Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 39 de 39

Tema: Nosotros sí celebramos Santiago

  1. #21
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago


  2. #22
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Uno de los doce apóstoles de Jesucristo. Hijo del Zebedeo y de Salomé; hermano mayor de San Juan, el discípulo amado. Es llamado el Mayor para distinguirlo de otro apóstol, Santiago el Menor, el primer obispo de JerusalénSantiago el Mayor: Hijo del Trueno, Apóstol y Patrono de España

    Pablo Luis Fandiño

    Santiago era natural de Galilea y tenía un temperamento fuerte, como su hermano Juan. Por eso, más tarde Nuestro Señor los apellidaría Boanerges, es decir, hijos del trueno (Mc. 3, 17). Su padre tenía una posición acomodada, era propietario de barcos y contaba con empleados a su servicio, por lo que su educación debe haber sido superior a la media. Los hijos ayudaban habitualmente a Zebedeo en las faenas de la pesca.
    Pescador de hombres
    Así los encontró Nuestro Señor aquel admirable día, a orillas del Mar de Galilea, remendando sus redes en la barca. Una mirada y una palabra fueron suficientes para que se consagraran a Él, con prontitud y entrega, para siempre: “en seguida, dejaron las redes y a su padre, y le siguieron” (Mt. 4, 22). Junto con Simón (Pedro) y su hermano Andrés, que habían sido poco antes llamados por Jesucristo, constituyeron el primer núcleo del Colegio Apostólico.
    Exclusivo y privilegiado núcleo, especialmente el formado por Pedro, Santiago y Juan. Sólo ellos fueron admitidos para presenciar el milagro de la resurrección de la hija de Jairo (Mc. 5, 37; Lc. 8, 51), la Transfiguración en el monte Tabor (Mc. 9, 1; Mt. 17, 1; Lc. 9, 28), y la Agonía en el huerto de Getsemaní (Mt. 26, 37; Mc. 14, 33). A justo título se les considera los elegidos entre los elegidos.
    Santiago y Juan dejaron traslucir su carácter impetuoso en varios episodios narrados en las Sagradas Escrituras. Por ejemplo, en el Evangelio de San Lucas (9, 54) cuando indignados por la conducta de los samaritanos, que rehusaron recibir a Jesús, le hacen con la mayor seriedad esta proposición: “Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo y los consuma?”.
    Apóstol de Hispania
    Transcurridos los trágicos acontecimientos del Gólgota, la gloriosa Resurrección y la triunfante Ascensión del Hijo de Dios, cuando los Apóstoles inundados por la gracia de Pentecostés se reparten el mundo, el hijo del trueno reclama para sí la ardua tarea de evangelizar la provincia romana del poniente. Nada sabemos con exactitud de su itinerario por Hispania. La tradición le representa recorriendo las vías romanas, subiendo y bajando mesetas, atravesando campos y valles.
    El anuncio de la buena nueva brota, como el óleo santo, de sus labios; sus manos hacen saltar los prodigios, y su camino se constela de maravillas. Aquí y allá algunos ojos lloran al oírle hablar, algunos corazones se conmueven, y algunos ídolos ruedan hechos pedazos. Pero son muchos los que ríen escépticos… [1].
    Son las alegrías y las contrariedades, que no faltan en la vida de todo apóstol verdaderamente dedicado. Es la hora de clamar el Auxilium Christianorum.
    Aparición de la virgen del Pilar a Santiago en Zaragoza, por Nicolás Poussin

    La aparición de la Virgen del Pilar
    Cuentan que, al llegar a César Augusta [actual Zaragoza], se sintió el apóstol envuelto en una nube de mortal congoja. A la fatiga se juntaba el desaliento, y al desaliento la melancolía de la nostalgia. También el Hijo del Trueno sentía la hora de la carne, que hacía germinar el asco de la vida en el alma gigantesca del Apóstol de las Gentes. De repente, una luz delante de él, y un susurro y una ráfaga de aromas. No son las flores que crecen junto al [río] Ebro, ni el cantar de las aguas en el cauce profundo; es una aparición celeste, una mirada que él conoce muy bien, que otras veces ha iluminado su corazón y ha encaminado su vida: es la Virgen María, que le sonríe y le habla y le consuela… Dicen que en aquel momento tuvo Santiago la visión de un glorioso porvenir. [2]
    Entre otras cosas, la Santísima Virgen le comunicó por encargo del Salvador que debía partir enseguida a Jerusalén, donde le esperaba un privilegio mayor.
    El primero en beber el cáliz de la pasión
    Un día, Cristo le había preguntado: «¿Puedes beber el cáliz que voy a beber Yo?» Y su respuesta fue digna de un discípulo del Señor: «Puedo». Y siguió la promesa del Salvador, que Santiago veía constantemente sobre su cabeza, como una corona de oro: «Pues bien, beberás mi cáliz.» Y le bebió sin temblar… [3]
    Santiago ganó la corona del martirio el año 44, durante el espurio gobierno de Herodes Agripa [4]. Los Hechos de los Apóstoles narran escuetamente que “Por aquel tiempo el rey Herodes emprendió una persecución contra algunos miembros de la Iglesia. Hizo degollar a Santiago, el hermano de Juan” (12, 1-2). La tradición, sin embargo, añade al relato un sugestivo pormenor: el delator, conmovido por la confesión de fe del Apóstol, se convirtió y pidió perdón, siendo ambos decapitados.
    Acerca de su martirio, el Papa Benedicto XVI comenta:
    “Él, que al inicio había pedido, a través de su madre, sentarse con su hermano junto al Maestro en su reino, fue precisamente el primero en beber el cáliz de la pasión, en compartir con los Apóstoles el martirio”. [5]
    Para evitar cualquier profanación, marineros cristianos embarcaron su sarcófago en Jope y lo condujeron al extremo occidental del mundo entonces conocido, a tierras gallegas, en donde fueron internados y escondidos sus restos.
    Una estrella, dos caminos
    Los espacios de paz que gozó el Imperio Romano se vieron perturbados por atroces persecuciones contra los cristianos. Cuando finalmente éstas cesaron, surgió un nuevo azote: las invasiones bárbaras. A comienzos del siglo V, los visigodos, aliados de los romanos, se instalan en la península ibérica, expulsando a unos y sometiendo a otros, antes de determinarse, no sin tropiezos, por el cristianismo. Dos siglos después, en la región austral, se desató un flagelo mayor: la invasión musulmana. Casi todo el país vertiginosamente quedó bajo su yugo.
    En sentido contrario, la fe en el Apóstol, que había caído en el olvido, se reencendió:
    “En la hora de la tribulación, España vuelve a acordarse de su apóstol. El Hijo del Trueno va a ser el compañero de su lucha milenaria contra el Islam”. [6]
    El año 813, en el contexto de las gracias de Covadonga, se produce el hallazgo de su tumba:
    “Un ermitaño ve la estrella colgada sobre el valle; los ángeles cantan entre los pinos; la cima de Pico Sacro se cubre de escudos guerreros y de lanzas fulgurantes; el obispo Teodomiro remueve afanoso la tierra; aparece el arca de cedro con las sagradas reliquias, y aquel lugar se llamará para siempre el Campo de la Estrella” [7]
    De ese Campus Stellae latino derivará el nombre actual, Santiago de Compostela.
    Este gran descubrimiento, que conmueve a Europa, convierte a Compostela en uno de los lugares de peregrinación más famosos de la Edad Media.
    “Alfonso el Casto se arrodilla el primero, y tras él una muchedumbre innumerable de reyes y de obispos, de menestrales y de guerreros, de siervos y de señores. El alma anhelante de la cristiandad recorre esa ruta durante siglos, con el bordón en la mano, la caperuza en la cabeza, el zurrón a la espalda y el manto adornado de conchas y azabaches”. [8]
    Paralelamente al camino de Santiago, una senda de fe, oración y penitencia, se desarrolla otro camino hacia el sur, una senda de fe, abnegación y sacrificio.
    “El Hijo del Trueno acompaña a los cruzados de la fe, preside la obra de la Reconquista, cabalga entre los guerreros tremolando el estandarte de la cruz, y al grito de «¡Santiago, y cierra, España!», las armas cristianas avanzan triunfantes hacia el Sur. Hasta que llegue el momento en que el pescador de Galilea, conocedor de mares y tormentas, guíe a las tres carabelas de la reina Isabel en la aventura más sublime de la historia de los hombres”. [9]
    Aparición de Santiago Apóstol: Catedral de Santiago de Compostela

    El Apóstol Santiago en América
    Tal popularidad alcanzó la devoción al Apóstol Santiago en el Nuevo Continente que su geografía está salpicada con su recuerdo. Importantes ciudades llevan su nombre, por ejemplo: Santiago del Estero (Argentina), Santiago de Chile, Santiago de Cali (Colombia), Santiago de Cartago (Costa Rica), Santiago de Cuba, Santiago de Guayaquil (Ecuador), Santiago de Querétaro (México), Santiago de Managua (Nicaragua), Santiago de los Caballeros (República Dominicana), Santiago de León de Caracas (Venezuela), etc.
    Pero el hecho histórico más notable en América, fue su milagrosa intervención en el cerco que Manco Inca impuso al Cusco en 1536. Doscientos peninsulares fueron implacablemente asediados por doscientos mil indios durante ocho meses. Viéndose en situación tan difícil, resolvieron los europeos morir peleando todos en un día en vez de aguardar la muerte por hambre o por heridas. Después de confesarse e invocar a los santos de su devoción, salieron al amanecer dispuestos a morir como buenos cristianos.
    Arremetieron a los indios, llamando a grandes voces el nombre de la Virgen y el de su defensor Apóstol Santiago. Los unos y los otros pelearon obstinadamente […].
    Al cabo de cinco horas que así peleaban, se sintieron los fieles cansados, y sus caballos andaban ya desalentados […]. A esta hora y en tal necesidad, fue Nuestro Señor servido favorecer a sus fieles con la presencia del bienaventurado Apóstol Santiago, patrón de España, que apareció visiblemente delante de los españoles, que lo vieron ellos y los indios encima de un hermoso caballo blanco, embrazada una adarga, y en ella su divisa de la orden militar, y en la mano derecha una espada que parecía relámpago, según el resplandor que echaba de sí. Los indios se espantaron de ver el nuevo caballero, y unos a otros decían: «¿Quién es aquel Viracocha que tiene la illapa en la mano?» (que significa relámpago, trueno y rayo). Donde quiera que el santo acometía, huían los infieles como perdidos, y desatinados se ahogaban unos a otros, huyendo de aquella maravilla. [10]
    Figuras de fuego, que entusiasmen y que cautiven, como la del Apóstol Santiago, nos hacen falta hoy más que nunca. Aprendamos de su ejemplo, de su fe inconmovible de la que nos dio prueba con su martirio, de su ardiente devoción por la Santísima Virgen, y de su deseo apasionado por la gloria de Dios.
    _____________________________
    Notas
    [1] Fray Justo Pérez de UrbelO.S.B., Año Cristiano, Ediciones Fax, Madrid, 1951.
    [2] Ídem, ibídem.
    [3] Ídem, ibídem.
    [4] Hijo de Herodes Antipas, que mandó asesinar a San Juan Bautista y se burló de Nuestro Señor en su Pasión; y, a su vez, nieto de Herodes el Grande, el autor de la masacre de los inocentes.
    [5] Audiencia General del miércoles 21 de junio de 2006, en Vatican
    [6] Fray Justo Pérez de Urbel, op. cit.
    [7] Ídem, ibídem.
    [8] Ídem, ibídem.
    [9] Ídem, ibídem.
    [10] Inca Garcilaso de la Vega, Historia General del Perú, Librería Internacional del Perú, Buenos Aires, 1959, t. I, pp. 181-182.

    Santiago el Mayor: Hijo del Trueno, Apóstol y Patrono de España | Tradición Digital

  3. #23
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Goigs del Glorios, y Benaventurat Apostol Sant Jaume, Patrò de España quals se cantan en la Parroquia de Parets. Bisbat de Gerona

    Puix que sou patro de España
    y molt gran familiar,
    ajudau als devots vostres
    nols vullau desamparar,
    vullaulos encaminar
    á la gloria ahont estau vos.

    Goigs del Glorios, y Benaventurat Apostol Sant Jaume, Patrò de España quals se cantan en la Parroquia de Parets. Bisbat de Gerona «

  4. #24
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    SANTIAGO, PATRÓN DE ESPAÑA




    FELICIDADES
    La Comunión Tradicionalista Carlista quiere felicitar a todos los españoles en la festividad de Santiago Apóstol, Santo Patrón de las Españas, y manifestar su ferviente deseo de que su festividad sea día no laborable en toda España. No aceptamos que una de las fiestas con mayor arraigo popular haya sido sacada recientemente del calendario en la mayor parte del ya milenario solar hispano.

    La Comunión Tradicionalista Carlista solicita formalmente a las instancias oficiales correspondientes que declaren la festividad de Santiago Apóstol fiesta nacional y que sea proclamado su Patronazgo con el máximo rango legal. Si quieren hacer reformas constitucionales ahí les sugerimos una.


    La actual contradicción existente entre las leyes y las profundas tradiciones y vivencias de los españoles es palmaria y, al inclinarse las leyes en un sentido contrario a éstas, optan por una beligerancia hipócrita e inadmisible, con un indudable tufo masónico.





    Muchas felicidades a todos los que se llaman con el mismo nombre del Santo Patrón, hijo del trueno, apóstol y mártir, peregrino, matamoros (se entiende que en luchas históricas) y patrón de España.

    En Navarra, viejo Reyno, tenemos muchas imágenes de Santiago, muchas iglesias y ermitas, pues su devoción está muy presente desde Roncesvalles hasta la ciudad de Estella en dirección al "Campus stellae", a la catedral y tumba de Santiago, centro de peregrinación de toda la Cristiandad junto con Roma. He aquí la imagen que hay en la colegiata de Roncesvalles.


    Santiago peregrino. Colegiata de Roncesvalles.
    Foto:JFG, 6-VII-2014
    Peregrino por Navarra. Alto de Roncesvalles.
    Foto:JFG, 6-VII-2014

    La Redacción

    Pamplona / Iruña, 25 de julio de 2014


    El Irrintzi: SANTIAGO, PATRÓN DE ESPAÑA

  5. #25
    Avatar de Ennego Ximenis
    Ennego Ximenis está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 10
    Mensajes
    519
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    La imagen representa a Santiago aparecido sobre un caballo blanco en la batalla de Clavijo. Dejamos a los historiadores la última palabra sobre dicha batalla en tiempos de Ramiro I, quizás leyenda.
    La antigüedad del patronazgo de Santiago sobre España es mayor de lo que la leyenda cuenta. Fue en época del Rey Mauregato (782-788) cuando Santiago fue elevado a la categoría de Santo Patrón de España. Este fue uno de los varios movimientos de Asturias para así vencer al Toledo filo musulmán de los adopcionistas en la pugna que tenían por ser líderes de la cristiandad española y verdaderos herederos del pasado godo.

    Himno "O Dei Verbum" (Compuesto en el reinado de Mauregato)

    I
    O O dei verbum, patris ore proditum,
    R Rerum creator et uerum principium
    A Autor perennis, lux origo luminis
    E Enixus aluo gloriose uirginis
    X Xriste, tu noster reuera Emmanuel.

    ¡Oh verbo de Dios, salido de la boca del Padre,
    creador y principio verdadero
    y autor perenne de (todas) las cosas, luz y origen de la luz!
    ¡Oh Cristo, nacido del vientre de la Virgen gloriosa,
    tú eres nuestro verdadero Emmanuel!

    II
    R Rex et sacerdos, cui sacri lapides
    E En ter quatermi —onicinus, agates
    B Gnitent berillus, zafirus, carbunculus
    U Uel ametistus, sardius, topazius,
    Z Zmaracdus, iaspis, ligurius, crisolitus

    Rey y sacerdote ante el que resplandecen
    las doce piedras sagradas: el alabastro, al ágata,
    el berilo, el zafiro, el carbunclo,
    y también la amatista, la sardónica, el topacio,
    la esmeralda, el jaspe, el ligurio y el crisolito

    III
    R Riteque, gemís sol - dies duodecim
    E Enitens horis, margaritis obtimis -
    G Gliscitque mundi iam fugatis tenebris;
    U Et candtlabra tibi superposita
    M Micant lucernis bis senis apostolis

    Y en tanto así muéstrase esplendoroso
    El día durante sus doce horas (de luz) con tales margaritas preciosas,
    el verdadero sol del Universo, resplandece, tras haber disipado las sombras con aquellas gemas.
    Y fulguran en los doce brazos de un candelabro
    con las luces de sus doce Apóstoles

    IV
    P Petrusque Rome, frater eius Acaie,
    I Indie Tomas, Leui Macedonie
    I Iacobus Iebus et Egipto Zelotes,
    V Vartolomeus Licaon, Iuda Edisse,
    M Mathias Indee et Filippus Gallit;

    Y Pedro brilla en Roma, su hermano e Acaia,
    Tomás en la India, Mateo en Macedonia,
    Santiago en Jerusalén, Zelotes en Egipto,
    Bartolomé en Licaonia, Judas en Edesa,
    Matías en Judea, Felipe en las Galias

    V
    M Magni deinde filii tonitrui
    A Adepti fulgent prece matris inclite
    V Vtrique rite culminis insignia
    R Regens Ioannes dextra solus Asia
    E Eiusque frater potitus Ispania

    Y también los dos poderosos hijos del trueno,
    impulsados por ínclita madre,
    que alcanzan los más altos puestos:
    Juan, que se extiende para regir diestramente Asia
    y su hermano que lo hace por ESPAÑA.

    VI
    C Clari magistri lateri innoxio
    A Adsciti, dextra pacis unus federa
    T Tractus, sinistra alter in sententia,
    V Vtrique regno bis electa pignera
    M Mitrati poli properant ad gloriam:

    Llamados los dos junto al claro
    Maestro sitúanse uno a su diestra,
    y a su izquierda el otro,
    unidos en pacto de paz por el reino (celestial)
    y van con sus mitras en busca de la gloria.

    VII
    A Adeuectus in quam gloriosus premio
    E Electus iste habitus martirio
    X Xristi, uocatus Zebedei Iacobus,
    A Apostolatum iure implens deuito
    V Victorque rapit passionis stigmata.

    El llamado Jacobo de Zebedeo
    elegido por Cristo para el triunfo del martirio,
    cumplió con éxito en su apostolado
    y alcanzó así la Victoria
    y las señales de la pasión.

    VIII
    D Diuino quipped obsidens suffragio
    I Idem magorum sontes iras demonum
    C Coecens uirus punit emulantium;
    V Viuaxque demum stolido oraculum
    I Insigne datur, penitens cor credulum.

    Ciertamente atendido por el divino sufragio,
    actúa frente a las malignas iras del demonio,
    vence a los necios,
    castiga a los seguidores del diablo
    y es oráculo para los de creyente corazón.

    IX
    P Perpluxus enum uoto compos commoda
    R Rima patenti aegro adminicula
    O Obtanti pandit fidel carismata
    V Vexillo pacis ad salutem copiam
    E Ensegue functus se communit gloria.

    Porque asistido por su completo voto,
    da salida adecuada a los dolientes
    que ruegan consuelos.
    A la bandera de la paz concede copiosa salvación,
    y al que ha cumplido con su deber, la gloria.

    X
    O O uere digne sanctior apostole.
    C Caput refulgens aureum Ispanie,
    T Tutorque nobis et patronus uernulus,
    U Uitando pestem esto salus caelitus,
    O Omnino pelle morbum, ulcus, facinus;

    ¡Oh verdadero y digno Santísimo Apóstol,
    cabeza refulgente y áurea de ESPAÑA,
    PROTECTOR Y PATRONO NACIONAL NUESTRO.
    Líbranos de la peste, males y llagas
    y SÉ LA SALVACIÓN QUE VIENE DEL CIELO.

    XI
    A Adesto fabens gregi pius credito,
    M Mitisque pastor regi, clero, populo;
    O Ope suprena ut fruamur gaudia,
    R Regna potiti uestiamur glora,
    E Eterna per te euadamus tartara

    Sé con nosotros piadoso,
    se pastor amable de esta grey
    puesta a tu custodia del Rey, del clero y del pueblo;
    por felicidad sobre los Reinos para que seamos revestidos con gloria;
    y para siempre líbranos de los infiernos.

    XII
    P Presta quesumus, trinitas potentia
    R Replensque globi cunctasolus macina,
    E Eterna cuius laus et clementia.
    V Virtus perennis ingens adest gloria
    E Et hono iugis affatim in saecula

    Por el poder de la Trinidad te rogamos
    seas nuestro fiador y arregles esta máquina terrestre
    con la eterna clemencia,
    y que tu inmensa y perenne gloria y honor,
    fluya abundantemente y largamente por los siglos.

    Acrósticos y traducción :
    O RAEX REGVM REGEM PIIVM MAVRECATVM AEXAVDI CVI PROVE OC TVO AMORE PREVE
    ¡oh Rey de reyes, escucha al piadoso Rey Mauregato y prestale tu protección con amor!
    Última edición por Ennego Ximenis; 25/07/2014 a las 22:30
    Libra zagun, mutillak, España lepratik,
    harturik hontarako fusillak bertatik;
    ekarriko dizkigu pakiak gerratik,
    poztutzen dala oso mundua gugatik.

    Españan española da Don Karlosena,
    ekarri zagun hura ahal degun lehenena;
    konfiantza jar zagun oso harentxena,
    berak emango digu gustorik onena

    POR DIOS Y POR ESPAÑA VICTORIOSOS DE TODOS SUS ENEMIGOS, SIN PACTOS NI MEDIACIONES.

    .“Miguel, Miguel, Miguel guria,
    Zaizu, zaizu Euskalerria”.

  6. #26
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,498
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    El apóstol y mártir Santiago -ora pro nobis!- es el patrono de España y de la Hispanidad.
    En el día de su festividad volvemos a gritar la antigua consigna de siempre:
    POR SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA!!!

  7. #27
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    SANTIAGO Y EL ECUMENISMO

    Santiago Matamoros, al frente de los nuestros
    El nombre de Santiago evoca la virtuosa resistencia al invasor, la delimitación de campos con el hereje, la repulsa del enemigo del nombre cristiano. Música para los oídos de las huestes de la Cruz, aquel «¡Santiago y cierra, España!» acabó por asociarse indisolublemente a Las Navas de Tolosa, cuando el moro era victoriosamente enfrentado por los reyes de Castilla, Aragón y Navarra, doscientos y más años antes de que España volviera a constituirse en unidad política. El santo nombre del Apóstol cifra entonces varias de las certezas entrañadas en nuestra fe, a saber: la eficacia recíproca que se entabla entre plegaria impetratoria e intercesión, adscritas ambas al misterio de la communio sanctorum; la afirmación de la guerra justa; la necesaria fundación de la nacionalidad sobre un común principio religioso.

    Por renunciar a la acometividad que exigían las circunstancias, el reino godo se vio despojado en un tris por los secuaces de la medialuna. Si el romancero supo reprochárselo a aquel rey indolente:

    si duermes, rey don Rodrigo,
    despierta por cortesía
    y verás tus malos hados,
    tu peor postrimería,
    y verás tus gentes muertas
    y tu batalla rompida,
    y tus villas y ciudades
    destruidas en un día,


    ¿qué versos merecerían hoy aquellos obispos desertores que, como el francés Michel Dubost, presidente del Consejo para las Relaciones Interreligiosas, saludan a los muslimes con ocasión de una de sus fiestas religiosas señalando que «los trágicos acontecimientos de Nigeria, de África Central, de Siria, de Irak, e incluso quizás más aquellos de Gaza conturban profundamente a todos los ciudadanos de nuestro país», pues «estas tragedias implican a menudo a los musulmanes, y aquellas personas excluidas, heridas, asesinadas, desplazadas, exiliadas, son mayoritariamente musulmanas»?

    Es sabida, por cuestiones atinentes a la psicología del pecado, la facilidad del tránsito de un vicio al suyo más contiguo, y de éste al consecuente, en una cadena más férrea e inflexible que las que sujetan a los prisioneros luego vendibles como esclavos. Qui facit peccatum, servus est. En el caso que nos ocupa, y habida cuenta de que son éstos precisamente los días de una ofensiva sanguinaria del Islam -armado ¿paradójicamente? por Occidente- con el saldo de millares de víctimas cristianas en Medio Oriente y norte de África y la desaparición abrupta de comunidades cristianas milenarias, salutaciones como las del obispillo ilustran el vergonzante paso del irenismo en auge -y de ya tan prolongado como fatigoso cultivo- al más descarado de los cinismos, única nota de audacia que parece informar a esta clerecía digna de asco. Mujeres embarazadas condenadas a lapidación por el delito de confesar a Cristo; iglesias detonadas en el momento de la Misa, con sacerdote y fieles en su interior; hogares cristianos bombardeados sin piedad: he aquí las víctimas "mayoritariamente musulmanas" de nuestro distraído prelado, que por desgracia no está solo en sus desvaríos.

    Como muestra del grado que puede alcanzar el delirio iconoclasta de estas bestias, basten las imágenes de la reciente voladura de la tumba de Jonás en Mosul, muy próxima a la localización histórica de aquella ciudad de Nínive en la que el profeta predicara la necesidad de la penitencia. El odio y la represalia contra toda forma de representación de lo sagrado hizo posible la ruina de este lugar, del que no se tuvo en cuenta ni siquiera la riqueza arqueológica (tres mil años de antigüedad) al momento de cumplir su sentencia.







    In exspectatione

  8. #28
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Santiago, Patrón de las Españas

    «Rióse don Quijote y pidió que quitasen otro lienzo, debajo del cual se descubrió la imagen del Patrón de las Españas a caballo, la espada ensangrentada, atropellando moros y pisando cabezas; y, en viéndola, dijo don Quijote: - Éste sí que es caballero, y de las escuadras de Cristo; éste se llama don San Diego Matamoros, uno de los más valientes santos y caballeros que tuvo el mundo y tiene agora el cielo.»

    Santiago Matamoros, Oleo sobre lienzo. Autor: Maestro de Lourinha


    Reino de Granada

  9. #29
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Sant Jaume Patró d´Espanya: goigs de Sant Julià de Alfou


    GOIGS DEL GLORIÓS APOSTOL S. JAUME, PATRÓ DE ESPANYA, QUE’S VENERA EN LA PARROQUIA DE S. JULIA DE ALFOU.

    A sant Jaume molt gloriós
    Llohém tots ab alegría:
    En lo cel siaunos guia
    Devant Deu tot poderós.
    Puig de Iberia sou patró,
    Al pas que molt familiar,
    Nons vullau desamparar,
    Y alcanseunos contrició:
    Dispenseunos protecció
    Per estar en gloria ab Vos.

    Per cert ditxós ne es Alfou,
    Terme de Vilamajor,
    Que invocantvos de bon cor
    La sua defensa sou:
    Si la febre lo commou
    Sempre vos troba piadós.
    Puig aculliu generós
    Al devot que en Vos confia:
    En lo cel siaunos guia
    Devant Deu tot poderós.



    Sant Jaume Patró d´Espanya: goigs de Sant Julià de Alfou « SOMATEMPS

  10. #30
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Goigs a Sant Jaume. Queralbs (Ripollès, Girona): “Dins l´Espanya tot fent via”.



    Algun vers ressona:
    “Dins L´Espanya fent via
    vora en l´Ebre en l´Aragó
    vivent se us apareixia
    la Mare del Salvador”
    Puix gaudiu d’excelses gràcies
    en la pàtria celestial.
    Gloriós Sant Jaume apòstol
    preserveu-nos de tot mal.
    Fa mil anys que nostres avis
    aquest temple us van bastir.
    Us hi lloaren sos llavis,
    hi trobà llum son camí.
    També avui per a nosaltres
    sigueu ajuda i fanal.
    A Vós Queralbs es confia
    i us venera per Patró;
    concediu-nos cada dia
    l’amor, la fe i el perdó;
    que tinguem salut i feina
    i un conviure fraternal.




    Goigs a Sant Jaume. Queralbs (Ripollès, Girona): “Dins l´Espanya tot fent via”. « SOMATEMPS

  11. #31
    Avatar de Guerreiro Galaico
    Guerreiro Galaico está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    13 jul, 14
    Ubicación
    Buenos Aires, Argentina.-
    Mensajes
    82
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Buenas noches Sres. Coforistas. Aunque sea un poco tarde, tres días, respecto a la festividad de Apóstol Santiago, el Matamoros, ya que no suelo navegar en la red muy seguido, hallé un buen artículo al respecto que deseo compartir.-

    Como hijo de ambos padres españoles, siempre tendré a flor de labios:

    " ¡ ¡ ¡ VIVA SANTIAGO APÓSTOL, Y CIERRA ESPAÑA ! ! ! ".-

    Saludos cordiales allende la mar océano.-

    Fuente: eccechristianus.wordpress.com/2015/07/24/el-apostol-santiago-y-el-mundo-hispano/



    El Apóstol Santiago y el Mundo Hispano.-

    25 DE JULIO DEL 2.015.-




    ¡ ¡ ¡ Viva Santiago Apóstol y cierra España ! ! ! .-



    Grito de guerra y desafío de los Caballeros y Guerreros Españoles.-




    Las angustias presentes nos obligan a levantar nuestros ojos y nuestros corazones hacia la gran figura de Santiago el Mayor, Padre, Fundador y Patrono celestial de la Iglesia Española, en busca de aliento, consuelo, protección y esperanzas.

    Nuestro Apóstol, en el breve espacio de los nueve años que transcurrieron entre la muerte de Jesucristo (año 33) y su martirio en Jerusalén (año 42), supo hacer honor al sobrenombre que le había puesto su Divino Maestro, cuando le denominó «Hijo del Trueno».
    Caballero andante de Cristo, se alejó de la Palestina y de las regiones colindantes, mucho antes que ningún otro Apóstol, y, en una correría evangélica tan rápida como arrolladora, llegó hasta el confín del mundo entonces conocido, recorrió a lo largo y a lo ancho la Península Ibérica, y fundó en ella la Iglesia Española, que había de ser a su vez, con el tiempo, Madre fecunda de otras veinte Iglesias, en mundos desconocidos de América y Oceanía.
    Terminada esta gran obra, retornó a la Palestina, cuando aún no se habían alejado de ella los demás Apóstoles, y comenzó a predicar públicamente, en Jerusalén, la doctrina de su Maestro, con tal brío y elocuencia, que mereció ser sacrificado por Herodes Agripa, como se narra en el sagrado libro de los Hechos de los Apóstoles (XII, 2), por haberse concentrado en su persona el odio de los judíos contra los discípulos de Cristo.
    Fue el primer Apóstol que selló con su sangre el Evangelio, entregando su cuello a la espada. Es también el que ha dado a la Iglesia Romana mayor número de hijos espirituales, en las veinte naciones por las que se extendió y consolidó la Iglesia española, fundada por él.
    La paternidad espiritual de Santiago nos impone deberes que fácilmente descuidamos y olvidamos, tanto en España como en América, porque: 1.º, cada Iglesia debe amar y venerar especialmente al Apóstol que la fundó, reconociendo en él a su Padre en Cristo; 2.º, los fieles de cada Iglesia deben imitar especialmente el carácter y virtudes de su propio Apóstol.
    La razón de este segundo deber está en que Jesucristo, con la sabiduría infinita de que estaba dotado, preveía las necesidades especiales de cada uno de los pueblos adonde se había de dirigir cada uno de sus Apóstoles, y destinó para ellos al Padre espiritual que más les convenía, sobre todo tratándose de pueblos como el español, que tenían reservadas altas misiones en su Providencia.
    Desde hace poco más de un siglo, las Iglesias de América han constituido Provincias desligadas de su antigua Metrópoli; pero, en los tres primeros siglos de su nacimiento, constitución y crecimiento, han sido mero desarrollo extensivo y parte integrante de la Iglesia española, que es la Iglesia de Santiago.
    Por consiguiente, su Padre en la fe, lo mismo que el de las restantes diócesis españolas, es Santiago el Mayor, y siguen siendo moralmente una parte integrante de la gran Iglesia Jacobea, extendida por todo el hemisferio occidental.
    Santiago, uno de los tres Apóstoles predilectos de Cristo
    Consta por los Santos Evangelios que Jesucristo distinguió con un amor especial a tres de sus Apóstoles: a Simón Pedro, a Santiago el Mayor y a su hermano Juan Evangelista.
    Sólo a estos tres distinguió Jesucristo con sobrenombres nuevos, impuestos por El. A Simón le llamó Pedro (es decir, «Cefas», que significa «Piedra»), porque había de ser el Jefe Supremo y «Piedra fundamental» de su Iglesia futura. A Santiago y a Juan los llamó «Boanerges», que quiere decir «Hijos del trueno».
    Sólo a estos tres Apóstoles separó de los demás, en las ocasiones más solemnes, para darles muestra de su especial aprecio. Ellos sólo fueron elegidos para verle transfigurado en el Tabor; ellos solos presenciaron la resurrección de la hija de Jairo, porque Jesucristo, como dice San Marcos «no permitió que le siguiese ninguno, fuera de Pedro y Santiago y Juan el hermano de Santiago» (V, 37); ellos solos fueron testigos de su agonía en el Huerto de las Olivas.
    ¿Qué representaban estos tres Apóstoles? San Pedro representaba la cabeza del futuro cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia; Santiago y San Juan Evangelista representaban el brazo derecho y el brazo izquierdo de Jesucristo y de su representante San Pedro.
    La Iglesia Romana es indiscutiblemente el centro de la Iglesia de Cristo. A los dos lados de la Iglesia Romana se levantan la Iglesia Occidental fundada por Santiago, y la Iglesia Oriental que reconoce como su principal Apóstol a su hermano San Juan, el más joven de todos los Apóstoles.
    La Iglesia Oriental tuvo una brillantísima juventud; pero luego decayó lamentablemente, con tenaces herejías y con el funestísimo Cisma Oriental, que todavía dura. La Iglesia del joven San Juan, después de su juventud, fue más bien carga que apoyo para Pedro, y el mismo San Juan abandonó su sepultura del Oriente Cismático y se refugió en Roma, junto al sepulcro de Pedro. La Iglesia de Juan es desde hace siglos la izquierda de Pedro. Hasta en el mapa mundi físico, la Iglesia Oriental queda a la izquierda de Roma. Porque la orientación normal es la del Sol. Y mirando a éste desde Roma, en su curso medio, la Iglesia Oriental queda a la izquierda de la Iglesia Romana.
    En cambio, la Iglesia de Santiago, aun físicamente considerada, queda a la derecha de la Iglesia Romana, tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo. Y mucho más si consideramos la derecha en su sentido moral. La Iglesia de Santiago es la que ha dado mayor número de fieles y de naciones enteras a la Iglesia Romana. Es la que ha mantenido siempre, en conjunto, mejores relaciones y más leal adhesión a la Cátedra de Pedro. Es la que ha defendido a la Iglesia Católica más denodadamente, en las grandes crisis de la historia. Es la primera nación que reconoció prácticamente, desde el año 254, la suprema potestad judicial del Romano Pontífice, apelando a ella contra la sentencia pronunciada por un concilio nacional de la misma Península. (Marx, Historia de la Iglesia, pág. 99.)
    Vemos, pues, que se cumplió literalmente lo que había pedido para los dos primos de Jesucristo su madre Santa María Salomé, cuando ésta, postrada a los pies del divino Maestro, le dijo: «Manda que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y otro a tu izquierda.» (Evangelio de San Mateo, XX, 20.)
    Derrota del Arrianismo.-

    El arrianismo fue la primera herejía que desgarró a la Iglesia, después de su libertad, en el siglo IV, y también la más peligrosa de todas las que ha sufrido la Iglesia, hasta la rebelión protestante. Negaba solapadamente la divinidad de Cristo, y arrastró hacia el error a gran número de Obispos e Iglesias particulares, hasta llegar a dar la impresión de que todo el orbe se estaba convirtiendo en arriano.
    El brazo fuerte que tuvo a raya esta gran rebelión contra la Iglesia, fue el de Osio el Grande, secundado por el infatigable doctor alejandrino San Atanasio.
    Osio aconsejó la convocación del primer Concilio Universal de la Iglesia; Osio lo organizó en Nicea, con la ayuda de Constantino, enviando carros y viáticos a todos los Obispos del mundo, para trasladarse a aquella primera augusta asamblea; Osio la presidió en nombre del Romano Pontífice; Osio dictó solemnemente al secretario del Concilio el Símbolo de la Fe Ortodoxa, que fue aclamado y suscrito por la augusta asamblea y sigue rezándose y cantándose por toda la Iglesia, en las misas de los domingos y días solemnes, para proclamar a Jesucristo: «Dios verdadero procedente de Dios verdadero, engendrado y no hecho, consubstancial con el Padre, &c.»).
    De tal manera se convirtió Osio en campeón de la fe católica, que llegó a ser presidente obligado de los concilios subsiguientes, como el de Milán y el de Sárdica, recibió el título de «Príncipe de los Concilios», y mereció que los arrianos, después de haber arrastrado a su bando al sucesor de Constantino, escribieran así al emperador arriano: «Todo es inútil mientras Osio de Córdoba esté en pie… Basta la autoridad de su palabra para arrastrar a todo el mundo contra nosotros. El símbolo de Nicea es obra suya, y somos herejes porque él lo pregona.»
    Fue tal el odio de los arrianos contra Osio, que la tempestad de calumnias y libelos desatada contra él, en vida y después de muerto, llegó a impedir que fuera venerado en los altares por las Iglesias del Occidente, aunque recibe culto en las del Oriente, donde vindicó su memoria San Atanasio el Grande.
    Notemos finalmente que el triunfo decisivo contra el arrianismo tuvo también lugar en España, el año 589, cuando el Rey visigodo Recaredo, con todo el ejército y pueblo germánico arriano que había invadido a España, abjuró sus errores en el famoso Concilio III de Toledo, y abrazó la fe católica de los españoles.
    Derrota del Mahometismo.-

    Nadie ignora que España fue el muro en que se estrelló la expansión arrolladora del imperio mahometano, que, desde el África, había invadido a Europa, a través del estrecho de Gibraltar.
    Siete siglos y medio luchó España sin tregua contra los feroces muslimes, cuya religión prometía el paraíso a todos los que muriesen guerreando con la espada contra los que no abrazasen la doctrina del Corán.
    Esta lucha titánica se terminó el mismo año 1492, en que las naves españolas descubrieron un nuevo mundo infiel, que había de ser convertido a la fe de Cristo.
    Tampoco es preciso recordar que el predominio creciente del imperio turco mahometano, en el Oriente de Europa, tuvo su tumba en las aguas de Lepanto, bajo el mando del príncipe español don Juan de Austria y por el valor de los marinos españoles, acompañados solamente por los soldados pontificios y venecianos.
    Victoria del Universalismo Católico.-

    Dos tumbas, en los dos puntos extremos del mundo cristiano, fueron, como dice Guéranger { L’anné liturgique, XXV juillet.}, en la Edad Media, los dos polos predestinados por Dios para un movimiento absolutamente incomparable en la historia de las naciones.
    La tumba de Jesucristo en Jerusalén, y la tumba del Hijo del Trueno en Compostela fueron las que arrastraron hacia sí el corazón de la Europa medioeval, enviando a la primera ejércitos de guerreros y peregrinos, y a la otra ejércitos mucho mayores de solos peregrinos, en que iban confundidos en un solo ideal hombres de todas las razas y naciones, cantando en todas las lenguas las alabanzas de Jesucristo y de Santiago.
    Estas dos peregrinaciones dieron origen a las Ordenes caballerescas, destinadas primitivamente a proteger a los peregrinos.
    Cuentan los viejos cronistas de Carlomagno, que el emperador de la barba florida, en el atardecer de un día de recia labor guerrera, en los bordes del mar de Frisia, se quedó contemplando, en el cielo claro, la Vía Láctea, cuajada de innumerables estrellas; y, recordando con nostalgia, en aquellas lejanas riberas, a los peregrinos de Santiago, dijo a sus guerreros que aquella faja brillante que atravesaba el cielo azul de oriente a occidente, era la línea que señalaba a los peregrinos de todo el mundo la dirección que habían de seguir para encontrar la Casa del Señor Santiago.
    La tumba de Compostela fue cátedra sagrada de toda Europa.
    Derrota de la Idolatría en el Nuevo Mundo.-

    El vasto hemisferio de América y Oceanía, esclavo de la idolatría, de la antropofagia y de la corrupción moral más degradante, fue puesto por la Providencia en manos de España, para que desterrase de él la idolatría y la barbarie.
    España cumplió con su misión de una manera tan rápida y asombrosa que, cincuenta años después del descubrimiento, apenas había sin bautizar más indios que los dispersos en los lugares más inaccesibles. Se cubrió toda América de parroquias, conventos, residencias misioneras, obispados, y arzobispados. Las listas de embarque de pasajeros para América, conservadas en el Archivo de Indias, demuestran que el diez por ciento de todos los que se embarcaban eran misioneros y sacerdotes. En 1649, había en América 840 conventos. Sólo en Méjico, llegaron a contarse, en el momento de la mayor actividad misionera, hasta 15.000 sacerdotes.
    En presencia de estos datos, no es de extrañar lo que afirmaba un sacerdote francés especializado en cuestiones misioneras, el cual decía que España, durante solo el siglo XVI, había dado a la Iglesia mayor número de misioneros de infieles que todo el resto del mundo en todos los siglos de existencia del Cristianismo.
    Así logró España la victoria más grande que se ha conseguido sobre la idolatría, y agregó a la Iglesia Romana diez y ocho naciones soberanas, engendradas por ella con indecibles trabajos y heroísmo que hacen exclamar al protestante norteamericano Charles Lummis: «Ninguna otro nación madre dio jamás a luz cien Stanleys y cuatro Julios Césares en un siglo; pero eso es una parte de lo que hizo España para el Nuevo Mundo.» (Los exploradores españoles, pág. 51. Ed. Araluce, Barcelona.)
    Derrota del protestantismo.-

    Nunca perdonarán los protestantes a España el celo con que se opuso a la difusión del Protestantismo, durante los reinados de Carlos V y Felipe II.
    La única fuerza humana que impidió el triunfo completo de los protestantes en toda Europa, ante los esfuerzos combinados de los luteranos de Alemania y Holanda, de los anglicanos y puritanos de Inglaterra, de los hugonotes de Francia, de los valdenses de Italia, &c., &c., fue la tenacidad con que España hizo frente simultáneamente a casi toda Europa, en los más distantes campos de batalla, desde Flandes hasta Sicilia, y desde Varsovia hasta París, que fue ocupada por las tropas españolas, hasta que Enrique IV abjuró el protestantismo en Saint Denis. Hubo momentos en que los únicos grandes Estados oficialmente católicos del mundo fueron España, Portugal y Roma, es decir, San Pedro y Santiago.
    Las regiones de Europa en que sobrevivió el catolicismo, después de la rebelión protestante, deben eterna gratitud a España, que se sacrificó, desangró y empobreció, por su tesón en conservar este tesoro para sí y para todas las demás naciones del continente,
    Tenían, pues, razón los Pontífices que, en documentos solemnes, llamaban entonces a España y a sus católicos monarcas «Brazo derecho de la Cristiandad».
    España no hacía más que cumplir la misión de su Apóstol Santiago, brazo derecho de Jesucristo y de su Vicario en la tierra. El envió al caballero Iñigo de Loyola, para fundar la guardia de corps del Pontífice Romano y luchar sin tregua contra el protestantismo. El envió a Teresa de Jesús, a Juan de la Cruz y a la pléyade de santos y sabios españoles que apuntalaron a la Iglesia en aquella terrible crisis.
    Misiones que están reservadas a España para los tiempos venideros.
    Nuevos días de gloria para los hijos de Santiago

    Sin pecar de crédulos, podemos prestar piadoso asentimiento a lo que anunció Santa Brígida, en el siglo XIV, sobre las futuras misiones de España, tanto porque se cumplió ya la primera parte de aquellas predicciones, desde siglo y medio después que fueron escritas, como porque la Iglesia, en el Breviario, las mira con extraordinario respeto, al asegurar que «le fueron revelados por Dios muchos arcanos». (Breviario Romano, 8 de octubre.)
    La santa princesa sueca escribió en la primera mitad del siglo XIV sus famosas revelaciones, entre las cuales hay una, en que anuncia los sucesos principales que han de ocurrir antes de la venida del Anticristo y del fin del mundo. Comienza por anunciar que se convertirán al cristianismo algunas naciones desconocidas, lo cual se verificó siglo y medio más tarde con el descubrimiento y conversión del nuevo mundo:
    «…Antes que venga el Anticristo –dice– se abrirán las puertas de la fe a algunas naciones, en las cuales se cumplirán las palabras de la Escritura: ‘Un pueblo que no sabe me glorificará, y los desiertos serán edificados para mí.’»
    La época que ha de seguir a la del descubrimiento del Nuevo Mundo, la describe de este modo:
    «Después serán muchos los cristianos amadores de herejías y los inicuos perseguidores del clero, y los enemigos de la justicia.»
    Tenemos aquí tres rasgos que retratan la historia religiosa del mundo, desde el descubrimiento de América hasta hoy: l.º, la aparición de numerosas herejías entre los cristianos; lo cual se verificó veinticinco años después del descubrimiento de América, cuando en 1517 se rebeló contra el Papa el monje alemán Fray Martín Lutero, y, tras él, fueron apareciendo innumerables sectas de calvinistas, zuinglianos, anabaptistas, anglicanos, puritanos, socinianos, &c.; 2.º, el anticlericalismo, que sobre todo desde el siglo XVIII prevaleció en los gobiernos de las naciones católicas, multiplicándose en ellas las expulsiones de religiosos, desamortizaciones, despojos y atropellos de todas clases, llevados a cabo por los inicuos perseguidores del clero, y principalmente por los masones; 3.º, la lucha de clases, exacerbada por los enemigos de la justicia social, abusando los unos de su capital y los otros de su trabajo y su número. Este tercer período lo estamos recorriendo actualmente en casi todas las naciones del mundo, aunque en ninguna de ellas reviste un carácter más injusto y trágico que en Rusia, donde clases enteras de la sociedad han sido esclavizadas y despojadas de sus derechos más elementales.
    A continuación describe la Santa lo que sucederá después de la época de la injusticia, y dice:
    «Finalmente, vendrá el más criminal de los hombres, el cual, unido con los judíos, combatirá contra todo el mundo, y hará todo esfuerzo para borrar el nombre de los cristianos. Muchísimos serán muertos.»
    Una pequeña muestra de lo que ha de ser esta persecución la tenemos en lo que están haciendo los judíos en Rusia, con su guerra nunca vista contra el cristianismo y sus ocho millones de socios activos para la propaganda del ateísmo, primera etapa destructiva, según sus dirigentes, para construir en la segunda etapa, sobre las ruinas de todas las religiones, el monopolio del judaísmo.
    Pero, en esta terrible crisis, aparecerá, como en las demás grandes crisis de la Iglesia, el brazo de Santiago y de su pueblo, para defender a la Cristiandad, según lo dice a continuación la Vidente sueca:
    «Tendrá fin aquella funestísima guerra, cuando sea proclamado Emperador un hombre engendrado de la estirpe de España. Este vencerá maravillosamente, con el signo de la Cruz, y será el que ha de destruir la secta de Mahoma y restituirá el templo de Santa Sofía.» (Véanse las palabras de Santa Brígida, en la obra L’odierna guerra, de Ciuffa, págs. 181 y 184, ed. Roma. Tipografía Pontificia, nell’Istituto Pío IX, 1916.)
    Según esta predicción, abonada por el cumplimiento de lo sucedido hasta hoy, y por la respetable autoridad de su origen, tenemos que España y su estirpe, es decir, toda la Hispanidad, debe cumplir todavía dos brillantes misiones en la Cristiandad, para salvar a la Humanidad en su más terrible crisis:
    1.-Debe derrotar al Anticristo y a toda su corte de judíos, con el signo de la Cruz.
    (Bien podría ser la Cruz Roja flordelisada de Santiago, que ha sido suprimida por la actual República Española, juntamente con la Orden Militar que la ostentaba, cargada de glorias y recuerdos, y que nosotros, en desagravio, hemos colocado al frente de esté opúsculo, asociada con la Cruz Blanca de Covadonga, llamada también de la Victoria y de la Reconquista, porque lo que ahora esperamos de Santiago es especialmente «reconquista» y «victoria» contra los opresores de la Iglesia Española.)
    2.-Debe España completar la obra iniciada en Covadonga, Las Navas, Granada y Lepanto, destruyendo completamente la secta de Mahoma y restituyendo al culto católico la catedral de Santa Sofía, en Constantinopla.
    ¡Qué hermoso ideal para enardecer el entusiasmo de las juventudes españolas e hispánicas, fraternalmente unidas bajo el signo de Santiago!
    Confirmación de las grandiosas misiones futuras de España y de la Hispanidad
    Coincide con lo que predijo en el siglo XIV la Vidente de Suecia, lo que escribió en su libro de Memorias, el año 1606 otro vidente y taumaturgo, residente entonces en Mallorca, San Alonso Rodríguez.
    Escribe este gran Santo, en el lugar citado, que uno de los días de aquel año caminaba muy triste por las costas de Mallorca, pensando en las dolorosas noticias que había recibido de África, sobre los sufrimientos de unos religiosos que habían sido cautivados por los moros, y de repente «sin darse cato de tal cosa –dice, según su costumbre, en tercera persona– vio a deshora una gran armada en los mares de Mallorca. Iba Jesús en la vanguardia, María en la retaguardia, muchos Angeles entre los soldados. La mandaba el Rey en su propia persona, con una gran ejército que había de conquistar toda la Morisma, y sujetarla, y ella se convertiría con gran facilidad a la fe de Cristo Nuestro Señor.»
    Y añade: «La victoria será tan grande cual, por ventura, rey cristiano haya tenido jamás, y resultará gran gloria de Dios y bien de las almas.» (Memorias de San Alonso Rodríguez, año 1606.)
    Si queremos apresurar la hora del triunfo de España
    y de la Hispanidad, imitemos las virtudes de Santiago
    Todos los Apóstoles murieron de muerte violenta, excepto San Juan. Pero el primero que regó con su sangre el Evangelio que predicaba, y el único cuyo martirio se narra en la Sagrada Escritura, fue el Apóstol Santiago.
    Consta también, por la misma Sagrada Escritura, el género de muerte que le dieron: le degollaron «con espada».
    Es la muerte más apropiada para un carácter tan caballeresco como el de Santiago.
    En recuerdo de esta muerte, la Cruz de Santiago termina en una espada.
    Y no sólo por esto, sino también porque, en varias batallas contra los invasores infieles, apareció Santiago confortando a los guerreros cristianos y hasta peleando a su lado, con su caballo y su espada.
    Así lo dice el himno del Breviario Romano, en el oficio propio de España: «Cuando por todas partes nos apretaban las guerras, fuiste visto Tú, en medio de la batalla, abatiendo brioso a los desaforados moros, con tu corcel y con tu espada.» (Oficio del 25 de julio.)
    Santiago fue el patrón y modelo de los esforzados caballeros de la Cruz, en los heroicos siglos de la Edad Media. El rey caballero San Luis, al morir lejos de Francia, en su tienda de campaña, bajo los muros enemigos de Túnez, en la octava Cruzada, balbuceaba agonizante la oración de la misa de Santiago: «Sed, Señor, para vuestro pueblo, santificador y custodio; a fin de que fortificado con el auxilio de vuestro Apóstol Santiago, os agrade con su conducta y os sirva con tranquilo corazón.» (Guéranger, L’année, liturgique, XXV, juillet.)
    Y en efecto, los rasgos morales del carácter de Santiago son los de un caballero andante de Cristo. Por eso la Cruz de Santiago, además de la espada en que termina, tiene tres flores de lis, que son los símbolos heráldicos del honor sin mancha que profesaban los caballeros.
    Y hasta, si creemos a Alfonso el Sabio, en su Primera Crónica General, el mismo Santiago se mostró defensor de su título de caballero de Cristo.
    Cuenta el Rey Sabio que, en el siglo XI, reinando Fernando el Magno, fue en peregrinación a Santiago de Compostela el Obispo griego Estiano, y que, al oír que Santiago «parescíe como cavallero en las lides a los cristianos», les dijo con enojo y porfía: «Amigos, non le llamedes cavallero, mas pescador».
    Pero el Santo se encargó de desengañarle; porque aquella misma noche se le apareció Santiago «a guisa de cavallero muy bien garnido de todas armas claras et fermosas» y le dijo: «Estiano, tú tienes por escarnio, porque los romeros me llaman cavallero, et dizes que non lo so; …nunqua iamás dubdes que yo non so cavallero de Cristo et ayudador de los cristianos contra los moros».
    En confirmación de ello, le dijo que al día siguiente a las nueve de la mañana, entregaría la ciudad de Coimbra al rey Fernando, que la tenía cercada hacía mucho tiempo. A la mañana siguiente comunicó el Obispo al pueblo, en la Catedral, que Santiago le había anunciado para aquel día la toma de Coimbra; y, en efecto, días más tarde llegó a la ciudad del Apóstol la noticia de la victoria, que tuvo lugar el mismo día y hora que había anunciado el Obispo. (Primera Crónica General, cap. 807.)
    Santiago, ferviente devoto de la Virgen María
    Los dos hijos del Zebedeo y de María Salomé se distinguieron por su amor a su augusta tía la Virgen Santísima, que había sido encomendada por Jesucristo, desde la Cruz, a los cuidados filiales del hermano menor de Santiago, en cuya casa tuvo desde entonces su residencia la Madre de Dios.
    Antes de que partiera Santiago para su audaz y remota expedición a España, refiere la tradición que se despidió de la Santísima Virgen (si es que no fue ella la inspiradora del viaje), y le prometió visitarle en aquella ciudad de España en que iluminase a mayor número de fieles con la luz del Evangelio.
    En efecto, la Santísima Virgen vino un día maravillosamente en carne mortal a Zaragoza, visitó al Apóstol, le entregó una columna de mármol, que simbolizaba la firmeza de la fe sembrada por él en la Península Ibérica, le pidió que levantará allí una capilla donde ella fuese invocada (la primera que se erigió en el mundo, en honor de la que había dicho de sí misma en el «Magnificat»: Me llamarán bienaventurada todas las generaciones), y le avisó que volviera después a Jerusalén, donde había de tener término su misión.
    La Iglesia de España, fundada por el caballeresco sobrino de María Santísima, y honrada por ella, antes de su muerte, con su visita corporal y con el regalo de su Pilar, no podía menos de ser devotísima de la celestial Señora, como en efecto lo ha sido, a través de todos los siglos.
    Santiago, amigo fidelísimo de San Pedro
    Santiago fue llamado por Jesucristo al Apostolado el mismo día y en el mismo sitio que San Pedro.
    Jesucristo quiso anudar una amistad especialísima entre San Pedro y Santiago, separándolos de los demás Apóstoles, y llevándolos en su más íntima compañía, junto con San Juan, en las ocasiones más solemnes.
    Santiago correspondió a esta amistad recibiendo en su cabeza la cuchillada que iba dirigida al jefe de la Iglesia cristiana, en la intención de Herodes y de los judíos.
    San Pedro correspondió a la amistad de Santiago, ordenando de Obispos a los Siete Varones Apostólicos, discípulos de Santiago, y enviándolos a fundar otras tantas Sedes en el Sur de España, donde Santiago no había dejado Obispos.
    La Iglesia española, a semejanza de su fundador, ha sido siempre muy adicta a la autoridad del Romano Pontífice, y seguirá siéndolo, por merecer el honor de desempeñar en los momentos críticos el oficio jacobeo de brazo derecho de San Pedro.
    Santiago sabe cambiar su armamento según las necesidades de la época
    Nota muy bien Dom Guéranger, en el lugar antes citado, que Santiago, después de su temprana muerte, continuó su Apostolado en el mundo, por medio de la Iglesia española, y que, en cada época, adoptó las armas y los medios que reclamaban las circunstancias.
    Hubo una época en que no se podía defender a la Iglesia eficazmente con predicaciones, ni libros, ni discusiones; porque los mahometanos, por mandato de su ley, rechazaban toda discusión. Y entonces Santiago apoyaba a los guerreros de la Cruz, apareciendo entre ellos, como un rayo, tremolando con una mano su estandarte blanco adornado con la Cruz Roja, y blandiendo con la otra su espada reluciente.
    Pero, «cuando los Reyes Católicos arrojaron al otro lado de los mares a la turba infiel que nunca debió pasarlos –añade Guéranguer– el valiente jefe de los ejércitos de España, se despojó de su brillante armadura, y el terror de los moros se convirtió en mensajero de la fe.
    »Subiendo a su barca de pescador de hombres y rodeándose de las flotas de Cristóbal Colón, de Vasco de Gama o de Albuquerque, los guiará por mares desconocidos, en busca de playas a donde hasta entonces no había sido llevado el nombre del Señor.
    »Para traer su contribución a los trabajos de los Doce, Santiago acarreará del Occidente, del Oriente, del Mediodía, mundos nuevos que renovarán el estupor de Pedro, a la vista de tales presas.»
    Y aquél, cuyo apostolado, en tiempo del tercer Herodes, pudo creerse tronchado en flor, antes de haber dado sus frutos, podrá repetir aquellas palabras (de San Pablo): «No me creo inferior a los más grandes Apóstoles; porque por la gracia de Dios, he trabajado más que todos ellos.» (L’année liturgique, XXV juillet, págs. 226, 227).
    Las armas actuales de Santiago y de sus caballeros.-

    Hoy día, los hijos de Santiago, esparcidos por Europa, América, Oceanía y algunos también por las colonias españolas y portuguesas de África y Asia, deben imitar a su Apóstol, con las armas que les impone la imperiosa necesidad del momento crítico en que nos encontramos.
    Las armas jacobeas de hoy son cuatro: enseñanza catequística; prensa, sobre todo diaria y periódica; cátedra, sobre todo la oficial; y organización obrera.
    Los modernos «caballeros de Santiago», deben adiestrarse y ejercitarse en el manejo de estas armas, sin descuidar, por supuesto, los demás medios de santificación y defensa que son eternos, y no necesitan cambios, sino reparaciones.
    Súplica de Dom Guéranguer por España.-

    El sabio escritor francés a quien acabamos de citar, conocía y penetraba, mejor que muchos españoles, el sentido de la Historia de España y su misión providencial en el mundo.
    España ha sido destinada por Dios para proseguir la misión del Hijo del Trueno, proclamando y defendiendo, en gran estilo, como lo hizo en Nicea, en Toledo y en Trento, las verdades católicas fundamentales; y su mayor desgracia sería la de inutilizarse para esa misión, por el debilitamiento, o como dice gráficamente el mismo escritor, por el achicamiento de esas grandes verdades en su espíritu público.
    Por eso dirige él a Santiago esta súplica, que gustosos reproducimos y repetimos:
    «¡Oh Patrón de las Españas! No os olvidéis del ilustre pueblo que os debe a Vos su nobleza espiritual y su prosperidad temporal. Protegedle contra el achicamiento de las verdades que hicieron de él, en sus días de gloria, la sal de la tierra. Haced que piense en la terrible sentencia de Jesucristo, en que se advierte que ‘si la sal se vuelve insípida, no vale va para nada sino para ser arrojada y pisada por las gentes’.» (San Mateo, V, 13.)
    ¡No! ¡El espíritu de España no ha de tolerar mucho tiempo este achicamiento!
    ¡El espíritu de España se erguirá caballeresco y altivo contra el masonismo, laicismo y judaísmo que lo pisotea!
    ¡El espíritu de España defenderá el tesoro de Santiago contra los moros modernos que han invadido su herencia sagrada!
    Porque Santiago y España tienen que cumplir todavía dos misiones a cual más gloriosas:
    Santiago y España tienen que defender un día a la Iglesia de San Pedro, combatiendo y derrotando al Anticristo y a su corte de judíos;
    Santiago y España tienen que cantar un día el Credo de Nicea en la mezquita de Santa Sofía, después de haber rasgado en su pórtico, entre los aplausos de la Morisma bautizada, los falsos mandamientos de Mahoma.
    Así sea.-

  12. #32
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,498
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Cita Iniciado por juan vergara Ver mensaje
    El apóstol y mártir Santiago -ora pro nobis!- es el patrono de España y de la Hispanidad.
    En el día de su festividad volvemos a gritar la antigua consigna de siempre:
    POR SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA!!!

  13. #33
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Sí, este lunes 25 debería ser festivo nacional. ¡Santiago y cierra, España!


    Primera plana de VOLUNTAD en la fiesta de Santiago Apóstol de 1956. Clic sobre la imagen para ampliarla



    Con especial dolor lo decimos desde Asturias, cuyos reyes fueron los primeros en renovar el patronazgo de Santiago el Mayor. Recordábamos el año pasado cuántas localidades de la comarca de Gijón lo tienen también como patrono particular. Pero en esta era del PPSOE+C’s+Unidos Podemos, cualquier muestra de normalidad es rechazada por el establishment.

    Pero que quede constancia. El lunes 25 de julio de 2016 es fiesta nacional —y de guardar—. Aunque no lo sea «estatal» ni «autonómica», ni de precepto vaticanosegundista.

    (No esperen protesta de la Conferencia Episcopal. Tragaron, con gusto, hace ya unos cuantos años. Y ahora andan ocupados buscándole fiesta a San Martín Lutero).


    https://voluntad.wordpress.com/
    Trifón dio el Víctor.

  14. #34
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Santiago Apóstol, Patrón de España

    Santiago Matamoros en la Iglesia de Santiago de Carrión de los Condes (Palencia)

    Tú que fuiste hombre de carácter y ambicioso, ayúdanos a ser fuertes en la fe y en ambicionar los bienes del cielo.


    Tú, el primero en derramar la sangre por Cristo, ayúdanos con más radicalidad, a volcarnos por el Evangelio.


    Tú, predilecto del Señor, enséñanos a vivir más unidos a Él.


    Tú, que valientemente te acercaste hasta España, empújanos a llevar el mensaje de salvación a todos los rincones de nuestra Patria.


    Tú, que en el camino hacia el corazón de los hombres, encontraste la ayuda prodigiosa de Santa María, que sea Ella, también, el Pilar para fortalecer nuestra fe.


    Tú, que te aventuraste a sembrar en el final de la tierra, haz que no tengamos miedo para seguir siendo portadores y anunciadores de Cristo.


    Tú que dejaste caer la semilla en el surco de nuestra tierra sé nuestro patrón para desarrollar y dejar la huella de Jesús en los hombres y mujeres de nuestro tiempo.


    Tú, que en el Campo de las Estrellas de Galicia sigues brillando con singular fuerza, ayúdanos a destellar por la fuerza de nuestras palabras, por el testimonio de nuestras obras y por la grandeza de nuestra fe.


    Tú, que bebiste el trago amargo del cáliz del Señor, levántanos cuando, en el afán evangelizador, nos asolen las pruebas o pesen las cruces.


    Tú, que eres punto final de un Camino: conviértenos en puentes entre Dios y los hombres, en estrellas que iluminen la noche oscura en senderos que lleven al encuentro con Jesús, en posadas donde los corazones descansen, en horizonte de un mañana mejor, en palabra oportuna frente al desaliento y la desesperanza.


    Y, si en los atajos inciertos y traicioneros de la vida, nos perdemos, confundimos o nos aturdimos, indícanos con tu mano y, ante el Espíritu Santo, intercede para que volvamos a la amistad con Jesucristo.


    A. C. T. Fernando III el Santo

  15. #35
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Santiago Apóstol, su significación en la cultura hispánica


    Cristo tuvo por predilectos a Simón, Santiago y Juan. Ellos fueron los elegidos para presenciar los momentos más solemnes: para verle transfigurado en el Tabor; para presenciar la resurrección de la hija de Jairo; para acompañarlo en los momentos previos a la Pasión en el Huerto de los Olivos. Sólo ellos tres recibieron de Cristo sobrenombres especiales: a Simón, lo llamó Pedro; a Santiago y Juan, Boanerges o sea “los hijos del trueno”.

    Predicación de Santiago el Mayor en España


    Después de la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo, Santiago hospedó en su casa a la Santísima Virgen, encomendada por Cristo desde la Cruz, al cuidado de su hermano San Juan.

    Dice el P. Zacarías de Vizcarra que sin duda alguna la Virgen Santísima tuvo una influencia muy importante en la resolución tomada por Santiago de dirigirse a predicar la fe al último límite del mundo entonces conocido que era España, alejándose de Palestina antes que ningún otro Apóstol, como si presintiera que su muerte estaba cercana.

    Según la tradición, Santiago llegó a las playas de España a enseñar la nueva fe cristiana1. Los habitantes del lugar lo recibieron con tanta dureza de corazón que el apóstol no lograba frutos. Afligido y descorazonado por este motivo, recibió la visita de la Madre de Cristo que vivía aún en casa de su hermano Juan en Jerusalén, sobre un pilar de jaspe que lo alentaba a continuar sin desfallecer. Parece que la Santísima Virgen también hubiera querido ser misionera de los españoles confirmando su fe con su milagrosa presencia. La Virgen María como prenda de amor y como símbolo de la firmeza que habría de tener la Iglesia fundada en España por Santiago le dejó aquel pilar sobre el cual se había aparecido que se venera desde entonces en Zaragoza.

    Dicha advocación es la que conocemos como la Virgen del Pilar, patrona de España. La única aparición de la Virgen cuando aún no había sido asunta al cielo. Esta aparición renovó las fuerzas del apóstol y empezó a recoger los anhelados frutos.

    En el año 42 Santiago regresa a Tierra Santa. Gobernaba por entonces Herodes Agripa, nieto de Herodes el que ordena la matanza de los santos inocentes. Herodes para hacerse simpático a los judíos a cuya raza no pertenecía, frecuentaba el templo y simulaba un celo extremado por la ley de Moisés. Santiago, indignado ante la hipocresía de Herodes, predicó sobre Jesucristo abiertamente. El gobernador, deseoso de complacer a los judíos, se determinó a dar un gran golpe a los cristianos ordenando la muerte de Santiago. Dice la Sagrada Escritura que lo mató a espada (Hech. 12, 2). Se conocía que este era el apóstol más ardientemente promotor de la predicación a los gentiles. Santiago acaba de llegar de España, acompañado de varios discípulos españoles. Estos después de su martirio, volvieron a España con el cadáver del apóstol y lo sepultaron en el sitio que actualmente se encuentra bajo el altar mayor de la basílica de Compostela donde hasta hoy es venerado.

    Las misiones cumplidas por la Iglesia de Santiago para exaltación y gloria de la Cristiandad han sido:


    • la lucha contra el paganismo del Mundo Antiguo (el gran Obispo de Córdoba, Osio en Grande, preparó la conversión de Constantino);
    • la lucha contra el Arrianismo (también en la persona de Osio organizador del Concilio de Nicea paladín junto con San Atanasio de la fe ortodoxa);
    • la lucha contra el Islam (siete siglos y medio los hijos de Santiago lucharon contra los muslines);
    • la lucha contra el particularismo feudal en pro del universalismo católico (dos tumbas en los dos extremos del mundo cristiano generaron las peregrinaciones de los cristianos, las órdenes caballerescas para proteger a los peregrinos, la idea de unidad de la Cristiandad: la de Jesucristo en Jerusalén, la de Santiago en Compostela, toda Europa atravesada por los caminos de Santiago);
    • la lucha contra los albigenses (por medio de la predicación de Don Diego, Obispo de Osma; de Santo Domingo de Guzmán de la Orden de predicadores y dela acción hábil y diplomática de la Reina Regente Doña Blanca de Castilla, madre de San Luis);
    • la conversión del Nuevo Mundo (misión encomendada por la Providencia a la Iglesia de Santiago. La Providencia, que no deja nada al azar hizo que en la misma fecha de la fiesta del Pilar el 12 de octubre, fuera la fecha en que Colón llegara al Nuevo Mundo);
    • la lucha contra el protestantismo (España se opuso tenazmente a la difusión del protestantismo bajo los reinados de Carlos V y Felipe II)


    L
    AS DOS FORMAS DE REPRESENTAR AL APÓSTOL SANTIAGO

    Dos son las principales formas de representar a Santiago Apóstol: la figura del peregrino que corresponde a su espíritu de vanguardia que lo lleva a ser el primero en abandonar la Tierra Santa para ir a predicar a los gentiles, y la del matamoros que corresponde a ese espíritu caballeresco.

    Esta segunda representación del Santo es la que proviene de la tradición de la Guerra de la Reconquista. Los musulmanes habían invadido casi toda España, entonces los españoles se levantaron en armas para recuperar, reconquistar su territorio. Casi 800 años duró esta guerra que concluyeron los Reyes Católicos con la toma de Granada, el mismo día que recibieron a Colón que pedía apoyo para su expedición. La importancia de esta guerra para el espíritu nacional fue enorme. Luchaban por algo justo: estaban defendiendo su patria y su religión. Tanto que cuando lograron terminar esa guerra tan larga, se encontraron que estaban todos mucho más unidos y que su Fe era cada vez más fuerte, tanto habían tenido que sufrir por defender su tierra y su Fe, que, como era lógico, el amor por su patria y por la fe cristiana había crecido y se había fortalecido. En este marco es que, en la batalla de Clavijo (844) en que la guerra no era favorable a los cristianos, estos acudieron con sus oraciones a Santiago Apóstol y el Santo los ayudó a lograr la victoria. De allí proviene esta segunda forma de representación del Patrón Santiago.

    Ambas formas aparecen en el Códex Calixtinus (s. XII) donde podemos ver al peregrino predicador tanto como al caballero ecuestre.

    SANTIAGO, PADRE DE LA IGLESIA EN ESPAÑA Y AMÉRICA

    Santiago Apóstol es el Padre y Fundador de la Iglesia de España y de la que se extendió por todo el Nuevo Mundo, por corresponder a su herencia espiritual las frondosas ramas del árbol plantado por el apóstol en la Península Ibérica.

    Santiago es el Padre en la fe de la Iglesia ibérica por eso América es una parte integrante de la gran rama de la Iglesia Católica que es la Iglesia Jacobea (hija de la predicación de Santiago) extendida por todo el hemisferio occidental.

    Santiago predicó la fe en España y luego de su temprana muerte, continuó creciendo la semilla que él había plantado allí y él continuó asistiendo e inspirando a sus sucesores en cada época de la historia, adoptando para ello los medios que reclamaban las circunstancias.

    Los cronistas de América dan cuenta con pruebas patentes de la devoción que profesaban hacia el Apóstol Santiago los pobladores del nuevo mundo, tanto los blancos como los indígenas. Consta en esas historias la solemnidad, pompa y regocijos populares con los que se celebraba su fiesta en América.

    El P. Zacarías Vizcarra nos dice que hoy nos queda como prueba de la amplitud y arraigo de esta devoción la larga lista de poblaciones, ríos y montes que llevan su nombre. El sacerdote español menciona, en un rápido repaso, más de 150 lugares entre los que figuran los nombres de ciudades tan conocidas e importantes como Santiago de Chile, Santiago de Cuba, Santiago del Estero, Santiago de Caracas…

    En el caso de la Argentina no es un dato menor que sea Santiago del Estero, la ciudad fundacional y Madre de Ciudades en este territorio, desde la cual salieron las expediciones fundadoras del resto de las ciudades de este territorio.

    CUALIDADES CARACTERÍSTICAS DEL APÓSTOL

    Santiago es el modelo especial que nos ha dado a nosotros Jesucristo al destinarlo en su Providencia para Padre de nuestras Iglesias. Sus virtudes y sus defectos deben ser para nosotros lecciones provechosas para nuestro carácter peculiar, como dice Zacarías de Vizcarra. Sus principales defectos (antes de su santificación): la ambición, la desunión y el apasionamiento, son defectos frecuentes entre nosotros a los que deberíamos oponer las virtudes que llevaron a Santiago a recibir la palma del martirio.

    Sus virtudes especiales son la esperanza y la fortaleza, el espíritu varonil (de vanguardia y caballeresco) y su espíritu mariano.

    SANTIAGO Y MENDOZA (Argentina)

    Cuando Pedro del Castillo funda Mendoza en 1561 nombra como Patrono a San Pedro. Un año después, en 1562, Don Juan Jufré ordenó el traslado de la ciudad (unos pocos metros apenas) a la que cambió el nombre por el de Ciudad de la Resurrección y el Santo Patrono por Santiago Apóstol.

    Don Juan Jufré evidentemente pretendió quedar como fundador de la ciudad (razón por la cual le cambió el nombre y el patrono) si no sólo hubiera trasladado la ciudad. Sin embargo no le fue bien pues el nuevo nombre de la ciudad no prosperó y todos siguieron llamando a la reciente ciudad con su primer nombre: Mendoza. Pero como Dios escribe derecho en los torcidos renglones humanos, quiso sí que el Santo Patrono fuera Santiago Apóstol que veneramos hasta hoy.

    La fiesta del Santo patrono se celebra el 25 de julio y por ello la importancia que tiene en Mendoza.

    Orgullo como mendocinos debemos sentir por tan gran patrono. A él debemos encomendar nuestras obras y nuestras empresas como hicieron los mendocinos que fundaron en estas tierras una comunidad que es el origen la ciudad de Mendoza y la provincia toda.

    COLOFÓN

    Escribe Zacarías de Vizcarra: “Terminemos estas notas sobre nuestro Apóstol, deseando que vuelva a resonar en los caminos de la Cristiandad, y sobre todo en las naciones que reconocen la paternidad espiritual de Santiago, el alegre y alentador estribillo de los peregrinos jacobeos: “¡Ultra! ¡Eia!” (¡Adelante! ¡Ea!)”

    También podríamos concluir con aquella frase que gritaban los ejércitos españoles: “Santiago y cierra España!” que implica invocar al apóstol y acometer.

    Si anidamos en nuestros corazones la esperanza y la fortaleza de los hijos del Zebedeo podremos decir con la misma resolución que ellos ante la pregunta de Cristo acerca de estar dispuestos a beber el cáliz: “¡Possumus!” (Mt. 20, 22).

    Andrea Greco de Álvarez


    1
    Hay documentos desde el siglo IV que corroboran estas tradiciones.




    Santiago Apóstol, su significación en la cultura hispánica

  16. #36
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    ¡¡Santiago y cierra, España!!





















    Camina Santiago Apóstol
    predicando la fe santa...

    Camina Santiago Apóstol
    por las veredas cristianas
    y su corazón entrega
    abrasado en sus palabras.

    Por el Redentor divino
    emprende la gran Cruzada
    y va tejiendo oraciones
    como rosas perfumadas
    que en los pechos, apagados
    a la fe, dan su fragancia
    e infunde vida y eleva
    hacia un cielo de esperanzas,
    rendidos ante el milagro
    que brota de sus plegarias.

    ¡Así camina el Apóstol
    predicando la fe santa!...

    El Salvador de los hombres
    su estela de luz le traza
    para que por ella el mundo
    hacia su Amor le llevara.
    Y Santiago peregrino,
    en cabalgadura blanca,
    con estandarte radioso
    y con redentora espada,
    difunde la fe de Cristo
    por los ámbitos de España.

    ⚜ ⚜ ⚜

    A su paso un bello día
    y a la mágica sonata
    que el viento canta al mecerse
    del Ebro en la linfa clara,
    junto a su fértil orilla,
    bañada de nieve y nácar,
    sobre el Pilar sacrosanto
    que los ángeles labraran,
    surgió la Virgen María
    para encender la Cruzada
    que emprendiera el Santo Apóstol
    con estas dulces palabras ;

    ¡Por los siglos de los siglos
    España será cristiana!

    ⚜ ⚜ ⚜

    Vuelve, Santiago, tus ojos
    hacia esta tierra adorada...
    Sigue predicando a Cristo
    e inúndanos en tu gracia.
    Nosotros vamos contigo,
    tras el fulgor de tu espada,
    dando al viento la Bandera
    que conservamos sin mancha;


    esta Bandera bendita,
    emblema de la esperanza,
    que entre sus pliegues sagrados
    luce el lema de tu España;
    esta Bandera invencible
    que el Caudillo de tu Raza
    en estas horas de angustia
    coa heroísmo levanta;
    esa Bandera que mira
    con patrióticas nostalgias
    el Príncipe valeroso
    por el que ansía la Causa;


    esa Bandera sublime
    que fue gloriosa mortaja
    de los valientes soldados
    de Montejurra y de Lácar;
    a que entre nimbos de gloría
    y con cantos de batalla
    alzó el REY con sus legiones
    por su DIOS y por su PATRIA.


    Vamos contigo a la lucha,
    dispuestos en cuerpo y alma
    a seguir tus derroteros
    pensando sólo en España...


    ⚜ ⚜ ⚜


    Ayúdanos en la empresa,
    y atiende nuestras plegarias
    encendiendo a los que llevan
    la luz de la fe apagada
    por rencores, egoísmos
    y predicaciones falsas,
    con las palabras que un día.
    entre las espumas blancas,
    en las márgenes del Ebro
    la Virgen dio a tu Cruzada.


    Diles muy quedo, muy quedo,
    para dejarles grabadas
    por siempre en sus corazones,
    aquellas dulces palabras:


    ¡Por los siglos de los siglos
    España será cristiana!



    JOSÉ LUIS VALVERDE



    EL CRUZADO ESPAÑOL (25 de julio de 1932)




    Reino de Granada

  17. #37
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,168
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Al gloriós Sant Jaume, patró d'Espanya


    Pregaria patriótica

    ¡Gloriós Sant Jaume! ¡salveu
    l'invicta nació Espanyola,
    qu'en poder de 'ls lliberals
    desesperadament plora!

    Salvéula; no tardéu més;
    que de sa sanch, pocas gotas
    n'hi restan ja, per finar,
    sens que aussili se li donguia.

    Salveula del negre abism,
    de la fatal bancarrota,
    ans qu'el tétrich trenta cinch,
    (recort de crims qu'esborronan),
    ab crúel devastació
    se repetesca ben prompte.

    Intercedau pels Proscrits
    de llinatje honrat y noble
    qu'han d'esser la salvació
    d'aquest poble qu'els anyora,
    y guardéu y protegiu
    al qu'ab orgull du 'l nom vostre,
    qu'es el fill més obedihent
    y el Princep digne d'eix poble...

    En sent de Sant Jaume el jorn,
    fem els carlíns, festa doble,
    y sens descuydarnos may
    nostres cors al Sant invocan.

    Al Sant, que sobre 'ls alarbs
    ens doná un jorn la victoria
    derrotant per sempre més
    als musléms fills de Mahoma.

    Al Sant, que té per Patró
    la invicta nació Espanyola;
    la que mastressa va ser
    de més de mitj mon á l'hora,
    y va dictar sabias lleys,
    y fou model de matronas,
    y dels humils fou ampar,
    sense ser jamay despótica,
    ni menys, doblegar son cap
    devant d'estrangera soga...

    Més, eixa Espanya, es d'ahir;
    la d'avuy, ja es altre cosa.

    Son imperi, reduhit
    y mesquí, vist aleshoras;
    no dicta códichs ni lleys,
    ni la respectan de fora...
    y s'en burlan sos vassalls,
    els qu'are ho son y els qu'ho foren,
    y se 'ns té per degradats,
    per nació de baixa estofa...
    per cobarts... y altres honors
    que completan la deshonra.

    Més d'entre tant desgabell
    qu'ens martiritsa y trastoca,
    s'alsa potenta y viril,
    gallarda, noble y hermosa,
    la sombra d'aquell passat
    de grandesa y de lloa.

    La Espanya Tradicional
    no soporta més deshonras;
    baixesas, ja no 'n vol més;
    prou, d'humillacións traydoras,
    y que renaixea aviat
    d'entre las sendras fumosas
    de las víctimas ardents
    de traicións y deshonras,
    aquéll Fénix benhaurat,
    qu'ha d'impulsar nostras forsas
    perdudas, ab fets heróichs
    al camí de gestas nobles.

    Que vinga prompte 'l Capdill
    que té d'obrir las masmorras
    hout jau l'Espanya d'ahir;
    aquella invicta matrona
    qu'inculcá lleys al vassalls
    sens valerse de la forsa...

    Y quan ja de bat á bat
    obertas sían las portas;
    quan nostra patria felis,
    lliure de grillóus y argollas,
    se deixondí ab los perfums
    d'una brisa encisadora,
    d'una dolsa y vera pau,
    d'un perviudre ple de glorias,
    allavors recobrarem
    l'honor perdut, junt ab l'honra.

    Feu qu'aixís sía ben prest,
    ¡ó Sant Jaume Patró nostre!
    deslliuraunos del serpent
    que ja pel coll se 'ns enrrosca,
    y ens xucla tota la sanch
    després de robarnos l'honra.

    Feu que brilli esplendorós
    l'iris de pau, sobre eix poble,
    hont hi quedan cors fidels
    qu'ab fe pura vos invocan;
    salvéunos dels nous musléms
    més astuts qu'els de Mahoma,
    y estimbantlos al avern
    gosarem bells jorns de gloria.— J. M.


    LO MESTRE TITAS (Barcelona, 22 de juliol de 1899)



    http://Al gloriós Sant Jaume, patró ...uliol de 1899)

  18. #38
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,498
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Cita Iniciado por juan vergara Ver mensaje
    El apóstol y mártir Santiago -ora pro nobis!- es el patrono de España y de la Hispanidad.
    En el día de su festividad volvemos a gritar la antigua consigna de siempre:
    POR SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA!!!
    Como siempre, irreductiblemente, sin renunciamientos ni claudicaciones, desde la Argentina la frontera más austral de la Hispanidad, proclamamos:
    Nosotros también seguimos celebrando la festividad de Santiago!

  19. #39
    Avatar de Rodrigo
    Rodrigo está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 06
    Mensajes
    2,241
    Post Thanks / Like

    Re: Nosotros sí celebramos Santiago

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Los tradicionalistas de Arequipa peregrinan al Apóstol Santiago y reafirman su lealtad al Duque de Aranjuez

    Arequipa (Perú), 25 julio 2016
    , Santiago Apóstol. (Corresponsal) La sección arequipeña del Círculo Blas de Ostolaza realizó en la tarde del lunes 25 de julio una peregrinación a la iglesia de Santiago Apóstol de la Compañía de Jesús, en el casco histórico de Arequipa, en acción de gracias por los favores recibidos e implorando la intercesión divina por el Perú, que se apresta a un cambio de ocupante en el gobierno, en un contexto de gran incertidumbre, degradación moral y amenazas mundialistas de toda índole y, significativamente, de la llamada cultura de la muerte. Luego de rezar, se procedió a colocar una ofrenda en el altar del Patrón de las Españas, especialmente amado por el pueblo del Perú y, en particular, por el comunero andino. De esta manera se retomaron los actos cultuales al Apóstol por parte del tradicionalismo hispánico local luego de cuatro años, después de la memorable misa de fiesta celebrada el jueves 25 de julio de 2013 por el Rvdo. Sr. D. Edgardo Albamonte, de la Hermandad Sacerdotal de San Pío X. El día concluyó con una cena de camaradería, donde se acordó por unanimidad enviar un saludo a S. A. R. Don Sixto Enrique de Borbón, Duque de Aranjuez y Abanderado de la Tradición, a través de su Secretaría Política, en ocasión de su reciente onomástico y agradeciéndole por el nuevo empuje de la Comunión Tradicionalista en la tierra de Santa Rosa. Arequipa, 25 de julio de 2016.

    Los tradicionalistas de Arequipa remitieron la siguiente nota al Jefe Delegado de nuestra Comunión:

    Excmo. Sr. Dr. José Miguel Gambra
    Secretario Político de S. A. R. Don Sixto Enrique de Borbón
    De nuestra mayor consideración.

    Aprovechando la presente para manifestarle nuestra estima y admiración, nos permitimos, mediante la Secretaría que Vd. preside, enviar nuestro saludo reverente al Duque de Aranjuez y Abanderado de la Tradición, Don Sixto Enrique de Borbón, en ocasión de su reciente onomástico, así como manifestar nuestro agradecimiento más vivo por la reactivación del legitimismo hispánico en nuestra patria; singularmente representada por la reciente visita y magisterio del Dr. Miguel Ayuso Torres. Asimismo, reafirmamos nuestro compromiso de lealtad con la Comunión Tradicionalista.

    Reiteramos, finalmente, nuestra unión de oraciones por las intenciones de quien encarna la bandera límpida de la Política cristiana y de la Tradición hispánica. ¡Quiera Dios concederle muchos años más!

    ¡Dios, Patria, Rey y Fueros! Círculo Blas de Ostolaza – Sección Arequipa Junta Directiva

    Agencia FARO: https://www.facebook.com/notes/agenc...13056538726349

    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Última edición por Rodrigo; 28/07/2016 a las 02:15
    Militia est vita hominis super terram et sicut dies mercenarii dies ejus. (Job VII,1)

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 130
    Último mensaje: 04/11/2016, 07:15
  2. Respuestas: 15
    Último mensaje: 14/10/2013, 12:27
  3. Ellos nos gobiernan y nosotros permitimos.
    Por Mefistofeles en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/05/2011, 00:01
  4. Nosotros somos los próximos?.
    Por Godofredo de Bouillo en el foro Tertúlia
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 01/02/2009, 03:13
  5. O Acabamos Con El Estatut O El Estatut Acaba Con Nosotros
    Por Sant Marti en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 09/09/2005, 16:15

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •