Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 35 de 35

Tema: Millan astray,fundador de la legión

  1. #21
    Avatar de JCC
    JCC
    JCC está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    22 oct, 08
    Ubicación
    Principado de Asturias
    Mensajes
    467
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    Cita Iniciado por Litus Ver mensaje
    Querer meter a Millan Astary en el ejército actual es insultarlo.
    Mira, en esto te doy hasta la razón,pero por si alguna circunstancia de la vida, hubiese algún conflicto en el que España vaya ser el protagonista,no llames al ejercito,y si por alguna otra razón te llaman a filas(si todavía tienes una edad aceptable),espetales toda tu opinión que tienes sobre ellos y demuestrales como se comporta un soldado de verdad.

    Además si el ejército está como está ahora es debido a porque los políticos lo han ido destrozando poco a poco y por que la sociedad se ha ido degradando y como es de todos conocidos, los soldados no salen de fábricas sino de la sociedad,y la sociedad de hoy en día deja mucho que desear.

    ¡Por España Siempre!

  2. #22
    Avatar de Litus
    Litus está desconectado "El nombre de España, que hoy
    Fecha de ingreso
    11 may, 05
    Mensajes
    844
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    Es verdad que el ejercito, al igual que otras instituciones no deja de ser mas que el reflejo de la sociedad. Pero siempre en todas las sociedades la casta militar tenia unas virtudes que eran mas dificiles de corromper.

    En la URSS se hizo una transición del comunismo al capitalismo pero el ejercito se ha hecho respetar y es respetado. Aqui el ejercito de chusqueros ,que eran una barriga enganchada a un cuerpo nada hacian en el ejercito franquista, pero al menos este tenia cierta fuerza para hacerse respetar. Con la transición, los hombres barriga nada tenian que defender. Para ellos el ejercito era formar y gritar en los cuarteles. Nada sabian y nada tenian que defender, pues para defender a algo hay que conocerlo.

    Hoy han sido sustituidos por gente mas preparada con mejores sueldos, pero tampoco saben que es España, por eso se limitan a obedecer pues nada tienen que defender. Si les dicen que viva la coca-cola ellos contestaran Viva!.
    "El nombre de España, que hoy abusivamente aplicamos al reino unido de Castilla, Aragón y Navarra, es un nombre de región, un nombre geografico, y Portugal es y será tierra española, aunque permanezca independiente por edades infinitas; es más, aunque Dios la desgaje del territorio peninsular, y la haga andar errante, como a Délos, en medio de las olas. No es posible romper los lazos de la historia y de la raza, no vuelven atrás los hechos ni se altera el curso de la civilización por divisiones políticas (siquiera eternamente), ni por voluntades humanas.
    Todavía en este siglo ha dicho Almeida-Garret, el poeta portugués por excelencia."Españoles somos y de españoles nos debemos preciar cuantos habitamos la península ibérica" .España y Portugal es tan absurdo como si dijéramos España y Catalunya. A tal extremo nos han traído los que llaman lengua española al castellano e incurren en otras aberraciones por el estilo."
    Marcelino Menéndez Pelayo.

  3. #23
    Avatar de TerciodeSarmiento
    TerciodeSarmiento está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    14 feb, 09
    Ubicación
    Huelva
    Mensajes
    321
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    Nuestra sangre no ha muerto.
    De la la clase dirigente de este pais, se ha dicho de todo y nunca bueno, han sido capazes de las mas grandes bajezas, incluido el perjuro, me refiero tambien a S.M. Juan Carlos I.
    Pero de la legión, pese a los distintos gobiernos, incluido rippublicas, jamas se dirá que esta falta de valor, honor, furia y coraje, vease el ejemplo de pese a la retidara de las dos banderas de africa, y digo africa (Ceuta y Melilla) que por ello no deja de ser España, han entregado esas banderas a España, sin la menor mención publica de sus sentimientos, aunque me consta que ha sido el mayor golpe recibido a la legión, desde su fundación.
    Pero os diré una cosa, solo hace falta un hombre, si un solo hombre que sea capaz, y toda la legión resurgira. Vease que la legion esta concevida a imagen y semejanza de los tercios viejos españoles.
    Aqui hay sangre de sobra para que brote 1000 España.

  4. #24
    Avatar de JCC
    JCC
    JCC está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    22 oct, 08
    Ubicación
    Principado de Asturias
    Mensajes
    467
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    Cita Iniciado por Litus Ver mensaje
    En la URSS se hizo una transición del comunismo al capitalismo pero el ejercito se ha hecho respetar y es respetado.
    Si,es cierto,pero,¿por qué se ha hecho respetar y es respetado?

    A diferencia que aquí los políticos de Rusia son serios y no se dedican a decir tantas gilipolleces como los políticos de aquí,los políticos rusos les interesa tener un ejército fuerte,los politicos de aquí no les interesa por que tienen miedo al ejercito y les interesa tenerlos "agilipollaos",entre otras muchas cosas.

    Además,el ejército español todavía demuestra de que está hecho cuando en Afganistán con material y munición muy limitado tiene que socorrer a los italianos,matando a unos cuantos talibanes,o ser la vanguardia de una ofensiva de la OTAN en el mismo país.

    A la hora de criticar al ejército hay que tener mucho cuidado,no digo que no haya nada que criticar del ejército,lo cierto es que hay muchas cosas que criticar,pero no se puede despreciar al ejercito español a la ligera porque no ha tenido oportunidad de demostrar lo que vale y las pocas ocasiones que lo ha podido hacer,con muy buen comportamiento de los soldados,no se comenta nada porque el gobierno de turno no le interesa que se sepa.

    ¡Por España Siempre!

  5. #25
    Avatar de Der
    Der
    Der está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    13 dic, 08
    Ubicación
    Donde cuadre
    Mensajes
    106
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    Cita Iniciado por TerciodeSarmiento Ver mensaje
    Nuestra sangre no ha muerto.
    De la la clase dirigente de este pais, se ha dicho de todo y nunca bueno, han sido capazes de las mas grandes bajezas, incluido el perjuro, me refiero tambien a S.M. Juan Carlos I.
    Sé ha dicho de todo y con razón.

    Pero de la legión, pese a los distintos gobiernos, incluido rippublicas, jamas se dirá que esta falta de valor, honor, furia y coraje, vease el ejemplo de pese a la retidara de las dos banderas de africa, y digo africa (Ceuta y Melilla) que por ello no deja de ser España, han entregado esas banderas a España, sin la menor mención publica de sus sentimientos, aunque me consta que ha sido el mayor golpe recibido a la legión, desde su fundación.
    Bueno, el mayor golpe no sé yo, puede decirse que La Legión ya lleva recibiendo golpes que no han sido precisamente blandos durante un tiempo prolongado y constante.

    Y la verdad, es que, La Legión ya no es lo que era, nos guste o no, La Legión llevan tiempo castrándola y no precisamente a golpe y porrazo, sino que lo han hecho poco a poco, echando agua en el recipiente hasta que el contenido ha ido dejando de saber a vino.


    La Legión empezó a degradarse cuando cambiaron la uniformidad y pusieron esas camisas que no permitían al legionario ir pecho al descubierto; La Legión empezó a degradarse cuando eliminaron la escala legionaria; La Legión empezó a degradarse cuando permitieron que la mujer formara parte de sus filas; La Legión empezó a degradarse cuando para saber donde está ubicado el Tercer Tercio tienes que preguntar por la Brigada Alfonso XIII

    Últimamente también he leído por ahí que pretenden que a partir de ahora los legionarios vayan afeitados, no sé si esto ultimo será un bulo o no, pero la cuestión es, si poco a poco le van quitando todo lo que diferenciaba a la Legión de las demás unidades del Ejército, si le han quitado su disciplina y mística ¿qué le queda de Legión menos el nombre?

    Pero os diré una cosa, solo hace falta un hombre, si un solo hombre que sea capaz, y toda la legión resurgira. Vease que la legion esta concevida a imagen y semejanza de los tercios viejos españoles.
    Aqui hay sangre de sobra para que brote 1000 España.
    Ojala pudiese estar de acuerdo y darte toda la razón, pero visto como están las cosas hoy, eso aun está por ver.

  6. #26
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Millan astray,fundador de la legión













    Literarias


    MILITAR ES CONDUCIR LA VIDA

    Luis Eugenio Togores Sánchez:
    “MILLAN ASTRAY LEGIONARIO”,
    Madrid, La Esfera de los Libros, 2005, 495 páginas.

    El autor, Doctor en Historia Contemporánea, es Decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad San Pablo CEU de Madrid. A su pluma debemos además la notable biografía de Agustín Muñoz Grandes, Héroe de Marruecos y General de la División Azul, que comentáramos en el número 75 de “Cabildo”.

    En esta oportunidad nos encontramos también ante un libro que sorprende y atrapa, ya que el lector de las disciplinas biográficas o narrativas conoce que no es infrecuente cuando abre uno de estos trabajos encontrarse con lucubraciones o amaños insinceros de episodios no experimentados y menos aun probados. Aquí, desde las primeras páginas se asienta la regla de oro de la Verdad que se acata como las obligaciones de la sangre y los compromisos del honor.

    Y tales virtudes emanan desde la misma personalidad humanísima de José Millán Terreros, nacido hace ciento treinta años en La Coruña, un 5 de julio de 1879, en el hogar formado por el abogado José Millán Astray y Pilar Terreros.

    En 1928 firmaría con sus dos apellidos paternos (Millán Astray) por el orgullo que sentía por él y como forma de reivindicarlo ante la difamación de la que fuera objeto durante años. Días terrenos transcurridos con pasión en el lapso histórico que va desde su bautismo de fuego en Filipinas en 1896 hasta su fallecimiento el 1º de enero de 1954. Allí está la hermosa filosofía de la obediencia que es la pura formulación del heroísmo. Y eso es militar porque es conducir la vida por el único cauce. Tal como escribía Quevedo:
    “Vibre la mano el rayo fulminante
    castigando soberbias y locuras
    y si militas volverás triunfante”.
    El Doctor Togores comienza la excelente biografía con un capítulo que titula: “Los once días que decidieron el futuro de España”. Corrían las primeras semanas de la Cruzada. España estaba dividida entre la Nacional y la Roja. El falangista Comandante Yagüe marchó sobre Badajoz con varias Banderas de la Legión. El ataque se realizó a bayoneta calada y fue un vía crucis de horas interminables. Finalmente una de las columnas logró alcanzar el Ayuntamiento desde donde informó a su Jefe: “Atravesé la brecha. Tengo catorce hombres. No necesito refuerzos”.

    Mientras tanto, José Antonio ofrecía a Dios su holocausto en la mazmorra marxista. El 27 de septiembre era liberado el Alcázar de Toledo luego de 78 días de asedio. En el mundo resonaban las palabras del Coronel Moscardó, cuyo hijo había sido fusilado porque su padre rechazó la rendición: “Mi general. No hay novedad en el Alcázar”.

    El 1º de octubre Francisco Franco Bahamonde, en Burgos, con cuarenta y cuatro años, asumía como Generalísimo y Jefe del Estado español. Su exaltación como Dux estaba en la línea que marcaba Alfonso el Sabio en las Leyes de Partida: “Acaudillamiento es la primera cosa que los hombres deben hacer en tiempos de guerra, porque nacen de hecho tres bienes: que los hace unos, el segundo que los hace vencedores, el tercero que los hace tener por bien andantes y de buen seso…”

    Comenzaban por entonces los cuarenta años de una etapa extraordinaria en la vida española que contó, en esas horas de decisiones irrevocables, con el apoyo patriótico de los militares africanistas encarnados en Millán Astray. Guerrero de valor indoblegable que al frente de la Legión en 1921 y dando ejemplo de “vivir peligrosamente” perdiera el brazo izquierdo. El muñón, con las terminales nerviosas al aire, lanzaba descargas de dolor a cada roce. En 1924 otro disparo enemigo le produjo la pérdida de un ojo, partiéndole la mejilla y astillándole la quijada. Una cefalagia ceñía sus sienes “como el laurel de un César del martirio”. Numerosas eran las cicatrices de su pecho que cubrían las condecoraciones. Todo muestra un guerrero íntegro que en aquel 1936 se incorporaba de lleno a la Gloriosa Cruzada de Liberación.

    En 1929 había realizado un viaje a Montevideo y Buenos Aires. Cuánto honor para la Patria Grande ser visitada por héroes como éste, que llegaban a corazón abierto a dictar diversas pláticas.

    En Montevideo adoctrina con la conferencia dictada en el Ateneo de la Plaza Libertad. En Buenos Aires, igual éxito en el Club Español, alojándose en el Gran Hotel España de Avenida de Mayo 942. El mundo rioplatense no estaba frente al Millán Astray que vivió inmerso en la Europa liberal de los años que rodeaban los cambios del siglo XIX al XX. El liberalismo es un precedente de la anarquía. El bolchevismo lo mostraba en esos años. El caos democrático que estalló luego de 1918 lo expresaba.

    Superar la “gran fatiga” de la civilización con sus síntomas de decadencia en las costumbres e impotencia de la autoridad estatal llevó a la élite de la Europa tradicional a la convicción de que en los hombres y la sociedades debían restaurarse las virtudes heroicas: Valor, Fuerza, Energía, Ascetismo. Es decir, valores religiosos, jerárquicos y militares que se expandían desde la Roma Cesárea de Mussolini y a los que se llamó Fascismo, pero de los que se puede afirmar con Verdad que vienen desde el fondo de los siglos porque son chispazos de Dios.

    En esa línea estaba el pensamiento del General Millán Astray cuando honró, por dos veces consecutivas nuestras tierras, que son las del eterno Sacro Imperio Hispano Romano y Germano.

    Ése fue el Guerrero que el 20 de septiembre de 1920 vio corporizarse la Legión, de la que fue Fundador con los “primeros cien que seguían las Águilas del César”. En “La forja de un rebelde”, Arturo Barea escribió: “Realizó Millán Astray la tarea que se había propuesto al infundir en sus soldados un espíritu afín al que en el siglo XVI llevó a los conquistadores y a los Tercios de Flandes a insospechados niveles… Su éxito se debió a los principios que iluminaron sus ideales: acometividad en el combate, amor fraternal hacia camaradas y oficiales, resistencia física y voluntad de lucha, sumisión a la más férrea disciplina, desprecio a la muerte y espíritu de Cuerpo...”

    Pero hubo otras fuentes donde abrevó Millán Astray y fueron el Código Bushido de los Samurais del Imperio Nipón y las obras de Cervantes sobre “Armas y Letras”. Ambas estaban sobre su “mesilla nocturna” y eran, dice su biógrafo, “de lectura constante”. Cuando el Código Imperial japonés fue traducido, Millán Astray lo prologó (en 1941). De esas páginas que en parte trascribe el Dr. Togores entresacamos algunos aspectos:

    “El Bushido es el Código de moral ascética de los Samurais… Se ajusta a las virtudes del alma japonesa: caballerosa, guerrera, sencilla, de culto profundo a los antepasados… Los cuatro principios fundamentales del Bushido son: No dejarse sobrepasar por nadie en sus ideales. Servir al Jefe Supremo. Ser fiel a los Padres. Ser Piadoso y Sacrificarse en Bien de los Demás. Los cuatro votos que impone el Bushido son: La Fidelidad, la Dignidad, la Prudencia y la Muerte. El Camino de los Caballeros es: Culto del Honor, Culto del Valor, Culto a la Cortesía y Culto a la Patria. Las pestes del Bushido son: el Sueño, la Disipación, la Sensualidad y la Avaricia”.

    Poco después de la publicación, declaraba el General: “Es un interesantísimo libro y muy provechoso para las juventudes de un pueblo que después de larga decadencia renace… En el Bushido inspiré gran parte de mis enseñanzas a los Cadetes de Infantería en el Alcázar de Toledo… Y también en sus páginas apoyé el credo de la Legión con su espíritu de combate, de amistad, sufrimiento, disciplina y dureza al acudir al fuego…”

    La obra de Millán Astray fue lo que en lenguaje heroico se llama “hacer Patria”. La hizo en batallas y formando generaciones. Siempre dando ejemplo y predicando. Poco antes de fallecer definía el Valor: “Es la causa por la cual los hombres arrostran el peligro y llegan a sacrificar su vida, exaltándose con el nombre de Virtud cuando se emplea en nobles ideales: Dios, Patria, Honor, Caridad y Libertad con Justicia”.

    Por el momento un punto suspensivo. Y como a nosotros no nos es posible tratar exhaustivamente las documentadas páginas del Doctor Eugenio Togores Sánchez vamos a volver sobre la personalidad del homérida mostrando en recensión aquellos años. Durante ellos abordaremos en lo posible su sentencia: “Muera la intelectualidad traidora”, culpable de la tragedia española y profecía del Gramscismo.

    Luis Alfredo Andregnette Capurro



    Escrito por CabildoAbierto a las 22:51 1 comentarios
    Etiquetas: Luis Alfredo Andregnette Capurro
    Pious dio el Víctor.

  7. #27
    Avatar de Liga Santa
    Liga Santa está desconectado Santa Unión Católica
    Fecha de ingreso
    04 ene, 10
    Ubicación
    Frente a las murallas de Arras.
    Mensajes
    926
    Post Thanks / Like

    Cool Millan astray,fundador de la legión

    ¿Alguien puede decirme que ocurrió en Burgos con los dos gallegos?
    es decir entre camaradas africanos, vamos entre Franco y Millán.......

    Mi honor, la lealtad,

    mi fuerza, la voluntad,
    mi fe, la catolicidad,
    mi lucha, la hispanidad,
    mi bandera, la libertad,
    mi arma, la verdad,
    mi grito... ¡despertad!
    mi lema... ¡¡Conquistad!!

  8. #28
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    ¡A mí la Legión!




    JOSÉ UTRERA MOLINA



    ABC Martes , 02-02-10
    CREO que hubiese incurrido en una incuestionable cobardía si hubiese permanecido en silencio ante la última consecuencia de la mal llamada Memoria Histórica, que ha tenido su concreción en el injusto derribo de la estatua dedicada al teniente general Millán Astray.
    Arrancar una página de la historia de España que contiene y refiere el heroísmo sin límite de un soldado español, echar abajo un símbolo de una categoría histórica indudable que representa el más formidable sentido del valor, la más alta prueba de gallardía, el más sublime heroísmo, la más completa y fecunda abnegación, me parece no un error ni siquiera un disparate inconfesable. Estimo que se trata de un alevoso crimen contra la identidad de nuestra tradición militar, contra el ejemplo de alguien que supo aceptar el sufrimiento sin protesta alguna y que llevó hasta sus límites más altos el sentido de la milicia.
    ¿Se pretende borrar de los anales de la historia todo vestigio de dignidad? ¿Qué se intenta, mancillar los nombres más ilustres de nuestro acontecer nacional? Esta vandálica invasión del Gobierno socialista, esta apoyatura indiscutible de todo lo que significa destrucción de valores esenciales, no puede permanecer indiferente ante los que creemos en valores superiores, en el culto al espíritu y en la estimación verdadera de méritos que constituyen las pruebas más altas del honor.
    Vivimos un tiempo en el que corremos el riesgo de avergonzarnos de pertenecer a una Nación gloriosa y antigua como ha sido España. Nos duele la resignación, nos hiere el silencio, nos destroza la indiferencia, nos mancha el olvido. Creemos firmemente que no hay nación en el mundo que pueda ofrecer un palmarés de acciones extraordinarias como puede representar España. Concretamente a mí me duele esta trágica expoliación de virtudes esenciales, este asesinato de nuestras tradiciones, esa labor que pisotea la sangre de nuestros muertos, la señal de nuestros heridos, el holocausto de tantos y tantos soldados anónimos que dieron su vida porque España pudiera tener en la Historia un sitio de insobornable dignidad. Confieso que pocas acciones políticas me han afectado tan directamente como ésta que acontece para mayor escarnio en tierras gallegas, donde nació este ilustre soldado. ¿Es que no hay una voz disidente, un grito indignado, una protesta justificada ante tamaño desafuero?
    No solamente me duele este silencio, me repugna esta increíble complicidad de los obligados, también, a alzar la voz. Yo al menos, en mi insignificancia, carente de representación política alguna, jubilado por la edad, pero no derrotado en la esperanza, clamo contra esta monstruosa injusticia. Creo que tranquilizo mi conciencia describiendo mis sentimientos. Pienso que no podría conciliar el sueño si permaneciera callado ante esa incalificable fechoría. Hace unos años, la Legión española me distinguió con la única condecoración que verdaderamente he ostentado durante todos estos años con pleno orgullo, al nombrarme cabo honorario. Hago honor a esta distinción y saludo ante su tumba con gesto legionario a quien ha sido un héroe excepcional y un ejemplo para las futuras generaciones. Al grito legionario ¡a mí la Legión!, acudo. Aquí estoy, mi general.
    Pious dio el Víctor.

  9. #29
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    MILLÁN ASTRAY



    De armas y letras,
    Cervantino empecinado,
    Del bushido traductor,
    Samurai visionario,


    Reminiscencia pura,
    De los Tercios de Flandes,
    Alma conquistadora,
    De morrión de los Andes,


    Ardor del combate,
    En Filipinas y Marruecos,
    Sublime y radical valentía,
    En tiempos traicioneros,


    General, ¡ a mí la Legión !
    Tu estatua quieren quitar,
    Los cobardes e ignorantes,
    Que sólo saben robar,


    Próceres del infanticidio,
    Adalides de la usura,
    Enterradores de la memoria,
    Genocida su aventura,


    Protector de los mutilados,
    Podrán quitar tu estatua,
    Pero hablarán hasta las piedras,
    Ante vileza tan ingrata,


    Caballero legionario,
    De la España victoriosa,
    Nunca tu legado en silencio,
    Por cobardía ominosa,


    Millán Astray, ¡ presente !
    ¡ Viva España y su Legión !
    ¡ Gloria a los manes patrios !
    ¡ Muerte a la infame traición !

    Pious dio el Víctor.

  10. #30
    Avatar de juan vergara
    juan vergara está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    24 sep, 08
    Mensajes
    2,464
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    JOSE UTRERA MOLINA:
    Con su gesto viril y su grito, solitario, indignado,vertical, salvo el Honor de toda la Legión...
    Sea su "AQUI ESTOY MI GENERAL!!!", un faro, un camino, una esperanza, una iluminada voz de Mando, que obligue y despierte a los que obscenamente callan...

  11. #31
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,573
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    LEGIÓN ESPAÑOLA: EL HONOR Y LA VÍA DEL GUERRERO

    La primera jura de bandera de la legión en 1920, a la izquierda Millán Astray


    CONSIDERACIONES SOBRE LA VÍA DEL CABALLERO


    Manuel Fernández Espinosa


    Contra la injusta imagen de incultura y brutalidad que se ha generalizado de Millán-Astray, es la hora de decir bien alto que el Fundador de la Legión Española no era en modo alguno un iletrado. La base de esa sesgada y errónea imagen de un Millán-Astray "energuménico" se ha nutrido de la archiconocida anécdota que protagonizaron Miguel de Unamuno y el mismo Millán-Astray, en aquel crudo enfrentamiento que tuvieron ambos en el Paraninfo de Salamanca. Pero, como digo, Millán-Astray era un hombre culto, uno de los españoles más grandes que ha dado nuestra historia.

    El 23 de marzo de 1953, D. José Millán-Astray Terreros (La Coruña, 1879-Madrid, 1954) dictaba su testamento a uno de sus ayudantes:

    "Tengo dicho siempre, y por escrito, que soy católico, apostólico y romano, y que siempre he procurado seguir el camino del amor a Dios, culto a la Patria, al honor, al valor, a la cortesía, al espíritu de sacrificio, a la caridad, al perdón, al trabajo, y a la libertad con justicia. O sea: 'el camino de los caballeros'."

    ¿Cuál era ese "camino de los caballeros"?

    Mientras en Occidente se había perdido, tras siglos de descomposición moderna, el "camino del guerrero" se mantenía en el Extremo Oriente. Habíamos tenido la vía del caballero, mientras hubo Cristiandad y quien la defendiera (la España del Imperio); nuestra "vía del guerrero" fue la espléndida caballería medieval que forjó un modelo humano superior: el caballero, asceta y guerrero, no pocas veces monje y soldado en las Órdenes Religioso Militares. Pero todo aquello parecía disuelto a finales del siglo XIX e inicios del XX. Por eso, hombres como Millán-Astray quisieron resucitarla yendo a las esencias de una moral superior a la moralina burguesa y degradada de la nefasta modernidad. Y ahí fue cuando se encontraron, nuevamente, como muchas veces lo han hecho, el espíritu español y el espíritu japonés, con esa especial afinidad de almas que tenemos japoneses y españoles.

    El representante de Japón en España le había regalado un libro a Millán-Astray, "Bushido: el código ético del samurái y el alma del Japón" de Inazo Nitobe.

    Inazo Nitobe

    Nitobe era descendiente de una noble familia de samuráis y una de las figuras intelectuales japonesas con más proyección internacional. Si bien el "Bushido" recibe influencias del confucianismo, el budismo zen y el shintoísmo japonés, las reservas "religiosas" que pudieran hacerse sobre el "Bushido" carecen de sentido. Nitobe se había convertido al cristianismo en Estados Unidos, uniéndose a los cuáqueros durante su estancia allí, donde publicó su libro para tratar de explicar a los occidentales el ser japonés. Para Nitobe el "Bushido" no era algo restringido a la casta samurái, más bien pensaba que los valores de este estricto código de vida podían funcionar a modo de "religión civil" para Japón: "El Bushido fue y sigue siendo el espíritu animador, la fuerza motriz de nuestro pueblo", dijo Nitobe. Para comprender esto hay que entender la religiosidad japonesa que es de un carácter eminentemente práctico y sintético: se ha dicho con mucha razón que el japonés no tiene una religión, sino que acopla budismo y shintoísmo y, no pocas veces, cristianismo sin traumas.

    Millán-Astray quedó fascinado por el código de honor samurái y tradujo este libro de la edición inglesa ("The Soul of Japan. An Exposition of Japanese Thought", G. Putnam, Nueva York, 1905) en colaboración de Luis Álvarez de Espejo en 1941. El P. Cirilo Iglesias (O.P.) tradujo el "Bushido" del japonés, pero la traducción directa del dominico no se publicó.

    Millán-Astray, en el prólogo a esta traducción, confesaba la enorme influencia que el Bushido había ejercido en la concepción del Credo de la Legión que él mismo había confeccionado, con estas palabras:

    "En el Bushido inspiré gran parte de mis enseñanzas morales a los cadetes de Infantería en el Alcázar de Toledo, cuando tuve el honor de ser maestro de ellos en los años de 1911-1912. Y también en el Bushido apoyé el credo de la Legión, con su espíritu legionario de combate y muerte, de disciplina y compañerismo, de amistad, de sufrimiento y dureza, de acudir al fuego. El legionario español es también samurai y practica las esencias del Bushido: Honor, Valor, Lealtad, Generosidad y Espíritu de sacrificio. El legionario español ama el peligro y desprecia las riquezas."

    Para Millán-Astray, en el "Bushido", se encontraba un código sencillo y práctico. Sus cuatro principios: 1) No dejarse sobrepasar por nadie en sus ideales, 2) Servir al Jefe Supremo, 3) Ser fiel a los padres, 4) Ser piadosos y sacrificarse en bien de los demás. Cuatro votos: 1) La Muerte, 2) La Fidelidad, 3) La Dignidad, 4) La Prudencia. Las cuatro lacras que ha de evitar el guerrero: 1) El sueño, 2) La Disipación, 3) La Sensualidad y 4) La Avaricia. Siendo el camino del guerrero, "la Vía de los Caballeros" que decía Millán-Astray: 1) El Culto al Honor, 2) El Culto al Valor, 3) El Culto a la Cortesía, 4) El Culto a la Patria.

    Como podemos ver, puede apreciarse que Millán-Astray era algo más que un mutilado de guerra (como Unamuno le dijo ofensivamente en el Paraninfo), era un hombre culto y abierto a todo lo extranjero, siempre y cuando fuese aprovechable para revitalizar una tradición guerrera, respetuoso y atento a todo lo noble que han hecho otras razas, como la japonesa.

    Es así como nuestra Legión Española, de la que todos estamos orgullosos y a la que amamos, es a día de hoy el baluarte hispánico de un estilo de vida fundado sobre los principios más sólidos y universales del rigor para consigo mismo y de la capacidad de sacrificio personal hasta la inmolación. Y es por ello, por intuirlo con la certera sensibilidad que tiene la gente sencilla, que el pueblo español vibra cuando ve a los legionarios desfilar, cuando los vemos portando el Cristo de la Buena Muerte. Y aunque tal vez no nos lo haya dicho nadie hasta ahora, las muchedumbres de buen corazón vibran ante la Legión, pues nos auto-reconocemos en ella, sabiendo que en la Legión hay España, que en ella hay España de la buena y de la de verdad.

    Su grito de guerra: "¡Viva la Muerte!" pudo escandalizar a Unamuno y puede escandalizar a cuantos quieren preservar sus vidas, prefiriendo vivir negociando y regateando a la muerte para mantener una vida, aunque sea a costa del Honor. Gritar "¡Viva la Muerte!" no es quererla, es desafiar el natural instinto de conservar la vida y es desposeer al miedo de los ilegítimos derechos que quiere ejercer sobre nuestra libertad; es reconocer la vacuidad de todo, el espejismo de esta vida transitoria, impulsándonos a vivir hasta el extremo del sacrificio por lo más elevado: Dios, la Patria y el Orden Legítimo. Con el "¡Viva la Muerte!" legionario se reconoce que el valor de la vida personal es relativo, pues todo queda supeditado al Honor.

    Y si para Nitobe el código samurái era la "fuerza motriz" del Japón, el código legionario podría ser la "fuerza motriz" de una España que cada día se desconoce más a sí misma y que corre en una frenética carrera suicida hacia su autodestrucción. El Credo Legionario no sólo debiera serlo de los que forman esa "religión de hombres honrados" que nuestro Calderón de la Barca decía que era la milicia, también debiera ser el código de honor en la vida civil, dándole forma a una nueva sociedad.

    El "¡Viva la Muerte!" no será, por lo tanto, una fórmula nihilista, como la han querido ver algunos, sino la expresión más pura de una religiosidad extrema, que es la que nos hace falta, una religiosidad que contiene implícitamente las tres virtudes teologales cristianas, pues tiene la Fe en que Dios ayuda y en que "La muerte no es el final"; tiene la Esperanza puesta en que Dios premiará a los que hacen el bien, luchando contra el mal y es el Amor más grande que es el estar dispuesto a dar la vida por los demás.

    Un japonés le escribió a un amigo suyo, piloto japonés que rehusaba ofrecerse en sacrificio kamikaze, estas palabras:

    "Te tomas tu vida demasiado en serio. Imagina que, de repente, todas las gentes del planeta desaparecieran y sólo quedases tú. ¿Querrías entonces seguir viviendo? Si la vida de una persona tiene algún sentido, éste tiene que estar por fuerza en las relaciones que cada cual mantiene con los demás. De aquí nace el principio del honor."

    Lo que le decía ese japonés anónimo a su amigo que titubeaba en inmolarse estaba, como no podía ser menos, extraído del "Bushido".


    BIBLIOGRAFÍA:


    General Carlos de Silva, "General Millán Astray. (El Legionario)", Editorial AHR - Barcelona, 1956.

    Inazo Nitobe, "Bushido: el código ético del samurái y el alma de Japón", Miraguano Ediciones, 2005.

    Wolfgang Schwentker, "Los samuráis", Alianza Editorial, 2005.


    RAIGAMBRE
    raolbo y Pious dieron el Víctor.

  12. #32
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,033
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    Reproduzco un artículo de interés publicado en el blog Las Verdades Ofenden.
    __________________

    Las recientes investigaciones dadas a conocer por Severiano Delgado Cruz, bibliotecario de la Universidad de Salamanca, y de las que se han hecho eco numerosos medios de comunicación como el ABC del 8 y 9 de mayo han venido a poner de actualidad y a confirmar algo que desde este Foro venimos sosteniendo argumentadamente desde marzo de 2016 al denunciar «la gran mentira histórica del enfrentamiento entre Unamuno y Millán-Astray».

    El golpe ha sido acusado por diversos ideólogos que ahora se esfuerzan en ofrecernos relecturas del mito para el que carece de importancia la verificación histórica de lo sucedido. En socorro de la interpretación de la ultraizquierda han acudido autores como Antonio Elorza para quien «las palabras no serían esas, pero los contenidos estaban ahí» (risum teneatis, amicis). Es más, Elorza vuelve a apoyar su relectura sobre una interpretación distorsionada de una conocida imagen que es sistemáticamente reproducida mientras se oculta la que inmortalizó el momento en que Unamuno y Millán Astray se dieron la mano. «La foto de la salida del acto evita cualquier disquisición ulterior», sostiene Elorza, cuando la realidad es todo lo contrario. No es una sino que son dos las imágenes tomadas a la salida del Paraninfo salmantino el 12 de octubre de 1936 y es cierto que las fotos impiden cualquier disquisición ulterior pero en sentido contrario al pretendido por el agit-prop del Frente Popular.

    En efecto, hace apenas unos días volvíamos sobre la cuestión (Millán Astray-Unamuno: una batalla ganada y una mentira menos que rebatir) al hilo de una histórica fotografía silenciada durante años por todos los que se han ocupado del suceso y que fue publicada en el diario salmantino El Adelanto del 13 de octubre de 1936. Así lo documentaron los miembros de la Plataforma en defensa de Millán Astray y de ello nos hicimos eco en junio de 2017. Por aquellas mismas fechas, localizamos el original de dicha foto en un fondo documental, con una calidad mucho mayor que la reproducida en el deficiente papel periodístico de la época.



    Foto publicada en “El Adelanto”, 13-octubre-2017. Editada para H en L.

    Dicha imagen venía a confirmar el resultado de nuestras pesquisas acerca de los escoltas que acompañaban al veterano legionario aquel día histórico (Millán Astray con Unamuno. No contra Unamuno). Aunque el relato de Portillo en 1941 fuera decisivo a la hora de difundir el mito como sostiene Delgado Cruz, pudimos comprobar que la historieta sobre el desencuentro había sido ya forjada previamente por la propaganda roja e incluso a los pocos meses circulaba en la prensa de zona nacional la frase atribuida a Millán Astray (“¡Mueran los intelectuales!”) . Es más, junto a los testimonios aducidos por Delgado (Eugenio Vegas Latapié, dirigente de Renovación Española; el de José Pérez-López Villamil, psiquiatra de Millán Astray, y el de Esteban Madruga) estimamos muy relevante el aducido por nosotros de Pemán, quien se refiere a la escena ahora documentada fotográficamente al recordar que Unamuno se despidió de Millán Astray «y ello demuestra que el ambiente no era tan arrebatado…» (ABC, Madrid, 26-noviembre-1964, pág. 3: La verdad de aquel día).





    Dibujo de Moisés Domínguez Núñez.

    Volviendo a la imagen que ha evocado en su dibujo Moisés Domínguez, se pueden observar, con más detalle, elementos que en la imagen original pasan más desapercibidos como la mano que ofrece Unamuno al general legionario. Creemos que su trascendencia es grande para que vayan cayendo los muros pseudohistóricos construidos sobre mentiras y medias verdades por historiadores “de prestigio”, poco escrupulosos con el manejo de las fuentes primarias.

    Ahora anotaremos algunos datos biográficos del autor de la fotografía que creemos interesantes y que hoy salen por primera vez a la luz.

    La imagen está firmada por el veterano fotógrafo y retratista Almaraz. Poco sabemos de él. Se llamaba Eustaquio Almaraz Santos y había nacido el 13 de diciembre de 1898 en la localidad zamorana de Villamor de los Escuderos, hijo de Gabriel y de Casilda. Se desplazó a trabajar a la cercana Salamanca y montó un estudio de fotografía y retoques de retratos “Studio Almaraz”, en la calle Doctor Riesgo, número 96 (conocida anteriormente como la de Toro y después de la Guerra Civil, como la del Generalísimo). En los anuncios en prensa local se anunciaba que su galería tenía «un buen servicio de calefacción, para que los niños no se resfríen cuando sus mamas les desnudan para fotografiarse».

    En este taller se formaron algunos fotógrafos de prestigio, como su paisano Ángel Laso, Felipe Torres o el pintor Alberto Rico Salabert. Almaraz trabajaba tanto fotografías de estudio para bodas, bautizos y comuniones, como reportajes gráficos, para la prensa en los diarios locales El Adelanto y La Gaceta de Salamanca y en los nacionales Ahora, ABC y otros de los que era corresponsal fotográfico. Entre 1934 y 1936 Miguel de Unamuno posó varias veces en su estudio.

    Se casó con María Martín González y falleció en su domicilio de Salamanca el 30 de septiembre de 1975. Sus restos reposan en el cementerio de San Carlos Borromeo de dicha capital.

  13. #33
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,033
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    «Venceréis, pero no convenceréis»: desvelan la mentira del enfrentamiento entre Unamuno y Millán-Astray.

    Severiano Delgado Cruz, bibliotecario de la Universidad de Salamanca, ha publicado una investigación en la que desmonta el mítico duelo de discursos entre el entonces rector y el fundador de la Legión española. Un episodio exagerado para adecuarlo al relato republicano

    El instante en el que Miguel de Unamuno,rector de la Universidad de Salamanca, espetó a José Millán-Astray, fundador de la Legión, su ya mítico «Venceréis, pero no convenceréis» es uno de los más famosos de la Guerra Civil. Lo ocurrido aquel 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo del centro durante la celebración del Día de la Raza caló tanto en la sociedad que, en pocos meses, fue traducido y narrado por multitud de medios a lo largo y ancho de Europa. Así pues, tanto el «You will win, but you will not convince» como el «Vaincre n'est pas convaincre» han sido utilizados a lo largo de los años para representar el triunfo de la inteligencia contra la fuerza.

    Sin embargo, un nuevo estudio elaborado por Severiano Delgado Cruz, bibliotecario de la Universidad de Salamanca, acaba de hacer añicos este mítico episodio después de más de ocho décadas. Y es que, según afirma el investigador en su documentado y extenso dossier «Arqueología de un mito: el acto del 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca», aquel discurso no fue más que una mera recreación realizada por Luis Portillo Pérez en un artículo fechado en 1941 y publicado en la revista «Horizon» bajo el título «Unamuno's Last Lecture». Todo ello, con el objetivo de demostrar la barbarie de Millán-Astray.

    «El relato tiene una clara intención literaria, no historiográfica. Portillo no intenta describir objetivamente el acto del paraninfo, al que no asistió, sino hacer una recreación literaria destinada a subrayar la brutalidad de Millán-Astray», desvela Delgado en su dossier. En este sentido, el bibliotecario (que afirma haber llegado a la verdad estudiando «capa a capa» las fuentes hasta arribar al relato original que provocó la discordia) señala también que, mediante la exageración de este episodio, el autor buscaba alzar a «Unamuno en el papel del valiente que se atreve a enfrentarse al infame militar».


    Rodeado de camisas azules que lo increpan, Unamuno abandona en 1936 el paraninfo de la Universidad - ABC.

    Sin embargo, y a base de una investigación minuciosa, el bibliotecario español ha logrado localizar los errores históricos en los que incurrió el autor. Y lo ha hecho basándose, curiosamente, en información digitalizada, pública y que todo el mundo puede corroborar desde la silla de su ordenador. Entre ellos destaca la supuesta presencia de un retrato de Francisco Franco presidiendo el Paraninfo de la Universidad de Salamanca. Algo imposible (en palabras de Delgado) y que demuestra que lo que llevó a cabo Portillo no fue más que una recreación historiográfica influida directamente por la imagen que se difundía entonces del alzamiento militar.

    «En realidad, el Paraninfo no estaba presidido por un “retrato sepia” de Franco, quien había sido elegido Jefe del Estado unos días antes», explica el autor. A su vez, y según el bibliotecario, tampoco se dieron en la sala lo que el franquismo llamaba los «gritos de rigor» («¡Arriba España!», «¡España, grande!» y «¡España, libre!»). «Nada de eso sucedió, Portillo acomodó, insertando detalles anacrónicos, la escenografía del paraninfo en 1936 a la imagen difundida por el cine y la prensa ya incluida en la Guerra Civil», destaca. De hecho, el autor es más que tajante: «El discurso que Portillo puso en boca de Millán-Astray es de su propia invención de arriba a abajo».

    La idea se generaliza.

    En palabras del bibliotecario, años después de que Portillo escribiese su artículo, «Horizon» publicó una recopilación de varios de los escritos de la revista. Y entre ellos se encontraba «Unamuno's Last Lecture», aunque sacado totalmente del contexto editorial. Un hecho determinante que provocó que se generalizase. Por si fuera poco, años después el investigador Hugh Thomas le dio todavía más voz en su popular trabajo sobre la Guerra Civil. Así, poco a poco, se fue forjando este episodio con sus pocos claros, y sus muchos oscuros.

    Con todo, Delgado también repasa en su documentado dossier las fuentes de las que Portillo obtuvo su particular inspiración para imaginarse lo sucedido en el Paraninfo. La mayoría, artículos de prensa. En este sentido, el experto considera que, aunque el episodio ha sido exagerado, está basado de forma bastante adecuada en la personalidad de Unamuno. De hecho, considera incluso que la mítica frase pudo ser dicha (aunque no con esas palabras) por el leído rector a lo largo de su vida.

    Versión extendida.

    Hasta ahora, la historiografía tradicional afirmaba que este curioso episodio se había sucedido en la Universidad de Salamanca (zona nacional) el 12 de octubre de 1936. Es decir, en plena celebración del Día de la Raza.

    Aquella jornada se sucedieron en la sala (en la que estaba supuestamente presente Carmen Polo, esposa de Francisco Franco) varias alocuciones de otros tantos seguidores del bando franquista cargando contra aquellos que no apoyaban el alzamiento llevado a cabo el 18 de julio. Entre las mismas destacó la de José Millán-Astray quien, con «voz estridente» (según Portillo) afirmó «que la mitad de los españoles son reos de rebelión armada o de alta traición».

    Así describió Portillo la intervención de Millán-Astray en su artículo:

    «El general prosigue: Cataluña y el País Vasco son dos cánceres en el cuerpo de la nación. El fascismo y el ejército serán el cirujano que extirpe esa carne enferma y devuelva la salud al sagrado reino nacional. El general hace una pausa y comprueba que ha conquistado a la audiencia, sin percibir la sutil sonrisa de desdén en los labios del rector. Todo socialista, todo republicano, y por supuesto todo comunista, es un rebelde contra el Gobierno Nacional que muy pronto será reconocido por los estados totalitarios que nos ayudan, a pesar de la democrática Francia y la pérfida Inglaterra»


    Unamuno

    «Millán prosigue con una alabanza a los moros que están ayudando a Franco, pero se pierde en su propia confusa oratoria y entonces un fascista entusiasta grita: ¡Arriba España! y añade: ¡España! -¡Una! -responde la masa mecánicamente. -¡España! -¡Grande! -¡España! -¡Libre! Varios Camisas Azules se ponen en pie con el brazo en alto y saludan al retrato en sepia de Franco que cuelga en la pared: -¡Franco! ¡Franco! ¡Franco! -grita el público-».

    Tras esta arenga comenzó el caos (siempre según la versión de Portillo) en el Paraninfo. Todos miraron ansiosos a Unamuno, y este no defraudó a nadie tras tomar la palabra. El relato oficial en español fue traducido por la editorial antifranquista Ruedo Ibérico posteriormente de a siguiente guisa:

    «Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien, y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir. Porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso –por llamarlo de algún modo- del general Millán Astray que se encuentra entre nosotros. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao».

    «Pero ahora acabo de oír el necrófilo e insensato grito “Viva la muerte”. Y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían, he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente».


    Astray, junto a Francisco Franco - ABC

    «El general Millán Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero desgraciadamente en España hay actualmente demasiados mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muchísimos más. Me atormenta el pensar que el general Millán Astray pudiera dictar las normas de la psicología de la masa. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los inválidos a su alrededor».

    Según el mismo relato, Millán Astray no pudo mantenerse callado ante este ataque y, en mitad de la Universidad de Salamanca, gritó «¡Abajo la inteligencia! ¡Viva la muerte!». Pero Unamuno no se amedrentó y continuó:

    «Este es el templo de la inteligencia. Y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaríais algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho».

  14. #34
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,033
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    «Unamuno nunca dijo "Venceréis, pero no convenceréis" a Millán-Astray».

    Severiano Delgado Cruz, bibliotecario de la Universidad de Salamanca, desvela a ABC los pormenores de su nueva investigación: un estudio del discurso que el rector pronunció frente al fundador de la Legión el 12 de octubre de 1936.

    El «Venceréis, pero no convenceréis» que Miguel de Unamuno, rector de la Universidad de Salamanca, espetó al fundador de la Legión española, José Millán-Astray, el 12 de octubre de 1936 es un episodio mítico de nuestra historia. Sin embargo, desde el martes ya es público y notorio que aquellas palabras fueron edificadas posteriormente por el articulista Luis Portillo Pérez. Y todo ello, gracias a una investigación de Severiano Delgado Cruz, bibliotecario de la Universidad de Salamanca.

    Delgado, que afirma a ABC llevar años estudiando la historia local de Salamanca, es -con todo- cauteloso. Él prefiere definir este hecho como un «malentendido histórico», más que como una mentira. Reacio a la polémica, se muestra además tajante en lo que se refiere al objetivo de su investigación: «No quiero desmitificar nada. Solo quiero dejar claro que los interesados en la figura de Unamuno harían bien leyendo a Emilio Salcedo y a Colette y Jean-Claude Rabaté, y dejando a un lado la llamada "versión de Luis Portillo", que no es tal, sino una recreación literaria»

    1-¿Qué le llevó a investigar este hecho histórico?

    Me dedico desde hace años a investigar la historia local de Salamanca, la Guerra Civil y la represión franquista. De hecho, mi primera publicación es de 2000. También he estado relacionado con el movimiento de la memoria histórica.

    En los últimos tiempos estoy investigando la figura de Miguel de Unamuno como rector de la Universidad de Salamanca, 1900-1914 y 1931-1936. Esta investigación que ha salido en la prensa es solo una parte de una trabajo más amplio.

    «Unamuno nunca replicó diciendo: "Este es el templo de la inteligencia y yo soy su sumo sacerdote"»

    En cuanto al acto del 12 de octubre de 1936, me llamaba mucho la atención el hecho de que hubiera versiones tan distintas: por un lado la de Emilio Salcedo, por otro la de Luis Portillo, así que me puse a buscar las fuentes.

    La de Emilio Salcedo se encuentra con facilidad, es su "Vida de don Miguel", pero la de Portillo estaba envuelta en capas y más capas. Al final, gracias al libro de Colette y Jean-Claude Rabaté, "En el torbellino", pude encontrar la fuente original: la revista "Horizon", que está digitalizada gratis en el sitio web www.unz.com.

    Luego ya fue todo tirar del hilo, hacia Hugh Thomas, Ruedo Ibérico y Ricardo de la Cierva, que repiten el discurso de Portillo.

    2-¿Cuánto tiempo le ha dedicado a la investigación?

    A esta en concreto, no podría decirlo. Cuando uno se pone a mirar en la prensa, en los archivos, en la bibliografía, vas encontrando datos aquí y allá. O no encuentras nada útil, quién sabe.

    En la investigación sobre Unamuno llevo varios meses, tal vez un año. También hay mucho tiempo de conversación con un amigo, Luis Castro Berrojo, que está investigando el papel de Millán Astray durante la Guerra Civil, y me ha dado varias pistas valiosas.


    Salida de Unamuno del acto del paraninfo - ABC

    3-¿Es el artículo de Portillo la semilla de la que nace el error?

    No. Portillo hizo una recreación literaria para una revista de literatura, y punto. El malentendido, más que error, vino luego, cuando Hugh Thomas consideró que el relato de Portillo era una fuente historiográfica fiable y lo incorporó a su historia de la Guerra Civil española de 1961. Bien es cierto que entonces no había más fuentes disponibles. El relato de Portillo era lo único que se había escrito hasta entonces sobre el acto del paraninfo.

    4-¿Se había hecho, antes del artículo de Portillo, referencia a este hecho?

    Creo que no. El artículo de Portillo es de 1941, y antes sólo se habían publicado las crónicas de la prensa francesa en 1937.

    5-¿Qué es lo que pasó, entonces, aquel día en el Paraninfo?

    Emilio Salcedo da un relato bastante ajustado a los hechos, al igual que los Rabaté en "En el torbellino". Hubo mucha tensión emocional. Unamuno y Millán se tenían antipatía mutua, desde hacía años.

    El detonante de la explosión colérica de Millán fue cuando Unamuno mencionó, en términos elogiosos, a José Rizal, el héroe de la independencia de Filipinas, contra quien había luchado Millán cuando tenía 16 años, en su primera campaña en Filipinas.

    Después de aquello el acto se acabó y todos salieron del paraninfo, muchos con el susto en el cuerpo. Unamuno nunca replicó diciendo: "Este es el templo de la inteligencia y yo soy su sumo sacerdote". Tampoco dijo "Venceréis, pero no convenceréis", sino más o menos "Tened en cuenta que vencer no es convencer, ni conquistar es convertir". De todas formas, lo que me interesa dejar claro es que es imposible reconstruir la literalidad del discurso de Unamuno.


    Millán-Astray - ABC

    6-¿Por qué se ha generalizado este error histórico?

    Porque se dio por buena la autoridad de Hugh Thomas y de Ricardo de la Cierva, así de sencillo.

    7-¿Cuáles son los errores históricos (o anacrónicos) en los que incurre Portillo?

    Hay unos cuantos. Por ejemplo, decir que el paraninfo estaba presidido por un retrato de Franco (y además "un retrato sepia"), cuando Franco había sido elegido jefe del Estado 12 días antes, el 1 de octubre. También, los "gritos de ritual" (España Una, Grande, Libre), que todavía no se daban en los actos del Estado, sino solo en los de Falange, ni se coreaba "Franco, Franco, Franco".


    Miguel de Unamuno - ABC

    Por último, me interesa precisar que el objeto de mi investigación es solo el discurso atribuido a Unamuno que termina con el párrafo de "Este es el templo de la inteligencia. Y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaríais algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho."

    No quiero desmitificar nada, ni desvelar ninguna verdad escondida. Solo quiero dejar claro que los interesados en la figura de Unamuno harían bien leyendo a Emilio Salcedo y a Colette y Jean-Claude Rabaté, y dejando a un lado la llamada "versión de Luis Portillo", que no es tal, sino una recreación literaria.
    Última edición por Pious; 10/08/2018 a las 18:46

  15. #35
    Avatar de Pious
    Pious está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    21 jul, 17
    Mensajes
    3,033
    Post Thanks / Like

    Re: Respuesta: Millan astray,fundador de la legión

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    La entrevista olvidada a Millán-Astray: el militar cojo, manco y tuerto que creó la Legión.

    El 15 de marzo de 1925, Ramón Martínez de la Riva mantuvo una extensa conversación con el instigador del «Tercio de extranjeros». Durante el encuentro hablaron de las gestas de la unidad y de su participación en la guerra de Marruecos.

    Un hombre que rebosaba optimismo y al que la falta del brazo izquierdo no le hacía perder ni un ápice de su aura marcial. Así es como definió el 15 de marzo de 1925 Ramón Martínez de la Riva -un famoso periodista de Blanco y Negro (ABC)- al entonces coronel Millán Astray y Terreros tras mantener una entrevista con él. Cojo, manco y -tiempo después- tuerto, este oficial se ganó un hueco en los libros de Historia por crear en 1920 la Legión Española y por el arrojo que, durante sus años mozos, demostró combatiendo contra los rifeños en la guerra de Marruecos.

    Gallego de nacimiento, Millán Astray comenzó su andadura militar al ser admitido en la Escuela Superior de Guerra en 1894 cuando apenas había contaba 15 años de vida. Más pronto que tarde se destacó, fusil en mano, en los campos de batalla de Filipinas. Disparo tras disparo, este coruñés se fue haciendo un hueco en el ejército y, finalmente, pidió voluntariamente ser trasladado a Marruecos, donde España se estaba dando de mandobles con los nativos en un intento de mantener la paz en el protectorado.

    Entre sangre y calor, Millán Astray observó que los soldados enviados desde la Península a la guerra solían ser jóvenes sin experiencia en combate y con una escasa preparación militar, lo que les convertía en blancos idóneos para los curtidos lugareños. Y es que estos, haciendo uso de su mayor conocimiento del terreno, hostigaban a los soldados bisoños (novatos, que diríamos hoy en día) hasta la extenuación.

    Por todo ello, a sus 26 años decidió proponer la creación de una unidad similar a la Legión Extranjera francesa que, mediante un adiestramiento específico para resistir las duras condiciones de Marruecos, hiciera frente –siempre en primera línea de batalla- a los continuos ataques de los cabileños. Su idea fue aceptada y se creó la Legión Española, una fuerza de choque con la que se pretendía detener la sangría de fallecidos que llegaban diariamente en ataúdes a los campamentos hispanos.

    La unidad nació en principio con el nombre de «Tercio de Extranjeros», ya que aceptaba la incorporación de españoles y forasteros. El único requisito es que los voluntarios fueran capaces y supieran manejar un arma. Como explicó posteriormente Millán Astray, permitió la entrada de marroquíes debido a que «un extranjero vale por dos soldados, uno español que ahorra y otro extranjero que se incorpora». Un 15 de marzo de 1925 –año en que la Guerra de Marruecos estaba dando sus últimos coletazos- Millán Astray recibió la visita de Ramón Martínez de la Riva, con quien mantuvo una extensa conversación que a continuación recogemos:

    «Pepe Millán Astray, el caudillo de la Legión, la figura militar española que goza de una mayor popularidad, en lo íntimo de su gabinete de trabajo, animoso y sonriente, me contaba del amor de sus amores de la Legión. Exáltase al hablar de los legionarios, de Franco, su jefe, de los hechos de armas recientes, y es su conversación un canto heroico a los caballeros de la muerte. Yo, mientras tanto, lo observo con detenimiento. Su faz no denota las pasadas fatigas y sufrimientos. El hombro izquierdo, sin el brazo, cercenado, dijérase que hace resaltar más la fuerte complexión del tórax. Un optimismo sano y rebosante afluye y se desborda en la amena conversación de Pepe Millán. Más de pronto se ha quedado en suspenso, y mirándome muy fijo exclama, como respondiendo a una duda que le asalta:

    -¡Ah, no! Eso, no, amigo mío. Usted hoy no ha venido, como otras veces, a hacer compañía a un convaleciente. Usted hoy inquiere, escruta, analiza, de una manera que no deja lugar a dudas. Y yo, ante el periodista enmudezco, porque no quiero que se hable más de mí, porque estamos en momentos de sacrificio para todos y no puede haber nada, en absoluto nada, que autorice una exhibición.

    Yo sonrío y callo. Millán abre su pitillera, en la que campean las armas de Infantería, extrae un pitillo, da con él unos golpecitos sobre la mesa, y al fin le prende fuego con un encendedor mecánico. Su diestra se mueve con agilidad acentuada, para suplir al brazo mutilado. Y yo, con gran calma, respondo a su vehemencia:

    -Escuche usted. Estos días, buscando unos datos, he repasado las colecciones de algunos periódicos. La de BLANCO Y NEGRO del año 1897 me brindó evocaciones de nuestras guerras coloniales. Una de las evocaciones fué una fotografía en que un grupo de oficiales de nuestro Ejército rodean a la marquesa de Polavieja. Al pie de la fotografía se lee sencillamente: "Los héroes de San Rafad" Se refiere a la campaña de Filipinas. Y allí, en primera fila, hay un muchacho de diez y seis años, recién salido de la Academia y voluntario en la campaña. Aquel muchacho es usted. Y formé el propósito de relatar en BLANCO Y NEGRO de hoy alguno de los hechos posteriores de aquel "héroe en San Raiael" a los diez y seis años.
    Pepe Millán se muerde nerviosamente los labios. Y haciendo esfuerzos por dominarse exclama:

    -Me ha ganado usted. Ya no puedo negarme. Ni por la evocación, ni por el periódico de que se trata. La gratitud me obliga, y, por tanto, usted manda. Pero hágase cargo de mi situación.

    -¿Qué es...?


    -La de un soldado a las órdenes del alto comisario en Marruecos, en situación de herido, pero en su destino.

    -Me hago cargo. ¿Cuándo ingresó usted en la Escuela de Guerra?

    -A mi regreso de Filipinas. Pero interrumpí mis estudios cuando fui destinado al batallón de Cazadores de Madrid en la época en que lo mandaba Páez Jaramillo. Es uno de mis recuerdos más gratos, ¡Qué época aquélla! De la oficialidad de aquel batallón nadie quedó ignorado. Los que no murieron gloriosamente han alcanzado puestos relevantes en el Ejército. Al ascender a capitán volví de nuevo a la Escuela de Guerra. Allí me hice, pues tuve tres maestros inolvidables: Garda Benítez, García Alonso y Martani. Salí diplomado y fui nombrado profesor de Artes militares en la Academia de Infantería. Yo, sin poderlo remediar, predicaba un día y otro a mis alumnos la necesidad de que a Marruecos fuese gente joven y animosa, v como no me parecía bien predicar sin el ejemplo, en cuanto terminó el curso me fui voluntario a Marruecos. Allí ingresé en la Policía indígena, a las órdenes del general Jordana. Andando el tiempo tuve el honor de que el general Silvestre me llamara a su lado, y a su lado fui y combatí y ascendí por méritos de guerra a comandante, en la zona de Regaya, de Larache, precisamente en la de la columna de la que ahora me habían dado el mando.

    -¿Cómo nació en usted la idea de crear el Tercio?

    -Pues verá usted. Fui dos años comandante de Regulares de Larache, y al regresar a la Península me destinaron a la Comisión de Táctica, donde germinó en mí la idea de crear un Cuerpo voluntario, análogo al de otros Ejércitos, para lo que fui a Argelia con objeto de estudiar la Legión francesa.

    -Un momento. ¿Legión o Tercio?

    -Lo español, indudablemente, es Tercio. Es evocador, es glorioso. Pero se trata de un cuerpo que se nutre de la propaganda en el extranjero, y Legión es palabra que por pronunciarse exactamente igual en otros idiomas era preciso adoptar, teniendo en cuenta que así se daba la exacta noción de su significado. Así, pues, ahora, al denominarse Tercio de Marruecos, constará de dos Legiones.

    -Bien. Se creó la Legión.

    -Se creó, y como acababa de ascender a teniente coronel, se me puso al frente. De la historia de la Legión hasta aquí no he de hablar. Ha sido de tal naturaleza y sus hechos gloriosos tan conocidos, que están en el ánimo y en el corazón de todos los españoles. En 1922 dejé el mando de la Legión y fui destinado al regimiento de Pavía.

    -¿Después marchó usted al extranjero?

    -Exacto. Todos los años salen a concurso varias plazas de oficiales diplomados de Estado Mayor, para, ir al extranjero a perfeccionarse en idiomas y ciencia militar. Concursé y gané una de estas plazas.

    -Y estuvo usted en Francia.

    «Tuve la idea de crear un Cuerpo voluntario, análogo al de otros Ejércitos»-Fui agregado al profesorado de las Escuelas Miliares de Saint Cry y de Saint Maixent, y más tarde, al décimo batallón de Cazadores en Saterna (Alsacia). De allí marché a Marruecos, agregado al Estado Mayor del general Lyantei. Estudié, por tanto, sistemas educativos y de instrucción militares, y en el campo, en las líneas de Contacto francesas, la organización de los Ejércitos coloniales.

    -¿Cómo fue volver al Marruecos español?

    -Porque cuando se agudizó últimamente el problema pedí, y obtuve, ser destinado a las órdenes del alto comisario. A los tres días me concedieron el empleo de coronel, y cuando iba a tomar el mando de mi columna caí herido. Ya lo sabe usted todo, y puede relatar lo que quería.

    -Bien. ¿Y cómo cayó herido?

    -¡Hombre! Eso se ha relatado otras veces.

    -Pero yo quiero oírselo a usted, porque no debo hurtarle al lector la emoción del relato de un hecho vivido

    -Pues yo iba en auto, acompañado del glorioso Topete, en dirección al Fondak, y a la altura de Tanites, nos encontramos con fuerzas de la columna del coronel Góngora, que sostenía fuego con él enemigo. Echamos pie a tierra, y a campo traviesa -no encontramos caballos-, nos dirigimos al encuentro del coronel para prestarle ayuda, si fuese necesaria. De pronto, y cuando descansábamos de una carrera desenfrenada, nos encontramos entre una guerrilla formada por soldados del regimiento de Burgos. Yo unos días antes había arengado a estos soldados, que me hicieron un recibimiento entusiasta en su posición, y creí que al encontrármelos en el campo de combate debía nuevamente arengarlos. Me adelanto. y en él momento en que con el brazo en alto gritaba "¡Soldados de Burgos—!", sonó la descarga…, cayó el pobre Topete para no levantarse más, caí yo con el brazo atravesado. Lo que vino después será para mi inolvidable. La guerrilla, despreciando el peligro, se puso en pie y rodeándome y cubriéndome con sus cuerpos, me retiraron del campo. Los soldados de Burgos tienen un lugar preferente en mi corazón.

    -Y ahora…

    -Pues, ahora… espero y estudio. Mi ánimo será siempre el mismo y mis proyectos de organización seguirán adelante. Hay mucho que hacer. Se han adoptado nuevas doctrinas, que el Estado Mayor llevará a la práctica. Nuestro Ejército está en momentos de grandes reorganizaciones. Es preciso tener un Ejército moderno. Con arreglo a nuestra historia y a nuestro suelo necesitamos un ejército ligero, con mucho armamento y muy maniobrero, pues no cabe olvidar nuestro abolengo de guerrilleros.

    -¿Qué recuerdos tiene usted más agradables de su vida militar?

    -¡Ha sido tan accidentada! Pero estos días he recordado algo que no se refiere a mí, pero que para mí fue de gran satisfacción. Durante mis etapas en Francia no hubo jefe u oficial de su Ejército que no me hablase con extraordinaria admiración de nuestro Rey. En la Casa del Soldado, en Versalles, se celebró con mi asistencia el solemne descubrimiento del retrato de Alfonso, XIII, colocado entre los del Rey de Bélgica, y del mariscal Jofre, y en la escuela de Saint Maixent, en una prisse d´armes, a la que asistí, el general Boria me colocó en d centro del cuadro y arengó a las fuerzas, hablándoles de la gratitud que debían al Rey de España. Este es. único recuerdo que en estos momentos quiero hacer constar.

    Y el coronel Millán Astray, cogiendo con la diestra la manga sin brazo de su uniforme, levantaba la cabeza en el gesto gallardo y peculiar con que tantas veces arengó a los caballeros de la muerte, al conducirles a la victoria.»

    https://www.abc.es/historia/abci-ent...1_noticia.html

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

LinkBacks (?)

  1. 10/04/2009, 17:19

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 195
    Último mensaje: 19/02/2021, 16:27
  2. Algunas Verdades ocultas del Comunismo
    Por Gianpaolo en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 34
    Último mensaje: 19/10/2020, 17:57
  3. Sobre Julius Evola
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 10/11/2018, 13:42
  4. La Batalla De BAILÉN
    Por Sant Marti en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 17/02/2012, 16:04
  5. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Biografías
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 11/01/2008, 21:33

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •