Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 6 de 6
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Kontrapoder

Tema: La verdadera historia del PP: el engaño de sus orígenes ideológicos

  1. #1
    Avatar de Kontrapoder
    Kontrapoder está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    29 mar, 05
    Mensajes
    3,141
    Post Thanks / Like

    La verdadera historia del PP: el engaño de sus orígenes ideológicos

    http://alternativa-al-pp.blogspot.com/

    La verdadera historia del PP: el engaño de sus orígenes ideológicos



    Muchos españoles, sobre todo los de menor edad, deben pensar que el Partido Popular, como tal, “siempre ha estado ahí”, al igual que el PSOE, en la vida política española.

    Por otro lado, desde los inicios del vigente sistema democrático, entre 1977 y 1979, y hasta llegar a nuestros días, en el subconsciente político de la sociedad española siempre ha permanecido la premisa o la identificación de que los llamados “populares” (Alianza Popular, Coalición Popular y el actual Partido Popular) eran, a efectos prácticos - que no ideológicos - “la Derecha” española. Una “Derecha” más o menos peculiar, o incluso hasta cierto punto, “heterodoxa”, pero “Derecha” al fin y al cabo.

    Incluso hay muchos que se creen y siguen afirmando que, a pesar de que en los Estatutos vigentes del PP se proclame oficialmente – como puede leerse fácilmente en su web – que: “El Partido Popular se define como una formación política de centro reformista” eso no sería más que un simple disfraz táctico o estratégico de un partido "de derechas" que tendría, según en qué supuesto, una finalidad u otra: en el caso de los ilusionistas (ingenuos al fin y al cabo) sería “ampliar la base de apoyo social y electoral del partido abriéndolo a otras corrientes o sensibilidades políticas ”, y en el caso de los cobardes y los vergonzantes, maquillarse hasta el ridículo e ir del brazo de verdaderos impresentables para que al PP no se le acuse de “retrógado”, “reaccionario” o el insulto (con gran ignorancia para quién lo espeta, por cierto) más grave y horroroso para ellos: “fascista”.

    La pura verdad, para quiénes conocemos la trayectoria del PP desde sus comienzos y hemos visto su mutación por dentro, es exactamente la contraria: que el proyecto político “popular” no ha sido más que el proyecto del engaño, de la manipulación y del travestismo político y electoral más descarado de la reciente historia de España.

    Un proyecto político, efectivamente, centrista en sus primeros pasos, pero que ante el empuje gubernamental que tuvo la oficialista UCD de Adolfo Suárez – que le robó protagonismo y le bloqueó el terreno político por el que suspiraba Manuel Fraga - no tuvo más remedio que trocarse, folklóricamente, en un teatral partido pseudoderechista, rompiendo monopolísticamente la posibilidad de que en España hubiera una opción nacional-conservadora auténtica e independiente.

    La misma web oficial del PP lo reconoce explíticamente: “A principios de los años 70, Manuel Fraga interesó a un grupo de personas en la idea de crear y articular una organización de talante reformista y con ideología de centro”.

    Y el propio Rajoy lo confirmó públicamente en su discurso de clausura de la Convención Nacional del PP celebrada recientemente: “Este gran partido de centro por el que siempre luchó Manuel Fraga".

    O simplemente podemos echar un vistazo a los 8 partidos políticos primigenios que formaron ALIANZA POPULAR en 1976, y ver claramente cual era el sustrato ideológico de cada uno:

    Dos partidos “TECNÓCRATA-REFORMISTAS”:

    - Reforma Democrática, de Manuel Fraga.
    - Democracia Social, de Licinio de la Fuente.

    Dos partidos DEMÓCRATA-CRISTIANOS:

    - Partido Popular Demócrata Cristiano, de Laureano Lopez Rodó.
    - Unión Social Popular, de Enrique Thomas De Carranza.

    Dos partidos LIBERALES:

    - Acción Democrática Española, de Federico Silva Muñoz.
    - Acción Ciudadana Liberal, de Alfonso Osorio.

    Y sólo dos partidos CONSERVADORES:

    - Unión del Pueblo Español, de Cruz Martínez Esteruelas
    - Unión Nacional Española, de Gonzalo Fernández De La Mora.

    Cómo podemos observar claramente, sólo 2 de los ocho partidos que formaron AP (es decir, el 25% o la cuarta parte) podían ser calificados claramente como “de derechas”. Partidos de los cuales, por cierto, sus nombrados fundadores abandonarían Alianza Popular a principios de los años ochenta totalmente decepcionados por la línea que impuso desde entonces el Presidente, Manuel Fraga, obsesionado con disputarle a Suárez (UCD primero y CDS después) el espacio del “Centro”, pero eso sí, ejerciendo ese plan reteniendo y secuestrando votos de Derecha nunca correspondidos.

    Y decimos votos de Derecha nunca correspondidos, porque la perversa actitud de Manuel Fraga (y de Aznar posteriormente y de Rajoy en la actualidad) siempre fue, ha sido y es proclamar en público una cosa y luego hacer totalmente la contraria, traicionando a muchos de los que electoralmente les apoyan.

    Vamos a desenmascarar al PP, echando mano de Hemeroteca, y con una percepción documental comprobemos si, en la Historia de “los populares”, sus palabras siempre han ido parejas de sus actos. Quiero advertir que a continuación vamos a tener la oportunidad de reproducir, para deleite de nuestros lectores, cosas verdaderamente sorprendentes:

    - Bases Políticas del Ier Congreso Nacional de ALIANZA POPULAR, celebrado en Madrid el 6 de marzo de 1976:

    > “Seguiremos dando testimonio de nuestra lealtad a lo permanente, y de nuestra consecuencia política. Nuestra simple existencia puede que sea una acusación insufrible para los oportunistas, pero no vamos a cambiarnos de chaqueta a fin de que todos estemos a la misma altura moral.

    Nuestro objetivo prioritario es luchar ahora contra la deformación y contra la confusión. Hemos de llevar hasta el último rincón de nuestra Patria lo que significa Alianza Popular.


    Rechazamos el capitalismo monopolista por su ineficacia y porque destruye la libertad. Propugnamos una economía social de mercado con propiedad privada y con la acción subsidiaria del Estado.

    Si el Centrismo va a ser un compañero de viaje del socialismo, el elector que le dé su voto estará apoyando, en definitiva, la liquidación de la concepción espiritual del Mundo.

    Hacemos nuestro llamamiento a las clases trabajadoras, porque aspiramos a garantizarles el pleno empleo, una seguridad social generalizada y un desarrollo económico que retribuya cada vez mejor al trabajador y asegure el constante progreso de sus hijos.

    Convocamos a los jóvenes, proponiéndoles la crítica razonable frente al lavado de cerebro que les somete la Izquierda; la realización personal frente al consumismo; y los valores de la inteligencia, de la jerarquía y del decoro frente al resentimiento y el encanallamiento.

    Quién abomine de una España rota, y a quién produzca náusea la política del navajeo y de los fulanismos, no corre el menor riesgo de equivocarse con Alianza Popular, porque puede estar seguro de que serviremos a nuestro programa sin ambigüedad, con responsabilidad, y con algo que empieza a ser infrecuente, el coraje.

    Cada uno puede elegir hoy entre el marxismo, que es la caída en la deshumanización y el terror; el Centrismo, que es una acomplejada debilidad hacia ese oscuro final, y Alianza Popular, que es la robusta esperanza en una España cada día más libre y mejor”.


    - Frases pronunciadas en un mitin de ALIANZA POPULAR en la madrileña Plaza de Toros de Las Ventas, un 13 de junio de 1977, como cierre de la primera campaña electoral contemporánea:

    > “Afirmo mi Fe católica y profundamente antimarxista. Con el Evangelio íntegramente vivido obtendremos la solución de los numerosos problemas que aquejan hoy a España”.
    Alfonso Armada, joven de 22 años que se presentaba por la candidatura de Madrid.
    > “Quiero alertar sobre el separatismo, y hago un llamamiento frente a la fragmentación que amenaza a la Patria”.

    César Pérez de Tudela.
    > “Yo denuncio hoy y aquí al comunismo, que tiene oprimidos a pueblos enteros y necesitan murallas y alambradas para retenerlos dentro de sus paradisíacas fronteras”.

    Ramón Hermosilla, candidato al Senado.
    > “Alianza Popular no es un partido de obediencia Internacional, porque internacionalistas son la Democracia Cristiana y el Socialismo. Para defender a España, contamos con el honor de unas Fuerzas Armadas”.

    José María Ruiz Gallardón, PADRE DEL ACTUAL ALCALDE DE MADRID, EN INEFABLE ALBERTO RUIZ-GALLARDÓN.
    Nota: El PP, sucesor de AP, terminó ingresando en 1993 de la mano de Aznar en la INTERNACIONAL DEMÓCRATA CRISTIANA, que mudó su nombre, por la cabezonería de Aznar, en el de INTERNACIONAL DEMÓCRATA DE CENTRO, nombre que tiene en la actualidad. Vemos así el valor de la palabra y de las convicciones de los “populares”.
    Y la traca final del propio Manuel Fraga:

    > “Alianza Popular asume una clara confirmación, sin vacilaciones, de los principios del Derecho Natural y de la Tradición cristiana; de una moral pública sin concesiones y de una Lealtad a la España entera y eterna”.
    Impresionante ¿verdad queridos lectores?

    No cabe ninguna duda de que este Blog firmaría en su totalidad y una por una como propias las afirmaciones anteriormente reproducidas. Las afirmaciones de una Derecha firme, limpia y orgullosa.

    Pero…. ¿En verdad los populares sentían entonces todo eso en su corazón? ¿O tal vez todo ello es lo que hoy proclama y defiende el Partido Popular, de palabra o por escrito? ¿O estaría dispuesto a seguir siendo fiel la lo que exaltaban sus fundadores? Es evidente que NO.
    Así pues, la gran pregunta, en consecuencia, que deberíamos hacernos es: ¿Cuándo ENGAÑAN Y MIENTEN los “populares” a sus votantes “de derechas”? ¿Lo hicieron antes o lo hacen ahora? ¿En 1976 o en 2006?
    Todas estas bonitas palabras, que ojalá hoy en día hiciera suyas un Partido que llenara DE VERDAD el hueco de AP – ya que ésta decidió llenar el de la UCD y el CDS – no constituyeron más que una mera fachada, un disfraz rojo y gualda, que sirvió para atrapar y estafar a todos los votantes de la Derecha española para meterlos en el tenebroso saco del Centrismo.
    No, amigos lectores, no. Ni AP ni el PP quisieron ni han querido ser nunca el partido de la Derecha española, sino que en su momento la mayoría de esos partiditos tecnócrata-reformistas, democristianos y liberales – centristas en definitiva todos ellos- que nombramos al principio usaron y abusaron de la retórica conservadora que no les correspondía ni sentían suya para engañar a los buenos españoles y atraparlos – ellos creen que para siempre – en la nebulosa del actual Centro Liberal Reformista.

    Esta es, por lo tanto, la verdadera historia del PP, la que desconocen la inmensa mayoría de los españoles y que desde la propia sede de Génova 13 intentan desesperadamente ocultar, silenciar y olvidar: la de evitar a toda costa que en España existiera un partido de derechas auténtico, fuera de su control. Una actitud semejante a la del Partido Radical de Alejandro Lerroux con respecto a la CEDA de Gil-Robles durante la II República.

    Esta es la historia de un Partido de Centro disfrazado de Derechas, vestimenta de la que poco a poco, afortunadamente para muchos como nosotros, se han ido despojando con sus propias irresponsabilidades, mostrándose tal cual son. Pero aún así no soportan que saquemos todo esto a la luz, y que se lo echemos en cara.

    Muchos como nosotros nos hemos mantenido firmes en nuestras convicciones, incluso cuando aún permanecíamos dentro del PP. Pero el PP, ya no.

    Que cada uno saque sus conclusiones. Para nosotros está claro que esta perversa dinámica la hemos de romper ya, y cuanto antes.
    Pious dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: La verdadera historia del PP: el engaño de sus orígenes ideológicos

    Gracias Kontra por poner eso.



    Lo que me hace gracia es que PP ya no....¿ Antes sí ? Los que hoy están en el PP, como muchos hombres del régimen franquista, fueron pieza clave. Pieza clave que articuló lo que hoy conocemos. Al final, mete una milongaza de tres pares de bemoles. El PP y la UCD fueron la clásica derecha liberal española, aun queriendo ocupar espacios políticos de distinto nombre. Contra lo que los patriotas españoles llevan luchando ya 2 siglos, vaya. Eso de intentar desacreditar al PP diciendo que es de centro y que nunca fue de derechas da ganas de pegarle pedos a una lata. Lo más que quedaba ahí fue una " derecha sociológica ", ya totalmente anulada, y gracias a los periolistos histéricos, a día de hoy totalmente prosionista y proyanqui. Han logrado, eso sí, neutralizar ciertos buenos sentimientos que podrían haber escogido el patriotismo. Han hecho muchísimo daño desde siempre. Y lo que me jode es eso, que pretenda algún despabilado vender no sé cuál moto.

  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,222
    Post Thanks / Like

    Re: La verdadera historia del PP: el engaño de sus orígenes ideológicos

    Bases Políticas del Ier Congreso Nacional de ALIANZA POPULAR, celebrado en Madrid el 6 de marzo de 1976:
    Compruebo que el año no es exacto: el año debe ser 1977, tras constituirse Alianza Popular en octubre de 1976 para presentarse a las primeras elecciones que pretendía convocar Adolfo Suárez en su reforma política.

    (En marzo de 1976, Fraga, entonces ministro de la Gobernación, estaba bastante liado ya con los sangrientos sucesos de Vitoria que a él le fueron achacados).
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #4
    pozinho está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    26 oct, 12
    Mensajes
    79
    Post Thanks / Like

    Re: La verdadera historia del PP: el engaño de sus orígenes ideológicos

    Sobre este tema en el programa '40 años' de Radio Ya hicieron una serie muy interesante de emisiones sobre la historia del PP, incluyendo Alianza Popular:

    De Alianza Popular al Partido Pupular. Parte 1 - 40 años
    De Alianza Popular al Partido Pupular. Parte 2 - 40 años
    De Alianza Popular al Partido Pupular. Parte 3 - 40 años
    De Alianza Popular al Partido Pupular. Parte 4 - 40 años
    Última edición por pozinho; 29/01/2020 a las 23:41 Razón: enlaces

  5. #5
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,222
    Post Thanks / Like

    Re: La verdadera historia del PP: el engaño de sus orígenes ideológicos

    Alianza Popular; aparece a finales de 1976, tras dos tremendos errores para aglutinar la entonces mayoritaria y sociológica continuidad "franquista-falangista":

    Revista FUERZA NUEVA, nº 532, 19-Mar-1977

    Alianza Popular y el mal menor: no accidental, sino sustantivo

    Antes de que ningún partido fuera legalizado con el nombre de FE de las JONS -pues estaba aún vigente la prohibición de usar nombres y símbolos del Movimiento Nacional por considerarse “patrimonio de todos los españoles”-, Diego Martínez Horrillo, presidente de los círculos José Antonio, estimaba en unos dos millones de votos las posibilidades electorales de una Falange unida.

    Aun admitiendo el clásico error de optimismo en estos casos, la cifra caía por entonces dentro de lo imaginable, e incluso de lo posible. Los nombres de los viejos falangistas de la guerra, encabezados sobre todo por el prestigio de José Antonio Girón y de los falangistas de la Confederación Nacional de Combatientes, suponían una indudable baza política para el pensamiento joseantoniano. Una gran fuerza nacional, heredera a la vez de la primitiva Falange y del Régimen del Generalísimo, hubiera podido sin duda arrastrar a la mayoría de los españoles, que sin grandes precisiones ideológicas deseaban la continuación de un periodo de dilatada paz social y progreso económico.

    Hoy esa misma cifra dada hace sólo meses por Márquez Horrillo, dos millones de votos que en sentido amplio podríamos llamar falangistas, parece quedar algo alejada de las posibilidades reales frente a unas próximas elecciones. Y ello por varias razones: primero, porque es obvio que el capitalismo no está apostando por el falangismo, y en la democracia, quiérase o no, gana el que juega con más dinero. Segundo, porque la opción falangista se presenta dividida, y casi diría que gracias a Dios, porque además de dividida está en algunos casos infiltrada de marxismo (auténtico) [ironía]. Por último, y en ello quería centrar mi comentario, porque como consecuencia de un gran error político, al que muchos no dieron importancia en su tiempo, se ha producido un corrimiento hacia el conservadurismo liberaloide de Alianza Popular de esa presunta mayoría de votos que estamos llamando franquistas-falangistas para entendernos; desplazamiento que ha ido unido al descenso evidente de la fuerza política de una potencial opción electoral más expresamente de ese signo (es decir, no liberal) y del consiguiente prestigio de sus más destacados líderes.

    ***
    Aquel error al que nos estamos refiriendo consistió en la aceptación, inconsciente pero real, por parte de importantes personalidades del 18 de Julio, de la teoría del mal menor de la que recientemente escribía José María Piñar en FUERZA NUEVA, sentando un peligroso precedente y favoreciendo con ello indirectamente el nacimiento futuro de la Alianza Popular, verdadera cristalización política de dicha teoría.

    Estas han sido las últimas consecuencias, desde mi punto de vista, de aquel momento en que la Confederación de Combatientes aceptaba mansamente de un Gobierno sin autoridad moral la prohibición de manifestar en las calles de Madrid su fidelidad al 18 de Julio (mayo, 1976).
    O aun antes, cuando en la elaboración del manifiesto final de la última Asamblea Nacional algunas personalidades de la Confederación de Combatientes pretendieron rehuir sibilinamente el tema de la reforma, que constituía entonces la máxima actualidad, por no indisponerse con un Gobierno que incumplía ya descaradamente sus juramentos.

    Algunos aún no perciben la diferencia y alegan que el reciente Congreso de Alianza Popular manifestó una actitud marcadamente anticomunista. Fraga habla ahora de continuidad, cuando recientemente escogía la reforma, rechazando por igual la ruptura y esa misma continuidad, y los señores conservadores se oponen en pleno al caos social y económico, a los progresos del separatismo, a la corrupción de las costumbres, a las legalizaciones del comunismo y a los coqueteos de Presidencia con el genocida de Paracuellos. Junto a todo ello reafirman su clara voluntad democrática.

    La actual postura de la Alianza Popular en el mejor de los casos puede ser tildada de candidez, atributo que en política y en los actuales momentos queda muy cerca de la irresponsabilidad. La democracia es como es y no como uno quisiera que fuera; tiene su propia coherencia interna que no se puede desviar; es como la bola arrojada por la pendiente, de la que no puede esperarse que se detenga a mitad de camino.

    Querer lo que quiere Alianza Popular es querer la democracia sin los efectos que la democracia trae consigo. Es proclamar que la ley es la simple voluntad de la mayoría, soberanía absoluta y pretender al mismo tiempo que ese capricho momentáneo sea respetuoso de todo un orden de cosas que se estima inviolable. Es, en definitiva, ponerse en trance de permanente contradicción e incoherencia. Algo así como ser partidario del asesinato y contrario a que haya muertos. (…)

    ***
    Nuestras diferencias con Alianza Popular no son, pues, hoy por hoy, accidentales sino sustantivas. Ellos, fieles al mal menor, han afectado la democracia inorgánica y los falsos mitos roussonianos de la soberanía popular y del sufragio universal sobre los que se asienta, aunque parece claro que les falta el íntimo convencimiento. Nosotros, por el contrario, no queremos parchear los innumerables problemas que va originando el sistema democrático en su funcionamiento práctico, sino acabar con el sistema entero sustituirlo por otro. No es el sistema el que está enfermo, sino que la enfermedad es el propio sistema. Por eso nosotros lo proclamamos abiertamente: es necesario combatir al liberalismo y los falsos mitos y restaurar un orden social conforme a nuestra tradición histórica, a la ley natural y al Derecho Público Cristiano, concretado en España en esa monarquía católica, tradicional y representativa por la que lucharon nuestros padres y por la que, con la ayuda de Dios, lucharemos nosotros también.

    Javier U. ALONSO

    Última edición por ALACRAN; 23/05/2022 a las 13:55
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  6. #6
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,222
    Post Thanks / Like

    Re: La verdadera historia del PP: el engaño de sus orígenes ideológicos

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    El concepto de mal menor en Alianza Popular

    Revista FUERZA NUEVA, nº 531, 12-Mar-1977

    EL CONCEPTO DE MAL MENOR EN ALIANZA POPULAR

    José María PIÑAR

    La aprobación de la Ley para la Reforma Política, causa inmediata, aunque no única, del difícil momento español, en las Cortes y después, como efecto del comportamiento de aquéllas por el pueblo, se debe al concepto de mal menor que los dirigentes de Alianza Popular han elaborado e impuesto a sus procuradores y partidarios.

    Es preciso que examinemos este concepto, a fin de poner de relieve el sofisma en que descansa y comprender la inviabilidad de su política, aunque ganara las elecciones, no sólo por estar sustentada por hombres que ya rindieron su copioso fruto en la vieja situación, sino también, y sobre todo, por la contradicción interna que supone defender los mismos principios que los contrarios al antiguo régimen, en que gobernaron, y querer seguir manteniendo las mismas privilegiadas posiciones. No se puede negar la legalización del Partido Comunista cuando se es responsable de la aprobación de una ley fundamental según la cual el pueblo es absolutamente soberano. Puesto este principio, nadie puede negar la legitimidad del Partido Comunista, ni siquiera con vistas a ganar los votos de quienes temen a los asesinos de Paracuellos.

    ***
    El mal menor, según la inteligencia de Alianza Popular, es una táctica política. Es pensar en mañana con la intención de provocar un mal que se considera como menor al que se produciría si no se hiciese aquél. Es una maniobra política, de pura táctica, que pretende ceder un poco al rival, hacia su terreno, con el encubierto ánimo de derribarle entonces. Y aunque esa cesión se considera como no buena; sin embargo, se piensa que sería peor el no hacerla. La consideración moral de hacer ese mal menor no interesa, no se pondera, pues se piensa que hacer un mal pequeño es mejor que dejar que los otros, los rivales, lo hagan mayor. Funciona este concepto como si en la moral familiar se cediese a las relaciones prematrimoniales, ya que sería peor el divorcio vincular. Si van bien las primeras, aunque no sean demasiado laudables moralmente, vale más este mal menor que el que después se produzca la ruptura de los cónyuges que no se habían conocido suficientemente.

    Pero este concepto de mal menor de Alianza Popular, fundamento remoto, pero real y básico de su propia existencia y de su peculiar posición política, apoyado además por un sector atemorizado de la clase media, es absolutamente insostenible. Y ello por dos razones.

    Una, de puro efecto de su concepto de mal menor, puesto que nadie puede garantizar que, hecho el mal menor, por esto sólo, ya no se produzca el mal peor y mayor. Precisamente ocurre lo contrario. Hecho el mal, sobre todo si se ha calculado previamente, como es el caso, se ha puesto una premisa para que se produzca otro mal, y mayor. El mal se desarrolla progresivamente. A mal, más mal y mayor. Admitidas las relaciones prematrimoniales, por muy bien que vayan, nadie puede garantizar la seguridad del matrimonio. Antes bien, la tentación a la lujuria y a la falta de respeto a la institución matrimonial será mayor.

    Aprobada la reforma política, fundamento de la democracia pluripartidista, nadie puede garantizar que ganará quien aprobó la ley.

    La segunda razón es de causa y fundamento. El mal menor, rectamente entendido, no es un concepto para provocar mañana un mal. No mira hacia el futuro ni es una táctica o maniobra política. El mal menor, por el contrario, es una consideración moral de los hechos ya existentes. No es provocar uno el mal, pues hacer el mal es siempre malo, por pequeño que sea, sino no reprimir un mal ya existente, hecho por el adversario sin nuestra más mínima colaboración. Es tolerarlo, contemporizar con él, no sea que al querer erradicarlo se haga un mal mayor. El ejemplo clásico es el de la prostitución. Se puede tolerar, pues no sea que al suprimirla se produzca algo peor, como puede ser la violación. Lo que no se puede hacer bajo el pretexto de evitar esto es provocar y fomentar aquélla.

    ***
    Aprobado el pluralismo democrático, no se puede negar al Partido Comunista, bajo la máscara del eurocomunismo, participar en las elecciones. Aprobada una ley revolucionaria, como es la última fundamental, no se puede acusar a los que se oponen a la reforma de querer la revolución. Esta no se hace luchando contra ella, sino votando “sí” a los principios que ya inspiraron a los revolucionarios franceses de hace dos siglos. No se puede ser una gran fuerza nacional cuando se quieren unas ideas conocidas por su carácter internacional, cual son las revolucionarias de la soberanía popular.

    España tenía un régimen que ha funcionado muchos años. Lentamente se iba deteriorando, hasta que en un momento clave unos servidores suyos pensaron que sería menos malo destruirlo ellos mismos, no fuese que esa destrucción apareciera como más violenta si la hiciesen los enemigos de aquél, al paso que conseguían el visto bueno para jugar a la política en la nueva era. Para ello invocaron al mal menor. Hagamos este mal nosotros, no sea peor defenderlo con ahínco. Y esto hicieron en vez de luchar a su favor como corresponde a los valientes y leales con lo que es bueno.

    No dieron muestras de heroísmo y apelaron al mal menor sin reparar en que se va convirtiendo en la causa y origen de todos los males.

    ***
    Viriato fue asesinado por algunos de sus leales; tal vez creyeron que era mejor que luchar contra Roma. Pero ésta no pagó a traidores, mientras explotaba la desaparición del primer caudillo de España.



    Última edición por ALACRAN; 19/06/2022 a las 12:03
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Hernán Cortés; Conquistador de la Nueva España
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 203
    Último mensaje: Hace 2 semanas, 23:56
  2. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 80
    Último mensaje: Hace 3 semanas, 19:55
  3. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 198
    Último mensaje: 31/01/2022, 20:52
  4. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 20:25
  5. Del Sudoeste Español a la Conquista de los Andes
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22/11/2009, 00:12

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •