Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3

Tema: Pedro Páez Jaramillo, el aventurero olvidado

  1. #1
    Avatar de Mefistofeles
    Mefistofeles está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    01 oct, 09
    Mensajes
    923
    Post Thanks / Like

    Pedro Páez Jaramillo, el aventurero olvidado

    Pedro Páez Jaramillo misionero jesuita nacido en 1564 en Olmeda de las Cebollas (actualmente Olmeda de las Fuentes) en la provincia de Madrid.
    Fue el primero en alcanzar las fuentes del Nilo Azul (es un río que nace y transcurre por Etiopía hasta llegar al Sudán donde se une con el Nilo Blanco en Jartún, donde aportará sus aguas al río Nilo), en 1618. Sin embargo, la Historia lo ha ignorado y la hazaña se le atribuye al escocés James Bruce, quien llegó a este lugar 152 años después.
    En 1588 comenzó el largo viaje a Oriente y África del que jamás volvería. Viajó primero a la India, a Goa, donde permaneció cerca de un año, y desde allí acompañado por el padre Antonio de Monserrat, se dirigieron al golfo de Ormuz, rumbo al destino que le habían marcado sus superiores: Etiopía.

    En este primer viaje no se cumplieron sus deseos, y fueron capturados por los árabes tras ser engañador por un comerciante local, que los vendieron como esclavos a los turcos. Debido a este cautiverio serían los dos primeros europeos que cruzaron la región de Hadramaut, al sur del Yemen. Más tarde y en el mismo viaje atravesaron el desierto de Rub’ al Khali, la extensión de arena más grande del mundo, en la península arábiga.

    Tras seis años de cautiverio, fueron rescatados y trasladados gravemente enfermos a Goa, donde Monserrat murió y Páez se recuperó milagrosamente después de ocho meses de convalecencia.
    A pesar de esta experiencia, pidió de nuevo ser enviado a Etiopía.

    En 1603, disfrazado de nuevo de armenio logró cruzar el Mar Rojo y entrar en Etiopía. En su estancia africana dedicó sus esfuerzos no sólo a la tarea pastoral, sino al estudió de etíope, su lengua, religión y costumbres.




    Se hizo amigo del emperador Susinios, a quién acompañó en varios de sus viajes, en los que en uno de ellos alcanzaría a ver las fuentes del pequeño Nilo y la salida del Nilo Azul en el lago Tana. De esta forma se convertía en el primer europeo en realizar este logro.

    Políglota, hombre de acción, intelectual y arquitecto levantó un palacio de piedra de dos plantas en las orillas del lago Tana y dejó escrito en portugués un imponente libro, jamás traducido al castellano, sobre Etiopía, y que en la época e incluso en nuestros días alcanza un gran valor científico.
    Es el primer europeo que recorrió los territorios del sur del Yemen y también el primero que escribió a cerca del café de manos del rey que le ofreció una extraña bebida. En 1622 convirtió al emperador Susinios al catolicismo, con lo que la doctrina cristiana alcanza el mayor esplendor de su misión. Ese mismo año muere Pedro Páez, probablemente de malaria, y es enterrado junto a la iglesia que él mismo había diseñado en Górgora.

    Yace en una tumba ignorada, junto a las monumentales ruinas de un lugar ya abandonado, sobre una colina que domina la fuente del Nilo Azul.



    FUENTE
    TU REGERE IMPERIO FLUCTUS HISPANE MEMENTO

    El Rincón de Don Rodrigo

  2. #2
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    3,944
    Post Thanks / Like

    Re: Pedro Páez Jaramillo, el aventurero olvidado

    “Historia de Etiopía”, el libro del descubridor español de las fuentes del Nilo Azul que tardó 4 siglos en publicarse

    Publicado hace 1 año - Jorge Alvarez







    Acaba de pasar el punto álgido de la efeméride cervantina en la que, entre otros muchos datos, más de uno se habrá llevado la sorpresa de descubrir que el primer país que publicó el Quijote (después de España, se entiende) fue Inglaterra: traducción de Thomas Shelton, en 1620. Ese interés por nuestra literatura, que no tuvo correspondencia a la inversa en el caso de Shakespeare, por ejemplo, ha dado lugar a casos un tanto estrambóticos. Así, aunque sea a toro pasado, no me resisto a reseñar la relativamente reciente publicación de un libro al que se puede tildar de insólito, entre otros muchos adjetivos. Digo a toro pasado porque dicha publicación se hizo hace ahora un par de años y pasó bastante desapercibida a pesar de su importancia y del hecho asombroso, casi grotesco, de que el texto fuera escrito por un español hace la friolera de casi cuatrocientos años. En efecto, cuatro siglos pasaron y aquí nadie se acordó de él hasta ahora.

    Me refiero a la excepcional Historia de Etiopía de Pedro Páez Jaramillo, redactada también por aquellos tiempos, muy poco después: en 1622. Si alguien se está preguntando cómo se le ocurrió a un español que vivió a caballo entre los siglos XVI y XVII escribir algo tan raro, la respuesta es que se trataba de un misionero jesuita que recorrió de cabo a rabo aquellas latitudes africanas, los actuales países de Etiopía y Sudán, siendo el primer occidental en descubrir las fuentes del Nilo Azul. O sea, centuria y media antes de que lo hiciera el escocés James Bruce, que pasa por ser el descubridor oficial.





    Páez era natural de la villa madrileña de Olmeda de las Cebollas, que desde 1953 se llama Olmeda de las Fuentes aunque, curiosamente, ello no tiene nada que ver con el nacimiento del Nilo sino con la cantidad de manantiales de la localidad. En 1582 ingresó en la Compañía de Jesús y fue destinado a la ciudad india de Goa, donde seis años más tarde fue ordenado sacerdote. Desde allí realizó su primer viaje a Etiopía, acompañado del padre Antonio de Montserrat, otro jesuita que había recorrido el sudoeste asiático (imagen inferior). Recorrieron regiones jamás pisadas antes por ningún europeo pero terminaron engañados por un mercader, apresados y vendidos como esclavos a los turcos, pasando siete años de penoso cautiverio en galeras hasta que Felipe II gestionó el pago de su rescate.

    Gravemente enfermos volvieron a Goa. Montserrat falleció pero Páez logró sobrevivir y tras ocho meses de convalencencia, se dio cuenta de que Etiopía había dejado huella él, así que que regresó en 1603, disfrazado de armenio. Esta vez tuvo más suerte y pudo quedarse sin problemas gracias a que, siguiendo la norma misionera jesuítica, aprendió el idioma y se empapó de la cultura autóctona. Así pudo trabar contacto y amistad no sólo con las gentes sino incluso con los emperadores mismos, Za Dengel y Susinios, a los que consiguió convencer para convertirse al catolicismo. Es más, se convirtió en consejero del segundo, acompañándole en varios viajes (en uno de ellos descubrió ese punto donde nace el nilo Azul, momento que describió diciendo: “Confieso que me alegré de ver lo que tanto desearon ver el rey Ciro, el gran Alejandro y Julio César”) y para el que hizo también de arquitecto e ingeniero, construyendo un palacio y una iglesia a orillas del lago Tana -donde están las fuentes (última foto)-, así como varios puentes.





    Páez estuvo diecinueve años en el país, pasó por Yemen (donde también terminó dominando su lengua, al igual que el árabe) y se convirtió en un erudito, experto en la historia y la cultura etíopes hasta el punto de poder escribir varios libros pedagógicos (un diccionario, un catecismo, una gramática…). Su obra magna, sin embargo, fue la sensacional Historia de Etiopía, para la que utilizó el portugués. Sensacional porque además no se dejó llevar por la imaginación, como era frecuente en aquellos tiempos, y procuró aplicar un criterio estrictamente científico.

    Ese libro es un compendio de conocimientos empíricos sobre geografía, historia, fauna, flora, costumbres, creencias, arte y, en suma, todo lo referente a aquel rincón del mundo (extendiendo la descripción al sur de Arabia), aparte de su propia experiencia personal como misionero y explorador. Hasta nos dejó la primera alusión a una desconocida bebida llamada café. El manuscrito original, compuesto por cuatro tomos, se conserva en el archivo histórico de los jesuitas y tiene algo que lo hace aún más rara avis todavía: el hecho de que jamás se editara, permaneciendo inédito hasta que en una fecha tan cercana como 1945 las imprentas lo sacaron por primera vez. Y no fue en español sino en portugués.





    Incomprensiblemente, para poder leer la Historia de Etiopía en nuestro idioma ha habido que esperar hasta hace un par de años, cuando se celebró el 450º aniversario del nacimiento de Páez y una editorial la puso en el mercado en dos volúmenes y con un mapa de 1650. El jesuita murió de malaria en 1622, nada más terminar el libro, y su cuerpo fue enterrado en aquella tierra sin que sepamos el punto exacto, probablemente en la ciudad de Górgora, que se asoma al Nilo Azul desde una colina. Un sitio perfecto para su descubridor, un hombre que, en palabras del escritor viajero Javier Reverte, “si fuera inglés sería tan conocido en el mundo como Livingstone”.


    Foto lago Tana: NASA en Wikimedia





    _________________________

    Fuente:

    “Historia de Etiopía”, el libro del descubridor español de las fuentes del Nilo Azul que tardó 4 siglos en publicarse

  3. #3
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,636
    Post Thanks / Like

    Re: Pedro Páez Jaramillo, el aventurero olvidado

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Más información sobre el P. Pedro Páez, en un hilo anterior:

    http://hispanismo.org/biografias/7732-pedro-paez.html

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Elogio del pudor
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 10/05/2018, 06:03
  2. En busca de la verdad: el verdadero origen de Cristobal Colón
    Por Lo ferrer en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 29/03/2014, 01:17
  3. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 20:25
  4. La Cristiandad, una realidad histórica
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 17/02/2009, 16:56
  5. De los males del islam
    Por Hyeronimus en el foro Religión
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 19/10/2008, 15:18

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •