Búsqueda avanzada de temas en el foro

Resultados 1 al 3 de 3
Honores1Víctor
  • 1 Mensaje de Hyeronimus

Tema: Lord Cochrane: ¿Patriota americano o ilustre súbdito de Su Majestad Británica?

  1. #1
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    19,480
    Post Thanks / Like

    Lord Cochrane: ¿Patriota americano o ilustre súbdito de Su Majestad Británica?

    Lord Cochrane: ¿Patriota americano o ilustre súbdito de Su Majestad Británica?






    La historia oficial de Chile y Perú, y por extensión de todas las repúblicas sudamericanas, ha hecho del aquí llamado Lord Cochrane un “patriota americano”, un romántico guerrero por la causa de la libertad que ayudó a San Martín, O’Higgins, etc.


    Pero ¿quién fue realmente este marino y político británico que tuvo el rarísimo honor de ser enterrado en la Abadía de Westminster?


    Thomas Alexander Cochrane nació el 14 de diciembre de 1775 en Annisfield, en Lanarkshire (en el sur de Escocia). Fue educado en casa y pasó mucho tiempo de su crianza en la propiedad familiar de Culross, en Fife (en Escocia, un poco más al norte). A pesar de su nobleza, la familia tenía numerosos problemas económicos y la carrera militar era la única forma de asegurar su supervivencia. Thomas, con tan sólo 5 años, fue alistado como tripulante en la Armada Real —una práctica ilegal pero bastante extendida que aseguraba un lugar como oficial cuando no se tenían otros medios—.


    Durante un breve tiempo fue cadete en la academia militar Chauvet del Ejército Real y a los 17 años, como guardiamarina, ingresó propiamente en la Armada. Combatió en las guerras de la Revolución francesa y en 1798 obtuvo el mando de un buque francés capturado. La guerra hacía estragos entre los oficiales y el joven oficial obtuvo una rápida promoción a teniente y el mando del buque H. M. S. “Speedy”.


    Continuó su carrera militar pero comprendió que si quería escalar socialmente, necesitaba iniciar una carrera parlamentaria. Así fue que se presentó, y obtuvo en 1806 el escaño por Honiton (Devon, sur de Inglaterra), donde sus credenciales como joven oficial naval fueron bien apreciadas. Al año, ganó un mejor asiento: el de Westminster, para el Partido Radical (facción liberal que se entusiasmaba con los principios de la Revolución francesa).


    Mantuvo su membrecía en el Parlamento por diez años, pero su radicalismo y pedidos de reforma, lo convirtieron en un marginal. En 1814 fue acusado y encontrado culpable del famoso caso de fraude en la bolsa de Londres por difundir información falsa respecto a la guerra que en ese entonces peleaba el Reino Unido contra Napoleón.


    Como castigo, fue expulsado de la Cámara de los Comunes, sentencia a dos horas en el potro y un año en prisión, una multa de 1000 libras esterlinas y la privación de su rango militar y su título de caballero. A causa de su popularidad, evitó el potro, pero no la prisión. Sin embargo, escapó de ella, fue arrestado nuevamente y otra vez multado con mil libras.


    Pero sus seguidores, hicieron una colecta pública con los que se pagó la multa y nuevamente lo propusieron al Parlamento. Sin embargo, sus compañeros parlamentarios lo tenían como “persona non grata” y decidió aceptar el ofrecimiento que le hacía el gobierno de Chile para sumarse a su pequeña Armada.


    Estatua de T. A. Cochrane en Culross (Fife, Escocia) Los pormenores de su actuación en el teatro de guerra del Pacífico Sur, en las costas de Chile y Perú, son bastante conocidos y pueden consultarse en cualquier “historia nacional”. También es sabido que se sumó —con muchos otros británicos— a la embrionaria Armada del Imperio del Brasil.


    En todos estos años, jamás dejó de cartearse con el gobierno británico y firmar como fiel súbdito de Su Majestad. Prueba de esto es que en 1831 heredó sin problemas el título noble de su padre, convirtiéndose en el 10º Conde de Dundonald. También lo demuestra el hecho de que uno de sus hijos, Charles Stuart Cochrane, siendo capitán de navío en actividad fuese enviado en misión secreta a Colombia y Venezuela por el Almirantazgo, entre 1823 y 1825. Vale recordar que Cochrane hijo era uno de los socios de la Bolivar Mining Association, de la que hablaremos en otra oportunidad.


    En 1832, regresado a Londres, Thomas Cochrane fue readmitido en la Armada Real con el título de almirante. En 1847 la reina Victoria le hizo nuevamente caballero y, al año siguiente, el gobierno lo designó Comandante en Jefe de la Estación Naval de la América del Norte y las Indias Occidentales.


    En 1854, durante la Guerra de Crimea, fue pasado a retiro como contraalmirante del Reino Unido. Falleció el 31 de octubre de 1860 y recibió el muy raro honor de ser enterrado en la Abadía de Westminster, con la leyenda “ilustre en todo el mundo por su coraje, patriotismo y caballerosidad”.

    C. L. A. M. O. R.
    Limeño dio el Víctor.

  2. #2
    Avatar de Ultramar
    Ultramar está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    24 ago, 10
    Ubicación
    Nueva Castilla
    Mensajes
    113
    Post Thanks / Like

    Re: Lord Cochrane: ¿Patriota americano o ilustre súbdito de Su Majestad Británica?

    De este personaje es sabido por estas tierras que era subdito ingles. Lo que se me hace nuevo es que a sido enterrado en la abadia de Westminster con honores xD..¿ Le puede quedar a alguién alguna duda? en fin.

    Buen aporte Hyeronimus .

    Saludos en Xto.
    “Si hace trescientos años el jardín florecía,
    pródigo de perfumes, florece todavía........”

    Santa Rosa de Lima - Primera Santa de America.

  3. #3
    Avatar de Limeño
    Limeño está desconectado Miembro graduado
    Fecha de ingreso
    24 abr, 11
    Ubicación
    Ciudad de los Reyes
    Mensajes
    44
    Post Thanks / Like

    Re: Lord Cochrane: ¿Patriota americano o ilustre súbdito de Su Majestad Británica?

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    Ese filibustero inglés, además de Bolivar, Bernardo de Monteguado y otros, forma parte de la larga relación de personajes nefastos de esa época:

    "Lord Thomas Alexander Cochrane, Conde de Dundonal, el “Lord Metálico” como lo había bautizado San Martín, el otro gran enemigo que no tuvo paz en su odio contra el prócer, un aventurero y no un revolucionario, fue el difamador del General más allá de su muerte.

    Lord Cochrane fue un marino desprovisto de escrúpulos, para quien la guerra constituía una profesión muy lucrativa y en donde, con frecuencia, se jugaba la vida pero que muchas veces no dejaba entrever dónde terminaba el marino y dónde empezaba el pirata.

    Encargado por el gobierno de Chile para hostilizar en el Pacífico a los españoles, el coraje y la suerte con que llevó a cabo dos campañas lo engrandecieron, llenándolo de soberbia, al punto que decidió hacerse con el mando de la expedición al Perú. Para el General en Jefe (San Martín), el Lord era un pirata y un conspirador muy peligroso, con el que no se podía tratar.

    Durante meses siguieron las audiencias entre el marino y el general, las cartas insultantes y las amenazas. San Martín le había escrito a O’Higgins pidiendo la separación del Lord de la Flota por ser un “criminal, un ladrón y el hombre más perverso que existiera en la Tierra”. El Director de Chile coincidía con los calificativos, pero se negaba a separarlo para que no se pusiera inmediatamente al servicio de los españoles o de los “americanos facciosos”, “como corsario inescrupuloso que era”, que promovía y capitaneaba la insubordinación de los marinos a su cargo. En los seis meses que llevaba el Protectorado del Perú, San Martín, por medio de su Ministro de Gobierno Bernardo de Monteagudo, había intercambiado no menos de ochenta oficios con Cochrane, sin otro resultado que comprobar su deslealtad y desobediencia.

    Las diferencias se sintieron a poco de partir, aunque ambos personajes procuraron disimularlas. Acordando el gobierno chileno la única y máxima autoridad a San Martín, el controvertido almirante consiguió hacer firmar a veintitrés oficiales suyos, una especie de acta en la cual se marginó por completo a San Martín y se declararon todos exclusivamente subordinados al almirante.

    Monteagudo, que se destacaba por su carácter exaltado, le escribió al Lord, en nombre de San Martín, entre otras cosas: “Habéis propinado un golpe mortal a la causa de América. El Protector se arrepiente de haberos convocado como Vicealmirante de la Escuadra porque vuestra actitud ha sido la única calamidad sufrida en el curso de esta delicada campaña… si no podéis expresaros en español, la dignidad del gobierno exige que lo hagáis en vuestro idioma. Vuestra conducta es más de pirata que de guerrero de la libertad.”A continuación viene una enumeración minuciosa y demoledora de los errores y abusos del Lord: “La pérdida del navío San Martín debida a su impericia; el utilizar barcos de la escuadra para fines contrarios a los de la expedición libertadora; haber expedido títulos y despachos oficiales sin autorización; haber desarmado el bergantín Pueyrredón sin permiso; haberse guardado los dineros de varias `presas´; haber robado en Huaura las medicinas del ejército;: haber otorgado pasaporte a prisioneros en su poder `por el despreciable interés de la cantidad que recibió de ellos´;haber tomado efectos de particularesconducidos por la fragata Laura; haber depuestovarios comandantes sin proceso alguno; haber sido autor y promotor de la insurrección de la escuadra; haber tomado de propiedad del gobierno cantidades que exceden el duplo de las deudas de la escuadra sin devolver el sobrante; haber entrado en comunicación con los enemigos del Callao, concediéndoles pasaportes y otras franquicias por dinero y proponer a la plaza su rendición, bajo condiciones y garantías que era un delito ofrecer, con la mira de imponer después condiciones al gobierno del cual dependéis; y sobre todo, Milord, el escándalo de hacer traslucir al enemigo la oposición en que os encontráis respecto a las miras del gobierno y las calumnias que habéis vertido contra el General en Jefe.“por todo ello os conmino a salir sin demora para Valparaíso, haciéndoos de nuevo responsable si a las infracciones anteriores añadís la de diferir el cumplimiento de esta orden.”

    Estas acusaciones produjeron en el marino un odio que sobrepasó tiempo y distancia. La saña del lado del marino no se agotó nuca; fue más allá de la muerte de Don José, y nunca se mostró arrepentido por haberse apropiado del tesoro del Perú, porque eso lo había salvado de la mortificación y la vergüenza de parecer embaucado por un hombre como San Martín”.
    "Por este lado se va a Panamá, a ser pobres, por este otro al Perú, a ser ricos. Escoja el que fuere buen castellano lo que más bien le estuviere" (Francisco Pizarro, en la isla del Gallo).

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Majestad no firme
    Por bohemond en el foro Política y Sociedad
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 19/12/2009, 12:12
  2. Racista?: !!!patriota!!
    Por Godofredo de Bouillo en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 12/01/2009, 00:55
  3. Sacro Imperio Latino Americano
    Por Josean Figueroa en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 06/08/2008, 23:07
  4. Majestad, tengo una pregunta para usted
    Por jaumedurgell en el foro Noticias y Actualidad
    Respuestas: 9
    Último mensaje: 12/05/2007, 17:53
  5. Apuntes de Urbanismo Americano
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 09/08/2006, 12:57

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •