Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 12 de 12

Tema: El fin de una idolatría

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    18,449
    Post Thanks / Like

    El fin de una idolatría

    El fin de una idolatría






    JUAN MANUEL DE PRADA



    Sábado , 29-05-10


    HUBO un momento en que economía dejó de ser una mera «ciencia social» para convertirse en una religión; o, dicho más exactamente, en un sucedáneo de religión, una idolatría. La economía instauró un sistema de creencias, sometió el mundo a sus designios y nos explicó el papel que se nos había encomendado en ese mundo (que no era otro sino el de pobres esclavos a quienes se entretiene con el caramelo del consumismo); y, por supuesto, entronizó un dios omnipotente: el dios del mercado. La caída del comunismo -que, en términos estrictos, no fue sino una herejía del capitalismo- hizo más incontestable la omnipotencia de ese dios que extendía su dominio hasta el último rincón del planeta. Por supuesto, los sacerdotes de la idolatría se esforzaron en que sus crédulos adeptos no percibieran el carácter seudorreligioso del tinglado, pues de lo que se trataba era de que la idolatría siguiese siendo percibida como una «ciencia» tangible y cierta.
    Así la economía fue desempeñando el mismo cometido que antaño desempeñó la fe religiosa: el mercado era el dios providente que tenía un plan de salvación para la humanidad; plan que, a simple vista, no se distinguía muy bien, por lo que hubo de crearse una casta de sacerdotes que lo explicaran. O que más bien lo enturbiaran; porque, a medida que la idolatría iba conquistando los corazones de los hombres, esta casta sacerdotal fue desarrollando jergas cada vez más abstrusas que impedían desentrañar el embeleco sobre el que la idolatría se sustentaba; y cuando tal embeleco se tornó por fin impenetrable, la idolatría ingresó en una nueva etapa, que podríamos calificar irónicamente de «escatológica», por lo que tiene de consumación o desenlace, aunque sin la recompensa que las escatologías religiosas reservan a sus fieles. En esta fase escatológica de la idolatría, vivimos en lo que Santayana denominó proféticamente «la niebla de las finanzas», un dominio de naturaleza fantasmagórica, volátil, que los sacerdotes de la idolatría lograron instaurar haciéndonos creer que el dinero podía crecer exponencialmente desligado de la riqueza real, con tan sólo apostarlo en la ruleta bursátil; y nos dijeron que, si participábamos del juego, ingresaríamos en una nueva era de crecimiento perpetuo. De este juego participaron también los Estados; y, engolfados en la niebla de las finanzas, se dedicaron a crecer y crecer y crecer (o sea, a gastar y gastar y gastar), inflados por la levadura de la euforia y el optimismo.
    Pero riqueza no hay otra que la riqueza real; el tinglado financiero era tan sólo un invento de la idolatría que, como las chirlatas de los tahúres, mantuvo engañados a sus crédulos adeptos mientras los saqueaban; pues el llamado «capitalismo financiero», cada vez que vende sus valores bursátiles o reparte dividendos -cada vez que hace efectivas sus ganancias-, no hace otra cosa sino vampirizar la riqueza real, hasta dejarla exangüe. Y ahora los sacerdotes de la idolatría, que tienen cogidos por los huevecillos a los Estados que ingenuamente se pusieron a crecer y crecer y crecer (o sea, a gastar y gastar y gastar), confiados en aquel crecimiento exponencial del dinero que enjugaría sus deudas, exigen histéricos que el derrumbamiento de la idolatría se amortigüe saqueando a los pobres esclavos (ayer autónomos y pequeños empresarios, hoy funcionarios y pensionistas, mañana trabajadores). A Zapatero le toca hacer ahora de pobre pelele en manos de los sacerdotes de la idolatría, como una marioneta desvencijada que pronto será arrojada al baúl de los cachivaches insensibles; pero puede consolarse pensando que detrás de él otros muchos irán a parar al mismo baúl.
    Porque es el fin de una idolatría; y ya se sabe que las idolatrías siempre acaban muy malamente, provocando la inmolación colectiva de sus crédulos adeptos.

    El fin de una idolatría - Opinion_Colaboraciones - Opinion - abcdesevilla.es

  2. #2
    Avatar de Irmão de Cá
    Irmão de Cá está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 sep, 08
    Mensajes
    2,209
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Juan Manuel de Prada me viene cayendo muy bien. Es quizá el periodista español actual que, manteniendo alguna visibilidad en los medios de información, más se acerca de los puntos de vista que defendemos los tradicionalistas. Dice mucho de lo que es importante, donde muchos lo pueden oír.

    Por eso mismo hay que ser riguroso. En mi opinión, de Prada no lo fue en esto su artículo.

    La economía es, como sabemos, una ciencia social. Una ciencia social de carácter multidisciplinar con contribuciones de ciencias exactas, como la matemática por ejemplo. La matemática presta su rigor al análisis económico, que estudia la realidad a través de modelos matemáticos. Son modelos multivariados, pero unos en que los cambios de cada variable se estudian ceteris paribus, es decir, manteniendo todo el demás constante. Algo que ni siempre ocurre en la realidad.

    Pues bien: esto todo para decir qué? Para decir que si la economía no es una ciencia exacta, no deja por ello de ser una ciencia, objetiva y rigurosa, quizás la más rigurosa de todas las ciencias sociales. Una ciencia que no puede ser culpada por el mal empleo que pueden los gobernantes y políticos hacer de ella.

    Dice de Prada que “La economía instauró un sistema de creencias, sometió el mundo a sus designios y nos explicó el papel que se nos había encomendado en ese mundo (que no era otro sino el de pobres esclavos a quienes se entretiene con el caramelo del consumismo)”. Las culpas que de Prada atribuye a la economía debería atribuirlas a la política y a los políticos. Pues son ellos los que definen los presupuestos para los modelos sobre los cuales trabaja la economía. La demostración matemática de la superioridad del modelo socialista hecha por Friedrich Engels es inatacable. Sin se poner en causa los presupuestos – como lo de que una hora de trabajo intelectual (complejo) se puede reducir a una cantidad de horas de trabajo manual, (simple) – es la matemática, y no cualquier creencia, quien da razón a Engels. Lo mismo se podría decir de la apología del liberalismo capitalista, hecha por ejemplo, por la escuela de Viena. La economía sí que explica mucho: pero lo mucho que explica depende de lo que se le pregunte y con que intenciones.

    Son los políticos (los agentes y los sistemas) los que preguntan a la economía y los que transmiten a la sociedad sus respuestas, de la manera que entienden la mejor. La economía comprueba que en un mercado dejado libre se hacen más transacciones comerciales, se genera más actividad económica que en un mercado condicionado, por ejemplo, en el precio. Pero nada dice si la repartición de la riqueza generada es la más justa o siquiera la más apropiada para la replicación y sustentabilidad de más actividad económica en el futuro. Eso son interpretaciones políticas.

    Si la economía fue endiosada, lo fue por quien, como he dicho arriba, se sirve de ella para sus propósitos y objetivos. Los políticos. Los mismos que prefieren ocultar las previsiones pesimistas, los avisos y advertencias que la economía, en cuanto ciencia objetiva, tantas veces produce.

    Por fin, la economía en cuanto ciencia, también no tiene culpa de que los tradicionalistas no hayan todavía logrado un modelo económico alternativo, científicamente riguroso y políticamente coherente. Modelo que es imprescindible para la credibilidad de la afirmación política tradicionalista. Modelo para el cual el mercado (como fuere considerado) tiene de ser el centro, pues es el centro de la propia actividad económica. Actividad económica que necesita de una componente monetaria que fomente la componente real – porque ambas son riqueza (desde el neolítico).

    Señor de Prada: no culpe Ud. el mensajero por las malas noticias! Sobretodo porque el mensajero es necesario!
    Última edición por Irmão de Cá; 30/05/2010 a las 01:33
    res eodem modo conservatur quo generantur
    SAGRADA HISPÂNIA
    HISPANIS OMNIS SVMVS

  3. #3
    Antonio Hernández Pé está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    10 mar, 07
    Mensajes
    562
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Muy oportuna y exacta tu matización, Irmão.

  4. #4
    Avatar de Aquilífero
    Aquilífero está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    15 mar, 09
    Mensajes
    582
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Cita Iniciado por Irmão de Cá Ver mensaje
    Juan Manuel de Prada me viene cayendo muy bien. Es quizá el periodista español actual que, manteniendo alguna visibilidad en los medios de información, más se acerca de los puntos de vista que defendemos los tradicionalistas. Dice mucho de lo que es importante, donde muchos lo pueden oír.

    Por eso mismo hay que ser riguroso. En mi opinión, de Prada no lo fue en esto su artículo.


    Por fin, la economía en cuanto ciencia, también no tiene culpa de que los tradicionalistas no hayan todavía logrado un modelo económico alternativo, científicamente riguroso y políticamente coherente. Modelo que es imprescindible para la credibilidad de la afirmación política tradicionalista. Modelo para el cual el mercado (como fuere considerado) tiene de ser el centro, pues es el centro de la propia actividad económica. Actividad económica que necesita de una componente monetaria que fomente la componente real – porque ambas son riqueza (desde el neolítico).

    Señor de Prada: no culpe Ud. el mensajero por las malas noticias! Sobretodo porque el mensajero es necesario!

    Estoy de acuerdo con lo que apuntas estimado Irmao. Sobre todo en lo referente a que el tradicionalismo no ha sabido encontrar un modelo válido para sus doctrina política y su pensamiento económico.

    El día que se conjuguen de manera acertada esos principios, otro gallo cantará.
    Conócete, acéptate, supérate.
    (San Agustín)

  5. #5
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Pues en verdad el tradicionalismo sí que tiene un modelo económico y un modelo político. Otra cosa es que no tengamos "espíritu pedagógico/práctico" y nos empeñemos en "bizantinismos", pero haberlo sí que haylo y bien claro.

  6. #6
    Avatar de Irmão de Cá
    Irmão de Cá está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 sep, 08
    Mensajes
    2,209
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Cita Iniciado por Ordóñez Ver mensaje
    Pues en verdad el tradicionalismo sí que tiene un modelo económico y un modelo político. Otra cosa es que no tengamos "espíritu pedagógico/práctico" y nos empeñemos en "bizantinismos", pero haberlo sí que haylo y bien claro.
    Pues querido Ordóñez, por una vez no estamos de acuerdo!

    El tradicionalismo tiene en España una afirmación política - una por lo menos la veo clara; pero nada más que una negación económica (en Portugal no tiene nada). Es decir, saben los tradicionalistas lo que no apoyan el modelo capitalista-liberal, igual que no comparten el socialista. Pero no hay ninguno, hasta la fecha, que elijan como suyo. Esto porque la Teoría Social de la Iglesia - construida a partir de la enciclica Rerum Novarum y otras postecedentes - jamás tuvo una sustanciación política consensual (aunque el distributismo tenga mucho apoyo) e menos aún una formalización económica alternativa al liberalismo capitalista y al socialismo - formalización que el propio distributismo no tiene. Nada que censurar a la Iglesia; no es su papel la organización económica de las sociedades. Somos nosotros los tradicionalistas que no hemos generado los consensos necesarios y reunido el conocimiento para una tal formalización.

    Por mucho que parezca raro, estos son tiempos de una oportunidad histórica para que tal ocurra. Porqué? Porque, si todavía no hay un apoyo consciente y inequívoco de la sociedad a la afirmación política tradicionalista (en gran parte porque no conoce su mensaje), hay todavía una idea generalizada que el modelo capitalista no tiene futuro porque no asegura la sostenibilidad de los recursos y de las estructuras productivas, no se preocupa con las generaciones futuras. Para el liberalismo capitalista no hay sino el día de hoy, más nada en el mundo que el hombre y sus egoístas deseos. Su relativismo es su punto flaco. Es por aquí que puede y debe el tradicionalismo asentar su modelo propio, alternativo al capitalismo y su degeneración: el socialismo.

    Para el modelo capitalista (y socialista) los agentes económicos se mueven en mercado en demanda de la maximización de su provecho individual actual. Esto no estaría errado; por algo he dicho agentes económicos y no hombres. Los agentes económicos actúan económicamente en mercado, que se lo piense diferente es una tontería: empero, la posibilidad de sacrificar un gano potencial en favor de la sostenibilidad futura de los recursos y de la actividad / provecho jamás fue considerada en cualquier modelo de análisis de mercado. Y lo tendrá que ser, de futuro. El tradicionalismo presenta gran ventaja para protagonizar esta tarea; no esta políticamente comprometido ni con el capitalismo ni con el socialismo y no presenta soluciones universales, sino las mejores para cada sociedad basadas en su historia y tradiciones propias.

    Esta sostenibilidad tiene una vertiente física pero también una vertiente humana: inserta parte de los valores éticos defendidos por la Iglesia y plasmados en el distributismo. La parte que no sea segura por la sostenibilidad, lo sera por constricciones y regulaciones particulares de los mercados, en situaciones puntuales.

    Amigos: tengo formación económica pero no soy académico ni tengo valor suficiente. Pero alguien que lo tenga y que lea estas palabras que no hesite: é a hora! Sera que en nuestras tropas no se puede encontrar un "Friedrich Engels"?
    res eodem modo conservatur quo generantur
    SAGRADA HISPÂNIA
    HISPANIS OMNIS SVMVS

  7. #7
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Hombre Irmão, una cosa es que el carlismo no se adhiera a un "ismo" en economía y otra cosa es que nunca haya propuesto nada al respecto más que negaciones, porque propuestas políticas y económicas las hay desde Fray Magín Ferrer. Como fue el carlismo un protagonista activo del sindicalismo libre.

    Otra cosa es que quizá ese mensaje no se haya sabido digamos "adaptar" tras el advenimiento de la macroglobalización capitalista e incluso de la evidencia de que capitalismo y socialismo no son incompatibles en un mismo modelo. Pero por ejemplo ahí tenemos el gran libro de Frederick Wilhelmsen El problema de los cristianos y Occidente donde todas estas perspectivas se desarrollan muy bien.

    Insisto: El carlismo, como cualquier movimiento contrarrevolucionario, se adhiere a la economía natural y social luego refrendada por el magisterio y la tradición de la Iglesia, y sí que ha tenido economistas muy buenos en sus filas, y en cada programa político, como el esbozo de una constitución monárquica tradicional de Aparisi i Guijarro se aprecian estos "pildorazos". Otra cosa como digo es que el carlismo se adhiera a un "ismo", o que quizá no ha tenido un "distributismo autóctono", pero es cuestión de repasar textos.


    Una de las cosas que se le achacan al carlismo es por ejemplo que no tuvo una "preocupación social tan honda como la Falange". Sin entrar ahora en un "juicio sobre Falange", esta afirmación se demuestra teórica y prácticamente como falsa.


    El problema en cuanto a una "definición económica más acentuada" en estos últimos años es el mismo problema del vacío social y cultural en los católicos. Por ejemplo, yo me pregunto que por qué habiendo estudiado hasta la facultad en colegios católicos jamás se me habló de Chesterton, Waugh o Tolkien. Que por qué no se promocionan las lecturas de Joseph Pearce. Que por qué jamás se me profundizó ni en San Agustín ni en Santo Tomás. Pues en el plano económico, con tanta crisis postconciliar o lo que sea, pasa tres cuartos de lo mismo. Es decir: Es como si los católicos automáticamente no tuviéramos nada que decir ni en política ni en cultura ni en economía, y entonces, por huevos nos tenemos que amoldar a lo que digan otros, que muchos creen encima que son los que nos van a salvar (Véase Yanquilandia y la Gran Judería).

    Pero esto pasa no porque el carlismo jamás haya hablado de modelos concretos en economía.


    Ahora mismo no me viene a la cabeza ningún enlace inmediato, pero a ver si busco algo por ahí.


    Con respecto a la concreción de un modelo político citado por Aquilífero, pues hombre amigo, si algo ha hecho el tradicionalismo español ha sido precisamente eso, y textos hay a tutiplén.

  8. #8
    Avatar de Irmão de Cá
    Irmão de Cá está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 sep, 08
    Mensajes
    2,209
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Querido Ordóñez, yo no me refiero a medidas de política economica; que de esas el carlismo hace mucho que las propone, muchas y buenas. Tampoco me detengo a la escala de España. Hablo en el contexto general del tradicionalismo cristiano, del hispanidad en particular pero cuyo alcance puede ser incluso ser abierto a otras realidades tradicionalistas.

    Las políticas economicas son concreciones de programas economicos de medio y largo espectro, que por su turno son implementaciones de sistemas economicos y sociales estudiados en la economia por modelos economicos. Lo que falta al carlismo, como al miguelismo, como al tradicionalismo politico francés y otros es un cuadramiento teorico, una formulación de sistema economico que todos compartan y que pueda suportar, de forma alternativa al liberalismo capitalista y al socialismo, sus propias y individuales afirmaciones politicas.

    Por qué es esto necesario? Hombre, porque no podemos cambiar el mundo solos. Vivimos en economias y sociedades abiertas, y necesitaremos siempre de algun grado de integración para que pueda sobrevivir un cambio tan significativo como aquél que deseamos los tradicionalistas. Si efectivamente queremos tener el poder de decidir qué integración vamos a tener de futuro y con quien, es necesario que se presente un modelo economico (que sostenga el social y el político) como alternativa viable a quien quiera juntarse a nosotros.

    Es ese modelo que yo, Ordóñez, he dicho que no existe todavía. Para mí no es solución una adaptacíon o regulación del modelo liberal; amén de no reflectir nuestro modelo social y politico, cualesquier cambios que se le introduzcan por la via politica no son duraderos. Porque el liberalismo capitalista fue concebido para que el ámbito economico no sea comprometido por el politico - para eso ha nacido de la revolución y se alimenta de ella siempre que necesario.

    Será solución formalizar un sistema economico a partir del distributismo? Quizá... Yo me inclino más a perfeccionar un sistema con base en el distributismo pero que pueda ser una expresión más fiel de una economia cristiana de perfil tradicionalista y no tradicional. Todavía, un modelo que, por cierto, acogerá las politicas economicas carlistas - las propuestas por la CTC, no conozco otras - como la implementación de ese modelo más conveniente para España.

    Um abraço, pá!
    Última edición por Irmão de Cá; 31/05/2010 a las 15:29
    res eodem modo conservatur quo generantur
    SAGRADA HISPÂNIA
    HISPANIS OMNIS SVMVS

  9. #9
    Avatar de Ordóñez
    Ordóñez está desconectado Puerto y Puerta D Yndias
    Fecha de ingreso
    14 mar, 05
    Ubicación
    España
    Edad
    38
    Mensajes
    10,255
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Mmm ahora que lo dices un "Tratado Económico Tradicionalista" suena bien. El problema es que yo soy de letras y malo.

  10. #10
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    A mi me gustaría que algún día me explicaséis (porque soy un negado para la economía: lo único que dí fue Macro y micro y por encima en el Samuelson) en qué falla el Distributismo y en qué consiste exactamente el Anarcocristianismo.
    "De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío"






  11. #11
    Avatar de Irmão de Cá
    Irmão de Cá está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    08 sep, 08
    Mensajes
    2,209
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Cita Iniciado por Reke_Ride Ver mensaje
    A mi me gustaría que algún día me explicaséis (porque soy un negado para la economía: lo único que dí fue Macro y micro y por encima en el Samuelson) en qué falla el Distributismo y en qué consiste exactamente el Anarcocristianismo.
    Bueno, si has dado Macro y Micro casi que lo has dado todo, jejeje!

    Empecemos por el anarcocristianismo; es un rol de tonterías que intentan justificar una sociedad sin orden como la mejor, porque así ha sido (desde el punto de vista de sus adeptos) el ejemplo que Jesucristo ha querido traer al mundo, en su vida terrena en compañía de los Santos Apóstoles. Un mundo sin poderes terrenos, por que sólo admite los poderes divinos. En fin... creo que se dispensan más comentarios...

    En cuanto a lo que puede fallar en el distributismo... hombre, pues si lo supiera me habría ganado el nobel de la economía! O entonces, a lo mejor, habría descubierto el camino para un sistema económico que verdaderamente reflecta los principios y valores del tradicionalismo cristiano. Una cosa es cierta: no lo sé yo ni lo sabe nadie por seguro, y ese es el mayor problema.

    El distributismo es una filosofía económica construida a partir de conjunto de premisas y principios a que comúnmente se llama Teoría Social de la Iglesia. Todavía, jamás fue deducido un sistema económico que, constituyendo la fiel expresión de aquella filosofía, fuese sometido a análisis económico formal. Quizás por algunos dilemas que son visibles a la vista desarmada. Así de pronto:

    - la imposibilidad real de se reunieren los medios de producción necesarios para algunos sectores económicos, cuando se debe respetar el principio de que los trabajadores deben poder ser propietarios (individual o colectivamente) de todo aquello que necesitan para realizar su trabajo;

    - la fuerte probabilidad (sino certeza) de una economía orientada por el distributismo y abierta a un entorno de economías capitalistas, no ser competitiva;

    - la necesidad de, partiendo de una economía capitalista o socialista, haber una revolución para que se llegue a la estructura de propiedad que defiende el distributismo cuando, por naturaleza politica, el distributismo es una filosofía contrarrevolucionaria.

    Habrá muchos más, claro... pero no dejo de abogar por el distributismo, como de todas la filosofía económica más comprometida con nuestra fe, valores y necesidades de sostenibilidad global.
    Última edición por Irmão de Cá; 02/06/2010 a las 18:18
    res eodem modo conservatur quo generantur
    SAGRADA HISPÂNIA
    HISPANIS OMNIS SVMVS

  12. #12
    Avatar de Reke_Ride
    Reke_Ride está desconectado Contrarrevolucionario
    Fecha de ingreso
    08 sep, 06
    Ubicación
    Antiguo Reyno de Valencia
    Mensajes
    2,931
    Post Thanks / Like

    Respuesta: El fin de una idolatría

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Cita Iniciado por Irmão de Cá Ver mensaje
    Bueno, si has dado Macro y Micro casi que lo has dado todo, jejeje! .
    Si, pero ésa es una de las pocas asignaturas en las que utilicé un montón de chuletas (para copiar, jojojo)...y si te soy sincero solo me estudié aquello de las gráficas: elasticidad-renta, elasticidad variable, balanza de pagos, inflación, y unas cuantas definiciones teóricas mas y tuve la suerte o la ayuda divina, de que justo me cayera eso (a Dios gracias, también me ayudaron unas cuantas chuletas...si no, te digo, que aun estoy estudiado Economía )

    Cita Iniciado por Irmão de Cá Ver mensaje
    Empecemos por el anarcocristianismo; es un rol de tonterías que intentan justificar una sociedad sin orden como la mejor, porque así ha sido (desde el punto de vista de sus adeptos) el ejemplo que Jesucristo ha querido traer al mundo, en su vida terrena en compañía de los Santos Apóstoles. Un mundo sin poderes terrenos, por que sólo admite los poderes divinos. En fin... creo que se dispensan más comentarios... .
    Me sonaba algo; vale, una "utopía utópica", porque al menos en la de Sto. Tomás Moro había orden y autoridad.

    Cita Iniciado por Irmão de Cá Ver mensaje

    la fuerte probabilidad (sino certeza) de una economía orientada por el distributismo y abierta a un entorno de economías capitalistas, no ser competitiva;
    Vamos, lo que falla es la falta de competitividad, la economía a gran escala...el Distributismo es perfecto a nivel "doméstico" pero es utópico en el mercado globalizado.

    Un abrazo hermano lusitano (agradecido por tus sabios apuntes)
    "De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío"






Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. En busca de la verdad: el verdadero origen de Cristobal Colón
    Por Lo ferrer en el foro Historia y Antropología
    Respuestas: 26
    Último mensaje: 29/03/2014, 01:17
  2. Ante el 1º de Mayo, textos del Pensamiento Social Carlista
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 15/05/2008, 16:43
  3. La política y el orden de la convivencia, de Rubén Calderón Bouchet
    Por Ordóñez en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 16/07/2007, 19:48
  4. Informe sobre la cuestión de Gibraltar
    Por Lo ferrer en el foro Gibraltar
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 19/06/2006, 19:09

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •