Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 40 de 56

Tema: Por qué García Moya no tiene credibilidad

  1. #21
    Avatar de Hug de Llupià III
    Hug de Llupià III está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    24 nov, 08
    Mensajes
    29
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Bueno, pues a pesar que se hayan censurado las evidencias gráficas que se aportaban, voy a reproducir lo que dice un prestigioso profesor francés sobre el secesionismo lingüístico, en un artículo reciente:

    "El nuevo Estatuto de Autonomía Valenciano (2006):
    ¿resolución o perennización de un conflicto «linguístico» retrógrado?"


    Mélanges en hommage à Jacques Soubeyroux, Université de Saint-Étienne, pp. 735-752, Éditions du CELEC, 2008.

    Franck Martin (Universidad de Saint-Étienne)

    (Traducido del texto original en francés)
    Considerado como el factor más decisivo y relevante para definir la expresión de la « valencianidad », la lengua designada como « propia » de la Comunidad Valenciana, el catalán de Valencia, la modalidad valenciana de la lengua catalana, es objeto dese hace varios decenios de múltiples maniobras políticas conocidas como « conflicto linguístico valenciano ». Se enfrentan dos tendencias mayoritarias: los defensores de una concepción « unitarista » del catalán, apoyados en el terreno lingüístico por el conjunto de la comunidad científica, lingüistas, sociolingüistas y filólogos de toda clase, valencianos o no, españoles e internacionales ; y los partidarios de un secesionismo lingüístico, que aspiran sin descanso a un reconocimiento de una « lengua valenciana », « una », « independiente » del catalán, una lengua « autóctona », un valenciano de laboratorio, « contra-normativizado » en tanto que contrario a los trabajos de normativización que no obstante son reconocidos por todos los lingüistas, incluídos los valencianos, desde 1932. Mientras los primeros son sospechosos y/o acusados a los ojos de los segundos, no sin violencia, de querer sacrificar, si no la cultura, la lengua « propia » de la Comunidad Valenciana, en aras de un pancatalanismo político, los segundos, con fines electoralistas (la idea ha cosechado y sigue cosechando cierto éxito) y/o movidos por un antivalencianismo latente y/o un anticatalanismo primario, que recoge rencores pasados o ha sido creado ex nihilo, y después alimentado por medios de extrema derecha, intentan engañar al conjunto de la población respecto a la identidad de su lengua « propia », procediendo con un sistematismo aplicado, que a veces incita a querer legitimar sus reivindicaciones, a un revisionismo partidista de la historiografía valenciana, y a una interpretación esperpéntica de los principios fundamentales de la linguística. Lo que está en juego es importante. Corresponde, en el plano cultural, político, económico, e incluso a nivel de toda la sociedad, a dos modelos antagónicos : una emancipación pancatalanista de Valencia, la inclusión de la Comunidad Valenciana, en este caso el « País Valenciano », dentro de un espacio más vasto, los famosos « Países Catalanes », que reagrupan, además de Cataluña, las Islas Baleares y, si es preciso, la Cataluña francesa ; por el contrario, la edificación y la consolidación de un conjunto estrictamente valenciano, sin ningún vínculo con Cataluña, una Comunidad Valenciana, no necesariamente aislacionista, pero orientada más hacia Madrid que hacia Barcelona.
    En este marco, se considera fundamental un estudio detenido del nuevo Estatuto de Autonomía Valenciano (2006). Inscrito dentro de un proceso nacional cuidadosamente dirigido desde Madrid desde 2004 y destinado a sustituir el primer Estatuto valenciano nacido de la Ley Orgánica de julio de 1982, este nuevo Estatuto no tiene por objetivo o función estatuir sobre la identidad del valenciano. Los trabajos realizados en este sentido por diversos lingüistas son legión, tanto en el interior como en el exterior de la Comunidad [1]. Contiene no obstante un conjunto de disposiciones que pemiten aportar algunos elementos de respuesta a los siguientes interrogantes : ¿los secesionistas valencianos han conseguido, a través de sus acciones cotidianas a menudo espectaculares, imponerse en el terreno político lo suficientemente como para dar lugar a un texto favorable a sus reivindicaciones? En caso de que así fuera, este nuevo Estatuto, que está destinado a regir el funcionamiento político de la Comunidad Valenciana durante varios años, debería ser considerado con un inmenso pesimismo. Sería un signo precursor si no de un enconamiento, al menos de una perpetuación de un conflicto que, al final, sólo tiene de « linguístico » el nombre. En sentido inverso, esta reforma estatutaria, ¿es capaz, a través de sus enunciados y por el tratamiento que otorga a la lengua «propia» de poner un término a este conflicto que dura ya demasiados años? Sin ninguna renuncia a la singularidad del catalán de Valencia (ésta no es la cuestión), ¿ofrece las condiciones necesarias para una resolución duradera, incluso definitiva, del conflicto? Sean cuales sean los términos utilizados en el texto, cuyo análisis proponemos seguidamente, in situ el grado de adscripción de la población a su territorio permanecerá sin duda sin cambios. Están en juego, en un plano sociolingüístico por lo menos, el éxito de la política de normalización de la lengua «propia», la proyección en territorio valenciano del catalán de Valencia y, por consiguiente, el lugar que ocupará y la importancia que tendrá la Comunidad Valenciana en la Europa cultural, económica y política del mañana.
    El nuevo Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana se singulariza por un preámbulo con una extensión inhabitual en un texto estatutario: trescientas dos líneas contra diez sólo en la versión de 1982 (para Cataluña, con la misma disposición, la diferencia es menor: sesenta y dos líneas en 2006 frente a cuarenta en la versión de 1979). Esta singularidad responde sin duda a una necesidad de transparencia política, de explicitación didáctica de las gestiones autonómicas. Es también un reflejo de la dificultad de los valencianos para entenderse respecto a un texto, precisamente debido al «conflicto lingüístico» de estos últimos años, a los múltiples cuestionamientos identitarios suscitados.
    El tono viene dado en las primeras líneas. Ejercicio de equilibrista de altos vuelos, ya que cita, con riesgo de parecer abstruso, las dos principales denominaciones de la región (« Reino de Valencia », querida por los secesionistas frente a « País Valenciano », sostenida por los que defienden la unidad lingüística, pudiendo ser considerado el « País Valenciano » como uno de los « Países Catalanes »), este enunciado es una copia, en pasado, del preámbulo del Estatuto de 1982. Podemos medir así la ausencia de consenso a través de estos veinticuatro últimos años. Presentimos también una continuación, una perennización del conflicto:
    « Aprobada la Constitución Española fue, en su marco, donde la tradición valenciana proveniente del histórico Reino de Valencia se encontró con la concepción moderna del País Valenciano y dio origen a la autonomía valenciana, como integradora de las dos corrientes de opinión que enmarcan todo aquello que es valenciano en un concepto cultural propio en el estricto marco geográfico que alcanza. »
    Después de un recuerdo de ciertas etapas clave del proceso autonómico (preautonomía valenciana, creación del Consell del País Valencià, aprobación de la Constitución española de 1978 y adopción del Estatuto de Autonomía de 1982, por una vía intermedia –para gran perjuicio de los nacionalistas- entre la vía 151, tomada por las « Nacionalidades Históricas » de España, y la vía 143, más clásica y general al conjunto del país), el legislador justifica luego la utilidad de la reforma estatutaria :
    « Han pasado más de veintidós años desde la aprobación de nuestro Estatuto y es el momento de hacer una reforma necesaria. Es necesaria porque adaptar nuestro Estatuto a la realidad actual de la Comunitat Valenciana es mejorar la calidad de vida de las valencianas y de los valencianos a los nuevos tiempos…»
    Confirmada por las nuevas realidades sociales, políticas, económicas y tecnológicas de la Comunidad, y por la apertura de España a la Unión Europea, a esta justificación le sigue inmediatamente un largo desarrollo, dedicado enteramente a la lengua « propia » de Valencia. En el fondo, la intención es loable, en especial si se adopta un punto de vista favorable al proceso de normalización lingüística. Además de la cooficialidad de las dos lenguas, castellano y valenciano, parece querer asegurarse el equilingüismo, la paridad en el habitus linguístico:
    « También se define la lengua valenciana como propia de la Comunitat Valenciana y el idioma valenciano, junto al castellano, los dos idiomas oficiales.»
    Es más, la continuación del enunciado indica una elección preferencial por el valenciano:
    « […] se reseña en el idioma valenciano el nombre de todas las instituciones valencianas para que sean utilizadas así, tanto cuando se escriba o se hable en valenciano como en castellano […] Se incorporan al Estatuto todas aquellas instituciones de la Generalitat que se crearon después de su aprobación. Se denominan en valenciano todas ellas…»
    Formalmente, resurge no obstante la eterna cuestión de la denominación, temática central del « conflicto linguístico valenciano ». El hecho de que un documento tan oficial como un Estatuto de Autonomía asocie, como aparece más arriba, los sustantivos « lengua » e « idioma » (el uso de los dos términos está hoy indiferenciado, en Valencia y en toda España, en los textos estatutarios, de Cataluña, de Galicia, y del País Vasco, y en la práctica) al adjetivo « valenciano » es un cheque en blanco a los secesionistas. Desde el inicio de la Transición española, estos últimos no han cesado de referirse a la existencia de esta denominación de la lengua « propia » de la Comunidad valenciana en diversos documentos históricos [2] para deducir, de manera perentoria, una « independencia » del valenciano y, para los más audaces, una superioridad de una « lengua valenciana » respecto a una « lengua catalana », relegando esta última de manera despectiva, en el mejor de los casos, al rango de « dialecto » de la primera. ¿Cómo imaginar en tal contexto que las tensiones se disipen, y que cesen los enfrentamientos y querellas intestinas, de los cuales la Comunidad Valenciana parece tener el secreto? En el futuro, los más feroces defensores de una « independencia » o « autoctonía » del valenciano se referirán con placer al Estatuto de 2006 para apuntalar sus argumentaciones, para defender una partición de la lengua catalana.
    Basado en la noción de « Nacionalidad Histórica », el siguiente extracto se inscribe dentro de una lógica de afirmación identitaria más fuerte que en el pasado :
    « Igualmente, es motivo de esta reforma el reconocimiento de la Comunitat Valenciana, como Nacionalidad Histórica por sus raíces históricas, por su personalidad diferenciada, por su lengua y cultura y por su Derecho Civil Foral. »
    El sustantivo « Nacionalidad » figuraba ya en el artículo 1 del Estatuto de 1982. No obstante, no estaba directamente asociado a la Comunidad Valenciana:
    « El pueblo valenciano […] se constituye en Comunidad Autónoma, dentro de la indisoluble unidad de la nación española, como expresión de su identidad histórica y en el ejercicio del derecho de autogobierno que la Constitución reconoce a toda nacionalidad… »
    Valencia aspira así, en el presente, a un reconocimiento de sus particularismos suficientemente explícito como para permitirle acceder al rango de « Nacionalidad Histórica », al mismo nivel que Galicia, el País Vasco y Cataluña, al menos según decía el Estatuto de 1979 ya que, en la versión de 2006, siguiendo esta línea, declinando el uso de los vocablos « Nación » y « País », la formulación catalana muestra una fuerte radicalización :
    « La Nación catalana ha venido realizándose en el curso del tiempo […] mueven este Estatuto la aspiración, el proyecto y el sueño de una Cataluña sin ningún tipo de obstáculos a la libre y plena interdependencia que una nación necesita hoy […] Cataluña es un País rico en territorios y gente […] Cataluña es una Nación. »
    El legislador valenciano reitera después la formulación « lengua valenciana », defendida por los secesionistas :
    « Pretende también esta reforma el impulso y desarrollo del Derecho Civil Foral Valenciano aplicable, del conocimiento y uso de la lengua valenciana, de la cultura propia y singular de nuestro pueblo, de sus costumbres y tradiciones. Por eso el desarrollo legislativo de las competencias de la Generalitat […] procurará la recuperación de los contenidos de los Fueros del Reino de Valencia, abolidos por la promulgación del Decreto de 29 de junio de 1707. »
    Más allá de esta mención de la la denominación secesionista de la lengua « propia », de este enunciado se pueden destacar dos cosas. La referencia explícita al Decreto de « Nueva Planta », verdadera herida en la aprehensión del espacio identitario valenciano para los más nacionalistas, demuestra la vinculación de los autores de la reforma estatutaria a uno de los principales rasgos diferenciales valencianos, uno de los principale distintivos de la « valencianidad », el Derecho Civil Foral valenciano [3]. El segundo elemento notable es la desaparición del adjetivo « histórico » delante de « Reino de Valencia ». Término seguramente anacrónico (si cabe inscribir Valencia hoy dentro de un Reino, se trata por supuesto, en este caso, exclusivamente del Reino de España), esta manera de denominar a la Comunidad valenciana, « Reino de Valencia », es un nuevo ejemplo de la influencia de los secesionistas. En su obsesión de desmarcarse lo más posible de Cataluña, a estos últimos les gusta referirse al « Reino de Valencia », para poner de manifiesto una pseudo-superioridad de Valencia sobre Cataluña, pues esta última no ha logrado jamás a lo largo de su historia, dicen ellos, superar la categoría de « Condado ».
    El preámbulo del nuevo Estatuto valenciano termina por fin con una presentación sucinta de los diez Títulos del texto (81 artículos frente a 61 en 1982), de las cuatro disposiciones adicionales, de las cinco disposiciones transitorias, de la disposición derogatoria y de la disposición final. Esta presentación le permite al legislador proceder a una última referencia al particularismo valenciano, una afirmación identitaria más fuerte que nunca, basada de nuevo en un empeño en recuperar los tradicionales « Fueros » :
    « En el Título I se incorpora en el artículo primero que la Comunitat Valenciana es una comunidad diferenciada como nacionalidad histórica, así como la asunción de los valores de la Unión Europea ; en el nuevo artículo 7 se incorpora un punto referido a la recuperación de los Fueros del Reino de Valencia que sean aplicables en plena armonía con la Constitución. »
    Antes incluso de una lectura atenta del núcleo del Estatuto, el análisis del preámbulo de esta reforma invita pues a presentir dos tendencias importantes : une radicalización de las reivindicaciones nacionalistas valencianas, siguiendo la estela de la vía abierta por Cataluña; y un sello secesionista del cual a los valencianos les costará separarse, si se confirma en los artículos siguientes, sobre todo, después de la entrada en vigor del Estatuto.
    Interesémonos ahora por los artículos 1, 2, 4, 6 y 7 del Título I, que hacen referencia a la « Comunidad valenciana », por los artículos 9 y 12 del Título II, dedicado a los « Derechos de los Valencianos y las Valencianas », por los artículos 29, 35 y 41 del Título III, que tratan de la « Generalitat », por los artículos 57 y 58 del Título IV, relativo a las « Competencias comunitarias », y por el artículo 59 del Título V, dedicado a las « Relaciones de la Comunidad valenciana con el Estado y las otras Comunidades Autónomas. » A primera vista, el artículo 1 parece idéntico al artículo 1 de 1982. Cabe notar no obstante la desaparición del adjetivo « indisoluble » delante de « unidad de la Nación española », otro indicador de aquello que algunos denominan un desmantelamiento político-territorial anunciado de España :
    « El pueblo valenciano, históricamente organizado como Reino de Valencia, se constituye en Comunidad Autónoma, dentro de la unidad de la nación española… »
    Por otra parte, como lo anunciaba el preámbulo, en contraste con el texto de 1982, la sustitución del adjetivo « histórica » por « diferenciada » después del vocablo « identidad » permite un último cambio mayor aún, la asociación de dos términos reivindicados por los nacionalistas valencianos : « Nacionalidad Histórica » :
    « El pueblo valenciano […] se constituye en Comunidad Autónoma […] como expresión de su identidad diferenciada como nacionalidad histórica y en el ejercicio del derecho de autogobierno que la Constitución Española reconoce a toda nacionalidad, con la denominación de Comunitat Valenciana… »
    Mientras España cesa de ser reconocida como una « Nación con una unidad indisoluble », mientras Cataluña se convierte en una « Nación » de pleno derecho, Valencia se otorga así el estatus de « Nacionalidad Histórica ».
    Aunque sea idéntico al de 1982, el artículo 2 merece, por su parte, un análisis preciso, respecto a su homólogo catalán en este caso. Mientras que el texto valenciano parece inmutable en términos de delimitación del territorio (« El territorio de la Comunitat Valenciana comprende el de los municipios integrados en las provincias de Alicante, Castellón y Valencia. »), el texto catalán de 2006 indica en su artículo 9 :
    « El territorio de Cataluña es el que corresponde a los límites geográficos y administrativos de la Generalidad en el momento de la entrada en vigor del presente Estatuto. »
    Parece ser asunto concluido: Cataluña no excluye la posibilidad de extender, un día, los límites de su territorio, de posicionarse en el centro y sobre todo a la cabeza de un conjunto más vasto del que no se dice el nombre, los « Países catalanes », reivindicación formulada desde el principio del siglo XX, como demuestran estas palabras del nacionalista catalán Antonio Rovira y Virgili, precisamente basadas en el hecho de compartir una misma lengua « propia » :
    « [...] unidos por su origen común, por su historia común y por su lenguaje común, los Catalanes, los Valencianos, los Mallorquines, los Roselloneses son un mismo pueblo, una nación única […] Y hoy, en Cataluña, no se dice ya más Valencianos y Mallorquines, sino Catalanes de Valencia y Catalanes de Mallorca […] Las Islas Baleares son la Cataluña insular, de la misma manera que el Principado y el Reino de Valencia son la Cataluña peninsular, y que el departamento francés de los Pirineos Orientales es la Cataluña ultra-pirenaica [4]. »
    En su empeño en desmarcarse de Madrid, Cataluña da muestras así de un apetito que absorbe quizás demasiado rápidamente la frontera de las autonomías vecinas, lo que no deja de provocar como contrapartida una radicalización de las posiciones secesionistas valencianas.
    Aún dentro del Título I, el artículo 4 trata de la delicada cuestión de la Simbología valenciana, temática que nos sitúa en el centro del « conflicto lingüístico valenciano », y que ocupa demasiado a menudo el centro de la escena política. De manera esquemática, mientras que los valencianos que reconocen la « catalanidad » muchas veces demostrada de la lengua « propia » de Valencia se reúnen detrás de la « Quatribarrada », enseña con cuatro barras llamadas « catalanas » inicialmente adoptada dentro del antiguo Reino de Valencia por Jaume Ier, los secesionistas se movilizan detrás de la « Senyera » dotada de una franja azul en uno de los cuatro lados como signo de afirmación identitaria circunscrito únicamente a la Comunidad valenciana. Con el fin de poner un fin a las múltiples fricciones suscitadas por la cuestión y, por lo tanto, desbloquear el proceso de autonomización, puesto seriamente en peligro por los secesionistas de la época (los más virulentos formaban y forman parte del « blaverisme », derivado del adjetivo « blau » [azul] en referencia al color distintivo de la enseña de la Comunidad)[5], la clase política local se pronunció, en 1982, a favor de la « Senyera ». La reforma estatutaria de 2006 ratifica así pues esta concesión hecha, en su día, a los secesionistas :
    « 1. La Bandera de la Comunitat Valenciana es la tradicional Senyera compuesta por cuatro barras rojas sobre fondo amarillo, coronadas sobre franja azul junto al asta. »
    Un segundo apartado recuerda no obstante que el conflicto no está en ningún caso concluído. Si el texto de 1982 se había destacado en favor de la bandera que defendían los secesionistas, se plantea ahora la cuestión del blasón, de los escudos de armas propios de la región, preludio de otros debates, de otros altercados, de otras violencias :
    « 2. Una Ley de Les Corts determinará la simbología heráldica propia de la Comunitat Valenciana que integra las tres provincias de Castellón, Valencia y Alicante. »
    Sigue el artículo 6 dedicado por entero a la lengua « propia ». Aparece primero una voluntad de definir el valenciano, definición al menos elíptica no obstante ya que, dentro de la lógica del texto de 1982, en ningún momento el nuevo Estatuto explicita su « catalanidad » :
    « La lengua propia de la Comunitat Valenciana es el valenciano. »
    Estamos lejos, muy lejos, de la legibilidad y de la corrección del Estatuto de Autonomía de las Islas Baleares puesto que, desde 1983, éste especificaba :
    « La lengua catalana, propia de las Islas Baleares, tendrá, junto con la castellana, el carácter de idioma oficial y todos tienen el derecho de conocerla y utilizarla[6]. »
    El segundo apartado es un nuevo reflejo de la presión, con éxito en este caso, de los secesionistas. Si el texto da de entrada la impresión de una mayor atención al valenciano, siendo el castellano « relegado » a la lengua del Estado, los partidarios del secesionismo han conseguido, después de largos y tumultuosos debates, imponer, una vez más, la denominación « idioma valenciano » :
    « 2. El idioma valenciano es el oficial en la Comunitat Valenciana, al igual que lo es el castellano, que es el idioma oficial del Estado. »
    Por fin, bajo la presión esta vez sí, de los más ardientes defensores del proceso de normalización, el fin de este segundo apartado es más completo que la versión de 1982 :
    « Todos tienen derecho a conocerlos y a usarlos y a recibir la enseñanza del, y en, idioma valenciano. »
    En razón de una nueva mención del témino « idioma valenciano », se nos plantea así con agudeza extrema la siguiente cuestión : ¿a qué valenciano se refiere el texto? ¿La modalidad valenciana de la lengua catalana, el catalán de Valencia, o a aquello que la reforma estatutaria presenta como « lengua valenciana », una lengua totalmente diferente al catalán, probablemente « contra-normativizada », que no se corresponde con ninguna realidad científica ?
    El apartado 3 es una reiteración del texto de 1982. Subraya, y así pues recuerda aquí, veinticuatro años más tarde, uno de los deberes de la « Generalitat » respecto a la lengua « propia » :
    « 3. La Generalitat garantizará el uso normal y oficial de las dos lenguas, y adoptará las medidas necesarias para asegurar su conocimiento. »
    Tres textos importantes, propios de Valencia, han seguido y desarrollado esta formulación de 1982 : la Ley de Uso y Enseñanza del Valenciano de 23 de noviembre de 1983, la más importante de todas en razón de su carácter legal, el Plan Trienal para la Promoción del Uso del Valenciano en la Comunidad Valenciana (1990-1993), y el Plan General de Promoción del Uso del Valenciano (1994-1999). Acompañados de múltiples iniciativas, especialmente en materia de educación, estos tres textos han permitido numerosos progresos : en términos de competencias, la comprensión y el dominio oral y escrito de la lengua « propia » han mejorado, especialmente entre los más jóvenes, en la « zona de predominio valencianófono », y en ciertas localidades de la « zona de predominio castellanófono » ; en términos de práctica, para sectores enteros de actividades, existe hoy una mayor propensión de las estructuras económicas, sociales y culturales, a utilizar la lengua « propia » cotidianamente, de tal manera que, en el sector educativo, de la administración autonómica y de la edición, se ha podido poner un freno al proceso de depreciación que ha venido sufriendo durante años la lengua « propia ». No obstante, persisten numerosas insuficiencias, en diversos sectores de actividades, en el mundo empresarial, o en el de la comunicación por ejemplo. Por fin, ciertas partes del territorio, aunque históricamente « valencianófonas » han escapado de esta regla en cuanto a la lengua, por ejemplo ciertas localidades de la provincia de Alicante, lo cual invita a concluir sin ninguna ambigüedad lo siguiente : una normalización lingüística plena y entera sigue siendo, a escala comunitaria, una verdadera quimera y, frente a un uso aún diglósico del valenciano, el recuerdo en 2006 del artículo estatutario de 1982 es una imperiosa necesidad.
    Siguen los apartados 4, 5, 6 y 7, transcripciones casi fieles de la versión de 1982, lo cual de nuevo nos indica las insuficiencias del pasado en las tareas de normalización, el camino que aún queda por recorrer y la multiplicidad de compromisos que se necesitan para conducir tal proceso :
    « 4. Nadie podrá ser discriminado por razón de su lengua. 5. Se otorgará especial protección y respeto a la recuperación del valenciano. 6. La ley establecerá los criterios de aplicación de la lengua propia en la Administración y la enseñanza. 7. Se delimitarán por ley los territorios en los que predomine el uso de una y otralengua, así como los que puedan ser exceptuados de la enseñanza y del uso de la lengua propia de la Comunitat Valenciana. »
    Este último punto pone de manifiesto la especificidad y, por consiguiente, la complejidad de la política lingüística valenciana, más allá del conflicto que opone a los unitaristas y a los secesionistas. Contrariamente a Cataluña, que puede ser definida como « catalanófona » en todo su territorio, una parte de la actual Comunidad no ha sido, en ningún momento de su historia, desde la llegada de Jaume Ier, « valencianófona ». La clase política tiene pues por dura misión, en vez de alimentar un conflicto, componer y conducir una política respetuosa de los dos principales componentes comunitarios, siendo cada cual idénticamente depositario de los principales rasgos diferenciales de la Comunidad. Una ecuación difícil de resolver, que explica sin duda aquello que algunos denominan la pusilanimidad de la política de normalización lingüística valenciana respecto a la de Cataluña, ya que el Estatuto de Autonomía catalán de 2006 precisa sin matices :
    « La lengua propia de Cataluña es el catalán. Como tal, el catalán es la lengua de uso normal y preferente de todas las administraciones públicas y de los medios de comunicación públicos en Cataluña, y es también la lengua normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza […] El catalán es la lengua oficial de Cataluña. »
    Y añade, como si se tratara de una concesión:
    « También lo es el castellano, que es la lengua oficial del Estado español. »
    Por fin, más allá incluso de la esfera catalana stricto sensu, el texto catalán indica :
    « Los ciudadanos de Cataluña tienen el derecho a relacionarse por escrito en catalán con los órganos consitucionales y con los órganos jurisdiccionales de ámbito estatal […] Estas instituciones deben atender y deben tramitar los escritos presentados en catalán, y no pueden exigir a la persona interesada la traducción al castellano […] Las políticas de fomento del catalán deben extenderse al conjunto del Estado, a la Unión Europea y al resto del mundo. »
    En razón de la singularidad de su configuración sociolingüística, en ningún caso, la Comunidad valenciana puede reproducir une política lingüística tan drástica, por no decir lingüicida y glotófaga, respecto al castellano. Más allá de la dialéctica « Comunidad valenciana/España », esto equivaldría a desconsiderar una franja entera de la población valenciana y produciría con el tiempo un proceso ya perceptible in situ : el hecho de otorgar a la población exclusivamente « castellanófona » un grado inferior de « valencianidad », una « minusvalencianidad ». Teniendo en cuenta la política lingüística realizada bajo el franquismo, esta orientación revela un giro singular de la historia. Pero no por ello es menos perniciosa, pues es discriminatoria.
    Por fin, el último apartado del artículo 6 del texto valenciano, en fin, es la concretización de múltiples debates, a menudo violentos, a lo largo de estos veinticuatro últimos años, la creación y la institucionalización de una sola y única entidad encargada de la normativización lingüística, la codificación académica de la lengua « propia » de Valencia, « la Academia Valenciana de la Lengua ». A primera vista, esta iniciativa puede parecer loable y saludable. Sólo una institución sólida, al margen de toda querella « pseudo-política » puede contrarrestar los múltiples proyectos más o menos estrafalarios de « contranormativización» [7]. Por otra parte, en el momento de su creación en 1998, la denominación final fue precisamente « Academia Valenciana de la Lengua », en vez de « Academia de la Lengua Valenciana ». Por fin, los primeros Académicos definieron la institución en estos términos :
    «L'Acadèmia Valenciana de la Llengua és una institució de caràcter públic creada per la Generalitat Valenciana i adscrita a Presidència. Té per objecte determinar i elaborar la normativa lingüística del valencià, però no perquè la nostra llengua no tinga tal normativa. Ben al contrari. El seu procés de normativització va cristal·litzar fa ara set dècades per mitjà de l'acord ortogràfic denominat Normes de Castelló, un fet històric que va constituir llavors un consens necessari [8]. »
    No obstante, tal iniciativa, ¿no implica el riesgo de conducir, a cierto plazo, a una partición lenta pero irrevocable de la lengua catalana, ya que esta Academia está ahora definida de forma oficial en términos secesionistas, pues se hace mención en el nuevo Estatuto de la existencia de una « lengua valenciana » ? :
    « 8. L’Acadèmia Valenciana de la Llengua es la Institución Normativa del idioma valenciano. »
    El artículo 7 confirma, por su parte, la determinación de los valencianos a recuperar sus tradicionales « Fueros », otro ejemplo de una radicalización del nacionalismo valenciano :
    « El desarrollo legislativo de las competencias de la Generalitat procurará la recuperación de los contenidos correspondientes de los Fueros del histórico Reino de Valencia… »
    El artículo 9 expone, por su parte, la posibilidad ofrecida a los valencianos de relacionarse en su lengua « propia » con la Administración autonómica, lo cual –teniendo presente la configuración sociolingüística citada anteriormente- no deja de suscitar algunos interrogantes. Inscrita dentro del marco del proceso de normalización, esta medida implica, como contrapartida, una obligación para todo funcionario de la Comunidad autónoma, sea auténticamente valenciano Y proveniente de una « zona de predominio castellanófono », de dominar una lengua que, no obstante, no le es « propia » :
    « […] los ciudadanos valencianos tendrán derecho a dirigirse a la Administración de la Comunitat Valenciana en cualquiera de sus dos lenguas oficiales y a recibir respuesta en la misma lengua. »
    En su artículo 12, el Título II insiste por fin una vez más en la diversidad cultural de la Comunidad valenciana, diversidad directamente vinculada a la cohabitación de las dos lenguas :
    « La Generalitat velará por la protección y defensa de la identidad y los valores e intereses del Pueblo Valenciano y el respeto a la diversidad cultural de la Comunitat Valenciana y su patrimonio histórico. »
    Dentro del Título III, tres disposiciones hacen referencia a la lengua « propia » y suscitan una atención particular. El artículo 29 confirma el apego de los valencianos a un estatus de cooficialidad y un tratamiento igualitario de las dos lenguas :
    « Todas las normas, disposiciones y actos emanados del Consell, que por su naturaleza lo exijan, serán publicados en el Diario Oficial de la Generalitat en las dos lenguas oficiales. »
    Este apego se reitera en el artículo 35, casi idéntico en su inicio a la versión de 1982, completado después por una disposición que especifica que, para el nombramiento del personal de la Administración de Justicia :
    « […], se tendrá en cuenta su especialización en el Derecho civil foral valenciano y el conocimiento del idioma valenciano. »
    El artículo 41 trata de nuevo por fin de la «Academia Valenciana de la Lengua. » Podemos notar de entrada el empeño en querer prohibir la emergencia y la cohabitación de diversas codificaciones de la lengua « propia ». Es hora ya, y en eso todos parecen estar de acuerdo, de poner fin a la confusión circundante :
    « La normativa lingüística de l’Acadèmia Valenciana de la Llengua será de aplicación obligatoria en todas las administraciones públicas de la Comunitat Valenciana. »
    Pero, podemos percibir también el peso del secesionismo valenciano mediante un enésimo recurso a la denominación « lengua valenciana » :
    « L’Acadèmia Valenciana de la Llengua, institución de la Generalitat de carácter público, tiene por función determinar y elaborar, en su caso, la normativa lingüística del idioma valenciano. »
    Una nueva ley se ocupará del nombramiento de los próximos Académicos :
    « En cuanto al procedimiento del nombramiento de sus miembros, funciones, facultades, estatuto y duración del mandato, habrá que ajustarse a lo que disponga la Ley de Les Corts que lo regule. »
    Dentro de un marco tan singularmente definido, ¿qué relaciones van a poder mantener los « Académicos » valencianos en adelante con los miembros del « Institut d’Estudis Catalans », los cuales continuarán evidentemente encargándose de la « normativización » de la lengua catalana en el resto del ámbito « catalanófono » ? En la medida en que ellos se encargarán en adelante de codificar, no las singularidades valencianas de la lengua catalana, sino una « lengua valenciana » que, según la opinión de todos los lingüistas, no tiene ninguna realidad, una resolución duradera del conflicto valenciano parece bastante ilusoria.
    Interesémonos ahora por el artículo 57 del Título IV. La presencia en sí de este artículo en la reforma estatutaria de 2006 nos pone de nuevo frente a la cuestión de la simbología valenciana dentro del reconocimiento de la Comunidad como « Nacionalidad Histórica ». Más allá de la adopción de una bandera específica, los valencianos han aprovechado los veinticuatro años anteriores para entenderse, por una vez lo consiguen, respecto a un edificio susceptible de cristalizar las aspiraciones nacionalistas de la población :
    « El Real Monasterio de Santa María de la Valldigna es templo espiritual, histórico y cultural del antiguo Reino de Valencia, y es, igualmente, símbolo de la grandeza del Pueblo Valenciano reconocido como Nacionalidad Histórica. La Generalitat recuperará, restaurará y conservará el monasterio, y protegerá su entorno paisajístico. Una Ley de Les Corts determinará el destino y utilización del Real Monasterio de Santa María de la Valldigna como punto de encuentro de todos los valencianos, y como centro de investigación y estudio para recuperar la historia de la Comunitat Valenciana. »
    Observaremos, en este enunciado, el uso reiterado de la denominación « Nacionalidad Histórica », otro ejemplo de la determinación de los valencianos a tomarse la revancha respecto al tratamiento otorgado por Madrid en el momento de la autonomización del territorio (una vía intermedia entre la vía 151 y la vía 143 prevista por la Constitución de 1978). Desde un punto de vista sociológico, podemos también interrogarnos sobre este camino, si no paradójico, sí singular, que siguen algunas sociedades : junto al proceso de mundialización, que concierne y/o afecta según el caso a cada grupo comunitario, se operan aquí y allá diversos repliegues identitarios que parecen convocar el pasado más frecuentemente que interrogarse sobre su futuro para encontrar referentes identitarios, puntos de referencia más o menos auténticos, pero considerados útiles y necesarios, pues son susceptibles de garantizar, en el futuro, a las comunidades afectadas, cohesión y solidez.
    El artículo 58 del Título IV responde, por su parte, a una voluntad más explícita que en el pasado de dinamizar el proceso de normalización lingüística :
    « Los Notarios deberán garantizar el uso del valenciano en el ejercicio de su función en el ámbito de la Comunitat Valenciana de conformidad con las normas del presente Estatuto. Igualmente garantizarán la aplicación del derecho civil foral valenciano que deberán conocer. »
    El artículo 59 del Título V por fin toma todo su sentido a la luz de ciertos enunciados del Estatuto de Autonomía catalán. Ya en 1979, el texto catalán se apoyaba en el hecho de compartir una misma lengua « propia » para considerar diversas acciones de cooperación :
    « Por ser el catalán patrimonio de otros territorios y comunidades, además de los vínculos y correspondencia que mantengan las instituciones académicas y culturales, la Generalidad podrá solicitar del Gobierno que presente y celebre, en su caso, a las Cortes Generales, para su autorización, los tratados o convenios que permitan el establecimiento de relaciones culturales con los Estados donde se integren o residan aquellos territorios y comunidades [9]. »
    Hoy día, el enunciado catalán es más explícito aún, pues en su artículo 6 pone en evidencia una evolución digna de ser destacada, entre « poder » y « deber » :
    « La Generalidad debe promover la comunicación y la cooperación con las demás comunidades y los demás territorios que comparten patrimonio lingüístico con Cataluña. A tales efectos, la Generalidad y el Estado, según que corresponda, pueden suscribir convenios, tratados y otros mecanismos de colaboración para la promoción y la difusión exterior del catalán. »
    Es más, esta primera disposición catalana está seguida de otro artículo dedicado por entero a la misma cuestión, y que sobrepasa los límites estrictos del territorio español :
    « La Generalidad debe promover la comunicación, el intercambio cultural y la cooperación con las comunidades y los territorios, pertenecientes o no al Estado español, que tienen vínculos históricos, lingüísticos y culturales con Cataluña… »
    La idea de crear un vasto conjunto, una gran Cataluña de la que, de nuevo, no se dice el nombre, está en la mente de todos, y esta idea no se les escapará tampoco a los valencianos, unitaristas y secesionistas. Esta idea está reforzada en el artículo siguiente, donde se habla de un conjunto hábilmente denominado « eurorregión » :
    « Cataluña, a través del Estado, pertenece a la Unión Europea, comparte los valores y el modelo de bienestar y de progreso europeos y ofrece su amistad y colaboración a las comunidades y las regiones vecinas para formar, desde la Mediterránea, una eurorregión útil para el progreso de los intereses comunes en el marco de sus competencias. »
    En el texto valenciano, si se puede decir que se toma en consideración la idea de cooperación entre diversas autonomías, en ningún momento se habla de compartir una sola e idéntica lengua « propia ». Podemos notar, sí que es verdad, un avance hacia un proceso de regionalización. Sin embargo, el enunciado continúa siendo general y cabe inscribirlo en el marco del « principio de solidaridad » de la Constitución de 1978 :
    « La Generalitat mantendrá especial relación de cooperación con las Comunidades Autónomas vecinas que se incluyan en el Arco Mediterráneo de la Unión Europea. »
    En realidad, la Comunidad valenciana demuestra simplemente, a través de este artículo, haber captado la dimensión económica de la situación. Ya que, es un hecho hoy reconocido por todos, subrayado desde 1993 por el sociólogo valenciano, Rafael Lluís Ninyoles Monllor :
    « El marco de la lengua catalana, con Cataluña, el País Valenciano y las Islas Baleares, se sitúa en el arco mediterráneneo, uno de los espacios europeos con mayor potencial económico que, junto al eje Rhin- Ródano, incluye el arco mediterráneo peninsular : desde Gerona hasta Alicante, con una prolongación potencial que llegaría hasta los límites de su historia cultural : hacia Murcia y Andalucía oriental [...] Este corredor mediterráneo [...] tiene hoy por característica el reagrupar el conjunto de las actividades más innovadoras y dinámicas : en el campo de las nuevas tecnologías, de oferta de ocio y de desarrollo turístico, de equipamientos, y de oferta de mano de obra poco conflictiva, todo ello junto con sus buenas condiciones climáticas, elementos que hacen pensar en una fuerte expansión frente a la congestión del espacio central europeo […] Es [...] difícil no observar que la vía valenciana hacia Europa pasa hoy por Cataluña [10]. »
    En conclusión, nuestro estudio de la reforma estatutaria de la Comunidad valenciana nos invita a destacar dos puntos esenciales. El primero es una acentuación manifiesta de las reivindicaciones nacionalistas. Este texto se desmarca no obstante de la radicalidad de su homólogo catalán, tanto en materia de denominación del territorio como en política de normalización de la lengua « propia ». Sin embargo, otorgándose oficialmente el rango de « Nacionalidad Histórica », reivindicando de manera también explícita la recuperación del régimen Foral, aferrándose, sin resignarse, al recurso a los símbolos y, gran novedad, optando por la institucionalización del Monasterio de Santa María de la Valldigna como « templo espiritual, histórico y cultural del antiguo Reino de Valencia, símbolo de la grandeza del Pueblo Valenciano reconocido como Nacionalidad Histórica », la Comunidad valenciana se muestra determinada a no permanecer al margen del proceso de afirmación de los nacionalismos periféricos españoles más reivindicativos.
    Como segundo elemento notable, el nuevo Estatuto de Autonomía rebosa de formulaciones favorables a los secesionistas. Esta observación es, en nuestra opinión, preocupante. Esto manifiesta una vuelta al período preautonómico, pues las concesiones hechas a los secesionistas en el Estatuto de 1982 eran menores. En ningún momento aparecía la denominación « lengua valenciana », y tampoco se hacía referencia a una « Academia Valenciana de la Lengua », susceptible de dar lugar a una « autoctonización » de la lengua « propia ». ¿ Qué pensar de tal orientación, de tal deriva ? Ignorarla oficializaría muy rápido el reconocimiento de una lengua de laboratorio totalmente artificial, lo más alejada posible del catalán. Conviene más bien llamar la atención sobre las motivaciones reales de los más fanáticos defensores de la causa secesionista, de manera que se pueda denunciarlas y combatirlas mejor : un antivalencianismo latente y/o un anticatalanismo primario.
    El primer elemento es fácilmente perceptible, la mayoría de sus militantes se expresan casi exclusivamente en castellano, y reconocen a veces incluso, off the record evidentemente, que no dominan la lengua « propia » por la que ellos dicen que luchan cotidianamente. Conviene pues no equivocarse : beneficiándose del apoyo de los medios de comunicación más modernos, las operaciones de « contra-normativización » están a menudo concebidas con el solo y único objetivo de reducir el valenciano a algo superficial, de marginalizarlo, de folklorizarlo, de reducirlo a actividades « falleras », de relegar este elemento diacrítico de la « valencianidad » a una cultura de baja categoría, populista, aborigen y exótica. En cuanto al anticatalanismo valenciano, nacido de diversos rencores pasados, inherentes a las relaciones históricas entre Cataluña y Valencia, fenómeno clásico entre dos entidades vecinas, está alimentado por diversos medios de extrema derecha, de ideología racista y de tono fascista, conocida con el nombre de « blaverismo », y que ha encontrado, entrando en el terreno lingüístico, un excelente medio para saciar diversos resentimientos, un exutorio a una desconsideración, en algunos aspectos, esquizofrénica y paranoica de todo referente identitario estrictamente catalán. Este resentimiento se manifiesta in situ por medio de múltiples enfrentamientos, diversas violencias dirigidas a toda representación catalana en territorio valenciano. Tiene igualmente por blanco privilegiado un sujeto endógeno, la mayoría de los valencianos partidarios de la unidad lingüística. No poniendo en ningún caso en duda las singularidades del catalán de Valencia, estos últimos son percibidos, como en la época de Manuel Sanchis Guarner, como una quinta columna, un caballo de Troya enviado desde Barcelona para asegurar mejor una nueva « re-Reconquista » del territorio valenciano, y aniquilar toda manifestación de la « valencianidad. »
    En este sentido, y teniendo en cuenta las formulaciones de ahora en adelante inscritas de manera totalmente oficial, por no decir definitiva, en el nuevo Estatuto, hemos de mostrar la mayor prudencia : el « conflicto lingüístico valenciano », que sólo tiene de lingüístico el nombre, parece tener aún mucho futuro. Sus principales artífices pueden desde ahora estar orgullosos de un texto que, a cierto plazo, mediante el subterfugio de un reconocimiento de una lengua, si no « independiente », « otra » que el catalán, podría poner en tela de juicio tanto la proyección de la lengua « propia » en territorio valenciano como la posición y el papel, en materia de cultura al menos, de Valencia en el seno de un espacio más vasto, el espacio mediterráneo, espacio clave en la Europa del mañana.
    2008 © Franck Martin. Este material está protegido explícitamente respecto a cualquier uso, copia y redistribución. Para la presente reproducción se cuenta con el permiso expreso del autor.
    1. ^ «Es un hecho unánimemente comprobado por la filología románica española e internacional [...] que el catalán, el valenciano y el mallorquín son las tres principales variedades de un único diasistema lingüístico, científicamente conocido bajo el nombre de lengua catalana.» Antoni FERRANDO I FRANCÉS, « La Gènesi del secessionisme idiomàtic valencià », La cultura valenciana ahir i avui, Benidorm, Universitat d’Alacant, 1986 (Conferències dels cursos internacionals de Benidorm), pp. 117-133.
    2. ^ « [...] en el siglo XV, los Valencianos [empezaron] a designar al catalán, al catalán que ellos hablaban y escribían [...] con el nombre de ‘lengua valenciana’ [...] haciendo esto, [...] nadie tenía la intención [...] de proclamar la existencia de una ‘lengua valenciana’ frente a una ‘lengua catalana’. » Joan FUSTER, Nosaltres els Valencians, 15a ed., Barcelona, Edicions 62, 1995 (Col. Universal Butxaca, n° 32), pp. 128-129.
    3. ^ Como origen de la pérdida de los « Fueros » valencianos, la batalla de Almansa y sus implicaciones han marcado al grupo social valenciano tan intensamente que este suceso ha accedido al rango de proverbio, a menudo usado hoy en referencia a ciertos males, muy violentos, que provienen de un entorno exterior a Valencia : « Si el mal viene de Almansa, a todos alcanza ».
    4. ^ Antonio ROVIRA Y VIRGILI, El nacionalismo catalán, Barcelona, Minerva, 1919, pp. 18-19.
    5. ^ Desde el inicio del proceso de autonomización, el « blaverisme » valenciano fue el origen de múltiples problemas: panfletos, invectivas, campañas de denigración, manifestaciones, perturbaciones de encuentros culturales y de emisiones televisivas, amenazas, agresiones verbales y físicas, degradaciones, bombas en los domicilios de diversos intelectuales, profanación de la tumba de Joan Fuster en 1997, etc. Además de los artículos de la prensa cotidiana, cabe reseñar la excelente obra : Vicent BELLO SERRAT, La Pesta Blava, València, Eliseu Climent/3i4, 1988 (Sèrie La Unitat, n° 130).
    6. ^ Josep Maria QUINTANA PETRUS, El Estatuto de Autonomía para las Islas Baleares: análisis jurídico y sistemático, Madrid, Civitas, 1984, pp. 248-249.
    7. ^ Uno de los primeros proyectos fue el del poeta valenciano Josep Maria Bayarri Hurtado, autor de una codificación denominada « normes del 22 » en referencia al año de sus trabajos, o « normes del cuáqueres » debido al número elevado de [q] presentes en su transcripción. La experiencia fue renovada al final del período franquista por Miquel Adlert i Noguerol, autor de las « normes de Torre », y después de las « normes de Murta », debido al nombre de dos revistas en las cuales publicó sus trabajos. Pero es sobre todo a partir de 1978, durante la transición democrática, cuando este proceso acientífico de « contra-normativización » se generalizó, bajo el impulso en especial de la « Academia de Cultura Valenciana », antiguo « Centro de Cultura Valenciana ». Con el solo y único objetivo de alejarse del catalán de Cataluña, esta « Academia », a veces llamada « Real », en referencia al antiguo Reino de Valencia, preconizó, de 1978 a 1982, como mínimo cinco codificaciones diferentes, hoy día aún ampliamente difundidas por sus miembros, que usan internet, sin ninguna moderación, junto con las ediciones más clásicas. Vide : Franck MARTIN, Les Valenciens et leur langue régionale : approche sociolinguistique de l'identité de la Communauté valencienne, Villeneuve-D’Ascq, Presses Universitaires du Septentrion, (Thèse de Doctorat), 2000, pp. 452-458.
    8. ^ http://www.avl.gva.es/ Traducción al castellano : «La Academia Valenciana de la Lengua es una institución de carácter público creada por la Generalitat Valenciana y adscrita a Presidencia. Tiene por objeto determinar y elaborar la normativa lingüística del valenciano, pero no porque nuestra lengua no tenga tal normativa. Bien al contrario. Su proceso de normativización cristalizó hace ahora siete décadas a través del acuerdo ortográfico denominado Normes de Castelló, un hecho histórico que constituyó entonces un consenso necesario. »
    9. ^ Enrique ORDUÑA REBOLLO, Estatuto de Autonomía de Cataluña, Madrid, Ministerio de la Administración Territorial-Secretaría General Técnica, 1979, pp. 100-101.
    10. ^ Rafael Lluís NINYOLES MONLLOR, El País Valencià a l’eix mediterrani, 2a ed., València, L’Eixam, 1993, pp. 32-34, 47-49, 51, 62-63.
    Ahora, los blaveros de este fórum, a morder el polvo una vez más.

    P.D.: García Moya es empresario, no profesor. Se dedica a la investigación como "afición", pero evidentmente dice disparates a cuál más gordo.

    P.D.2: Hug de Llupià fue un obispo catalán de Valencia a finales del s. XIV y principios del s. XV. Por mucho que les pese a los blaveros, los obispos de Valencia después de la Reconquista fueron catalanes hasta bien entrado el s.
    "El nuevo Estatuto de Autonomía Valenciano (2006):
    ¿resolución o perennización de un conflicto «linguístico» retrógrado?"


    Mélanges en hommage à Jacques Soubeyroux, Université de Saint-Étienne, pp. 735-752, Éditions du CELEC, 2008.

    Franck Martin (Universidad de Saint-Étienne)

    (Traducido del texto original en francés)
    Considerado como el factor más decisivo y relevante para definir la expresión de la « valencianidad », la lengua designada como « propia » de la Comunidad Valenciana, el catalán de Valencia, la modalidad valenciana de la lengua catalana, es objeto dese hace varios decenios de múltiples maniobras políticas conocidas como « conflicto linguístico valenciano ». Se enfrentan dos tendencias mayoritarias: los defensores de una concepción « unitarista » del catalán, apoyados en el terreno lingüístico por el conjunto de la comunidad científica, lingüistas, sociolingüistas y filólogos de toda clase, valencianos o no, españoles e internacionales ; y los partidarios de un secesionismo lingüístico, que aspiran sin descanso a un reconocimiento de una « lengua valenciana », « una », « independiente » del catalán, una lengua « autóctona », un valenciano de laboratorio, « contra-normativizado » en tanto que contrario a los trabajos de normativización que no obstante son reconocidos por todos los lingüistas, incluídos los valencianos, desde 1932. Mientras los primeros son sospechosos y/o acusados a los ojos de los segundos, no sin violencia, de querer sacrificar, si no la cultura, la lengua « propia » de la Comunidad Valenciana, en aras de un pancatalanismo político, los segundos, con fines electoralistas (la idea ha cosechado y sigue cosechando cierto éxito) y/o movidos por un antivalencianismo latente y/o un anticatalanismo primario, que recoge rencores pasados o ha sido creado ex nihilo, y después alimentado por medios de extrema derecha, intentan engañar al conjunto de la población respecto a la identidad de su lengua « propia », procediendo con un sistematismo aplicado, que a veces incita a querer legitimar sus reivindicaciones, a un revisionismo partidista de la historiografía valenciana, y a una interpretación esperpéntica de los principios fundamentales de la linguística. Lo que está en juego es importante. Corresponde, en el plano cultural, político, económico, e incluso a nivel de toda la sociedad, a dos modelos antagónicos : una emancipación pancatalanista de Valencia, la inclusión de la Comunidad Valenciana, en este caso el « País Valenciano », dentro de un espacio más vasto, los famosos « Países Catalanes », que reagrupan, además de Cataluña, las Islas Baleares y, si es preciso, la Cataluña francesa ; por el contrario, la edificación y la consolidación de un conjunto estrictamente valenciano, sin ningún vínculo con Cataluña, una Comunidad Valenciana, no necesariamente aislacionista, pero orientada más hacia Madrid que hacia Barcelona.
    En este marco, se considera fundamental un estudio detenido del nuevo Estatuto de Autonomía Valenciano (2006). Inscrito dentro de un proceso nacional cuidadosamente dirigido desde Madrid desde 2004 y destinado a sustituir el primer Estatuto valenciano nacido de la Ley Orgánica de julio de 1982, este nuevo Estatuto no tiene por objetivo o función estatuir sobre la identidad del valenciano. Los trabajos realizados en este sentido por diversos lingüistas son legión, tanto en el interior como en el exterior de la Comunidad [1]. Contiene no obstante un conjunto de disposiciones que pemiten aportar algunos elementos de respuesta a los siguientes interrogantes : ¿los secesionistas valencianos han conseguido, a través de sus acciones cotidianas a menudo espectaculares, imponerse en el terreno político lo suficientemente como para dar lugar a un texto favorable a sus reivindicaciones? En caso de que así fuera, este nuevo Estatuto, que está destinado a regir el funcionamiento político de la Comunidad Valenciana durante varios años, debería ser considerado con un inmenso pesimismo. Sería un signo precursor si no de un enconamiento, al menos de una perpetuación de un conflicto que, al final, sólo tiene de « linguístico » el nombre. En sentido inverso, esta reforma estatutaria, ¿es capaz, a través de sus enunciados y por el tratamiento que otorga a la lengua «propia» de poner un término a este conflicto que dura ya demasiados años? Sin ninguna renuncia a la singularidad del catalán de Valencia (ésta no es la cuestión), ¿ofrece las condiciones necesarias para una resolución duradera, incluso definitiva, del conflicto? Sean cuales sean los términos utilizados en el texto, cuyo análisis proponemos seguidamente, in situ el grado de adscripción de la población a su territorio permanecerá sin duda sin cambios. Están en juego, en un plano sociolingüístico por lo menos, el éxito de la política de normalización de la lengua «propia», la proyección en territorio valenciano del catalán de Valencia y, por consiguiente, el lugar que ocupará y la importancia que tendrá la Comunidad Valenciana en la Europa cultural, económica y política del mañana.
    El nuevo Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana se singulariza por un preámbulo con una extensión inhabitual en un texto estatutario: trescientas dos líneas contra diez sólo en la versión de 1982 (para Cataluña, con la misma disposición, la diferencia es menor: sesenta y dos líneas en 2006 frente a cuarenta en la versión de 1979). Esta singularidad responde sin duda a una necesidad de transparencia política, de explicitación didáctica de las gestiones autonómicas. Es también un reflejo de la dificultad de los valencianos para entenderse respecto a un texto, precisamente debido al «conflicto lingüístico» de estos últimos años, a los múltiples cuestionamientos identitarios suscitados.
    El tono viene dado en las primeras líneas. Ejercicio de equilibrista de altos vuelos, ya que cita, con riesgo de parecer abstruso, las dos principales denominaciones de la región (« Reino de Valencia », querida por los secesionistas frente a « País Valenciano », sostenida por los que defienden la unidad lingüística, pudiendo ser considerado el « País Valenciano » como uno de los « Países Catalanes »), este enunciado es una copia, en pasado, del preámbulo del Estatuto de 1982. Podemos medir así la ausencia de consenso a través de estos veinticuatro últimos años. Presentimos también una continuación, una perennización del conflicto:
    « Aprobada la Constitución Española fue, en su marco, donde la tradición valenciana proveniente del histórico Reino de Valencia se encontró con la concepción moderna del País Valenciano y dio origen a la autonomía valenciana, como integradora de las dos corrientes de opinión que enmarcan todo aquello que es valenciano en un concepto cultural propio en el estricto marco geográfico que alcanza. »
    Después de un recuerdo de ciertas etapas clave del proceso autonómico (preautonomía valenciana, creación del Consell del País Valencià, aprobación de la Constitución española de 1978 y adopción del Estatuto de Autonomía de 1982, por una vía intermedia –para gran perjuicio de los nacionalistas- entre la vía 151, tomada por las « Nacionalidades Históricas » de España, y la vía 143, más clásica y general al conjunto del país), el legislador justifica luego la utilidad de la reforma estatutaria :
    « Han pasado más de veintidós años desde la aprobación de nuestro Estatuto y es el momento de hacer una reforma necesaria. Es necesaria porque adaptar nuestro Estatuto a la realidad actual de la Comunitat Valenciana es mejorar la calidad de vida de las valencianas y de los valencianos a los nuevos tiempos…»
    Confirmada por las nuevas realidades sociales, políticas, económicas y tecnológicas de la Comunidad, y por la apertura de España a la Unión Europea, a esta justificación le sigue inmediatamente un largo desarrollo, dedicado enteramente a la lengua « propia » de Valencia. En el fondo, la intención es loable, en especial si se adopta un punto de vista favorable al proceso de normalización lingüística. Además de la cooficialidad de las dos lenguas, castellano y valenciano, parece querer asegurarse el equilingüismo, la paridad en el habitus linguístico:
    « También se define la lengua valenciana como propia de la Comunitat Valenciana y el idioma valenciano, junto al castellano, los dos idiomas oficiales.»
    Es más, la continuación del enunciado indica una elección preferencial por el valenciano:
    « […] se reseña en el idioma valenciano el nombre de todas las instituciones valencianas para que sean utilizadas así, tanto cuando se escriba o se hable en valenciano como en castellano […] Se incorporan al Estatuto todas aquellas instituciones de la Generalitat que se crearon después de su aprobación. Se denominan en valenciano todas ellas…»
    Formalmente, resurge no obstante la eterna cuestión de la denominación, temática central del « conflicto linguístico valenciano ». El hecho de que un documento tan oficial como un Estatuto de Autonomía asocie, como aparece más arriba, los sustantivos « lengua » e « idioma » (el uso de los dos términos está hoy indiferenciado, en Valencia y en toda España, en los textos estatutarios, de Cataluña, de Galicia, y del País Vasco, y en la práctica) al adjetivo « valenciano » es un cheque en blanco a los secesionistas. Desde el inicio de la Transición española, estos últimos no han cesado de referirse a la existencia de esta denominación de la lengua « propia » de la Comunidad valenciana en diversos documentos históricos [2] para deducir, de manera perentoria, una « independencia » del valenciano y, para los más audaces, una superioridad de una « lengua valenciana » respecto a una « lengua catalana », relegando esta última de manera despectiva, en el mejor de los casos, al rango de « dialecto » de la primera. ¿Cómo imaginar en tal contexto que las tensiones se disipen, y que cesen los enfrentamientos y querellas intestinas, de los cuales la Comunidad Valenciana parece tener el secreto? En el futuro, los más feroces defensores de una « independencia » o « autoctonía » del valenciano se referirán con placer al Estatuto de 2006 para apuntalar sus argumentaciones, para defender una partición de la lengua catalana.
    Basado en la noción de « Nacionalidad Histórica », el siguiente extracto se inscribe dentro de una lógica de afirmación identitaria más fuerte que en el pasado :
    « Igualmente, es motivo de esta reforma el reconocimiento de la Comunitat Valenciana, como Nacionalidad Histórica por sus raíces históricas, por su personalidad diferenciada, por su lengua y cultura y por su Derecho Civil Foral. »
    El sustantivo « Nacionalidad » figuraba ya en el artículo 1 del Estatuto de 1982. No obstante, no estaba directamente asociado a la Comunidad Valenciana:
    « El pueblo valenciano […] se constituye en Comunidad Autónoma, dentro de la indisoluble unidad de la nación española, como expresión de su identidad histórica y en el ejercicio del derecho de autogobierno que la Constitución reconoce a toda nacionalidad… »
    Valencia aspira así, en el presente, a un reconocimiento de sus particularismos suficientemente explícito como para permitirle acceder al rango de « Nacionalidad Histórica », al mismo nivel que Galicia, el País Vasco y Cataluña, al menos según decía el Estatuto de 1979 ya que, en la versión de 2006, siguiendo esta línea, declinando el uso de los vocablos « Nación » y « País », la formulación catalana muestra una fuerte radicalización :
    « La Nación catalana ha venido realizándose en el curso del tiempo […] mueven este Estatuto la aspiración, el proyecto y el sueño de una Cataluña sin ningún tipo de obstáculos a la libre y plena interdependencia que una nación necesita hoy […] Cataluña es un País rico en territorios y gente […] Cataluña es una Nación. »
    El legislador valenciano reitera después la formulación « lengua valenciana », defendida por los secesionistas :
    « Pretende también esta reforma el impulso y desarrollo del Derecho Civil Foral Valenciano aplicable, del conocimiento y uso de la lengua valenciana, de la cultura propia y singular de nuestro pueblo, de sus costumbres y tradiciones. Por eso el desarrollo legislativo de las competencias de la Generalitat […] procurará la recuperación de los contenidos de los Fueros del Reino de Valencia, abolidos por la promulgación del Decreto de 29 de junio de 1707. »
    Más allá de esta mención de la la denominación secesionista de la lengua « propia », de este enunciado se pueden destacar dos cosas. La referencia explícita al Decreto de « Nueva Planta », verdadera herida en la aprehensión del espacio identitario valenciano para los más nacionalistas, demuestra la vinculación de los autores de la reforma estatutaria a uno de los principales rasgos diferenciales valencianos, uno de los principale distintivos de la « valencianidad », el Derecho Civil Foral valenciano [3]. El segundo elemento notable es la desaparición del adjetivo « histórico » delante de « Reino de Valencia ». Término seguramente anacrónico (si cabe inscribir Valencia hoy dentro de un Reino, se trata por supuesto, en este caso, exclusivamente del Reino de España), esta manera de denominar a la Comunidad valenciana, « Reino de Valencia », es un nuevo ejemplo de la influencia de los secesionistas. En su obsesión de desmarcarse lo más posible de Cataluña, a estos últimos les gusta referirse al « Reino de Valencia », para poner de manifiesto una pseudo-superioridad de Valencia sobre Cataluña, pues esta última no ha logrado jamás a lo largo de su historia, dicen ellos, superar la categoría de « Condado ».
    El preámbulo del nuevo Estatuto valenciano termina por fin con una presentación sucinta de los diez Títulos del texto (81 artículos frente a 61 en 1982), de las cuatro disposiciones adicionales, de las cinco disposiciones transitorias, de la disposición derogatoria y de la disposición final. Esta presentación le permite al legislador proceder a una última referencia al particularismo valenciano, una afirmación identitaria más fuerte que nunca, basada de nuevo en un empeño en recuperar los tradicionales « Fueros » :
    « En el Título I se incorpora en el artículo primero que la Comunitat Valenciana es una comunidad diferenciada como nacionalidad histórica, así como la asunción de los valores de la Unión Europea ; en el nuevo artículo 7 se incorpora un punto referido a la recuperación de los Fueros del Reino de Valencia que sean aplicables en plena armonía con la Constitución. »
    Antes incluso de una lectura atenta del núcleo del Estatuto, el análisis del preámbulo de esta reforma invita pues a presentir dos tendencias importantes : une radicalización de las reivindicaciones nacionalistas valencianas, siguiendo la estela de la vía abierta por Cataluña; y un sello secesionista del cual a los valencianos les costará separarse, si se confirma en los artículos siguientes, sobre todo, después de la entrada en vigor del Estatuto.
    Interesémonos ahora por los artículos 1, 2, 4, 6 y 7 del Título I, que hacen referencia a la « Comunidad valenciana », por los artículos 9 y 12 del Título II, dedicado a los « Derechos de los Valencianos y las Valencianas », por los artículos 29, 35 y 41 del Título III, que tratan de la « Generalitat », por los artículos 57 y 58 del Título IV, relativo a las « Competencias comunitarias », y por el artículo 59 del Título V, dedicado a las « Relaciones de la Comunidad valenciana con el Estado y las otras Comunidades Autónomas. » A primera vista, el artículo 1 parece idéntico al artículo 1 de 1982. Cabe notar no obstante la desaparición del adjetivo « indisoluble » delante de « unidad de la Nación española », otro indicador de aquello que algunos denominan un desmantelamiento político-territorial anunciado de España :
    « El pueblo valenciano, históricamente organizado como Reino de Valencia, se constituye en Comunidad Autónoma, dentro de la unidad de la nación española… »
    Por otra parte, como lo anunciaba el preámbulo, en contraste con el texto de 1982, la sustitución del adjetivo « histórica » por « diferenciada » después del vocablo « identidad » permite un último cambio mayor aún, la asociación de dos términos reivindicados por los nacionalistas valencianos : « Nacionalidad Histórica » :
    « El pueblo valenciano […] se constituye en Comunidad Autónoma […] como expresión de su identidad diferenciada como nacionalidad histórica y en el ejercicio del derecho de autogobierno que la Constitución Española reconoce a toda nacionalidad, con la denominación de Comunitat Valenciana… »
    Mientras España cesa de ser reconocida como una « Nación con una unidad indisoluble », mientras Cataluña se convierte en una « Nación » de pleno derecho, Valencia se otorga así el estatus de « Nacionalidad Histórica ».
    Aunque sea idéntico al de 1982, el artículo 2 merece, por su parte, un análisis preciso, respecto a su homólogo catalán en este caso. Mientras que el texto valenciano parece inmutable en términos de delimitación del territorio (« El territorio de la Comunitat Valenciana comprende el de los municipios integrados en las provincias de Alicante, Castellón y Valencia. »), el texto catalán de 2006 indica en su artículo 9 :
    « El territorio de Cataluña es el que corresponde a los límites geográficos y administrativos de la Generalidad en el momento de la entrada en vigor del presente Estatuto. »
    Parece ser asunto concluido: Cataluña no excluye la posibilidad de extender, un día, los límites de su territorio, de posicionarse en el centro y sobre todo a la cabeza de un conjunto más vasto del que no se dice el nombre, los « Países catalanes », reivindicación formulada desde el principio del siglo XX, como demuestran estas palabras del nacionalista catalán Antonio Rovira y Virgili, precisamente basadas en el hecho de compartir una misma lengua « propia » :
    « [...] unidos por su origen común, por su historia común y por su lenguaje común, los Catalanes, los Valencianos, los Mallorquines, los Roselloneses son un mismo pueblo, una nación única […] Y hoy, en Cataluña, no se dice ya más Valencianos y Mallorquines, sino Catalanes de Valencia y Catalanes de Mallorca […] Las Islas Baleares son la Cataluña insular, de la misma manera que el Principado y el Reino de Valencia son la Cataluña peninsular, y que el departamento francés de los Pirineos Orientales es la Cataluña ultra-pirenaica [4]. »
    En su empeño en desmarcarse de Madrid, Cataluña da muestras así de un apetito que absorbe quizás demasiado rápidamente la frontera de las autonomías vecinas, lo que no deja de provocar como contrapartida una radicalización de las posiciones secesionistas valencianas.
    Aún dentro del Título I, el artículo 4 trata de la delicada cuestión de la Simbología valenciana, temática que nos sitúa en el centro del « conflicto lingüístico valenciano », y que ocupa demasiado a menudo el centro de la escena política. De manera esquemática, mientras que los valencianos que reconocen la « catalanidad » muchas veces demostrada de la lengua « propia » de Valencia se reúnen detrás de la « Quatribarrada », enseña con cuatro barras llamadas « catalanas » inicialmente adoptada dentro del antiguo Reino de Valencia por Jaume Ier, los secesionistas se movilizan detrás de la « Senyera » dotada de una franja azul en uno de los cuatro lados como signo de afirmación identitaria circunscrito únicamente a la Comunidad valenciana. Con el fin de poner un fin a las múltiples fricciones suscitadas por la cuestión y, por lo tanto, desbloquear el proceso de autonomización, puesto seriamente en peligro por los secesionistas de la época (los más virulentos formaban y forman parte del « blaverisme », derivado del adjetivo « blau » [azul] en referencia al color distintivo de la enseña de la Comunidad)[5], la clase política local se pronunció, en 1982, a favor de la « Senyera ». La reforma estatutaria de 2006 ratifica así pues esta concesión hecha, en su día, a los secesionistas :
    « 1. La Bandera de la Comunitat Valenciana es la tradicional Senyera compuesta por cuatro barras rojas sobre fondo amarillo, coronadas sobre franja azul junto al asta. »
    Un segundo apartado recuerda no obstante que el conflicto no está en ningún caso concluído. Si el texto de 1982 se había destacado en favor de la bandera que defendían los secesionistas, se plantea ahora la cuestión del blasón, de los escudos de armas propios de la región, preludio de otros debates, de otros altercados, de otras violencias :
    « 2. Una Ley de Les Corts determinará la simbología heráldica propia de la Comunitat Valenciana que integra las tres provincias de Castellón, Valencia y Alicante. »
    Sigue el artículo 6 dedicado por entero a la lengua « propia ». Aparece primero una voluntad de definir el valenciano, definición al menos elíptica no obstante ya que, dentro de la lógica del texto de 1982, en ningún momento el nuevo Estatuto explicita su « catalanidad » :
    « La lengua propia de la Comunitat Valenciana es el valenciano. »
    Estamos lejos, muy lejos, de la legibilidad y de la corrección del Estatuto de Autonomía de las Islas Baleares puesto que, desde 1983, éste especificaba :
    « La lengua catalana, propia de las Islas Baleares, tendrá, junto con la castellana, el carácter de idioma oficial y todos tienen el derecho de conocerla y utilizarla[6]. »
    El segundo apartado es un nuevo reflejo de la presión, con éxito en este caso, de los secesionistas. Si el texto da de entrada la impresión de una mayor atención al valenciano, siendo el castellano « relegado » a la lengua del Estado, los partidarios del secesionismo han conseguido, después de largos y tumultuosos debates, imponer, una vez más, la denominación « idioma valenciano » :
    « 2. El idioma valenciano es el oficial en la Comunitat Valenciana, al igual que lo es el castellano, que es el idioma oficial del Estado. »
    Por fin, bajo la presión esta vez sí, de los más ardientes defensores del proceso de normalización, el fin de este segundo apartado es más completo que la versión de 1982 :
    « Todos tienen derecho a conocerlos y a usarlos y a recibir la enseñanza del, y en, idioma valenciano. »
    En razón de una nueva mención del témino « idioma valenciano », se nos plantea así con agudeza extrema la siguiente cuestión : ¿a qué valenciano se refiere el texto? ¿La modalidad valenciana de la lengua catalana, el catalán de Valencia, o a aquello que la reforma estatutaria presenta como « lengua valenciana », una lengua totalmente diferente al catalán, probablemente « contra-normativizada », que no se corresponde con ninguna realidad científica ?
    El apartado 3 es una reiteración del texto de 1982. Subraya, y así pues recuerda aquí, veinticuatro años más tarde, uno de los deberes de la « Generalitat » respecto a la lengua « propia » :
    « 3. La Generalitat garantizará el uso normal y oficial de las dos lenguas, y adoptará las medidas necesarias para asegurar su conocimiento. »
    Tres textos importantes, propios de Valencia, han seguido y desarrollado esta formulación de 1982 : la Ley de Uso y Enseñanza del Valenciano de 23 de noviembre de 1983, la más importante de todas en razón de su carácter legal, el Plan Trienal para la Promoción del Uso del Valenciano en la Comunidad Valenciana (1990-1993), y el Plan General de Promoción del Uso del Valenciano (1994-1999). Acompañados de múltiples iniciativas, especialmente en materia de educación, estos tres textos han permitido numerosos progresos : en términos de competencias, la comprensión y el dominio oral y escrito de la lengua « propia » han mejorado, especialmente entre los más jóvenes, en la « zona de predominio valencianófono », y en ciertas localidades de la « zona de predominio castellanófono » ; en términos de práctica, para sectores enteros de actividades, existe hoy una mayor propensión de las estructuras económicas, sociales y culturales, a utilizar la lengua « propia » cotidianamente, de tal manera que, en el sector educativo, de la administración autonómica y de la edición, se ha podido poner un freno al proceso de depreciación que ha venido sufriendo durante años la lengua « propia ». No obstante, persisten numerosas insuficiencias, en diversos sectores de actividades, en el mundo empresarial, o en el de la comunicación por ejemplo. Por fin, ciertas partes del territorio, aunque históricamente « valencianófonas » han escapado de esta regla en cuanto a la lengua, por ejemplo ciertas localidades de la provincia de Alicante, lo cual invita a concluir sin ninguna ambigüedad lo siguiente : una normalización lingüística plena y entera sigue siendo, a escala comunitaria, una verdadera quimera y, frente a un uso aún diglósico del valenciano, el recuerdo en 2006 del artículo estatutario de 1982 es una imperiosa necesidad.
    Siguen los apartados 4, 5, 6 y 7, transcripciones casi fieles de la versión de 1982, lo cual de nuevo nos indica las insuficiencias del pasado en las tareas de normalización, el camino que aún queda por recorrer y la multiplicidad de compromisos que se necesitan para conducir tal proceso :
    « 4. Nadie podrá ser discriminado por razón de su lengua. 5. Se otorgará especial protección y respeto a la recuperación del valenciano. 6. La ley establecerá los criterios de aplicación de la lengua propia en la Administración y la enseñanza. 7. Se delimitarán por ley los territorios en los que predomine el uso de una y otralengua, así como los que puedan ser exceptuados de la enseñanza y del uso de la lengua propia de la Comunitat Valenciana. »
    Este último punto pone de manifiesto la especificidad y, por consiguiente, la complejidad de la política lingüística valenciana, más allá del conflicto que opone a los unitaristas y a los secesionistas. Contrariamente a Cataluña, que puede ser definida como « catalanófona » en todo su territorio, una parte de la actual Comunidad no ha sido, en ningún momento de su historia, desde la llegada de Jaume Ier, « valencianófona ». La clase política tiene pues por dura misión, en vez de alimentar un conflicto, componer y conducir una política respetuosa de los dos principales componentes comunitarios, siendo cada cual idénticamente depositario de los principales rasgos diferenciales de la Comunidad. Una ecuación difícil de resolver, que explica sin duda aquello que algunos denominan la pusilanimidad de la política de normalización lingüística valenciana respecto a la de Cataluña, ya que el Estatuto de Autonomía catalán de 2006 precisa sin matices :
    « La lengua propia de Cataluña es el catalán. Como tal, el catalán es la lengua de uso normal y preferente de todas las administraciones públicas y de los medios de comunicación públicos en Cataluña, y es también la lengua normalmente utilizada como vehicular y de aprendizaje en la enseñanza […] El catalán es la lengua oficial de Cataluña. »
    Y añade, como si se tratara de una concesión:
    « También lo es el castellano, que es la lengua oficial del Estado español. »
    Por fin, más allá incluso de la esfera catalana stricto sensu, el texto catalán indica :
    « Los ciudadanos de Cataluña tienen el derecho a relacionarse por escrito en catalán con los órganos consitucionales y con los órganos jurisdiccionales de ámbito estatal […] Estas instituciones deben atender y deben tramitar los escritos presentados en catalán, y no pueden exigir a la persona interesada la traducción al castellano […] Las políticas de fomento del catalán deben extenderse al conjunto del Estado, a la Unión Europea y al resto del mundo. »
    En razón de la singularidad de su configuración sociolingüística, en ningún caso, la Comunidad valenciana puede reproducir une política lingüística tan drástica, por no decir lingüicida y glotófaga, respecto al castellano. Más allá de la dialéctica « Comunidad valenciana/España », esto equivaldría a desconsiderar una franja entera de la población valenciana y produciría con el tiempo un proceso ya perceptible in situ : el hecho de otorgar a la población exclusivamente « castellanófona » un grado inferior de « valencianidad », una « minusvalencianidad ». Teniendo en cuenta la política lingüística realizada bajo el franquismo, esta orientación revela un giro singular de la historia. Pero no por ello es menos perniciosa, pues es discriminatoria.
    Por fin, el último apartado del artículo 6 del texto valenciano, en fin, es la concretización de múltiples debates, a menudo violentos, a lo largo de estos veinticuatro últimos años, la creación y la institucionalización de una sola y única entidad encargada de la normativización lingüística, la codificación académica de la lengua « propia » de Valencia, « la Academia Valenciana de la Lengua ». A primera vista, esta iniciativa puede parecer loable y saludable. Sólo una institución sólida, al margen de toda querella « pseudo-política » puede contrarrestar los múltiples proyectos más o menos estrafalarios de « contranormativización» [7]. Por otra parte, en el momento de su creación en 1998, la denominación final fue precisamente « Academia Valenciana de la Lengua », en vez de « Academia de la Lengua Valenciana ». Por fin, los primeros Académicos definieron la institución en estos términos :
    «L'Acadèmia Valenciana de la Llengua és una institució de caràcter públic creada per la Generalitat Valenciana i adscrita a Presidència. Té per objecte determinar i elaborar la normativa lingüística del valencià, però no perquè la nostra llengua no tinga tal normativa. Ben al contrari. El seu procés de normativització va cristal·litzar fa ara set dècades per mitjà de l'acord ortogràfic denominat Normes de Castelló, un fet històric que va constituir llavors un consens necessari [8]. »
    No obstante, tal iniciativa, ¿no implica el riesgo de conducir, a cierto plazo, a una partición lenta pero irrevocable de la lengua catalana, ya que esta Academia está ahora definida de forma oficial en términos secesionistas, pues se hace mención en el nuevo Estatuto de la existencia de una « lengua valenciana » ? :
    « 8. L’Acadèmia Valenciana de la Llengua es la Institución Normativa del idioma valenciano. »
    El artículo 7 confirma, por su parte, la determinación de los valencianos a recuperar sus tradicionales « Fueros », otro ejemplo de una radicalización del nacionalismo valenciano :
    « El desarrollo legislativo de las competencias de la Generalitat procurará la recuperación de los contenidos correspondientes de los Fueros del histórico Reino de Valencia… »
    El artículo 9 expone, por su parte, la posibilidad ofrecida a los valencianos de relacionarse en su lengua « propia » con la Administración autonómica, lo cual –teniendo presente la configuración sociolingüística citada anteriormente- no deja de suscitar algunos interrogantes. Inscrita dentro del marco del proceso de normalización, esta medida implica, como contrapartida, una obligación para todo funcionario de la Comunidad autónoma, sea auténticamente valenciano Y proveniente de una « zona de predominio castellanófono », de dominar una lengua que, no obstante, no le es « propia » :
    « […] los ciudadanos valencianos tendrán derecho a dirigirse a la Administración de la Comunitat Valenciana en cualquiera de sus dos lenguas oficiales y a recibir respuesta en la misma lengua. »
    En su artículo 12, el Título II insiste por fin una vez más en la diversidad cultural de la Comunidad valenciana, diversidad directamente vinculada a la cohabitación de las dos lenguas :
    « La Generalitat velará por la protección y defensa de la identidad y los valores e intereses del Pueblo Valenciano y el respeto a la diversidad cultural de la Comunitat Valenciana y su patrimonio histórico. »
    Dentro del Título III, tres disposiciones hacen referencia a la lengua « propia » y suscitan una atención particular. El artículo 29 confirma el apego de los valencianos a un estatus de cooficialidad y un tratamiento igualitario de las dos lenguas :
    « Todas las normas, disposiciones y actos emanados del Consell, que por su naturaleza lo exijan, serán publicados en el Diario Oficial de la Generalitat en las dos lenguas oficiales. »
    Este apego se reitera en el artículo 35, casi idéntico en su inicio a la versión de 1982, completado después por una disposición que especifica que, para el nombramiento del personal de la Administración de Justicia :
    « […], se tendrá en cuenta su especialización en el Derecho civil foral valenciano y el conocimiento del idioma valenciano. »
    El artículo 41 trata de nuevo por fin de la «Academia Valenciana de la Lengua. » Podemos notar de entrada el empeño en querer prohibir la emergencia y la cohabitación de diversas codificaciones de la lengua « propia ». Es hora ya, y en eso todos parecen estar de acuerdo, de poner fin a la confusión circundante :
    « La normativa lingüística de l’Acadèmia Valenciana de la Llengua será de aplicación obligatoria en todas las administraciones públicas de la Comunitat Valenciana. »
    Pero, podemos percibir también el peso del secesionismo valenciano mediante un enésimo recurso a la denominación « lengua valenciana » :
    « L’Acadèmia Valenciana de la Llengua, institución de la Generalitat de carácter público, tiene por función determinar y elaborar, en su caso, la normativa lingüística del idioma valenciano. »
    Una nueva ley se ocupará del nombramiento de los próximos Académicos :
    « En cuanto al procedimiento del nombramiento de sus miembros, funciones, facultades, estatuto y duración del mandato, habrá que ajustarse a lo que disponga la Ley de Les Corts que lo regule. »
    Dentro de un marco tan singularmente definido, ¿qué relaciones van a poder mantener los « Académicos » valencianos en adelante con los miembros del « Institut d’Estudis Catalans », los cuales continuarán evidentemente encargándose de la « normativización » de la lengua catalana en el resto del ámbito « catalanófono » ? En la medida en que ellos se encargarán en adelante de codificar, no las singularidades valencianas de la lengua catalana, sino una « lengua valenciana » que, según la opinión de todos los lingüistas, no tiene ninguna realidad, una resolución duradera del conflicto valenciano parece bastante ilusoria.
    Interesémonos ahora por el artículo 57 del Título IV. La presencia en sí de este artículo en la reforma estatutaria de 2006 nos pone de nuevo frente a la cuestión de la simbología valenciana dentro del reconocimiento de la Comunidad como « Nacionalidad Histórica ». Más allá de la adopción de una bandera específica, los valencianos han aprovechado los veinticuatro años anteriores para entenderse, por una vez lo consiguen, respecto a un edificio susceptible de cristalizar las aspiraciones nacionalistas de la población :
    « El Real Monasterio de Santa María de la Valldigna es templo espiritual, histórico y cultural del antiguo Reino de Valencia, y es, igualmente, símbolo de la grandeza del Pueblo Valenciano reconocido como Nacionalidad Histórica. La Generalitat recuperará, restaurará y conservará el monasterio, y protegerá su entorno paisajístico. Una Ley de Les Corts determinará el destino y utilización del Real Monasterio de Santa María de la Valldigna como punto de encuentro de todos los valencianos, y como centro de investigación y estudio para recuperar la historia de la Comunitat Valenciana. »
    Observaremos, en este enunciado, el uso reiterado de la denominación « Nacionalidad Histórica », otro ejemplo de la determinación de los valencianos a tomarse la revancha respecto al tratamiento otorgado por Madrid en el momento de la autonomización del territorio (una vía intermedia entre la vía 151 y la vía 143 prevista por la Constitución de 1978). Desde un punto de vista sociológico, podemos también interrogarnos sobre este camino, si no paradójico, sí singular, que siguen algunas sociedades : junto al proceso de mundialización, que concierne y/o afecta según el caso a cada grupo comunitario, se operan aquí y allá diversos repliegues identitarios que parecen convocar el pasado más frecuentemente que interrogarse sobre su futuro para encontrar referentes identitarios, puntos de referencia más o menos auténticos, pero considerados útiles y necesarios, pues son susceptibles de garantizar, en el futuro, a las comunidades afectadas, cohesión y solidez.
    El artículo 58 del Título IV responde, por su parte, a una voluntad más explícita que en el pasado de dinamizar el proceso de normalización lingüística :
    « Los Notarios deberán garantizar el uso del valenciano en el ejercicio de su función en el ámbito de la Comunitat Valenciana de conformidad con las normas del presente Estatuto. Igualmente garantizarán la aplicación del derecho civil foral valenciano que deberán conocer. »
    El artículo 59 del Título V por fin toma todo su sentido a la luz de ciertos enunciados del Estatuto de Autonomía catalán. Ya en 1979, el texto catalán se apoyaba en el hecho de compartir una misma lengua « propia » para considerar diversas acciones de cooperación :
    « Por ser el catalán patrimonio de otros territorios y comunidades, además de los vínculos y correspondencia que mantengan las instituciones académicas y culturales, la Generalidad podrá solicitar del Gobierno que presente y celebre, en su caso, a las Cortes Generales, para su autorización, los tratados o convenios que permitan el establecimiento de relaciones culturales con los Estados donde se integren o residan aquellos territorios y comunidades [9]. »
    Hoy día, el enunciado catalán es más explícito aún, pues en su artículo 6 pone en evidencia una evolución digna de ser destacada, entre « poder » y « deber » :
    « La Generalidad debe promover la comunicación y la cooperación con las demás comunidades y los demás territorios que comparten patrimonio lingüístico con Cataluña. A tales efectos, la Generalidad y el Estado, según que corresponda, pueden suscribir convenios, tratados y otros mecanismos de colaboración para la promoción y la difusión exterior del catalán. »
    Es más, esta primera disposición catalana está seguida de otro artículo dedicado por entero a la misma cuestión, y que sobrepasa los límites estrictos del territorio español :
    « La Generalidad debe promover la comunicación, el intercambio cultural y la cooperación con las comunidades y los territorios, pertenecientes o no al Estado español, que tienen vínculos históricos, lingüísticos y culturales con Cataluña… »
    La idea de crear un vasto conjunto, una gran Cataluña de la que, de nuevo, no se dice el nombre, está en la mente de todos, y esta idea no se les escapará tampoco a los valencianos, unitaristas y secesionistas. Esta idea está reforzada en el artículo siguiente, donde se habla de un conjunto hábilmente denominado « eurorregión » :
    « Cataluña, a través del Estado, pertenece a la Unión Europea, comparte los valores y el modelo de bienestar y de progreso europeos y ofrece su amistad y colaboración a las comunidades y las regiones vecinas para formar, desde la Mediterránea, una eurorregión útil para el progreso de los intereses comunes en el marco de sus competencias. »
    En el texto valenciano, si se puede decir que se toma en consideración la idea de cooperación entre diversas autonomías, en ningún momento se habla de compartir una sola e idéntica lengua « propia ». Podemos notar, sí que es verdad, un avance hacia un proceso de regionalización. Sin embargo, el enunciado continúa siendo general y cabe inscribirlo en el marco del « principio de solidaridad » de la Constitución de 1978 :
    « La Generalitat mantendrá especial relación de cooperación con las Comunidades Autónomas vecinas que se incluyan en el Arco Mediterráneo de la Unión Europea. »
    En realidad, la Comunidad valenciana demuestra simplemente, a través de este artículo, haber captado la dimensión económica de la situación. Ya que, es un hecho hoy reconocido por todos, subrayado desde 1993 por el sociólogo valenciano, Rafael Lluís Ninyoles Monllor :
    « El marco de la lengua catalana, con Cataluña, el País Valenciano y las Islas Baleares, se sitúa en el arco mediterráneneo, uno de los espacios europeos con mayor potencial económico que, junto al eje Rhin- Ródano, incluye el arco mediterráneo peninsular : desde Gerona hasta Alicante, con una prolongación potencial que llegaría hasta los límites de su historia cultural : hacia Murcia y Andalucía oriental [...] Este corredor mediterráneo [...] tiene hoy por característica el reagrupar el conjunto de las actividades más innovadoras y dinámicas : en el campo de las nuevas tecnologías, de oferta de ocio y de desarrollo turístico, de equipamientos, y de oferta de mano de obra poco conflictiva, todo ello junto con sus buenas condiciones climáticas, elementos que hacen pensar en una fuerte expansión frente a la congestión del espacio central europeo […] Es [...] difícil no observar que la vía valenciana hacia Europa pasa hoy por Cataluña [10]. »
    En conclusión, nuestro estudio de la reforma estatutaria de la Comunidad valenciana nos invita a destacar dos puntos esenciales. El primero es una acentuación manifiesta de las reivindicaciones nacionalistas. Este texto se desmarca no obstante de la radicalidad de su homólogo catalán, tanto en materia de denominación del territorio como en política de normalización de la lengua « propia ». Sin embargo, otorgándose oficialmente el rango de « Nacionalidad Histórica », reivindicando de manera también explícita la recuperación del régimen Foral, aferrándose, sin resignarse, al recurso a los símbolos y, gran novedad, optando por la institucionalización del Monasterio de Santa María de la Valldigna como « templo espiritual, histórico y cultural del antiguo Reino de Valencia, símbolo de la grandeza del Pueblo Valenciano reconocido como Nacionalidad Histórica », la Comunidad valenciana se muestra determinada a no permanecer al margen del proceso de afirmación de los nacionalismos periféricos españoles más reivindicativos.
    Como segundo elemento notable, el nuevo Estatuto de Autonomía rebosa de formulaciones favorables a los secesionistas. Esta observación es, en nuestra opinión, preocupante. Esto manifiesta una vuelta al período preautonómico, pues las concesiones hechas a los secesionistas en el Estatuto de 1982 eran menores. En ningún momento aparecía la denominación « lengua valenciana », y tampoco se hacía referencia a una « Academia Valenciana de la Lengua », susceptible de dar lugar a una « autoctonización » de la lengua « propia ». ¿ Qué pensar de tal orientación, de tal deriva ? Ignorarla oficializaría muy rápido el reconocimiento de una lengua de laboratorio totalmente artificial, lo más alejada posible del catalán. Conviene más bien llamar la atención sobre las motivaciones reales de los más fanáticos defensores de la causa secesionista, de manera que se pueda denunciarlas y combatirlas mejor : un antivalencianismo latente y/o un anticatalanismo primario.
    El primer elemento es fácilmente perceptible, la mayoría de sus militantes se expresan casi exclusivamente en castellano, y reconocen a veces incluso, off the record evidentemente, que no dominan la lengua « propia » por la que ellos dicen que luchan cotidianamente. Conviene pues no equivocarse : beneficiándose del apoyo de los medios de comunicación más modernos, las operaciones de « contra-normativización » están a menudo concebidas con el solo y único objetivo de reducir el valenciano a algo superficial, de marginalizarlo, de folklorizarlo, de reducirlo a actividades « falleras », de relegar este elemento diacrítico de la « valencianidad » a una cultura de baja categoría, populista, aborigen y exótica. En cuanto al anticatalanismo valenciano, nacido de diversos rencores pasados, inherentes a las relaciones históricas entre Cataluña y Valencia, fenómeno clásico entre dos entidades vecinas, está alimentado por diversos medios de extrema derecha, de ideología racista y de tono fascista, conocida con el nombre de « blaverismo », y que ha encontrado, entrando en el terreno lingüístico, un excelente medio para saciar diversos resentimientos, un exutorio a una desconsideración, en algunos aspectos, esquizofrénica y paranoica de todo referente identitario estrictamente catalán. Este resentimiento se manifiesta in situ por medio de múltiples enfrentamientos, diversas violencias dirigidas a toda representación catalana en territorio valenciano. Tiene igualmente por blanco privilegiado un sujeto endógeno, la mayoría de los valencianos partidarios de la unidad lingüística. No poniendo en ningún caso en duda las singularidades del catalán de Valencia, estos últimos son percibidos, como en la época de Manuel Sanchis Guarner, como una quinta columna, un caballo de Troya enviado desde Barcelona para asegurar mejor una nueva « re-Reconquista » del territorio valenciano, y aniquilar toda manifestación de la « valencianidad. »
    En este sentido, y teniendo en cuenta las formulaciones de ahora en adelante inscritas de manera totalmente oficial, por no decir definitiva, en el nuevo Estatuto, hemos de mostrar la mayor prudencia : el « conflicto lingüístico valenciano », que sólo tiene de lingüístico el nombre, parece tener aún mucho futuro. Sus principales artífices pueden desde ahora estar orgullosos de un texto que, a cierto plazo, mediante el subterfugio de un reconocimiento de una lengua, si no « independiente », « otra » que el catalán, podría poner en tela de juicio tanto la proyección de la lengua « propia » en territorio valenciano como la posición y el papel, en materia de cultura al menos, de Valencia en el seno de un espacio más vasto, el espacio mediterráneo, espacio clave en la Europa del mañana.
    2008 © Franck Martin. Este material está protegido explícitamente respecto a cualquier uso, copia y redistribución. Para la presente reproducción se cuenta con el permiso expreso del autor.
    1. ^ «Es un hecho unánimemente comprobado por la filología románica española e internacional [...] que el catalán, el valenciano y el mallorquín son las tres principales variedades de un único diasistema lingüístico, científicamente conocido bajo el nombre de lengua catalana.» Antoni FERRANDO I FRANCÉS, « La Gènesi del secessionisme idiomàtic valencià », La cultura valenciana ahir i avui, Benidorm, Universitat d’Alacant, 1986 (Conferències dels cursos internacionals de Benidorm), pp. 117-133.
    2. ^ « [...] en el siglo XV, los Valencianos [empezaron] a designar al catalán, al catalán que ellos hablaban y escribían [...] con el nombre de ‘lengua valenciana’ [...] haciendo esto, [...] nadie tenía la intención [...] de proclamar la existencia de una ‘lengua valenciana’ frente a una ‘lengua catalana’. » Joan FUSTER, Nosaltres els Valencians, 15a ed., Barcelona, Edicions 62, 1995 (Col. Universal Butxaca, n° 32), pp. 128-129.
    3. ^ Como origen de la pérdida de los « Fueros » valencianos, la batalla de Almansa y sus implicaciones han marcado al grupo social valenciano tan intensamente que este suceso ha accedido al rango de proverbio, a menudo usado hoy en referencia a ciertos males, muy violentos, que provienen de un entorno exterior a Valencia : « Si el mal viene de Almansa, a todos alcanza ».
    4. ^ Antonio ROVIRA Y VIRGILI, El nacionalismo catalán, Barcelona, Minerva, 1919, pp. 18-19.
    5. ^ Desde el inicio del proceso de autonomización, el « blaverisme » valenciano fue el origen de múltiples problemas: panfletos, invectivas, campañas de denigración, manifestaciones, perturbaciones de encuentros culturales y de emisiones televisivas, amenazas, agresiones verbales y físicas, degradaciones, bombas en los domicilios de diversos intelectuales, profanación de la tumba de Joan Fuster en 1997, etc. Además de los artículos de la prensa cotidiana, cabe reseñar la excelente obra : Vicent BELLO SERRAT, La Pesta Blava, València, Eliseu Climent/3i4, 1988 (Sèrie La Unitat, n° 130).
    6. ^ Josep Maria QUINTANA PETRUS, El Estatuto de Autonomía para las Islas Baleares: análisis jurídico y sistemático, Madrid, Civitas, 1984, pp. 248-249.
    7. ^ Uno de los primeros proyectos fue el del poeta valenciano Josep Maria Bayarri Hurtado, autor de una codificación denominada « normes del 22 » en referencia al año de sus trabajos, o « normes del cuáqueres » debido al número elevado de [q] presentes en su transcripción. La experiencia fue renovada al final del período franquista por Miquel Adlert i Noguerol, autor de las « normes de Torre », y después de las « normes de Murta », debido al nombre de dos revistas en las cuales publicó sus trabajos. Pero es sobre todo a partir de 1978, durante la transición democrática, cuando este proceso acientífico de « contra-normativización » se generalizó, bajo el impulso en especial de la « Academia de Cultura Valenciana », antiguo « Centro de Cultura Valenciana ». Con el solo y único objetivo de alejarse del catalán de Cataluña, esta « Academia », a veces llamada « Real », en referencia al antiguo Reino de Valencia, preconizó, de 1978 a 1982, como mínimo cinco codificaciones diferentes, hoy día aún ampliamente difundidas por sus miembros, que usan internet, sin ninguna moderación, junto con las ediciones más clásicas. Vide : Franck MARTIN, Les Valenciens et leur langue régionale : approche sociolinguistique de l'identité de la Communauté valencienne, Villeneuve-D’Ascq, Presses Universitaires du Septentrion, (Thèse de Doctorat), 2000, pp. 452-458.
    8. ^ http://www.avl.gva.es/ Traducción al castellano : «La Academia Valenciana de la Lengua es una institución de carácter público creada por la Generalitat Valenciana y adscrita a Presidencia. Tiene por objeto determinar y elaborar la normativa lingüística del valenciano, pero no porque nuestra lengua no tenga tal normativa. Bien al contrario. Su proceso de normativización cristalizó hace ahora siete décadas a través del acuerdo ortográfico denominado Normes de Castelló, un hecho histórico que constituyó entonces un consenso necesario. »
    9. ^ Enrique ORDUÑA REBOLLO, Estatuto de Autonomía de Cataluña, Madrid, Ministerio de la Administración Territorial-Secretaría General Técnica, 1979, pp. 100-101.
    10. ^ Rafael Lluís NINYOLES MONLLOR, El País Valencià a l’eix mediterrani, 2a ed., València, L’Eixam, 1993, pp. 32-34, 47-49, 51, 62-63.
    Y ahora los blaveros de este foro, a morder el polvo una vez más.

    P.D.: García Moya es empresario, no profesor. Se dedica a la investigación como "afición", pero por eso mismo dice disparates a cuál más grande.

    P.D.2: Por cierto, Hug de Llupià fue un obispo catalán de Valencia de finales del s. XIV. Por mucho que les pese a los blaveros, los obispos de Valencia después de la Reconquista por Jaime I fueron catalanes hasta bien entrado el s. XV.

    P.D.3: No entiendo por qué se desacredita tan fácilmente www.antiblavers.info.

    De momento ya han recogido 1200 evidencias de la cuatribarrada en Valencia (las fotos no tienen ninguna manipulación y son de todas las épocas). Frente a esto, los blaveros sólo repiten las mismas "evidencias": Los portulanos (en los que ya se ha explicado qué quiere decir el azul) y la presencia de la bandera blavera en la 2ª Guerra República. No está de más recordar que uno de los orígenes del blaverismo es el blasquismo, movimiento que va contra todo lo que más queremos: Dios.
    Última edición por Hug de Llupià III; 24/11/2008 a las 23:00

  2. #22
    Avatar de Villores
    Villores está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    03 dic, 05
    Mensajes
    940
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Detrás de este pesado debe de haber algún chaval traumatizado por García Moya, algún problema grave debe de tener el pobre contra el profesor alicantino pues no hace más que repetir cansinamente las mismas chorradas y mentiras ad personam sin aportar nada. El pobre además de oídas, se envala y se la pega, pues precisamente es ahora cuando los pancas de Valencia (cuatro gatos) están entrando en razón con el tema de la bandera. El último libro sagrado de la secta pseudocientífica de los pancas es el de Pau Viciano, Barres i Corones, en el que se defiende su uso como "bandera nacional del país valenciano", eso sí sin la corona. O sea, ¡que se cargan el elemento más esencial y fundamental (la Corona) los que se las dan de historicistas! Si al fin y al cabo la bandera que estos imbéciles desean para el Reino de Valencia es la de las barras de Aragón con el triángulo masónico y la bandera marxista roja, que apenas tiene cincuenta años de vida y nunca ha sido enarbolada en ningún hecho trascendente. Si hasta la bandera blavera (la primera estelada) ya les parece retrogada...

  3. #23
    Avatar de Lo Regne
    Lo Regne está desconectado Maulet
    Fecha de ingreso
    13 oct, 07
    Ubicación
    Gandia
    Edad
    29
    Mensajes
    236
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    vaya no tenía consciencia de que los pancas del PCarlista del ''pastis valencià'' escribieran en este tipo de foros.
    Edició original de la Biblia de Bonifaci Ferrer (germà de Sen Vicent Ferrer). La primera biblia en una llengua romanç que es coneix


  4. #24
    Avatar de Llusep LLuis
    Llusep LLuis está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    23 oct, 08
    Mensajes
    24
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Ja ja ja. El Hug de Llupià debe estar convencido de que el tamaño si que importa,puede que sea en lo unico que lleva razón. ja ja ja.

    "...me atreveré a exponer; no solamente de lengua inglesa a portuguesa. Más aún de portuguesa en vulgar valenciana: para que la nación de donde soy natural se pueda alegrar..."
    Dedicatoria del TIRANT LO BLANCH. Joanot Martorell, Gandia 1413-1468

  5. #25
    Avatar de Hug de Llupià III
    Hug de Llupià III está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    24 nov, 08
    Mensajes
    29
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Pobres blaveros casellanizados. Qué pobres respuestas que dais. Sólo faltais sin argumentar nada.

    Claro que yo comprendo que, como vuestros pobres partiditos, UV y CV, están a punto de desaparecer, estais muy nerviosos.

    No hay que olvidar, como ya he dicho, que el blaverismo nace directamente del republicanismo anticlerical de Vicente Blasco Ibáñez. Así pues, se puede decir que todos vosotros sois como él: Personas sin ideología, interesadas, miserables, y que desprecian y atacan lo más sagrado que hay: Dios.

    En este caso, Dios está de nuestra parte. Empezando por los primeros patrones del Reino de Valencia:

    Sant Jordi:





    Y la Virgen del Puig:





    Por cierto, blaveros, ¿habéis visto que bello escudo cuatribarrado aparece en esta xilografía de la batalla del Puig (del s. XVI)?. El otro escudo cuatribarrado con una cruz, por si no lo sabeis, ignorantes, es el de la orden de la Merced, fundada por san Pedro Nolasco, que acompañó a Jaime I en la campaña de Valencia y fundó el monasterio del Puig.
    Última edición por Hug de Llupià III; 05/12/2008 a las 13:41

  6. #26
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Cita Iniciado por Hug de Llupià III Ver mensaje
    Pobres blaveros casellanizados. Qué pobres respuestas que dais. Sólo faltais sin argumentar nada.

    Claro que yo comprendo que, como vuestros pobres partiditos, UV y CV, están a punto de desaparecer, estais muy nerviosos.

    No hay que olvidar, como ya he dicho, que el blaverismo nace directamente del republicanismo anticlerical de Vicente Blasco Ibáñez. Así pues, se puede decir que todos vosotros sois como él: Personas sin ideología, interesadas, miserables, y que desprecian y atacan lo más sagrado que hay: Dios.

    En este caso, Dios está de nuestra parte. Empezando por los primeros patrones del Reino de Valencia:

    Sant Jordi:





    Y la Virgen del Puig:





    Por cierto, blaveros, ¿habéis visto que bello escudo cuatribarrado aparece en esta xilografía de la batalla del Puig (del s. XVI)?. El otro escudo cuatribarrado con una cruz, por si no lo sabeis, ignorantes, es el de la orden de la Merced, fundada por san Pedro Nolasco, que acompañó a Jaime I en la campaña de Valencia y fundó el monasterio del Puig.
    No llegas ni a la categoría de payaso, porque al menos, ellos hacen reir.

  7. #27
    Avatar de Lo Regne
    Lo Regne está desconectado Maulet
    Fecha de ingreso
    13 oct, 07
    Ubicación
    Gandia
    Edad
    29
    Mensajes
    236
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    El valencianismo no nace de la persona del masón que tú citas, te suena de algo el pare Fullana?, Vicent Domenech?, Vinatea?, etc...

    El pancatalanismo es un movimiento marginal y cada vez más está encontrando duros rechazos en la sociedad, y no solo eso, mientras vosotros os dedicais a desperdiciar vuestras vidas drogandos, los valencianistas crecen y crecen, sabes cuantas sedes han abierto el GAV y JV en todo el Reino en lo que va de año?
    Edició original de la Biblia de Bonifaci Ferrer (germà de Sen Vicent Ferrer). La primera biblia en una llengua romanç que es coneix


  8. #28
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    http://www.antiblavers.info/galeria/...ATALLAPUIG.jpg

    Eh, en esta sale la bandera del MPC, muy buena.

    No nos enfademos señores, por favor.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  9. #29
    Avatar de Lo Regne
    Lo Regne está desconectado Maulet
    Fecha de ingreso
    13 oct, 07
    Ubicación
    Gandia
    Edad
    29
    Mensajes
    236
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Veo tu gran ignoráncia en este tema, partiditos que dices tú te dejas alguno que otro bastante importante como CTC.


    Sabes quien fué Ubieto? el celebre profesor universitario? no te vendría mal leer un poco más de él:

    He de comenzar dando las gracias a todos: desde los profesores, algunos antiguos alumnos míos, al Patronato Histórico Artístico Cultural d'Elig; por el honor que representa ocupar hoy esta cátedra. Pero debo manifestar que, a partir de cuando me lo propusieron, tal vez por la premura de tiempo, por la responsabilidad que entraña la apertura de un congreso, máxime éste que es el Primero de la Antigua e Importante Lengua Valenciana, por no ser valenciano, o por todo a la vez, me invadió un desasosiego, pensando estar al nível que la ocasión requiere. Vaya por delante mi felicitación, pues ya era hora que en esta Tierra se interesaran por sus raíces; que la Primera Lengua que tuvo un Siglo de Oro en España, celebrara unas sesiones para aportar sus estudios debidamente documentados e ir adaptándola a las exigencias de la época, y dejar constancia de la personalidad de un pueblo que ama lo suyo y sabe respetar lo que, aún cercano, no le pertenece.
    Al estudiar concienzudamente y con todo rigor la Historia del Reino de Valencia, recurriendo a las fuentes documentales, prescindiendo de interpretaciones partidistas e interesadas que muchos historiadores manejan, observamos que:
    En Las Cortes de Monzón - octubre 1236- para tratar sobre la conquista de Valencia, de los catalanes sólo asisten los concejos de Lérida y Tortosa.
    Aragón se conforma guerreando; desde 1033 con la ocupación de Murillo de Gállego y Agüero, hasta 1210 con El Cuervo y Camarena. Muy diferente Cataluña, cuyo núcleo primitivo se crea como independiente del poder musulmán, aceptando la autoridad de los francos, que liberan Barcelona el año 801 y Olérdola sobre el 920.
    Tortosa es reconquistada por aragoneses y genoveses en 1093, pasando al Reino de Aragón y una tercera parte a los genoveses.
    Como el espíritu de reconquista sólo se produce donde los cristianos y musulmanes tienen fronteras comunes, (las tierras del Sur del Ebro pertenecían a Aragón), al no lindar con el Reino de Valencia, la que sería Catalunya, perdió su espíritu reconquistador.
    Demuestran la extensión de Aragón por estas tierras, documentos de 1198 y 1224 que fueron repobladas por los caballeros Hospitalarios y Templarios respectivamente. Asimismo el de 1279 cuando Pedro III de Aragón designó los sobrejunteros de Aragón: Ramón Péres de Nabal, ejercería desde el "...río Ebro hacia Tortosa, hasta el mar y hasta el río de Ulldecona y hasta los términos de Morella, cuanto corre la moneda jaquesa..."
    Otra prueba, es la lista de las décimas que se recogieron con destino a la Santa Sede el año 1279/80; en cada población entregaron las cantidades en las monedas allí corrientes y las iban anotando; lo cual nos fija la extensión de Aragón entre el Ebro y el Cenia en esta época, ya que contribuyen en moneda jaquesa las poblaciones de: Ribarroja de Ebro, Flix, Fatarella, Batea, Gandesa, Corberá, Mora, Bot, Arnés, Paúls, Más de Barberáns y Ulldecona.
    La Cenia, en cambio, tributa en moneda valenciana, lo que deja claro que Aragón desde la segunda mitad del siglo XII y casi todo el XIII, se extendía por la orilla derecha dal Ebro, hasta su desembocadura, teniendo al Sur el río Cenia y las montañas de Morella como límites.
    Las partes integrantes de la "Corona de Aragón" se comprometieron en Las Cortes de Monzón a realizar la "Cruzada" para conquistar el reino musulmán de Valencia. Todos los asistentes se juramentaron para llevarla a la práctica; pero no todos cumplieron su compromiso. De los catalanes sólo cumplieron el 36%, de los aragoneses el 86%, por lo que la conquista valenciana se convirtió en una empresa de la nobleza aragonesa. Tanto es así que D. Jaime I cuando habla de los nobles que le ayudaron relaciona 20 aragoneses y 3 catalanes.
    Con los Concejos ocurrió lo mismo. Votaron la mayor parte de los aragoneses y únicamente Lérida y Tortosa, entre los catalanes, pero cuando tuvieron que intervenir, en abril de 1237, sólo Zaragoza, Teruel y Daroca, dieron la cara.
    El espíritu de Aragón y Cataluña era muy distinto ya en plena Edad Media. Aragón, como dejamos dicho, se forma a base de dos siglos de luchas y el reino de Valencia era la continuación de una empresa secular.
    En Cataluña, sin embargo, el espíritu de reconquista era por completo extraño. Difícilmente se encuentran empresas reconquistadoras a la largo de toda la historia catalana.
    A partir de 1149, al extenderse Aragón por las tierras sitas entre los ríos Ebro y Cenia, quedaron los catalanes aislados de los musulmanes valencianos. Y se inicia en Cataluña un espíritu semejante a la Navarra Medieval que al no tener frontera con territorio ocupado por musulmanes, perdió su espíritu reconquistador, por lo que el levantamiento sólo se conseguirá en función del espíritu de religiosidad o de "cruzada".
    Carentes los catalanes de este espíritu reconquistador, para convencerlos que acudan a la "Cruzada", se recurre al Papa Gregorio IX para que extienda unas bulas, por las que el Santo Padre, promete el perdón, si acuden a liberar Valencia, a todos los incursos en excomunión, que eran muchos: por tener más de una mujer, por haber comerciado con musulmanes... lo cual explica la tardía colaboración de barceloneses y tortosinos.
    Dos posturas que son fundamentales para conocer la vida posterior valenciana: la de reconquistadores de los aragoneses y del espíritu religioso de los catalanes.
    El que reconquista tierras, es para aprovecharlas y asentarse en ellas. El que lucra gracias espirituales vuelve a su origen para continuar sus vícios afanes. Tal fenómeno explica el postrer desarrollo del reino valenciano; no tan condicionado por la conquista cristiana como se ha pretendido ver.
    No hay que olvidar nunca que si vienen algunos catalanes y más, muchísimos más, aragoneses, el conjunto apenas influyó en la demografía valenciana, pues la suma de ambos intervinientes en la conquista y repoblación de Valencia en el siglo XIII, no aumentó la población autóctona coetánea un 5% redondeando por arriba. Por tanto, es poco serio crear una base ficticia en que son los que traen la lengua y que donde quedan aragoneses hablan castellano y donde catalanes pues el catalán, ya que no existe ningún momento cronológico-histórico en que coincidan las fronteras reconquistadas con la frontera lingüística. Precisamente, los núcleos de población sometidos a los Fueros de Aragón, están generalmente en tierras de habla valenciana, tanto en la costa como en el interior; y en el caso de los pocos catalanes pasa precisamente al contrario.
    Distinguidos amigos: la Historia es muy tozuda y siempre responde, y cuanto más quieran manipularla, mayor será el ridículo que corran, no obstante no hay que confiarse, pues los documentos pueden desaparecer o suplantarse, como ya ha ocurrido en alguna ocasión y no hay que pensar que todos son tan escrupulosos, por emplear una expresión suave, como nosotros.
    Edició original de la Biblia de Bonifaci Ferrer (germà de Sen Vicent Ferrer). La primera biblia en una llengua romanç que es coneix


  10. #30
    Avatar de Hug de Llupià III
    Hug de Llupià III está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    24 nov, 08
    Mensajes
    29
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Vamos por partes (anem a pams que dicen en mi pueblo):

    1-A Reke Ride. No es mi intención hacer reir tampoco, pues hablo de cosas serias. Más nos hace reir por ejemplo el pallaso (este sí) de Juan García Sentandreu y sus aventuras extramatrimoniales y posteriores peleas con Elena Muñoz Carpí (vaya ejemplo de moral cristiana).

    2-A Lo Regne:
    a) Vinatea no era blavero, pues en el s. XIV no existía el blaverismo (que sí es marginal, y reducido a la ciudad e Valencia y su entorno).

    b) Vicent Doménech tampoco era blavero, pues en el s. XIX tampoco existía el blaverismo.

    c) El padre Fullana firmó las Normes del 32, y después de esto, dejó de hacer activismo secesionista.

    Y para marginal, ya tenemos a Coalission Valenssiana, y su cero coma algo por ciento en las últimas elecciones (a pesar de la pasta que os soltó Juan Lladró).

    3-Donoso, por favor, estamos hablando de la bandera de la orden de la Merced, con una cruz blanca con fondo rojo, y luego las cuatro barras.

    4-A la segunda intervención de Lo Regne, simplemente decir que Antonio Ubieto tiene poca credibilidad en la investigación histórica. Manipula y tira para casa (Aragón en su caso) de manera descarada.

    ¿Te has leído el monumental estudio del profesor Enric Guinot Els Repobladors del Regne de València? Ahí no hay trampa ni cartón: Se analizan TODOS los documentos repobladores conservados (que no son sólo el Llibre del Repartiment), y las conclusiones son apabullantes sobre el origen de los repobladores del Reino de Valencia:

    -85% catalanes.

    -15% aragoneses.

    -5% de otras procedencias (occitanos preferentemente).

    Como también son apabullantes las 1200 evidencias que ha reunido la web www.antiblavers.info (Y NO, ESTA WEB NO ES ETARRA). sobre la presencia del emblema cuatribarrado en Valencia, desde la Reconquista hasta ahora.

    A los administradores del foro, simplemente tres peticiones:

    1-Les agradecería que no me borren las imágenes que inserto, igual que a a otros no se las borran.

    2-Agradecería también que este foro no sirviera de plataforma a organizaciones, estas sí, TERRORISTAS, como el GAV (Grup d'Acció Valencianista), y los partidos que les encubren, y que por lo tanto son partícipes de esta violencia, como Coalición Valenciana.

    3-Como otros han dicho, el Reino de Valencia necesita una sección ya.

    Gracias por anticipado.

  11. #31
    Avatar de Lo Regne
    Lo Regne está desconectado Maulet
    Fecha de ingreso
    13 oct, 07
    Ubicación
    Gandia
    Edad
    29
    Mensajes
    236
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Vamos a ver... eso de ''blaverismo'', ''blaveros'', etc es la forma despectiva que tienen los pancatalanistas para referirse a los valencianistas.Es un invento de estos (los pancatalanista) que tiene su origen en que los valencianistas reclamaron la franja azul durante la transición (batalla de Valencia), el movimiento ''blavero'' no existe pero si el valencianista. Si los personajes nombrados son valencianistas y además no utilizaban la bandera ''cuatribarrà'' como propia.

    Decir también que usted esta poniendo como ejemplo una pagina pancatalanista de tendéncias marxista-leninista y por tanto asesina, de mi ciudad hay 2 usuarios y le digo sin duda alguna que uno de ellos simpatiza con la CUP y el otro es conocido por sus amistades com proetarras de la zona, eso no me lo puede usted debatir porque los conozco! Esa página esta hermanada con Racó Catalá, conocida por sus comentarios terroristas proETA, quedadas en zonas de relieve catalán para hacer ''pruebas con armas'' como en su día puse en hispanismo.org.

    Disculpeme pero su planteamiento de que el valencianismo nació con Blasco es históricamente muy erróneo y no solo eso, Blasco fué uno de los masones más importantes de su época, hoy en día una de las lógias más importante del mediterráneo hispano lleva su nombre, masonería y movimientos identitarios pues como que no se llevan muy bien, además, el valencianismo de la época que usted cita (transición) tenía un importante contenído españolista y, según los pancatalanistas, pro-franquistas, como se entiende que un movimiento supuestamente nacído de un masón republicano tenga fuertes tendencias franquistas?
    Última edición por Lo Regne; 07/12/2008 a las 19:01
    Edició original de la Biblia de Bonifaci Ferrer (germà de Sen Vicent Ferrer). La primera biblia en una llengua romanç que es coneix


  12. #32
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Cita Iniciado por Hug de Llupià III Ver mensaje
    ¿Te has leído el monumental estudio del profesor Enric Guinot Els Repobladors del Regne de València? Ahí no hay trampa ni cartón: Se analizan TODOS los documentos repobladores conservados (que no son sólo el Llibre del Repartiment), y las conclusiones son apabullantes sobre el origen de los repobladores del Reino de Valencia:

    -85% catalanes.

    -15% aragoneses.

    -5% de otras procedencias (occitanos preferentemente).
    No te lo crees ni tú

    Enric Guinot es un manipulador y falsificador de la Historia (y pancatalanista), no vale la pena comentarlo (se podría desmontar aquí con base científica todas sus disparatadas conclusiones y dejarlo en ridículo; ya lo han hecho otros antes y está completamente desacreditado).

  13. #33
    Avatar de Hug de Llupià III
    Hug de Llupià III está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    24 nov, 08
    Mensajes
    29
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    1-Lo Regne, cada vez estoy más convencido que eres un pobre chaval con pocas lecturas y la cabeza, como se dice vulgarmente, "como un bombo".

    De entrada me hace gracia cómo para ti, acusar a alguien (con fundamento o sin él) de "pancatalanista" ya justifica todo. Te sorprendería que quizás era "pancatalanista" Bonifacio Ferrer, que pones en tu firma. Pues además de que su padre era catalán (de Palamós. ¿hablaba con su padre en una lengua diferente, pues??), era hermano de san Vicente Ferrer. Y deberías saber que san Vicente Ferrer dijo aquello de que los habitantes de los Serranos (zona fronteriza entre Valencia, Aragón y Castilla) estats en mig de Castella e Catalunya (estais en medio de Castilla y Cataluña). Entre otras cosas. Pero en fin, no voy a perder más tiempo con un chiquillo mal informado y fanatizado.

    Sobre www.antiblavers.info, demuestras otra vez que descalificas sin más. en esa web participa gente de toda ideología, igual que en el www.racocatala.cat . Sólo se pide que se respeten las normas del foro (cosa lógica y normal).

    Por cierto, respecto a otro hilo en que te sales por la tengente, te recomiendo que analices cómo tratan los de antiblavers el tema de la Iglesia Valenciana, y así puede que entiendas muchas cosas (o puede que no, pues eres un tanto cortito, según veo).

    En fin, comprendo tu desesperación, pues siendo de Gandía, estás rodeado de "pancatalanistas", y el bicho raro eres tú en este caso.

    2-A Reke-ride, antes de descalificar gratuítamente, argumenta un poco. Ese libro, como he dicho, analiza TODOS los documentos repoblatorios disponibles. Ahí no hay trampa ni cartón. Por otra parte, el proceso repoblatorio del Reino de Valencia se alarga hasta bien entrado el s. XV (Ausiàs Marc por ejemplo, nacido en este siglo, era hijo de repobladores aún...catalanes, lo siento). Y luego se retoma el s. XVII y XVIII tras la expulsión de los moriscos.

    Lo que no es científico, pues, es hacer como hacían algunos pseudo-historiadores blaveros como Ubieto o Pecourt: tomar sólo como fundamento el Llibre del Repartiment (que sólo abarca un corto espacio de tiempo, y una zona muy concreta).
    Última edición por Hug de Llupià III; 08/12/2008 a las 13:48

  14. #34
    Avatar de Lo Regne
    Lo Regne está desconectado Maulet
    Fecha de ingreso
    13 oct, 07
    Ubicación
    Gandia
    Edad
    29
    Mensajes
    236
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    [quote=Hug de Llupià III;44457]
    Tú piensas que lo digo sin fundamento, pero obviar la realidad es algo absurdo, en el foro entras solamente para armar lio y hablar sobre vuestras mentiras de la lengua y bandera.Si defiendes una página que no hace falta describirla que se basa el odio, en un ''anti'' como unica razón de ser, no lo entiendo, no entiendo que siendo tan católico como dice ser que es siente tanto odio hacia el sector valencianista que, según dice usted, es marginal y escaso.. entonces ¿porque le dais tal importancia a ese movimiento como para ponerlo en vuestra web?

    ¿Bonifacio Ferrer pancatalanista? Si... y Zapatero falangista...Su padre era catalán?..lo desconozco pero si fuese (lo dudo) verdad, ¿que? ¿ya por eso tiene que ser pancatalanista? te equivocas... el movimiento que representais de odio infundado hacía vuestros hermanos de las demás regiones hispanicas es bastante moderno y nace con la decadencia de los valores cristianos fruto de la naciente burgesia capitalista, liberalista y masona catalana.

    Me alaga que me desprecies, ''chiquillo mal informado y fanatizado'', '' eres un tanto cortito'' porque así se demuestra que con falta de respeto intentas desacreditarme, aunque las falacias no son argumentos validos, tu lo sabrás mejor porque tendrás más lecturas no?

    Que defiendas páginas como antiblavers y racocatala solo hace que .sepamos de que calaña eres, te delata.

    ''En fin, comprendo tu desesperación, pues siendo de Gandía, estás rodeado de "pancatalanistas", y el bicho raro eres tú en este caso.''

    Sabes que? prefiero millones de veces antes ser considerado en un bicho raro en una sociedad consumista, atea, masona, antihispanica, capitalista, liberal, politicamente correcta, etc.. que ser considerado uno de los suyos porque NUNCA lo seré y tú si que pasarías desapercibido entre ellos.

    Tras la reconquista la población aumentó un mero 2%, te invito a estudiar los documentos que se conservan en la iglesia del Real de Gandia donde se recojen las variaciones poblacionales de la zona si no te sirve los datos que aporta el llibre del Repartiment.Y con un poco de coco, si la hipótesis tuya de la mayoría catalana en la repoblación fuera cierta... la todavía no unificada Cataluña se habría quedado vacía puesto que sus habitantes habría ocupado el Reino de Valencia y las Baleares

    ''algunos pseudo-historiadores blaveros como Ubieto o Pecourt''
    Tu sabrás mucho de eso no?, Pompeu Fabrá químico que se disfrazó de lingüista o Tuson que se cree historiador.
    Edició original de la Biblia de Bonifaci Ferrer (germà de Sen Vicent Ferrer). La primera biblia en una llengua romanç que es coneix


  15. #35
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Cita Iniciado por Hug de Llupià III Ver mensaje
    Y deberías saber que san Vicente Ferrer dijo aquello de que los habitantes de los Serranos (zona fronteriza entre Valencia, Aragón y Castilla) estats en mig de Castella e Catalunya (estais en medio de Castilla y Cataluña).
    ¿Y qué? Todos sabemos que el Principado de Cataluña jamás se ha extendido mas allá de los límites actuales de TARRAGONA, jamás. ¿Qué quiere decir esto? Sin mas, que o bien esa frase de San Vicente es apócrifa o simplemente el santo andaba un poco mal de geografía, que no pasa nada, porque que se te vaya la pinza en algunos momentos de tu vida, es algo de lo mas normal.

    PD: San Vicente, nació en Valencia, se refirió a su lengua como valenciano y siempre amó a Valencia. Y es curioso que entre el candidato catalán (Jaime de Urgell) y el castellano (Fernando de Trastámara) como candidatos al trono de la Corona de Aragón, se decantase por el castellano.

    No te creas todo lo que lees Hug. A ti (y a cuatro gatos mas de estos lares) lo que te pasa es que te gusta incordiar...no te obsesiones tanto con los catalanes, cada uno en su casa y Dios en la de todos.
    Última edición por Reke_Ride; 14/12/2008 a las 02:42
    "De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío"






  16. #36
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Cita Iniciado por Lo Regne Ver mensaje
    Y con un poco de coco, si la hipótesis tuya de la mayoría catalana en la repoblación fuera cierta... la todavía no unificada Cataluña se habría quedado vacía puesto que sus habitantes habría ocupado el Reino de Valencia y las Baleares.
    Es que en el país de las maravillas de HUG, los catalanes no nacen, crecen de la tierra como los tubérculos.
    "De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío"






  17. #37
    Avatar de Hug de Llupià III
    Hug de Llupià III está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    24 nov, 08
    Mensajes
    29
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Reke Ride, no dices más que tonterías, y por lo tanto, no pierdo el tiempo en contestarte. No tengo culpa de que tengas poca cultura y no sepas algo tan elemental como que san Vicente Ferrer se inclinó por Fernando de Antequera obedeciendo a lo que le ordenó el antipapa de Aviñón Benedicto XIII. O de que no sepas que san Vicente Ferrer pasó gran parte de su vida en Cataluña, primero estudiando, en el brillante estudio que su orden de dominicos poseía en el hoy desaparecido convento de santa Catalina en Barcelona, y luego en la Univerdidad de Lérida. Luego predicando y haciendo funciones varias. No sabrás tampoco que los consellers de Barcelona se refirieron a él como "de nostra nació"...Y tantas y tantas cosas.

    Lo Regne, siento si tu "mundo ideal" blavero con el que te han comido la cabeza se te ha roto, pero es fácil "desmontaros la paradeta", como se dice en valenciano. Y si lees www.antiblavers.info, en vez de descalificarla, aún se te desmontará más.

    El padre de Bonifacio Ferrer (y de su hermano san Vicente) era catalán de Palamós, te guste o no. Igual que el 85 % de repobladores. Hay muchas evidencias modernas igualmente: La lengua, nombres de sitios y, sobre todo, la gran cantidad de apellidos catalanes que hay en el Reino de Valencia (ojea la guía telefónica simplemente).

    En fin, si eres anticonsumista y antimaterialista (cosa elogiable, yo también), no te deberían gustar personajes como Juan García Sentandreu, que es un hijo de papá que nunca ha trabajado y que sí que es consumista y materialista...
    Última edición por Hug de Llupià III; 15/12/2008 a las 14:16

  18. #38
    Avatar de Lo Regne
    Lo Regne está desconectado Maulet
    Fecha de ingreso
    13 oct, 07
    Ubicación
    Gandia
    Edad
    29
    Mensajes
    236
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Cita Iniciado por Hug de Llupià III Ver mensaje
    El padre de Bonifacio Ferrer (y de su hermano san Vicente) era catalán de Palamós, te guste o no. Igual que el 85 % de repobladores. Hay muchas evidencias modernas igualmente: La lengua, nombres de sitios y, sobre todo, la gran cantidad de apellidos catalanes que hay en el Reino de Valencia (ojea la guía telefónica simplemente).
    Cuando he dicho que sea seguidor de Sentantreu?
    Te lo repito, que sean catalanes no significa que sean ni pancatalanistas ni que obvien la lengua valenciana. Dices que el 85% de los repobladores eran catalanes (cosa falsa si estudias el llibre del repartiment o demás documentos históricos sobre la población), aún siendo cierta tal cosa, ¿como explicas que el 85% del mero 2% de la nueva población haya conseguido implantar su lengua en Valencia?Y otra pregunta... aquí antes de la llegada de Jaume I que se hablaba?
    Edició original de la Biblia de Bonifaci Ferrer (germà de Sen Vicent Ferrer). La primera biblia en una llengua romanç que es coneix


  19. #39
    Avatar de Hug de Llupià III
    Hug de Llupià III está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    24 nov, 08
    Mensajes
    29
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Lo Regne, dicen que la repetición es la base del aprendizaje:

    1-Te vuelvo a repetir que no se puede tomar sólo el Llibre del Repartiment como base para estudiar el proceso repoblatorio valenciano, que dura varios siglos, como hacen Ubieto y Pecourt.

    2-Es totalmente irracional que Bonifaci Ferrer, Vicent Ferrer, Joanot Martorell, Ausiàs Marc y tantos otros escritores valencianos descendientes directos de catalanes hablaran con sus padres o abuelos una lengua diferente a la suya.

    3-Respecto al uso de denominaciones locales para designar a la lengua propia en la Edad Media, léete lo siguiente:

    "En una época en que todavía no se habían formado los grandes estados "nacionales" de Europa y que las fronteras políticas se alteraban con cierta frecuencia, algunas lenguas recibieron, en usos internos, diferentes denominaciones particularistas, basadas en el gentilicio de una determinada ciudad o comunidad político-administrativa. Para sus usuarios, era una manera de resaltar sus vínculos telúricos, generalmente frente a otros miembros de su misma comunidad lingüística pero de diferente adscripción político-administrativa. Ahora bien, cuando una lengua se encontraba con la vecina, sus denominaciones particularistas dejaban paso a la unitaria. Dante, por ejemplo, se refirió varias veces a su "fiorentino idioma" o a su "toscano" nativo, sin dejar por ello de considerarse hablante de la "lingua italiana". Entre los valencianos de nuestro Siglo de Oro se daba una situación muy similar. Orgullosos de su condición de ciudadanos de un país en expansión frente a una Cataluña decadente, nuestros antepasados prefirieron designar como "valenciana" a su lengua materna. El primer escritor que lo hizo fue Antoni Canals en 1395. La publicación del repertorio completo del léxico de Antoni Canals, que acaba de realizar Emili Casanova (1988), pone de manifiesto que de las más de 6000 palabras inventariadas, sólo 7 se las puede clasificar como valencianismos. Si exceptuamos algunos extranjerismos de moda y algunos arabismos más o menos locales, los valencianismos estrictos del "Tirant lo Blanc", publicado en 1490, no son mucho más numerosos que los de Canals y, sin embargo, Joanot Martorell manifiesta en su dedicatoria que lo traduce en lengua "vulgar valenciana, per ço que la nació d'on io só natural se'n puixa alegrar". Con la nueva denominación se trataba, pues, de proclamar unos orígenes concretos. Entre nuestros textos cuatrocentistas, los matices diatópicos, si los hay, habría que buscarlos, más que en algunos dialectalismos a menudo discutibles, en la preferencia por determinadas palabras o variantes formales de la lengua común. Con todo, estos matices nunca son tan acusados como los que existen, por ejemplo, entre el castellano y el andaluz. Además de subrayar el hecho diferencial dentro de la Corona de Aragón, la denominación de "valenciano" tanto en sentido idiomático como administrativo, tenía la virtud de diluir o integrar las diferencias de la variopinta población cristiana. Sin embargo, en contextos internacionales, esta insistencia se hacía menos imperiosa. Cuando se incoa el proceso de canonización de sant Vicent Ferrer (1445-1455), Roma requiere a varios testigos para confirmar el milagro atribuído al santo de que, sin dejar de predicar nunca en su lengua materna, era entendido por toda clase de naciones. El arzobispo de Tolosa se hizo eco de la duplicidad onomástica de nuestra lengua al afirmar que sant Vicent Ferrer predicaba "in sua vulgari idiomate Catalonie seu Valentino" [en su lengua vulgar catalana o valenciana]. En cambio, un rey de armas de Valencia se limitó a declarar que sant Vicent Ferrer "predicabat post latinum in lingua cathalana" [predicaba después del latín en lengua catalana]”.

  20. #40
    Tirant está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    16 jul, 08
    Mensajes
    13
    Post Thanks / Like

    Re: Por qué García Moya no tiene credibilidad

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Amparo cabanes y otros, no han estudiado solamente el Llibre del Repartiment, han estudiado los distintos "llibres de Avehinaments". Como el robado en Orihuela que está en Barcelona.






    Osea que aun es peor según la nueva teoría de las distintas oleadas migratorias.

    Los estudios de Ubieto, Cabanes y demás son complementarios y no se limitan al manipulado libro de Bofarrull.

    Pero además tenemos a los musmanes, algo hablarían ¿no?



    ¿O habían hecho una inmersión lingüística en catalán? Si me vas a contestar árabe o que no sabían escribir, supongo que lo podrás demostar. Si me dices que catalán, ya me explicarás como según Jaime I al traducir del latín al romanç los fueros, decía que era para que el pueblo lo entendiera y cual era el sistema de escuelas, TV3, Punt y Avui de la época para difundir la lengua.

Página 2 de 3 PrimerPrimer 123 ÚltimoÚltimo

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. El liberalismo es pecado
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 65
    Último mensaje: Hace 2 semanas, 17:44
  2. Respuestas: 69
    Último mensaje: 17/08/2015, 17:29
  3. Sancho III "el Mayor", un Rey pamplonés e hispano
    Por Lo ferrer en el foro Biografías
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 11/01/2008, 21:33
  4. Sobre la Cultura Astur-Leonesa en Salamanca
    Por Ordóñez en el foro Reino de León
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 14/10/2005, 17:28

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •