Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 5 de 5

Tema: Militares sin patria

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,322
    Post Thanks / Like

    Militares sin patria


    ¿PARA qué existen los militares? Para defender la patria hasta la entrega de la propia vida, si fuera preciso. Y, puesto que la patria es la «tierra de los padres», hemos de concluir que los militares mueren por la tierra y por los padres. Morir por un pedazo de tierra -por extenso o fértil que sea- es algo ridículo, tan ridículo como hacerlo por cualquier otra posesión material, sólo comprensible en quienes están enfermos de avaricia; y como, además, la patria no es tierra que se reparta por partes alícuotas entre sus oriundos, sino que sólo les pertenece en un sentido ideal, tal sacrificio se tornaría doblemente ridículo... si no fuera porque hay algo más. Morir por los padres es obligación de la sangre, si los padres están vivos (y obligación del honor, si están muertos y su memoria es ultrajada); pero morir por los padres de un señor de Cuenca o Albacete a quien no conocemos de nada es algo igual de ridículo que morir por un pedazo de tierra sobre el que no poseemos título de propiedad alguno... si no fuera porque hay algo más. Y ese «algo más» es lo que hace que la defensa de la patria hasta la entrega de la propia vida no sea una tarea ridícula, sino admirable y heroica. ¿Y qué es ese «algo más», se preguntarán las tres o cuatro lectoras que todavía me soportan?

    Pues ese algo más es la conciencia de una misión común, que sólo proporciona el sentido religioso. El amor a la tierra de nuestros padres sólo es posible cuando admitimos que estamos ligados en una misión común con nuestros antepasados; una misión que recibimos, heredada a través de la sangre y la tradición, y que da sentido a nuestra vida a lo largo de sucesivas generaciones. Pero este sentido de dependencia a una misión común sólo se explica si aceptamos su naturaleza religiosa: los pueblos se vinculan a la tierra cuando la perciben como una heredad recibida del cielo; y se vinculan a los otros pobladores de esa tierra y a sus antepasados cuando entre ellos surge la conciencia de una Paternidad común. El aglutinante que une a los hombres con la tierra que pueblan, y con los hombres que previamente la poblaron, es siempre de naturaleza religiosa en su origen; y aunque es cierto que luego el patriotismo adquiere expresiones no estrictamente religiosas, no es menos cierto que, a medida que el aglutinante religioso originario se adultera o esclerotiza, el patriotismo se torna cada vez más pomposo y vacío, más aspaventero y presuntuoso. Y cuando ese aglutinante se extirpa, el patriotismo deviene un sinsentido; ante lo cual, los gobernantes que promueven esa extirpación tienen que inventarse paparruchas del tipo de aquel «patriotismo constitucional» con que nos apedrearon hace algún tiempo; paparruchas que, llegada la hora de la verdad, se revelan hueras, chirles y hebenes. Porque nadie muere -salvo que lo obliguen o lo compren- defendiendo ordenanzas o directrices ministeriales; nadie muere -salvo que lo obliguen o lo compren- defendiendo la democracia ni el sistema métrico decimal.

    Desligar el amor a la patria de ese «algo más» aglutinante es tanto como cegar las fuentes o arrancar las raíces de ese amor, que inevitablemente termina agostándose, hasta que finalmente fenece y se pudre. Y a un militar al que le arrebatan ese aglutinante ofrecer la vida en defensa de su patria termina, tarde o temprano, antojándosele algo ridículo. Podrá convertirse en carne de cañón -si le obligan a morir- o en mercenario -si lo compran-, pero nunca más será un verdadero militar, porque ha dejado de tener conciencia de la misión común que justificaba su existencia. Así se puede llegar a constituir un ejército sin ideal, desgajado de la tradición que le da sentido, una burocracia de ganapanes en la que se entremezclan mercenarios y carne de cañón, sin otra misión que el cumplimiento de tal o cual directriz ministerial. Así se convierte al ejército en una patulea de tristes esclavos.

    Militares sin patria - Opinion_Colaboraciones - Opinion - abcdesevilla.es
    Última edición por Donoso; 05/06/2010 a las 16:21

  2. #2
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Militares sin patria

    Este señor cada día da más caña.

    Me descubro ante él.
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

  3. #3
    Avatar de txapius
    txapius está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    10 jul, 09
    Ubicación
    Cádiz
    Mensajes
    991
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Militares sin patria

    Aquí la opinión de un militar. Descorazonadora. Espero que se equivoque...
    Ángel TAFALLA BALDUZ




    Día de las Fuerzas Armadas



    28 Mayo 10


    Mañana se celebrará el día de las Fuerzas Armadas en Badajoz. Oiremos bastantes tópicos y alabanzas huecas aunque sólo por un día. Luego caerán en el olvido hasta que pase algo desagradable y empiecen a surgir los habituales reproches de índole política. Pienso que el mejor regalo que se puede hacer a los Ejércitos en este día es tratar de comprenderlos y ayudarlos en estos momentos en que tan mal se sienten.

    Quizá el origen de la crisis de naturaleza moral que sufren los militares españoles se remonte a diez años atrás, cuando se decidió suprimir el servicio militar obligatorio, la mili, sin simultáneamente iniciar un debate nacional acerca del papel de las nuevas Fuerzas Armadas profesionales. Se tomo aquella medida sin tratar de comprender su profundo significado para los militares y para la sociedad española. En disculpa de los que en su día la tomaron, quizá haya que señalar que la mili se había deteriorado a través de la coladera que significaba la objeción de conciencia y que había perdido su carácter de deber universal y aportación generosa de la juventud a la idea de España. Quisiera que se me entendiera bien. Yo no estaba ni estoy en contra de profesionalizar las Fuerzas Armadas. Particularmente para la Armada era casi imprescindible. Sólo creo que fue negativo no tratar de explicar al pueblo español lo que aquello traía consigo.

    A partir de aquel momento teoría y realidad empezaron a separarse y hoy hay claras disfunciones entre el ordenamiento legal de las Fuerzas Armadas y su día a día. Como ejemplo, se podría citar el caso de la sanción y correspondiente destitución del General Mena por recitar una parte de la Constitución. No quisiera entrar en si fue acertada o no la mención al Estatuto de Cataluña por un militar en activo. Sólo quisiera señalar que el silencio con que la clase política acogió esta sanción parecía indicar que lo que dice la Constitución sobre que los Ejércitos son la garantía de la integridad territorial española, estaba superado, al menos sociológicamente. Admitamos que esto es así, que letra y realidad se han separado en cuanto a los Ejércitos de España se refiere, pero, ¿entonces quién garantiza nuestra unidad? Se podrá contestar que la voluntad del pueblo español, pero ¿expresada a través de quién ? ¿De esa clase política a la que los españoles sitúan como una amenaza?

    No tengo las respuestas a lo que los españoles deben exigir y esperar de sus Fuerzas Armadas, pero creo que se debe iniciar un debate profundo sobre ello, lo que posiblemente también requiera revisar la esencia de nuestra unión. Debate que los seis años de gobierno socialista y la crisis han hecho imprescindible en aspectos como la organización territorial, las funciones del Estado o la sucesión de la Corona. Tarde o temprano se tendrá que revisar todo esto y reflejarlo en la Constitución. Cuando esta hora llegue –para mí ya ha llegado– que no nos olvidemos de los Ejércitos.
    Los militares actuales creo que se sienten un poco como mercenarios. Es decir, pagados por el gobierno de turno pero incomprendidos por el pueblo y por dicho gobierno. El hecho de tener un componente de extranjeros en las Fuerzas Armadas, el que el Gobierno no trate de explicar los motivos para las misiones en el exterior, los bandazos que éstas han sufrido y los pobres resultados de nuestra acción global exterior, no favorecen el acercamiento del pueblo a los Ejércitos. Se los ve como un instrumento más al servicio del Ejecutivo. Pero empuñar armas y arriesgar la vida por un fin político y colectivo requiere algo más que el sueldo. Y esto no se arregla tratando de desviar la atención sobre la esencia de los Ejércitos al destacar los aspectos humanitarios propios de ciertas misiones eventuales, sino reflexionando sobre lo que merece ser defendido por la fuerza si por la fuerza es atacado. Otro aspecto que no ayuda a mantener alta la moral procede de la sistemática campaña contra la autoadministración de los Ejércitos, especialmente en el área de personal y de la enseñanza militar. De claras raíces ideológicas se trata de «civilizar» a los militares desde su selección y formación hasta su progresión de carrera, dotándoles de códigos éticos de conducta habitual y utilizando el talismán de lo conjunto para sustituir motivación y valores esenciales para empuñar las armas, por otros más propios de unos mitos humanistas, universalistas y confusos. Todo esto, a la vez que se atacan los símbolos y tradiciones militares.

    La culminación de todo este proceso político es la Ley de la Carrera Militar de 2007 actualmente en proceso de implementación. Esta nefasta Ley ha supuesto el último de los bruscos cambios de expectativas y motivaciones para Oficiales y Suboficiales, sin haber estado motivada por nada identificable que no sea esa manía ideológica a la que antes hacía referencia. Ha supuesto la integración instantánea de las diferentes escalas con criterios muy discutibles.

    La administración militar, esencialmente política y civil en su composición, no debe confundirse con los militares. El Ministerio de Defensa no es un ministerio más. El jefe del personal no es el Subsecretario sino el correspondiente Jefe de Estado Mayor de cada Ejército. El legislador militar debe comprender y respetar más al militar. Lo conjunto, esencial para la conducción de las operaciones, no debe constituir una escusa para tratar de borrar la personalidad y el modus operandi propio de los tres Ejércitos. La esencia de la razón de ser de esta fuerza organizada a la que llamamos Armada y Ejércitos es la voluntad de la sociedad a la que sirven de emplearlos. Voluntad expresada en nuestro caso a través del Gobierno democráticamente elegido pero que realmente debe surgir del pueblo. Éste es el debate que se les debe a los marinos y soldados de España no sólo en el día de hoy sino en un futuro inminente.

    Almirante. Ex Segundo Jefe del Estado Mayor de la Armada

  4. #4
    Avatar de Liga Santa
    Liga Santa está desconectado Santa Unión Católica
    Fecha de ingreso
    04 ene, 10
    Ubicación
    Frente a las murallas de Arras.
    Mensajes
    926
    Post Thanks / Like

    Cool Militares sin patria

    "El sable del general"



    Actualmente el sentimiento entre los que gastan "sable", es que son mero engranaje de una máquina hoy llamada España aunque mañana Dios dirá, y el "sentido" militar que algunos de ellos conocieron hace años lo están perdiendo a pasos agigantados, sintiéndose en la actualidad dentro de los cuarteles, como "barrigas agradecidas" por los e monumentos que reciben de sus mandos-políticos.





    Mi honor, la lealtad,

    mi fuerza, la voluntad,
    mi fe, la catolicidad,
    mi lucha, la hispanidad,
    mi bandera, la libertad,
    mi arma, la verdad,
    mi grito... ¡despertad!
    mi lema... ¡¡Conquistad!!

  5. #5
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Militares sin patria

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Aunque dirigida a una "autoridad" cipaya el contenido de esta carta es interesante:

    8 de junio de 2010. Círculo cultural Aparisi y Guijarro. Actividades sociales. Carta enviada al general en jefe del cuartel de alta disponibilidad de la OTAN en Valencia


    Excmo. Sr. General Jefe, del Cuartel General de Alta Disponibilidad de la OTAN de Valencia:

    Lamentamos tener que dirigirle esta carta abierta, tras los últimos acontecimientos en la esfera militar y cuyas consecuencias traspasan dicho ámbito, para convertirse de interés social y nacional.

    El Real Decreto que incluye el nuevo Reglamento de Honores Militares, que elimina los honores al Santísimo Sacramento – presencia real del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo-.
    Entendemos que pueden ser la causa de su ausencia en los Actos Oficiales programados con motivo de la festividad del Corpus Christi.

    No rendir armas por parte de la tropa ante el Santísimo, es liquidar la Tradición secular de los Ejércitos de España para con Dios.

    Queremos recordar las palabras proféticas del titular de nuestro Círculo, el eximio patricio Don Antonio Aparisi y Guijarro (1815-1872), “ Habrá disolución de toda sociedad, en que se niegue o se prescinda de Dios y se coloque el origen de la Soberanía en el hombre.”

    Ahora nos preguntamos ¿ qué sentido tiene el solemne juramento por la Patria?

    Jurar es poner a Dios por Testigo; si se niega la mayor todo, absolutamente todo, carece de sentido. Se convierte en un acto de pura coreografía; sin contenido trascendente, que merezca derramar una sola gota de sangre. Es el vacío, la nada.

    Por último nosotros queremos ratificarnos en las palabras de nuestro titular, “Puesto que el hombre es hijo de Dios y puesto por Dios para vivir en sociedad con otros hombres, claro es que hay derechos y obligaciones anteriores y superiores a toda ley escrita".

    Con el dolor de dirigirnos a VE en estas circunstancias, le hacemos patente nuestro respeto.


    José Monzonís Pons, presidente
    Jesús J. Blasco Lagunilla, secretario

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 35
    Último mensaje: 29/06/2019, 23:30
  2. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 186
    Último mensaje: 13/06/2019, 19:04
  3. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  4. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 00:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •