Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 5 de 5
Honores1Víctor

Tema: ¿ Federación ? ¿ Confederación ? ¡ España Foral !

  1. #1
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    ¿ Federación ? ¿ Confederación ? ¡ España Foral !

    ¿ FEDERACIÓN ? ¿ CONFEDERACIÓN ? ¡ ESPAÑA FORAL !



    Extraído de " Ahora Digital ".

    ¿FEDERACIÓN? ¿CONFEDERACIÓN?

    ¡ESPAÑA FORAL!

    Carlos Ibáñez Quintana (02/07/07)

    Al finalizar la década de los veinte y en la primera parte de los treinta los carlistas utilizamos los términos “Federación” y “Confederación” para explicar el modelo de estado a que aspirábamos. Preguntó un periodista al Rey D. Jaime que cómo era partidario de un estado federal. Contestó que porque los estados mejor gobernados, Suiza y Estados Unidos, tenían tal sistema de gobierno. En defensa de dicho sistema Se manifestaron Jesús Etayo, Director de El Pensamiento Navarro, Arsenio de Ízaga con su obra “La tradición y Euskeria. La Monarquía Federativa de la Españas” y posteriormente Tomás Caylá. Ya en pleno franquismo, Rafael Gambra describía el estado carlista como una monarquía federal.

    En una reunión carlista celebrada en El Escorial hacia 1980, un ponente propugnaba un estado federal para España y aducía para ello la autoridad de Rafael Gambra. Éste, que se hallaba presente, le corrigió diciendo que su mención a lo federal tenía un fin estrictamente descriptivo, didáctico.

    De los autores carlistas arriba citados, conocímos íntimamente a Arsenio de Ízaga quien, comentando su obra, nos excplicaba las diferencias entre el federalismo y confederalismo de los liberales y el fuerismo carlista. También hablaba de la federación con fin didáctico. Y la compenetración de dicho señor con D. Jaime nos permite afirmar que empleaban el término federal para hacerse entender del medio político que les rodeaba.

    En la forma nuestra monarquía es federal. Pero en el fondo se diferencia totalmente de los federalismos liberales.

    La España de los Reyes Católicos, los que hicieron la unidad política, era una monarquía federal. Los distintos reinos se habían ido uniendo en las personas de sus reyes conservando sus instituciones políticas y legales propias. Pero la unión de los reinos en una Corona no era lo fundamental de la unidad de España. En los distintos reinos medievales, existía la idea de que formaban parte de una España que había estado unida bajo el cetro de los reyes visigodos. La comunidad de fe religiosa y del enemigo musulmán a expulsar de la Península fundamentaban la idea del ser común.

    Con mayor o menor celo, los pueblos españoles defendían sus Fueros. Eran sus propias leyes con las que se venían gobernando. El medio por el que limitaban el poder real y se protegían de sus posibles abusos. Se adecuaban, además, a las características físicas de sus territorios, tan diversos unos de otros. De ello resultaba aquella monarquía que podemos calificar de federal. La unidad de España era aceptada voluntariamente por los españoles de entonces. Pero no nacía de la mera voluntad de los españoles. Había un pasado histórico que la hacía necesaria. Que no deja de ser libre la elección lo que más conviene aunque venga impuesto por las circunstancias que no dependen de otra voluntad humana.

    En la mentalidad liberal la voluntad popular es creadora. La sociedad procede de un contrato social que nace de la voluntad humana. Así era como Sabino de Arana imaginaba cada una de las siete provincias vascas como agrupación voluntaria de repúblicas rurales y municipios, para confluir todas ellas, siempre voluntariamente, en Euzkadi como confederación . La idea fue inmediatamente abandonada por la mayoría de sus seguidores que constituyeron la Comunión Nacionalista Vasca, si bien seguida fielmente por un grupo que tenía como órgano de expresión el semanario “Aberri” y que recobraron el nombre de Partido Nacionalista Vasco. Hoy no conocemos ninguna persona ni grupo nacionalistas que sigan la idea confederal de su fundador.

    En rigor no se puede definir como federal o confederal al estado carlista. Aunque en la forma se parezca a los estados federales o confederales modernos. No nace de la voluntad asociativa de sus componentes, sino que se aplica a una España que ya existe.

    El Carlismo, como objeto de estudio, puede ser considerado en sus partes, pero en la política hay que aplicarlo en su integridad. Nuestro primer lema es Dios. Y al proclamarlo, repetimos, no hacemos ninguna manifestación de piedad, sino política. La libertad y el orden se basan en leyes establecidas por Dios. No se puede dar ninguna libertad en los regímenes que prescinden de Dios. Si en la Europa actual se respetan algunas formas de libertad, es gracias a un residuo de cristianismo que queda en sus costumbres y mentalidad. El destierro de Dios no ha sido tan radical como la Revolución lo ha deseado. Y cuando algunos políticos “iluminados”, que se han erigido en salvadores de sus pueblos, lo han querido llevar a cabo, han terminado instaurando las más crueles tiranías.

    Con la Constitución de 1978 nuestros políticos han pretendido prescindir de Dios. A la vez, para contentar a los movimientos nacionalistas periféricos, se inventaron el estado de las autonomías. El resultado es el que vemos delante: los nacionalismos que ya existían se ha exacerbado. Y por todas las regiones han surgido partidos nacionalistas. Lo cual era de esperar. Al menos nosotros ya lo temíamos.

    Se ha prescindido de un elemento fundamental de la identidad española: la religión Católica. Si hemos dejado, de ser lo que éramos, o nuestros políticos están empeñados en que dejemos de serlo, concluiremos por desaparecer.

    La España foral que deseamos exige españoles que tomen la política al modo que lo hacían nuestros mayores: como un servicio. Ocupaban cargos que suponían cargas. El servir a los demás era una forma de ejercer la caridad. De cumplir un mandato de origen divino.

    Casi dos siglos de liberalismo han conseguido que el sentimiento más común entre los españoles de hoy sea el egoísmo y la irresponsabilidad. Hoy no se pide libertad para resolver un problema colectivo. Cuando surge un problema, aunque sea personal, lo primero que se piensa es “¿quién me lo arregla, quien me compensa los perjuicios?”. Aunque sean los inconvenientes surgidos de una imprevista fuerza mayor.

    De tanto prometernos la felicidad sobre la tierra, el liberalismo ha convencido a los españoles que el estado providente tiene el remedio a todas nuestras necesidades.

    Y éste es el mayor inconveniente que existe para el logro de la España foral que propugnamos. Ya, en los últimos tiempos del franquismo, se observaba que en Navarra algunas instituciones procedentes de su foralidad no funcionaban debidamente debido al espíritu personalista y egoísta con que actuaban las personas.

    La restauración de España es posible y necesaria. Pero requiere un cambio de mentalidad en esa mayoría amorfa y comodona que ha logrado crear la Revolución. Esforcémonos en que ésta se produzca. Es de esperar que los españoles, hartos de palabrería y promesas que no se cumplen, reaccionen contra el estado que les engaña y oprime. En esta línea de actuación, de nada sirve hoy a España enarbolar la bandera de un federalismo, cuando se ha prescindido del primer punto de nuestro trilema: Dios. El Carlismo de hoy no puede limitarse a postular una federación o una confederación. Ya la tenemos. ¿Estamos satisfechos con ella?

    En la CTC nos esforzamos por mantenernos fieles a los afanes del Rey D. Jaime y de sus leales, Ízaga, Etayo y Caylá, defendiendo el trilema íntegro: DIOS, PATRIA-FUEROS Y REY.
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  2. #2
    Gothico está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    17 abr, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    952
    Post Thanks / Like

    Re: ¿ Federación ? ¿ Confederación ? ¡ España Foral !

    los pueblos españoles

    Parecería más propio, en un artículo carlista, hablar de los Reinos y Territorios que integraban la Monarquía española.
    Lo de “pueblos españoles” tiene unas concomitancias siniestras; un componente popular que suena a izquierdismo, a “autodeterminaciones” y a soberanías populares.

    Con mayor o menor celo, los pueblos españoles defendían sus Fueros. Eran sus propias leyes con las que se venían gobernando.
    En general, defendían más bien sus privilegios particulares en lo que les beneficiaban, como el sentido común supone.
    Centrándonos en la época de los Austrias: los Fueros de la Corona de Aragón, Territorios vascos y Navarra eran Leyes comunes para esos propios Reinos y territorios, sin perjuicio de la legislación del Monarca; y los de la Corona de Castilla lo eran para ciertas localidades, aunque muy disminuidos por la legislación homogeneizadora y modernizadora, para todo el Reino, de las Cortes y los monarcas.

    Es decir: había también leyes comunes para todos ellos, no solo leyes forales propias.


    El medio por el que limitaban el poder real y se protegían de sus posibles abusos.

    Dicho así, el enfoque del texto parece un calco del sistema de fuerzas y contrafuerzas que actúan en el liberalismo.
    Yo diría más bien, que los fueros no limitaban el poder real, sino que el poder real acataba y aceptaba los fueros y no legislaba contra ellos.
    Otra cosa es que las nuevas realidades nacientes entonces, como el comercio, la industria, la diplomacia, las obras públicas se adecuaran a Leyes de Cortes y de los Monarcas.
    El poder real era limitado más bien por las Cortes de los distintos Reinos, (mientras tuvieron poder efectivo) así como, aunque cada vez en menor medida, por el pueblo llano de las ciudades ; en la Castilla medieval concretamente estaba limitado por la nobleza y/o las ligas y hermandades de los Concejos.

    Se adecuaban, además, a las características físicas de sus territorios, tan diversos unos de otros.


    Eso no es cierto; en la Edad Media, muchos fueros eran calco unos de otros y se concedían por el Monarca sin mirar en absoluto “las características físicas de sus territorios”, por muy diversos que fueran; de hecho, el fuero de Logroño se concedió a algunas localidades vascas; el de Cuenca se dio a Baeza y otras más; incluso el de Avila (de Castilla) se extendió por Extremadura (de León)...

    La unidad de España era aceptada voluntariamente por los españoles de entonces. Pero no nacía de la mera voluntad de los españoles. Había un pasado histórico que la hacía necesaria.

    En aquel tiempo no había propiamente “unidad española”; ni menos aun voluntariedad para la elección.
    En la historia española hasta el liberalismo, así como en el Tradicionalismo español, la voluntad, el capricho o el consentimiento (de uno, de muchos o de todos) no constituía ningún fundamento de orden político.
    Los sujetos políticos obraban en virtud de un derecho previo para ello, y su actuación se basaba en la idea de deber, tomando como norte la Ley de Dios y el bien común.
    Y si esas actuaciones gustaban a aquellos “españoles”, pues mejor que mejor.
    Pero mala cosa cuando hay que hablar de “unidades voluntarias”.

    Que no deja de ser libre la elección lo que más conviene aunque venga impuesto por las circunstancias que no dependen de otra voluntad humana.

    Recalco esto como importantísimo.
    Esta tesis sostenía Don Enrique Gil y Robles frente a aquellos que alegaban el origen pactado entre sus miembros de toda sociedad humana básica.
    Por ejemplo, un vecino que, sin traladarse, alegara que quisiera dejar de pertenecer a su municipio, no estaría capacitado para hacerlo.

    En tales casos, decía Gil y Robles, sería obligatorio que aceptara libremente continuar en él, dado que es la única opción viable para el conjunto de los vecinos: que su voluntad no puede contradecir a la del resto; que no es libre para desvincularse del pacto por su sola voluntad.
    Escribía él eso, refiriédose al supuesto derecho de secesión de algún territorio de una nación por decisión mayoritaria de la población de ese territorio
    Última edición por Gothico; 05/07/2007 a las 22:40

  3. #3
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    40
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Re: ¿ Federación ? ¿ Confederación ? ¡ España Foral !

    Bueno en un principio los fueros sí se adaptaron más a las " realidades físicas ", cosa que fue cambiando en el avance reconquistador. Por lo demás, mayormente quizá lo que se da es confusión de " términos ". De un modo o de otro, los fueros, como las Cortes; en fin, digamos que ese sostén de " Soberanía Social " y " Soberanía Política " juntos pero no revueltos, como decía Mella, era el mejor antídoto contra el abuso de poder, si se quiere " definir " así.


    La conciencia de " unidad hispana " sí existía; Ramón Menéndez Pidal pone como hito importante algo que ya referí como fue la política de Sancho III el Mayor de Navarra. Sea como fuere, era imposible que se viera a España como " Estado Nación " ni aun en los que soñaren restaurar la Monarquía Visigótica. Pero esa conciencia, aun en " política titubeante " y no tan titubeante estuvo tan viva desde Jaume I lo Conqueridor hasta Luis de Camoens. No por " voluntarismo ", sino porque aquello fue una realidad que se quería recuperar, aunque la Historia no se repite " calcada " y eso sucedió. O " unidad hispana " o " sentimiento de comunión hispana ", llamémosle como queramos.

  4. #4
    Avatar de DON COSME
    DON COSME está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    23 sep, 06
    Ubicación
    Canarias
    Mensajes
    2,657
    Post Thanks / Like

    Re: ¿ Federación ? ¿ Confederación ? ¡ España Foral !

    No podría estar más de acuerdo con las matizaciones de Gothico.

  5. #5
    Avatar de combatcatalà
    combatcatalà está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    12 nov, 12
    Ubicación
    Corona d'Aragó, Principat de Catalunya, L'Hospitalet de Llobregat
    Edad
    28
    Mensajes
    182
    Post Thanks / Like

    Re: ¿ Federación ? ¿ Confederación ? ¡ España Foral !

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    No podría estar más de acuerdo con el tema, Federalismo o Confederalismo son términos liberales. El termino foralism es más adequado para la españa que queremos construir.

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Los marranos: ¿víctimas o victimarios de España?
    Por Erasmus en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 197
    Último mensaje: 13/07/2021, 02:04
  2. Lecturas recomendables :
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 18
    Último mensaje: 13/03/2014, 20:59
  3. Informe sobre la cuestión de Gibraltar
    Por Lo ferrer en el foro Gibraltar
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 19/06/2006, 20:09
  4. 15 Concepciones sobre España
    Por Donoso en el foro Temas de Portada
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 17/01/2006, 20:39

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •