Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 8 de 8

Tema: El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

  1. #1
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

    El anuncio podría hacerse en agosto
    El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

    La Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano examina este martes la proclamación como «doctor de la Iglesia» del español San Juan de Avila, un título otorgado en contadas ocasiones por la Iglesia católica, indicó la agencia de noticias religiosas I.media. El Apostól de Andalucía, como solía ser llamado, era un convencido de la necesidad de la reforma, y para llevarla adelante creía en reformar al clero, por lo que sus escritos tuvieron gran influencia en el Concilio de Trento.

    03/05/11 4:09 PM | Imprimir | Enviar





    (Agencias/InfoCatólica) El anuncio podría ser dado en agosto, precisó la misma fuente. La Iglesia católica cuenta con sólo 33 doctores en 2.000 años de historia, entre ellos tres mujeres.
    El año pasado el Papa Benedicto XVI impulsó el estudio por parte del Vaticano de la proclamación de San Juan de Ávila, cuyos restos mortales permanecen en la Iglesia de la Compañía de Montilla, donde falleció en 1569, como Doctor de la Iglesia, tras la visita que el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, giró a Roma en marzo, y en la que el nuevo obispo planteó esta posibilidad al Papa.
    La última persona que fue proclamada "doctor de la Iglesia" fue la santa francesa Teresa de Lisieux o Santa Teresita del Niño Jesús (1873-1897). En 1997, el papa Juan Pablo II hizo de ella la 33ª doctor de la Iglesia, y es conocida como la "Doctora del Amor".
    San Juan de Ávila, nacido en Almodóvar del Campo, cerca de Toledo (España), el 6 de enero de 1500, era de ascendencia judía y sus padres poseían unas minas de plata en Sierra Morena y falleció en Montilla, donde está enterrado, en 1569.
    Empezó a estudiar leyes en Salamanca en 1514, pero lo dejó empujado por su devoción y se retiró a su natal Almodóvar, donde hizo vida de dura penitencia. Escribió un célebre comentario al salmo XLIV Audi filia, et vide para una señora convertida por él, que fue publicado en Alcalá clandestinamente en 1556 y más tarde ampliado.
    Esa obra puede considerarse un verdadero compendio de ascética, y el rey Felipe II la tuvo en tanta estima que pidió que no faltara nunca en El Escorial. Su enorme ascendiente como predicador provocó envidias y algunos clérigos le denunciaron ante la Inquisición sevillana en 1531. Desde ese año hasta 1533, Juan de Ávila estuvo encarcelado y fue procesado por la Inquisición.
    Se le atribuye con gran fundamento el soneto anónimo "No me mueve, mi Dios, para quererte..." que es una de las joyas de la mística castellana. El Apostól de Andalucía, como solía ser llamado, era un convencido de la necesidad de la reforma, y para llevarla adelante creía en reformar al clero.
    San Juan y San Ignacio de Loyola (1491-1556) mantuvieron un importante intercambio de cartas. Igualmente mantuvo contactos con Santa Teresa de Avila (1515-1582) y fundó semninarios y universidades.
    Doctor de la Iglesia es el título que el Papa otorga oficialmente a ciertos santos para reconocerlos como eminentes maestros de la fe para los fieles de todos los tiempos. Los "doctores de la Iglesia" han ejercido una influencia especial sobre el desarrollo del cristianismo, sentando las bases de la doctrina sucesiva.

    El Vaticano proclamar a San Juan de vila doctor de la Iglesia
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,899
    Post Thanks / Like

    Re: El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

    Gran noticia.

  3. #3
    Avatar de Triaca
    Triaca está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 nov, 10
    Ubicación
    Las Españas
    Mensajes
    867
    Post Thanks / Like

    Re: El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

    Hoy celebramos la fiesta de San Juan de Ávila, Patrono del clero secular desde el pontificado del Papa Pío XII.

    Catholic.net - Juan de vila, Santo

    http://www.divvol.org/santoral/img/juan_avila01.jpg
    Última edición por Triaca; 10/05/2011 a las 13:35
    "Solo Dios sabe hacer de los venenos remedio".
    Francisco de Quevedo

  4. #4
    Manuel Villegas Ruiz está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 ago, 10
    Mensajes
    31
    Post Thanks / Like

    Re: El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

    Triaca, siempre he sentido especial devoción por S. Juan de Ávila. Desconocía que el Vaticano va a proclamarlo Doctor de la Iglesia. Cosa que me llena de satisfacción. Podrías darme más detalles. Mi correo electrónico es maviru@terra.es
    Si no te sirve de molesía, te ruego me contestes.

    Saludos,

    Manuel Villegas

  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,899
    Post Thanks / Like

    Re: El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

    El Maestro Ávila: Un doctor sin alumnos?



    Hace unos días confirmaban los noticiarios católicos que durante la estancia de SS Benedicto XVI en España, el próximo Agosto - D.m.- iba a ser proclamado Doctor de la Iglesia San Juan de Ávila. El momento no es demasiado a propósito para un acto así y mucho menos para un Santo Doctor como el Maestro Ávila. Una JMJ juanpablista no me parece el marco más adecuado. Pero valga la excepción que dará cierta publicidad a un Santo que nunca ha tenido demasiada popularidad.

    Salvo en ambientes eclesiásticos y en Almodóvar del Campo (el pueblo donde nació) y en Montilla (donde murió y se venera su sepulcro-relicario), la devoción a San Juan de Ávila no ha trascendido apenas. Y sin embargo es uno de los casos que identifican una época y un perfil de santidad excepcional. Para su beatificación y canonización tuvo el handicap quasi invencible de no haber sido religioso y no contar con una congregación o una orden que apoyara su causa, empeñándose en ella. Sólo contó con el relativo interés de algunos prelados y un poco, sin implicarse salvo lo justamente necesario, la Compañía de Jesús.

    Después de varios siglos de lento y complicado proceso, pudo ser beatificado por León XIII en 1894, y canonizado finalmente por Pablo VI en 1970, merced a una gracia excepcional: Un proceso 'equipollente' que, de hecho, suponía un inusual privilegio en cuanto se le dispensaba de algunos requisitos del todavía entonces riguroso proceso canónico. Cierto es que desde España intervinieron y suplicaron todos nuestros obispos, con el Jefe de Estado, Generalísimo Don Francisco Franco, a la cabeza. La tramitación de toda esta parte final del proceso corrió a cargo de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, una institución que conservaba el prestigio que, desgraciadamente, ha ido declinando desde, precisamente, aquellos años.

    Aquellos años, con el 1970 como cierta fecha referencial, supusieron para toda la Iglesia el comienzo del declive general, una época de decadencia que siguió (esta vez, indiscutiblemente, post et propter concilium) durante las sucesivas décadas. Y dura todavía. Y durará hasta Dios sabe cuándo.
    Alguna vez comento que lo mejor del Vaticano IIº fue la fecha de convocatoria-celebración, aquellos años en los que hubo un Episcopado bien formado y santo, como en pocas épocas de la Iglesia. Seguidamente, reflexiono que si aquella estupenda asamblea produjo tan discutibles frutos, estremece pensar lo que podría haber sido un concilio convocado diez o quince o veinticinco o cuarenta años después. ¡Dantesco!.

    A aquel Vaticano II, nuestros prelados hispanos llevaban, podría decirse, una impronta 'avilista'; iban todos animados por el celo espiritual y pastoral del Maestro Ávila, el que compuso en sus días aquellos dos memoriales que causaron notable efecto en el aula de Trento:

    - Memorial primero al Concilio de Trento sobre la reformación del estado eclesiástico, en 1551

    - Memorial segundo al Concilio de Trento sobre lo que cese debe avisar a los Obispos», en 1561

    Los Padres Conciliares españoles, sus secretarios y sus consultores, llevaban en sus alforjas la doctrina del Beato Ávila, como un precioso aval de competencia doctrinal y espiritual. Cuando se hablara de sacerdocio y de sacerdotes, los españoles sabrían qué decir y hablarían ilustrando con la ciencia santa y la piedad fervorosa de Juan de Ávila.

    Eran los años de las primeras ediciones de las obras completas del Btº Juan de Ávila, la quasi legendaria de Don Luís Sala Balust, en la BAC, después reeditada con complementos de otros expertos avilistas. Eran los años en que una verdadera corriente de espiritualidad avilista corrió por los seminarios y las aulas eclesiásticas españolas. Una época dorada que todavía debe latir en quienes han promovido la inclusión de San Juan de Ávila en la selectísima lista de Doctores de la Iglesia Católica.

    Cuando dieron la noticia, hace unos días, se comentaba también que habia quedado suspendida la promoción de San Luís María Grignon de Montfort al docto elenco. Ignoro si por consideraciones de insuficiencia de nivel doctrinal, o si por circunstancias que tengan que ver con la oportunidad.

    Con los Santos Doctores ha sucedido un poco como con los Santos, que después de muchos siglos de contención ha habido un cierto aumento progresivo desde el siglo XVIII al presente. Aun así se mantiene un número relativamente bajo, sólo 33, contando los de más venerable antigüedad, los Padres de la Iglesia. De los más modernos, indiscutibles fueron las dos primeras doctoras, Catalina de Siena y Teresa de Jesús; muy discutible, sin embargo, la adición de Juan Pablo II, Stª Teresa de Lisieux, cuya 'doctrina' resulta tan 'pequeña' (de verdad) junto a la de los otros 32 grandes. Cosas del btº JPII y su voluntarioso santoral.

    El doctorado de San Juan de Ávila dejará, sin embargo, patente las dos notas que la Iglesia examina y reconoce en los Santos Doctores: Santidad de vida y eminencia de doctrina. Con un plus de severo ascetismo que corre por toda la obra avilista, apasionada en la exposición del misterio de la santidad como gracia en correspondencia al Misterio de Cristo; y a la vez rigurosa cuando predica, amonesta, excita, propone, enseña y pide. No es el Maestro Ávila un acompañante de almas pusilánimes, sino un rector de militantes decididos y abnegados. Es recio, no es delicado. Y no es que le falte dulzura, es que no dispensa mitigaciones, y aplica el cauterio al rojo cuando hay llaga que sanar. Y si hay sanidad, abre llaga de amor con fuego. El Maestro Ávila es tremendo. Quizá por eso fueron de su trato tantos Santos; y por lo mismo es tan poco tratado.

    Su preciosa obra, la que junto con sus virtudes le va a llevar al alto asiento de los Doctores, ha servido de materia de estudio para muchas tesinas y tesis, algunas tan forzadas cuanto haya sido el capricho del extractor, unas veces más acertado y otras menos. Pero sustancia para santidad, en estos años últimos, poca. Y no digo que no haya habido santos varones, santos sacerdotes que se hayan nutrido piadosamente en la teta avilista. Lo que estoy diciendo es que no recuerdo haber conocido a ninguno con el sello del Maestro Ávila patente (ni siquiera el experto Esquerda Bifet), que es mucho Santo para parecérsele.

    En mi afán por tenerle, una vez me traje un candil renegrido de hollín de su alcoba, en su casa de Montilla; lo perdí (y sé quien me lo quitó, pena me da). Y también conseguí una reliquia ex córpore, con su auténtica. También tengo unas cuantas estampas con pequeñas astillas de una de las cajas que contuvieron sus reliquias, con las oraciones de petición para la causa de canonización. Hace poco regalé una.

    Y en cuanto puedo y me los voy enontrando, compro los libros. No me gustan los comentarios, ni los ensayos. Esta mañana regalaban uno, que no me ha interesado procurarme: Prefiero el original. Las palabras del Maestro Ávila tienen el poder revulsivo de la gracia, que siempre te toca, que nunca te dejan insensible, que te queman o te hieren o te espolean. Tienen vida y efecto. Ahí va un florilegio:


    Ay del sacerdote que sube al altar si no lleva en el corazón el fuego de Dios! ¡Ay del sacerdote que dice misa con fuego de codicia o de vanidad, y no con fuego del amor de Dios! ¡Ay de él que le dirán el bien que hiciste, ¿de qué corazón salió? ¿Salió del corazón tuyo o de corazón mío? Todo lo que hallare no haber procedido de amor de Dios, no lo recibirá Dios… todo lo que hallare hecho sin haber estado presente el Espíritu del Señor, no lo recibirá. Aunque sea hacer milagros, aunque sea derramar la sangre, si no está presente el Espíritu Santo, todo es perdido… El que no tiene Espíritu de Cristo, este tal no es de Cristo." (Sermón 28)


    "Y diría yo que no sé con qué conciencia puede tomar este oficio quien no tiene don de oración, pues que la doctrina de los santos y de la Escritura divina parece que el sacerdote tiene por oficio, según hemos dicho, orar por el pueblo; y este orar para ser bien hecho, pide ejercicio, costumbre y santidad de vida, apartamiento de cuidados, y, sobre todo, es obra del Espíritu Santo, y don suyo particular, no dado a todos, mas quien a quien Él quiere." (2ª Plática a los clérigos)


    "Y aun no sé si entendemos nombre de oración; porque como San Hierónimo dice, este negocio más se hace con gemidos que con palabras; y aquél solo saber gemir como debe, para que su oración tenga fuerza, a quien el Espíritu Santo le enseñare este modo de orar. De esto nos avisa San Pablo diciendo: Nosotros no sabemos qué ni cómo hemos de orar; mas el Espíritu ora por nosotros con gemidos que no se pueden contar (Rom 8,
    26). El Espíritu Santo en sí mismo no padece ni gime, dícese que pide con gemidos, que no se puede contar. ¿Qué andamos pidiendo que nos digan cómo hemos de orar en el memento: quién porné primero, quién porné después, para que, en espacio de dos o tres credos, pasemos aquello por la memoria? ¡Y con esto hemos bien orado y procedemos luego a la consagración! ¡Oh dolor grande! ¿Y así se ha Dios de amansar? ¿Así se ha de
    alcanzar la paz de las guerras, la fe para los infieles, la conversión para los pecadores y el estar justos en pie? ¿Con cosas que tan poco cuestan pensamos de alcanzar cosas de tanto tomo y verdad? Gemidos, gemidos nos son pedidos, y no que salgan de sentimiento de cosa temporal, ni que salgan de la voluntad guiada por razón, mas inspirados por el Espíritu Santo, tan imposibles de ser entendidos por los que no los tienen, que aun los que los tienen no los saben contar. Padres míos, ¿saben qué tales han de ser los gemidos que demos los sacerdotes en el acatamiento de Dios, pidiendo remedio para todo el mundo? Como dice san Basilio, que así como en el oficio sacerdotal representamos la persona de Jesucristo nuestro Señor, así le hemos de representar e imitar en los gemidos y oración que el oficio sacerdotal pide." (2ª Plática a los clérigos)


    "Suele algunas veces este Consolador reprender y reñir a las ánimas, como diciendo: “¿En qué entiendes? ¿Qué haces? ¿Por qué te descuidas? Cata que va mal eso, mira que conviene hacer tal cosa primero que ésa, dejar tal compañía, procurar la otra, comunicar con tales personas. Mira que se pasa la vida; haz el bien que pudieres, las limosnas que pudieres; pon por obra lo que se te ha enseñado. No se vaya la vida toda sólo en buenos deseos y pensamientos, y ninguna obra. Mira que se pasa la vida, y no sabes si te llamará Dios nuestro Señor en medio de tu mocedad. Cata no te halles burlado”; y así otras cosas de esta manera." (De sus Sermones)

    "Quisiera yo veros a todos comulgados y confesados, y en gracia, para que se os pegara bien a las entrañas lo que se ha de decir; pero creo que no habéis hecho lo que os he rogado. Decid: ¿Habéis comulgado y confesado cuantos estáis aquí en esta fiesta santísima? ¿No? Dicen que no. Pues aun Aristóteles dijo que no basta la vista del médico para sanar, si no haces lo que te dice. Ya os he dicho que no basta mirar y que no ha de engordar vuestra ánima ni se puede hartar con sólo el ver, si no come. Habíais de estar ahora en gracia." (De sus Sermones)


    “No sabéis comulgar. ¿Habéisme entendido? Creo que no. ¿Por qué no sentís provecho? Porque no sabéis comer. No hay manjar, por muy amargo que sea, que, si no lo mascáis, sintáis su amargura. Si no, miradlo en una píldora, que, con ser como una
    hiel, no se siente, porque no se masca. Ni tampoco hay manjar tan dulce, que, si os lo tragáis sin mascar; sintáis su dulzura. ¿Por qué no sabéis comulgar? Porque os tragáis el Santísimo Sacramento entero y no lo desmenuzáis; que si el sacerdote, antes que fuese a decir misa, pensase un rato en los trabajos de Cristo; si se entrase un rato en un rincón y se parase a pensar en aquella tristeza que Jesucristo pasó en el huerto de Getsemaní; si te lo estuvieses allí mirando con cuánta tristeza oraba al Padre, y te dolieses allí de Él, y llorases y te entristecieses con Él; y si pasases más adelante, cómo le prendieron y cómo iba aquel benditísimo Cordero entre aquellos lobos rabiosos con tanta mansedumbre; si te pasases a mirarlo cómo anda de juez en juez; si tus ojos lo mirasen en aquella durísima columna amarrado, desnudas sus carnes, y te parases a pensar cómo las desmenuzan con crueles azotes; si un rato antes tu ánima se parase a mirar a Jesucristo, cómo lo coronaban de espinas, y mirases por aquel rostro sacratísimo cómo corrían arroyos de sangre; si te parases a considerar cuál iba por aquella calle de la Amargura, tan cansado con la cruz por ti; si lo considerases puesto después en ella con tanta deshonra y tormento, tan blasfemado y hollado de todos; si te parases a pensar esto, y dijeses: “Adónde voy? ¿Qué voy a hacer? Señor, ¿qué os voy a recibir a vos? Señor,
    ¿qué habéis vos de entrar en mi cuerpo? Bendito vos seáis”, y ¿cómo desfallecemos pensando en esto? Si el sacerdote y el que va a comulgar desmenuzase muy bien a Jesucristo primero, no dudo sino que sentiríais grandísimo sabor y dulzura en comulgar. Pero no lo desmenuzáis, no os aparejáis, ¿qué queréis que os haga? Ojalá, hermano, os aparejareis como para un convite que hacéis a un amigo vuestro. Ver qué negociado andáis, qué solícito, diligente, buscando lo uno y lo otro. No os disponéis como sería razón; no hay más sino ¡alto! a comulgar quiero ir; no lo habéis pensado cuando ya lo tenéis hecho. En comulgando, ni os recogéis más que antes; hacéislo como primero; en comulgando luego ¡alto! a la plaza; ¡alto! a casa a comer las ollas, a entender el uno con el otro; ¡alto! a la conversación y andar por ahí perdidos. No lo desmenuzamos; no sentimos nada, porque no rumiamos. Comemos el pan de la fuerza, y quedamos desmayados y flacos; comemos el pan de alegría, y quedamos tristes; comemos el pan de la vida, y quedamos amortecidos como antes. (De Sermones)"


    "Nunca faltan mil miserias. Quitarás todo eso. No ha de quedar nada; blanco, liso como un pergamino, que tiene despegada toda la carne para escribir has de quedar. Quita esas malicias, esa mala condición; quita todos esos males, si ha de escribir Dios en tu ánima su sabiduría y los dones de su gracia. Limpia, lisa, relumbrando ha de estar; no ha de tener ni aun pelito ni aun rasguito; quitado has de estar de toda carne. Señor, esta injuria me hizo fulano; si antes que me la hiciera lo quería bien, ahora lo quiero más. Por amor de vos trabajo paso en vencer mi fantasía y mi soberbia, en desasirme de mis pasiones; pero todo lo quiero pasar por serviros.

    Negaros, renegaros tenéis; ninguna cosa ha de quedar en vos de vos mismo; quitar tenéis ese vuestro parecer; negar tenéis vuestros apetitos, vuestras pasiones; negar habéis vuestra gula, vuestra lujuria, vuestra malquerencia, vuestra soberbia, vuestra envidia. Claro está que, si habéis de seguir a Cristo, que habéis de dejar todo esto… Ninguna cosa habría que recia se os hiciese. Negad vuestra sensualidad; negad todo el placer de esta perecedera vida; negad vuestra propia voluntad y parecer y tomad vuestra cruz seguid a Jesucristo”. (De sus Sermones)


    "Todo viene de arriba; de allá desciende; no hay acá en la tierra poder que tal pueda hacer; no hay quien vuelva los corazones. Por fuerte que sea tu carne para mal, más fuerte es el Espíritu Santo para el bien; por sano que estés, te hace enfermo; por florido que estés, te marchita; y por bravo que seas, te amansa; y por alto que seas, te derriba, y mata en ti y destierra todo lo que hay fuera y en contrario a Dios; y cría, aumenta y resucita todo aquello que agrada a Dios.» (De sus Sermones)

    El Maestro Ávila estaba persuadido de que los pecados, debilidades y faltas del clero, obispos y sacerdotes, era una de las causas de la ruína de la Iglesia de su tiempo:

    "...Mírese que la guerra que está movida contra la Iglesia está recia y muy trabada y muchos de los nuestros han sido vencidos en ella"..."En tiempo de tanta flaqueza como ha mostrado el pueblo cristiano, echen mano a las armas sus capitanes, que son los prelados, y esfuercen al pueblo con su propia voz, y animen con su propio ejemplo, y autoricen la palabra y los caminos de Dios, pues por falta de esto ha venido el mal que ha venido"... Pero sin unos buenos Colegios (de clérigos, centros de formación y seminarios) no habrá modo de salir de esos males."

    Algunas veces, pone le dedo en llagas que parecen que son de ayer mismo, como si hablara hoy, al presente:

    "..Cosa es de dolor cómo no hubo en la Iglesia atalayas, ahora sesenta o cincuenta años, que diesen voces y avisasen al pueblo de Dios este terrible castigo para que se apercibiesen con penitencia y enmienda, y evitasen tan grandísimo mal..."

    Yo me pregunto si un Doctor tan acertado va a tener, ahora, alumnos correspondientes.

    Por lo pronto, se va a encontrar con que los mismos que le aplauden la subida al doctorado, nuestros prelados españoles, se niegan a celebrar la Misa tal y como la celebró y con la que se santificó el Santo Maestro y Doctor Juan de Ávila.

    Penoso y contradictorio particular, uno entre muchos por el estilo.

    +T.

    EX ORBE

  6. #6
    Avatar de Triaca
    Triaca está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 nov, 10
    Ubicación
    Las Españas
    Mensajes
    867
    Post Thanks / Like

    Re: El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

    Al ser humano, en general, no le gusta que le hablen del infierno. Pero el infierno existe. Las verdades son amargas como las píldoras a las que haces alusión. Habrá tenido pocos seguidores, posiblemente por eso, pero habrán sido fieles hasta el final...
    "Solo Dios sabe hacer de los venenos remedio".
    Francisco de Quevedo

  7. #7
    Avatar de Josef
    Josef está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    13 abr, 12
    Mensajes
    311
    Post Thanks / Like

    Re: El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

    Sin duda alguna un hombre de fe, que guiado por el espíritu de dios, ha sido proclamado doctor de la iglesia, y así reverenciar la sabiduría de dios que concede a cada creyente..

  8. #8
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,899
    Post Thanks / Like

    Re: El Vaticano proclamará a San Juan de Ávila «doctor de la Iglesia»

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    EL AÑO JUBILAR DE SAN JUAN DE ÁVILA


    "Cuadro que represetna a San Juan de Ávila. En el año 2012 fue proclamado nuevo Doctor de la Iglesia Universal por SS Benedicto XVI"



    Este año 2013, tenemos la gracia de poder contar con un nuevo Doctor de la Iglesia: San Juan de Ávila, quien junto con Santa Hildegarda de Bingen, fueron proclamados Doctores por Su Santidad Benedicto XVI.
    Gracias a esto, hasta la presente, los católicos podemos contar con 35 Doctores de la Iglesia Universal.
    Para poder ser proclamado Doctor de la Iglesia, se ha de ser Santo, y ser proclamado por un Concilio del doctorado o por un Papa. Teniendo esto en cuenta, no pueden ser proclamados doctores aquellos cuyas enseñanzas no sean intemporales, sino que se remitan exclusivamente a una determina*da época. Con esta proclamación, la Iglesia nos dice a todos los fieles que San Juan de Ávila, como Santa Teresa de Jesús o Santa Hildegarda de Bingen proponen una enseñanza moderna, siempre actual, que nos sirve para acercarnos en todo tiem*po a Cristo
    Nacido en Almodóvar del Campo (C. Real) en el año 1500, desde el principio llevó una vida sencilla y dedicada a la meditación y a Dios. Sus progenitores Alfonso de Ávila (del que se decía que procedía de ascendencia judía) y Catalina Gijón contaban con unas minas de plata en Sierra Morena. Juan de Ávila inicia sus estudios en Salamanca, pero luego de un tiempo, abandona y regresa a su localidad natal para hacer penitencia. Se ordena sacerdote, vende sus posesiones y reparte el dinero entre los pobres.
    San Juan de Ávila gozó de gran predicamento entre sus compañeros sacerdotes, los cuales lo estimaban y lo acompañaban en sus misiones. Oían sus sermones y algunos como Fray Luis de Granada, hasta tomaba apuntes.





    "Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción en Almodóvar del Campo, C. Real"

    Durante su vida, San Juan de Ávila, tuvo la gracia de estar rodeado de innumerables religiosos que andando el tiempo la Santa Madre Iglesia elevaría a los altares en calidad de santos, entre ellos: San Juan de Dios, -del que dicen que se convirtió al oír un sermón del santo manchego-, San Juan de la Cruz, San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Jesús, San Francisco de Borja, San Pedro de Alcántara…
    Pero la vida de santidad no es fácil. El Demonio que no descansa, hizo que San Juan de Ávila despertase el pecado de la envidia entre algunos desalmados, quienes denunciaron a la Santa Inquisición al santo. San Juan de Ávila es llevado preso y encarcelado. Se le acusaba de “erasmista”, quizás debido a su paso por Alcalá. Durante su estancia en la cárcel, aprovecha para profundizar más en su espiritualidad. Fue acusado por cinco individuos, y frente a las cinco acusaciones se presentaron cincuenta y cinco testigos que declararon a su favor. Ante la abrumadora evidencia, la Inquisición lo absolvió. Le ordenó que acudiese a los sitios donde se presumía que hubiera podido predicar y haber despertado alguna confusión y que aclarara el asunto, lo cual hizo con suma humildad. La multitud recibió al santo a la puerta de la cárcel tras su absolución.
    San Juan de Ávila es llamado “Apóstol de Andalucía”, ya que en 1527, estando a punto de embarcarse para ir a misionar las provincias de ultramar, es llamado para que se quede y evangelice Andalucía. San Juan obedece y se entrega a ello con pasión.


    "Basílica SAntuario San Juan de Ávila en la cordobesa localidad de Montilla, donde falleció el Santo maestro Ávila"

    San Juan de Ávila fallecerá en Montilla un 10 de mayo de 1569.
    Este año 2013, los que visiten las localidades de Almodóvar del Campo o Montilla, pueden ganar el Jubileo que goza además de Indulgencia Plenaria.
    Esta gracia extraordinaria nos asegura la remisión total de nuestros pecados y de la huella negativa con que éstos gravan nuestra vocación bautismal al reproducir la imagen de Cristo y ser sus testigos.
    La indulgencia puede recibirse para uno mismo y también puede ofrecerse solidariamente por los difuntos. El modo de acoger este don restaurador es celebrar la confesión sacramental (que puede hacerse ocho días antes u ocho días después de participar en la Misa Jubilar); recibir la Comunión Eucarística y orar por las intenciones del Papa


    Luis Gómez

    EL BLOG DE CASSIA

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 100
    Último mensaje: Hace 2 semanas, 20:31
  2. San Vicente, Ávila y otras perlas.
    Por Mefistofeles en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 22/04/2011, 13:44
  3. San Juan de Gaztelugatxe
    Por DON COSME en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 23/05/2008, 15:57
  4. Iglesia española y Concilio Vaticano II
    Por Cirujeda en el foro Religión
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 01/11/2007, 16:49
  5. El Aguila de San Juan
    Por Valmadian en el foro Anuncios del Foro
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 06/12/2006, 01:15

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •