Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 8 de 8

Tema: El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,617
    Post Thanks / Like

    El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo

    Extraído de “Historia de la Civilización Española” (1946) de C. Pérez Bustamante, catedrático de la Universidad de Madrid

    El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo.

    Ideas generales.

    Durante el siglo XVI y la mayor parte del siguiente, la literatura española alcanza una plenitud y una pujanza de tal naturaleza, que constituye por sí sola y aun desatendiéndonos de otros aspectos (sociales, religiosos, artísticos) de la cultura española, uno de los momentos culminantes del espíritu humano. Pocas veces en la historia de la humanidad se ha registrado un fenómeno comparable. La palabra escrita y hablada llega a cumbres de perfección raramente alcanzadas por pueblo alguno. Los más diversos géneros literarios, desde la didáctica severa y árida hasta la novela llena de vida y de presencias humanas, florecen al unísono, produciendo obras maestras que sobrepasan los lindes de la literatura estrictamente nacional y se incorporan al tesoro espiritual del género humano, realizando, de una vez para siempre, la solidaridad de los valores espirituales de España con los valores universales de la cultura.

    Este apogeo y plenaria magnificencia de nuestras letras es, a la vez, índice y resultado de la grandeza de España en otros órdenes: el social y el político, el guerrero y el religioso. Y tiene tal vigor y tal consistencia, que todavía en tiempos más desdichados, cuando el poderío y la grandeza españoles habían entrado en una etapa declinante, la literatura mantiene casi incólumes sus primeros ímpetus, y las fuentes de su esplendor continúan fecundamente inagotadas. Así resulta que nuestro llamado Siglo de Oro es, en realidad, un siglo que casi alcanza los doscientos años.

    Los precedentes inmediatos.

    La España de los Reyes Católicos es, en lo político y lo militar, promesa y adelanto de lo que será la España de Carlos V y de Felipe II. Así ocurre también en lo literario. La literatura española del Siglo de Oro no surge por floración milagrosa. ni generación espontánea. A pesar de su novedad, de su originalidad radical, de su magnífico sentido de juventud, no es sino el fruto de una evolución secular, hondamente desarrollada en la entraña del alma y del pueblo de España. Es la resultante de nuestra literatura medieval, en contacto con los nuevos rumbos del Renacimiento y la Edad Moderna.

    Los gustos y los géneros literarios.

    La evolución literaria española no se desarrolló como un fenómeno aislado y desarraigado del resto de Europa. Por el contrario, las grandes corrientes espirituales que dejaron su huella en la cultura europea durante estas centurias acusaron también su paso por España. Unas veces, influencias extranjeras fueron asimiladas y nacionalizadas en nuestra patria, y otras veces, influencias españolas dieron el tono y la pauta de los gustos internacionales. En doscientos años de literatura, el espíritu español refleja -siempre maravillosamente refractadas por nuestra originalidad nacional- las diferentes orientaciones del gusto y alma europeas.

    Hay así, a lo largo del siglo XVI, una literatura propiamente “clásica” que responde más a los modelos greco-latinos, influida por el humanismo y por los grandes poetas del Renacimiento italiano, y lo largo del siglo XVII, una literatura más propiamente “barroca”, que busca sus recursos de expresión en una prosa atormentada (Gracián, Quevedo) por todas las buenas artes del estilo difícil. o en verso (como el de Calderón), donde se asientan los mayores atrevimientos de la sutileza, o (como el de Góngora) donde se enroscan las más briosas e inesperadas conquistas de la metáfora moderna.

    En cuanto a los géneros literarios, cultívanse todos, y en todos se llega a dos extremos del mérito, una producción asombrosa, aluvión bibliográfico de dimensiones oceánicas, y, enmarcadas sobre la perspectiva. de lo copioso, unas cuantas obras maestras. Es decir, los altos valores de la calidad destacados sobre el vasto paisaje de lo cuantioso. Así en la novela, el teatro, la lírica, la didáctica. etc.

    Intentemos ahora una reseña de cada uno de estos géneros.


    .
    Última edición por ALACRAN; 28/07/2021 a las 13:52
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,617
    Post Thanks / Like

    Re: El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo

    LA LÍRICA.

    Iniciase en lucha el Siglo de Oro. Lucha de la corriente tradicional española con las innovaciones renacentistas importadas de Italia: Cristóbal de Castillejo contra Boscán; es decir, el ritmo viejo del dodecasílabo y el magnífico martilleo del octosílabo de los romances contra el sonoro y majestuoso endecasílabo italiano traído por Boscán y Garcilaso. No triunfó, en realidad, ninguna de ambas tendencias. Los dos se afianzaron en nuestra gran poesía de los siglos XVI y XVII. El endecasílabo tomó en España carta de naturaleza, hasta no tener nada que envidiar al propio Parnaso italiano.

    Garcilaso de la Vega (1503-1536), el soldado-poeta, con sus Eglogas, Canciones y Sonetos marca el punto culminante de la escuela italianista. Pronto surgen tendencias nacionales de nuestra lírica, como síntesis de las primitivas escuelas.

    Una orientación sobria, profunda, de corte horaciano marca la escuela salmantina. Su gran representante es Fray Luis de León (1527-1591), cuyas Odas al modo de Horacio alcanzan alturas dignas del original y cuyas traducciones (de Virgilio, de Horacio, del Cantar de los Cantares, etc.) son comparables a los propios modelos. El cantor de la Noche oscura del alma (San Juan de la Cruz) y el bachiller Francisco de Torre pertenecen a esta tendencia.

    Al lado de ésta manifiéstase, más impetuosa, más solemne, más esmaltada de exuberancia retórica, como inspirada en los libros sagrados, la escuela sevillana, cuyo representante máximo es Fernando de Herrera (m. 1597), llamado “el Divino”, poeta elegíaco, amatorio y, sobre todo, poeta heroico, como cantor de Lepanto y de La pérdida del rey don Sebastián.

    Con el siglo XVII advienen más hondas divisiones. Por un lado, continúase la línea clásica, inspirada en las escuelas salmantina y sevillana; está línea horaciana es la de la escuela aragonesa, de Lupercio y Bartolomé Leonardo de Argensola (m. en 1613 y 1631, respectivamente), y es también la de Rodrigo Caro, el cantor de Itálica (m. en 1647), elegíaco incomparable; el capitán Fernández de Andrada, autor de la Epístola moral a Fabio, y otros.

    Y por otro lado surge, como triunfo singular del barroco, una especie de heterodoxia poética, cuya preceptiva viene a ser la Agudeza y Arte de Ingenio, de Gracián, y cuyo maestro y pontífice es el genial don Luis de Góngora y Argote (1561-1627). Góngora, tan combatido y denigrado en otro tiempo, ha sido hoy reivindicado como uno de los grandes poetas de todos los tiempos. Clásico, popular y diáfano en letrillas y romances, es a veces enigmático, pero siempre genial, en sus obras culteranas (Soledades, Polifemo y Galatea, etc.).

    (continúa)
    Última edición por ALACRAN; 28/07/2021 a las 13:49
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,617
    Post Thanks / Like

    Re: El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo

    LA ÉPICA.

    Aunque no llegó nuestra épica al nivel de la lírica, no se debe desvalorar hasta el punto de que algunos autores lo hicieron, restándole toda importancia. Hay, por el contrario, obras como La Araucana, de Ercilla (1533-1594), de una poderosa versificación, hondo sentimiento y vigor poético. En un momento de admiración hiperbólica llegó a comparar Voltaire a Ercilla con el mismo Homero. No conviene, para juzgar nuestra épica, incurrir en ninguno de los dos extremos.

    LA NOVELA

    La novela española del Siglo de Oro tiene en la historia literaria de la humanidad un relieve semejante, y en algunos aspectos superior, al que alcanza, por ejemplo, la novela psicológica de Goethe, la novela realista anglo-francesa o la atormentada y humana novela rusa de Tolstoi y Dostoiewski. La Edad Moderna no registra parecido fenómeno de esplendor en la novela.

    LA NOVELA PICARESCA.

    Pero el género que triunfa, se impone y deja huella en la cultura de todos los pueblos es el de la novela picaresca. Imagen fiel de la vida española, la retrata con sobriedad magistral. La sociedad española, especialmente en sus clases más humildes, aparece allí con su pobreza, sus vicios, su resuelto dinamismo y su esencial alegría de vivir. Es un género estoico dice Bonilla Sanmartín. Tiene del estoicismo el sentido realista y la moral elevada. Su realismo no le permite alejarse de cómo la vida es. Su moralismo le impulsa a indicar alguna vez, cómo la vida debe ser. La picaresca española no desciende jamás al sucio naturalismo del siglo XIX, materialista. Pero le supera siempre en virilidad y nobleza realista.

    Es novela de ejemplaridad, reflejando exactamente la vida. De desengaño, aleccionándola, como en el Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán (1599 1604), con reflexiones morales. Hay dos tipos de novela picaresca: la que suprime el aleccionamiento moral, haciendo radicar la ejemplaridad en el solo hecho de la vida del pícaro y la sociedad reflejada (como El Lazarillo de Tormes, publicado en 1554, de autor desconocido), y la que incluye estas reflexiones, como la obra de Mateo Alemán. Al primero pertenecen El Gran Tacaño de Quevedo, el Rinconete y Cortadillo de Cervantes, el Diablo Cojuelo, de Vélez de Guevara, y otras. Al segundo, La Pícara Justina, de López de Úbeda, o el Marcos de Obregón, de Vicente Espinel.

    (continúa)


    ,
    Última edición por ALACRAN; 29/07/2021 a las 13:35
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #4
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,617
    Post Thanks / Like

    Re: El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo

    CERVANTES

    Miguel de Cervantes Saavedra, nacido en Alcalá de Henares en 1547 y muerto en 1616, es nuestra máxima gloria literaria y una de las figuras más representativas del espíritu y la cultura europeos. Excelente soldado, buen español y escritor jamás superado, ha dejado una huella imborrable de su paso por el pensamiento y las letras. Su vida conoció más las durezas, los azares y los peligros que la holgura y la abundancia. Cautivo en Argel, pobre siempre y perseguido en ocasiones, tuvo siempre un gesto de superioridad y un rasgo a punto de legítima ironía. En las letras encontraba un refugio para las amarguras de su vida, y se entregó a ellas con generosa pasión.

    Su gran libro “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha” (publicado en dos partes, la primera en 1605 y la segunda en 1616) es una de las obras fundamentales de todas las literaturas. Ningún hombre que aspire a una mínima identificación con la cultura europea, y desde luego con el alma española, puede desconocer el “Quijote”. En torno a esta obra, poderosa arquitectura de símbolos, existe una verdadera literatura. Lo que hay de esencial en la naturaleza humana y lo que hay de grande en el alma española está reflejado en este libro, donde se acumula una experiencia tal de la vida, una penetración tan inusitada en el corazón humano y un arte estilístico tan excepcional, que hacen del “Quijote” una obra única y señera en el vasto panorama de la literatura universal. Y todo ello sin perder su carácter sustancialmente poético, primordial en el “Quijote”, incluso sobre sus intenciones moralistas y satíricas. El “Quijote” es obra poética. Sus tendencias satíricas no pasan de ser secundarias y ocasionales, dice Vossler.

    Además del “Quijote”, escribió Cervantes otros libros. Poemas líricos, una novela pastoril, varias novelas breves (las que llamó “ejemplares”), una espléndida narración de aventuras titulada “Persiles y Segismunda”. Un poema, -el “Viaje al Parnaso”- de carácter lírico-literario y varias obras dramáticas. Ninguna de estas producciones carece de mérito. Algunas lo tienen grado excepcional. Pero frente a su obra maestra palidecen todas. Cervantes es, desde hace siglos, para el mundo culto, el autor del “Quijote”.
    Última edición por ALACRAN; 30/07/2021 a las 17:55
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  5. #5
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,617
    Post Thanks / Like

    Re: El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo

    TEATRO.

    El teatro español alcanza también un esplendor deslumbrante. No consiste este esplendor en poseer uno o dos grandes genios, a la manera que el teatro inglés cuenta con Shakespeare o el alemán con Goethe, Schiller. Tampoco en un gran desarrollo técnico y escénico. Consiste, ante todo, y además de las dos circunstancias mencionadas, en que se realiza como una expresión objetiva y fiel de las grandes virtudes colectivas españolas y de los fundamentales anhelos históricos de la patria. Es la expresión literaria de la vida colectiva del alma española. Sus temas, sus éxitos. sus argumentos, todo lo que hace grande al teatro español, está ligado íntimamente al alma misma de España, a la sociedad española y al desarrollo histórico y político de la nación. Solamente el teatro griego del siglo V antes de Cristo presenta un fenómeno semejante de identidad entre un pueblo y su arte dramático. Es un teatro nacionalizado.

    EL GRAN ARTE DRAMÁTICO.

    Lope de Vega (1562-1635) es un caso exclusivo en la literatura mundial. Llamado “el Fénix de los Ingenios”, supo coordinar una fecundidad. inconcebible con una potencia creadora no superada. Entre sus centenares de comedias y dramas existen muchas obras maestras. “La estrella de Sevilla”, “Fuenteovejuna”, “La moza de cántaro” y tantas otras son obras de capital importancia en la historia del arte dramático. Todos los subgéneros teatrales fueron cultivados por él: comedias religiosas, de capa y espada, históricas, de costumbres, autos sacramentales, etcétera. Todo mereció su atención, y realizó también ensayos en el terreno de la novela y la épica, la poesía lírica y la satírica.

    Lope de Vega no tiene rival en el dominio de la máquina dramática, en la viveza del dialogo y en el manejo de los resortes psicológicos. Lope realiza la gran obra de interesar a la masa de la población española por el teatro. Comienzan a aparecer los teatros permanentes (Valladolid, 1557, y Madrid, 1579). Desde los tiempos en que Lope de Rueda luchaba por arrebatar el teatro de los Palacios de la nobleza y los conventos, hasta Lope, se ha corrido una enorme distancia.

    Pronto se constituye la “escuela de Lope” (Pérez de Montalbán, Vélez de Guevara, Mira de Amescua y, sobre todo, Guillén de Castro, autor de “Las mocedades del Cid”, drama histórico de primera fila). Y por el camino real de Lope de Vega, abriendo nuevas rutas y marcando renovadas orientaciones, aparecen otros grandes maestros. Fray Gabriel Téllez, llamado “Tirso de Molina”, de la Orden de la Merced, se muestra como uno de los grandes poetas de la Humanidad en su drama religioso “El condenado por desconfiado”, donde se hermanan la profundidad teológica y la maestría dramática, al tiempo que escribe otras grandes obras, que como “El burlador de Sevilla” (la mejor escenificación del tema de don Juan) o “La prudencia en la mujer” merecen ser colocadas en primera línea.

    Ruiz de Alarcón (m. 1636), autor de “La verdad sospechosa” y “Los pechos privilegiados”, es otro de los grandes autores clásicos españoles. Rojas Zorrilla (m. 1661) con su “García del Castañar” es uno de nuestros dramaturgos de mayor emoción y sentido trágico. Moreto (m. 1669) llegó a figuras y elegancias tales en la comedia (como “El lindo don Diego” y “El desdén con el desdén”), que parece un Watteau del arte dramático. Y cerrando el ciclo de grandes autores, don Pedro Calderón de la Barca (1600-1681)

    Este autor es uno de los poetas más poderosos, por la concepción y la profundidad, de todas las épocas. No domina como Lope (aun dominándolo muy bien) los recursos dramáticos, ni es, aun siéndolo mucho, tan elegante como Moreto, ni conoce, aun poseyendo una gran experiencia, el corazón femenino como Tirso. Pero les supera a todos por la grandeza del plan, el poder irresistible del simbolismo, la exuberancia de la forma poética, engalanada con la más frondosa potencia lírica, que le acerca a Góngora, y sobre todo, la profundidad de la concepción, a que no llegó poeta español alguno. Es, sencillamente, la síntesis de un gran arte dramático con un profundo sentido teológico y filosófico. Todos los sentimientos, las ideas y los anhelos básicos de la sociedad española de su tiempo están presentes en los grandes dramas de Calderón, como “El Alcalde de Zalamea” y tantos otros. Toda la grandeza y el ardor místico de la vida religiosa nacional está en sus autos sacramentales, como “El gran teatro del mundo”. Y sus dramas filosóficos, al estilo de “La vida es sueño”, no han sido superados por poeta alguno en cuanto a la profundidad de su poder alegórico.

    (continúa)
    Última edición por ALACRAN; 30/07/2021 a las 17:58
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  6. #6
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,617
    Post Thanks / Like

    Re: El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo

    EL GÉNERO HISTÓRICO

    Parecido desarrollo a los demás géneros literarios alcanza la historia. No es solamente la cultura clásica y el humanismo quien impulsa el apogeo de la Historia. Es algo más hondo que eso: la vida misma de España y su actuación guerrera y política en el mundo. No son solamente los profesores, los literatos y los monjes quienes escriben la historia. También los soldados y los conquistadores. De ahí la robustez y la espontaneidad que alcanzó el género en nuestro Siglo de Oro.

    Cronológicamente, uno de los primeros historiadores del siglo XVI es Florián de Ocampo, autor de una historia de España que quedó inconclusa. Muy superior a él se nos muestra Jerónimo de Zurita (murió en 1580), uno de los grandes historiadores de la Edad Moderna. Su documentación su exactitud, su imparcialidad, son insuperables. Manejo con formidable acierto crítico masas ingentes de documentos. Un estilo severo y sobrio hace realzar estos méritos de investigador. Sus “Anales de la Corona de Aragón” pueden parangonarse con las grandes obras de investigación contemporánea. Menos importancia tiene la obra de Ambrosio de Morales, que fue también un excelente erudito. Pero el historiador que mayor éxito alcanzó fue el padre Juan de Mariana, polígrafo jesuita (m. 1625), que tradujo al latín su propia “Historia de España”. Imita a Tito Livio y realizó un excelente trabajo artístico con poco sentido crítico.

    HISTORIADORES DE INDIAS

    Pero, sin duda alguna, la gran tarea de la historiografía española, la más pura gloria del género entre nosotros, es la llamada “Historia de Indias”. Pocas veces, tal vez jamás, en la historia de la historiografía universal se dio un fenómeno semejante. Al explorar, colonizar y conquistar América, España va dando junto al soldado y al misionero, el legislador y el gobernante, historiadores que observan, relatan y juzgan. A veces, el historiador y el soldado es la misma persona. Improvísanse historiadores, y se improvisan, además, genialmente. Empezando por el propio Cristóbal Colón, de quién se conservan observaciones muy atinadas, y continuando por Hernán Cortés, que en un estilo militar, sobrio y ceñudo, de soldado, se mostró como un escritor de historia veraz y realista, son los mismos soldados y capitanes quienes hacen la historia allí donde falta el erudito y el profesional.

    Así, Gonzalo Fernández de Oviedo, que, entre otros escritos, nos dejó una “Historia general y natural de las Indias”, obra asombrosa, acaso única en el género, donde se manifiesta etnógrafo, naturalista e historiador de cuerpo entero. Allí la gracia sencilla y sin artificios del estilo, la veracidad honrada y gallarda del soldado y la sagacidad del instinto científico forman un conjunto tal, que es este libro uno de los grandes blasones de la literatura de nuestra patria. Murió en Oviedo en 1557. Su contemporáneo y enemigo Fray Bartolomé de las Casas, entre otros escritos, dejó una “Historia apologética de las Indias” y un libelo vesánico, tristemente famoso, titulado “Brevísima relación de la destrucción de las Indias”, donde la crítica está suplida por la pasión y la serenidad por la más delirante falta de veracidad. Interesante y valiosa es la “Historia general de las Indias”, de López de Gomara (m. 1572), e inapreciable el gran libro “Verdadera historia de los sucesos de la conquista de la Nueva España”, escrito con una gracia, realismo y verdad insuperables por el soldado Bernal Díaz del Castillo, obra sin par por su originalidad, su verismo y su estilo, prodigio de naturalidad y energía.
    Última edición por ALACRAN; 11/08/2021 a las 18:35
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  7. #7
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,617
    Post Thanks / Like

    Re: El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo

    MÍSTICA Y ASCÉTICA

    También en estas manifestaciones literario-religiosas el genio español destaca con luz propia. El sentido ascético de nuestra literatura medieval culmina y llega a su término lógico durante el siglo XVI. La mística española se presenta como una manifestación realista, en un lenguaje transparente y sencillo, que combina la profundidad de los sentimientos y la gracia de la forma.

    Entre los escritores ascéticos merecen destacarse Alejo Venegas (1493-1554); el gentilísimo autor del “Audi, filia et vide”, beato Juan de Ávila (m. 1569); el P. Fray Luis de Granada (m.1588), autor de la “Guía de Pecadores”, uno de los más briosos prosistas del idioma castellano, y otros posteriores, como el P. Malón de Chaide, sor María de Ágreda (m. 1665), y el P. Juan Eusebio Nieremberg (m. 1658)

    Entre los escritores místicos, aparte de Santo Tomás de Villanueva (m. 1555), hay que citar dos figuras egregias: Santa Teresa de Jesús (1515-1582) y San Juan de la Cruz (1542-1591). Santa Teresa de Jesús, toda actividad y dinamismo, es también, cuando escribe de mística, dechado de espiritualidad, no superado en ninguna literatura: “El Castillo interior” y el “Libro de mi vida” son dos joyas eternas del sentimiento místico. San Juan de la Cruz, poeta y prosista de cautivadora y honda emoción mística, ha llegado en “Subida al monte Carmelo”, “Noche oscura del alma” y “Cántico espiritual entre el alma y Cristo, su esposo” a regiones de sentimiento religioso y luminosa. sencillez que resultan inaccesibles para muchos. Fray Juan de los Ángeles (m. 1609) cierra gloriosamente la era de los grandes místicos.
    Última edición por ALACRAN; 11/08/2021 a las 18:34
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  8. #8
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,617
    Post Thanks / Like

    Re: El Siglo de Oro de la literatura española y su influencia en el mundo

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    DIDÁCTICA

    Aparte de los escritores y tratadistas de distintas ciencias, que entran, como es natural, en el concepto de la “prosa didáctica”, daremos algunas indicaciones sobre los escritores didácticos propiamente dichos, que en cierto modo se corresponden con el moderno concepto de “ensayistas” o con el más amplio y exacto de “pensadores”. Entre estos pensadores españoles de los siglos XVI y XVII podríamos citar muchos centenares de nombres, ilustres la mayor parte de ellos. Nos contentaremos con los más señalados.

    Don Diego de Saavedra Fajardo (1584-1648) se manifiesta escritor brillante y profundo en su “Corona gótica”, “Empresas políticas” y buen ensayista crítico en la “República literaria”.

    Don Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645), uno de los más extraordinarios polígrafos españoles, es asimismo uno de nuestros mejores prosistas. Gran poeta, ilustre novelista, inmortal satírico en “Los sueños”, parece favorecido con todos los poderes del genio y del estilo. Fue en la prosa uno de los adalides del conceptismo, expresándose por un estilo increíblemente sentencioso, sutil, pero al mismo tiempo castizo y claro. “Política de Dios”, “Marco Bruto” y “La cuna y la sepultura” son las obras didáctico-políticas y morales más importantes de aquel excelso escritor.

    Conceptista fue también Baltasar Gracián (m. 1658), cuyas obras “El Criticón” y las menos extensas “Oráculo manual”, “El héroe”, “El discreto” y “El político” han tenido menos resonancia, pero no menos encanto estilístico ni menos profundidad. Baltasar Gracián es, sencillamente, y a pesar del desafecto que la crítica tradicional sintió hacia su reciente reivindicación, uno de los orgullos del habla y las letras españolas.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 10/12/2013, 19:43
  2. Expediciones botánicas al Nuevo Mundo en el siglo XVIII
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/09/2012, 19:10
  3. Influencia española en el chamorro
    Por Ponape en el foro Hispanoasia
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 31/08/2012, 21:33
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 29/09/2008, 04:46
  5. Influencia española en el tagalo
    Por Hyeronimus en el foro Hispanoasia
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 04/06/2007, 00:26

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •