Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 13 de 13

Tema: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1ª parte)

  1. #1
    Avatar de cruzamante
    cruzamante está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    28 dic, 08
    Mensajes
    14
    Post Thanks / Like

    El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1ª parte)

    Por Dr. Andreas Böhmler

    • Licenciado en Economía por la Universidad de Munich.
    • Master en Business Administration por la Escuela Europea de Empresas en París, Oxford y Berlín.
    • Master y Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra.
    • Ha colaborado en numerosas empresas internacionales.
    • Profesor en varias Universidades, impartiendo Antropología Filosófica, Lógica, Filosofía Política y Ética Empresarial entre otras.
    • Tiene dominio de los idiomas Español, Francés, Inglés y Alemán.
    • Ha impartido seminarios y conferencias por diversas partes del mundo. Y además cuenta con numerosas publicaciones.
    Primera parte
    Inteligencia independiente. Algunas reflexiones previas al debate ecuménico
    Este título (1) parece constituir una redundancia. Sin embargo, en los tiempos presentes es lo común que las personas tenidas por inteligentes utilicen sus facultades intelectuales con plena sumisión a la corriente de pensamiento dominante, con un perceptible terror a desviarse de lo comúnmente admitido y a causar escándalo. Aún los que pretenden ser audaces, aparentan serlo mediante bravatas en la dirección de la corriente, nunca a contracorriente. Y si alguien se decide a oponerse a ésta, lo hace con mil precauciones, empleando casi siempre una cobertura retórica en la que se diluyen las aristas de las verdades, cuando no estas últimas. De ahí que resulte una redundancia obligada hablar de inteligencia independiente. Es un bien escaso, de casi nula circulación.

    El intelectual europeo de hoy está en las antípodas de un G.K. Chesterton, de su olímpico desprecio por los sistemas de pensamiento que imperaban en su tiempo (que son los mismos de la actualidad, sólo que hoy han triunfado plenamente y vivimos sus consecuencias). El materialismo, el ateísmo, el agnosticismo, el cientificismo, el darwinismo, la teosofía, el cristianismo liberal y modernista, el budismo, Nietzsche, Marx, Schopenhauer; contra todo esto y mucho más se enfrentó con extraordinaria bravura, enorme erudición y una poderosísima y penetrante inteligencia.
    Lo singular de este personaje es que el desarrollo progresivo de su pensamiento, bajo el empuje de la pasión insobornable por la verdad, le llevó paulatinamente, desde el agnosticismo, a simpatizar primero con la religión católica, como fiel depositaria de la ortodoxia, para terminar, al cabo de cierto tiempo, por decidirse a la conversión pública.


    Por todo ello, la obra de Chesterton está más viva que nunca para el laico de pensamiento inconformista e independiente. A los especialistas acaso los leen los especialistas, y así se forma un circuito cerrado, que será muy interesante para dichos especialistas, pero completamente estéril. Y esto, en el supuesto optimista de que estos doctorales trabajos sean ortodoxos, lo cual es mucho conceder. Más frecuente es lo contrario, lo cual, trasladado a la catequesis, ya no es que resulte estéril; simplemente, resulta venenoso.

    Al invocar a Chesterton estamos hablando de la antigua ortodoxia cristiana. Todavía hace poco se la oía profesar y defender también a amantes de la verdad como Dawson, Belloc, Peguy, Bloy, Schmaus, le Fort, Donoso, Pradera, Maeztu, d'Ors, etc... Nada que ver con la tisis intelectual que impera en el 'establishment' católico posconciliar.Y mucho menos con un cristianismo sin Iglesia, sin dogmas, sin milagros, sin premio ni castigo, sin infierno, sin Satanás. O con la habitual predicación acobardada, que a lo más que llega es a referirse a un tal Jesús que vivió hace muchos años y que era buenísimo. Frente a la decadencia omnímoda se yergue la clásica religión, que era una religión recia que conviene a los recios y vigoriza a los débiles. No una religión débil que confirma a los débiles en su debilidad y repele a los fuertes.

    Pero es preferible referirnos a esa calidad de inteligencia que hoy por hoy significa ante todo Vigilia de la Razón frente al 'pensamiento único', y que, en condiciones sin duda desfavorables y que abrumadoramente señalan en otra dirección, se abre camino, en soledad y fuerza, a través de la maraña de obstáculos, para proyectar al cabo triunfalmente una visión plenamente opuesta a la de curso común, llena de alegría y esplendor, pero, también, de rigor y esfuerzo. Lo contrario del depresivo conformismo, del dejarse llevar, del insípido agnosticismo o las turbias complacencias orientalistas del anonadamiento; situaciones éstas a la que lleva la inteligencia dependiente, sin carácter, que se humilla y se desarbola ante el pensamiento de los más. He ahí el lugar vital del "ecumenismo" típicamente "posconciliar". Frente a ello, esa inteligencia que no ceja es más necesaria hoy que en los tiempos de Chesterton. Pues en aquella época había inquietud intelectual y hoy no. Porque hoy vivimos las consecuencias del triunfo de las tendencias filosóficas nocivas: no el triunfo, sino las consecuencias del triunfo; es decir, el colapso del espíritu.

    Por lo mismo, la necesidad del despertar. Y no se puede esperar a que despierten los demás. Esto es cosa de cada uno. Cada uno, contra la corriente. Cada uno con su «no». Y se presenta el problema habitual, como siempre que algún laico se destaca en la expresión de verdades molestas, en denuncias que causan incomodidad, y que, por lo mismo, son consideradas inoportunas por la sociedad apoltronada e inerte y suponen un cierto grado de valor por parte del denunciante, al hacer uso de esa inteligencia independiente a que me refiero y colocarse por fuerza a contra-corriente.


    Cierto, en un principio habría de suponerse que la Jerarquía no abogue por un falso ecumenismo, un falso diálogo interreligioso, un falso humanismo y humanitarismo. Está bien, pero ¿cuántas veces se condena en los púlpitos? ¿Se condena alguna vez? Lo habitual en la predicación y el magisterio ordinario es el discurso monocorde, untuoso, descomprometido, reiteradamente benévolo y amoroso, conciliador, adulón y sin sustancia. No hay formulaciones doctrinales, ni apenas morales, y se repite una y otra vez que Dios es muy bueno y nos perdonará a todos. Lo cual no deja de constituir un implícito estímulo a que hagamos lo que nos venga en gana.

    Resulta dificil, a poco que se piense en ello, que con esa preparación y ese espíritu se pretenda ni más ni menos que la «nueva evangelización de Europa». ¡Nada menos! Por mi parte, no puedo menos de pensar que una parte del clero, con su tozuda obstinación en ser complaciente, demócrata y progresista, dejando de lado la ortodoxia, está haciendo el mayor de los ridículos, ante Dios y ante los hombres.


    Es lícito pensar que, en la defensa de la Tradición con mayúscula, cada vez será más importante el papel del laico independiente y sin prejuicios modernistas. Al estamento sacerdotal siempre le corresponderá, en virtud de su función, un papel singular, pero si no se está a la altura de las circunstancias, su antigua posición influyente, ya enormemente deteriorada, habrá de reducirse aún más si cabe. Pues el laico precavido se ve obligado a hacer a la jeraquía objeto de un serio escrutinio, y si sus palabras están cortadas por el patrón común, lo rechaza. El cardenal, obispo o sacerdote liberal se tendrá que conformar con el grupo de oyentes habitual, carente de capacidad de discernimiento, y al que todas las «las palabras del cura» le suenan igual. Si esa es su modesta aspiración, tiene el triunfo asegurado. Pero, sería oportuno que, en esas circunstancias, no mencionase la nueva evangelización, pues este es un tema de gravedad y peso considerables.

    El cristianismo triunfaba con la ortodoxia antigua; y se ha desmoronado con el progresismo moderno. ¿Qué tozudez diabólica obliga a muchos a no ver la correlación de causa y efecto? Estos son tiempos de reacción o aniquilamiento espiritual. Tiempos en que cobran especial significación las últimas palabras de Chesterton pocas horas antes de morir, en 1936: «A un lado está la luz... y al otro, las tinieblas. Y uno tiene que elegir...».

    Para concluir estas consideraciones preliminares, conviene advertir al lector que sería difícil definir escuetamente los objetivos de esta crítica a la ideología "ecumenista". Sin lugar a duda, no es fruto de unas desaforadas ganas de ir contra-corriente, porque o sería soberbia, nunca se sabe, o al menos signo del más inutil suicidio intelectual, dada la inquisición imperante, ciertamente anticatólica -incluso cuando proceda de católicos-, y ciertamente más feroz que la que hubo en la Cristiandad desde las guerras cátaras hasta hace poco. Creo que acertaría el que lo definiese en términos de 'guerrillero cristiano', aunque sería más propio el de 'caballero' cristiano, porque los caballeros luchan por la verdad y el bien, son 'milites Christi', noción prácticamente desaparecida del discurso católico actual entregado a un falso pacifismo, consecuencia de las confusiones modernistas. En definitiva, fortalecido por esta actitud militante, lo que interesa ante todo es pensar más allá de los estereotipos al uso..., por amor a la Verdad.


    El "diálogo": constante humillación de la verdad católica.



    El "diálogo ecuménico" con los denominados "hermanos separados", es decir, con herejes y cismáticos de toda condición (y con los adeptos de casi todas las "religiones"), ha sido ensalzado por buena parte de la jerarquía actual como una de las conquistas más importantes del Vaticano II.

    Con la adopción del "diálogo", esa parte de la jerarquía da a entender que dio lugar a un cambio de dirección verdadero y propio: ¡no más "anatemas", sino comprensión, apertura, diálogo! Dijo y sigue diciendo: "es menester volver a la unidad de los cristianos en la recíproca comprensión; por eso dialogamos en el respeto recíproco". Y como premisa necesaria para el "diálogo", una parte de la jerarquía afirma que no quiere efectuar ya proselitismo alguno, que ya no quiere afanarse por convertir las almas al Catolicismo. El predicador católico puede desaparecer, sustituido por el conferenciante con alzacuellos, por el lenguaje progresista, por los "distingos" tortuosos, por la teología incierta. Para todos está clarísimo ahora que una parte de la jerarquía católica actual no busca, como sería su deber, la vuelta de herejes y cismáticos al redil de la Santa Madre Iglesia, del cual se mantienen alejados tras haberse escapado de él, combatiéndolo de todas las maneras posibles, por culpa de ellos, por su desenfrenado orgullo: non enim nos ab illis, sed illi a nobis recesserunt ("pues no nos separamos nosotros de ellos, sino ellos de nosotros", San Cipriano, De Unit. Eccles.).

    Para leer el artículo completo haga click en este enlace.

  2. #2
    Avatar de kurt hausser
    kurt hausser está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    23 jul, 08
    Ubicación
    pontevedra
    Edad
    52
    Mensajes
    139
    Post Thanks / Like

    Unhappy Re: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1ª parte

    Interesantísimo artículo, que deja claro que tenemos que aplicarnos la "teoría del emboscado" de Junger hasta en lo religioso. Estamos aviados...

  3. #3
    Avatar de cruzamante
    cruzamante está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    28 dic, 08
    Mensajes
    14
    Post Thanks / Like

    El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia. 2ª parte

    Una breve lección de historia: la Iglesia ante la herejía luterana
    Recordemos lo que hizo la Iglesia en los momentos decisivos de disputa con la doctrina luterana. El punto de partida es la afirmación de la 'Amplitud ideal del Cristianismo'. Si se pierde de vista esta esencial amplitud, la distancia entre una ortodoxia y otra resultará tan grande que podrá parecer la distancia entre ortodoxia y heterodoxia. Sin embargo, es necesario precisar los límites de dicha amplitud. Frente a los racionalismos y irracionalismos de toda índole, la Tradición católica mantiene el principio de racionalidad sobre cualquier otra forma del espíritu, y su amplitud abraza una pluralidad de valores, todos los cuales tienen cabida dentro de su verdad, pero no una pluralidad compuesta de valores y no-valores. Un concepto espurio de la amplitud del Catolicismo conduce a la indiferencia teórica y la indiferencia práctica (moral): a la imposibilidad de conferirle un orden a la vida. Fue esto lo que vió con claridad la Jerarquía ante la herejía luterana, que cambió la doctrina de arriba abajo al repudiar su principio: la autoridad, consecuencia de la constitución divina de la Iglesia. Puesto que consiste en un rechazo del principio, la propia apologética católica entiende que la herejía luterana es teológicamente irrefutable: 'puede vencer las objeciones del adversario pero no al adversario, ya que éste rechaza el principio con el cual argumenta para refutarle (cf. Sth. I q.I a8). No rechaza Lutero este o aquél artículo del conjunto dogmático del catolicismo (aunque naturalmente también lo hace) sino justamente el principio de todos los artículos, que es la autoridad divina de la Iglesia (cf. Romano Amerio, Iota Unum, vers. esp. en: Critero Libros, 1994, p.30).

    Para ver esto en sus fuentes, entrémonos en los acontecimientos de la Dieta de Ratisbona (1541). El Card. Contarini fue enviado como legado pontificio a la Dieta para facilitar la tentativa del Emperador Carlos V de un arreglo amistoso que recondujese a los luteranos a la Iglesia Católica. El Card. Contarini llegó a Ratisbona "lleno del máximo celo y animado de la más sincera voluntad de hacer todo cuanto estuviese en su poder para eliminar las turbulencias religiosas de Alemania". Contarini respondió a Eck (quien consideraba inútil dicho intento) que el cristiano debe siempre esperar contra toda esperanza, y mostraba tanta "mansedumbre, prudencia y ciencia" como era necesaria para imponerse tanto a sus colaboradores como a los mismos luteranos, que "a la larga no pudieron sustraerse al poder de su personalidad y de su ejemplar conducta", y comenzaron "no sólo a amarle, sino a reverenciarle". Los ministros de Carlos V expresaron su convicción de que Dios, en su bondad, había creado a Contarini nada más que con el fin de reconducir a los luteranos a la Iglesia Católica. Y sin embargo se llegó a la ruptura: por mucho espacio que se le quiera dar a la caridad, hay que ser siempre estricto cuando se trata de errores doctrinales, a menos que se quiera caer en la tolerancia dogmática, que pisotea los derechos de la verdad y, en este caso, de la Verdad revelada.

    El momento crucial llegó al tratar de la Eucaristía: "aquí pudo verse que los protestantes no sólo rechazaban el término 'transustanciación' fijado por el IV Concilio de Letrán para la transformación eucarística, sino que negaban también lo esencial, la verdadera transformación de la sustancia del pan y del vino en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo, añadiéndole además otra herejía al sostener que el Cuerpo de Cristo sólo estaba presente para quien comulgaba, y declarar en consecuencia que la adoración del Santo Sacramento era una idolatría" (H. Rueckert: Die theologische Entwicklung von G. Contarini, 1926).

    Hasta aquel momento, Contarini, "en su condescendencia, había llegado hasta el límite y había inculcado fuertemente [en sus colaboradores] la necesidad de no abordar (...) las controversias teológicas en las cuales los mismos teólogos católicos no estaban de acuerdo [es decir, las cuestiones todavía disputadas y por tanto libres] (...) pero cuando se intentó nuevamente poner en duda una de las doctrinas fundamentales de la Iglesia, la 'transustanciación' enseñada por un Concilio ecuménico, con toda energía defendió la verdad católica". Al Emperador Carlos V y a sus ministros, que sorprendidos por esta imprevista intransigencia sugerían un compromiso, el Card. Contarini respondió: "mi objetivo es establecer la verdad. Ahora bien, en el caso actual ésta está tan claramente expresada en las palabras de Cristo y de San Pablo, y declarada por todos los doctores eclesiásticos y teólogos de la Iglesia latina y griega antiguos y modernos, así como por un célebre Concilio, que no puedo en modo alguno consentir que se la ponga en duda. Si no puede establecerse un acuerdo sobre esta doctrina ya sólidamente fijada, habrá que abandonar el desarrollo ulterior de los acontecimientos a la bondad y la sabiduría divinas; pero hay que mantener con firmeza la verdad". Así fue como el Card. Contarini, precisamente por estar lleno de fe en la Providencia, no pretendió sustituirla en el gobierno general de la Iglesia, convencido de que a los "administradores" no se les pide ejercer de dueños, sino ser fieles (cfr. I Cor. 3, 4).


    *****

    Para leer el artículo completo haga click sobre este enlace

  4. #4
    Avatar de Irmão de Cá
    Irmão de Cá está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 sep, 08
    Mensajes
    2,209
    Post Thanks / Like

    Re: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1ª parte

    Bienvenido, Cruzamante. Que participe mucho. Interesantes aportaciones, estas primeras dos...
    res eodem modo conservatur quo generantur
    SAGRADA HISPÂNIA
    HISPANIS OMNIS SVMVS

  5. #5
    Avatar de cruzamante
    cruzamante está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    28 dic, 08
    Mensajes
    14
    Post Thanks / Like

    Re: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1ª parte

    Muchas gracias, caro amigo.
    Hoy, con motivo de la Fiesta de la Sagrada Familia he publicado un sermón del R.P. Podestá, casi desconocido en Argentina. Se lo recomiendo.
    Una abrazo en Xto Rey
    Cruzamante

  6. #6
    Avatar de Lizcano de la Rosa
    Lizcano de la Rosa está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    22 oct, 07
    Mensajes
    273
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1

    Pues, nada, leña al mono que es de goma. Esto sí es preocupante, pero mucho, mucho.

    (RD/EFE) El Papa Benedicto XVI celebró el cada vez mayor consenso que existe entre católicos y protestantes justo en los puntos en los que ha habido más "disenso histórico", según declaró durante la audiencia general de ayer. Según el Pontífice, en los últimos 200 años "han crecido las convergencias entre la exégesis católica y protestante" hasta el punto de que "hoy se esbozan consensos precisamente en los puntos del máximo disenso histórico". Benedicto XVI consideró que esto "representa una gran esperanza para la causa del ecumenismo", que es uno de los objetivos principales que fijó para la Iglesia al inicio de su Pontificado.
    El Papa dedicó la audiencia al martirio de San Pablo, figura que ha centrado gran parte de sus homilías este año, durante el que la Iglesia está celebrando el bimilenario del nacimiento del apóstol.
    En concreto se refirió a la gran influencia que han tenido los escritos paulinos a lo largo de la historia de la Iglesia y consideró que, sin duda, "un momento decisivo fue la Reforma protestante en el siglo XVI".
    Con ella, Lutero "encontró una nueva interpretación de la doctrina paulina" en relación con el tema de la justificación, que "lo libró de escrúpulos y ansias y le dio una confianza nueva y radical en la bondad de Dios que perdona todo, siempre y sin condiciones", explicó.
    "A partir de entonces Lutero identificó el legalismo judeocristiano, que había sido condenado por el apóstol (San Pablo), con el orden de vida de la Iglesia Católica", a la que veía "esclava de la Ley" y a la que oponía "la libertad del Evangelio", señaló el Pontífice.
    Sin embargo, luego, el concilio de Trento "interpretó de forma muy profunda la cuestión de la justificación y encontró en la línea de toda la tradición católica la síntesis entre Ley y Evangelio, en conformidad con el mensaje de la Escritura leída en su totalidad y unidad", concluyó.

  7. #7
    Avatar de gabriell-a
    gabriell-a está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    27 nov, 08
    Ubicación
    La Plata
    Mensajes
    104
    Post Thanks / Like

    Respuesta: Re: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesi

    Excelente participaciòn, compatriota Cruzamante.

    Saludos, gabriell-a
    ".... mi pecho siente sed infinita,
    mi mente agita gran ideal.
    ¿Y qué IDEAL?
    Por Tí, Rey mío, la sangre dar...."


  8. #8
    Avatar de cruzamante
    cruzamante está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    28 dic, 08
    Mensajes
    14
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1

    Para Lizcano de la Rosa y Gabriell-a:
    Gracias a ambos por contestar.
    Creo que los dos temas centrales del embate modernista, léase Nuevo Orden Mundial, contra la Iglesia, son el ecumenismo y la libertad religiosa.
    Son el caballo de Troya que introducido en en la vida de la Iglesia actual, han llevado a la "apostasía silenciosa" mencionada por Juan Pablo II. Y él fue uno de los principales actores de esta mascarada.
    ¿Y los católicos?... Ni enterados.
    Intentemos cambiar este estado de cosas con la prédica constante de la Iglesia durante dos milenios:"Fuera de la Iglesia no hay Salvación" (dogma de Fe).
    Suyo en Xto Rey
    Cruzamante.

  9. #9
    Avatar de Lizcano de la Rosa
    Lizcano de la Rosa está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    22 oct, 07
    Mensajes
    273
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1

    Cita Iniciado por cruzamante Ver mensaje
    Creo que los dos temas centrales del embate modernista, léase Nuevo Orden Mundial, contra la Iglesia, son el ecumenismo y la libertad religiosa.
    Son el caballo de Troya que introducido en en la vida de la Iglesia actual, han llevado a la "apostasía silenciosa" mencionada por Juan Pablo II. Y él fue uno de los principales actores de esta mascarada.
    ¿Y los católicos?... Ni enterados.
    Intentemos cambiar este estado de cosas con la prédica constante de la Iglesia durante dos milenios:"Fuera de la Iglesia no hay Salvación" (dogma de Fe).
    Suyo en Xto Rey
    Cruzamante.
    Querido amigo, totalmente de acuerdo con usted, si bien me permito hacer una pequeña precisión. (Extracto del P. Julio Meinvielle, S.J.) Pero no está en estos errores lo más característico del modernismo, el caballo de Troya. El error fundamental consiste en negar la necesidad de un orden social cristiano o lo que el magisterio eclesiástico llama, desde los días de León XIII hasta Pío XII, la civilización cristiana o la ciudad católica; cuando se hace evidente que hay por lo menos cerca de 50 documentos del Magisterio que hacen referencia explícita a la civilización cristiana.

    Al rechazar la civilización cristiana, se rechazan los derechos de la Realeza de Cristo sobre el orden temporal de la vida pública; es decir, sobre las familias, los grupos sociales, los sindicatos, las empresas, las naciones y el mundo internacional. Derecho de la Realeza de Cristo, a que el orden temporal se conforme a las enseñanzas y a la legislación de la enseñanza cristiana. Se rechaza el orden social público cristiano y se lo tacha de catolicismo constantiniano, gregoriano, sociológico, a fin de
    presentarle con un aspecto odioso. Aquí radica el verdadero error y desviación del "catolicismo" de hoy, en buscar la alianza de la Iglesia con el mundo moderno. (Condena 80 del Syllabu).

    - ¡Ah!, el Syllabus, pero mire, el Syllabus ya no es depósito de la Fe.
    - ¿Ah, no? ¿Y quién juzga que nunca fue depósito de la Fe la proposición 80?
    -El mundo, la dialéctica, la historia. ¿Es que no tiene ojos para ver que eso es de otra época ya superada, más cerca de los derechos de los Estados Pontificios que de la Fe?
    - ¿Y Cristo?
    - ¿Quién?.....

  10. #10
    Avatar de cruzamante
    cruzamante está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    28 dic, 08
    Mensajes
    14
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1

    Esimado Lizcano:
    Precisamente la libertad religiosa es la que niega la Confesionalidad de los Estados (vea el ejemplo de Esaña, sin ir más lejos).
    He colgado en otro post un excelente artículo de Permuy Rey sobre este tópico, y allí está, casi sin lecturas.
    Suyo en Xto Rey
    Cruzamante

  11. #11
    Avatar de Donoso
    Donoso está desconectado Technica Impendi Nationi
    Fecha de ingreso
    06 mar, 05
    Ubicación
    Bellatrix Castilla
    Mensajes
    5,184
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1

    Cita Iniciado por cruzamante Ver mensaje
    He colgado en otro post un excelente artículo de Permuy Rey sobre este tópico, y allí está, casi sin lecturas.
    Eso pasa porque siempre envías los mensajes como temas de portada, que requieren moderación previa y tardan en salir. Envíalos directamente el foro que corresponda y así los verá todo el mundo sin esperar.
    Aquí corresponde hablar de aquella horrible y nunca bastante execrada y detestable libertad de la prensa, [...] la cual tienen algunos el atrevimiento de pedir y promover con gran clamoreo. Nos horrorizamos, Venerables Hermanos, al considerar cuánta extravagancia de doctrinas, o mejor, cuán estupenda monstruosidad de errores se difunden y siembran en todas partes por medio de innumerable muchedumbre de libros, opúsculos y escritos pequeños en verdad por razón del tamaño, pero grandes por su enormísima maldad, de los cuales vemos no sin muchas lágrimas que sale la maldición y que inunda toda la faz de la tierra.

    Encíclica Mirari Vos, Gregorio XVI


  12. #12
    Avatar de Lizcano de la Rosa
    Lizcano de la Rosa está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    22 oct, 07
    Mensajes
    273
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1

    Cita Iniciado por cruzamante Ver mensaje
    Esimado Lizcano:
    Precisamente la libertad religiosa es la que niega la Confesionalidad de los Estados (vea el ejemplo de España, sin ir más lejos).
    He colgado en otro post un excelente artículo de Permuy Rey sobre este tópico, y allí está, casi sin lecturas.
    Suyo en Xto Rey
    Cruzamante
    Sí, amigo leí su post. Ya le dije que era cuestión menor la del apunte, simplemente es ordenar qué es causa y qué efecto. Si se declara la libertad religiosa, en los términos de DH, es porque se niega la Realeza de Cristo. Los modernistas nunca negarán nada, lo que hacen es prostituir, diluir, pero nunca negar. Así ellos nunca negarán la Realeza social de Nuestro Señor, en cambio apoyarán la libertad religiosa que sólo puede apoyarse si se niega la Soberanía social de Jesucristo, de ahí lo de causa-efecto.

    En este mismo espacio forero hay un artículo, que debiera ser recordado más a menudo, sobre la descristianización de España del Prof. José Miguel Gambra. Sin desmerecer a Permuy, la ruptura de Dignitatis Humanae con la Tradición de la Iglesia es clara y meridiana, no vale la pena abundar en hermenéuticas continuistas imposibles.

  13. #13
    Avatar de cruzamante
    cruzamante está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    28 dic, 08
    Mensajes
    14
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El 'ecumenismo', espejo y motor de la crisis posconciliar de la Iglesia (1

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Para Donoso: muchas gracias, soy novato en foros.
    Para Lizcano: muchas gracias por el dato
    Vuestro en Xto Rey
    Cruzamante

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Respuestas: 41
    Último mensaje: 17/01/2017, 18:56
  2. El alma de las Américas y el Hispanismo
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 11/05/2016, 06:11
  3. En busca de la verdad: el verdadero origen de Cristobal Colón
    Por Lo ferrer en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 29/03/2014, 01:17
  4. Marcelino Menéndez Pelayo
    Por Ordóñez en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 23/07/2013, 21:04
  5. Apuntes Socieconómicos Hispanoamérica XVIII
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 27/05/2011, 20:25

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •