Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 8 de 8
Honores3Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus
  • 1 Mensaje de DOBLE AGUILA
  • 1 Mensaje de ALACRAN

Tema: Marx se editó durante el franquismo

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,390
    Post Thanks / Like

    Marx se editó durante el franquismo

    El tema se estaba tratando en otro hilo Una mujer carlista: María Rosa Urraca Pastor

    Pero como es ajeno a él y es interesante lo continuó aquí:

    Esto escribía el forista Kontrapoder:

    ¿Que Marx no se editó durante el franquismo?

    Revolución en España, Ediciones Ariel, Barcelona, 1960 [enlace]



    El capital, EDAF, Madrid, 1967 [enlace]





    Teoría económica, Ediciones Península, 1967 [enlace]

    Sociología y filosofía social, Ediciones Península, 1967 [enlace]

    Cartes sobre el capital Karl Marx i Federico Engels, Edicions de Materials, 1967 [enlace]

    Las luchas de clases en Francia (1848 a 1850), Ciencia Nueva, Madrid, 1967 [enlace]

    — Friedrich Engels, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, Equipo Editorial, 1968 [enlace]



    — Carlos Marx y Federico Engels, La Ideología Alemana, Grijalbo, 1970 [enlace]

    Miseria de la Filosofía, Editorial Aguilar, 1971 [enlace]

    La quiebra de la religión según Karl Marx, Ediciones Península, Barcelona, 1973 [enlace]

    — Karl Marx y Friedrich Engels, Sobre la Religión, Ediciones Sígueme, 1974 [enlace]

    — Karl Marx y Friedrich Engels, El manifiesto comunista, Editorial Ayuso, Madrid, 1974 [enlace]









    La lista no es exhaustiva. Y Marx posiblemente no es lo peor que se haya editado durante el franquismo. Algunos libros terribles se editaron incluso en editoriales vinculadas al Movimiento. Algún día podemos hablar, por ejemplo, de quién introdujo en España el pensamiento de Simone de Beauvoir y en qué fecha...


    Última edición por ALACRAN; 12/02/2021 a las 15:01
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,390
    Post Thanks / Like

    Re: Marx se editó durante el franquismo

    A lo anterior se respondió:

    Cita Iniciado por ALACRAN Ver mensaje
    Buen trabajo de recopilación de textos.

    Se conoce que las obras fueron publicadas aprovechando la Ley de Prensa de Fraga. En todo caso "El Manifiesto comunista", la verdadera obra propagandística del comunismo (no "El Capital" que es un tocho intragable aun para los marxistas) data de 1974. Aun así falta saber si, desaparecida la censura previa no fueron retiradas las obras posteriormente o si se publicaron censuradas en algunos párrafos. También falta saber las obras que no pudieron ser publicadas aun habiéndolo intentado.

    Y algo más se prohibía cuando por aquella época los verdaderos libros y autores vetados en España los editaba Ruedo Ibérico desde París. Y no digamos el aluvión de libros sensacionalistas que se publicó a las semanas de haber muerto ya Franco...

    Quedaría por dilucidar el papel de la universidad (siempre en manos izquierdistas, universalmente) bajo un gobierno digamos autoritario. Difícil de configurar por lo que parece. Como separar lo que es información neutra de lo que era en definitivas cuentas propaganda.

    De todos modos, infinitamente peor que publicar obras comunistas era difundir bajo capa de moderación ideas liberales diariamente en los periódicos; y no digamos ya nada de progresismo religioso a chorros (Catecismo Holandés, obras de Congar, Schillebbeckx, Teilhard de Chardin, Kung, Maritain...)

    Última edición por ALACRAN; 12/02/2021 a las 14:15
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  3. #3
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,390
    Post Thanks / Like

    Re: Marx se editó durante el franquismo

    Y a continuación:

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje

    La lista no es exhaustiva. Y Marx posiblemente no es lo peor que se haya editado durante el franquismo. Algunos libros terribles se editaron incluso en editoriales vinculadas al Movimiento. Algún día podemos hablar, por ejemplo, de quién introdujo en España el pensamiento de Simone de Beauvoir y en qué fecha. Por cierto, se os ha escapado que María Rosa Urraca Pastor habla claramente de «autodemolición», no de demolición efectuada por agentes externos:
    Los libros que empezaron a publicarse legalmente sobre teoría comunista o teoría liberal (etc) eran de interés estrictamente ACADÉMICO y además yo veo bien que el Régimen lo permitiera (al principio solo en el ámbito universitario) porque al enemigo, para VENCERLE primero hay que conocerle bien. Eso lo saben perfectamente los comunistas, que me consta tenían las Obras Completas de Jose Antonio entre sus manuales de estudio. Uno de los que se las leyó fue Fidel Castro.

    No es nada nuevo; por ejemplo la Iglesia siempre tuvo acceso a este tipo de manuales, y aunque publicaba la lista de libros prohibidos (el famoso "Índice") en la biblioteca vaticana (por ejemplo) existían para poder estudiarlos. Lo que NO CONSENTÍA EL RÉGIMEN es que se hicieran LOAS de esas obras. Es decir, que si uno coge uno de esos libros, está la teoría como tal, pero no "propaganda" en dicho libro A FAVOR de esas teorías, como es lógico, porque estaba prohibido. Son ediciones "asépticas".

    Sí existían EDICIONES ILEGALES, como la que ha dicho Alacrán, que se podían pillar "de extranjis" con toda la propaganda del mundo en el prólogo o en el epílogo o en aparato crítico; como existía también una radio frecuencia antifranquista en pleno franquismo: la "pirenaica".

    Y es que hay que ser muy tontorrón, o muy ingenuo, para pensar que no se debía tener ningún acceso a las teorías del enemigo ya a mediados del siglo XX; porque de esa manera se estaría dando un arma al otro bando, que siempre puede decir (con razón) que en realidad NO CONOCEMOS de primera mano esas ideas que decimos combatir, y que por tanto como ignorantes no sabemos por lo que luchamos.

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje

    Y algo más se prohibía cuando por aquella época los verdaderos libros y autores vetados en España los editaba Ruedo Ibérico desde París. Y no digamos el aluvión de libros sensacionalistas que se publicó a las semanas de haber muerto ya Franco... En efecto, es que esas ediciones eran ilegales, porque en realidad se tratarían de obras comentadas con un cariz evidentemente propagandístico, no académico o histórico.
    En efecto, es que esas ediciones eran ilegales, porque en realidad se tratarían de obras comentadas con un cariz evidentemente propagandístico, no académico o histórico.

    Lo de que todos los hogares españoles recibían su dosis de americanismo con las "Selecciones" del Reader's Digest mejor dejémoslo en un 1%. Muchos no sabían ni qué era eso.
    Bueno, es que también habría que preguntarse entonces, si utilizar hoy un invento AMERICANO como Internet, que tiene un carácter evidentemente LIBERAL sería admisible. O ver una película, o un cómic, o escuchar la radio o ver una serie. Vete a saber...
    Última edición por ALACRAN; 12/02/2021 a las 14:37
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  4. #4
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,390
    Post Thanks / Like

    Re: Marx se editó durante el franquismo

    Cita Iniciado por DOBLE AGUILA Ver mensaje
    Los libros que empezaron a publicarse legalmente sobre teoría comunista o teoría liberal (etc) eran de interés estrictamente ACADÉMICO y además yo veo bien que el Régimen lo permitiera (al principio solo en el ámbito universitario) porque al enemigo, para VENCERLE primero hay que conocerle bien. Eso lo saben perfectamente los comunistas, que me consta tenían las Obras Completas de Jose Antonio entre sus manuales de estudio. Uno de los que se las leyó fue Fidel Castro.

    No es nada nuevo; por ejemplo la Iglesia siempre tuvo acceso a este tipo de manuales, y aunque publicaba la lista de libros prohibidos (el famoso "Índice") en la biblioteca vaticana (por ejemplo) existían para poder estudiarlos. Lo que NO CONSENTÍA EL RÉGIMEN es que se hicieran LOAS de esas obras. Es decir, que si uno coge uno de esos libros, está la teoría como tal, pero no "propaganda" en dicho libro A FAVOR de esas teorías, como es lógico, porque estaba prohibido. Son ediciones "asépticas".

    Sí existían EDICIONES ILEGALES, como la que ha dicho Alacrán, que se podían pillar "de extranjis" con toda la propaganda del mundo en el prólogo o en el epílogo o en aparato crítico; como existía también una radio frecuencia antifranquista en pleno franquismo: la "pirenaica".

    Y es que hay que ser muy tontorrón, o muy ingenuo, para pensar que no se debía tener ningún acceso a las teorías del enemigo ya a mediados del siglo XX; porque de esa manera se estaría dando un arma al otro bando, que siempre puede decir (con razón) que en realidad NO CONOCEMOS de primera mano esas ideas que decimos combatir, y que por tanto como ignorantes no sabemos por lo que luchamos.

    Sobre lo que antes también señalé y que apuntas sobre editar obras subversivas por necesidad de conocer el pensamiento del enemigo, efectivamente alguno podría ver sospechoso que ello acaeciera desde 1966, coincidiendo con aperturas varias y no se hubiera visto tal "justificada" necesidad en los años 40 y 50, precisamente cuando el enemigo comunista se presentaba como más peligroso y el Régimen más fuerte.

    El tema es muy engorroso porque convergen un montón de elementos y situaciones contradictorias: nuevos personajes de perfil no muy claro del Régimen, con retirada de otros auténticamente leales; el dar un barniz y apariencia de normalidad homologable sui generis a aquella Europa aun recelosa de Franco; y sobre todo, la apertura de las universidades a nuevas áreas y materias inevitablemente modernas y por definición subversivas ya en sí mismas: "Ciencias" "Políticas", Sociología, Psicología, Periodismo, Filosofía e Historia contemporánea, Historia de las Ideas, Historia del pensamiento Político, etc.

    Todo ello precisaba de profesores, textos y autores totalmente heterodoxos y subversivos en sí mismos y frente al Régimen y no digamos ya frente al pensamiento católico tradicional, (que además era ninguneado y ocultado desde la propia Jerarquía que hacía suya toda la nueva teología vaticano-segundista). Además dichas nuevas materias tenían permeabilidad entre ellas y elementos comunes, y no digamos el profesorado español sino con el internacional...

    Contra esa subversión desde la Universidad, desde la que iban saliendo futuros cuadros políticos e ideológicos, con el cerebro absolutamente lavado y ganado para el liberalismo, el marxismo y el "cambio" que se olfateaba, poco podía hacer el Régimen, salvo cerrar las facultades y obstaculizar al profesorado. Cambiar planes oficiales de estudio tampoco solucionaba nada pues el profesorado se lo saltaba a la torera y enseñaba lo que le daba la gana, aprobando si se repetían sus consignas pro-marxistas.

    ¿Qué textos y autores podía imponer el Estado del 18 de Julio a la Universidad frente a toda la marabunta de los Marcuse, Sartre, Freud, Escuela de Fráncfort, etc etc amos absolutos de la universidad en todo Occidente? ¿A Donoso Cortés, a Ramiro Ledesma, a Maeztu, a José Antonio, a Vázquez de Mella ...?

    ¿Y los famosísimos autores extranjeros subversivos , haberlos prohibido por decreto? ¿Haber hecho purgas en el profesorado?

    ¿Un plan de estudios al "estilo escolástico del siglo XVII" haciendo de la Teología la "reina de las ciencias" y de los saberes humanos en pleno siglo XX? ¿Y nada menos que con el Vaticano en contra?

    El tema tenía muy mal arreglo

    Última edición por ALACRAN; 12/02/2021 a las 23:32
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  5. #5
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,484
    Post Thanks / Like

    Re: Marx se editó durante el franquismo

    España estaba llena de editoriales, igual que ahora, y se publicaba de todo. Es cierto que ciertos libros estaban sujetos a ciertas restricciones, y algunos estaban prohibidos, pero se trataba de temas bien concretos y aun así se daban las excepciones arriba señaladas. Recuerdo que había bastantes librerías (más que ahora; lo que no había era grandes centros como Casa del Libro o Fnac, que probablemente hayan arruinado a muchos pequeños comerciantes), y en una ciudad tan cosmopolita como Sevilla teníamos varias en las que se podían encontrar abundancia de libros en inglés, francés, alemán, italiano y, en menor medida, otras idiomas, lo cual a mí, estudiante de filología e idiomas me venía estupendamente. Pero en general no solían tratar de temas políticos. Había una tienda que traía libros de contrabando, la Librería internacional Lorenzo Blanco, en la plaza del Salvador, y los tenía en la trastienda para quien los pidiera. Pero era un secreto a voces, porque todo el mundo lo sabía y nunca ordenaron cerrarla. Lo que sí estaba totalmente prohibido, y con toda razón, eran la pornografía y la blasfemia, la cual se censuraba en los textos y los medios de difusión.
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.

  6. #6
    DOBLE AGUILA está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    03 jun, 14
    Mensajes
    1,494
    Post Thanks / Like

    Re: Marx se editó durante el franquismo

    Todo ello precisaba de profesores, textos y autores totalmente heterodoxos y subversivos en sí mismos y frente al Régimen y no digamos ya frente al pensamiento católico tradicional, (que además era ninguneado y ocultado desde la propia Jerarquía que hacía suya toda la nueva teología vaticano-segundista). Además dichas nuevas materias tenían permeabilidad entre ellas y elementos comunes, y no digamos el profesorado español sino con el internacional...
    Contra esa subversión desde la Universidad, desde la que iban saliendo futuros cuadros políticos e ideológicos, con el cerebro absolutamente lavado y ganado para el liberalismo, el marxismo y el "cambio" que se olfateaba, poco podía hacer el Régimen, salvo cerrar las facultades y obstaculizar al profesorado. Cambiar planes oficiales de estudio tampoco solucionaba nada pues el profesorado se lo saltaba a la torera y enseñaba lo que le daba la gana, aprobando si se repetían sus consignas pro-marxistas.
    La gran infiltración de elementos marxistas en la Universidad española, yo creo que comienza en febrero de 1956, cuando se produce una especie de "contestación" en las antiguas facultades de la calle San Bernardo de Madrid, aquello no tuvo mucha enjundia, pero sí hizo daño al SEU; de allí después salió gente muy famosa, como Ramón Tamames, Sanchéz Dragó, Javier Pradera (nieto del carlista Víctor Pradera), cierto familiar mío (etc); todos ellos bien aleccionados por algunos catedráticos (alguno de ellos ex delator del mismo Régimen) y ante la pasividad del ministro Ruiz Jiménez, que acabó cesado. Esto obedecía a la nueva estrategia de falsa "Reconciliación Nacional", ideada entonces por el PCE en el exilio. Aquello terminó con el famoso manifiesto firmado por "Nosotros, los HIJOS DE LOS VENCEDORES Y LOS VENCIDOS".

    ¿Qué textos y autores podía imponer el Estado del 18 de Julio a la Universidad frente a toda la marabunta de los Marcuse, Sartre, Freud, Escuela de Fráncfort, etc etc amos absolutos de la universidad en todo Occidente? ¿A Donoso Cortés, a Ramiro Ledesma, a Maeztu, a José Antonio, a Vázquez de Mella ...?
    ¿Un plan de estudios al "estilo escolástico del siglo XVII" haciendo de la Teología la "reina de las ciencias" y de los saberes humanos en pleno siglo XX? ¿Y nada menos que con el Vaticano en contra?
    Pues efectivamente, mal asunto; porque como has comentado muchas de las disciplinas estaban enunciadas con un sesgo evidente; casos de Economía, Psicología, Filosofía, Sociología, Pedagogía (esta probalemente la que más) incluso Historia, pues me parece a mí que la gran mayoría de profesores jóvenes de los años 60 son de metodología marxista y sus lacras aún se arrastran.

    Era ya muy difícil enseñar estas disciplinas contemporáneas sin usar manuales con cierto sesgo ideológico.

    De todas maneras, reitero, que a mí personalmente no me parecía mal que aquellos libros pudieran obtenerse legalmente (señal inequívoca de NO se trataba de un RÉGIMEN TOTALITARIO). Y es que no está mal conocer, para saber criticar.
    Última edición por DOBLE AGUILA; 18/02/2021 a las 01:45
    ALACRAN dio el Víctor.

  7. #7
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,390
    Post Thanks / Like

    Re: Marx se editó durante el franquismo

    Este era el nuevo marco legal que en 1966 precipitó la edición de obras prohibidas hasta entonces:

    El Fuero de los Españoles ya contemplaba :

    Artículo doce.— Todo español podrá expresar libremente sus ideas mientras no atenten a los principios fundamentales del Estado.
    https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/19...0358-00360.pdf

    Ley nueva de Prensa 1966, Exposición de motivos:

    Son limitaciones: el respeto a la verdad y a la moral; elacatamiento a la Ley de Principios del Movimiento Nacional y demás LeyesFundamentales; las exigencias de la defensa Nacional, de la seguridad delEstado y del mantenimiento del orden público interior y la paz exterior; eldebido respeto a la Instituciones y a las personas en la crítica de la acciónpolítica y administrativa; la independencia de los Tribunales, y lasalvaguardia de la intimidad y del honor personal y familiar.

    https://www.boe.es/eli/es/l/1966/03/18/14


    Actos delictivos castigados en materia informativa:

    Código Penal ( de la época):
    Artículo 165 bis b).
    Serán castigados con penas de arresto mayor y multa de 5.000 a 50.000 pts. los que infringieren por medio de impresos las limitaciones impuestas por las leyes a la libertad de expresión y al derecho de difusión de información
    mediante
    -la publicación de noticias falsas o informaciones peligrosas para la moral o las buenas costumbres;
    - contrarias a las exigencias de la defensa nacional, de la seguridad, del Estado y del mantenimiento del orden público interior y de la paz exterior,
    -o que ataquen a los Principios del Movimiento Nacional o a las Leyes Fundamentales,
    - falten al respeto debido a las instituciones o a las personas en la crítica de la acción política o administrativa,
    - o atenten contra la independencia de los Tribunales.
    Última edición por ALACRAN; 18/02/2021 a las 21:55
    DOBLE AGUILA dio el Víctor.
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



  8. #8
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado "inasequibles al desaliento"
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    4,390
    Post Thanks / Like

    Re: Marx se editó durante el franquismo

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Un vistazo del, ideológicamente confuso, panorama editorial español a finales de los años 60: cripto-marxismo, subversión, atisbos de erotismo…


    Revista FUERZA NUEVA, nº 77, 29-Jun-1968

    “LIBRO 68”; LA XVII FERIA, ESCAPARATE DE FRIVOLIDAD Y CONFUSIÓN IDEOLÓGICA

    Bajo las “frondas clementes” del parque del Retiro ha tenido lugar la “mostra” particular del libro español, a través de ciento treinta y un participantes y durante una apretada quincena de días. El Instituto Nacional del Libro ha sacado a la calle toda la mercancía intelectual y literaria del último año y todo el material de los fondos editoriales. guardado en los almacenes y ahora puesto a la venta con un descuento ocasional más o menos ventajoso. Pero lo cierto es que todo el mundo habla de la feria según le va en ella. Y así, mientras las estadísticas oficiales hablan del éxito de la decimosétima edición por la “nueva dimensión” de apoyo económico, no faltan las quejas de algunos editores sobre el emplazamiento, añorando el paseo de Recoletos, o bien de la falta de popularidad de una feria que debe buscar al hombre de la calle, al comprador “nuevo” y no al lector que va “a tiro hecho”. Problemas y problemillas de menor monta ante otras realidades que el certamen presenta y que no son otra cosa que el pasto inconveniente que se ofrece a las gentes indiscriminadas y a las alarmantes doctrinas puestas a disposición de los más indefensos lectores. Sin duda, la feria es en ello reflejo de la situación aperturista y liberal estimada en el panorama editorial de los últimos años, que ha volcado en manos populares una mercancía intelectual de doble filo. De una parte, unos contenidos ideológicos muy poco digestibles, y de otra, algunos francamente contradictorios.

    Los libros “con algo dentro”

    Vamos por partes. La estadística final señala que en la presente edición se ha vendido un veinticinco por ciento más que el año pasado, aunque habría que tener en cuenta el crecimiento de los fondos editoriales y la ausencia de esa invitada especial que es la lluvia en la Feria. Dicho se está, en cualquier caso, que nuestra pesquisa va más allá de las cifras, de esos veinte millones de pesetas que se han invertido en libros para ofrecer el tono intelectual e ideológico.

    Es evidente que en las ventas han jugado factores muy diversos y que un paseo por los “stands” confirma. Y decimos esto porque han asomado a las coquetonas casetas algunas ideas incontroladas de muy dudoso recibo, algunos “slogans” ciertamente politizados y una crudeza manifiesta en determinadas obras de invención. Si a todo ello unimos unos compases de música “pop” arropando “los castillos en tierra” del cantante Raimond (sic), cuya voz emergía casi siempre a media tarde, para politizarnos más sus confidencias, parece obligado explicar un poco, por lo menudo, los extremos liberaloides y aperturistas del fondo editorial presentado.

    Nos duele confesarlo, pero no tenemos más remedio que decir que la Feria ha presentado en “sociedad”, con demasiado despliegue, a ese teórico del marxismo que se llamó Carlos Marx. Si no bastaba ya con su circulación entre los estudiantes universitarios, la editorial “Ciencia Nueva” lo ha llevado al ámbito popular -y por ello tanto más peligroso- de estos días de junio. El pacífico público dominguero se ha preguntado, con su estupenda ingenuidad, que venía a pintar allí. Junto a los desvíos de tipo político que más adelante explicaremos, la Feria no se ha andado con chiquitas a la hora de programar liviandad y frivolidad a todo pasto.

    Al “Diccionariode Camilo José Cela, verdadera barbaridad social del lenguaje y del simple civismo, hay que unir las novelas de varias editoriales que intentan venderse precisamente por la cantidad de “sorpresa que llevan dentro. Los libros de Ángel M. de Lera -entre los que no podían faltar las irritantes “últimas banderas”- se unían a algunos títulos de novelas totalmente rechazables desde el punto de vista de la moral o de la sana convivencia política, como “Fauna” (1) o “La construcción del odio” (2). Y no faltaban tampoco las ediciones populares con literatura muy en línea con la pornografía más descarada. El libro de Artelle Freed “Ven, gatita”, facilitado por lo visto para los que gustan de lo picante, es un ejemplo, entre ciento, del bajo grado moral a que se está llegando.

    Por otra parte, la desorientación en materia de libros religiosos ha culminado en la exaltación de Teilhard de Chardin, del que se han ofrecido las obras originales y los comentarios más entusiastas. Todo ello hace pensar que el posible impacto positivo de las buenas lecturas queda neutralizado por la influencia nefasta de estos libros. Para este resultado, más valía haberlos guardado en las escondidas bibliotecas puesto que publicar estas doctrinas extremosas en colecciones de “bolsillo” o sencillamente populares es algo que resulta inadmisible.

    Un escaparate del marxismo

    Da la impresión que la Feria tenía un “nuevo evangelista”, y este evangelista no era otro que Marx. La editorial Ciencia Nueva, en una colección de “Clásicos” -algo que a nosotros nos resulta gracioso-, ha dado cabida a dos títulos suyos: “Formaciones económicas precapitalistas” -con prólogo de Juan Carlos Rey Martínez- y “Las luchas de clases en Francia, 1848-1850” -con introducción de Federico Engels-. El hecho es insólito en España, pues después de la Cruzada se había preservado a los lectores de estos “apuntes” de Marx. Es tanto más irritante la publicación de estos libros aquí, porque se trata de obras marginales que dejan “in albis” a quien no conozca previamente los postulados filosóficos del pensador, con lo que la confusión crece. Últimamente se venía permitiendo la venta de obras del creador del socialismo científico cuando se trataba de ediciones latinoamericanas. Ahora el escándalo ya lleva pie de imprenta español. La subversión de la sociedad, la subversión de las formas de gobierno, las luchas de clases de la manera más desaforada, la crítica despiadada a las instituciones respetables, son expuestas en todo su esplendor.

    Un libro que ha tenido mucha boga -en riguroso paralelo a su confusionismo- ha sido “El marxismo como moral”, de J. L. López Aranguren. El libro ha sido vapuleado por la crítica más responsable y, sin embargo, el mito creado en torno a ciertos autores permite esta siembra de cizaña. Aranguren acomete el tema con una imprecisión enorme y desde unas opiniones totalmente personales. El cristianismo y el marxismo -y esto lo reconoce Gonzalo F. de la Mora- como sistemas de afirmaciones son contradictorios e irreconciliables. Y la historia del marxismo demuestra que ha sido peor que cualquier clase de jacobinismo y que cualquier clase de autoritarismo, ya que niega la libertad, a la que combate con el exterminio.

    Otros libros y otros autores, ventajosamente reclamados por marginarse en una sedicente “oposición” política o simplemente estructural o económica -ya sean “Noticias con acento” de Jiménez de Parga; “Tratado de economía” de R. Tamames, o los libros de Calvo Serer-, polarizaban la publicidad de casetas y “stands”. Y así, revistas que tienen una circulación perfectamente reglamentada han acudido a la Feria como “vedettes”: “Cuadernos para el Diálogo”, para hacer su “show” ideológico. Tampoco falta una “España 68”, en la que varios autores de izquierda ofrecen la panacea de su futuro.

    El erotismo desenfrenado

    Pasando por alto la publicación en Alianza Editorial del llamado “Decamerón español” o las novelas ejemplares y amorosas de María de Zayas y Sotomayor, una feminista que se adelantó desafortunadamente su tiempo, no tenemos más remedio que referirnos a la novela, que fue premiada por Alfaguara: “Fauna”, de Héctor Vázquez Azpiri. Creemos que después de los “Trópicos”, de Henry Miller, o ese impublicado “Cambio de piel”, de Carlos Fuentes, o los “Tres Tristes Tigres”, de Cabrera Infante, pocos libros ganan en crudeza gratuita y desenfrenada a esta novela. El simple hecho de publicar unas páginas ahorraría cualquier comentario. Pero esto no puede hacerse por un elemental respeto. Lo escatológico y lo teratológico se mezclan con el exabrupto sexual en un “tiempo mental” totalmente pervertido del protagonista. No es sólo la exposición de un tema descarnado e inconveniente como el “No apta para menores”, de Elizabeth Szel, que narra la vida alegre tras el “telón de acero” o esa mal llamada guerra de sexos del libro de Peter Tompkins “El eunuco y la doncella”- cuyos títulos ya ilustran de las ambiciones éticas y estéticas de sus autores-. El despertar sexual -según las palabras del propio escritor-, el asco, la derrota, variaciones sobre un mismo tema en una escala perdida, campa por el libro, que está más atento a la zoología humana que a la sociología. Un libro pesimista, disgregador, dañino para la juventud. Una verdadera “fauna” de sentimientos bajos, crudos, expresados con palabras gruesas y términos propios de la incivilidad. Nada tiene de extraño que los esfuerzos de Alfaguara, después de este libro, no vayan a más, sino a ofrecer el “Diccionario secreto”, de C. J. C., que recoge todas las palabras “non sanctas” y de curso “ilegal”, como si se pudiera jugar con el lenguaje y con las excrecencias de cuatro desvergonzados autores de la historia literaria.

    La “editorial del pueblo”

    Tampoco podían faltar a la cita los exponentes del llamado progresismo cristiano. Nada más y nada menos que la editorial ZYX, la “editorial del pueblo”, ocupaba su “stand” del peligroso fondo editorial del que se nutre. Una publicación “ad hoc” apelaba la atención del visitante con sus títulos de divulgación del socialismo y del comentario sectario de documentos que FUERZA NUEVA ha reproducido en alguna ocasión. Ahora se ha presentado en la Feria como una “editorial obrera financiado y dirigidas por obreros en servicio de la clase obrera”. Todo, como puede observarse, pintiparado para que cada cual tome de este cóctel agi-socio-religioso-político lo que desee. La economía, la sociología, el sindicalismo y la política -ustedes pueden juzgar a qué altura- tienen en ella sus expositores. De estos expositores y de sus temas ofrecemos una lista enumerativa que explica por sí sola, el fin y los medios de la empresa: Lamennais y Ángel Pestaña, Rovirosa, Romano García Besteiro y Miret Magdalena la nutren entre otros muchos autores. “¿De quién es la empresa?”, “Las clases sociales, ¿qué son y qué significan?”, “El pueblo y su promoción”, “Opresión y revolución”, “Derecho de huelga”, “Andalucía… también es esto”, “Población y hambre”, “La comuna y el proletariado”, “Teilhard y el trabajo”, “Socialismo en Europa”, “La huelga de bandos”, “Asturias frente a su reconversión industrial”, “¿Los obreros son los culpables?”, “Comunistas y cristianos”, “Manifiesto comunitarista”, “Marxismo y Populorum progressio”, “Informe de mi estancia en la URSS”, “Acción sindical de los cristianos en España”. Y un largo etcétera.

    Queremos pensar que el pueblo y los cristianos que viven en el mundo del trabajo no sólo viven de pan, de preocupaciones terrenas, sino de aspiraciones espirituales. Y es fácil pensar que no puede excitarse la paz de sus conciencias con demagógicas llamadas a la acción y a la lucha de clases en artificiales problemas, cuando a todos nos constan las inspiraciones de muchas campañas y los móviles sencillamente antigubernamentales de las protestas. Pero la verdad es que nos encontrábamos entre la sombreada paz y sosiego de las frondas del Retiro, junto a las paseatas de la gente, y el sentido reclamístico se perdía en el ambiente. Un ambiente con muchas cosas nobles, esfuerzos dedicados al libro y a su mundo, pero con algunas manchas que afeaban la 17ª edición de la Feria.
    (1) “Fauna” de H. Vázquez Azpiri, Ed. Alfaguara, 1967

    (2) “La construcción del odio”, de J. Torbado, Ed. Alfaguara, 1967
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)



Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Contracepción y control de natalidad durante el franquismo
    Por Kontrapoder en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 09/12/2020, 21:19
  2. Desarrollo de la legislación foral durante el Franquismo
    Por ALACRAN en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/01/2017, 14:09
  3. Leridanismo y barcelonismo durante el franquismo
    Por Lo ferrer en el foro Catalunya
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 28/09/2009, 22:39
  4. La traición, ya durante el franquismo
    Por Gothico en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 20/03/2007, 21:55
  5. El uso del vascuence durante el franquismo
    Por Eguzki en el foro Señoríos Vascongados
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 04/03/2006, 00:37

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •