Búsqueda avanzada de temas en el foro

Página 2 de 2 PrimerPrimer 12
Resultados 21 al 32 de 32

Tema: La fallida independencia de Venezuela

  1. #21
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    La Guerra de independencia es una historia que en muchos casos pudiera de calificarse de genocidio.

    La carnicería fuera de combate que los republicanos hicieron contra miles de civiles es poco contada por la historiografía oficial; esta despertó un terror dentro de la población que nunca se había visto en siglos.

    Bolívar fingía no entender el terror que infundió en los venezolanos su revolución; escribía en el cuartel general de San Carlos, el 7 de diciembre de 1813:

    «Se obstinan en sus delirios, han establecido en los desiertos su residencia, y los otros huyen por los montes, prefiriendo esta suerte desesperada a volver al seno de sus hermanos».

    A los civiles no les dió oportunidad de decir en que bando estaban, por todos los pueblos en que pasaban las tropas bolivarianas: “huían del alma más feroz que jamás se ha visto” cita el médico venezolano José Domingo Díaz en sus memorias.

    Bolívar en cada pueblo hizo apresar a los realistas más ricos e importantes y ejecutó a los más pobres junto a miembros de la milicia, se les mataba de forma militar, con pelotones de fusilamiento, para escarmiento de la población. Él mismo lo confiesa al Congreso de la Nueva Granada.

    El 14 de agosto de 1813, Bolívar escribe lo siguiente:

    ‹‹Después de la batalla campal del Tinaquillo, marché sin detenerme por las ciudades y pueblos del Tocuyito, Valencia, Guayos, Cuácara, San Joaquín, Maracay, Turmero, San Mateo y La Victoria, donde todos los españoles europeos y canarios casi sin excepción, han sido pasados por las armas››.

    Entre Caracas y los pueblos cercanos llegó haber 6000 presos en las cárceles. En Caracas el 20 de agosto se realiza una fiesta en casa del líder republicano, José Félix Ribas, a la cual asistieron 36 personas; cita el historiador Pablo Victoria:

    ‹‹Uno de los invitados Vicente Tejera, presentó la idea de que cada concurrente escogiera el preso a ser asesinado. La lista de presos fue elaborada, y esa misma noche se asesinaron a 36 personas en la plaza de la Catedral››.

    Esta historia está confirmada por dos contemporáneos de Bolívar: su ex ministro de la Gran Colombia José Manuel Restrepo, y el médico y crónista José Domingo Díaz.


    Autor: Emilio Acosta.








    _______________________________________

    Fuente

    https://www.facebook.com/Venezuelapr...7518294304503/
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  2. #22
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    Podcast: Miranda y Bolívar: Crónicas de una traición con Efraín Jorge Acevedo.

    En este podcast tendremos el placer de charlar con Efraín Jorge Acevedo, Licenciado en Derecho de la Universidad Santa María, Caracas, e investigador histórico, colaborador de varios medios como Correo de Lara, ReencontratArte, Venezuela Provincial, entre otros, hablaremos sobre Miranda y Bolívar: Crónicas de una traición.

    En el año de 1812 después de la capitulación de San Mateo, tanto Francisco de Miranda como Simón Bolívar planean escapar de Venezuela, ambos tratan de conseguir capital para salir al extranjero. Miranda trata de sacar el tesoro nacional, pero en el transcurso cae preso por los mismos republicanos encabezados por Bolívar, quienes lo entregan a las autoridades monárquicas y reciben un salvoconducto para escapar.

    De esto y mucho más charlamos en nuestro podcast.





    https://www.youtube.com/watch?v=tdxRda9U7n4

  3. #23
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    El MITO de Simón Bolívar | ¿Fueron Positivas las Independencias en América? "Quito fue España"

    📹 Francisco Núñez del Arco Proaño, investigador ecuatoriano, pasa por el canal para tratar el mito de las emancipaciones de América y el de Simón Bolívar.





    https://www.youtube.com/watch?v=480MKH-HcJo

  4. #24
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    Carlos Marx destapa a Bolívar

    En 1857 en una biografía escrita por Carlos Marx, texto revelador dado a conocer en 1934, Marx calificaba a Bolívar como un traidor y dictador, concepto con el que coincidían los líderes soviéticos, afirmando que dicha descripción era acertada. Este hecho evidencia la incongruencia de una imagen mistificada y enarbolada, por lo líderes comunistas latinoamericanos...No se pierdan este trascendente y revelador editorial elaborado por el escritor y periodista César Vidal.





    https://www.youtube.com/watch?v=vTYDdOwi6D8

  5. #25
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    Las siguientes fotos pertenecen a la Quinta San Pedro Alejandrino, Santa Marta, Colombia. En este sitio, hace 191 años muere El Libertador Simón Bolívar.

    Esta quinta perteneció al comerciante español Joaquín de Mier, quién sirvió de anfitrión al Libertador quien para el 6 de diciembre de 1830 se sentía un poco delicado de salud, sin saber, que está hermosa villa sería su última morada.

    Esto es un Hecho Criollo.

    #HechosCriollos #edicioneshechoscriollos #heroe #bolivar #libertador #historiadevenezuela #historia








    _______________________________________

    Fuente


    https://www.facebook.com/hechoscriol...8781327208861/









    «También deseo que la justicia de los pueblos se establezca conforme en el tiempo de los españoles: ESTE DESEO ME LO MANIFESTARON EN VENEZUELA MÁS QUE EN NINGUNA OTRA PARTE.»


    —Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco, uno de los más grandes canallas que haya parido la América, quien un día como hoy, 17 de diciembre, pero de 1830, moría como había vivido, revolcado en la infamia de su propio muladar moral, humano e histórico.




    _______________________________________

    Fuente


    https://www.facebook.com/francisco.n...04561516460621
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    Última edición por Mexispano; 28/12/2021 a las 02:38

  6. #26
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    El Padre José Alberto Espinosa fue designado en su momento orador en las exequias de los restos del Libertador, los cuales estaban de regreso a su ciudad natal en 1842, doce años después desde su fallecimiento en Santa Marta. Su oración impresa fue recibida con muy buenas críticas. En este momento compartimos la refutación que ofrece Espinosa a los críticos de ayer y del presente sobre la autoridad dictatorial de Bolívar, que si muy tirano hubiera sido, no hubiera dejado el poder voluntariamente a los delegados del pueblo en 1830:


    “Cierto es, Señores, que la dictadura, dignidad odiosa á las instituciones libres, y siempre amenazante, fue por lo regular el signo de su poder, o el título de su autoridad; y que ella, en el concepto de algunos; rebaja su reputación, y quita á su heroísmo un tanto de su brillo. Pero seamos justos: no abandonemos el hombre grande á la violencia dé las pasiones, ni el examen de su causa á los que se hallan deslumbrados aun con el resplandor de sus glorias..... la razón demanda imperiosamente este imparcial procedimiento (…) En primer lugar, respondedme con franqueza ¿qué fue lo que dio ocasión á esta suprema potestad? No olvidemos que nuestra República, puesta muchas veces al borde del precipicio, clama ella misma por el Libertador, y se arroja á sus brazos como el naufrago á los de su bienhechor. Nuestros delirios, ó más bien, la falta de maestría en nuestra nueva profesión, nos pone en este conflicto, y él es el único que puede salvarnos; él lo hace, y vuelve á la patria, próxima á morir en la anarquía, la paz y bienestar, que nosotros en los furores de la libertad habíamos desconcertado” (1)



    (1) José Alberto Espinosa, “Oración fúnebre pronunciada en Caracas el 17 de diciembre de 1842, en las exequias a los restos del Libertador”. Caracas: Imprenta El Venezolano (1843), pág. 22










    _______________________________________

    Fuente

    https://www.facebook.com/10914862426...7789133731857/
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  7. #27
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    Muchos dicen que Simón Bolívar murió pobre el 17 de diciembre de 1830, pero la realidad es que jamás fue pobre. Desde su nacimiento hasta su muerte fue uno de los más acaudalados de Venezuela e Hispanoamérica.

    La historiografía oficial señala que Bolívar murió con una camisa prestada, pero esto no se debe a que se encontraba en la absoluta ruina, al contrario, fue porque Bolívar padeció un incidente desafortunado con su equipaje, el cual fue robado del barco donde viajaba.

    Bolívar fue un «niño rico» que al embarcarse en la gesta independentista poseía una fortuna equivalente a 300 millones de dólares actuales. Aunque su patrimonio mermó durante la guerra por la destrucción de los campos y las haciendas, siempre quiso recuperar y mantener su fortuna.

    En una de las citas de Bolívar reza:

    «Lo más seguro es mi propiedad, que reclamo una y mil veces, para vivir independientemente de todo el mundo».

    Acerca de los bienes de Bolívar, especialmente de su enorme hacienda en el valle de Aroa en Yaracuy de una circunferencia de 178 kilómetros que contenía minas de cobre, yacimientos auríferos, maderas finas, agua en abundancia y tierras fértiles para la producción agrícola y ganadera.

    Señala en su testamento, caballos, algunos baúles de oro en monedas, joyas y condecoraciones, además, conservó hasta su muerte otros baúles con cubiertos de plata y cajas con brillantes y ropa. Su testamento del 10 de diciembre de 1830 consta de cuatro hojas escritas por dos caras (ocho páginas), ningún pobre puede hacer esto.

    Bolívar y sus hermanos, María Antonia, Juana María y Juan Vicente, eran propietarios de tres casas de gran valía en la ciudad de Caracas y tres extensas haciendas más: Chirgua, Zuata y San Mateo, esta última en los valles de Aragua, además de otros negocios, bienes muebles, semovientes.

    La pobreza de sus últimos días ha sido contradicha por muchos historiadores, incluso por Inés Quintero de la Academia Nacional de Historia de Venezuela, que señala que nunca renunció a la propiedad de las minas de Aroa.

    La versión de un Bolívar empobrecido es parte de la idealización que ha acompañado la construcción del culto heroico sobre su vida.

    Autor: Emilio Acosta.

    *En comentarios:

    - 1 y 2: Fragmentos del testamento de Simón Bolívar, 1830.

    - 3: Carta de Simón Bolívar a José Rafael Revenga, 20 de octubre de 1825.





















    _______________________________________


    Fuente

    https://www.facebook.com/Venezuelapr...7095884680077/

  8. #28
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    La historiografía oficial suele vender la guerra de independencia como una guerra entre españoles y americanos, pero nada más falso, dentro del ejército realista encontramos muchos militares venezolanos, como es el caso de Pedro Luís Inchauspe.

    Inchauspe nació hacia el año de 1790 en Jadacaquiva, actual estado Falcón, se cree que antes de la guerra se dedicaba al contrabando con las Antillas holandesas, como hacían muchos criollos de la zona.

    Sus primeras acciones militares ocurren en el año de 1813 incorporándose a las guerrillas realistas de la provincia de Coro, provincia que permaneció fiel al Rey de España en casi todo el conflicto; participa en la batalla de Araure. En el año de 1814 es herido durante la primera Batalla de Carabobo.

    En 1821 es nombrado por Miguel de la Torre, gobernador y jefe político de Coro, también es ascendido al grado de coronel. Contrae nupcias en el Pedregal, donde se casó con una dama de apellido Morles.

    El 11 de Junio de 1821 fue derrotado por el coronel Juan Escalona en la población de Cumarebo, y 8 días después Inchauspe lo vencería en Dos Caminos. Luego de los realistas perder en la Batalla de Carabobo y ver la guerra prácticamente perdida, empieza a negociar un cambio de bando.

    Pero en las negociaciones el general Rafael Urdaneta quien había secuestrado a su esposa en el Pedregal, le estafó 3.000 pesos, por medio de su cuñado para que le permitiese llevar su familia a su lado.

    Apenas Urdaneta abandonó Pedregal con el botín, Inchauspe regresó con 50 jinetes y 500 infantes saliendo victorioso en Sabaneta y San Luís, para posteriormente tomar la ciudad de Coro, el 8 de julio de 1821.

    Luego en agosto de ese año, se entrevista Simón Bolívar con Manuel Morles, cuñado de Inchauspe, el coronel desertaría a cambio de conservar su rango, pero le contarían la estafa que le hizo Urdaneta meses antes.

    Bolívar a través de su secretario, Pedro Briceño Méndez, escribe una carta el 7 de septiembre de 1821 «regañando» a Urdaneta por el robo (en comentarios).

    Inchauspe participaría después en la Campaña de Occidente con el bando republicano, luego emigró a Barinas, donde posteriormente fue asesinado en el año de 1829.


    Autor: Emilio Acosta.


    * En comentarios: Carta de Bolívar a Rafael Urdaneta por medio de su secretario Pedro Briceño Méndez - 7 de septiembre de 1821.











    _______________________________________

    Fuente


    https://www.facebook.com/Venezuelapr...6541226068876/
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  9. #29
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    Las guerras de la independencia trajeron caos y desolación a la América española, señalan los historiadores Pablo Victoria y Arturo Uslar Pietri que el 25 % de la población venezolana murió.

    Sobre todo la clase empresarial (dueños de haciendas, cortijos, pulperías, etc) habían perecido, esto equivale a unas 225.000 personas, otro 15 % emigró sobre todo a Cuba y Puerto Rico que seguían bajo administración española, muchos de ellos mano de obra cualificada y personas con un capital enorme.

    En el año de 1830 al final de su vida, Simón Bolívar se enfrenta al desencanto, es consciente que fue el protagonista del derrumbe del periodo hispánico de dónde provenía y el nacimiento de una nueva era.

    Esa nueva era de caudillos regionales, capitalizando el desorden y la desolación en que había quedado el país para tomar el poder y dividir los antiguos territorios hispánicos. La guerra civil hizo que Venezuela y América fuesen dominados por militares.

    En vez de avanzar lo que hubo fue una involución en términos de la estabilidad socio/política. Solo con revisar la correspondencia privada de Simón Bolívar antes de morir podemos observarlo.

    En carta a su amigo Estanislao Vergara el 25 de septiembre de1830, Bolívar señala:

    «Créame Ud, nunca he visto con buenos ojos las insurrecciones; y últimamente he deplorado hasta la que hemos hecho contra los españoles».

    Desde Barranquilla escribiría a Juan José Flores el 9 de noviembre 1830, lo siguiente:

    «La América es ingobernable para nosotros (...) La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas».

    Aquí demuestra que nunca confió en los estamentos sociales inferiores, siempre temió a la pardocracia, quienes eran la mayoría de la población.

    Ese mismo año de 1830 expresaría:

    «También deseo que la justicia de los pueblos se establezca conforme en el tiempo de los españoles: Este deseo me lo manifestaron en Venezuela más que en ninguna parte».

    El culto bolivariano posterior se encargó de ocultar este arrepentimiento y las evidencias de un resultado atroz.

    Autor: Emilio Acosta.

    *Ultima cita sacada de: Simón Bolívar, Obras Completas, tomo IV, pág. 163, Bogotá, 1979, Ediciones Fundación para la Investigación y la Cultura. Aporte del historiador ecuatoriano Francisco Núñez del Arco.








    _______________________________________

    Fuente

    https://www.facebook.com/Venezuelapr...9105832479082/
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas
    ReynoDeGranada dio el Víctor.

  10. #30
    Avatar de Mexispano
    Mexispano está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    20 may, 13
    Mensajes
    4,417
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    Prosiguiendo con el anterior post, hoy trataremos el tema de la influencia británica en la fragmentación el gran estado que proyectaba Simón Bolívar, la presencia de Colombia en el Caribe Occidental, en el Pacífico y en el istmo de Panamá, era un factor incómodo a las pretensiones inglesas de control sobre las comunicaciones entre o a través del istmo de Panamá hacia y desde el Lejano Oriente, y también sobre las comunicaciones entre el Río San Juan, el Lago de Nicaragua y el golfo de Fonseca. Además de la proyección en el Congreso Anfictiónico de Panamá, con el objetivo de conservar la unidad americana, ya para ese año de 1826 el comandante de la flota británica en el Caribe, el almirante Charles Fleming (el primero a la derecha de la imagen), se encargó de propagar la calumnia de que Bolívar pretendía casarse con una princesa de Orleans y proclamar un imperio bajo la protección de Francia. Fleming atizó la conspiración de «la Cosiata» de 1826, que tenía por objetivo separar a Venezuela de la Gran Colombia. Es preciso poner en contexto quien era el líder del departamento de Venezuela, “El Centauro” José Antonio Páez, hombre fundamental para la derrota realista en tierra venezolana, muy admirada su figura en la actualidad, pero que se encargo de atizar odios y fraccionamientos entre neogranadinos y venezolanos, como lo cumpliría también un Santander o un Obando.

    En una obra titulada “Relato de un oficial ingles sobre la Guerra a Muerte. (Recuerdo de un servicio de tres años durante la Guerra de Exterminio por un oficial de la Armada de Colombia) 1828” se expone un poco sobre el contacto del “Taita” con la legión británica:

    “Cuando yo servía con él, Páez no sabía leer ni escribir, y hasta que los ingleses llegaron a los llanos no conocía el uso del cuchillo y del tenedor: tan tosca y falta de cultura había sido su vida anterior; pero cuando comenzó a rozarse con los oficiales de la Legión Británica imitó sus modales, costumbres y traje, y en todo se conducía como ellos hasta donde se lo permitían los hábitos de su primera educación (…) Gusta muy especialmente de los ingleses, a quienes llama hermanos, y ha abogado siempre con el mayor entusiasmo por los títulos que tienen a la gratitud del país. Su intrepidez lo hace a su vez acreedor al amor de ellos, y exceptuando solamente a Mariño, es Páez el jefe de Colombia que goza de más popularidad entre los ingleses.

    Varias veces, cuando los celos de los oficiales del país los ha arrastrado a cometer la injusticia de hacer duras observaciones sobre los servicios de la Legión Británica, Páez, reprendiéndolos oportunamente, los ha contenido, y fue el único que, salvo pocas excepciones, reconoció ingenuamente el beneficio que los ingleses habían hecho a la causa de la libertad, siendo el único también que solicitó un testimonio público de agradecimiento por parte del Congreso”.

    Teniendo en cuenta el creciente apego paecista con las formas inglesas, es también relevante decir la cada vez peor concepción del Libertador Bolívar para sus antiguos aliados, cuando se dio a conocer el plan de liberar Cuba y Puerto Rico del dominio ibérico en 1825, los Estados Unidos e Inglaterra se opusieron a aquella empresa, tildando a Bolívar de «Conquistador» (Autobiografía de Páez, página 11)

    Sumado a esto, el apoyo de los embajadores del México republicano, Estados Unidos y Gran Bretaña para la insurrección de José María Córdova en 1829 (con la posterior expulsión de estos embajadores por el mismo Bolívar) y el rechazo ambos países anglosajones al proyecto de monarquía que se cuajaba en ese mismo año, como señalan las comunicaciones del Embajador estadounidense William Harrison denunciando el “poder arbitrario” de Bolívar y del ministro de exteriores de Inglaterra Lord Aberdeen intimidando al gobierno colombiano para que no asuma la monarquía con un príncipe francés (la comunicaciones en el folleto “La monarquía en Colombia” de Luis Augusto Cuervo)

    El almirante Fleming, quien tenía casa en Caracas y en Valencia (donde vivía y gobernaba Páez), y el gobernador británico de Trinidad, Lewis Grant, participaron activamente en la reunión realizada en el convento de San Francisco el 25 y 26 de noviembre de 1829, en donde se decidió execrar a Bolívar por “tirano” y desintegrar la Gran Colombia.

    Según el Doctor José Manuel Restrepo, miembro del consejo de gobierno de Bolívar y testigo de los acontecimientos, en su obra titulada la “Historia de la revolución de la república de Colombia en la América Meridional” nos explicaba la situación de Fleming, precisamente en el Volumen IV de esta:

    “…algunos dijeron entonces que había dado buenos consejos a Páez a favor de la Unión colombiana; pero lo cierto es que se declaró enemigo del Gobierno del Libertador; que desde Caracas fue a Valencia repetidas veces a verse con Páez, a quien diera consejos para que llevase a cabo su revolución; que ofreció premios y empleos en la isla de Trinidad a algunos de los más atrevidos separacionistas; que dio plomo de la fragata inglesa que le había conducido, y ofreció a Páez elementos de guerra para sostenerse en el caso de ser atacado; que activó, en fin, por cuantos medios estuvieron a su alcance la separación de Venezuela.”

    Mientras tanto, en su “Resumen de la historia de Venezuela, tomo III”, Rafael María Baralt (quien también vivió de cerca los acontecimientos) nos relataba que en diciembre de 1829:

    “Se hallaba en Caracas el Vicealmirante inglés Sir Carlos Elphistone Fleming con el designio de hacer un tratado relativo al tráfico de esclavos, según lo supieron personas instruidas en las cosas de Venezuela y que tuvieron con él amistad y trato frecuente. Obvias razones y muy particularmente su conducta desmienten semejante suposición. Sir Carlos no podía creer que le fuese posible concluir con Páez, jefe del Distrito militar una negociación de tal especie, y que no estaba de viaje para Bogotá, asiento entonces del Gobierno general, lo prueba su misión de muchos meses en Venezuela; de donde regresó a Europa. El porte del Vicealmirante autoriza para decir que su viaje a Costa Firme sólo tuvo por objeto influir en los negocios de aquel país. Viósele allí acalorando los partidos y activando los manejos revolucionarios para derrocar a Bolívar. No de otro modo puede explicarse su contínua asistencia a reuniones públicas, su intimidad con los principales y más fogosos agentes de la revolución de Venezuela, la grande si bien poco costosa generosidad de promesas con que halagaba a muchos y animaba a los más, sus frecuentes paseos a Valencia para verse con el Jefe Superior, el contínuo navegar de sus buques a las islas vecinas y a varios puntos del continente, buscando noticias o esparciéndolas, y en suma, los ofrecimientos de todo género que hizo a Páez para el caso probable de una guerra con el Libertador.”

    Felipe Larrazábal nos sintetiza en pocas palabras el accionar de Fleming en Venezuela, en su libro “Memorias contemporáneas” de 1846:

    “Influyó poderosamente a la separación de Venezuela y desconocimiento de Bolívar el vicealmirante ingles Sir Carlos Elphinstone Fleming. Y decimos poderosamente porque se le vió repetidas veces avigorando los partidos y activando los manejos revolucionarios para derrocar al Libertador”.

    El Almirante Fleming en abril de 1829 fue recibido con honores similares a los de un Jefe de Estado en Venezuela, como anfitriones Páez, Mariño y Soublette, la testificación de este suceso esta en el documento 4171 de la compilación de José Félix Blanco y Ramon Azpúrua, tomo XIII, el jefe superior Páez realizo un emotivo brindis:

    “Primer brindis de S.E:

    Por la salud y prosperidad se S.M. el Rey de la Gran Bretaña.

    Segundo brindis de S.E:

    Por la gloria militar del Almirante Fleming. Este ilustre Sacerdote de la libertad, consagrado desde sus tiernos años al servicio de la patria, jamás ha venerado otro culto: dondequiera que ha visto brillar un rayo de esta luz divina ha volado a rendirle el augusto homenaje de sus principios”.

    Fleming regresa a Caracas el 29 de septiembre de 1829 acompañado del Gobernador de Trinidad, Lewis Grant. El 29 de noviembre escribe un informe al Conde de Abeerden, donde dice:

    “...Un gobierno de Venezuela separado permitiría sin duda la libertad de religión: libertad de culto (en español en el texto); eliminaría el monopolio del tabaco y dejaría libre la exportación del ganado; estas dos medidas solas determinarían inmensa demanda de mercancías inglesas, porque las islas consumirían este artículo y el primero caería en manos de nuestros negociantes, de preferencia a cualesquiera otros.”

    El historiador venezolano Caracciolo Parra Pérez opinaba al respecto de los documentos anexos al Informe de Fleming que:

    “...Vese en segundo lugar que Fleming, temiendo la monarquía orleanista, aboga porque Venezuela se constituya en república separada independiente, lo cual, por otra parte, considera convenir mucho a los intereses comerciales de Inglaterra…”

    La participación activa del Almirante Fleming en el movimiento separatista promovida por los facciosos de Venezuela se infiere directamente de una comunicación dirigida al General Pedro Briceño Méndez el 25 de noviembre de 1829 donde le dice:

    “...Ha sido en este momento acordado por la Junta del Convento de San Francisco que Venezuela se separa de hecho de la Nueva Granada y que este pronunciamiento se transmita a S. E. El General Páez, para que, convocando los Colegios Electorales, se constituya un congreso. Por este acontecimiento que cambia la existencia política de Colombia en su territorio, es consiguiente que influya en que se suspenda la marcha de los Diputados que se habían nombrado al Congreso Constituyente, y por tanto creo que es de mi deber ponerlo en su conocimiento para lo que convenga en su proyectada marcha. Quedo de Vd. Atento servidor y amigo. C.E. Fleeming.”

    Independientemente de estos testimonios y pruebas directas e indirectas convincentes, Cónsules y Agentes consulares extranjeros acreditados en Venezuela, así como autoridades de Curazao, corroboran la existencia y magnitud de la conspiración británica contra Colombia. En la obra que contiene el resultado de la investigación dirigida por Alberto Filippi, en los archivos europeos sobre “Bolívar y Europa, Vol. I, Siglo XIX” se citan textualmente documentos emanados del Comandante de la Guarnición de Curazao, del Vicecónsul de Holanda en Caracas, del Embajador holandés en Londres, documentos numerados en la Sección Neerlandesa con los números 317a, 317b, 318, 324, 325, 329 y 331 donde los funcionarios respectivos refieren a sus respectivos gobiernos sobre la pública y notoria intromisión de Fleming en la destrucción de Colombia. Mas tarde el coronel Belford Hinton Wilson, Encargado de Negocios de S.M.B. en Caracas, informó en 1846 al Foreign Office:

    “La conducta del Almirante (en 1830) puede interpretarse en el sentido de que fomentó y alentó activamente la revolución... La creencia de que el Almirante Fleeming siguió entonces las instrucciones de su Gobierno es universal en Venezuela”

    El Foreign Office, por su parte en forma elusiva confirmó también en 1846 los hechos al expresar:

    “No parece necesario ni prudente entrar ahora en una controversia concerniente a lo que sucedió hace diez y seis años”.

    Pese a haber fomentado abiertamente nuestra separación de Colombia, en 1834 ingleses pusieron a Páez como condición para reconocer a Venezuela como nación independiente, la ratificación del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, firmado originalmente por Santander en 1825 (ese que criticaría Bolívar con su fina pluma en el mismo año con la: “igualdad necesaria que existe entre un fuerte y un débil” , Este tratado se convirtió en la base legal de la dominación económica inglesa sobre Venezuela durante el siglo 19.

    Los ingleses criticaron a Bolívar aún después de muerto. Carlos Marx, empleado a sueldo de los ingleses en el Museo Británico, redactó uno de los libelos más horrendos que jamás se hayan escrito en contra del Libertador. Irónicamente, los marxistas de hoy se autodenominan bolivarianos.







    _______________________________________

    Fuente

    https://www.facebook.com/10914862426...7071459136960/
    Imágenes adjuntadas Imágenes adjuntadas

  11. #31
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,306
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela



    Cuando Simón Bolivar oficializó el genocidio de los españoles peninsulares

    Javier Barraycoa- 1 marzo 2022



    El Convenio de Cartagena (enero de 1813) o Plan para Libertar a Venezuela fue el proyecto para la independencia de Venezuela realizado por el caudillo independentista venezolano Antonio Nicolás Briceño. En este convenio se oficializan las directrices de una guerra de exterminio -léase genocidio- contra los españoles nacidos en la península. Este plan queda enmarcado en el periodo denominado “Guerra a muerte”. La “Guerra a muerte” fue el eje de la “ética” bélica deSimón Bolivar, el primer gran genocida de la América hispana. Entre los artículos del primer texto redactado por Antonio Nicolás Briceño, destacan los siguientes:



    “En el nombre del pueblo de Venezuela se hacen las proposiciones siguientes para emprender una expedición por tierra con el objeto de libertar a mi patria del yugo infame que sobre ella pesa. Yo las cumpliré exacta y fielmente pues que las dicta la justicia y que un resultado importante debe ser su consecuencia. […]

    Segundo como el fin principal de esta guerra es el de exterminar en Venezuela la raza maldita de los españoles de Europa sin exceptuar los isleños de Canarias, todos los españoles son excluidos de esta expedición por buenos patriotas que parezcan, puesto que ninguno de ellos debe quedar con vida no admitiéndose excepción ni motivo alguno; como aliados de los españoles los oficiales ingleses no podrán ser aceptados sino con el consentimiento de la mayoría de los oficiales hijos del país.

    Tercero las propiedades de los españoles de Europa sitas en el territorio libertado serán divididas en cuatro partes, una para los oficiales que hicieren parte de la expedición y hayan asistido a la primera función de armas haciéndose su reparto por iguales porciones con abstracción de grados, la segunda pertenece a los soldados, indistintamente las otras dos al Estado. En los casos dudosos la mayoría de los oficiales presentes decidirá la cuestión. […]

    Noveno para tener derecho a una recompensa o a un grado bastará presentar cierto número de cabezas de españoles o de isleños canarios. El soldado que presente veinte será hecho abanderado en actividad, treinta valdrán el grado de Teniente, cincuenta el de Capitán, etc. […]”

    Este texto deja claras las intenciones del ejército separatista dispuesto a cometer un genocidio sobre toda la población española nacida en la península. Simón Bolívar y Manuel del Castillo aceptaron la aplicación del Convenio de Cartagena en la siguiente carta escrita el 20 de marzo de 1813:

    “Como jefes de las fuerzas de la Unión (Nueva Granada) y también de las de Venezuela que se hallan unidas a aquellas aprobamos las precedentes proposiciones exceptuando únicamente el artículo segundo en cuanto se dirige a matar a todos los españoles europeos, pues por ahora solo se hará con aquellos que se encuentren con las armas en la mano, y los demás que parezcan inocentes seguirán con el ejército para vigilar sus operaciones, mientras que el Congreso general de la Nueva Granada a quien se remitirán estos documentos aprueba o no la guerra a muerte a los nominados españoles, quedando por consiguiente el artículo segundo sujeto a la misma disposición”

    En aquel momento ambos líderes secesionistas esperaban simplemente que el Congreso de las Provincias Unidas de la Nueva Granada diera su consentimiento al artículo que especificaba el extermino de todo español peninsular sin distinguir siquiera entre civiles y militares. Dicho congreso ratificó este artículo siendo la única cámara de representantes de la historia contemporánea en aprobar oficialmente un genocidio premeditado. Una vez obtuvo el apoyo de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, Simón Bolívar declaró el 8 de junio de 1813: “nuestro odio será implacable y la guerra será a muerte”.



    Firma de El Decreto de Guerra a Muerte, por Simón Bolívar

    Esta declaración fue completada y firmada por Simón Bolívar el 15 de junio de 1813 en la ciudad venezolana de Trujillo durante el desarrollo de la “Campaña Admirable”. Desde ese ese momento se inició un proceso genocida “legal” contra cualquier español nacido en la península que no colaborase activamente con el bando independentista aunque fuera civil y mantuviera una posición neutral, y por supuesto contra todos los prisioneros de guerra. El texto firmado por Bolívar añadía:

    “[...] Nosotros somos enviados a destruir a los españoles, a proteger a los americanos y establecer los gobiernos republicanos que formaban la Confederación de Venezuela. Los Estados que cubren nuestras armas están regidos nuevamente por sus antiguas constituciones y magistrados, gozando plenamente de su libertad e independencia; porque nuestra misión sólo se dirige a romper las cadenas de la servidumbre que agobian todavía a algunos de nuestros pueblos, sin pretender dar leyes ni ejercer actos de dominio, a que el derecho de la guerra podría autorizar [...] A pesar de nuestros justos resentimientos contra los inicuos españoles, nuestro magnánimo corazón se digna, aún, a abrirles por última vez una vía a la conciliación y a la amistad; todavía se les invita a vivir entre nosotros pacíficamente, si detestando sus crímenes y convirtiéndose de buena fe, cooperan con nosotros a la destrucción del gobierno intruso de la España y al restablecimiento de la República de Venezuela. Todo español que no conspire contra la tiranía en favor de la justa causa por los medios más activos y eficaces, será tenido por enemigo y castigado como traidor a la patria, y por consecuencia será irremisiblemente pasado por las armas. Por el contrario, se concede un indulto general y absoluto a los que pasen a nuestro ejército con sus armas o sin ellas; a los que presten sus auxilios a los buenos ciudadanos que se están esforzando por sacudir el yugo de la tiranía. Se conservarán en sus empleos y destinos a los oficiales de guerra y magistrados civiles que proclamen el Gobierno de Venezuela y se unan a nosotros; en una palabra, los españoles que hagan señalados servicios al Estado serán reputados y tratados como americanos.

    Y vosotros, americanos, que el error o la perfidia os ha extraviado de la senda de la justicia, sabed que vuestros hermanos os perdonan y lamentan sinceramente vuestros descarríos, en la íntima persuasión de que vosotros no podéis ser culpables y que sólo la ceguedad e ignorancia en que os han tenido hasta el presente los autores de vuestros crímenes, han podido induciros a ellos. No temáis la espada que viene a vengaros y a cortar los lazos ignominiosos con que os ligan a su suerte vuestros verdugos. Contad con una inmunidad absoluta en vuestro honor, vida y propiedades; el solo título de Americanos será vuestra garantía y salvaguardia. Nuestras armas han venido a protegeros, y no se emplearán jamás contra uno solo de vuestros hermanos.

    Esta amnistía se extiende hasta los mismos traidores que más recientemente hayan cometido actos de felonía; y será tan religiosamente cumplida que ninguna razón, causa o pretexto será suficiente para obligarnos a quebrantar nuestra oferta, por grandes y extraordinarios que sean los motivos que nos deis para excitar nuestra animadversión. Españoles y canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de la América. Americanos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables”

    Los primeros asesinados de la Guerra a Muerte fueron todos los españoles apresados tras la Batalla de Agua de Obispo acontecida tan sólo tres días después de la firma del decreto. El 31 de junio de 1813 son fusilados todos los realistas hechos prisioneros tras la Batalla de Taguanes. El 21 de septiembre de 1813 son ejecutados 69 españoles. Para esa fecha el ejército independentista ya había asesinado a unos 1.600 prisioneros realistas por haber nacido en España. El 5 de diciembre de 1813 en la Batalla de Araure, Simón Bolívar ordenó la ejecución de 600 prisioneros.

    El 8 de febrero de 1814, Simón Bolívar ordenó a su subordinado Juan Bautista Arismendi asesinar a todos los españoles que se hallaban en Caracas y La Guaira con las siguientes palabras: “En consecuencia, ordeno a usted que inmediatamente se pasen por las armas todos los españoles presos en esas bóvedas y en el hospital, sin excepción alguna”. Esta orden incluía a los heridos de guerra y enfermos civiles que se encontraban en el hospital de La Guaira. Unas 2.000 personas fueron asesinadas durante los tres días que duró la masacre. Durante ese mismo mes de febrero, Simón Bolívar ejecutó a unos 800 prisioneros de la península en la ciudad de Valencia.

    Los horrores de este genocidio continuaron durante casi 20 años. Un dato trágico a destacar: en 1815 fueron asesinados todos los españoles europeos residentes en Bogotá y Cartagena de Indias. Ya es hora de denunciar este verdadero genocidio y no el que se inventó la leyenda negra.

    Javier Barraycoa




    https://elcorreodeespana.com/hispani...Barraycoa.html





















  12. #32
    Avatar de Hyeronimus
    Hyeronimus está desconectado Miembro Respetado
    Fecha de ingreso
    16 ene, 07
    Mensajes
    20,306
    Post Thanks / Like

    Re: La fallida independencia de Venezuela

    Libros antiguos y de colección en IberLibro
    JUAN BAUTISTA ARISMENDI, EL CARNICERO DE BOLÍVAR







    Juan Bautista Arismendi fue uno de los sicarios más crueles de Bolívar, el principal ejecutor del genocidio de españoles llevado a cabo en Venezuela durante “La guerra de la independencia (secesión debiera decirse)”.
    Nacido en 1775 en Nueva Esparta, Venezuela, era de origen vasco, de distinguida familia perteneciente a la aristocracia criolla. Fue, al igual que su padre, militar español. Arismendi llegó a ser comandante de milicias blancas, pero en 1810 se hizo súbitamente independentista traicionando al gobierno español y a su uniforme.

    Constituyó la Junta Suprema de la isla Margarita y se autonombró Gobernador de la isla. Allí comenzaron sus crímenes: asesinó a un grupo de canarios, entre ellos a una mujer, quienes habían gritado vivas al Rey y mandó colocar sus cabezas en postes. Un sargento español, Pascual Martínez, lo capturó. Fue remitido a La Guaira, encarcelado y procesado por esos crímenes y castigado con una flagelación. Los excesos del gobernador Martínez hicieron que la Audiencia lo pusiera en libertad. Arismendi juró venganza contra Martínez y los “malditos españoles”

    Desde entonces Arismendi, al igual que Bolivar, se convirtió en un odiador de españoles. Por eso Arismendi, cuando llegó a ser un general de la causa independentista fue el principal cumplidor del decreto de “Guerra a Muerte” durante la contienda.

    La guerra en Venezuela fue realmente devastadora. Bolívar invadió Venezuela en 1813 y devastó cada pueblo, cada ciudad, cada rincón… El ejercito realista oponía férrea resistencia pero Bolívar contaba con un grueso ejercito compuesto por neogranadinos, haitianos, británicos y venezolanos. El ejercito realista estaba comandando por españoles y criollos, pero toda la tropa era nacida en Venezuela. España atravesaba una muy difícil situación tras haber expulsado a Napoléon de la península y tardó mucho en enviar ayuda. Los asesinatos y la devastación es descrita por arzobispo Narciso Coll y Prat: “El hurto, la rapiña, el saqueo, los homicidios, y asesinatos, los incendios y devastaciones; la Virgen estuprada, el llanto de la viuda y del huérfano; el padre armado contra el hijo, la nuera en riña con la suegra, y cada uno buscando a su hermano para matarlo; los feligreses emigrados, los párrocos fugitivos, los cadáveres tendidos en los caminos públicos; esos montones de huesos que cubren los campos de batalla y tanta sangre derramada en el suelo americano; todo esto está en mi corazón. ¡Gran Dios, es acaso Venezuela aquella Nínive sanguinaria, al fin destruida y desolada!”

    En este escenario, en 1814 Arismendi se baña en sangre al cumplir una espantosa orden de Bolívar: matar a miles de españoles que estaban apresados y hacinados como animales en mazmorras y enfermos en hospitales. Bolívar no los había matado hasta entonces porque esperaba cambiarlos por combatientes suyos en manos del ejercito realista.

    Pero Bolívar en un ataque de ira da esta horripilante orden: “‹En consecuencia, ordeno a usted que inmediatamente se pasen por las armas todos los españoles presos en esas bóvedas y en el hospital, sin excepción alguna”. Esta orden iba a ser aplicada en Caracas, La Guaira y Valencia. Ni la súplica del Arzobispo de Caracas conmovió a Bolívar. Tenía apenas apenas 30 años y estaba convirtiéndose en un desalmado criminal.

    Nadie quería cumplir esa orden: sus generales eran mantuanos y criollos, no les era nada fácil matar tanta gente indefensa con la que compartían tantos lazos de sangre, afecto y cultura.

    Pero habia uno capaz de hacerlo, no era otro que Juan Bautista Arismendi, tan sanguinario como el mismo Bolivar. Los heridos fueron arrastrados, dando gritos, hacia el lugar de la ejecución; los civiles indefensos fueron conducidos a empellones y culatazos. No hubo piedad. Los fusiles descargaron el plomo mortífero y los pelotones de fusilamiento debieron ser relevados periódicamente por el agotamiento de los hombres y la repugnancia que a muchos causaba aquella matanza.

    En un momento determinado Arismedi ordenó parar para no seguir gastando pólvora, cara y escasa. A continuación se procedió a matar a las victimas a punta de sablazos, cuchillos y pedradas. También usaban fogatas para quemar los cuerpos. El espectáculo de horror fue tan terrible que el Arzobispo de Caracas huyó de la ciudad llorando para no soportar el olor a sangre y carne quemada que llegaba a todas partes.

    Los enfermos de los hospitales eran llevados arrastrados al lugar de ejecución. Incluso los ancianos en silla de ruedas eran amarrados a ellas y matados a punta de pedradas con las que le aplastaban la cabeza. Esas ejecuciones de 2.000 españoles en tres ciudades se llevaron a cabo durante varios días. No hubo piedad ni misericordia. Habían convertido a Venezuela en un mar de sangre.

    Como colofón a este el espectáculo dantesco, Arismendi mandó a traer al lugar de ejecución a muchachas vestidas de blanco con cintas amarillas para bailar “el inmundo palito” sobre la sangre derramada. Este hecho es descrito por Juan Vicente González en la biografia escrita sobre Jose Felix Ribas: “Sobre aquel anfiteatro corrían locas de placer, vestidas de blanco, engalanadas con cintas azules y amarillas, ninfas del suplicio, que sobre la sangre y los sucios despojos bailaban el inmundo Palito”.

    Cuenta Juan Vicente González en su libro : “Desde el funesto día 12, mañana y tarde se fusilaba a todas horas. Aquellos banquillos, bañados de sangre, rodeados de humanos restos, embriagaban a unos, llenaban a otros de piedad, con sus pútridas exhalaciones. Por motivos de economía se asesinaba a veces con machetes y puñales”. Dice que en La Guaira “Los degüellos comenzaron el 12 y continuaron algunos días. Se les sacaba en fila, de dos a dos, unidos por un par de grillos, y así se les conducía entre gritos e insultos, coronado cada uno con un haz de leña, que había de consumir sus cuerpos palpitantes. Pocos lograban se les matase a balazos, los más eran entregados a asesinos gratuitos que se ejercitaban al machete, al puñal, y que probaban a veces su fuerza arrojando sobre el cerebro del moribundo una piedra inmensa”.

    Arismendi comunicaba orgulloso a Bolivar el número de asesinados periódicamente: “Ayer tarde fueron decapitados 150 españoles y canarios encerrados en las bóvedas de este puerto”. Al poco tiempo escribe: “Ayer tarde fueron decapitados 247 españoles y canarios, y sólo quedan en el hospital 21 enfermos”, que fueron ejecutados al día siguiente. “Hoy se han decapitado los españoles y canarios que estaban enfermos en el hospital, último resto de los comprendidos en la orden de Su Excelencia”. En otro mensaje escribe “Hoy se han decapitado 350 españoles y canarios en la ciudad de Valencia en cumplimiento de la orden de Su Excelencia”.

    Pero la carrera carnicera de Arismendi no terminaría allí. En 1815 llega a Venezuela el pacificador español Mariscal de Campo, Pablo Morillo. Morillo estúpidamente le perdona la pena de muerte a la que estaba condenado Arismendi por sus crímenes. Más adelante, este asesino sanguinario le “agradecerá” a Morillo su piedad matando a toda la flota española cuando Morillo parte a Nueva Granada, y cometiendo una masacre contra la población española en la Isla de Margarita.


    https://xn--orgullodelasespaas-20b.c...ro-de-bolivar/


Página 2 de 2 PrimerPrimer 12

Información de tema

Usuarios viendo este tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas similares

  1. Felipe II por Geoffrey Parker: una biografía fallida, falaz y pretenciosa
    Por Hyeronimus en el foro Historiografía y Bibliografía
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 12/04/2016, 01:24
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 14/02/2014, 12:52
  3. La fallida autonomía provincial de Segovia.
    Por Paco en el foro Castilla
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 07/11/2012, 17:18
  4. Venezuela se rearma
    Por Ordóñez en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 27/12/2009, 10:19
  5. Venezuela,¿es cierto?
    Por CRUZADO en el foro Hispanoamérica
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 24/08/2007, 22:20

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •