Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 8 de 8

Tema: Consagración de Navarra al Sagrado Corazón

  1. #1
    Avatar de DON AMBROSIO
    DON AMBROSIO está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    10 dic, 09
    Mensajes
    40
    Post Thanks / Like

    Consagración de Navarra al Sagrado Corazón

    Aquí os expongo esta interesante carta que he sacado de NavarraConfidencial.com

    Carta abierta al Arzobispo de Pamplona ante la Consagración de Navarra al Corazón de Cristo
    José Fermín Garralda Arizcun, presidente de la Junta Carlista de Navarra

    Le escribo en nombre de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra de la que tengo el honor de ser su presidente, para agradecerle con todas las fuerzas de nuestra alma, la próxima consagración de la Archidiócesis de Pamplona-Tudela, y con ella de Navarra, al Sagrado Corazón de Jesús, a celebrar en Tudela (19 del presente) y luego en Pamplona (día 20).
    Sin duda sabe V. E. que Dios ocupa el primer puesto en nuestra labor social y política. Sepa también que los carlistas, como católicos y tradicionalistas, tienen arraigada la costumbre de colocarse en el pecho la imagen del Sgdo. Corazón de Jesús como “Detente” en todas las circunstancias de su vida. Es una imagen recurrente en nuestra historia. También brilla la imagen del Sgdo. Corazón en el escudo de la Monarquía tradicional y en nuestras enseñas, como se pudo ver en la anterior consagración de España al Sagrado Corazón en el Cerro de los Ángeles.
    Ojalá todas las personas y familias, tengan la imagen del Sgdo. Corazón en el frontispicio de sus casas como ha sido costumbre, y Jesús viva entronizado en sus hogares y costumbres. Ojalá las instituciones sociales y políticas rindan el culto debido a la Persona de N. S. Jesucristo en sus Constituciones y Leyes, normas y costumbres. Ojalá lo que en el orden religioso viven muchos navarros y españoles, se traslade adecuadamente y con naturalidad al orden social y político para que Cristo reine en todas las cosas. El lema del antiguo escudo del Reino de Navarra, que hoy el Gobierno de Navarra exhibe públicamente, decÍa: “Benedictus dominus Deus meus”. Ojalá que todos retomemos en este lema la profundidad del ser, las raíces de nuestra tierra, la vida de nuestros pueblos y la mejor tradición de Navarra.
    Con todos los creyentes, y nuestro amado Papa Benedicto XVI, “en el Corazón del redentor adoramos el amor de Dios a la humanidad, su voluntad de salvación universal, su infinita misericordia”.
    Agradecido de nuevo a V. E. por la próxima Consagración, animo a todos los carlistas a acudir a los Actos religiosos que tendrán lugar tal como se ha señalado por la organización.

  2. #2
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    39
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Consagración de Navarra al Sagrado Corazón

    LOS CARLISTAS NAVARROS SE SUMAN A LOS ACTOS DE CONSAGRACIÓN DE NAVARRA AL SAGRADO CORAZON DE JESÚS






    NOTA DE PRENSA DE LA JUNTA CARLISTA DE NAVARRA



    LOS CARLISTAS NAVARROS SE SUMAN A LOS ACTOS DE CONSAGRACIÓN DE NAVARRA AL SAGRADO CORAZON DE JESÚS





    Ante la Consagración al Corazón de Jesús de la Archidiócesis de Pamplona y Diócesis de Tudela, y de Navarra entera, a realizar los próximos días 19 y 20 de junio en Tudela y Pamplona respectivamente, la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra AGRADECE al Señor Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, Excmo. y Rvmo. don Francisco Pérez González dicha iniviativa, que de ser fieles a ella redundará sin duda en grandes bienes espirituales y temporales para la Diócesis pero también para nuestra sociedad Navarra, sus personas y familias, instituciones sociales, administrativas así como políticas. Creemos que si la actual crisis material es grande, esta crisis es eminentemente moral y religiosa, lo que deben saber los políticos y legisladores, y quienes administran o influyen en la "res publica". Los frontispicios de nuestras casas han estado y en muchos casos siguen estando iluminados por la imagen del Sgdo. Corazón con el "Reinaré en España" y en Navarra, irradiando la acogida, la confianza y la paz.


    En segundo lugar, LAMENTAMOS la frialdad como los dirigentes políticos en general han acogido este magno acontecimiento por lo que se refiere a Navarra. Si la realidad religiosa aún está muy arraigada en Navarra a pesar del gran daño que le hacen ciertas leyes y normativas públicas, y si el bien común conlleva reconocer que "no sólo de pan vive el hombre", es del todo necesario abrir de par en par las puertas a Cristo en las constituciones y Leyes, normas y costumbres, pues "todo lo demás se os dará por añadidura". Dios es el refugio del que nada tiene, especialmente del concebido y todavía no nacido, del anciano, del enfermo y del parado. Así se ha vivido en Navarra durante muchísimo tiempo, por lo que había un gran respeto por la vida, la dignidad de la persona y la familia, se vivía con naturalidad la ayuda y asistencia mutua, y Navarra fue floreciendo.


    Animamos a todos los navarros, y en especial a los tradicionalistas en su condición de católicos y amantes de Navarra, comprometidos social y políticamente por el bien común, a que ACUDAN a los citados Actos religiosos de los días 19 y 20 de junio y a la inaguración del monumento al Sagrado Corazón en Pamplona, porque Dios y concretamente el Corazón de Cristo que no falla, es el defensor de todo hombre, especialmente de los más débiles.


    Si el antiguo escudo del Reyno tenía como lema "Benedictus dominus Deus meus" ("Bendito sea el Señor mi Dios), que hoy se sigue utilizando, los carlistas trabajamos para que su uso no sea hipócrita o meramente estético, sino una realidad en la vida social y política así como en sus más altas instituciones.

    Pamplona, 17 de junio de 2010



    Junta Regional Carlista de la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra

    ___________________

    CTC-Navarra


    Apartado de Correos 1268 - 31080 Pamplona


    navarra@carlistas.es


    629203900


    AVISO IMPORTANTE
    La Junta Regional de la CTC de Valencia se adhiere a la Consagración de Navarra al Sagrado Corazón de Jesús.
    Que el Sagrado Corazón de Jesús bendiga a esa tierra ejemplar, que siempre ha dado lo mejor de sus hijos en defensa de Dios, de España y de la Monarquia Legítima.
    No podremos estar fisicamente pero lo haremos a través de nuestras oraciones.
    ¡Viva Cristo Rey!


    Jesus J. Blasco Lagunilla. Presidente de la CTC del Reino de Valencia



  3. #3
    Avatar de DON AMBROSIO
    DON AMBROSIO está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    10 dic, 09
    Mensajes
    40
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Consagración de Navarra al Sagrado Corazón

    Textos de Mons. Francisco Pérez sobre el Sagrado Corazón de Jesús
    1ª RENOVEMOS NUESTRA DEVOCIÓN AL CORAZÓN DE CRISTO
    Reflexión dominical – 31 mayo 2009
    Ante la proximidad del mes de junio, que está tradicionalmente dedicado al Corazón de Cristo, y como preparación al acto de Consagración que el próximo 21 de junio haremos los Obispos españoles, quiero ofreceros algunas reflexiones y comienzo haciendo mías las palabras que el año pasado nos dirigía a todos el Papa Benedicto XVI:
    «Os invito a cada uno de vosotros a renovar en el mes de junio su propia devoción al Corazón de Cristo… símbolo de la fe cristiana, particularmente amado tanto por el pueblo como por los místicos y los teólogos, pues expresa de una manera sencilla y auténtica la “buena noticia” del amor, resumiendo en sí el misterio de la encarnación y de la Redención… Dios ha querido entrar en los límites de la historia y de la condición humana, ha tomado un cuerpo y un corazón, para que podamos contemplar y encontrar el infinito en el finito, el Misterio invisible e inefable en el Corazón humano de Jesús, el Nazareno».
    Jesucristo, el Hijo de Dios, quiso hacerse hombre y amar con corazón de hombre, en ese Corazón de Cristo está resumido el Misterio del Amor de Dios, del que el hombre de hoy está tan necesitado. Jesús hoy como hace dos mil años nos dice: «Venid a mí todos los fatigados y agobiados, y yo os aliviaré… aprended de mi que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso para vuestras almas: porque mi yugo es suave y mi carga ligera». (Mt 11, 25 30). Él ha querido usar la imagen del corazón para expresar lo mucho que nos quiere. Todavía hoy este es el símbolo que se utiliza para expresar el amor, se sigue encontrando en árboles de nuestra Navarra: grabados a navaja un corazón atravesado por una flecha y con dos nombres. Jesucristo ha querido usar este mismo signo. Un corazón no grabado, sino de carne; en un árbol, el de la Cruz y traspasado, no por una flecha sino por una lanza. Y con un nombre, el tuyo, pues todos podemos decir con san Pablo: «Me amó y se entregó por mi» (Gal 2,20). Con esto el Señor nos dice que nos quiere y nos ama.
    En los umbrales de los tiempos modernos, a finales del S. XVII, cuando el amor al Señor se enfría o se hace tibio, el Señor se aparece a Santa Margarita María de Alacoque, le muestra su Corazón y le dice: «He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres, que nada se ha perdonado hasta agotarse y consumirse para demostrarles su amor». Éste es el deseo del Señor, que nos percatemos de lo que nos quiere; y muchas veces no sucede así. En este sentido, Beata Madre Teresa de Calcuta decía en su testamento espiritual:
    «Jesús quiere que os diga aún cuánto amor siente por cada uno de vosotros, más allá de todo lo que os podáis imaginar. Me inquieta el que algunos de vosotros no hayáis aún encontrado a Jesús cara a cara: vosotros y Jesús a solas. Ciertamente podemos pasar un tiempo en la capilla, ¿pero percibirlo en vosotros –con los ojos del alma- con qué amor él os mira? ¿En vosotros conocer verdaderamente al Jesús vivo, no desde los libros, sino por haberle dado hospedaje en vuestro corazón? ¿Habéis entendido sus palabras de amor? Pedid la gracia: él tiene el deseo ardiente de ofrecérosla. … Cómo podremos pasar nosotros un solo día sin escuchar decir a Jesús “yo te amo”… ¡Es imposible! Nuestra alma necesita esto, igual que nuestro cuerpo necesita respirar… El diablo intentará servirse de heridas de la vida, incluso de vuestras propias faltas, para persuadiros de que no es posible que Jesús os ame realmente. Atención: éste es un peligro para todos nosotros. Pero lo más triste es que eso es completamente contrario a lo que Jesús quiere y espera deciros. No solo que Él os ama, sino más: que Él os desea ardientemente. Vosotros le faltáis cuando no os acercáis a Él. Tiene sed de vosotros. Os ama permanentemente, incluso cuando vosotros no os sentís dignos de ello… Jesús os ama. Creed simplemente que vosotros sois preciosos para Él. Poned vuestros sufrimientos a sus pies y solamente abrid vuestro corazón para que Él os ame tal cual sois. Y Él hará el resto».
    2ª LA REPARACIÓN. “EL AMOR NO ES AMADO”
    Cuando uno se consagra al Corazón de Cristo, se une a Él por el amor, y entonces goza con lo que Él goza, y también sufre con lo que Él sufre. El amor, pues, lleva necesariamente a la reparación, lleva a compensar las ofensas al Amor. Refiere Santa Margarita María que cuando Jesús le mostró su Corazón “rodeado de una corona de espinas significando las punzadas producidas por nuestros pecados y una cruz en su parte superior…,entonces me explicó las maravillas de su puro amor, y hasta qué exceso había llegado su amor para con los hombres, de quienes no recibía sino ingratitudes”.
    Para poder reparar es necesario estar unido por el amor. Por eso Juan Pablo II decía en Paray-le-Monial, lugar de las revelaciones a Santa Margarita: “La Reparación es que los pecadores vuelvan al Señor tocados por su amor y vivan en adelante con más amor en compensación por su pecado”. Desde ese momento se participa también en su dolor, por eso un santo Domingo de Guzmán y un san Francisco de Asís lloraban noches enteras repitiendo: “¡El amor no es amado!”.
    El espíritu de Reparación y los actos de reparación son desde luego muy diversos en la vida del fiel cristiano.
    En primer lugar conlleva el evitar todo lo que desagrada al Corazón de Jesús. Consiste en desear sinceramente no ofenderle jamás, y para ello es necesaria la Gracia del sacramento de la Penitencia.
    También consiste en unir nuestros sufrimientos a los del Corazón de Jesús, para acompañarle y consolarle aceptando las penas con paciencia y con amor. Es lo que explica el Papa Benedicto XVI cuando dice: “poder ofrecer las pequeñas dificultades cotidianas, que nos aquejan una y otra vez como punzadas más o menos molestas, dándoles así un sentido…incluir sus pequeñas dificultades en el gran com-padecer de Cristo, que así entraban a formar parte de algún modo del tesoro de compasión que necesita el género humano” (Encíclica, Spe Salvi, nº 40).
    Refiere al respecto la Madre Teresa de Calcuta casos preciosos: “un muchacho pobre, en Kalighat, que sufría horriblemente, en los últimos momentos de su vida dijo que le daba pena morir porque acababa de aprender a sufrir por amor a Dios”… “Cuando veo sufrir a mi gente me siento impotente y me resulta difícil decirles que Dios los ama, pero siempre vinculo esto con el símbolo de la presencia de Jesús en la cruz que los ha besado. Recuerdo haber dicho esto a una mujer que, rodeada por sus hijos aún pequeños, se moría de cáncer. Yo no sabía si sufría más por tener que dejar a sus hijos o por la agonía de su cuerpo, y le dije: Jesús en la cruz se le ha acercado tanto que comparte su pasión con usted y la quiere besar. Al oír esto juntó las manos y dijo: Madre, dígale a Jesús que no deje de besarme. Había entendido esto muy bien”.
    Y también es reparación ofrecer con tal espíritu penitencias, limosnas, oraciones, y sobre todo la Santa Misa y la Comunión; y también lo es el Trabajar por disminuir las ofensas inferidas a este Corazón, dándolo a conocer, trayéndole nuevos amigos. Consuelo para el Señor ha de ser que esta reparación la realice el mundo entero. Como decía Juan Pablo II: “Junto al Corazón de Cristo, el corazón humano aprende a conocer el sentido verdadero y único de su vida y de su destino, a comprender el valor de una vida auténticamente cristiana, a evitar ciertas perversiones del corazón humano, a unir el amor filial hacia Dios con el amor al prójimo. Así -y ésta es la verdadera reparación pedida por el Corazón del Salvador- sobre las ruinas acumuladas por el odio y la violencia, se podrá construir la tan deseada civilización del amor, el reino del Corazón de Cristo”. Se entiende así pues que, de manera muy especial, el consagrarse con sinceridad al Corazón de Cristo es verdaderamente expresión de reparación.
    3ª El SACERDOCIO ES EL AMOR DEL CORAZÓN DE CRISTO
    El Papa Benedicto XVI el día 19 de este mes de junio abrió en Roma el año dedicado al sacerdocio. Nos comunica en la carta que ha dirigido a todos los sacerdotes que ha decidido convocar oficialmente un Año Sacerdotal con ocasión del 150 aniversario del nacimiento de San Juan María Vianney, el Santo Patrón de todos los párrocos del mundo, que comenzará el viernes 19 de junio, solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús -jornada tradicionalmente dedicada a la oración por la santificación del clero-. Con este año se desea contribuir a promover el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en la sociedad actual sea más intenso e incisivo. «El sacerdocio es el amor del corazón de Jesús», repetía con frecuencia el Santo Cura de Ars.
    Esta conmovedora expresión nos da pie para reconocer con devoción y admiración el inmenso don que suponen los sacerdotes, no sólo para la Iglesia, sino también para la humanidad misma. El Papa tiene presente a todos los presbíteros que con humildad repiten cada día las palabras y gestos de Cristo a los fieles cristianos y a la sociedad entera, identificándose con sus pensamientos, deseos y sentimientos, así como con su estilo de vida. ¿Cómo no destacar sus esfuerzos apostólicos, su servicio infatigable y oculto, su caridad que no excluye a nadie? Y ¿qué decir de la fidelidad entusiasta de tantos sacerdotes que, a pesar de las dificultades e incomprensiones, perseveran en su vocación de «amigos de Cristo», llamados personalmente, elegidos y enviados por Él?
    Creo que ha sido un gran acierto por parte del Papa Benedicto XVI que este año recemos y oremos por los sacerdotes. Son en medio de la sociedad un signo de gran esperanza y al mismo tiempo, gracias al sacerdocio ministerial, se siguen haciendo presentes los sacramentos que santifican al Pueblo de Dios. En nuestra Diócesis de Pamplona-Tudela comenzaremos, este Año Sacerdotal, el día 28 de junio y con la gran alegría de festejarlo en la Catedral de Pamplona donde tres seminaristas-diáconos serán ordenados, por mi imposición de manos, como sacerdotes. Si queremos que en nuestra sociedad crezcan los auténticos valores que nacen del evangelio hemos de rogar insistentemente que haya santos sacerdotes. El Concilio Vaticano II nos invitó a todos a buscar los caminos de la santidad que es la perfección en la caridad. La sociedad tiene hambre de amor y la santidad es la perfección en el amor.
    También ha de ser un año en el que muchos jóvenes descubran la belleza de la vocación al sacerdocio. De ahí que los sacerdotes hemos seguir mostrando el rostro de Jesucristo a tantos que aún no lo conocen. El sacerdote continúa haciendo presente en la historia que Jesucristo sigue vivo y sigue presente entre nosotros. De ahí que dijera el santo Cura de Ars: «Dejad una parroquia muchos años sin sacerdote y adorarán a las bestias». La labor del sacerdote tiene una gran repercusión social. Hoy nos vemos envueltos por el materialismo y el hedonismo por eso más se requiere un ambiente de profunda vida espiritual para que el género humano descubra la vocación a la que está convocado y se conduzca por caminos de auténtica dignificación humana. Deseamos que sea un año fructífero y así se lo pedimos al único que es Sacerdote, nuestro Señor Jesucristo.
    4ª CONSAGRARSE ES HACER DE NOSOTROS MISMOS UN DON DE AMOR SIN RESERVAS
    El día 27 de diciembre celebramos la fiesta de la Sagrada Familia y en este año sacerdotal tiene una significación especial; de ahí que el Papa nos haya invitado a detenernos para contemplar juntos el Corazón traspasado del Crucificado puesto que “en el Corazón de Jesús se expresa el núcleo esencial del cristianismo”.
    Este es mi deseo también para este año en nuestra Diócesis de Pamplona-Tudela. Os invito a todos especialmente en este año a poner la mirada en el costado traspasado de Cristo. Pues estoy convencido de que solo así lograremos lo que nos pide el Papa: “salir de nosotros mismos y abandonar nuestras seguridades humanas para fiarnos de Él y, siguiendo su ejemplo, hacer de nosotros mismos un don de amor sin reservas”. Don de amor a Jesucristo presente y vivo en la Eucaristía, y de amor a Jesucristo escondido en los necesitados, ya que también “contemplar «al que traspasaron» nos llevará a abrir el corazón a los demás, reconociendo las heridas infligidas a la dignidad del ser humano; y nos llevará, en especial, a luchar contra toda forma de desprecio de la vida y de explotación de la persona, y a aliviar los dramas de la soledad y del abandono de muchas personas”. (Benedicto XVI).
    Para ayudar a centrar esta mirada deseo que nuestra Diócesis de Pamplona-Tudela, toda Navarra, se consagre al Corazón de Jesús el 19 y 20 de Junio de 2010. Consagrarse es ese “hacer de nosotros mismos un don de amor sin reservas”. “Su Corazón divino llama a nuestro corazón y nos invita” a vivir en entrega y servicio permanente.
    Como signo y fruto de este amor que el Señor nos pide, deseo erigir un monumento al Corazón de Jesús para la veneración de todos y deseo también fundar una casa de acogida que salga en ayuda de la mujer gestante y para favorecer la cultura de la vida. Os ruego que colaboréis con estos proyectos.
    Para preparar ese solemne acto de Consagración deseo también que se realicen momentos oracionales de consagración previas en los distintos ámbitos: los niños, los jóvenes, los mayores, los seglares, los consagrados, los sacerdotes… y comenzaremos por consagrar las familias al Corazón de Jesús el próximo 27 de este mes de diciembre, en el domingo de la Sagrada Familia, que se realizará en la Catedral y en las Parroquias. Que cada uno de nosotros con la oración y con espíritu abierto en la caridad se disponga generosamente a todo esto de lo que espero muchas bendiciones para nuestra tierra de Navarra.
    La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Una sociedad sin el vivir y gozar de la familia es una sociedad que se derrumba y cae por el precipicio de la desesperanza, de la desilusión y de la fragmentación. La familia es lo más hermoso que existe, de ahí que pidamos con insistencia al Corazón de Jesús para que cuide de los matrimonios y de las familias a fin de que el designio amoroso de Dios progrese y llegue a su plenitud.
    + Francisco Pérez González
    Arzobispo Pamplona-Tudela

  4. #4
    Avatar de DON AMBROSIO
    DON AMBROSIO está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    10 dic, 09
    Mensajes
    40
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Consagración de Navarra al Sagrado Corazón

    Celebración de la consagración de las familias y del hogaral Corazón de Jesús

    RITOS INICIALES:

    Reunidos en el lugar más adecuado los miembros de la familia con sus parientes y amigos pueden empezar cantando:

    Canto de entrada: Cantamos al Señor pidiéndole que sin tardar venga a nuestro hogar:

    Ven, ven, Señor, no tardes,

    Ven, ven. Que te esperamos.

    Ven, ven, Señor, no tardes,

    Ven pronto Señor.

    El ministro dice: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

    Todos se santiguan y responden: Amén.

    El ministro dice: La paz del Señor a esta casa y a todos los presentes.

    Todos se santiguan y responden: Y con tu espíritu.

    El ministro dice con estas o parecidas palabras:

    Queridos hermanos, dirijamos nuestra ferviente oración a Cristo, que quiso nacer de la Virgen María y habitó entre nosotros, para que se digne entrar en esta casa y bendecirla con su presencia.

    Cristo, el Señor, esté aquí, en medio de vosotros, fomente vuestra caridad fraterna, participe en vuestras alegrías, os consuele en las tristezas.

    Y vosotros tratad de ser siervos fieles de tan buen Señor y perfectos amigos suyos, procurando, que esta casa sea hogar de caridad, desde donde se difunda ampliamente la fragancia de Cristo.

    LECTURA DE LA PALABRA DE DIOS:

    Ministro: El Señor esté con vosotros.

    Todos: Y con tu espíritu.

    Ministro: Lectura del Santo Evangelio según San Lucas.

    Todos: Gloria a Ti Señor.

    “Habiendo entrado Jesús en Jericó, atravesaba la ciudad. Había un hombre llamado Zaqueo. Que era jefe de publicanos, y rico. Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura. Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista le dijo: “Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa”. Se apresuró a bajar y le recibió con alegría. Al verlo, todos murmuraban diciendo: “Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador.” Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: “Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo.” Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa”.” (Lc19).

    Breve homilía.

    BENDICIÓN DE LA IMAGEN:

    Ministro: Nuestra ayuda es el nombre del Señor.

    Todos: Que hizo el cielo y la tierra.

    Ministro: El Señor esté con vosotros.

    Todos: Y con tu espíritu.

    Ministro: Oremos: Dios todopoderoso y eterno, que quieres que al contemplar con los ojos corporales las imágenes de los Santos nos animemos a imitar sus ejemplos y virtudes; te rogamos que te dignes ben+decir y santificar esta Imagen hecha en honor y memoria del Sagrado Corazón de tu Unigénito Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, a fin de que cuantos te supliquen y honren ante ella, obtengan de Ti ahora la gracia y después la eterna gloria por los méritos del mismo Cristo, Señor Nuestro, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

    Todos: Amén.

    Se asperja la imagen con agua bendita.


    BENDICIÓN DE LA CASA:

    Si la casa no está bendecida se bendice:

    Ministro: Asiste, Señor, a estos servidores tuyos que, al inaugurar esta vivienda, imploran humildemente tu bendición, para que:

    Cuando vivan en ella, sientan tu presencia protectora,
    Cuando salgan, gocen de tu compañía,
    Cuando regresen, experimenten la alegría de tenerte como huésped. Hasta que lleguen felizmente a la estancia preparada para ellos en la casa de tu Padre. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos.
    Todos: Amén.

    Ahora el sacerdote asperja las habitaciones de la casa con agua bendita, mientras asperja se puede cantar al Señor pidiéndole que abra la herida de su costado para meter a nuestra familia en su Corazón:


    Dueño de mi vida, Vida de mi amor,

    Abreve la herida de tu corazón.

    1, Corazón divino, dulce cual la miel,

    Tú eres el camino para el alma fiel. Dueño de mi vida…

    2, Tú abrasas el hielo, tú endulzas la hiel,

    Tú eres el consuelo para el alma fiel. Dueño de mi vida…

    3, Corazón divino, ¡qué dulzura dan!

    de tu sangre el vino, de tu carne el pan. Dueño de mi vida…

    4, Tú eres la esperanza del que va a vivir,

    Tú eres el remedio del que va a morir. Dueño de mi vida…



    SALUDO DE BIENVENIDA:

    Ahora el padre de familia, u otro en su lugar, dirige a Jesucristo el siguiente saluda:


    Bienvenido Jesús, bienvenido seas a esta casa que hoy te ofrecemos con todo nuestro corazón. Entra en ella, Señor, en compañía de Tu dulce Madre y no te marches nunca de en medio de nosotros. De hoy en adelante y por siempre Tú eres el Señor de esta casa, nuestro Rey y amigo. ¡Venga a nosotros Tu Reino! Hágase Tu voluntad en esta familia como se cumple en el cielo.

    A Ti Señor te presento mi familia, mis parientes y amigos; todos queremos amarte y esperamos de Tu Corazón una bendición especial.

    A los nuestros que están ya en el Cielo hazles partícipes de esta fiesta; y si alguno de casa está en el Purgatorio, líbrale hoy mismo de esas penas.

    Y ahora, Señor, ven y toma posesión de esta casa que te ofrecemos y graba en Tu Sagrado Corazón amoroso el nombre de esta familia que hoy se consagra a Tu servicio y Amor.

    CONSAGRACIÓN DE LA FAMILIA

    Y ahora puestos de rodillas todos los miembros de la familia, ante la imagen del Corazón de Jesús, recitan la consagración:


    Señor Jesús, esta familia reunida hoy en casa quiere detenerse a contemplar Tu amor por nosotros, Al hacerlo entendemos que tu Corazón divino llama a nuestro corazón a fiarnos de Ti y, siguiendo Tu ejemplo, a hacer de nosotros un don de amor sin reservas. Por eso hoy queremos consagrar nuestra familia y nuestro hogar a tu Sagrado Corazón.

    Tu que quisiste nacer en el seno de una familia y que con María y José nos diste el modelo de la familia santa, concédenos por intercesión de esta nuestra buena madre y del santo patriarca, ser iglesia doméstica, imagen viva de vuestro amor.

    Tú que en compañía de María y de los discípulos bendijiste un día a los esposos en las bodas de Caná, bendícenos en abundancia hoy a nosotros.

    Señor Jesús que nos ofreces tu Corazón traspasado como señal y prenda de lo que nos quieres, danos día a día la fuerza de tu amor, para querernos cada día más y amar con toda dedicación y entrega a esta familia que hoy te invoca.

    Ilumínanos en nuestras dudas y adviértenos en nuestras dificultades y tentaciones; consuélanos en nuestros sufrimientos; oriéntanos en nuestras resoluciones y, sobre todo enciende en nuestros corazones un gran amor a Ti y a nuestros prójimos.

    Que nuestra vida sea en medio del mundo un testimonio de fe, esperanza y caridad; que hagamos bien a cuantos nos rodean, y que al final de nuestra peregrinación por este mundo, nos reunamos contigo en el cielo, con Santa María Virgen, San José, nuestros santos y con las personas queridas que nos han precedido.

    Así te lo prometemos, Jesús, ante el misterio de tu Corazón; así te lo pedimos y así lo esperamos de Ti, que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espíritu Santo y eres Dios por los siglos de los siglos. Amen



    En_______________ a día ___ de_______de 2010.




    Firma de los padres y familia/Firma del Sacerdote
    CONCLUSIÓN DEL RITO:

    Nos unimos ahora a nuestros familiares difuntos y rezamos un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.


    Y recibimos la bendición final:

    Ministro: La paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodie vuestros pensamientos en el conocimiento y el amor de Dios y de su hijo Jesucristo nuestro Señor.

    Todos: Amen.

    Ministro: Y la bendición de Dios Todopoderoso + Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

    Todos: Amen.

    Ministro: Podéis ir en paz.

    Todos: Demos gracias a Dios.


    Cantamos a la Virgen poniéndonos en sus manos para que ella haga más grata a Dios nuestra consagración:


    Tomad Virgen Pura
    nuestros corazones,
    no nos abandones
    Jamás, jamás, (bis).

  5. #5
    Avatar de Amadeus
    Amadeus está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 mar, 10
    Mensajes
    42
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Consagración de Navarra al Sagrado Corazón

    Desde mi punto de vista, creo que no es posible que el Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela tenga potestad de consagrar Navarra al Sagrado Corazón de Jesús. Considero que el único con esa postestad es en este caso el Presidente del desGobierno de Navarra.

  6. #6
    Avatar de DON AMBROSIO
    DON AMBROSIO está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    10 dic, 09
    Mensajes
    40
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Consagración de Navarra al Sagrado Corazón

    Amadeus, yo creo que la consagración corresponde al clero. Bien es certo que el desGobierno de Navarra debería rendirle los honores que le correspondan. Y estos son los que se supone que que defienden los valores, blablabla, blablabla,...

  7. #7
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Consagración de Navarra al Sagrado Corazón

    Cita Iniciado por Amadeus Ver mensaje
    Desde mi punto de vista, creo que no es posible que el Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela tenga potestad de consagrar Navarra al Sagrado Corazón de Jesús. Considero que el único con esa postestad es en este caso el Presidente del desGobierno de Navarra.
    La Consagración solo la puede hacer la autoridad política legítima, es decir el Rey (legítimo) de Navarra, o en caso de que pongamos por ejemplo estuviese secuestrado la Regencia que detentara su poder. Si se quiere hacer un acto de exaltación religiosa de Navarra, sin duda muy oportuno con la que está cayendo, el Arzobispo de Pamplona tiene otros modos. Se están confundiendo de modo lamentable los ámbitos del clero, para que a la larga además no den ni una instrucción clara sobre política católica.

    Algunos siguen perseverando en los errores de hace un año:
    El brigante: Sobre la reciente y fallida consagración de España

    Sobre la reciente y fallida consagración de España

    En principio, los obispos no tienen la capacidad de consagrar España, del mismo modo que no pueden consagrarme a mí, si yo no lo hago. Seguro que con buena intención, algunos arguyen que sí, que para muestra la petición de la Virgen Santísima de que el Papa y los obispos le consagrasen ni más ni menos que a Rusia. Me permito una digresión algo tediosa para intentar aclarar ese malentendido.

    La consagración de una persona, física o moral, es un voto*, una promesa hecha a Dios de un bien: la dedicación de la persona, que libremente asume esa obligación, a Dios en alguno de sus misterios. El Estado –como explicaba don Enrique Gil Robles– es una persona moral que no se concibe con distintos deberes de humanidad y sociabilidad que las demás personas y por ese motivo tiene unos deberes para con Dios. El Estado debe ser cristiano por los mismos principios metafísicos, morales y teológicos que ligan al individuo con Dios y con su Iglesia. Si Estado e Iglesia son dos sociedades perfectas, cada una en su orden, es porque gozan de los medios para procurarse sus fines propios y cumplir sus particulares obligaciones, de modo que estas dos sociedades no forman a su vez otra sociedad con otro bien común propio.

    La sociedad tiene, al igual que el individuo, deberes de religión. Es, pues, el gobernante de la sociedad quien puede vincular a ésta y quien debe ordenar los actos sociales de religión, como cualquiera otros relativos al bien común de aquélla.

    Las sociedades perfectas tienen obligación negativa de justicia de no impedirse una a la otra la consecución de su propio fin y un deber de caridad de ayudarse a conseguirlo. Que el Estado sea formalmente inferior a la Iglesia y deba servirla no desfigura su condición de sociedad perfecta en su orden. De hecho, en cuanto a las relaciones entre ambas sociedades, uno de los abusos posibles consiste, precisamente, en la atribución de jurisdicción universal directa a la Iglesia sobre asuntos propios del bien común temporal. Exageración que supondría la aniquilación de la personalidad moral del Estado. Por lo tanto, los deberes (o los actos supererogatorios) del Estado, también en materia de religión, sólo los puede cumplir el gobernante civil.

    Con esto poco tiene que ver el hecho de que Dios, dueño de todo lo creado, no esté limitado por el orden natural de las cosas y, sin ir contra él, lo supere cuando quiera. Fue el caso de los Jueces en el Antiguo Testamento, gobernantes civiles elegidos por Dios directamente. Dios, hay que repetirlo, no está atado por las leyes de la creación, pero no va contra ellas cuando suspende una ley natural o cuando, como en el caso de los Jueces, prescinde de la colación ordinaria del poder en las sociedades. En estos casos otorga un mandato implícito para hacerlo. Como dice el adagio, quien quiere el fin, quiere los medios. De igual modo, cuando la Virgen Santísima pidió que el Papa y los obispos del mundo le consagraran Rusia, es meridiano que Dios estaba facultando al Papa y a los obispos para hacer algo que ordinariamente estaba fuera de su jurisdicción. El mandato de Dios de consagrar Rusia conllevaba por eso mismo la facultad de hacerlo, y prueba de ello es que Dios pide una consagración especialísima, a la cual liga unas consecuencias, completamente diversas de las del acto de consagración ordinaria de un reino (la conversión de Rusia y un período de paz para la humanidad).

    Así, pues, nadie niega que, si Dios quisiera, los obispos de España, o los de Mozambique, podrían consagrar España o Armenia. Pero para ello sólo hace falta el pequeño detalle de que, efectivamente, Dios lo pida y por eso mismo les faculte a ello (lo mismo que Dios mismo puede designar una nueva Juana de Arco o un nuevo Juez de Israel). Mientras ese pedido no llega del cielo, los obispos sólo tendrían –en el orden de las cosas temporales– una jurisdicción indirecta sobre el territorio de sus diócesis.

    Cuando el pequeño Joseph (luego Padre Vincent) McNabb jugaba con sus hermanos, discutió con ellos porque se empecinaba en que él podría llegar a ser presidente de los Estados Unidos. Es sabido que la constitución americana exige haber nacido en el país para llegar a ser el máximo gobernante, y McNabb había nacido y vivía en Irlanda. El pequeño McNabb tenía razón. Decía: “Si Dios quiere que yo sea Presidente de los Estados Unidos, lo seré”. Sin embargo, se hubiera confundido si hubiera deducido falazmente que Dios quería.

    De modo que los obispos, sin mandato especial habilitante del cielo, no podían consagrar España.

    Además, la fórmula de “consagración de España” que se leyó, omite lo formal en una consagración, y es que la persona en cuestión se comprometa a algo. Dice “todos y cada uno nos consagramos hoy a tu Sagrado Corazón”. Es decir, que no pretendía vincular a la comunidad política, a la persona jurídica, sino –en todo caso– a su mero aspecto material (todos y cada uno, se sobreentiende, ¡ay!, “de los españoles”), pero sin mencionar lo formal (el pueblo español, los reinos de España o la persona del gobernante en cuanto tal).

    Así pues, ni podía ser, ni la fórmula hubiera sido válida como voto. Pero si todo esto es grave, aún creo que lo peor es lo que está por llegar.
    La consagración, salvo mandato expreso de Dios (como en el caso de Luis XIV), es un acto opcional para las sociedades. Es un acto que refuerza, pero no sustituye los deberes de la comunidad política respecto de Dios y de la Iglesia. Su pleno sentido es el de añadir a la obligación natural y propia del Estado, el deseo de obligarse por un nuevo título delante de Dios… al cumplimiento de las obligaciones religiosas y morales del Estado. Es un acto que debe coronar la celosa conformación de la legislación y de los actos de gobierno a la ley de Dios, pero que, precisamente por su naturaleza icónica y ritual, se presta fácilmente a la ilusión: la de que, hecha la consagración, satisfechas las obligaciones. Nada más lejos de la realidad. Ése es precisamente el gravísimo vicio de la “consagración” alfonsina de 1919. Sería interesante abundar en aquel episodio, pero quizá me desviaría de lo que me parece más grave hoy. Los católicos españoles, en su inmensa mayoría, ignoran la misma existencia de una doctrina social de la Iglesia, de la doctrina del Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo, de las obligaciones de las sociedades de conformarse a la ley de Dios y de dar testimonio de la verdad de Dios, y no sólo: también ignoran que en cuanto miembros de la comunidad política deben desear y luchar por la restauración de todo –también en el orden político– en Cristo. Quienes ignoran estas enseñanzas esenciales de la Iglesia, ¿qué podían esperar de una “consagración de España al Sagrado Corazón”? En el mejor de los casos, pensarán que fue lo que en realidad fue para ellos: una oración de intercesión por España. En la medida, que sólo Dios conoce, del fervor de la caridad con que los católicos españoles se unieran a esa no proclamada intención, habrá sido una oración agradable a Dios y, por eso mismo, misteriosamente eficaz. Pero es cosa triste consolarse en la ignorancia moralmente invencible. Después de esta fallida consagración (a los que algunos otorgan un “mágico” poder, como si por el mero hecho de decir algo –que no se dijo, además– Dios fuera a absolvernos de nuestros deberes y a premiar nuestra facundia), la generalidad de los católicos españoles sigue tan ignara de sus obligaciones sobre el Reinado Social de Nuestro Señor Jesucristo como antes. Y ¿quién podrá extrañarse de ello? Si los pastores no les predican tales deberes –más bien, si predican su no existencia–, más preocupados por salvaguardar nuestra convivencia democrática que por instaurarlo todo en Cristo, ¿cómo creerán?

    Por eso, éstas mis reflexiones no se centran en el acto del pasado domingo más que como ejemplo emblemático de nuestra desolación y no pretenden recriminar, sino alentar. Pidámosle a Dios que nos ilumine y nos muestre el mejor modo de hacer un apostolado social católico Y ojalá que sepamos colaborar entre nosotros.

    José Antonio Ullate Fabo

    [* Ni en Derecho Público de la Iglesia, ni en Derecho canónico, ni en Derecho Político cristiano, ni en Moral, hasta donde yo conozco, existen definiciones precisas de lo que son las consagraciones no sacramentales. No se trata de votos sólamente, pero el aspecto que aquí nos interesa es el de obligación libremente asumida].
    Última edición por Donoso; 24/06/2010 a las 21:28

  8. #8
    Avatar de Amadeus
    Amadeus está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 mar, 10
    Mensajes
    42
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Consagración de Navarra al Sagrado Corazón

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Villores Ver mensaje
    La Consagración solo la puede hacer la autoridad política legítima, es decir el Rey (legítimo) de Navarra, o en caso de que pongamos por ejemplo estuviese secuestrado la Regencia que detentara su poder. Si se quiere hacer un acto de exaltación religiosa de Navarra, sin duda muy oportuno con la que está cayendo, el Arzobispo de Pamplona tiene otros modos. Se están confundiendo de modo lamentable los ámbitos del clero, para que a la larga además no den ni una instrucción clara sobre política católica.

    Algunos siguen perseverando en los errores de hace un año:
    El brigante: Sobre la reciente y fallida consagración de España
    Villores, ¿entonces consideras que hubo Consagración o que no la hubo?

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 201
    Último mensaje: 04/04/2019, 20:27
  2. Sobre Julius Evola
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 10/11/2018, 13:42
  3. La Cristiandad, una realidad histórica
    Por Hyeronimus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 8
    Último mensaje: 17/02/2009, 16:56
  4. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Biografías
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 11/01/2008, 21:33
  5. "Los celtas y el País Vasco" por Pedro Bosch Gimpera.
    Por WESTGOTLANDER en el foro Prehistoria y Protohistoria
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 06/06/2005, 15:38

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •