Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Martin Ant

Tema: Manuel de Santa Cruz: El Reinado Social de Cristo

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,250
    Post Thanks / Like

    Manuel de Santa Cruz: El Reinado Social de Cristo

    Valencia, 21 octubre 2014, San Hilarión, abad; Santa Úrsula y compañeras, mártires. El pasado sábado 18 de octubre, Manuel de Santa Cruz, veterano militante de la Comunión Tradicionalista, siempre leal al Rey Don Javier y ahora al Regente Don Sixto Enrique, quien le ha creado Caballero y luego ascendido a Oficial y finalmente Comendador de la Orden de la Legitimidad Proscrita, ha pronunciado una conferencia en el Círculo Aparisi y Guijarro de Valencia sobre el Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo. Nada más oportuno, en la proximidades de la Fiesta de Cristo Rey, que la Comunión Tradicionalista celebra cada año con una cena de hermandad en Madrid (que este año tendrá lugar, D.m., el próximo sábado 25, víspera de la festividad), durante tantos organizada por el propio Manuel de Santa Cruz, que recordar este principio fundamental del Carlismo, por desgracia olvidado por muchos. El doctor Santa Cruz, con su inimitable estilo, dio que pensar al auditorio sobre los desastres introducidos en este orden por la revolución liberal, nunca restañados ni aun después de la victoria perdida de 1939, y consagrados por el II Concilio del Vaticano.


    Agencia FARO

  2. #2
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,250
    Post Thanks / Like

    Re: Manuel de Santa Cruz: El Reinado Social de Cristo

    Conferencia "El Reinado Social de Cristo"

    El sábado 18 de octubre tuvo lugar en los locales del Círculo Cultural ‘Aparisi y Guijarro’ una interesante conferencia a cargo del insigne historiador del Carlismo, don Manuel de Santa Cruz.



    La presentación del conferenciante corrió a cargo del presidente de la entidad, don José Monzonís Pons, quien realizó un esbozo de la trayectoria profesional y política de Manuel de Santa Cruz: Guipuzcoano de nacimiento y carlista desde la cuna, militó en la Asociación de Estudiantes Tradicionalistas (AET) en su juventud. Fue responsable de los homenajes que la Comunión Tradicionalista (CT) realizó a los asesinados en el Cuartel de Caballería y a Don Javier de Borbón tras su liberación del campo de concentración de Dachau, donde estuvo preso de los nazis. Asimismo, colaboró con el Jefe Delegado de la CT, Don José María Valiente, y formó parte del Consejo Privado del Rey Don Javier.


    Manuel De Santa Cruz comenzó su conferencia recordando la bella costumbre de los propagandistas católicos de iniciar sus tertulias con estas palabras: “soy católico, apostólico y romano, de tal manera que si en el trascurso de la palabra se desliza una palabra contraria al Magisterio de la Iglesia, téngase por no dicha”. Aunque no lo parezca –manifestó Manuel De Santa Cruz- la confesionalidad católica está muy presente en la actualidad nacional, pero con la otra cara de la misma moneda: con el laicismo que se ha impuesto en nuestra Patria.





    Prosiguió el conferenciante indicando que hay unos documentos áureos en la defensa de la confesionalidad católica de España. El primero de ellos es el testamento político de Don Alfonso Carlos I, aprobado por Real Decreto de 23 de enero de 1936, por el que nombra Regente de la Comunión Tradicionalista a Don Javier de Borbón - Parma, y donde se establecen los cinco fundamentos intangibles de la legitimidad española, que deberá tener presente tanto el Príncipe Regente como sus sucesores. Entre estos cinco puntos se encuentra la defensa de la confesionalidad católica de España y la apuesta por la reconstrucción de las cosas al estado anterior al derecho nuevo, el derecho que se funda con la expulsión de Dios de la cosa pública.


    Otros documentos áureos, indicó Santa Cruz, son la Manifestación de Ideales Tradicionalistas al Jefe del Estado Español, Francisco Franco y las negociaciones de los dirigentes carlistas José Luis Zamanillo y José María Valiente con el general Mola en los días previos al Alzamiento Nacional. El primero de los documentos fue firmado por don Manuel Fal Conde, aunque redactado también por otros destacados tradicionalistas, y fue consecuencia de la factura que le emite la Comunión Tradicionalista al dictador después de una Victoria en la que el Carlismo participó poco o nada. El segundo de ellos dejó patente la exigencia de los mandos carlistas a los militares sublevados de que el Estado que emergería tras la Victoria tendría que ser necesariamente católico, o no contaría con la ayuda del Requeté. En concreto, la propuesta que Zamanillo entregó al General Mola ponía dos condiciones ineludibles: la presidencia del general Sanjurjo y garantizar "que la futura política responda a los dictados de la religión y acometa la reconstrucción política del estado sobre las bases sociales y orgánicas para acabar con el parlamentarismo y el sufragio universal".

    En relación al Concilio Vaticano II, Santa Cruz manifestó que este Concilio tuvo carácter pastoral y no dogmático, y que con la libertad de cultos se contravino todo aquello contra lo que habíamos luchado los carlistas. Indicó, asimismo, el ponente que la definición más precisa de lo que es la confesionalidad católica del Estado se encuentra en el punto 2º de los principios del Movimiento Nacional (Ley Fundamental de 17 de mayo de 1958, por la que se promulgan los Principios del Movimiento Nacional: “La Nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la Ley de Dios, según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia nacional, que inspirará su legislación”. Una definición, prosiguió el ponente, que fue aceptada por la Iglesia Católica. Estos principios, prosiguió Manuel de Santa Cruz, desaparecieron cuando en el año 1978 se aprueba la Constitución apóstata actual.

    En el orden Magisterial, el conferenciante citó el Syllabus Errorum y las Encícilicas “Vehementer Nos”, de Pío X y la “Quanta Cura”, de Pio IX, documentos que tienen una base teológica inmutable sobre la que formular la confesionalidad católica de los Estados.


    Indicó el ponente, que la base fundamental de la confesionalidad es la 'teológica' y después la 'instrumental', dado que la base teológica está fundada en la misma Revelación. En este sentido indicó Santa Cruz que Marcelino Menéndez Pelayo, en su Epílogo de los Heterodoxos Españoles, da un sentido instrumental y no teológico a la confesionalidad católica de España, cuando en su cita más conocida afirma: "España, evangelizadora de la mitad del orbe; España martillo de herejes, luz de Trento, espada de Roma, cuna de San Ignacio...; ésa es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse, España volverá al cantonalismo de los arévacos y de los vectores o de los reyes de taifas." Es decir, los Estados deben ser católicos no solo porque así contribuyen a la difusión de la Fe (base instrumental), sino porque Dios quiere que todos los Estados sean católicos (base teológica).






    Conferencia "El Reinado Social de Cristo"

  3. #3
    Martin Ant está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    07 nov, 12
    Mensajes
    2,410
    Post Thanks / Like

    Re: Manuel de Santa Cruz: El Reinado Social de Cristo

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    DE LA FIESTA DE CRISTO REY A LA CONFESIONALIDAD CATÓLICA DEL ESTADO


    Las fiestas litúrgicas de Cristo Rey, unas prístinas y otras descafeinadas que se celebran esta temporada, si se desarrollan seriamente, que para eso se hacen, desembocan en la Confesionalidad Católica del Estado, que es otra fiesta religiosa pero por lo civil, con lo cual resulta más cercana, clara y asequible que la de la del Rey del Universo. Este tema tiene en la política española actual más presencia de la que parece, porque se alude a él desde la otra cara de la misma moneda, que es el laicismo.

    Es el campo de batalla donde se enfrentan “Las dos Españas”, esquema que aparece después de la sustitución del Antiguo Régimen por la Revolución Francesa. Hasta entonces, salvo algunos altos círculos elitistas, en los pueblos de España no se discutía de religión. Las disputas populares eran porque uno le había quitado la novia a otro en las fiestas del pueblo, o porque el tío Miguel había vendido unos sacos faltos de peso. Después las guerras carlistas del S. XIX fueron la reacción del pueblo católico español frente al liberalismo o Derecho Nuevo que nos invadía desde Europa.

    La definición mejor de la Confesionalidad del Estado es la del Principio Segundo de la Ley de Principios Fundamentales del Movimiento Nacional de 17-V-1958. Dice así: “La Nación Española considera como timbre de honor el acatamiento de la Ley de Dios, según la Doctrina de la Santa Iglesia Católica Romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia nacional, que inspirará su legislación”. Tiene el mérito sobre otras de haber sido aceptada por la Iglesia antes y después del Concilio, hasta 1978 en que se derogó por la Constitución Apóstata hoy vigente.

    La confesionalidad católica del Estado tiene dos componentes: Uno, puramente teológico, el deber de las sociedades de dar culto y colectivo a su Creador y mantenedor (encíclicas Vehementer Nos y Quas Primas), y otro, instrumental o apostólico de que es útil y fuente de beneficios para el bien común del que forma parte un ambiente propicio para la salvación de las almas. En las polémicas actuales hay cierta tendencia a valorar exclusivamente ese carácter instrumental, de ver “si trae cuenta o no”, para el apostolado, omitiendo el puramente teológico. Esto es un error; los dos componentes deben exhibirse siempre conjuntamente, inseparablemente.

    El 23-I-1936 el Rey Legítimo Don Alfonso Carlos de Borbón promulgó un Real Decreto nombrando para sucederle como Príncipe Regente al Príncipe Don Javier de Borbón Parma. Este y sus sucesores tendrían que atenerse a los fundamentos de la legitimidad española, reputándoles intangibles y que comprenden la confesionalidad católica y la oposición al Derecho Nuevo o Liberalismo de la Revolución Francesa.

    En los primeros días de Julio de 1936 Don Manuel Fal Conde negociaba con el general Mola, director de la conspiración militar, la incorporación a la misma de la Comunión tradicionalista. Fal Conde, con una sangre fría increíble exigía que el Estado que naciera de la sublevación fuera confesionalmente católico. Mola se negaba y las negociaciones quedaron en un punto muerto del que les sacó insospechadamente el asesinato de Calvo Sotelo que precipitó las cosas.

    El 18 de Julio del 1936 los Requetés se incorporaron al Alzamiento Militar con su lema de “Dios-Patria-Rey”. Todo el mundo entiende que el primer punto, “Dios”, quiere decir la Confesionalidad Católica del Estado y no una devocioncita cualquiera.

    En los primeros días de Octubre de 1936, Franco, recién nombrado Generalísimo pronunció su primer discurso como tal por radio y en él anunció que el nuevo Estado sería laico. Inmediatamente la Junta Superior Carlista de Guerra fue a verle y le dijo que “no”. Franco se puso desagradable y eludió la cuestión pero al día siguiente envió un ayudante a decir a la Junta Carlista que las cosas ya se arreglarían, como así fue en la Ley más arriba citada.

    El 10 de Marzo de 1939 Don Manuel Fal Conde envía a Franco un “Manifiesto de los Ideales Tradicionalistas a S.E. El Generalísimo y Jefe del Estado Español” en el que se incluye la Confesionalidad Católica del Estado.

    Al regresar del Concilio Vaticano II los Obispos Españoles publicaron una carta colectiva en la que dicen que la recién aprobada Ley en el concilio, con sorpresa y escándalo, Declaración de Libertad Religiosa no afecta a la Confesionalidad del Estado. Nadie se lo creyó.

    La libertad religiosa del Concilio planteó la obediencia al Papa y la Confesionalidad del Estado. Un alto dirigente carlista comparaba la situación a una mesa de juego en la que se empezaba a notar que alguien hacía trampas; si el que las hace es el crupier cuesta más descubrirle que si es un jugador cualquiera, pero se acaba pescándole. Finalmente se pidió un dictamen al Jesuita Padre Eustaquio Guerrero, que explicó que el Magisterio Pontificio es de dos clases: una, infalible, que obliga siempre y a todos. Y otra, el magisterio ordinario del que no se puede discrepar caprichosamente pero sí después de serio estudio y sin escándalo. A esta forma se acogieron los redactores del documento El Carlismo y la Unidad Católica, y posteriormente los de unas réplicas al laicismo expuesto por Francisco I en Río de Janeiro en Julio de 2013.

    EL MANIFIESTO DE MORENTIN. Actualmente, algunos carlistas pretenden justificar su pereza en defender la Confesionalidad del Estado con unas palabras del Rey Don Carlos VII en su Manifiesto de Morentin (1874), en las que dice que no dará un paso adelante ni un paso atrás de la Iglesia Católica. Pero amputan maliciosamente la frase que sigue y dice: “Por eso no molestaré a los compradores de sus bienes”. Es decir, que el Rey se refería al asunto coyuntural de los bienes de la Desamortización. De haber tenido aquellas palabras unas pretensiones universales, la réplica hubiera sido, “para ese viaje no necesitábamos alforjas”. Toda la historia del Carlismo es exactamente lo contrario. Los Carlistas han luchado siempre muy por delante de la Iglesia y eso les ha atraído la adhesión del bajo clero y de infinitos católicos.

    P. LOIDI


    Fuente: SIEMPRE P´ALANTE, nº 728, 16 de Noviembre 2014, página 5.
    Última edición por Martin Ant; 04/12/2014 a las 14:06
    Hyeronimus dio el Víctor.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El final de la papolatría (Manuel de Santa Cruz)
    Por Martin Ant en el foro Religión
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 20/03/2014, 19:47
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 22/09/2013, 19:58
  3. Discurso de Manuel de Santa Cruz
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/11/2011, 12:26
  4. Respuestas: 1
    Último mensaje: 15/01/2009, 22:21
  5. Manuel de Santa Cruz contra Dagnino
    Por Chanza en el foro Religión
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 22/09/2008, 14:11

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •