra citada, pp. 174-176.
    [18] Traian Romanescu, obra citada, pp. 176-178.
    [19] Duque de la Victoria, Israel manda. México: Editora Latino Americana, S.A., 1955. pp. 287-8.
    [20] Traian Romanescu, obra citada, pp. 206-207.
    [21] Traian Romanescu, obra citada, pp. 210.
    [22] Traian Romanescu, obra citada, p. 213.
    [23] Traian Romanescu, obra citada, pp. 187-193.
    [24] Traian Romanescu, obra citada, pp. 200-201.
    [25] Werner Sombart, Les juifs et la vie économique (Los judíos y la vida económica). Payot, 1923. pp. 277, 286, 291.
    [26] Salluste, Les origines secrètes du bolchevisme: Henri Heine el Karl Marx (Los orígenes secretos del bolchevismo: Enrique Heine y Carlos Marx). París: Jules Tallandier, 1929, p. 23.
    [27] Esteban J. Malanni, Comunismo y judaísmo. Buenos Aires: Editorial La Mazorca, 1944. pp. 54-55.
    [28] Esteban J. Malanni, obra citada, pp. 56-57.
    [29] Duque de la Victoria, obra citada, pp. 312-313.
    [30] Duque de la Victoria, obra citada, pp. 318-319.
    [31] Esteban J. Malanni, obra citada, pp. 58-60.
    [32] Esteban J. Malanni, obra citada, pp. 62-63.
    [33] Esteban J. Malanni, obra citada, p. 63.
    [34] Kadmi-Cohen, Nomades; essai sur l ́âme juive (Nómadas; ensayo sobre el alma judía). F. Alcan, 1929, p. 86.
    [35] “Westfällschen Merkur”, diario de Münster, no. 405 de 6 de octubre de 1926.
    [36] Alfred Nossig, Integrales Judentum (El judaísmo integral). París: L. Chailley. pp. 68, 71, 74.
    [37] Alfred Nossig, obra citada, p. 79.
    [38] Elie Eberlin, Les juifs d ́aujourd ́hui (Los judíos de hoy). París, 1928, p. 201.
    [39] Ricardo Jorge, Pró Israel, prólogo a la obra de Samuel Schwarz Os cristiãos- novos em Portugal no século XX. Lisboa, 1925, p. XI.
    [40] Citado por Nesta H. Webster en World Revolution; The Plot Against Civilization (La revolución mundial; Complot contra la civilización), 2a ed. Constable & Co., 1922.
    [41] Alfonso Castro, El problema judío. México, D. F.: Editorial Actualidad, 1939. pp. 152-153.
    [42] “The Ideals of Bolshevism”, “Jewish World” del 10 de enero de 1929, no. 2912.
    [43] Alfonso Castro, obra citada, p. 153.
    [44] Sepher-Ha-Zohar, II, tr. Jean de Pauly. París: Ernest Leroux, 1907, p. 88.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  10. #10
    Avatar de Valmadian
    Valmadian está desconectado Miembro tradicionalista
    Fecha de ingreso
    23 oct, 06
    Ubicación
    Buscando mi Patria, pero no la encuentro.
    Mensajes
    10,699
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    "Pero jamás vamos a permitir que nadie reescriba la historia. Es obligación de todos potenciar el esfuerzo en la construcción del relato de los hechos basada en la verdad, la memoria, la dignidad y la justicia. No hay lugar a la injusta idea de que sin atentados ya todo es admisible o que todo está olvidado, permitiendo que otros traten de imponer a toda una sociedad un relato equidistante, con el único fin de obviar las responsabilidades criminales de quienes las ejercieron y jalearon y de privar a las víctimas del terrorismo de una justa reparación, haciendo cumplir las penas impuestas por los tribunales de Justicia."



    Fragmento de una carta de Mari Mar BLANCO, hermana del concejal de Ermua asesinado por la ETA, a Arnaldo OTEGUI y publicada en el diario "La Razón" en fecha 27 de abril de 2016.

    Los mismo términos, el mismo significado y sentido de ideas y palabras que las contenidas en este fragmento, son válidas para aviso de los farsantes de la Memoria Histérica, exactamente los mismos, y del mismo modo, mientras haya aliento y medios, algunos no dejaremos de denunciar la ocultación de los crímenes contra la humanidad cometidos por los rojos, crímenes que forzaron la intervención militar y el alzamiento civil en 1936, contra la II República, golpista y genocida, y que esta gentuza intenta ocultar y robar al pueblo español.
    "He ahí la tragedia. Europa hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma europea choca con una realidad artificial anticristiana. El europeo se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.

    <<He ahí la tragedia. España hechura de Cristo, está desenfocada con relación a Cristo. Su problema es específicamente teológico, por más que queramos disimularlo. La llamada interna y milenaria del alma española choca con una realidad artificial anticristiana. El español se siente a disgusto, se siente angustiado. Adivina y presiente en esa angustia el problema del ser o no ser.>>

    Hemos superado el racionalismo, frío y estéril, por el tormentoso irracionalismo y han caído por tierra los tres grandes dogmas de un insobornable europeísmo: las eternas verdades del cristianismo, los valores morales del humanismo y la potencialidad histórica de la cultura europea, es decir, de la cultura, pues hoy por hoy no existe más cultura que la nuestra.

    Ante tamaña destrucción quedan libres las fuerzas irracionales del instinto y del bruto deseo. El terreno está preparado para que germinen los misticismos comunitarios, los colectivismos de cualquier signo, irrefrenable tentación para el desilusionado europeo."

    En la hora crepuscular de Europa José Mª Alejandro, S.J. Colec. "Historia y Filosofía de la Ciencia". ESPASA CALPE, Madrid 1958, pág., 47


    Nada sin Dios

  11. #11
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,683
    Post Thanks / Like

    Re: Memoria histÓrica: La verdad que ocultan los rojos

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    ¿Qué memoria histórica?

    «Como pone de relieve el Manifiesto por la historia y la libertad, ningún parlamento democrático puede legislar sobre la historia. Como puso de relieve Gregorio Marañón en su discurso de recepción a Pedro Laín Entralgo en la RAE «Memoria y esperanza con su temblor de ansiedad son los puntos de apoyo de la acción creadora del hombre. Recordar y esperar es una forma de crear, y crear está muy próximo a creer»




    Marcelino Oreja

    Actualizado:27/03/2018 12:26h


    Enviar noticia por correo electrónicoTu nombre *Tu correo electrónico *Su correo electrónico *

    En su día lamenté la Ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007 que ahora algunos pretenden retorcer aún más, e ilegalizar cualquier asociación o fundación que contenga puntos de vista distintos a los suyos, sobre hechos acaecidos en los últimos 84 años de la Historia de España, que son precisamente los próximos que yo cumpliré.

    Pretenden instaurar con una ley tan sectaria como errática, una supuesta memoria llena de falsedades y tergiversaciones y olvidan otras memorias, que muchos hemos preferido guardar celosamente, con respeto y con silencio, aunque no exento de dolorosa emoción y sentimiento.

    Yo he tenido la desgracia de no haber conocido a mi padre, que fue vilmente asesinado en Mondragón, en la casa del pueblo el 5 de octubre de 1934, por las hordas revolucionarias que le sacaron de su casa, donde mi madre esperaba el nacimiento de su primer hijo, que es quien ahora escribe este artículo.


    Unos días después del asesinato se le rindió un homenaje en las Cortes en el que intervinieron entre otros el presidente, Santiago Alba; el ministro de Justicia, Aizpún; Fernández Castillejo, progresista; Rey Mora, radical; Rahola, regionalista, y otros muchos. Entre todas las intervenciones debo destacar la de José Antonio Aguirre, el lehendakari vasco que afirmó «Cayó nuestro compañero víctima inocente del odio desatado en el alma de unos desgraciados, que deshonraban a nuestro pueblo asesinando a un hombre bueno en el centro de Euzkadi».

    Los responsables de aquella muerte fueron llevados presos a la cárcel de Ondarreta en San Sebastián, donde permanecieron hasta el triunfo del Frente Popular en las elecciones de 1936 que les puso a todos en libertad.

    Entre ellos estaba el autor material de la muerte de mi padre que años después tras otros asesinatos volvió a entrar en la cárcel.

    La amnistía otorgada por el Gobierno al que yo pertenecía le puso en libertad. Cuando lo supe tuve un escalofrío, pero no dije nada. Esta es la primera vez que menciono este hecho.

    Puedo dar testimonio de que mi madre, a lo largo de su vida casi centenaria, ya que le faltó un mes para cumplir los 100 años, nunca me transmitió sentimientos de odio y de rencor, sino todo lo contrario, incluso cuando me relacionaba por mis responsabilidades políticas con personas que de alguna manera ignoraban los hechos luctuosos de la etapa de la República.

    La Transición tuvo un broche muy significativo en la Declaración del Ejecutivo socialista presidido por Felipe González el 18 de julio de 1986 con motivo del 50 aniversario del inicio de la Guerra CivilSiendo yo muy joven, ella me entregó un crucifijo que conservó siempre mi padre en su despacho y en el que hizo grabar un versículo de San Lucas, que reza así: «Empero vosotros amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperanza de recibir nada por ello y será grande vuestra recompensa y seréis hijos del Altísimo porque él es bueno aun para los ingratos y malos».

    Este crucifijo me ha acompañado siempre en la vida y lo he tenido encima de mi mesa de trabajo tanto en España como en el extranjero, en mis responsabilidades en el Consejo de Europa y en la Unión Europea.

    Por eso me cuesta tanto comprender el empeño de quienes permanentemente quieren avivar odios y rencores.

    Durante años en la etapa de la Transición, estuvo vivo el espíritu de reconciliación que se fue plasmando en numerosas disposiciones. A partir de la Ley para la Reforma Política de 1976, a iniciativa de Adolfo Suárez, que abrió el camino a las elecciones de junio de 1977, se aprobaron la Ley reguladora del derecho de asociación sindical y el ingreso de España en el Consejo de Europa con el respaldo de todas las fuerzas políticas, cuyos representantes acudieron a Estrasburgo a dar testimonio de su compromiso democrático. Se firmó el Convenio de Derechos Humanos y Libertades Fundamentales y se aprobó la Constitución por una abrumadora mayoría.

    La voluntad reconciliadora que estuvo constantemente presente a lo largo de toda la Transición tuvo un broche muy significativo en la Declaración del Ejecutivo socialista presidido por Felipe González el 18 de julio de 1986 con motivo del 50 aniversario del inicio de la Guerra Civil, en la que el Gobierno se felicita de que España hubiera recobrado las libertades que quedaron bruscamente interrumpidas en 1936 y, huyendo de cualquier actitud mezquina o rencorosa, recordó con respeto a los luchadores de ambos bandos, muchos de los cuales sacrificaron su vida en el afán de una España mejor.

    El Gobierno socialista de 1986 expresaba su convicción de que España ha demostrado reiteradamente que su voluntad de olvidar las heridas abiertas en el cuerpo nacional por la Guerra Civil, su voluntad de vivir en un orden político basado en la tolerancia y la convivencia, en el que la memoria de la guerra sea, en todo caso, un estímulo a la Paz y al entendimiento de todos los españoles.

    Para nunca más, por ninguna razón, por ninguna causa vuelva el espectro de la guerra civil y el odio a recorrer nuestro país, a ensombrecer nuestra conciencia y a destruir nuestra libertad.

    Por todo ello, el Gobierno socialista expresó también su deseo de que el 50 aniversario de la guerra civil selle definitivamente la reconciliación de los españoles y su integración irreversible y permanente en el proyecto esperanzado que se inició a raíz del establecimiento de la democracia en la Monarquía encabezada por el Rey Don Juan Carlos, proyecto que fue recogido en la Constitución de 1978 y fue refrendado por el pueblo español para el que consagra definitivamente la Paz.

    La proposición de ley presentada en nombre del Grupo Socialista pretende castigar con penas de seis meses a dos años a quien justifique o enaltezca nuestro reciente pasadoEse es el espíritu que debe prevalecer respecto a la Memoria Histórica, sin visiones fragmentadas desde una de las dos Españas. Un testimonio de apertura y comprensión final lo dio el Rey Don Juan Carlos y del que fui testigo con ocasión del primer viaje de un Rey de España a México. Al despachar con el Rey aquella visita me preguntó si la viuda de Azaña seguía viviendo en aquel país. Al contestarle afirmativamente me encargó que hablara con nuestro embajador para que le transmitiera a ella su deseo de ir a visitarla a su casa. La respuesta de la viuda de Azaña fue que ella iría a ver al jefe del Estado en la Embajada de España.

    Hermoso testimonio de esta anciana fiel tal vez a una de las consignas finales de su marido cuando afirmó las conocidas palabras: «Paz, piedad y perdón». Un olvido que no es desmemoria sino reconciliación.

    Estos y otros muchos son los testimonios que podemos invocar para rechazar la proposición de ley presentada en nombre del Grupo Socialista, que pretende castigar con la pena de prisión de seis meses a dos años a quien justifique o enaltezca nuestro reciente pasado.

    Como pone de relieve el Manifiesto por la historia y la libertad, ningún parlamento democrático puede ni debe legislar sobre la historia. Mantengamos viva la memoria y la esperanza. Como puso de relieve un gran español, médico eminente y fecundo intelectual e historiador, Gregorio Marañón en su discurso de recepción a Pedro Laín Entralgo en Real Academia Española: «Memoria y esperanza con su temblor de ansiedad son los puntos de apoyo de la acción creadora del hombre. Recordar y esperar es una forma de crear, y crear está muy próximo a creer».

    Concluyo.

    La Ley de Memoria Histórica es una falsedad, un grave error y un mal servicio a España Estas son mis convicciones en las que deseo permanecer fiel en lo que me queda de vida





    _______________________________

    Fuente:

    ¿Qué memoria histórica?

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Memoria histórica en You Tube
    Por Miquelet Chaira en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 05/06/2009, 13:43
  2. Memoria histórica escocesa
    Por Tradición. en el foro Europa
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 14/09/2008, 15:58
  3. Memoria Historica
    Por Valmadian en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/12/2006, 00:40
  4. La Otra Memoria HistÓrica
    Por Ulibarri en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/08/2005, 16:30
  5. Memoria Histórica
    Por Sant Marti en el foro Tertúlia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 05/08/2005, 07:45

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •