Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores2Víctor
  • 1 Mensaje de ALACRAN
  • 1 Mensaje de ALACRAN

Tema: Malicia con que se editó el libro “Mis conversaciones privadas con Franco” (1976)

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,681
    Post Thanks / Like

    Malicia con que se editó el libro “Mis conversaciones privadas con Franco” (1976)

    Se trata del libro "Mis conversaciones privadas con Franco" (1976) recopilatorio de unas memorias del Teniente Gral. Francisco Franco Salgado Araujo, primo del Generalísimo. Ambos ya habían fallecido (1975) cuando el libro fue publicado por la entonces poderosa "Editorial Planeta" (Barcelona) en su apartado histórico "Espejo de España". Al frente de la editorial estaba don José Manuel Lara.

    Las frases que Salgado Araujo, pone en boca de Franco no pueden ser exactamente suyas (imposible que las tomara literalmente de modo taquigráfico); también cabe la posibilidad de manipulación y omisión por el editor-componedor de otras frases de Salgado Araujo, dado que busca provocar un efecto negativo y difamador contra Franco; pero sobre todo, lo peor es el acompañamiento de texto a las innumerables fotos con sentido ajeno a lo escrito por Salgado Araujo.

    Es obvio que solo se buscaba el éxito comercial, y que se consiguió, apurando el lado escandaloso y tendencioso de dichos supuestos diálogos. Por ello, la obra ha quedado como en sospecha y con un halo de duda sobre las intenciones tanto de Salgado Araujo como del anónimo "recopilador-hilvanador" de los textos; aunque sin nada que dudar sobre las intenciones comerciales y carencia de escrúpulos del jefe de Editorial Planeta.




    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 15:52
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,681
    Post Thanks / Like

    Re: Malicia con que se editó el libro “Mis conversaciones privadas con Franco” (1976)

    «Mis conversaciones con Franco»



    Revista FUERZA NUEVA, nº 514, 13-Nov-1976

    «Mis conversaciones con Franco»

    NO hay duda de que el negocio editorial es un negocio difícil. Naturalmente, hablamos del editor que toma su profesión como una tarea cultural y de formación. Si lo único que se pretende es ganar dinero, sin reparar en los medios, entonces ya todo es más fácil. Basta una cierta profesionalidad, afinado olfato y una buena dosis de falta de escrúpulos.

    Es así como al que dicen ser el más importante editor de España (José Manuel Lara, Editorial Planeta), que muchas veces se confesó franquista, y que aseguran fue legionario, le ha cabido la «gloria» de ser el primero en publicar un libro destinado a intentar demoler la figura de Franco, denigrar a su egregia familia, salpicar de lodo a sus fieles colaboradores y envilecer su Régimen.

    La portada de este libro, «Mis conversaciones privadas con Franco», del teniente general Franco Salgado-Araújo, nos ofrece una foto de los dos personajes. En su mesa, Franco despacha con el jefe de su Secretaría Militar. Este adopta una actitud muy poco protocolaria: se inclina sobre una esquina de la mesa con ambas manos confianzudamente apoyadas en ella. La postura no es irrespetuosa, por cuanto se trata de dos parientes que durante más de cincuenta años trabajaron juntos. El parentesco, el contacto diario, estableció entre ellos una verdadera fraternidad. El general Franco Salgado-Araújo era un fiel servidor del Generalísimo.

    • • •

    ¿Lo era en realidad? Para contestar tendríamos que saber si el texto de este libro ha salido verdaderamente de su pluma. En sus páginas se recogen, por una parte, sus impresiones personales con abundantes, «Fulano me ha dicho...», «Zutano me asegura...», y, por otro lado, las respuestas y comentarios de Franco a cuestiones que le plantea sobre la actualidad del momento.

    Llama la atención lo extensas que son a veces estas frases y párrafos del Caudillo. Cabe preguntarse si Salgado-Araújo tenía una memoria prodigiosa, dado que no creo que las tomase en taquigrafía, ni en cinta. ¿Recogen, pues, sólo el sentido general de lo dicho? ¿Su contenido es sólo aproximativo? Entonces, ¿por qué destacarlas en letra bastardilla y distinto formato, como alardeando de su autenticidad? Este es uno de los grandes enigmas del libro.

    Otro es la manipulación que puede haber sufrido la parte de texto de exposición personal de Salgado-Araújo. Persona que lo conocía bien asegura que ciertas expresiones no corresponden a su manera de expresarse. La forma como nombra o designa a determinadas personas no es la usual en él. ¿Es esto cierto? ¿La mano pecadora que ha completado ciertos párrafos con frases entre paréntesis, ha trabajado también el resto para darle más mordiente e interés? No puedo afirmarlo, pero hay quien asegura identificar el estilo como el de un conocido escritor ligado a la editorial y uno de los grandes resentidos del Régimen.

    Donde la manipulación es manifiesta es en la parte gráfica, es decir, en los pies de las abundantes fotos. Es evidente que se ha partido de seleccionar las frases más incisivas, particularmente sobre personas, arrancadas de su contexto, para luego buscar una foto que muchas veces no corresponde a la época ni a la situación.

    La responsabilidad de esta tarea supongo que se debe poder cargar sobre el director de la colección «Espejo de España» a la que pertenece el libro, don Rafael Borras Betríu, que nunca se distinguió por su amor al Régimen.

    Pero lo que es totalmente inadmisible es que, además, las citas de los pies son en ocasiones citas «ful», que difieren, en mal, del texto. Por ejemplo, en la página 218, junto a una foto de Franco besando a su esposa, se lee: «Carmen -me dice Suances— me es muy simpática por la pasión que siente por su marido, pero comprendo que le hace mucho daño por las amistades que tiene, completamente indeseables.» Pues bien, el texto en cuestión es el séptimo párrafo de la página 222 que acaba: «pero comprendo que le perjudica por las amistades que tiene», sin las otras palabras citadas. Y ya decimos que esto es sólo un ejemplo.

    Señalemos con dolor que la señora, nuestra doña Carmen, en la primera parte del libro sale repetidamente mal parada, como si su primo la distinguiese con un «afecto» muy especial. Estas notas son las más repugnantes y de mayor bajeza del libro.

    Es en esas mismas páginas, las que corresponden a los años en los que el supuesto autor fue jefe de la Casa Militar del Generalísimo, en las que abundan las notas denigratorias para éste. Según ellas, Franco quedaría como un hombre que se pasaba los días de caza o pesca, dejando abandonadas las tareas del Estado para vivir rodeado de una corte de aduladores que aprovechaban la ocasión para obtener beneficios y prebendas. Muy mala intención tienen también las notas referentes a la finca del Caudillo en Valdefuentes, otro "pierdetiempo" del que se sacaban cuantiosos beneficios.

    • • •

    Por lo demás, hay bofetadas para muchos: el marqués de Villaverde; Muñoz Grandes, que queda como un ministro del Ejército inepto; García Valiño y su desastrosa actuación como alto comisario en Marruecos; Alonso Vega y su labor en Gobernación; otros ministros, unos reyezuelos sin que S. E. los frene; y embajadores, entre ellos Areilza, entonces rebosante de franquismo. Ruiz-Giménez da la nota cómica con su frase: «¡Sin novedad en el Alcázar de América!», al regresar de un muy largo viaje por aquellas tierras.

    Estamos, pues, ante un libro francamente indignante, que nunca comprenderemos cómo doña Pilar Rocha Nogués, viuda de Franco Salgado, que figura como titular del «copyright», ha permitido su publicación. Claro que cuarenta y cinco mil ejemplares iniciales, a ochocientas pesetas, suponen, con Ios derechos de autor habituales del diez por ciento, más de tres millones y medio de pesetas, eso si no se ha contratado en más, como se cree.

    Con todo, la verdad es que el libro no consigue dañar la imagen del Generalísimo. En su boca no se podía poner lo que nunca dijo y por ello sus citas parecen bastante auténticas, conformes al cuerpo doctrinal de eso que según Ricardo de la Cierva no existe, llamado franquismo: firme anticomunismo, deseo de permanente unidad, abominación de la partitocracia, rechazo de don Juan de Borbón y la Monarquía liberal, subsistencia de los ideales del 18 de Julio, confianza en don Juan Carlos, etc.

    Pese a todo, pues, en las páginas del libro el lector objetivo encontrará un Franco sereno, sencillo, tímido, lleno de sentido común, paciente con los errores ajenos, amante de su familia, preocupado por el mejoramiento de los humildes, agradecido a los leales, ferviente católico y lleno hasta la médula del más ardiente amor por España. Y es que era así. Y por eso le seguíamos.

    Ramón MORENO


    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 17:02
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está en línea "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    3,681
    Post Thanks / Like

    Re: Malicia con que se editó el libro “Mis conversaciones privadas con Franco” (1976)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Carta al diario "ABC" de un general sobre el status privilegiado del sr. Franco Salgado-Araújo


    Revista FUERZA NUEVA, nº 513, 6-Nov-1976

    CARTA DE UN GENERAL SOBRE EL LIBRO DE FRANCO SALGADO

    El general don Fernando Córdoba-Samaniego ha remitido a nuestro colaborador don José María Ruiz Gallardón la siguiente carta:

    Mi distinguido amigo:

    En reciente artículo dice usted: «Es lamentable, pero es así.» Y yo, sintiéndolo en el alma, porque conocí y traté en vida al «criticado» y al «critico» (a don Paco y a Pacón, como les llamábamos los de su tiempo), tengo que decirle que suscribo, aunque me sea doloroso, todo cuanto usted dice en relación con Franco Salgado y aplaudo sin reservas su veredicto cuando usted juzga al Generalísimo: con independencia, sin servilismo.

    Califica usted en su artículo —que ha causado verdadero impacto— al crítico de «distinguido "ayuda de cámara". Y yo me pregunto: ¿qué otro cargo podía ofrecerle el Caudillo ni que misión podía encomendarle?

    Como Generalísimo, disponía de un Estado Mayor. Como Jefe del Estado, contaba con su Casa Militar, y dentro de cuadro tan completo no podía haber misión para Franco Salgado: menos aún siendo teniente general. Se trataba, pues, de algo que en tiempos de ingrato recuerdo se denominaba «enchufe».

    Como usted dice que Franco Salgado en su libro se lamenta de no haber tenido pingües ingresos, yo quisiera puntualizar y poner las cosas en su lugar para conocimiento general.

    Los oficiales generales al pasar a la reserva no solamente ven reducido lo que se denomina sueldo, sino que el número de sus trienios queda congelado y además dejan de percibir los llamados «complementos», partida hoy de tanta importancia, que un general de División con cincuenta años de servicio activo cobra en la reserva lo que algún capitán en activo.

    Ahora, si al general se le «coloca» en un destino —fuera de plantilla—, la cosa varía.

    Y ya llegamos a ese «víctima propiciatoria» con cuyo perfil se nos quiere aparecer Franco Salgado. Desde el ano 1960 hasta 1975, en que acaeció su muerte, ha estado cobrando como si estuviera en activo, por benevolencia del Caudillo, alcanzando los 21 trienios; pero dejemos a las cifras que hablen.

    En el año 1975 cobraba por Ejército por encima de las 102.000 pesetas mensuales, mientras otro teniente general de su época, en posesión también de la medalla militar, disfrutaba de un más parvo «señalamiento» consistente en 60.000. La diferencia era notable.

    Y voy ahora a ocuparme de la legítima preocupación que sentía Franco Salgado por sus seres queridos el día que él faltase. Bastará recordar que por ley de 30 de diciembre de 1975, publicada en el «Boletín Oficial del Estado», se concedió por las Cortes, y Franco sancionó, una pensión «extraordinaria» que, actualizada hoy. rebasará las 10.000 pesetas, y que, a su vez, por los haberes que disfrutaba al morir (y a los que nos hemos referido), que son los reguladores de la viudedad, con un mínimo error podemos asegurar la cantidad que percibirá su viuda, que estará por encima de las 41.000 pesetas, casi el doble de lo que disfrutan otras viudas de igual rango; así, pues, de «victima», nada.

    Ciertamente no son cantidades astronómicas, pero sí es de proporción astronómica el «resentimiento» que el trato de favor a un privilegiado se incuba en compañeros que también se preocupan por sus viudas del mañana y que únicamente esa «devoción» que sentían por la inmensa figura del Caudillo tenía la facultad de difuminar.

    No estará de más dejar sentado que cuanto expongo en loa del Caudillo no está empequeñecido por favores recibidos, pues en mi «Debe» no figura ninguno.

    Y en esos, largos años en los que hemos contemplado como ex ministros en sus «cesantías perpetuas» se han situado de inmediato en altos cargos paraestatales y cómo jerarcas al cesar en actividad han sido acogidos en Telefónica, Iberia, Campsa, confederaciones hidrográficas de importancia hasta llegar en orden descendente a la del Manzanares y a los Ferrocarriles de Vía Estrecha; a mí nada se me ha ofrecido y por supuesto no he pedido nunca nada.

    Para terminar, me gustaría puntualizar que ese «frialdad» de trato del Caudillo hacia Franco Salgado no era del todo su «característica».

    Posiblemente las apetencias y los egoísmos desatados que le asaltaban y cercaban de continuo le aconsejaban aparecer glacial.

    Admirando como usted la gran obra realizada por Franco, queda a su disposición, afectuosamente.

    Fernando CÓRDOBA SAMANIEGO

    «ABC», de Madrid

    Última edición por ALACRAN; Hace 3 semanas a las 14:30
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Última entrevista a Franco (por J. M. Bárcena, julio 1974) publicada en 1976
    Por ALACRAN en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 01/04/2021, 20:23
  2. Marx se editó durante el franquismo
    Por ALACRAN en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 18/02/2021, 18:16
  3. Libro 'Franco y la Iglesia' del prof. Luis Suárez
    Por ALACRAN en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 25/10/2016, 18:15
  4. Respuestas: 5
    Último mensaje: 31/12/2010, 10:12
  5. Notas sobre el libro: “A la sombra de Franco”, la OAS en España
    Por Arnau Jara en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 15/04/2006, 23:07

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •