Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Rumanía: cómo los comunistas derrocaron a la Monarquía (1947)

  1. #1
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    2,833
    Post Thanks / Like

    Rumanía: cómo los comunistas derrocaron a la Monarquía (1947)

    Rumanía: los comunistas derrocaron al Rey Miguel (1947) y se mantuvieron en el poder hasta 1989, hasta la ejecución de N. Ceaucescu


    Revista FUERZA NUEVA, nº 491, 5-Jun-1976


    EL COMUNISMO RUMANO DEL QUE NO SE HABLA

    (por José Luis Gómez Tello)

    En 1944 los comunistas no representaban más que el 2 por 1.000 en el total de la población rumana

    Los aduladores de Ceucescu –quiero decir los amigos de los comunistas rumanos que se despepitan por obtener las gracias y las sonrisas de los nuevos bayardos rojos- sostendrán quizá que éste es un “autonomista” deseoso de librarse del knut soviético y que su comunismo es “diferente”.

    Vamos por partes.

    Escarnio a un pueblo sometido al hambre

    La pretendida “autonomía” de Ceucescu (1976) no es más que la cínica explotación, para mantenerse en el Poder, de la desconfianza que el pueblo rumano guarda hacia Rusia. Tiene buenas razones para ello y eso no data de hoy, sino que está enraizado en la historia. En 1859, Rusia se opuso a la unión de Moldavia y Valaquia, de la que debía nacer Rumanía. Los rumanos liberaron a la guarnición rusa de Plevna, sitiada por los turcos durante la guerra ruso-turca de 1877, y Moscú recompensó el heroísmo de los latinos del Danubio apoderándose de Besarabia en 1878. En 1940 se apoderaron de la Bucovina del Norte y de Besarabia. Liberadas una vez, volvieron a apoderarse de ellas en 1944.

    Siguiendo una vieja costumbre –reforzada por la inhumanidad del sistema soviético-, la pretendida “liberación” de Rumanía por las tropas rusas al fin de la segunda guerra mundial se saldó con un saqueo feroz y con un apocalíptico escenario de crímenes, encarcelamientos, violaciones y destrucciones. En virtud del armisticio, Rumanía debía pagar a la Unión Soviética 300 millones de dólares a título de reparaciones, pero en realidad esa cifra fue astronómica, porque hay que agregar las incautaciones a que procedieron los soviéticos, apoderándose del suelo y del subsuelo rumano, de todas las industrias, de todas las empresas comerciales e imponiendo pactos comerciales leoninos. En cuanto a los bienes de cada ciudadano rumano, el capricho o la brutalidad de cualquier soldado ruso eran suficientes argumentos para apoderarse de ellos: desde las casas y el ganado de las granjas hasta las bicicletas en las calles.

    Entre 1944 y 1949, Rumanía pagó de hecho a Rusia 1.515 millones de dólares, es decir, cinco veces más que la indemnización señalada en el armisticio. Las entregas equivalían al 80 por 100 de la renta nacional rumana. A un pueblo sometido al hambre –era una táctica para debilitar su capacidad de resistencia anticomunista- se le obligó a entregar a los soviéticos 600.000 bueyes vivos, 175.000 caballos, 1.200.000 corderos, 500.000 cerdos, 2.500.000 toneladas de petróleo, 550.000 toneladas de trigo, 200.000 de maíz, 500.000 de harina, etc.

    Impacablemente stalinista

    Millares de familias rusas se instalaron en Rumanía y completaron el saqueo apoderándose de las viviendas y su mobiliario, y los rumanos tenían que construir las escuelas para los hijos de los ocupantes, a la vez que proporcionar los suministros a tres millones de soldados rusos. Las empresas de seguros, las Bancas, las minas de carbón, la industria del azúcar, el petróleo, las explotaciones forestales, la metalurgia, etc., socializadas, fueron controladas por los soviéticos, que perfeccionaron después el sistema con las llamadas “sociedades soviético-rumanas”, más soviéticas que rumanas.

    Los rumanos tienen sobradas razones para no albergar simpatías hacia los rusos. Y Ceaucescu –que lo sabe- explota para mantenerse en el Poder este estado de ánimo.

    En cuanto a que su comunismo es “diferente” se ignora o se finge ignorar -para los efectos es lo mismo- que el régimen comunista rumano, tan aparentemente abierto hacia el exterior, es implacablemente stalinista para el interior, siguiendo en eso al actual (1976) modelo de Breznev. Y no podía suceder de otro modo, puesto que los comunistas, que fueron y siguen siendo una ínfima minoría en el país, no pueden mantenerse más que apresando al pueblo en un dogal de hierro.

    La posteridad se asombrará, con razón, de que los Gobiernos occidentales se hayan rozado siquiera no con el pueblo rumano -¡pobre pueblo digno de mejor suerte y al que queremos y admiramos por tantos motivos, incluyendo el sacrificio de Mota y Marin y sus compañeros en nuestra Cruzada!- sino con un sistema y unos hombres que ya están juzgados.

    Juzgados porque los procedimientos gracias a los cuales los comunistas se hicieron dueños de todo el Poder en Rumanía se bastan a calificarlos.

    Bien es verdad que constituyen también un ejemplo –quisiéramos suponer que aleccionador- de cómo un país entero puede caer en manos de los comunistas cuando sus políticos demoliberales se asocian con el clan de Moscú.

    El “Pacto negociado” de Bucarest

    En 1944 los comunistas no representaban más que el 2 por 1.000 en el total de la población rumana: un pequeño partido de 2.000 militantes, mientras las otras formaciones políticas sumaban centenares de miles de afiliados. Los socialdemocrátas, por ejemplo, según el abogado de ese partido, Serbanescu, contaban con 800.000 miembros.

    ¿Cómo fue posible que en pocos meses se hicieran dueños de todo el Poder?

    Un error del que no escarmienta nuestro lamentable mundo occidental es, de acuerdo con su vaga filosofía democrática, juzgar la peligrosidad del marxismo por las cifras, la “aritmética”, como decía desdeñosamente Lenin. Y el calmuco sabía de qué hablaba: con 25.000 militantes, los bolcheviques se apoderaron del Poder en Rusia, donde Kerensky se jactaba de sus millones de socialistas.

    Pero, sobre todo, los comunistas cuentan con la estupidez de sus futuras víctimas, que les entregan el Poder. ES conocida la declaración de Lenin: “Si damos a los burgueses bastante cuerda, ellos mismos se ahorcarán”. Radke le preguntó entonces: “Pero, ¿quién nos dará la cuerda?”, recibiendo esta respuesta de Lenin: “La burguesía misma”.

    Esto sucedía en la Rusia de 1920. Se repitió en la Rumanía de 1944. Fue la burguesía rumana, representada por sus partidos políticos, la que abrió las puertas al comunismo, a pesar de la casi inexistencia de comunistas.

    Se llevó a cabo la operación en virtud del “Pacto negociado” en 1944. El Partido Nacional Campesino de Juliu Maniu; el Partido Liberal de Bratianu, y el Partido Socialdemócrata de Titel Petrescu, se unieron en un comité clandestino, con el objetivo de derribar el régimen del mariscal Antonescu, convenciendo al rey Miguel de la conveniencia de cambiar de campo. Y estos excelentes demócratas no tuvieron inconveniente en que se uniera al Comité de oposición el Partido Comunista, representado entonces por Lucretiu Patrascanu. Después de varias entrevistas secretas con el rey, decidieron enviar al Cairo al antiguo ministro de Asuntos Exteriores, Visoianu, y al príncipe Barbu Stirbey, y prepararon el golpe del 23 de agosto de 1944.

    Un “Pacto negociado” que iba a producir sus consecuencias…

    La ingenuidad era total. Los comunistas eran pocos. Además, Molotov había dicho el 2 de abril de 1944: “La URSS no intervendrá en las cuestiones internas de Rumanía y no tratará de modificar la estructura social y económica del país”…

    En cuanto al golpe del 23 de agosto de 1944, vale la pena reproducir lo sustancial de la escena. El mariscal Antonescu fue llamado a Palacio por el rey. Las habitaciones se encontraban llenas de soldados y de comunistas al mando de Bodnaras Emil, un antiguo oficial traidor afiliado al Partido Comunista. El duro diálogo que siguió quedó recogido en una cinta magnetofónica, que constituye uno de los más penosos documentos de la historia rumana. Nos limitaremos a señalar la profecía del mariscal Antonescu: “Vuestra Majestad perderá el Trono”.

    El mariscal Antonescu, después de un largo cautiverio en la URSS, fue fusilado por un pelotón de comunistas disfrazados de soldados. Se temió que los verdaderos soldados se negaran a cometer aquel crimen.

    Pero después de aquel golpe, la operación de los comunistas podía desarrollarse tranquilamente. Y se pusieron manos a la obra.

    El “Frente Democrático”

    Los tres partidos –el Liberal, el Nacional Campesino y el Socialdemócrata- suponían tener despejado el futuro. Los comunistas eran pocos…

    Pero los comunistas incrementaron sus filas, acudiendo a la táctica de las “organizaciones de fachada”, que el mundo occidental ya sabe lo que son por experiencia amarga. ¿Comunistas? Cuando a una de estas organizaciones se la califica de tal, sus dirigentes se rasgan las vestiduras: no tienen nada que ver con el Partido Comunista, se trata de asociaciones de vecinos, de comités democráticos profesionales, de organizaciones de defensa no menos profesionales… En Rumanía fueron llamadas la Unión Patriótica, la Defensa Patriótica, el Frente de los Campesinos, denominaciones nada inquietantes y hasta tranquilizadoras. Como lo fue el Frente Democrático, creado por los comunistas, al que se unieron los otros partidos. ¿No bastaba aquella denominación para que todo el mundo supiera a qué atenerse sobre su finalidad: unir todas las fuerzas democráticas del país en un frente común?

    Aunque sólo los comunistas sabían por qué y para qué lo habían creado.

    Para empezar, el Frente Democrático comenzó por pedir la dimisión del primer gobierno real de la posguerra, formado por el general Sanatescu, amigo del rey Miguel. Ante los ataques y críticas que le hicieron, no tuvo más remedio que dimitir, el 4 de noviembre de 1944, siendo reemplazado por otro, dirigido también por Sanatescu, pero en el que los comunistas Gheorghiu Dej, Patrascu y Nicolai eran ministros de Comunicaciones, Justicia y Asociaciones Sociales, respectivamente. No estaba mal: tres ministros para un pequeño partido. Y mucho mejor estuvo aún la labor a que éstos se dedicaron: un mes más tarde los ministros del Partido Liberal y Nacional Campesino tuvieron que dimitir, sometidos a toda clase de ataques y presiones por parte de los comunistas.

    “El Porvenir”

    El general Radescu fue encargado de formar otro gobierno, pero con una característica especial. Además del Ministerio de Justicia –desde donde podían llevar a cabo una depuración implacable-, los comunistas recibieron la subsecretaría del Interior, para la que fue nombrado Trochari Georgescu, miembro del Comité Central del Partido Comunista. De él dependían la Policía, las fuerzas de seguridad y los prefectos de las provincias. Y no es necesario decir cómo fueron empleadas, no sólo contra los supervivientes del régimen del mariscal Antonescu, sino también contra los partidos que hacía sólo unos meses se habían asociado a los comunistas en el Comité Clandestino y en el Frente Democrático. Por ejemplo, fue inmediatamente suprimido el periódico, órgano del Partido Liberal, “Vitteral”, cuyo título “El Porvenir”, resultó así ser siniestramente profético.

    Y para completar la operación, los comunistas intensificaron sus maniobras de división de los restantes partidos. Se creó un Partido Liberal “independiente”, dirigido por Ch. Tatarescu, y un Partido Nacional Campesino “nuevo”, dirigido por Alexandrescu.

    Las primeras señales de inquietud de la población fueron reprimidas sin contemplaciones por el subsecretario del Interior, comunista: los estudiantes que se manifestaban ante el Palacio Real para expresar su adhesión al rey Miguel fueron ametrallados. Después de lo cual no quedaba sino abrir otra nueva crisis, con las conversaciones del monarca con los dirigentes del Frente Democrático.

    Para encarrilar el desenlace en el sentido buscado por Moscú, el 27 de febrero de 1945, Vichinsky llegó a Bucarest, y en varias visitas el rey Miguel le reclamó la dimisión de Radescu, que bien poco significaba entonces. En una tercera conversación con el rey, hizo algo más: el soviético presentó la lista de un nuevo gobierno, encabezado por Petru Groza, dirigente del Frente de los Campesinos, la conocida organización de fachada, y Ch. Tatarescu, jefe del Partido Liberal disidente. Para esto se habían creado aquellos dos grupos. Y Vichinsky –respaldado por el mariscal soviético Malinovsky, que también había llegado a Bucarest- se salió con la suya: el 5 de marzo de 1945, tras un ultimátum soviético para que el decreto con los nombramientos se publicara en el plazo de dos horas, Groza formó nuevo gobierno, con representantes del Frente democrático. Aunque se le denominó pomposamente gobierno de “gran concentración democrática”, los comunistas tenían todos los puestos claves. El resto estaba en manos de sus seguidores de las “organizaciones de fachada”.

    Los otros partidos

    ¿Y los otros partidos? Los liberales y los nacional campesinos, que habían pactado con los comunistas seis meses antes, comenzaron a sentir en su carne el terror de sus “amigos”, tras haber sido divididos, estafados y marginados. En cuanto a los social demócratas –más exactamente eran socialistas-, tampoco les sirvieron para nada los ochocientos mil afiliados de que se jactaban. Cuando llegó este momento se enteraron de que habían sido cuidadosamente infiltrados por los comunistas. En vísperas de las elecciones de marzo de 1946, cuando Titel Petrescu, que parecía el dirigente indiscutido y popular del partido, se opuso a las listas comunes con los candidatos comunistas, fue expulsado de su propio partido y la persecución más violenta cayó sobre sus partidarios…


    continúa
    Última edición por ALACRAN; 05/08/2020 a las 19:39
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

  2. #2
    Avatar de ALACRAN
    ALACRAN está desconectado KARLALN
    Fecha de ingreso
    11 nov, 06
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    2,833
    Post Thanks / Like

    Re: Rumanía: cómo los comunistas derrocaron a la Monarquía (1947)

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Continuación...


    Revista FUERZA NUEVA, nº 492, 12-Jun-1976

    EL COMUNISMO RUMANO DEL QUE NO SE HABLA (ii)

    (por José Luis Gómez Tello)

    Tres años y medio: fin de la Monarquía

    El 19 de noviembre de 1946, con el nuevo Gobierno, se celebraron elecciones en Rumanía. Esta fecha es importante porque marcó el paso de un Gobierno dominado por las “organizaciones de fachada” del Partido Comunista, especialmente el Frente de los Campesinos, cuyo jefe, Groza, era asimismo jefe del gobierno, a la implantación descarada del poder comunista, en que se prescindió hasta de las apariencias. De aquí el interés que tiene el que señalemos cómo se efectúan unas “elecciones democráticas” en el sistema comunista. Puede ser conveniente para los tontos útiles, que creen las promesas “democráticas” de los partidos comunistas en Europa Occidental.

    Maniobras electorales

    Para empezar, las reuniones de los partidos de oposición fueron prohibidas. El papel necesario para los carteles y las hojas de propaganda les fue negado por la Oficina de Papel, encargada de expedir las autorizaciones de compra, y que estaba controlada por los comunistas. Todos los pretextos fueron válidos para negar su inscripción en las listas electorales a las personas conocidas por su oposición al comunismo, y si se lograba pasar esta barrera aún les quedaba un recurso, que los marxistas utilizaron abundantemente: con nuevos pretextos se privaba de su carné de elector a los sospechosos.

    Con mucha mayor frecuencia se impidió la inscripción de estos “sospechosos” como candidatos. No es preciso decir que contra otros los comunistas apelaron a la violencia para anular sus mítines. El día de las elecciones se procedió a la detención en masa de los miembros de los partidos no comunistas, encargados del control de las urnas. Salvo en Bucarest, la presencia de extranjeros obligó a los marxistas a ser más prudentes.

    Otras precauciones y trucos ampliamente utilizados por los comunistas. Conforme a la ley, los colegios electorales debían estar presididos por un magistrado. Pero se multiplicaron las secciones hasta que el número de los magistrados fue insuficiente y se designó a otras personas para reemplazarlos. Como por casualidad, estas personas eran comunistas, y presidieron las elecciones en los colegios donde mayor era el número de electores, mientras los magistrados eran enviados a los distritos sin importancia. Para mayor seguridad se acudió al sistema de colocar papeletas electorales comunistas en las urnas, que debían estar, teóricamente vacías en el momento de la apertura de los colegios, y los delegados de cada partido que se presentaron para la comprobación fueron expulsados, detenidos o apaleados, cuando se trataba de grupos de oposición. De todos modos, y a título de precaución suplementaria, los miembros de los partidos gubernamentales votaron varias veces.

    ¡Cómo iban a perder!

    Los comunistas se apuntaron la victoria. ¡Cómo iban a perder! Y en aquellos distritos en que, a pesar de todo, los partidos no marxistas obtuvieron éxitos memorables, los resultados fueron falsificados, lo que explica por qué se hicieron públicos varios días después de celebradas las elecciones. En Galatz, la población protestó contra el trucaje y hubo choques con la Policía, con muertos y heridos. Al día siguiente de hacerse pública la gran “victoria” del Partido Comunista fueron detenidos en masa los candidatos y delegados de la oposición, sin que nadie se preocupara de dar informes sobre el destino de los arrestados y desaparecidos. Nadie, salvo los cadáveres que aparecieron en los campos. En algunos casos se informaba que la detención había sido motivada por un “delito común” y el opositor había sido condenado a varios años de cárcel.

    Cuando hablamos de oposición queremos decir socialistas o liberales más o menos de izquierda, porque a esas alturas eran los únicos que aun disfrutaban de cierta libertad de acción, en virtud de su colaboración anterior con el comunismo. Pero eso no impidió que el socialista Dumitri Cioc, por ejemplo, fuera condenado a cinco años de cárcel por delitos imaginarios, y otro a la misma pena por haber puesto en duda que Stalin hubiera sido reelegido por el 100 por 100 de los votos.

    Cuando el rey Miguel presidió, el 1 de diciembre de 1946, la sesión de apertura del Parlamento elegido en tan especiales circunstancias, todavía quedaban 34 diputados de la oposición. Nadie tuvo el valor de denunciar la farsa.

    Ocho días después era la fiesta del rey Miguel, y la población creyó que el aniversario podía servir de motivo para expresar su adhesión al monarca. Pero la manifestación monárquica organizada por la población fue atacada por los comunistas en la calle Wilson, donde se encontraba la sede de la Confederación General del Trabajo, presidida por el comunista Ch. Apostol. Los comunistas lanzaron contra ella camiones a toda velocidad, que aplastaron a los manifestantes, hombres, mujeres y niños. Después fueron ametrallados por milicianos comunistas de los ferrocarriles y de los transportes en común. Se levantaron barricadas, pero la revuelta de la población fue aplastada por la división Tudor Vladimerescu, formada por antiguos soldados rumanos prisioneros de los rusos, que les habían dado una formación militar y política destinada a hacer de ellos los perros de presa del régimen marxista en Rumanía. Para mayor seguridad, intervinieron también los tanques rusos. La jornada fue sangrienta: muertos, heridos y cinco mil detenidos.

    Las “elecciones” y la represión hicieron a los comunistas dueños del Poder por completo. Podían, pues, prescindir ya de los ingenuos que les habían abierto las puertas y les habían acompañado durante algún tiempo.

    No se privaron de hacerlo.

    De aliados a conspiradores

    El 14 de julio de 1947, todos los dirigentes del Partido Nacional Campesino fueron detenidos por los comunistas: Ion Mihalache, N. Penescu, N. Carandino, Ilie Laze, Vasile Serdici, el coronel Stoica Setefen, el teniente coronel Statescu Demetre, Victor Sadulescu, Emil O. Prisan, Florin Rain, Cain Demetrescu… Juliu Maniu, el jefe del partido, que se encontraba enfermo en un sanatorio, fue también detenido.

    Un año antes eran los asociados “democráticos” de los comunistas. Estos les acusaron ahora de conspiración, alta traición, reaccionarios, fascistas y de haber apoyado anteriormente al mariscal Antonescu.

    La verdad es un poco diferente. El general Marshall en un comunicado del Departamento de Estado norteamericano, declaró: “La fidelidad del señor Maniu al ideal democrático y su lucha en defensa de las libertades cívicas en Rumanía son muy conocidas del pueblo americano”.

    Lo que no impidió que ahora, detenidos, torturados y drogados, los dirigentes nacional campesinos fueran juzgados y condenados por sus antiguos amigos del Comité Clandestino. Juliu Maniu fue condenado a trabajos forzados a perpetuidad y ha muerto. Ion Mihalache fue condenado también a trabajos forzados a perpetuidad y murió en prisión víctima de los malos tratos sufridos. Los restantes fueron condenados a largos años de cárcel. Y el Partido Nacional Campesino fue disuelto por decreto.

    Y era fácil prever lo que iba a suceder. Maniu había sido el principal consejero del rey Miguel. Con la acusación contra Maniu –que creyó contar con el apoyo de Gran Bretaña, aunque esto no le sirvió para nada cuando se encontró sentado en el banquillo de los acusados- se apuntó también al soberano.

    Todos estorbaban ya

    Previamente, el hombre de paja de los comunistas, el vicepresidente del Consejo, Gh. Tatarescu, curiosamente liberal “disidente”, que había ayudado a los comunistas a eliminar a los nacional campesinos y a los liberales, perdió su cargo. Utilizado para hacer detener y condenar a sus antiguos amigos, ya no era útil.

    Terrible lección para los “compañeros de viaje” y los complacientes con el comunismo. No fue el único que fue arrojado por la borda en el momento en que dejó de ser empleado para las bajas acciones.

    Durante una visita del mariscal yugoslavo Tito a Bucarest se celebró una conferencia “informativa” en que se adoptó la decisión de suprimir el régimen monárquico. Participaron en esta reunión, además del mariscal Tito, Anna Pauker, Groza, Gheorgiu Dej y Teohari Georgesco.

    El plan de eliminación de la monarquía ha sido atribuido al propio Tito. Pero esto es olvidar que los dirigentes comunistas rumanos tienen bastante imaginación para actuar por su cuenta. Aprovechando un viaje el rey Miguel a Londres, en octubre de 1947, hicieron llegar hasta él emisarios para hacerle comprender que sería preferible que permaneciera a orillas del Támesis.

    Pero el rey prefirió volver –“Prefiero un rey muerto a un rey fugitivo”, dicen que dijo-, y con ello volvió a plantearse la llamada “cuestión real”, que fue solucionada por los comunistas de una manera expeditiva. El 24 de diciembre, el rey Miguel recibió el juramento del nuevo ministro de la Guerra, el comunista Bodnaras, que reemplazó al general Vasiliu Rascanu. Y aquí otra historia: Rascanu había sido un cipayo de los comunistas, que había depurado ferozmente a sus compañeros de armas no comunistas, y que cada mañana, antes de ir a su Ministerio, pasaba por el domicilio de Anna Pauker para tomar sus órdenes. Pero los comunistas no deseaban tampoco correr riesgos, y prefirieron un incondicional: Bodnaras era un antiguo oficial de carrera, desertor al que Rascanu hizo general mediante una ley especial. Era, además, miembro del Comité Central del Partido Comunista, lo que ya dice todo.

    A este particular ministro tomó juramento el rey Miguel, quien cinco días después era llamado urgentemente a Bucarest, desde su residencia de Sinaia, por el jefe del Gobierno, Groza. Se había decidido pasar a la acción. Cuando llegó se encontró que la línea telefónica de Palacio había sido cortada y la guardia habitual reemplazada por los soldados de la división comunista Teodor Vladimerescu.

    Detrás, el pueblo…

    Bodnaras –que había participado en la detención del mariscal Antonescu en el Palacio Real cuando aún Miguel era rey- participó también en el golpe contra el rey, encargándose de la dirección de todo aquel nuevo episodio. Apenas llegó el rey Miguel, hicieron su aparición los tanques soviéticos, y poco después llegaban Groza y Dej a Palacio, rodeado de tropas y policía. La entrevista del soberano con los dos dirigentes comunistas –que, para empezar, sacaron sus pistolas y las pusieron visiblemente sobre la mesa- fue pintoresca. Groza sacó del bolsillo el texto de una declaración que el rey “debía” dirigir al pueblo, anunciando su abdicación.

    Ante la resistencia que encontró, Groza le advirtió que el Partido Nacional Campesino, que se creía fuerte, había sido eliminado sin dificultades y que, en lo que le concernía a él, todas las precauciones habían sido adoptadas y que el palacio se encontraba rodeado. Tenía, pues, dos horas para abdicar.

    Y, a las dos de la tarde, el rey Miguel abdicó. El 3 de enero de 1948 abandonó el país.

    Detrás de él quedaba el pueblo entregado a la prisión, la tortura y los trabajos forzados. Desde el Comité Clandestino de agosto de 1944 –con participación de socialdemócratas, liberales y comunistas- hasta aquel enero de 1948 habían pasado tres años y medio. Tres años y medio de traiciones recíprocas en que uno tras otro los comunistas fueron liquidando a los mismos que les ayudaron a liquidar al mariscal Antonescu y les abrieron a ellos las puertas.

    Este es el régimen de la Rumanía de hoy (1976), con sus sucios y sangrientos orígenes, con su sistema implacable –se acostumbra a decir que Ceaucescu es el más estalinista de los comunistas de Europa oriental en el interior, aunque para el exterior sonría hipócritamente por temor a sus compadres de Moscú-, al que no sabemos por qué se ha querido dar la mano.

    Que Carrillo se haya interpuesto hace sonreír. Y a la vista de la patada soltada por Ceaucescu, algo peor que sonreír; porque creíamos que los españoles eran de un temple distinto para ir a buscarse tales amigos.

    José Luis GÓMEZ TELLO
    Última edición por ALACRAN; 14/08/2020 a las 18:39
    Hombre en su siglo. Los sujetos eminentemente raros dependen de los tiempos. No todos tuvieron el que merecían, y muchos aunque lo tuvieron, no acertaron a lograrlo. Fueron dignos algunos de mejor siglo, que no todo lo bueno triunfa siempre; tienen las cosas su vez, hasta las eminencias son al uso, pero lleva una ventaja lo sabio, que es eterno, y si éste no es su siglo, muchos otros lo serán. (Gracián)

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Monarquía hereditaria como forma de gobierno
    Por Hyeronimus en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 03/04/2020, 00:29
  2. Respuestas: 1
    Último mensaje: 21/11/2016, 12:50
  3. Rumanía
    Por Michael en el foro Europa
    Respuestas: 7
    Último mensaje: 13/08/2014, 04:18
  4. Respuestas: 0
    Último mensaje: 22/04/2012, 13:40
  5. ¿ Monarquía Dual como Alianza Peninsular ?
    Por Ordóñez en el foro Portugal
    Respuestas: 16
    Último mensaje: 05/02/2009, 21:10

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •