Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de donjaime

Tema: La Ley Islámica : la mentira, el robo y el crimen

  1. #1
    Avatar de donjaime
    donjaime está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 15
    Mensajes
    502
    Post Thanks / Like

    La Ley Islámica : la mentira, el robo y el crimen

    El Islam no solamente ordena hacer la guerra contra los infieles y someterlos sino que también instituye el robo y el crimen para imponerse. De hecho el Islam no posee un código moral análogo a los Diez Mandamientos; la idea de que comparte los presupuestos morales generales del judaísmo y del cristianismo es un mito, eso sí, políticamente correcto.

    En el Islam, prácticamente todo lo que promueva su crecimiento resulta ser aceptable.

    El único principio supremo moral del Islam es: "si es bueno para el Islam, entonces es correcto".


    LA MENTIRA ESTÁ MAL, EXCEPTO CUANDO ESTÁ BIEN.
    Mahoma no tenía pelos en la lengua cuando se refería a la necesidad de decir la verdad: "Es una obligación para vosotros el decir la verdad, dado que la verdad conduce a la virtud y la virtud lleva al Paraíso, y el hombre que sigue diciendo la verdad y que siempre procura decir la verdad es considerado, tarde o temprano, como sincero para con Alá. Evitad decir una mentira, porque mentir conduce a la obscenidad, y la obscenidad lleva al Infierno, y la persona que sigue diciendo mentiras e insiste en mentir queda registrada como traidor a Alá" (Sahib Muslim, libro 32, nº 6.309)

    Sin embargo, al igual que muchos otros principios islámicos, se trata en gran parte de una cuestión entre creyentes. Cuando se refiere a los no creyentes, especialmente a quienes están en guerra con los musulmanes, Mahoma ha enunciado un principio muy diferente: "La guerra es el engaño".

    Específicamente, ha dicho que en la batalla está permitido mentir (Al-Bujari, vol. 4, libro 56, nº 3.030; Muslim, vol. 4, libro 32, nº 6.3030).

    De este modo han surgido dos principios islámicos permanentes: la permisividad para el asesinato político en honor al Profeta y a su religión y la autorización para la práctica del engaño durante la guerra.
    Las doctrinas del engaño religioso (taqiyya y kitman) se identifican con mayor frecuencia con el islam chiita, y son ostensiblemente rechazadas por los sunníes (mayoritarios, un 85%) porque han sido sancionadas por el Profeta. No obstante, también pueden encontrarse en las más fiables tradiciones sunníes.


    EL ROBO : TODO DEPENDE DE A QUIEN SE ROBA.
    La ley islámica se destaca por imponer duros castigos, y quizás el más notable sea la amputación por robo: "en cuanto al ladrón y a la ladrona, cortadles la mano a ambos en retribución por lo que han hecho, como castigo disuasivo ordenado por Alá, pues Alá es poderoso, sabio" (Corán, 5:38).

    Pero nuevamente aquí la situación es distinta cuando se trata de los no creyentes, a los que se considera en guerra contra el Islam. El Corán tiene leyes previstas para el reparto del botín de guerra, ordenando que una quinta parte se destine a Alá y a obras de caridad (Corán, 41).
    Después de que Mahoma firmara el Tratado de Hudaybiyya con los qurais tranquilizó a los adeptos con la promesa de obtener más botines de guerra: "Alá os ha prometido muchos botines que habréis de conseguir, y os ha dado esto como anticipo, y ha contenido de vosotros las manos de la gente, para que esta fuerza interior vuestra sea un símbolo para los creyentes, y para guiaros a todos por el camino recto" (Corán, 4. 20). En realidad, son numerosos los episodios en los cuales los musulmanes se han apoderado de botines durante sus incursiones.


    EL CRIMEN : TODO DEPENDE DE A QUIÉN SE MATA.
    Los apologistas de los musulmanes suelen citar el versículo 5:32 del Corán: "Quien matara a un ser humano, no siendo por asesinato o por sembrar la corrupción en la tierra, sería como si hubiera matado a toda la humanidad; y quien salva una vida, sería como si hubiera salvado las vidas de toda la humanidad"
    Pero este versículo, frecuentemente muy valorado, no implica realmente, como pareciera, la prohibición generalizada del crimen.
    Pero, en realidad, está dirigido a los "hijos de Israel" y se ubica en el pasado: no se dirige a los musulmanes. Forma parte de una advertencia a los judíos para que no hagan la guerra contra Mahoma, so pena de sufrir un terrible castigo. El punto en cuestión reside en el hecho de que Alá advirtió a los hijos de Israel que no difundieran la "corrupción en la tierra" pero ellos continuaron haciéndolo: "por esta razón decretamos para los hijos de Israel que quien matara a un ser humano -no siendo por asesinato o sembrar la corrupción en la tierra- sería como ...

    En realidad, a la luz de las órdenes belicosas del Corán de "matar a los infieles" (9; 5; 2:191) queda claro que en este caso, como en tantos otros, existe un criterio para los musulmanes y otro para los infieles.
    Por cierto, el Corán estipula que "resulta inconcebible que un creyente mate a otro creyente, salvo que sea por error" (4: 92), pero nunca se efectúa una afirmación similar respecto de los infieles.

    En resumen, la ley islámica implica la existencia de un doble rasero. Según la escuela sahfií de la jurisprudencia musulmana sunní, "matar sin tener derecho constituye, después de la falta de fe, una de las peores enormidades"
    Pero la misma establece que "la venganza es obligatoria ... contra cualquiera que mate a un ser humano en forma meramente intencional y sin derecho a hacerlo"


    ¿DÓNDE ESTÁN LOS VALORES MORALES UNIVERSALES?
    En uno de sus más célebres libros el apologista cristiano C.S. Lewis (1898-1963): La Abolición del Hombre, reunió una serie de ejemplos de lo que denominó el Tao o la Ley Natural, son unos principios vigentes en gran cantidad de culturas y civilizaciones, que incluyen los "deberes hacia los padres, los mayores y los antepasados", "deberes hacia los niños y la posteridad", entre otros.
    Lewis ilustra la universalidad de estos principios con citas provenientes de fuentes diversas: Antiguo Testamento, Nuevo Testamento, la Eneida de Virgilio, el Bhagavad Gita, las Analectas de Confucio o los textos de los aborígenes australianos. Curiosamente NO aparece ni una sola cita del Corán ni de ninguna otra fuente musulmana.
    Esta omisión podría achacarse al desconocimiento de Lewis del Islam, algo improbable teniendo en cuenta la época en que vivió y por el papel desempeñado en su país, Reino Unido, en Oriente Próximo y Asia.
    También podría pensarse que, seguramente, podría haber encontrado ejemplos de algunos de estos principios en el Corán. O quizás el problema de Lewis residiera en el hecho de que en el Islam no se avala lo que él llamaba "la ley de la caridad general": sólo se debe ser caritativo con los creyentes. El islam no incluye la enseñanza de la Regla de Oro (Ali Sina "The Golden Rule and islam" Faith Freedom International, 28 de abril 2005) y que conocemos por boca de Jesús: "todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos" (San Mateo, 7: 12) aparece en la práctica totalidad de las tradiciones religiosas del planeta, con excepción del islam.

    El Corán y los hadices establecen una diferenciación tan tajante entre los creyentes y los no creyentes que no dan lugar a ningún mandamiento referido a la caridad en general. Los no creyentes van a ser sospechosos, cuestionados y combatidos, y eso es todo. No serán tolerados. Y nunca serán amados.

    Y esto es lo que sitúa al islam en un lugar radicalmente diferenciado del resto de las tradiciones religiosas. En cualquier enseñanza religiosa moderna, distinta del islam, resulta inimaginable la decidida justificación que hace el jeque Tabandeh de un castigo menos severo para los que matan infieles que para los que matan creyentes.

    La ley islámica no condena de forma definida la matanza de los no combatientes. La misma prohíbe matar a mujeres y niños "a menos que estén luchando contra los musulmanes"
    Y esto ha sido interpretado en sentido amplio como una autorización a la matanza de civiles si se percibe que éstos colaboran de alguna manera con la guerra.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,117
    Post Thanks / Like

    Re: La Ley Islámica : la mentira, el robo y el crimen

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por donjaime Ver mensaje
    Las doctrinas del engaño religioso (taqiyya y kitman) se identifican con mayor frecuencia con el islam chiita, y son ostensiblemente rechazadas por los sunníes (mayoritarios, un 85%)
    Quizá sería bueno recordar esto a la hora enjuiciar todo el problema de Oriente Próximo.
    «Eso de Alemania no solamente no es fascismo sino que es antifascismo; es la contrafigura del fascismo. El hitlerismo es la última consecuencia de la democracia. Una expresión turbulenta del romanticismo alemán; en cambio, Mussolini es el clasicismo, con sus jerarquías, sus escuelas y, por encima de todo, la razón.»
    José Antonio, Diario La Rambla, 13 de agosto de 1934.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El aborto es un crimen, no un derecho
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 386
    Último mensaje: 26/11/2019, 13:41
  2. El Crimen Ritual Judío
    Por donjaime en el foro Religión
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 02/01/2016, 11:02
  3. Pedraza se equivoca: la justicia nos las robo UCD/PP
    Por Hyeronimus en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 22/10/2013, 16:18
  4. El robo de la Navidad
    Por francisco rubio en el foro Religión
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 22/12/2011, 04:24
  5. Robo institucionalizado
    Por Ordóñez en el foro Reynos del Andaluzía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 26/07/2010, 12:21

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •