Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Terrible fama de vascos y navarros medievales (según un viajero francés del s. XII)

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,294
    Post Thanks / Like

    Terrible fama de vascos y navarros medievales (según un viajero francés del s. XII)

    Texto contenido en Libro V (Guía del Peregrino) del Códice de Santiago Apóstol (Códice Calixtino)

    Escrito por el monje francés Aymerico Picaud, hacia el año 1140, en viaje a Santiago de Compostela






    Códice de Santiago Apóstol (Códice Calixtino)


    Libro V (Guía del Peregrino)

    Por Aymerico Picaud (hacia el año 1140)


    Capitulo VII.
    De los nombres de las tierras y de las cualidades de las gentes que se encuentran en el camino de Santiago

    (...) Después, cerca de los puertos Ciséreos, está la tierra de los bascios (vascos), que en la costa hacia el Septentrión, tiene la ciudad de Bayona. Esta tierra tiene lengua bárbara; es frondosa, montuosa, desolada de pan, vino y de todos los alimentos corporales; pero es abastecida con manzanas, y sidra y leche.

    En esta tierra hay malos cobradores de portazgos, a saber: cerca del puerto Ciséreo, en la villa que llaman Hostavalla (Ostabat) y la villa de San Juan y San Miguel, de los puertos Ciséreos (de Cise), que sin remisión han de ser condenados. Salen, pues, al camino a los peregrinos con dos o tres dardos para cobrar por la fuerza los injustos tributos, y si algún viajero se niega a darles las monedas que les han pedido, los hieren con los dardos y le quitan el censo, afrentándolos y registrándolos hasta las calzas. Estos son feroces, y la tierra en que moran es feroz, y silvestre y bárbara; por la ferocidad de los rostros en consonancia con lo bárbaro de la lengua, entra temor a los corazones de quienes los ven.

    Aunque legalmente solo deben cobrar tributo a los mercaderes, sin embargo, lo cobran injustamente a los peregrinos, a todos los transeúntes. Cuando deben cobrar, por costumbre, normalmente de cualquier cosa cuatro monedas o seis, cobran ocho o doce: es decir, el doble; por lo cual mandamos y rogamos que sean excomulgados diligentemente atendiendo a los peregrinos estos cobradores de portazgos, y, además el rey de Aragón y demás potentados que reciben, consintiéndolos, tributos y pecunia de ellos, a saber: Raimundo de Sol y Viviano de Acromonte, vizconde de San Miguel, con toda su descendencia venidera, junto con los dichos barqueros y Arnaldo de Guinia con toda su descendencia futura y con los demás señores de las dichas aguas que, injustamente, reciben de aquellos mismos barqueros, dineros de los navegantes; y asimismo los sacerdotes, que, a sabiendas, les dan penitencia o eucaristía, o les hagan oficio diurno, o los consientan estar en la iglesia -en tanto que, por duradera y manifiesta penitencia se arrepientan y moderen sus tributos no sólo [sean excomulgados] en las sedes episcopales, sino, además, en la basílica de Santiago. (...)

    En la tierra de los vascos, en el camino de Santiago, hay un monte muy alto que se llama puerto Ciséreo (de Cize), o porque allí están los confines de España, o porque es cosa necesaria para pasar de una tierra a otra, cuya subida es de ocho millas y su bajada semejantemente de ocho. Su altura es tanta que se ve tocar el cielo; al que lo escala le parece que puede tocar el cielo con su mano; desde cuya cumbre puede verse el mar británico [de Bretaña] y el occidental, y las tierras de tres regiones, a saber: Castilla y Aragón y Francia. En la cima del mismo monte está el lugar llamado la Cruz de Carlos, porque sobre él, con hachas, con cuchillos y piquetas y demás herramientas Carlos, con sus ejércitos, entrando en España, abrió el camino en otro tiempo y elevó el primero el signo de la Cruz del Señor, y, por último, arrodillado de cara a Galicia elevó sus preces al Señor y a Santiago; por lo cual, doblando allí sus rodillas los peregrinos hacia Santiago, oran según el uso patrio, y cada uno planta un estandarte de la Cruz del Señor. Y allí pueden encontrarse hasta millares; allí es el primer lugar para las oraciones a Santiago. Por esto se considera aquel lugar el primero de la oración a Santiago. En este mismo monte, antes de que la cristiandad aumentase plenamente en los confines hispánicos, los impíos navarros y vascos no solo solían robar a los peregrinos que iban a Santiago, sino que también los cabalgaban como asnos y los mataban.

    Junto a aquel monte, a saber, hacia el Septentrión, está valle que se llama Valle de Carlos (Valcarlos), en el que se refugió el mismo Carlos (Magno) con sus ejércitos, después que los guerreros fueron muertos en Roncesvalles, por lo que también muchos peregrinos que van a Santiago no quieren subir al monte. Después, en el descenso del mismo monte, se encuentran la hospedería y la iglesia, en donde está la peña que el poderosísimo héroe Roldán partió con su espada, de arriba abajo por el medio, con tres golpes. Después se halla Roncesvalles, lugar en que una vez se libró gran batalla, ¡en la que el rey Marsiro (Marsilio), y Roldán, y Oliveros, y otros cuarenta mil guerreros cristianos y sarracenos fueron muertos!

    Después de este valle se encuentra la tierra de los navarros, que, feliz, tiene pan, y vino, y leche, y ganados. Navarros y vascos tienen un mismo aspecto y calidad, a saber: comidas, vestidos, y lengua. Los navarros visten con paños negros y cortos hasta las rodillas solamente, al uso de los escoceses, y los calzados que llaman lavarcas (abarcas), hechas de cuero peludo, no acabado, con correas atadas cerca del pie, y con las plantas de los pies tan sólo envueltas; llevan las piernas desnudas, pero usan capotes de lana oscura, largos hasta el codo, a manera de paenulae, con bordes, a los que llaman saias. Estos, torpemente visten y torpemente comen y beben: pues toda la familia en las casas navarras -tanto el siervo como el señor, tanto la criada como la señora- suele comer todos los potajes mezclados a la vez en una cazuela, sin cuchara, sino con sus propias manos, y beber en un cipho. Si los vieres comer, los considerarías perros o cerdos. Si los oyeres hablar, te acordarías de los perros que ladran, pues tienen una lengua completamente bárbara: al Señor llaman Urcia; a la Madre de Dios, Andrea María; al pan, orgui; al vino, ardum; a la carne, aragui; al pescado, araigu; a la casa, echea; al dueño de la casa, iaona; a la dueña, andrea; a la iglesia, elicera; al presbítero, belaterra, que se interpreta bella tierra; al trigo, gari; al agua, uric; al rey, ereguia; a Santiago, iaona done Iacuc.

    Esta es gente bárbara, desemejante de todas las gentes por los ritos y la naturaleza; llena de toda malicia; con el color oscuro, con rostro áspero, torcida, perversa, pérfida, de fe vana y corrompida, libidinosa, por costumbre, borracha, docta en toda violencia, feroz y silvestre, viciosa y réproba, impía y desabrida, furiosa y pendenciera, inculta en los demás bienes, instruida en todos los vicios e iniquidades; parecida en maldad a los godos y a los sarracenos, enemiga en todo de nuestras gentes galas. Navarro o vasco matan, si pueden, por una moneda, a un galo.

    In quibusdam horis eorumdem in Biscagia scilicet et Alava dum navarri se calefaciunt vir mulieri et mulier viro verenda sua ostendunt. Navarri etiam utuntur fornicatione in cesta pecudibus. Seram enim navarrus ad mule sue et eque posteriora suspendere dicitur ne alienes accedat sed ipse. Vulve etiam mulieris et mule basia prevet lividinosa. Qua propter ab omnibus peritis sunt corripiendi navarri.

    Sin embargo, se les considera buenos en el campo de batalla, aunque malos para sitiar fortalezas. Son alabados porque tienen la costumbre de dar los diezmos, con ofrendas a los altares. Cada día al que el navarro va a la iglesia hace ofrenda a Dios de pan, o vino o trigo, u otra sustancia. El navarro o vasco, cuando camina, suspende del cuello un cuerno, como cazador y dos o tres dardos, que llaman azconas, lleva por costumbre en las manos. Al entrar y volver a la casa, silba con la boca como un mirlo; y cuando, escondido en secretos lugares o en la soledad para robar, desea llamar sin voces a los compañeros, o canta a manera de búho, o aúlla semejante al lobo.

    Suele referirse que descienden del linaje de los escoceses, por lo que se les parecen en costumbres y aspecto. Según se cuenta, Julio César envió a España tres gentes, a saber: nubianos, escoceses y cornubianos, escogidos para expugnar a los pueblos de los españoles que no querían pagarle tributo, ordenándoles que con la espada matasen a todos los de sexo masculino y que sólo dejasen con vida a los del femenino. Los cuales, como por mar hubiesen entrado en aquella tierra, tras destruir sus naves, devastaron por la espada y el fuego desde la ciudad de Barcelona hasta Zaragoza, y desde la ciudad de Bayona hasta Montes de Oca; no pudieron pasar de esos límites, porque los castellanos, reunidos con ellos los arrojaron de sus confines combatiéndolos. Huyendo, pues, vinieron ellos hasta los montes marítimos que hay entre Nájera y Pamplona (y Bayona, al margen), hacia la costa, en tierra de Vizcaya y Álava, donde, para habitar, construyeron muchas fortificaciones, y mataron a todos los hombres, cuyas mujeres arrebataron para sí, por la fuerza, con caballos, engendrando nacidos que después, se llamaron navarros en los sucesores, por lo que navarro se interpreta non verus, es decir, engendrado en falsa progenie o ilegítima prosapia.

    Se dice, también, que los navarros tomaron el primer nombre de la ciudad de Naddaver, que está en aquellas costas, donde a caballo en un principio llegaron. Esta ciudad, en los primeros tiempos, convirtió al Señor con su predicación el apóstol y evangelista San Mateo.

    Después de la tierra de éstos, pasado Montes de Oca, a saber, hacia Burgos, siguen las tierras de los españoles, a saber, Castilla y Campos; esta tierra está llena de riquezas con oro y plata, feliz, con telas y yeguas fortísimas, fértil en pan, vino, carne, pescados, leche y miel; sin embargo, está desolada de árboles y llena de hombres malos y viciosos.

    Después, pasadas las puertas de León y los puertos del monte Irago y del monte Cebrero, se llega a la tierra de los gallegos; ésta es frondosa, con ricos prados; abundante en riquísimos pomares y buenos frutos y clarísimas fuentes; rara en ciudades, villas y sembrados: escasea en pan de trigo y en vino; abunda en pan de centeno y en sidra; abundante en ganados y bestias, leche, miel y en pescados marinos y tejidos preciosos y pieles y demás bienes silvestres, y copiosa también con tesoros sarracenos. Las gentes gallegas concuerdan mejor que las demás gentes españolas con las nuestras francesas, por las costumbres cultas; pero se les tiene por iracundas y litigiosas en gran manera. (...)


    Tomado de “Viajes de extranjeros por España y Portugal” Tomo I Ed. Aguilar. Madrid, 1952, págs. 168-172)
    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 01:00
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,584
    Post Thanks / Like

    Re: Terrible fama de vascos y navarros medievales (según un viajero francés del s. XI

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Este libro es la primera guía de viajes de la historia.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El misterio de los Trece de la Fama
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/12/2019, 23:53
  2. Los quince minutos de fama del tesoro romano que sujeta el centro de Lisboa
    Por Hyeronimus en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/04/2015, 14:14
  3. Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/03/2012, 17:26
  4. Disquisiciones varias sobre vascos y navarros
    Por txapius en el foro Navarra
    Respuestas: 14
    Último mensaje: 03/12/2009, 23:03
  5. Un viajero italiano en la España Imperial
    Por ALACRAN en el foro Geografía y Etnografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19/02/2009, 09:57

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •